El Futuro es Femenino

No me referiré a los cambios legislativos que en uno u otro país estén en curso, los cuales evidentemente darán mayor protección y un marco jurídico para un trato más justo con las mujeres, contrarrestando en parte aquellos comportamientos machistas y micro-machistas muy evidentes y visibles. Estos ponen a la mujer en una posición inferior a la del hombre en lo jurídico, social, económico, familiar y entre amigos, incluso en peligro de muerte debido los malos tratos.

 

No soy tan amigo que hablar acerca de trato igualitario, ya que eso es utópico, incluso entre hombres. Por ello prefiero hablar de trato justo para la persona, libertad de elección, sea mujer u hombre, neutralizando crecientemente una discriminación peyorativa. Tampoco me referiré a ciertos iconos sexistas burdos recientemente vistos en Chile, los que debieran ser efímeros y al igual que en sociedades culturalmente más evolucionadas, prevalecerá el cambio gradual, sobre todo gracias a la inteligencia y fortalezas de la mayoría de las mujeres.

 

La vida me ha permitido cultivar siempre una buena, fluida y empática relación con las mujeres y dentro de ello no habré descubierto ni dicho nada nuevo, cuando afirmo que sin lugar a dudas lo más complejo de modificar es cultural, tanto en la mujer como en el hombre.  Lo que sí he descubierto es un montón de talentos, virtudes y capacidades en muchas mujeres, sin embargo, a la mayoría de ellas les cuesta desarrollar la confianza y la superación de temores, para lograr empoderarse con gran seguridad en ellas mismas en las más diversas actividades.

 

Si bien en todo el mundo las mujeres superan a los hombres en los resultados académicos, tanto escolares como de educación superior, todavía existe una gran desigualdad en las oportunidades profesionales y de trabajo. La emancipación de las mujeres, es decir, el aumento de oportunidades de elección y decisión, progresa en todos los países del mundo, pero se manifiesta de diferentes maneras en diferentes sociedades. La transformación económica, acompañada de la creciente necesidad que todos – mujeres y hombres – encuentren un buen medio de ingreso, ayudará a impulsar decisivamente la megatendencia del cambio femenino en los próximos años…,  no así las imposiciones gubernamentales o estatales, como piensan ilusoriamente algunas personas. A pesar de los problemas, nunca antes habíamos tenido una generación de mujeres tan ambiciosas como hoy: no sólo ambición de hacer carrera o dinero, sino de salud, de armonía, de libertad de elección y decisión, de bienestar general, de equilibrio emocional, entre muchos otros. La mayoría de ellas también están convencidas que tendrán una mayor independencia, libertad y oportunidades que sus madres. El aumento de opciones en la sociedad, las cuales irán “in crescendo”, también son y serán cada vez mejor abordadas con éxito por mujeres.

 

La creciente autoestima de la mujer, por supuesto, también afecta e influenciará en el futuro la elección de pareja, así como la forma en que se llevan a cabo las relaciones. El cambio en la familia y el ajuste de roles de género conducirán a intensificar movimientos en el campo de tensión de amor, sexo y pareja. No sólo los modelos a seguir, sino también las identidades de género se están difuminando en los bordes. La codificación de la intimidad y el romance cambia. La creciente aceptación de nuevas estructuras para la sexualidad y vida en pareja son empujados desde los nichos hacia la corriente principal. “Vivir separados estando juntos”: según varios estudios recientes en diversos países en Europa, cada octava a novena pareja joven vive separada (sobre un 40% de entre 16 a 29 años de edad). En América Latina ello aún no debiera sonar tan excepcional, ya que muchos hijos siguen viviendo hasta al menos los 24-25 años de edad con alguno de sus padres. Eso también cambiará. Casarse es cada vez menos frecuente, al menos por alguna iglesia. Separarse y/o divorciarse, es cada vez más frecuente, mientas el matrimonio expansivamente deja de ser una condición para tener hijos, propios o adoptados. También crece la normalidad y visibilidad de mujeres que educan solas a sus hijos.

 

No debieran estar lejanos los tiempos en que del mismo modo que en Europa,un alto porcentaje de las mujeres latinas – también – encuentren su autorrealización en el trabajo. Para los hombres, esto no sólo significa aceptar que el trabajo de su pareja es más importante de lo esperado, sino también darse cuenta de que ellas necesitan hacer y lograr más en el trabajo para mejorar el bienestar para la familia (bienestar es un tema tan complejo de definir como éxito, es muy personal). En algunos países, ya es clara la tendencia que los hombres comienzan a trabajar tiempo parcial y dedicar más tiempo a temas de familia. Aquí en Chile, también existen aún débiles señales que ello pudiese evolucionar. De este modo, es muy factible que se produzca una enorme brecha entre el deseo y la realidad, ya que en la práctica sigue existiendo la discrepancia, de que en aquellos casos donde la mujer trabaja a tiempo completo y el hombre a tiempo parcial, mucho más de la mitad de las tareas familiares siguen siendo resueltas por la mujer. Esas son las cuatro, cinco o seis agendas de esas mujeres, que a la larga no podrán sustentar de esa forma, al menos sin enfermar de algo severo. ¡El hombre deberá cambiar!

 

El rol de madre sigue siendo la primera prioridad en la mayoría de las mujeres, no sólo la latina, también la europea o la asiática, pero la minoría de ellas quieren realizar el antiguo rol de “dueña de casa”. Sociedades como las escandinavas, han reflejado un aumento del número de hijos desde que ambos trabajan generando ingresos. Ello en parte se explica por el mejoramiento económico de esas familias, pero también por las facilidades que otorgan los empleadores a madres con niños pequeños.

