La Comunicación

Si me preguntaran cuál es uno de los componentes centrales que impactan de manera directa en generar relaciones saludables v/s relaciones conflictivas, sin duda mi respuesta sería: La Comunicación.

En la familia,con la pareja, con los amigos, en el trabajo y con todos quienes interactúamos, siempre de manera inconsciente y ahora consciente, tras el aprendizaje que he tenido, el foco de mi acercamiento con un otro ha estado puesto en  poder establecer relaciones positivas que sacan lo mejor de mí y de los demás.

¿Pero cómo me conecto con un otro u otros?

Todo lo que piense o quiera hacer, pasará de acuerdo a como lo comunique, el tono, la actitud, la claridad del mensaje, la postura, el lugar, el lenguaje no verbal. Todas estas características serán determinantes para el resultado de la conversación y créalo, la falla en uno de estos puntos puede que haga que el resultado sea totalmente diferente al que esperaba.

Es realmente sorprendente el poco valor que le damos a la comunicación y lo poco consciente que somos del peso de nuestras palabras. Creo también que antes de pensar en la comunicación, debiéramos estar claros de la relevancia del contexto que se debe crear para luego interactuar, de este aspecto ni siquiera se habla o se tiene conciencia.

¿Cómo se logra este contexto? Hablando de la comunicación. Invertir tiempo en aclarar reglas que nos permitan interactuar de manera efectiva. Estas reglas de convivencia o de contexto previo para establecer una forma de comunicación efectiva son realmente mágicas, crean lazos inimaginables y potencian el logro de cualquier objetivo que se quiera al interactuar con un otro.

¿Ahora que entiendo por reglas de convivencia o interacción?

Tienen relación con virtudes o conductas críticas que son centrales para alcanzarlas:

  • Confianza
  • Respeto
  • Actitud Positiva
  • Interés por el otro
  • Honestidad

Lo Primero que debo generar como principio básico es confianza, sin confianza la posibilidad que  aparezcamos en plenitud es muy poca. Cuando confío me atrevo a decir lo que pienso y esto incluye poner sobre la mesa la creatividad, la espontaneidad y otras virtudes que sino no aparecerían.  Ahora no basta sólo con atreverme a decir lo que pienso, esto además debe ser de manera respetuosa y positiva en el planteamiento.  El respeto y el tinte positivo es bien recibido por uno y por los demás, alimenta la confianza y la apertura.

Hacer preguntas y demostrar genuino interés por el otro dan espacio para que el otro aparezca,todo esto teñido por la honestidad,  valor que debe estar presente desde el comienzo, esto es central para cualquier relación donde se establece una comunicación verdadera.

Estoy convencida que si  implementas estas reglas empezarás a notar cambios que cambiarán tu vida. Ahora bien el primer ejercicio que debieras realizar es preguntarte algunas cosas:

¿Soy una persona confiada? Confío en mí y en los demás? ¿Miro la vida de forma positiva? ¿Soy honesta en mis relaciones?

Estas son preguntas potentes y profundas en las cuales debo reflexionar de manera personal,  si crees que te falta ser confiada, honesta o positiva, comienza por ser consciente de esto y luego por trabajar esos aspectos. El comienzo de todo proceso de mejora o cambio parte por mirarse uno mismo.

 

florencia_vargasFlorencia Vargas Schmauk

Conoce más de Florencia AQUI

Psicóloga U Andes

 

 

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*