La importancia de la empatía y la tolerancia en la relación de pareja

Redacción Editorial Phrònesis – www.elartedesabervivir.com

…el amor es una cosa ideal… el matrimonio una cosa real y la confusión de lo real con lo ideal, jamás queda impune”, Goethe.

Conferencia walter riso

De entre todos los tipos posibles de relaciones y convivencia, la de pareja es la más compleja y difícil. En consecuencia, es la que precisa un mayor grado de empatía y disposición a aceptar al otro con sus riquezas y miserias, con sus virtudes y defectos.

La empatía en la relación de pareja y/o matrimonio, se entiende como el profundo conocimiento y aceptación del otro. Mi pareja, tal cual es, un ser de luz y también de sombra. A través de nuestra propia aceptación, nos resulta más fácil aproximarnos a la persona que es nuestra pareja.

Generalmente la empatía en la relación de pareja se hace difícil porque antes de la convivencia, obnubilados por esa etapa de enamoramiento no vemos al otro, objeto de nuestros afectos, tal cual es. Una persona con fortalezas y también con debilidades, como todo ser humano.

Todo es tan perfecto…

En nuestra inicial idea del amor, la felicidad y el compartir en una relación de pareja, solo vemos virtudes. Es probable que ambos nos estemos esforzando en mostrar nuestra mejor cara. Pero el tiempo hace de las suyas, hace mella en nuestra disposición, y el yo real emerge, ratificando el viejo adagio que dice “de la convivencia nacen las diferencias”.

Puede suceder que el tiempo funcione como hilos que entretejen la relación y la hagan más fuerte y sólida. Nace el compromiso como una carpa de campaña que ante la adversidad inevitable de las discusiones y peleas, los protege.

Puede suceder que el otoño, con sus días nublados y de poco sol, les desprenda sus ganas de amar y acompañarse, como hace con las hojas de los árboles. Y entonces la rutina traicionera socave las bases de ese compartir y la convivencia se nos hace fría y oscura.

El invierno hace de las suyas si nos encuentra desprotegidos, si andamos sin el abrigo que nos da el amor y la comprensión. Nos extraviamos de la relación y todo se vuelve viento gélido. El frío se le queda a vivir en sus vidas. ¡Cuidado! El amor de tu vida puede pasar a ser tu ex.

El enamoramiento no basta…

Cuando nos embarga la expectativa, la decepción y el aburrimiento… si no tenemos un plan para que nuestra relación perdure y pase del enamoramiento al amor con compromiso, un amor maduro, sobreviene el desamor y a veces la rabia y el rencor.

¿Qué sucede? ¿Por qué tantos conflictos? ¿En qué momento del camino se extravía el amor? ¿Qué podemos hacer para tener una sana convivencia desde el respeto, la valoración mutua y el amor maduro, transparente y honesto? ¿Es posible recuperar el amor?

Las diferencias de carácter afloran porque cada uno tiene su personalidad, criterio, forma de evaluar y juzgar las cosas. Resulta casi imposible convivir sin discrepar y sin discutir. Necesitan adaptarse, y negociar, pero sobre todo tolerar.

¿Si yo también tengo aspectos que mi pareja debe tolerar, por qué no empezar yo a tolerar los suyos? Sin empatía, esa capacidad de comprensión del otro sería muy difícil de alcanzar.

La empatía debemos aplicarla en la comunicación, que al fin de cuentas significa estar en comunión con el otro. Para ello es necesario que se relacionen desde el respeto, la consideración y la comprensión. Buscar primero entender al otro, escucharlo y después buscar ser entendido es la clave para una comunicación empática y asertiva.

En una relación sana de pareja los dos hacen esfuerzos por el mutuo entendimiento. Nadie anula ni chantajea, ni descalifica al otro; lo acepta tal y como es porque sabe que no puede cambiarlo. Porque antes de juzgar al otro se juzga a sí mismo y reconoce que no es perfecto. También tiene oportunidades de mejorar nuestras debilidades.

¿Qué tanto admiras y respetas a tu pareja?

Escrito por: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

Read more

Conoce como influyen las habilidades sociales en el desarrollo profesional

Comunicarse efectivamente y lograr empatizar con los compañeros de trabajo, permite tener mejores oportunidades laborales y proyectar una imagen positiva. El psicólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Fernando Marchant, entrega una serie de consejos para desarrollar este tipo de características sociales.

