4 Acciones Para Aumentar la Autoconfianza

¿Cómo aumentar la autoconfianza?  Esa seguridad de que sabes lo que haces,  puedes lograr lo que te propongas, y que nada te sacuda esa certeza. Es la pregunta del millón de dólares, ¿no? Bueno, no necesariamente. Aquí te doy unas sugerencias de fácil aplicación y grandes resultados.

Es útil reconocer que todos en algún momento necesitamos que alguien nos recuerde nuestro valor. Alguien que te diga: “tú puedes”, “te lo mereces”, “qué bien lo has hecho”. Ese empujoncito puede venir de nuestra familia, amigos, colegas o hasta de desconocidos que te siguen por redes sociales.

Pero una cosa es tener un momento de inseguridad y otra albergar una duda constante respecto de tu valor, de tus conocimientos, o de tu capacidad. Cuando empiezas a dudar de todo, estás frente un sentimiento que genera ansiedad y puede impedirte desarrollar tu carrera profesional de manera satisfactoria. Si este es tu caso, quizá necesites ayuda profesional para salir adelante.

Cuatro formas efectivas de aumentar la autoconfianza

Es sabido que la confianza en ti misma es un motor que ayuda a mejorar tus resultados.  Por eso, es fundamental que tengas una autoconfianza sana que te permita planificar, perseverar y lograr lo que te propones. Lo bueno es que hay formas efectivas de darte un shock para aumentar la autoconfianza cada vez que lo necesites. Aquí te propongo cuatro acciones simples para fomentarla.

1Apariencia poderosa

Si a menudo experimentas falta de autoconfianza, es común escuchar la recomendación de que explores el por qué. Que hagas una introspección e identifiques qué circunstancias en tu vida te han llevado a desvalorizarte. Y ese es un buen camino a seguir. Pero hoy te propongo que empieces por el camino inverso. Es decir, por afuera. Por lo que generalmente se considera “superficial”: La apariencia.

Hay numerosos estudios que indican que la ropa afecta cómo te sientes. Y sentirte bien es un paso importante a la hora de reforzar la autoconfianza. Elige un look que te favorezca y con el cual sientas que puedes conquistar el mundo. Eso afectará tu actitud, te dará el coraje que tal vez te falte para enfrentar ciertas situaciones o para aceptar un desafío para el cual no te sientes lista. Considera con cuidado cada detalle de tu vestimenta, incluyendo accesorios, zapatos (¡y si son rojos mejor!) bolsa, maletín, y demás.

Lo mismo va para tu arreglo personal. Un buen corte de pelo puede renovar tu imagen y ayudar a levantar tu autoconfianza.  Un poco de maquillaje, lápiz labial, y una buena manicura pueden tener un efecto muy positivo. Estos cambios que parecen superficiales, tienen un impacto muy favorable en cómo nos vemos a nosotras mismas y por ende, cómo nos sentimos. ¡Pruébalos!

2Posturas poderosas

Tal vez escuchaste hablar de ciertas posturas que envían al cerebro el mensaje de auto empoderamiento. Si bien los resultados de los experimentos que dieron origen a esta teoría no se han podido repetir, y los autores de dicho estudio corrigieron sus declaraciones iniciales, hay algo que se puede rescatar de esta idea.   Sostener una pose por cierto tiempo puede contribuir a aumentar tu autoconfianza y hacerte sentir capaz de conquistar el mundo. Aunque no haya un cambio hormonal, del que en su momento hablaba Amy Cuddy en su Ted Talk, asumir ciertas poses te hace también asumir cierta actitud. Y con frecuencia, todo lo que necesitas para creer que puedes lograr algo es tener la actitud correcta. Entonces, pruébalas todos los días al levantarte y también justo antes de un evento en el que te quieras destacar. Esto incluye esos momentos en que debes presentar frente a un grupo, antes de reunirte con tu jefe para pedir un aumento, o antes de tener una conversación importante con tu equipo.

