¿Qué es la macrobiótica?

Macrobiótica significa Macro: Grande; Biótica: Vida = Gran Vida. Conseguir a través de la alimentación una vida más larga y saludable que nos permita conseguir todo aquello que nos propongamos.

La Macrobiótica realmente es una filosofía de vida donde además de tener en cuenta la forma de alimentarnos, también son esenciales otros hábitos de vida saludables como el ejercicio físico, la meditación, el contacto con la naturaleza,… Por lo tanto, es muy importante llevar un modo de vida en contacto con la naturaleza respetando a las personas y a los animales.

Es una forma de vida consciente y saludable que se ha practicado desde la antigüedad por personas de culturas y orígenes muy diferentes.

Su práctica requiere de una buena base teórica para poder entender cuáles son sus principios, y una parte práctica o vivencial para aprender qué debemos comer en cada momento.

La práctica de la macrobiótica nos permite conocernos a nosotros mismos y ofrecernos aquello que necesitamos en cada momento para sacar el máximo partido de nuestra naturaleza.

Aprender a alimentarnos de forma consciente, eligiendo qué es lo que necesitamos, cuándo y cómo vamos a preparar nuestros platos, nos va a permitir que logremos un resultado que tiene un valor incalculable: sacar todo nuestro potencial.

A pesar de que lo olvidemos a menudo, la sangre (y por consiguiente toda la nutrición de las células, los órganos y el sistema nervioso) se genera a partir de lo que comemos. Somos literalmente lo que comemos. Cada una de nuestras células está influida por la calidad de la sangre que las nutre y ésta, a su vez, se genera a partir de lo que comemos cada día.

En mi opinión, la respuesta a la mayoría de nuestros problemas de salud la tenemos debajo de la nariz tres veces al día: en el desayuno, la comida y la cena.

_NAS3045

Por ello, cuando decidimos que queremos comenzar un cambio de hábitos que incluye un cambio en la alimentación, vemos que hay muchas teorías ¿cuál de ellas es la buena? ¿quién tiene razón? En realidad, muchas formas son válidas; la clave está en encontrar aquella que se adapte más a tus necesidades.

Uno de los principios de la macrobiótica es “No creo, experimento”. No te creas nada, nadie tiene la verdad, el único modo de encontrar tu “larga vida” es experimentando y creando tu propia realidad. Los resultados prácticos son la mejor y más clara manera de saber si lo que estamos haciendo es adecuado o no.

Desde mi experiencia personal, cuando comencé con la macrobiótica, me fascinó aprender y sobre todo experimentar que los alimentos que elegía tenían en mí un efecto a nivel global: mi energía aumentó, mi mente estaba despejada, mis emociones se volvieron más estables,… la lista de beneficios es muy grande, y cada uno notará efectos diferentes.

_8102630

Pero cualquier cambio en la forma de vida de uno requiere un esfuerzo personal, y una decisión profunda para llevarlo a cabo, por eso, mediante los talleres que propongo quiero daros las herramientas y acompañaros para que podáis conseguirlo.

Vivir la Gran vida es sencillo si aprendes a hacerlo paso a paso. Ahora es el momento para comenzar el camino hacia las metas y vivir realmente la vida que deseamos!

Próximo artículo: ¿Cómo preparar un desayuno energético según la macrobiótica?

Maider Sorasu Alcubilla – Cocina Macrobiótica

Primer Taller:

_Taller 1_ Cocina para la mujer_info general

 

Read more