Cada vez más mujeres llegan a ocupar lugares de liderazgo en las empresas, en la política u otras organizaciones. Me atrevo a vaticinar que ello seguirá en rápido ascenso. Países como Australia, Alemania, Holanda, Suecia y Noruega lideran ese proceso. Sin embargo, incluso en dichos países el nivel salarial aún no es equivalente, al menos para responsabilidades, tareas, objetivos a cumplir, incluso ante rendimientos similares. Es un proceso que pienso que puede acelerarse y la sociedad requerirá de ambos estilos de liderazgo, el más masculino y el más femenino (no entraré en el análisis de diferencias, sería muy extenso…).

¿Por qué este cambio ha sido lento? Probablemente porque muchas mujeres han imitado demasiado los estilos de liderazgo de los hombres, es más, han estudiado modelos de liderazgo ideados por hombres para hombres. En la medida que las virtudes inherentes al género femenino se potencien con las competencias de la persona mujer, estaremos frente a la evolución acelerada del cambio, donde el futuro de nuestras sociedades sea dirigido por mujeres. El cambio de estrategias personales de las mujeres en sus trabajos actuales y futuros, serán determinantes para avivar este proceso, no sólo para mujeres que quieran acceder a puestos directivos altos, sino también las que busquen armar su propio negocio y aquellas, cuya ambición está más en su autorrealización personal a través de las tareas o la vocación que despliegan en su trabajo. ¡Está en manos de las mujeres, si se deciden realmente, estratégicamente, aunque les suene masculino!

 

Este tren ya partió hace unas pocas décadas en algunas sociedades, por lo cual estoy convencido que antes de mediados de este siglo, llegará el turno claro y persistente a las mujeres y ello, también nos cambiará el mundo a los hombres. Ello generará nuevos mercados curativos y de apoyo para lograr cambiar al macho proveedor estresado e irascible, en un “nuevo” hombre, gracias a las mujeres, por el bien de la sociedad y las familias.

 

Ricardo Gevert – Adm. Industrial

www.gevert.com

Foto portada: Photo by rawpixel.com from Pexels

 

 

 

Read more

3 consejos que te ayudarán a alcanzar la felicidad, según la revista Time

Al mal tiempo buena cara es un dicho muy común. Resulta ser, además, una actitud muy verídica a la hora de afrontar los problemas que puedan suscitarse en nuestras vidas. Actualmente, existen múltiples razones para padecer de ciertas enfermedades anímicas como la ansiedad y la depresión. Los conflictos, preocupaciones y situaciones que se presentan parecieran tornarse cada vez más complicadas.

En ocasiones da la impresión de que a pesar de los avances de la ciencia y la tecnología, que se supone simplifican nuestras vidas. Cada vez tenemos más problemas. ¿Por qué? Cada día necesitamos más y cada vez resulta más complicado obtener las cosas nuevas que vamos necesitando. De esta manera, alcanzar la felicidad puede verse comprometida. Sin embargo, sí existe una poderosa clave para alcanzar el bienestar

Recordemos que un hombre es tan rico como necesidades tenga. Es decir, una persona que tiene muchas necesidades y el dinero para satisfacerlas es rico. También, lo es aquel que no necesita nada así no tenga dinero.

La revista Time ha compartido un listado de consejos sobre cómo ser más feliz. Los mismos, están basados en estudios relacionados. A continuación, Phrònesis te cuenta más sobre este interesante tema…

La influencia negativa de las redes sociales…

Mucho se ha dicho sobre la influencia negativa de las redes sociales sobre la salud mental y psicológica de las personas. El pasar mucho tiempo en estas ha dado como resultado un incremento en la ansiedad de las personas. Vivir a través de estos canales de comunicación viendo la vida supuestamente perfecta de otros genera depresión.

En las redes sociales la mayoría de las personas publica solo los aspectos positivos de su vida. Es por ello que se crea una falsa felicidad en torno al uso de estos medios de comunicación. Muchas de estas se ven en la obligación de mentir sobre sus verdaderas vidas para no quedarse atrás de los demás. Fingir a través de fotos que todo es perfecto. Al final solo puede traer consecuencias negativas. Sobre todo en los jóvenes y adolescentes.

Los problemas de autoestima son de los más comunes. El uso de filtros y programas que alteran las fotografías solo empeora la situación. A través de las redes nos mostramos al mundo como queremos ser más no como realmente somos.

En ocasiones da la impresión de que a pesar de los avances de la ciencia y la tecnología, que se supone simplifican nuestras vidas. Cada vez tenemos más problemas. ¿Por qué? Cada día necesitamos más y cada vez resulta más complicado obtener las cosas nuevas que vamos necesitando. De esta manera, alcanzar la felicidad puede verse comprometida. Sin embargo, sí existe una poderosa clave para alcanzar el bienestar

 

Consejo 1:

Es por ello que, la revista Time nos deja un primer consejo para alcanzar la felicidad plena: “Explora la vida que existe más allá de las redes sociales”. Vive la realidad a través de tus vivencias y no de las redes o medios digitales. El contacto con las personas cara a cara es necesario para poder ser nosotros mismos.

El buen uso del dinero…

El dinero no da la felicidad, aunque ayuda a obtener tranquilidad. Nadie está exento de pasar por problemas económicos. Y cuando nos encontramos envueltos en circunstancias financieras negativas, la tranquilidad se esfuma. Lamentablemente vivimos en un mundo material. En el cual el dinero es necesario. Sin embargo, está comprobado que el dinero no da una auténtica felicidad. Si este fuera el caso no sería una realidad el suicidio de famosos y artistas millonarios.

Resulta que el vacío existencial que sienten algunos no logra llenarse con dinero. Lo auténtico en la vida no tiene precio y no puede comprarse. Por eso, la importancia de hacer un buen uso del dinero. Este más allá de permitir comprar cosas materiales que ocupan espacio puede ser la llave para vivir experiencias maravillosas que alimenten el espíritu.

Consejo 2:

La revista Time, aconseja: “Utiliza el dinero para invertirlo en ti. Compra tiempo libre”. Viajar, conocer personas nuevas y descansar. Son solo algunas de las cosas que el dinero nos permite lograr. Usa el dinero para comprar experiencias y buenos momentos que te permitan de alguna manera vivir.