  • Manos a la cintura, piernas separadas al estilo superhéroe.
  • Brazos arriba en V, las piernas separadas al estilo ganador de una carrera de 100 metros llanos.
  • De pie frente a un escritorio o mesa, manos sobre la mesa, piernas separadas, mirada desafiante al frente al estilo el jefe que te dice “Esto es lo que hay que hacer”.

De la misma manera que estas posturas pueden contribuir a que te sientas bien, hay muchas otras que refuerzan sentimientos de inseguridad y duda. Por ejemplo, caminar con la cabeza gacha, sentarse con la columna vencida, arrastrar los pies, o dejar caer los hombros. Es bueno que te mantengas alerta y observes tu postura en todo momento. Cuando te descubras en alguna de estas, enderézate, echa los hombros hacia atrás, sonríe, párate derecha y camina con determinación.

3Palabras poderosas

Los seres humanos somos seres verbales. Somos las historias que nos contamos a nosotros mismos y a terceros. Las palabras que usamos para definirnos, explicar situaciones, y darle sentido a la vida determinan quiénes somos y qué resultados obtenemos. Si quieres sentirte más segura de ti misma,  observa tus palabras y elimina las que te desempoderan. Presta atención a cómo te hablas a ti misma, qué te dices, cómo te criticas o te felicitas. Cómo justificas lo que te pasa, las reacciones que tienen otros para contigo y las que tienes tú en diversas situaciones. Y considera opciones como estas. En lugar de decir: “Yo no sirvo para esto”, puedes decir: “Elijo asumir este nuevo reto y aprender lo necesario para conquistarlo”. En vez de decir: “No puedo” por qué no decir: “Si me lo propongo lo lograré”. Y a cambio de criticarte a ti misma cuando ves tu reflejo en el espejo, di en voz alta: “Me encanta lo que ven mis ojos. ¡Qué mujer más atractiva, fuerte, segura!” Se tan creativa con tus elogios como quieras. El secreto es eliminar la música de fondo que tienes dentro que se pasa el día juzgándote, criticándote, menospreciándote.

Usa las palabras a tu favor para fortalecer tu autoconfianza y presta atención a las que debes descartar de inmediato.

4Mantras poderosos

Y siguiendo con el tema de las palabras, es muy valioso crear un mantra que puedas repetir a diario y sobre todo justo antes de una ocasión en la que quieres lucirte. Es una técnica simple pero, igual que asumir una postura poderosa, puede fomentar tu autoconfianza. Hace a tu actitud para contigo misma y al reto frente al cual te encuentras.

Nuevamente, puede ser justo antes de una negociación con tu jefe, de una presentación en una conferencia profesional o de un discurso en una ceremonia de graduación.

Algunos ejemplos:

  • Logro todo lo que me propongo
  • Elijo ser exitosa
  • Soy una excelente negociadora
  • Me doy permiso para cometer errores y aprender de ellos
  • Soy receptiva al feedback de los demás

Te aseguro que si repites de manera consistente estas cuatro acciones cosecharás una sólida autoconfianza.

Y considera sumarte al Step Up Plus, nuestro programa de desarrollo de liderazgo, que te ayudará a desarrollar todo tipo de destrezas para crecer en tu carrera. También te pondrá en contacto con una comunidad global de mujeres que se apoya mutuamente para el éxito profesional.

 

mariela_dabbahMariela Dabbah es escritora, conferencista y coach. Como Coach por más de 20 años ha apoyado el desarrollo de carrera de hombres y mujeres latinos en USA , Mariela como integrante de la Red de Profesionales de Mundo Mujer comparte en esta web un material muy interesante para ti, todo basado en su experiencia.

Autora del libro “Poder de Mujer”

Extraido de http://redshoemovement.es/

Read more

¿DE VERDAD HAY QUE TENER UN NICHO DE MERCADO PARA VIVIR BIEN DE TU NEGOCIO ONLINE?

Escoger un nicho de mercado (especialidad o target) es una de las recomendaciones que más oyes cuando te lanzas con tu negocio online de coaching u otro servicio. Lo primero que te dicen, de hecho.

(Aunque yo personalmente considero que hay otro paso primero, elegir tu modelo de negocio, ya te lo explicaré en otro momento).