Tener un título de una universidad prestigiosa ya no asegura el ingreso al trabajo ideal. Según un informe del Banco Mundial, existen otro tipo de cualidades que están siendo más valoradas por los jefes a la hora de entrevistar o contratar a alguien y que se han transformado en una verdadera “carta de presentación”.

Resolución de problemas, capacidad de recuperación, motivación del logro, autocontrol, trabajo en equipo, iniciativa, confianza en uno mismo y ética, son algunas de estas habilidades y que permiten avanzar en el desarrollo profesional.

De acuerdo al psicólogo de Vidaintegra, Fernando Marchant,  “el tener auna persona que sea capaz de comunicarse eficazmente y que logre empatizar con los compañeros cumple una doble función, por un lado propicia un mejor ambiente laboral, y por otro es capaz de proyectar una imagen positiva de la empresa en la que trabaja”, sostiene el especialista.

Hay quienes adquieren estas características a lo largo de su formación personal o profesional, o  también desde la etapa escolar. “Cualquiera sea el caso, las personas con estas condiciones suelen tener más destrezas para ejercer cargos de liderazgo”, enfatiza.

¿Cómo lograrlo?

El psicólogo de Centros Médicos Vidaintegra, entrega una serie de consejos para desarrollar este tipo de habilidades sociales.

  • Es importante que la persona se relacione de manera efectiva, empleando procedimientos formales e informales, adaptándose a los distintos tipos de conversación. Es clave que destaque por su asertividad al momento de entregar datos para respaldar sus observaciones.
  • Lograr situarse en el lugar del otro y asimilar sus sentimientos y emociones.
  • Es esencial que toda persona exprese sus emociones y pensamientos de manera clara (sin ofender al otro), para no despertar hostilidad en la otra persona. De esta forma, conseguirá ser escuchado y respetado por sus compañeros.
  • Debe estar consciente de las propias emociones, para poder manejar episodios de presión y estrés. Esto influye en la imagen que se proyecta hacia el resto.
  • Utilizar un lenguaje verbal y no verbal adecuado
  • La empatía es importante para integrarse a la dinámica del grupo y se debe tener claro que el trabajo individual es parte de las tareas que se han desarrollado de manera colectiva.
  • Si tiene un equipo a su cargo, debe preocuparse que los integrantes tengan la capacidad para tomar decisiones y que dispongan de los recursos necesarios para llevar a cabo las tareas que se les asignen.
Read more

COMO DECIR NO

¿Alguna vez te ha pasado que alguien te pide algo, tal vez abusando un poco de la amistad y tu, para evitar cualquier tipo de conflicto, accedes de mala gana?

¿Cómo te sientes en ese momento? ¿Enfadado con esa persona y contigo mismo por no haber dicho “NO”?

Sigue leyendo, porque a continuación te presento algunas claves para que no vuelvas a sentirte nunca más así.

¿Para qué decir NO? La Importancia.

Decir No es, en primer lugar, una necesidad de orden práctico porque difícilmente podremos organizar nuestro día a día si accedemos a cualquier petición que se nos presente.

Por otro lado, el decir “no” es una forma de reafirmar nuestra personalidad y respetar las necesidades propias.

Cuando una persona alcanza sus objetivos, muchas veces habrá dicho “NO” a propuestas que no encajaban con sus deseos, ideales o valores.

 

“No es suficiente saber lo que hay que decir, también hay que saber cómo decirlo” Aristóteles.

 

El decir “NO” es compatible con ser querido y agradar a otras personas. Cuando nos resistimos a dar una negativa, estamos anteponiendo los deseos de otras personas a los nuestros. Esto puede provocar en nosotros frustración y llevarnos hacia la infravaloración ¿O esta actitud proviene de allí? ¿Causa o efecto?

Todos queremos agradar, y a la vez, tener en cuenta nuestras necesidades personales. ¿Cómo actuar entonces?

Estas son algunas claves:

– Tómate el tiempo que necesites para reflexionar sobre qué es lo que tú realmente quieres.

– Define tus prioridades. ¿A qué tendrías que renunciar para atender esa petición?

– Valora qué emociones te incitan a decir “SI” (miedo a… herir a alguien, crear un conflicto, decepcionar, enfrentarte a alguien, parecer egoísta…).

– Piensa en una forma correcta de decir “NO”. Tu forma correcta.