El perdón es la llave que abre la puerta a la felicidad…

El perdón libera. Es más fácil y sano soltar las cargas que te atan espiritualmente. Perdonar y dejar ir es la mejor medicina para el alma. Si te quedas con el rencor y resentimiento, será casi imposible que alcances la felicidad. Aquellos que hacen uso del don de perdonar son las personas que llevan una vida más tranquila y feliz. La negatividad trae consecuencias muy serias para la salud.

El perdón es sinónimo de fuerza. Se necesita más decisión y determinación para perdonar que para guardar odio en el corazón. El odio es una barrera que causa infelicidad. Mientras cultives esa clase de sentimientos en ti jamás lograrás estar en paz y por ende nunca podrás vivir tranquilo. La felicidad significa llevar una vida equilibrada y llena de gozo. El perdón es la mejor manera de lograrlo.

Consejo 3:

Según la revista Time una de las claves para ser feliz en la vida es seguir este consejo: “No dejes que el rencor y el resentimiento ganen. Aprende a perdonar”. En este aspecto entran en juego diferentes técnicas que ayudan a lograr dicho cometido. La meditación y la oración son las más comunes.

Escrito por: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

Read more

Más allá del éxito

Creo que en nuestra sociedad actual la gente tiene una verdadera obsesión con el éxito. Es algo a perseguir a toda costa, es el objetivo primero y último, es la supuesta llave que abrirá todas las puertas de lo que deseamos. No puedo estar más en desacuerdo. Esta obcecación nos lleva a una tremenda competitividad, a frustraciones cuando no conseguimos todo lo que queremos cuando habíamos planeado y a la postre a darnos cuenta de que incluso cuando lo conseguimos la satisfacción es efímera y enseguida empezamos a elucubrar cuál es el siguiente éxito que lograr para poder sentir el subidón.

Por lo tanto es más importante trabajar en nuestra mejora personal, asegurarnos que estamos progresando internamente y disfrutar del recorrido que fijar nuestra atención en las cumbres mientras nos perdemos a nosotros y la vida misma en el camino.

Para ello me gustaría dejar unos puntos de reflexión que quizás os puedan resultar útiles.

  1. Toma las riendas de tu vida. No podemos elegir nuestras circunstancias, pero sí que hacemos con ellas. No sirve para nada buscar excusas ni echar la culpa a otros de lo que no va bien en nuestra vida. Lo esencial no es el punto de partida, ni las debilidades y fracasos pasados. Somos responsables de nuestra existencia, y aunque eso a veces pueda asustar también nos da mucho poder. Cada esfuerzo, cada semilla que plantemos, cada acción tendrá consecuencias futuras.
  2. Renunciar al perfeccionismo. Es una entelequia que nos hace sentir inseguros, insatisfechos permanentemente y asediados por la duda y la culpa. Los seres humanos somos imperfectos y nuestras obras también. Cuanto antes lo integremos, antes nos liberaremos de un lastre demasiado pesado para progresar. Nada será perfecto, no importa lo mucho que lo intentemos. Y no podemos esperar a las oportunidades perfectas para ponernos en marcha. Ahora es el momento.
  3. Abandona la multitarea.  Carecemos de los recursos cognitivos y la estructura cerebral para poder utilizarlos al mismo tiempo. Hemos de trabajar nuestro poder de concentración (el Mindfulness es una herramienta ideal para ello). Pretender hacernos malabaristas de nuestras tareas es una pobre manera de malgastar nuestro tiempo y energía. Elige tus prioridades, centra tu atención y persevera.
  4. Abandona tu necesidad de controlar todo.  Primero porque es completamente imposible. Y segundo porque sufrirás como consecuencia de esta actitud. Algunas cosas dependen de nosotros, y otras no. Saber diferenciarlas es fundamental. Preocuparte por aquello que no está en tu mano solucionar desgasta y frustra. Elige bien tus “batallas”, donde pones tu energía, tu mente y tu tiempo. No son recursos infinitos, así que cuida cómo los utilizas.
  5. Abandona tu necesidad de ser gustar. La única manera de evitar causar envidias es no hacer nada importante. Utiliza tu vida para llevar a cabo tu propósito, sea cual sea. Comprende que en el camino habrá mucha gente que no te aprecie, que te envidie, que intente ponerte zancadillas. No te desanimes ni abandones tu camino. No te justifiques tampoco. Renuncia a la necesidad de aprobación de los demás. Si llega, estupendo. Y si no, también. No dependas de ello para sentirte bien y proseguir. Permanece fiel a ti mismo y a tus principios. En la época de las redes sociales, el grupo de voceros críticos e insultantes se hace oír más. No les prestes atención, no se la merecen.

    Autora: Mónica Esgueva

Read more

Conexión entre mente y cuerpo

La conexión más importante que existe entre el Mindfulness y la reducción de los niveles de estrés, está directamente relacionada con el vínculo que existe entre cuerpo y mente.

Aunque la medicina occidental se ha empeñado durante años en dejar de lado esta relación, cada vez es más evidente que existe una conexión muy estrecha entre los pensamientos y emociones con los procesos de nuestro cuerpo físico y biológico. Cada vez más estudios neurocientíficos descubren y estudian esta vinculación que conecta los pensamientos y las emociones con nuestro funcionamiento fisiológico.

La respuesta fisiológica del estrés está basada en la evolución como especie del ser humano. Hace miles de millones de años, cuando una persona se enfrentaba a una situación en la que estaba en peligro su vida (un ataque de un animal, por ejemplo), su cuerpo debía activarse de tal forma para enfrentarse de inmediato con ese emergencia de supervivencia: preparándolo para la lucha o para la huída. Actualmente las cosas (algunas) son diferentes. Aunque no nos encontramos con ataques de animales que ponen en peligro nuestra vida, si es verdad que no han desaparecido los factores estresantes. Podemos reaccionar con una respuesta de lucha o huída ante un atasco de tráfico, una sobrecarga de trabajo, preocupaciones económicas o problemas de salud. Esto es así, porque nuestra respuesta fisiológica no tiene tanto que ver con el evento o el hecho externo, sino con la significado que le damos a ese hecho (evento interno o pensamiento).