Y muchísima gente se queda estancada justo en ese tema de escoger nicho de mercado.

¿Hay que elegir uno solo?

¿Y si me aburro?

¡Pero entonces descarto a muchísima gente y pierdo clientes!

¿Y cuál elijo?

Te voy a dar mi opinión y unas recomendaciones prácticas según mi experiencia.

 

Yo personalmente recomiendo escoger un nicho por tres razones principales:

 

1. Para diferenciarte de la competencia.

Y hablaríamos ya de micronichos, de nichos dobles por así decirlo, porque ya hay casi todo de casi todos los nichos.

 

2. Porque es más fácil atraer clientes.

Se sienten llamados e identificados.

No es lo mismo decir coaching para todos que coaching para arquitectos. Si eres un arquitecto lo tendrás muy claro y lo preferirás respecto a otros coaches. Es lo que me ha pasado a mí con los científicos, por ejemplo.

Y como clienta igual, prefiero un mentora especializada que  alguien generalista.

 

3. Es más fácil hacer anuncios y crear tu mensaje, contenido y servicios.

Al ser mucho más específico no te vuelves loca, sabes a quién te diriges, averiguas con más facilidad lo que quieren y puedes crear programas totalmente personalizados, crear anuncios de Facebook más específicos y tener mejores resultados.

 

Por tanto, yo tengo nicho desde que empecé y lo recomiendo.

 

Ahora…

 

¿Hay profesionales a los que les vaya bien sin tener nicho? Sí.

 

¿Cuál es la diferencia?

 

A los que yo conozco les va bien porque se mueven mucho en persona, tienen muchos contactos (incluso desde antes de lanzarse con su negocio), recomendaciones boca a boca y les va bien sin nicho.

Un ejemplo es mi profesora de coaching que trabajaba anteriormente en una empresa y antes de dejarla ya tenía clientes gracias a todas las personas a las que conocía. Luego se especializó pero no le había falta por todos los contactos y recomendaciones que ya tenía.

Otro ejemplo son personas que ya son muy conocidas y no tienen problema para conseguir clientes de todo tipo por la visibilidad e incluso la fama que tienen.

Nos guste o no la fama genera una credibilidad y autoridad muy grandes. O si no piensa qué pasa cuando algún famoso abre una tienda y qué pasa cuando la abres tú. No es lo mismo, ¿verdad?

Para el resto de personas, para la mayoría, sí recomiendo elegir un nicho de mercado.

Y si no quieres, busca un mentor al que le vaya bien sin tener nicho para que te guíe.

 

Recomendaciones prácticas:

 

No tienes que tener la misma experiencia que tu nicho pero te da puntos.

A mí me contratan científicos porque fui científica antes y saben que les entenderé mejor que nadie, pero ¡ojo! he trabajado con clientes de todo tipo: profesores, diseñadores, ingenieras, directivas, managers, emprendedoras…

Así que es un plus pero no es obligatorio.

 

Que te guste trabajar con ese tema o con esas personas.

Imprescindible, si no te encontrarás vagueando y sin ganas de publicar o crear contenido o relacionarte porque no te apasiona lo que haces.

 

Es posible que tengas que cambiar de nicho.

Y no pasa nada. No sé por qué, al principio pensamos que el nicho va a ser para toda la vida y, claro, eso te crea una presión innecesaria. Es mucho más eficaz elegir, empezar y luego cambiar si no te gusta o no funciona bien, que quedarte meses y meses bloqueada sin elegir.

De la otra manera al menos has practicado, has avanzado y has aprendido.

También puede que cambies porque tu negocio evoluciona o que decidas añadir algún nicho más, como hice yo.

 

El nicho puede ser un tema que te encante, un grupo determinado de personas o una combinación: madres emprendedoras, divorciados, síndrome del impostor, etc.

 

Que haya más gente especializada en ese nicho es bueno, hay demanda.

Si no hay nadie o bien no funciona o eres el primero, que tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Te puede costar más arrancar pero si lo logras estarás muy bien posicionada, serás la primera en ese tema/grupo y eso siempre tiene sus ventajas en cuestión de autoridad y credibilidad.