– Recuerda que si te cuesta dar una negativa, cualquier persona podrá manejar tu voluntad apelando a tus miedos.

– Ponte en valor. Si siempre aceptas las propuestas ajenas, te estás diciendo “NO” a ti misma.

no7

¿Cómo hacerlo?

Mi recomendación es que reflexiones sobre el modo de decir NO que mejor se adapte a ti. Ahí van algunas ideas:

 

1.- Ten presente la regla de oro: evita dar una negativa seca (“no”), procura decir algo más. Un “no” rotundo y solitario puede generar malestar, distancia, resentimiento….

2.- Haz una clara diferenciación entre la persona y la petición. El que rechaces una petición puntual no significa que rechaces a quien te lo solicita. Déjaselo claro.

3.- Da alternativas: el decir “no, pero te propongo…” y proponer otras posibilidades suaviza la negativa y hace que el receptor se sienta comprendido.

4.- Utiliza la empatía dando una explicación que te acerque al otro “Agradezco que hayas pensado en mi, el proyecto me parece muy interesante, sin embargo, me gusta dedicar las tardes a mi familia porque….”

5.- Presta atención al tono. Evita utilizar un tono hostil o duro. Se amable y da la negativa en tono firme pero relajado.

6.- Equilibrio. La clave para unas relaciones en armonía (con nosotros mismos y con los demás) es el equilibrio.

 

¿Te gustaría implementar estas ideas en tu vida? ¿Cómo lo harías?

Tu tiempo y tu energía son recursos limitados, utilízalos con eficacia.

 

Recuerda que eres dueñ@ de tu vida, convierte tu libertad en valor.

Sobre la autora:

Isabel Gómez, es Mentora y Coach Profesional en  www.isabelgomezl.com .

Licenciada en Ciencias del Trabajo, Master en Marketing, MBA y Emprendedora vocacional.

Isabel ayuda a profesionales que se encuentran estancados o insatisfechos y desean dar un paso adelante en su carrera desarrollando sus competencias profesionales. Si deseas recibir su ayuda personalizada, solicita una sesión estratégica aquí http://www.isabelgomezl.com/trabaja-conmigo/

Read more

Esto no se vende

Durante una discusión televisada años atrás en Estados Unidos una mujer, cansada de los argumentos del en aquel entonces candidato presidencial Ronald Reagan, le dijo, usted conoce el precio de todas las cosas pero no sabe el valor de ninguna de ellas. Lo mismo podemos decir aquí en Chile sobre una larga lista de personas con puestos de autoridad, alta y media, pasada y presente.  De hecho, hemos tenido toda una moda que ha durado varias décadas. Pero hay signos de esperanza.

 

Porque reprimir o posponer el valor – que uno siente que tiene algo – hace mal para la salud, todos lo sabemos. Reprimir este sentido de valor, imponer una idea, un concepto, sobre algo que es valioso para el corazón, frena la vitalidad, la hace replegarse, bloquearse, y esto lleva a una larga serie de disfunciones y síntomas. Refrenar a veces aquí o allá este anhelo, esta ambición, es parte de un vivir sano, flexible, criterioso y equilibrado, pero estar sujeto a una continua imposición, a una permanente demanda que lo propio no vale, es otra cosa. Las personas nos enfermamos por aplastar nuestra asertividad, la validez de lo propio.

 

Hace poco supe de una persona lo siguiente. Es dueño de un terreno de unas tantas hectáreas que ha sabido trabajar durante más de 50 años para resaltar la belleza de su naturaleza y para compartir la vivencia de esta belleza con el público. Se le ocurrió recientemente vender el terreno para retirarse a descansar, y le ofrecieron una cantidad enorme de dinero, algo así como mil millones de pesos, suficiente como para vivir muchísimos años (¿una vida entera?) sin problemas. Pero retiró la iniciativa. Pensó ¿qué hago con ese dinero, fuera de estresarme? Mejor me quedo con esta “tierra bendita” y se la dejo de herencia a mis hijos y a mis nietos. En el lenguaje de la mujer citada arriba comparó precio y valor de su propiedad, y tomó una decisión a favor de su valor.

 

Una seña de entereza, de asertividad, y de independencia contra la presión, contra la moda imperante hoy en día. Una decisión que abre el pecho, que invita a vivir y a compartir. Ya nada más bello, ya nada más sano.