Ante factores estresantes, y que nuestra mente interpreta como potencialmente peligrosos para nuestra supervivencia, nuestro cuerpo se activa para la huída y el ataque de manera inminente. Este tipo de respuestas fisiológicas consume recursos de sistemas fisiológicos, pudiendo afectar a nuestra salud si se mantiene este grado de activación por un tiempo prolongado.

La neuropsicología considera que las emociones y los pensamientos están ligados a elementos químicos e impulsos eléctricos que afectan a muchos sistemas fisiológicos, como el inmunológico, el músculo-esquelético, el digestivo, el circulatorio y el respiratorio. Por lo tanto, nuestros pensamientos y nuestras emociones pueden contribuir tanto a la salud como a la enfermedad. Además, y como nuestra mente no establece diferencias entre un peligro físico o un peligro psicológico, ambos activan el mismo tipo de respuesta fisiológica: el estrés, para preparar el cuerpo para la huída o la lucha. Cuando el estrés cotidiano se prolonga en el tiempo sin apaciguarse, y sin que el cuerpo tenga la posibilidad de recuperar su equilibrio, sus efectos pueden contribuir al desarrollo de una larga lista de enfermedades: hipertensión, tensión muscular, problemas dérmicos, ansiedad, insomnio, trastornos gastrointestinales y digestivos, sistema inmunológico…

¿Qué ocurriría si prestásemos más atención a nuestras reacciones de estrés y, además,aprendiésemos a responder a ellas de una forma más constructiva, adaptativa y armoniosa? Cuando somos conscientes del estrés que impregna nuestra vida y de la manera en la que afecta a nuestros cuerpo y a nuestra mente, podemos empezar a desarrollar una serie de habilidades que nos sirvan para alcanzar un mayor equilibrio, tanto en nuestra vida como en nuestras respuestas al estrés.

Uno de los principales beneficios del Mindfulness es que nos permite reconocer un amplio abanico de experiencias, entre las que también se cuentan estados internos difíciles, como la agitación y el miedo. Al aportar claridad y conciencia de estas experiencias internas, se puede llegar a desarrollar un restablecimiento del equilibrio entre nuestros diferentes sistemas fisiológicos y psicólogicos.

El cuerpo está tan estrechamente ligado con la mente, que la capacidad de gestionar el estrés y de responder de forma más efectiva tiene profundas implicaciones en nuestra salud física. El mejor de los cuidados médicos es el que podemos proporcionarnos a nosotros mismos, esto nos permite tener cierto control sobre nuestro propio bienestar.

En este sentido, la práctica del Mindfulness constituye una herramienta muy poderosa para ayudarnos a asumir un papel activo a la hora de cuidar de nosotros mismos y contribuir positivamente a la mejoría de nuestro bienestar global.

 

Irene Morales

Coach Espiritual

www.IrenePsicoBio.com

Extraido de www.institutodraco.com

Read more

Segundas relaciones (3ra parte)

Tolerar el bienestar y el dolor

Lo que nos lleva a la pareja y le otorga su importancia es el reconocimiento de que estamos incompletos, de que algo falta, de que sentirnos solos y únicos lastima el puzzle interior del Alma que todos necesitamos redondear. El otro, por tanto, completa nuestra sed de totalidad. El vehículo que nos lleva al otro es la sexualidad en primer lugar, junto con la ternura, el cuidado y la seguridad en segundo lugar, y la compañía y el camino común en tercer lugar.

Cuando una pareja persiste en su camino común y en el intercambio y crece a través de los hijos, los proyectos compartidos, los retos y vaivenes asumidos, etc. se profundiza el vínculo de una manera necesaria y grata para el alma pero con grandes consecuencias: por un lado aumenta el bienestar de manera tal que algunas personas no lo pueden soportar y por otro lado nos hacemos candidatos al dolor ya que la traición o la pérdida de la persona amada desgarrará nuestro cuerpo, nuestro corazón y nuestra alma.

Una nueva relación debe incluir la pregunta sobre cuánto bienestar seré capaz de buscar y tolerar y también de qué manera estoy listo para ser de nuevo candidato al dolor y asumirlo si es preciso. Para muchos quizá resulte incomprensible la idea de tolerar el bienestar pero mi experiencia como terapeuta me ha enseñado que muchas personas empiezan a boicotear sus relaciones amorosas “justo cuando todo va bien” lo cual me ha hecho pensar a menudo en una especie de tabú cultural sobre el bienestar, lo cual se explica por una feroz lealtad a los modelos familiares en los que crecimos cuando fueron desdichados. Ningún hijo tolera bien un cociente de bienestar mayor del que conoció en su escenario familiar primero.

El reto consiste en permitirlo y transformar lealtades desdichadas en regalos de bienestar para nuestros orígenes.

continuará….

JOAN GARRIGA

Extraído de www.joangarriga.com/

www.facebook.com/joangarrigabacardi

 ver artículo anterior AQUI
Read more

Entrena tu Corazón

Nuestro cerebro fue ajustado para cierto nivel de experiencia, la que creemos posible para nosotros. Esto ocurre desde niños, incluso sin que nos demos cuenta, y también sostenemos limitaciones y esquemas inconscientes que heredamos del entorno familiar.

Por eso es fundamental mantenernos alertas y presentes cuando observamos que estamos sosteniendo una actitud limitante, un patrón negativo, excusas, fantasías asociadas al miedo; y volvamos a enfocar la atención hacia lo que realmente queremos.