 

Dale unas vueltas y me cuentas en los comentarios qué vas a hacer : )

No te de miedo compartir tu nicho, hay para todos y aun teniendo el mismo, la personalidad y forma de trabajar de cada persona es distinta y atraerá a distintas personas, forma parte de tu marca personal  : )

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

 

Read more

Coaching Ejecutivo, realidad o ficción

Trabajar con personas es una gran responsabilidad, especialmente cuando te entregan su confianza. hay que ser muy consciente de ello para no llevarlas a un lugar equivocado…Estas son mis conclusiones sobre el coaching tras un proceso agridulce en el que aprendí que las herramientas, son herramientas y que, lo importante, es cómo y quién las utiliza.

Llevaba muchos años siendo una coach asilvestrada, sin saber lo que era el coaching. Mi oficina fue bautizada por mis compañeros como el “BROLsultorio” porque cada día pasaban por allí desde gerentes que no entendían por qué el índice de rotación en su equipo iba “in crescendo” hasta hijos de compañeros que no sabían qué querían estudiar y yo, simplemente, les ayudaba a “limpiar sus gafas”.

 

Cuando llegué a Chile y me contaron que había aterrizado en el epicentro y cuna del coaching decidí certificarme y poner cara y ojos a esa disciplina que llevaba dentro de mi de forma natural.

 

Estas son mis conclusiones tras un proceso agridulce en el que aprendí que las herramientas, son herramientas, y que lo importante es cómo y quién las utiliza:

 

  • HERRAMIENTAS: El coaching es una excelente “herramienta” … pero lo importante es cómo y quién la utiliza. Es una pena que caiga en malas manos en muchas ocasiones.  Elige bien tu coach en función de lo que necesites, no es lo mismo un proceso de coaching personal que un coaching ejecutivo.
  • RESPUESTAS: El coaching no es mentoría, no es psicología, ni es consultoría. El coaching te ayuda a encontrar tus propias respuestas, no te las da empaquetadas. 
  • EXPERIENCIA PROFESIONAL: Es necesario tener experiencia y conocer el mundo de los negocios para poder ser coach ejecutivo. Saber leer entre líneas, entender el entorno profesional de tu coachee, por qué actúa como actúa y necesita lo que necesita, poder entender qué gafas lleva puestas y cómo le hacen interpretar la realidad para ayudarle a encontrar encontrar sus respuestas ampliando su visión y aportando valor en el proceso.
  • EMPATÍA: Las habilidades se desarrollan, sin duda, pero la base del coaching es la empatía y he conocido a pocas personas que sean capaces de entender desde el punto de vista del otro, dejado a un lado sus creencias y formas de entender el mundo, aunque se sepan de memoria los libros de Echeverría..
  • COMUNICACIÓN “MULTILINGÜE”: Es fundamental saber comunicar en “el idioma de tu interlocutor”, y no hablo del inglés o el ruso, no es lo mismo hablar con un extrovertido que con un introvertido, no es lo mismo hablar con un racional que con un sensorial, hay que saber leer las señales y enfocar el proceso de coaching con una linterna con el foco en el otro.
  • TENSIÓN Y CONTENCIÓN: La empatía es clave, pero no suficiente… el coaching busca contener y tensionar. Sacar al otro de la zona de confort. Y eso se aprende con horas de vuelo. Es la práctica de hacer preguntas poderosas, de identificar etapas de cambio, es ser capaz de ayuda al otro a abrir los ojos y que sea capaz de salir de sus esquemas mentales viendo las cosas desde otros puntos de vista.
  • FORMACIÓN y ESTABILIDAD: Los cursillos express y la falta de rigor de ciertas escuelas están dañando la profesión.Para ser coach des necesario, además de un desarrollo constante, un profundo autoconocimiento, vocación de servicio, madurez y estabilidad emocional y no todo el mundo está capacitado para poder serlo.
  • RESPONSABILIDAD: Trabajar con personas es una gran responsabilidad, especialmente cuando te entregan su confianza, hay que ser muy consciente de cómo acompañar cada proceso para no llevarlas a un lugar equivocado…

    blanca_rodriguez_ackermannBlanca Rodriguez Senior

    Manager Ackermann

    International Chile

    Conoce a Blanca aqui

Read more

Cómo evitar que el perfeccionismo y la necesidad de reconocimiento externo te mantengan bloqueada

He hablado varias veces con clientes de mi programa PQH sobre la necesidad que a veces tenemos de reconocimiento externo y cómo muchas veces nos afecta más de lo que queremos.