 

Esta semana asiste de nuevo a una sesión de consultoría conmigo una mujer joven, fotógrafa, intérprete de música clásica, escritora. Está buscando su camino. Como a muchas personas dotadas de más sensibilidad, inteligencia y profundidad que la mayoría, este buscar el propio camino puede resultar a veces difícil. En un momento dado de la conversación pensé que era oportuno contarle de esta persona que terminó no vendiendo su terreno.

 

Una vez que finalicé el relato pasó algo en su intimidad, según pude intuir, algún compromiso consigo misma, una reflexión, no sé. Parpadeó, respiró, se inclinó hacia adelante, y con voz un poco ronca, dijo – como para sí misma – esto no se vende.

 

Sí, le contesté lentamente, como un eco, esto no se vende.

Jens Bücher – Ingeniero Comercial, Fellow, American Institute of Stress y miembro del Colegio de Ingenieros – Chile, dirige el Centro de Desarrollo de la Persona Bücher y Middleton Ltda.

www.persona.cl

 

 

 

 

Read more

Nuestra materia pendiente: Manejar la rabia

Desde nuestra tierna infancia hemos sido víctimas de represiones de nuestros padres y círculo social cuando esta emoción sale a flote. Es importante resaltar que mientras vamos adquiriendo más responsabilidades es aún mayor la represión emocional a la que estamos sometidos y más nuestra necesidad de expresarla. En esta ocasión vamos a trabajarla con franqueza: ¿Manejar la rabia es posible?.

Antes que nada debemos definirla con precisión, la rabia es una emoción incontrolable que proviene de una sensación que se denomina angustia, dicha angustia es debido a que los eventos que ocurren fuera de nosotros (realidad) afectan nuestro equilibro (emocional, social, psicológico, religioso, etc.) al sentir que todo se mueve dentro, Vamos a buscar volver el equilibrio, algunas personas utilizan otros camino pero en esta ocasión vamos a describir a quienes usan la rabia.

Entonces la rabia viene a nosotros a poner “orden” a lo ocurrido, el problema radica cuando esa expresión al no ser trabajada con asertividad en ningún momento de nuestra vida somos presos de expresarla de una forma que en nada equilibra nuestras emociones y la situación lejos de encontrar un norte se pierde en el mar de las excusas, búsqueda de culpables o creando rencores y odios que no contribuyen a solucionar el problema sino que lo complican.

Se hace necesario entonces reflexionar con franqueza sobre el papel que tiene la rabia como motor dinámico de nuestra vida, ubicar una forma más asertiva de expresión y cambiar de actitud con respecto a ella. Cada una de las emociones vienen a nosotros de manera incontrolable a decirnos algo, somos poco generosos en escucharlas y es hora de poner oído atento a percibir lo que realmente queremos tener y experimentar en la vida.

 

Fray Martínez

Psicólogo

Extraido de https://www.institutodraco.com/

Más información de Manejar la Rabia

 

Read more

¿Sabes hablar de manera asertiva del valor que aportas?

Poder hablar de manera asertiva sobre qué te hace única es primordial para que quienes entran en contacto contigo te tengan presente para buenas oportunidades. Y sin embargo, si tuvieras que hacerlo ahora mismo, ¿podrías?

Es sorprendente la cantidad de personas que a la hora de hablar de sí mismas, por ejemplo durante una entrevista laboral, no tienen ni idea de qué decir. Frente a la pregunta: “¿Qué te distingue de otras candidatas con las mismas calificaciones?”, un gran número de mujeres pierden la ocasión de hablar de manera asertiva de su valor. Simplemente repiten las calificaciones listadas en su currículum, lo cual no las ayuda en absoluto a obtener el puesto que anhelan. Algo similar ocurre en otros momentos, cuando deben comunicarse en público, a la hora de negociar, o simplemente cuando conversan con personas que en un futuro podrían ofrecerles buenas oportunidades.

Con práctica aprenderás a hablar de manera asertiva sobre ti misma

Qué significa hablar de manera asertiva

Comunicarte en forma asertiva quiere decir que transmites seguridad al expresar tus opiniones, pensamientos e ideas. Que te expresas sin infringir en los derechos de los demás y sin agredir o culpar a nadie. Es la mejor manera de lograr una comunicación efectiva y proyectar presencia ejecutiva.