Las creencias primarias revelan la manera como respondemos a las primeras experiencias de vida, y se vuelven una regla para lo que nos ocurre después. No aparecen por casualidad: están basados en premisas y deducciones que en el momento nos parecen lógicas; incluso necesitamos creerlo para confirmar quienes somos o cómo son las cosas, ya que a nuestra mente le gusta tener razón. Es decir que las creencias se refuerzan, y una vez que hemos llegado a una conclusión sobre nosotros mismos tendemos a buscar evidencias que nos ¨confirmen¨ que es así, y a descartar cualquier idea que vaya en contra.

De la misma forma si creemos una idea que es coherente con nuestro Bienestar, tendremos una experiencia positiva que también se refuerza.

Estar alerta a los pensamientos, es un entrenamiento mental. Estando alerta, podemos tomar consciencia de lo que a veces nos decimos muy sutilmente, de los pensamientos detrás de pensamientos, de la historia que se esconde detrás de la historia, ¡esa ilusión que hay debajo de la punta del iceberg! Al darnos cuenta de cómo las creencias dirigen nuestras experiencias, tanto personales como colectivas, podemos comenzar a elegir qué ideas conscientemente sostenemos ya que la mente precisa de creencias, y de acuerdo a la percepción que tenemos sobre toda cosa y persona, es el tipo de relación que sostenemos con ella.

Generalmente cuando experimentamos un conflicto en cualquier aspecto de nuestra vida, esto es producto de la oposición entre un deseo consciente y una creencia o regla subconsciente. Deseamos una cosa o realizar algo, pero inconscientemente creemos lo contrario, o sostenemos una regla con la que nos privamos de ello.

Es como cuando una empresa contrata un nuevo CEO, que trae ideas diferentes y recursos para la evolución de la organización, y los operarios que llevan muchos años haciendo las cosas de la vieja forma, están ¨seguros¨ de que esa la única manera de hacer las cosas. Creen tener razón, por más que no alcancen los objetivos propuestos y el fallo esté a la vista en los resultados. Y se resisten al cambio, a aplicar la estrategia del nuevo CEO porque ¨hace años que vienen trabajando así, ya están grandes para cambiar¨.

Es simple. Cuando nos sentimos ¨atascados¨, hay una idea limitante para desactivar. Para hacerlo podemos empezar por preguntarnos:

¿Qué pienso acerca de esta situación?

¿Cómo me siento al pensar en esta situación?

¿Qué emoción/es se presentan?

¿Qué ¨recompensas¨ obtengo de mantener esta situación tal como está?

¿En qué ganaría si elijo tomar responsabilidad del cambio?

¿Qué puedo hacer hoy, dónde estoy y con los recursos que tengo para dar el primer paso?

Experimentar la prosperidad que merecemos, no sólo se trata de pensar en positivo, sino de creer en un nivel emocional profundo, es decir, tener certeza. En este sentido si esperamos no cometer errores, ya estamos en el primer error. Si estamos atentos esos errores pueden convertirse en valiosas lecciones de aprendizaje que nos llevan a dar un salto en nuestra evolución personal. No miremos a las equivocaciones como algo a evitar, sino más bien como oportunidades, en las que cuanto más aprendamos y más rápido lo hagamos, más simple será entonces encontrar la manera acertada de hacerlo. Muchas veces, las mejores cosas, suceden cuando persistimos, y trascendemos los primeros obstáculos.

Según la forma en que percibimos una situación, es decir el enfoque que le damos, la vemos como un problema, o como una lección de riqueza.

Del nuevo libro Entrena Tu Corazón.

Agustin Andrade

Autor y Comunicador

www.agustinandrade.com

Articulo extraido de www.InstitutoDraco.com

Read more

Por un Chile más amable: 4 gestos menores para promover la buena onda

Hace uno días vi en Facebook una campaña que promueve lograr que Chile sea un país más amable. Está liderado por un movimiento ciudadano que quiere incentivar a que cada persona aporte con una idea para que nuestro país sea un mejor lugar en donde vivir. Y creo que la iniciativa es excelente porque basta con darse una vuelta en las redes sociales, las calles, las juntas de vecinos y los programas de TV, para darnos cuenta que la amabilidad es una virtud que está escaseandomás que los dólares en Argentina.

Queremos un país mejor, más justo, más empático, solidario y unido. Pero siempre lo queremos exigiendo que “los otros” (el Estado, los políticos, los empresarios, la Iglesia, los periodistas o quien se les ocurra) cambien su forma de actuar. Soy una convencida que el cambio está en nosotros, en pequeños gestos, que aunque parezcan superfluos, pueden hacer una revolución en la manera que tratamos y nos conectamos con los demás.

A continuación, un pequeño listado de cosas muy menores que pueden hacer más feliz el día de los que se topan con nosotros.

Call Center del Amor

Es sábado a las 9 de la mañana. La guagua tuvo reflujo toda la noche y además tembló, o sea te desvelaste 50 minutos. Suena el teléfono, contestas y una voz colombiana te saluda: la tendencia natural es ladrar como doberman de penitenciaría y cortar el teléfono a lo mujer despechada. Pero ¿qué pasa si cuando la telefonista te pregunta cómo estás, le respondes con un cariñoso “bien y tú?”. De seguro descolocas con ese gesto de amabilidad a esa mujer acostumbrada a recibir más pesadeces que arbitro de clásico y sobre la que nadie piensa que, finalmente, solo está haciendo su trabajo. Inténtalo… te sentirás mejor aún cuando no le compres la nueva oferta de telefonía celular. Y además tus hijos verán un ejemplo concreto de cómo cambiar el modo de relacionarnos con los demás. Aunque sean las 9 de la mañana y hayas pasado una noche del terror.