Quizá te haya pasado a ti también.

Esa necesidad de que los demás reconfirmen que lo has hecho bien, que parece que si no hay un reconocimiento externo lo que has hecho no vale tanto para ti.

Que si no te felicitan o de dan un premio o te nombran, es como si no hubieras hecho nada.

¿Te suena?

Ese estar preguntándote si de verdad lo has hecho bien, la necesidad de que alguien te de una palmadita en la espalda. Cuando lo ideal sería que no lo necesitaras.

Que sí que está bien que te reconozcan los méritos, pero no que te sientas insegura o que dudes interminablemente si no te lo han confirmado varias veces, o varias personas, o varias veces varias personas.

Y, ¿qué puedes hacer al respecto, entonces?

 

Hoy quiero compartir contigo algo que a mi me ayuda mucho y que, poco a poco, podrá hacer que no dependas tanto de ese reconocimiento externo.

Porque muchas veces lo que opina la gente te detiene a la hora de cambiar de profesión, por ejemplo.

Especialmente si estás pensando en un cambio radical a otro campo que quizá no sea tan reconocido o no tenga tanto prestigio.

Entonces…

Cada vez que hagas algo importante para ti, en vez de preguntarte si lo has hecho bien (y mirar alrededor para ver la cara que ponen los demás), pregúntate en su lugar:

 

¿Ha sido importante para mí?

¿Me ha hecho feliz?

¿Ha supuesto un desafío para mí?

 

Porque eso es lo verdaderamente importante. Y si vas cambiando las preguntas que te haces interiormente, podrás cambiar tu actitud y tus actos.

Si eso no fuera suficiente y te dijeras, por ejemplo: “Sí, para mí sí pero, ¿de verdad, lo habré hecho bien?”

Piensa entonces:

 

¿Qué pensaría si no necesitara que alguien me lo confirmara?

¿Y qué haría?

 

Y lo haces.

 

Por ejemplo:

¿Qué pensaría si no necesitara que alguien me confirmara que he dado bien esta charla?  Pensaría que lo he hecho estupendamente y que me merezco celebrarlo.

¿Y qué haría? Ir a celebrarlo, sonreír de oreja a oreja y estar muy feliz.

Pues eso es lo que tienes que hacer. Así evitas que las dudas te paren y actúas como si no estuvieran ahí.

Y ahí está el quid de la cuestión, que lo haces igual, no te quedas bloqueada o te vas a casa desanimada.

 

A mí esa pregunta “de ¿qué haría si no… o si ya tuviera X?” me ayuda muchísimo a cambiar mi actitud y centrarme.

Si la usas, poco a poco te irás dando cuenta de que ya no necesitas ni preguntártelo porque te empezará a salir de forma natural.

Y eso es justo lo que queremos.

No que no necesites el reconocimiento externo (eso probablemente requerirá más trabajo o la ayuda de un psicólogo), sino que no te afecte, no te entristezca, no te agobie o te paralice. O al menos no demasiado.

 

Así que la próxima vez que te sientas así recuerda estas preguntas:

1 – ¿Ha sido importante para mi? ¿Me ha hecho feliz? ¿Ha supuesto un desafío para mí?

2 – ¿Qué sentiría si no necesitara que alguien me lo confirmara? ¿Qué pensaría? ¿Y qué haría?

 

Y lo mismo para el perfeccionismo.

Teniendo en cuenta que si eres perfeccionista lo que a ti te parece normal estará muy bien hecho, cuando veas que no eres capaz de lanzarte porque el perfeccionismo te para, pregúntate exactamente eso “¿Si no fuera perfeccionista que pensaría de esto? ¿Que haría?”