Cómo hablar de manera asertiva de lo que aportas en tu organización

A numerosas clientas con quienes trabajo las esquiva la asertividad. A veces esto es consecuencia de una baja autoestima, de sentir que no merecen lo que tienen, que no están preparadas para el rol, o que hay alguien mejor calificado. Otras, tiene que ver con que no saben realmente qué las diferencia. Y otras, con que de niñas les inculcaron el valor de la humildad que parece chocarse con lo que les suena a “vanidad” cuando hablan de sus logros. Pero si quieres crecer en tu carrera te tocará aprender a hablar de manera asertiva sobre ti misma. Cuanto mejor te conozcan quienes te rodean, mejores serán tus perspectivas.

Aquí van algunas recomendaciones de cómo comenzar.

1.-Haz una lista de todos tus logros hasta la fecha (referidos a tu trabajo actual). Asegúrate de no listar simplemente las tareas que realizas sino lo que has conseguido en cada una de tus posiciones. Por ejemplo: “He aumentado un 20% las ventas año a año” o “he creado una herramienta para medir la productividad de X”, etc.

2.-Reflexiona sobre cada uno de los ítems en tu lista. ¿De qué manera lo has hecho mejor que otra persona con tu misma preparación y experiencia? Aquí es donde empiezas a comunicar con asertividad el valor que aportas.

3.-Practica en voz alta las respuestas que has anotado. Luego ensáyalas con alguna amiga. Controla tu tono. La comunicación efectiva prioriza la comprensión del mensaje. Es decir, se adapta al oyente. Los tonos más graves suelen transmitir mayor autoridad. (Probablemente porque son los que asociamos con la voz de un hombre). Cuídate también de no elevar el tono al final de cada oración como si hicieras una pregunta, lo que te muestra insegura.

Ejemplos de cómo expresar tu valor

Por lo general, en el día a día de tu trabajo, no es necesario alardear sobre tus logros. Hay maneras sutiles de dejarle saber al otro quién eres, qué haces, cuán buena eres. De eso se trata.

Aquí te doy algunos ejemplos. Naturalmente, los tuyos dependerán de tu rol específico.

  • En la investigación que hice con ABC sobre XYZ descubrimos que el producto X es 1.5 veces más efectivo que el Z. Puedo enviarte los resultados del estudio si te sirven para tu proyecto.
  • Hace un par de meses presenté mi trabajo a la Asociación Nacional de XYZ y uno de los asistentes me preguntó X. Fue muy interesante porque a partir de allí surgió una propuesta interdisciplinaria. Me pregunto si podríamos usar una perspectiva similar aquí.
  • Conversando con Juan Pérez, un miembro de nuestra Junta Directiva, le sugerí que consideraran a una mujer para el cargo de Vicepresidente Ejecutivo de Finanzas. A la compañía le vendría bien aumentar su diversidad en puestos ejecutivos.
  • Me gustaría que me acompañaras a un evento donde me darán un reconocimiento por mi trabajo comunitario. Será un muy buen lugar para hacer networking y te puedo presentar a varias personas.
Un buen video para reflexionar sobre cómo quieres ser recordada.
Te ayudará a pensar qué características de ti son relevantes y únicas.

Como vez, las situaciones son muy variadas. La clave es que durante una conversación cualquiera introduzcas información que revele tus conexiones, tus aportes, el tipo de ambiente en el que te mueves, actividades que haces por fuera de tu trabajo, tus ambiciones, tu pensamiento global, etc. Y que lo hagas de manera fáctica. Ahí reside la efectividad de este enfoque. No hace falta que en el primer ejemplo hagas “auto publicidad” y digas: “Soy una investigadora de mercado con un ojo clínico para lo que funciona y lo que no”. Insertar tus logros dentro del contexto de la conversación lo hace mucho más poderoso y orgánico.

Mientras vas acercándote a la meta de hablar de manera asertiva sobre lo que te distingue, recuerda:

Si tú no sabes qué te diferencia, si no sabes cómo posicionarte, no esperes que otros lo sepan. Y en consecuencia, no esperes que te golpeen a la puerta para ofrecerte algo espectacular.

Saber qué te hace única y valiosa y poder expresarlo con claridad no es vanidad sino que es conocerte a ti misma. ¡Y siempre es buen momento para empezar!