El arte de parar el carro

Ser amable también significa “parar el carro” con talento. Porque quedarse callado frente a un acto de injusticia finalmente nos transforma en cómplices de malas prácticas. Los que se coluden con otros o estafan al socio no partieron por con esos grandes delitos; la deshonestidad se inicia con cosas muy menores. Saltarse la fila, no devolver el vuelto de más, colgarse del cable del vecino o cambiar la etiqueta de ese pantalón que tanto te gustó. Entonces, si vemos a alguien que está cometiendo esas pequeñas grandes faltas, es nuestro deber pararle el carro, pero con maestría. “Señora parece que se equivocó, usted tiene más de 50 años y no creo que esté embarazada. Tal vez deba buscar otro estacionamiento”. Es una parada de carro suave, sin garabatos, pero power igual. Y le permite a esa persona salvar el honor dándole la opción de hacer pasar el asunto por un error; así admitir la falta es más fácil que intentar negarla o ponerse a la defensiva. Les aseguro que la vergüenza será tanta, que dudo que lo vuelva a hacer.

Guardemos la metralleta en Facebook

“Quemaría a todos los político y curas del país”, “Pobres lusers lo del gremialismo, vayan a llorar a la UDI”, “El tata debería haber matado a más comunistas”, “La gorda tiene el país hecho bolsa” son estados de Facebook más comunes de lo que quisiéramos. La gente está muy enojada y ese sentimiento, más que fomentar el espíritu crítico y / o constructivo, lo único que hace es agotar.

Si estamos enojados con la Iglesia, mejor vamos a la Parroquia del barrio a hablar con el cura; si creemos que la política es una basura, ofrezcámonos para trabajar en ella (o al menos levantémonos a votar). Si nos molesta la gestión de la Presidenta, critiquémosla con vehemencia pero sin ofenderla por sus características físicas. Actualizar nuestro estado de Facebook no provoca un cambio real, sólo a esparcir negatividad y mala onda desde nuestra cómoda cama con scaldassono en 3.

5 cosas buenas al día

Acá me siento medio Pilar Sordo, tarjeta Village o Coelho. Pero lo asumo con hidalguía. ¿Qué cuesta decir a los menos 5 cosas buena onda al día? Mucha gente desconfía de la gente simpática como si escondieran una segunda intención detrás. A mí me cae bien la gente que busca un punto en común o resalta lo positivo en ese que no tiene NADA que ver con su manera de ver la vida. Decirle a alguien “Qué bien te ves”, “Gracias por tu comentario”, “Te quedó bacán el postre”, “Te felicito porque ganó tu equipo” son gestos que cuestan cero y que hacen una gran diferencia en la convivencia social. Sé que a muchos les dará monos esto. Pero si cada chileno aplicara la regla de decir 5 cosas buenas al día, tomaríamos menos pastillas, el Bullying no sería tanto tema, los sicólogos tendrían más horas disponibles y mucha gente lo pasaría mejor. Párrafo meloso, dulzón y ñoño, pero en el que creo firmemente.

¿Qué propones tú?

Fuente: www.eldefinido.cl

 

Read more

Como mantener tu energía vital

Si queremos que el vehículo del que disponemos en nuestra vida, el cuerpo, llegue a todas sus metas, llevar un estilo de vida saludable resulta básico e imprescindible.

Este punto no es negociable. Disponer de un alto nivel de energía vital es un requisito, si no indispensable, sí muy deseable para lograr hacernos cargo de nosotros mismos y nuestras elecciones. Para conseguir esos alto niveles de energía, debemos tener claro que todo aquello que hacemos en nuestro día a día cuenta: ya sea para sumar o para restar, pero debes saber que no existe “estado neutral” en lo que repercute a nuestra salud:o sumas, o restas. Entre los factores que inciden directamente en nuestra salud y bienestar, quiero destacar los que considero los imprescindibles:

1. ALIMENTACIÓN

Los alimentos procesados nos roban energía, además de “doparnos” a través de una sobre estimulación de los circuitos de recompensa que operan en nuestro cerebro y mediante los cuales sentimos placer, debido a los altos niveles de azúcares. Cuanto más natural, mejor.

2. ACTIVIDAD FÍSICA

Nuestra naturaleza física es animal, por lo que nuestros genes esperan de nosotros un comportamiento coherente con nuestra propia naturaleza. Esto significa que necesita movimiento para el correcto funcionamiento de nuestros sistemas orgánicos y crear un entorno hormonal favorable. Si bien es cierto que hay deportes y actividades concretas cuya exigencia metabólica y participación muscular son más coherentes con nuestra naturaleza, lo más importante es practicar alguna disciplina que nos exija el esfuerzo mínimo que nuestro cuerpo considera necesario. Lo importante es poner en movimiento nuestro corazoncito y darle un poco de marcha: elige un deporte (o varios) que te guste y practícalo. Y, sobretodo, disfrútalo.

3. DESCANSO

Tan necesario como ausente en nuestro día a día actual. Descansar no es sólo descansar, sino descansar bien. Concibe tu vida como ese punto de equilibrio en el que por un lado tenemos la acción y por otro, su contrapuesto, la relajación. Y ya no sólo hablamos de tener un sueño suficiente y reparador por la noche, sino que resulta prácticamente imprescindible integrar activamente hábitos que sirvan para inducirnos estados de relajación más profundos. Es decir, aprender a no hacer nada y devolver al cuerpo ese estado de homeóstasis en el que compensamos el excesivo “ruido sensorial” que hay fuera con nuestros propios mecanismos de relajación. De esta forma, la meditación, las técnicas de relajación, el mindfulness, la contemplación y otros muchos más, se erigen como estrategias de descanso activo.

4. RELACIONES SOCIALES

Imprescindible, pues somos seres sociales que necesitamos contacto con nuestros semejantes. Así, debemos aprender a proporcionarnos esas relaciones sanas que tan necesarias y gratificantes son. Tener un buen círculo (no necesariamente extenso en cantidad, pero sí en calidad) de amistades y, más allá de eso, aprender la capacidad de establecer relaciones satisfactorias es crucial para gozar de un buen nivel de energía y bienestar. También es interesante destacar la importancia de nuestra gestión emocional en relación a las mismas, aprendiendo a vivirlas desde el amor y no desde la dependencia. Familia, pareja y amigos pueden llegar a ser, si así deseamos verlos, grandes “maestros” con los que aprender a amar incondicionalmente y emanciparnos emocionalmente.
A enormes rasgos, podemos ver que son muchos los factores y hábitos de vida que influyen (en mayor o menor grado, según la persona) en nuestro nivel de energía y bienestar físico y emocional.