Y el 99,9% de las veces (por no decir el 100%) tú misma te dirás que la respuesta es “pensaría que está bastante bien/muy bien” y “lo haría ya mismo”.

Así que pruébalo y me dices si ves alguna diferencia. Recuerda que lleva un tiempo, es cuestión de usarlas y de ser constante.

Y, por supuesto, si tú ves que te afecta muchísimo no dudes en consultar con un psicólogo que es quién más te podrá ayudar en estos casos.

Yo solo comparto las preguntas que yo uso y me funcionan a mí esperando que te sean útiles a ti también : )

Read more

EL COACHING ESTÁ ORIENTADO AL FUTURO Y LLEVA A LA ACCIÓN PARA CONSEGUIR EL CAMBIO

Entrevista a Elena Espinal, Master Coach

“Los seres humanos nos olvidamos de que somos seres de manada; el lenguaje inventó el yo, que quiere decir no tú”. La afirmación pertenece a la Dra. Elena Espinal pionera en el uso y la creación de la cultura del Coaching Ontológico en diversos países latinoamericanos, así como de la popularización de la implementación del mismo para procesos de cambio en grandes organizaciones. Durante su última visita a Chile, Mundo Mujer tuvo el privilegio de acceder a una entrevista con esta master coach, reconocida en el mundo entero.

Nuestra conversación se inicia, como es de suponer, con la visión de Elena acerca de las características y orígenes del coaching. En forma fascinante, la licenciada en Psicología con un MásterSalud y Servicios Humanos, de la Universidad John F. Kennedy de Argentina, nos pasea por filósofos como Decartes, Kierkegaard y el psicólogo Freud para llegar a Heidegger, quien en 1927 plantea que el hombre no es un ser fijo, que se va modificando de acuerdo con sus circunstancias y al tiempo que le toca vivir. ” El coaching aparece como una profesión dentro de ese modelo de flexibilidad, porque justamente asiste a otros para que puedan romper con sus creencias  limitantes, generando así acciones que les ayuden a lograr lo que quieren”, indica Elena. El coaching no es un modelo, éste es el existencialismo.

 

Elena y ¿Por qué el Coaching Ontológico?

-Bueno, primero John Austin y John Searle, y después Fernando Flores, plantearon que el Hombre es Hombre desde que tiene lenguaje. El lenguaje del ser humano le permite hablar de cosas abstractas, y generar todos los cuentos en los que hemos vivido. Estos cuentos como la democracia o el dinero, antes no existían y los humanos vivían perfectamente. En sí no son buenos, ni malos, lo importante es darnos cuenta de que vivimos dentro del cuento, que éstos nos organizan la vida y que podemos llegar a cambiarlos.

El Coaching Ontológico creó las bases para reconocer que vivimos en un modelo paradigmático, generado por el lenguaje, y que nos podemos salir de ahí.

 

¿Qué tienen en común el Coaching Ontológico con los otros tipos como el coaching PNL o sistémico, por ejemplo?

-Por comenzar, cualquier clase de coaching está orientado al futuro, no está focalizado a arreglar el pasado, también todos llevan a generar una acción que hasta ese momento no se había realizado, por lo cual hay que atravesar barreras para conseguir algo nuevo. El coaching lleva a que el coachee tome sus propias decisiones, el coach no da consejos.

 

¿Cuál es tu visión acerca del coaching grupal, al estilo del que se da en las comunidades de Mundo Mujer?

Es más fácil encarar el cambio cuando no estás solo, sino de la mano de otros y sientes que hay más personas que están con el mismo desafío. El apoyo de la manada es fuertísimo para lograr el cambio. El coaching grupal funciona bien porque los estados de ánimo son biológicos y contagiosos, estos te relacionan con el futuro, abriendo o cerrando un espacio. Cuando el grupo está en un estado de optimismo, de alegría, sus integrantes se lanzan con fuerza para lograr sus propósitos, lo que es distinto si hay un estado de resignación o de rabia.