Extraido de http://redshoemovement.es/blog/

Read more

Fórmula XYZ+R

“He llegado a la aterrorizante conclusión de que soy elemento decisivo en el aula. Es mi actitud personal la que crea el ambiente. Es mi humor diario el que crea el clima. Como maestro, poseo el tremendo poder de hacer gozosa o miserable la vida de una persona. Puedo ser una herramienta de tortura o instrumento de inspiración. Puedo humillar o levantar el ánimo, lastimar o curar. En todas las situaciones es mi reacción la que determina si una persona es humanizada o deshumanizada.” Haim Ginott

Haim Ginott (1922-1973) fue maestro de escuela en Israel, psicólogo infantil y psicoterapeuta y educador de los padres. Fue pionero en técnicas para conversar con l@s niñ@s, y también en los programas de comunicación eficaz. Algunas de las siguientes afirmaciones, nos pueden servir para ilustrar el enfoque de Ginott:

– Nunca negar o ignorar los sentimientos de un niño.

– Sólo un comportamiento es tratado como inaceptable, no al niño.

– Despersonalizar las interacciones negativas, mencionando sólo el problema. P.ej: “Veo una habitación desordenada”, pero no “Eres muy desordenado”.

– La dependencia genera hostilidad. Deja que los niños hagan por sí mismos lo que puedan.

– Los niños necesitan aprender a elegir, pero dentro de la seguridad de unos límites bien definidos.

– Limitar la crítica a un evento concreto, evitar generalizar con palabras como “nunca”, “siempre”.

– Abstenerse de usar palabras que no queremos que los niños repitan.

No sé a ti, pero a mí algunas de estas afirmaciones me parecen altamente recomendables, también, para la comunicación “adulta” … ¿o no? Eva Bach y Anna Forés proponen un procedimiento asertivo, muy relacionado con la idea de comunicación eficaz de Ginott, la fórmula XYZ+R:

 

Veámoslo:

X. “Cuando haces o dices…” Aquí definimos claramente la conducta que me ha molestado o que no me gusta. Como hacía Ginott, es importante evitar la crítica a la persona, y centrar los comentarios y observaciones únicamente en la conducta o en los actos.

Y. “Me siento…” En este punto debemos expresar lo qué sentimos. Parece fácil, pero la cosa se complica cuando las autoras recomiendan hacerlo en un tono calmado (o lo más calmado posible) y sin dramatizar. Nos hemos de centrar en los efectos que la conducta definida en el punto X, provoca en nosotros. Todo esto sin presuponer intenciones en el interlocutor, sin juzgar, sin atacar… Interesándome por el modo de ver el problema desde el otro lado, y dejándo espacio para que el otro también exponga cómo se siente ante la situación.

Z. “Me habría gustado que hicieras…” Informamos de lo que nos hubiera gustado que ocurriera. Es muy posible que en nuestras relaciones tengamos presentes los dos primeros puntos, pero habitualmente se queda ahí la cosa. Está muy bien localizar y definir el problema y los sentimientos que no nos gustan, pero tenemos que dar una alternativa de cambio para ofrecer pistas de cómo queremos que sean las cosas. Debemos especificar la conducta que hubiésemos preferido, en positivo, sin recalcar lo que no quiero o no me gusta, sin presionar y sin exigencias. Podemos ofrecer varias alternativas, de hecho, éste es el primer paso hacia un diálogo orientado a la solución. R. “Por mi parte me comprometo a …” El último punto es el más olvidado, pero crucial. El hecho de adquirir un compromiso con la situación, implica asumir parte de responsabilidad y estar dispuestos a poner algo de nuestra parte para solucionarla, ofrecer nuestra colaboración. Es un ejercicio de autocrítica, en realidad: “¿En qué medida he contribuido yo a que se diera esta situación?”, “¿Qué podría hacer, o dejar de hacer, para que no se repita?”

Aplicando esta -aparentemente- sencilla fórmula, cambiamos la focalización de la crítica: del juicio al otro (“Tú has hecho…”) a lo que yo experimento (“Yo me siento de esta forma”). Con esta desviación del foco de atención, será más fácil dejar de lado el ataque, la crítica, la hostilidad y la amenaza; para dar la bienvenida a una demanda razonable, flexible y respetuosa, sin dejar de atender a la libertad o las preferencias del otro.

¿Lo ponemos en práctica? Feliz día!

 

Irene Morales

Psicóloga

Extraido de https://www.institutodraco.com

Read more