5. CONTACTO CON LA NATURALEZA

Como no podría ser de otra forma para cualquier ser que ha nacido en este mundo. Realmente, nuestro hogarno es nuestro piso en la ciudad o nuestro apartamento de verano en la playa. Más bien se trata de esanaturaleza de la que todos formamos parte. No olvides, siempre que puedas, volver a un espacio natural y ponerte en contacto con el lugar del que prácticamente todos nos hemos emancipado.

6. CRECIMIENTO PERSONAL

Eliminar todas las resistencias mentales instaladas en nuestra psique mediante la aceptación, nos libera de cualquier tormento autoimpuesto y nos acerca a nuestro verdadero estado de plenitud y paz interna. Pero si bien parece sencillo, nadie dijo que fuera fácil. Recobrar nuestra paz interna sobreviene tras la ruptura de todos y cada uno de los deseos y anhelos de nuestra mente. Liberarnos poco a poco de la mente esclava que todo quiere controlar nos acerca, inevitablemente, al tranquilo poso oceánico que somos todos en esencia.

El primer paso para lograrlo es identificar todo aquello que no hemos sido capaces de aceptar en el presente, tanto si se está dando ahora como si fue en el pasado. Para ello, no hay más que ver los miedos y las inseguridades que se nos ponen de manifiesto a la hora de abordar las situaciones diarias. Como dijo Carl Gustav Jung: “Lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino”.

 

Irene Morales

Psicóloga y facilitadora de técnicas Mindfulness

www.facebook.com/IreneMoralesPsicologia 

Extraido de www.institutodraco.com/es

Read more

Crianza en solitario: suicidio emocional.

NO A LAS RECETAS sin espejo

Los tiempos están cambiando la forma en que entendemos la crianza y cada vez más personas se atreven a explorar su mundo interno, su historia y trabajar para lograr una mayor conciencia sobre sí mismos y cómo eso repercute en sus relaciones con los demás. Tener conciencia, detenernos y descubrir quiénes somos en tanto padres es un tremendo desafío y requiere de toda nuestra honestidad y valor. No es fácil mirarse, aún cuando lo hayamos decidido y tengamos nuestro espejo. “No es posible despertar a la conciencia sin dolor”, señala Carl Jung, advirtiendo la dificultad de mirar nuestro interior y ser fieles a nosotros mismos. En la medida que “nacemos” como padres, algo se moviliza en nosotros y nos actualiza las huellas de nuestro propio desarrollo, de nuestra historia emocional, de la historia de nuestros vínculos tempranos. Se hace tan importante contar con alguien, sentirnos sostenidos por una red amorosa que acompañe nuestro andar… necesitamos una tribu, una comunidad.

La crianza en solitario es un suicidio emocional. Las investigaciones afirman que una madre que cría en la línea del respeto y la conexión emocional estando sola, logra mantener la tarea, con mucho esfuerzo, un año. Luego se funde, se agota, se desconecta, comienza a sobrevivir a la demanda de cuidados, a la contingencia. Pese a sus esfuerzos, preparación e intenciones no lo logrará si está sola. Esta realidad es dramática para la salud mental del hijo. Un año de cuidados sensibles y conexión emocional es muy poco tiempo en el desarrollo de un niño. Podría pensarse que por eso la naturaleza exige dos personas para tener un hijo, ambos son imprescindibles no sólo para que ocurra la gestación, sino también para acompañar el desarrollo del niño. El compartir los momentos de incertidumbre, de pena, de frustración, de desorientación, de alegría, de éxito, de crecimiento… la constitución de un equipo de padres es fundamental para acompañar el desarrollo afectivo de nuestros niños. La crianza en el respeto y la sensibilidad a las necesidades infantiles es fundamental en un mundo que quiere tener paz y para ello se requiere un equipo. Si la madre está sola no va a lograrlo. Madres solas: busquen apoyo para la crianza, necesitan una red de apoyo. No hablo de una pareja romántica, hablo de una persona o personas con las cuales compartir las tareas de crianza. Nadie puede dar lo que no tiene! Si el adulto no está contenido y en bienestar emocional, difícilmente lo promoverá en sus hijos. ¡¡Vamos que se puede!!

Las razones por las cuales las mujeres (y hombres también) están solas en la crianza,  son variadas y muchas veces dramáticas. No es intención de este espacio profundizar en este punto, pero es importante mencionar que no pocas veces somos los adultos quienes, confundiendo los roles, enlodamos o privamos a los niños de la relación con el padre (o con la madre), perdiendo de vista la importancia de ambas relaciones para el niño.

Mencionaré brevemente dos situaciones: separaciones de pareja y abandono parental. En cuanto a las parejas, el rompimiento de la relación trae consigo el desafío de mantener las funciones parentales lo más estables y protectoras posibles. Ambos padres son responsables del desarrollo y crianza del hijo y éste necesita de ambos, razón suficiente para buscar los caminos para constituirse en un equipo parental que brinde seguridad, contención y bienestar al hijo a pesar de las dificultades y el dolor asociado al quiebre de la relación. El escenario del quiebre exige muchas veces a los padres un esfuerzo grande para mantener la rabia y la desilusión hacia la ex-pareja lejos de la relación del niño con este último. En definitiva, la indemnidad de la relación personal del hijo con cada uno de sus padres depende de ambos. Si comprendiéramos el inmenso poder de nuestros juicios, cuidaríamos considerablemente nuestras palabras. ¡Qué importante es el cuidado y respeto con el que hablamos del padre/madre de nuestro hijo! Aquí el desafío concreto: diferenciar la relación entre los adultos (pareja) de la relación que tiene el niño con su padre/madre. No es lo mismo decir “me dejó” que decir “nos dejó”.