Todo estado de ánimo es complejo en cuanto a sus emociones que lo componen y en grupo surge la gratitud, que es una de las emociones fundamentales en una relación. Esta no significa estar en deuda con alguien, sino que es el reconocimiento de lo que significa el otro y todo lo que él ha dado.

Nota realizada por Macarena Velasco – Periodista UC

Read more

Una ejecutiva holística

Hace un tiempo comencé una senda de aprendizaje que va más atrás de lo que yo recuerde, pero en concreto se decretó como un proceso, el día que yo sentí por primera vez que en mi cuerpo no habitaba un alma, sentí que tenía un cuerpo, sin vida, sin propósito, sin fuerza, sin energía, pero estaba, participaba, escuchaba, pero no estaba despierta.

Ese día comprendí que podían existir dos tipos de seres humanos, los que viven dormidos y los que viven despiertos. Recuerdo en esa misma instancia, que un familiar cercano me recomendó iniciar una terapia grupal, porque en comunidad los procesos de crecimiento personal son más enriquecedores, decía, yo no entendí, porque estaba dormida.

Pasaron algunas semanas, cuando seudo inconsciente acepté la propuesta de ir por primera vez a un retiro de meditación, en donde asistirían 60 personas, y trabajaríamos en base a nuestra respiración episodios de nuestra vida que por alguna razón no estaban en el consciente y necesitaríamos sacar a flote. Fui. Y fue la apertura a un viaje interior increíble, un proceso de entender mis raíces, mi historia, mis padres.

Luego de eso, comencé a revisar todo lo que estaba haciendo en mi vida, y me vi con 17 clientes, con un equipo de 6 personas, una oficina en un barrio caro y una vida que no sabía bien porque la había montado, porque ahora que había despertado no quería estar ahí. Había construido mi vida como independiente para tener la opción de escoger con quién quería trabajar, y había aceptado trabajar con clientes diversos y pequeños, porque aposté por sus ideas, pero cuando desperté me di cuenta de que se atrevían a golpear mi mesa, que vivían en su esfera de la inconformidad, y creían que el dinero todo lo podía comprar, con coraje y bastante ayuda divina me atreví y les dije adiós. De los 17, sólo me quedé con 7 clientes, con los que sí tenían valores, los que sí valoraban mi tiempo, y el trabajo de mi equipo. Con un altibajo económico tuve que reducir gastos y así también hacer más cambios personales.

Seguí el proceso, lo que la senda del aprendizaje personal me fuera entregando, y fue luego de una conversación con una gran amiga, que me sugirió prepararme para un viaje de negocios a Israel, me recomendó visitar a un maestro de la Kabbalah, quien al principio analizó mi ancestrología con los nombres de mis familiares, y luego siguió con un k-coaching para enfrentarme a Tierra Santa, vino así con mucha sorpresa otra etapa de aprendizajes profundos, que me demostraron que los negocios, de la vida espiritual y la personal no son cosas diferentes, que no pueden estar apartados, o ser entendidos como rieles diferentes, en la senda de aprendizaje donde yo decidí madurar mi vida, descubrí que son mejores personas los profesionales que se dejan caer, que son mejores profesionales las personas que pueden enfrentar una situación laboral desde la empatía, que el amor por el trabajo, es tan importante como el amor por la familia, que decir que la vida personal y la vida laboral son mundos separados es uno de los grandes engaños de estos tiempos, somos una sola persona, que tiene distintos roles, y ejes de preocupación, pero si somos lo suficientemente humanos, debiéramos de ser las mismas personas, simplemente en distintas situaciones, pero con los mismos valores con que educamos a nuestros hijos, debieran de ser con los que tratamos a nuestros compañeros de trabajo.

Mi vida hoy, como alguien hace un tiempo atrás “sentenció” es bastante mística, y es porque afortunadamente he logrado integrar el corazón, las pasiones, todos mis sentidos, a las formalidades, a la rutina. Hoy escribo emails con cariño, escucho con atención, entendí que la honestidad en nuestras relaciones laborales son tan valiosas como en las de nuestras relaciones íntimas, que decir gracias por tu tiempo al atender a una reunión es gratitud pura, y no un cumplido, que ofrecer nuestra ayuda no es en búsqueda de un mejor posicionamiento profesional, sino lo que cualquier ser humano debiera de hacer por otro. Aprendí que la vida es mucho más linda, sabrosa y emocionante cuando estoy despierta, y mucho mejor cuando logré entender que soy una misma persona, en mi casa y en mi trabajo.