En cuanto al abandono parental, la situación es aún más difícil. Aquí hay una retirada explícita y concreta de la relación con el hijo, lo que será una vivencia de gran dolor que lo acompañará durante toda su vida. Aún cuando parezca injusto, desmedido o imposible, el llamado es a mantener al padre en el discurso. En otras palabras, aún cuando uno de los padres abandonó al hijo, es importante hablarle al niño de él (o ella), darle presencia en el habla y dar una explicación de por qué no está, adaptando el lenguaje y profundidad a la edad del niño. Sin mentiras, sin rencores, sin responsabilizar al niño, tres aspectos difíciles de combinar ante una realidad tan dolorosa. El bienestar emocional del niño merece el esfuerzo.

No es sano quedarse estancado en el dolor, menos aún traspasarlo a nuestros niños. Si no ha sido posible hacer el duelo, es tiempo de buscar ayuda y elaborar la pérdida. Lo que no se elabora en una generación, se traspasa a la siguiente. ¿Qué herencia queremos dejarle a nuestros hijos?

 

Psi. Angelina Bacigalupo O. 

Psicóloga Clínica Acreditada por la CONAPC

Especialista en Psicoterapia Infanto Juvenil

 

 

Read more

Sentirse y Estar bien…en la vida cotidiana

El bienestar puede cultivarse y depende de cada uno hacerlo, así como en otra columna escribí acerca de Martin Seligman y la felicidad, donde entre otros planteamientos señalaba que ser feliz es una decisión y que hay acciones que la facilitan para el bienestar físico, mental y emocional ocurre lo mismo.

Resulta entonces sumamente relevante, es mi creencia, tener muy presente el autocuidado y la consciencia de estar bien y hacer cosas para ello, subrayo depende de uno. En nuestra cultura occidental-latina se subraya, sobre todo para las mujeres, la importancia de “ser bonita” y serlo es ajustarse a ciertos cánones que no necesariamente son los propios, digo considerando nuestro fenotipo latino, pero más allá de esto el punto que quiero exponer es que la belleza no es una cuestión que se adquiera desde lo externo (cremas, cirugías, maquillaje, gimnasio, etc.) sino que está íntimamente vinculada con lo natural, con estar bien y sentirse bien.

El brillo de los ojos, la luminosidad de la piel, el campo de energía desplegado por nuestro cuerpo y los colores que de él emanan, y que son base de nuestro encanto, belleza y atractivo, no se obtienen únicamente de lo externo, que obviamente ayuda, sino que básicamente de nuestro funcionamiento bio-fisio-psicológico.

¿Y qué es esto o en que se traduce esto de lo biofisiopsicológico? Bueno es simple y como decían nuestras abuelas o bisabuelas, depende de cuestiones “bien básicas”: la alimentación, el descanso, el respecto por los ritmos propios y el cultivo de una vida equilibrada. Van entonces algunos tips o hábitos que las invito a cultivar para sentirse bien.

1) Cada día al despertar, en ese preciso momento en que se toma consciencia que he despertado, “poner en la mente” un pensamiento positivo: por ejemplo, “gracias estoy viva, estoy bien y quienes quiero están bien” arrancar el día e iniciar el funcionamiento de nuestro cerebro y mente consciente con un pensamiento positivo, pone en marcha nuestro sistema en positivo fortaleciendo nuestro sistema inmunológico, entre otros.

2) Desayunar con tiempo, dejar un espacio y un tiempo para preparar nuestro primer alimento, después de al menos 8 horas de ayuno, para que sea saludable y para incorporarlo con consciencia y disfrutar lo que ingiero, ello no sólo es fuente de bienestar, sino que también una medida que nos ayuda a no comer más de lo necesario.

3) Hacer algo de ejercicio si puede caminar algunas cuadras en la mañana o bien en la tarde resulta una muy buena fuente de salud, ya que está comprobado que este es por lejos el mejor ejercicio.

4) Escuchar música, la que te guste o bien alguna que armonice y relaje. La música levanta el ánimo y si es escuchada en la mañana mejor aún, ya que a esta hora del día somos más receptivos al sonido del bajo que inspira sentimientos de poder y autoconfianza.

5) Comer snacks entre comidas, ya que activan el metabolismo y mantienen adecuados los niveles de azúcar en la sangre. Una porción de fruta como piña, arándano o manzana son una estupenda fuente de salud ¡estudios acerca de estas frutas y sus beneficios hay miles!!!

6) Almorzar y al igual que el desayuno dejando un tiempo y un espacio para ello es muy importante. No sólo por lo importante que es alimentarse, sino que también porque este es un momento donde se comparte con otros, se descansa y se logra cierta desconexión de las tensiones laborales u otras que se tengan.

7) Desconectarse de las redes sociales y el teléfono. Avanzado el día y especialmente al llegar a casa es importante fijar un momento (previo al descanso) donde debiera apagarse la TV, dejar el celular y el computador de lado para conectarse con la pareja, la familia o con uno mismo. Desconectarse al menos dos horas al día de estos aparatos, según un estudio publicado en noviembre de 2015 por el Instituto de Investigación sobre la Felicidad de Dinamarca, nos hace más felices.

8) Cenar a una hora razonable (no más allá de las 21:00 hrs) y luego dormir idealmente no más allá de las 23:00 hrs son dos prácticas que debieran cultivarse y respetarse.

Y por último al igual como iniciamos el día antes de cerrar los ojos para dormir agradecer. Promover la gratitud según indican los estudios de Tal Ben-Shahar estimula que el cerebro al vibrar con pensamientos positivos, libere dopamina (neurotransmisor que provoca placer) y serotonina otro que disminuye la agresividad y mejora el buen humor.

¡Al cultivar estos hábitos y asumir con responsabilidad el bienestar para fomentar la belleza y el atractivo de adentro hacia afuera!!

Read more