Nicolle Knüst

Periodista, Licenciada en Comunicaciones.

Facilitadora en Innovación Social de la Universidad de Chile

Fuente : Contenido inédito creado para m360.cl
Foto Portada extraida de  m360.cl
Read more

Mundo Mujer – una experiencia

Conformamos  GRUPOS DE DESARROLLO dirigidos a la mujer profesional, ejecutiva, que trabaja en una empresa, empresaria o profesional independiente.

 

Los programas de trabajo consideran 5 a 10 sesiones:

  • Reuniones conversacionales periódicas entre mujeres pares
  • Metodología diseñada por Mundo Mujer®
  • intercambio de experiencias
  • ambiente de plena confidencialidad
  • Herramienta de trabajo COACHING GRUPAL

 

Buscamos potenciar el aprendizaje, facilitar e inspirar el cambio “actitud, mirada, pensamiento, comportamiento”

 

A través de la participación en los Grupos de Desarrollo Mundo Mujer, la mujer hace propia esta metodología y la utiliza directamente en su entorno personal y laboral, lo que impacta finalmente a la SOCIEDAD.

Contacto GD  gbergstein@mundomujer.cl

 

Ahora en Santiago – Viña del Mar – Quillota … y vienen más ..

 

2016-gd

2017 quillota

Testimonios integrantes de grupos

  • “Hacer un paréntesis en el mes, en el que podemos ordenar nuestros pensamientos, indagar en nosotras y dejar a un lado la vida de robot que solemos llevar…. Tomar conciencia de lo que nos pasa…” Christine
  • “a relacionarme mejor con los demás, tener mayor seguridad en mi misma, ser una persona más completa, disfrutar más mi vida y las cosas que realmente importan. Aprender a escuchar activamente y hacer preguntas más certeras…” Verónica
  • “es un espacio único de aprendizaje, contención, de compartir y de crecimiento personal y laboral” Patricia
  • “Espacio de confianza con mis pares, donde me estimulan a vivir más conscientemente, me permiten ser yo misma, me siento acompañada, aprendo mucho de las demás, sentido de pertenencia…” Mercedes
  • “se trata de un grupo de mujeres, que se reúnen una vez al mes, a compartir diferentes “desafíos”, a crecer juntas, a apoyarse; a crear una red de apoyo. Conversamos diferentes temas, adquirir herramientas o recordar herramientas para tu vida” Camila
  • “Es un espacio único, íntimo, donde compartimos y crecemos en forma colectiva, intercambiando experiencias de personas que somos diferentes y nos movemos en diversos círculos…” Marian
  • “Para mi ha sido fundamental contar con coaches con gran formación; han sido un valioso aporte para encontrarse con lo mejor de uno y poder hacer realidad la vocación personal y única que tenemos cada una por entregar a la sociedad. Para mí ha sido un grupo que me ha permitido crecer como persona en los distintos ámbitos que nos toca enfrentar: profesional, personal y familiar. Y lo otro fundamental para mí es que sea una experiencia comunitaria, como es la vida. Poder crecer junto con otras mujeres que son distintas y que compartimos el querer desarrollarnos…” Alice
  • “Espacio solo para mí, para desarrollarme, con pares iguales a mí, que tienen vidas perecidas y que con los temas compartimos y nos desarrollamos como mujeres de manera integral…” Ma José

¿ Y TU TE ATREVES A SOÑAR ?

 

fotos

2017 stgo

 

coaches_msgs

 

 

Read more

El sentido y el impacto.

Se dice que mi generación, la supuesta generación X, no quería trabajar. El hedonismo y otras “virtudes” era lo que nos “correspondía” y buscábamos.  Finalmente y años después nos dimos cuenta que simplemente queríamos encontrarle un sentido a nuestro trabajo, algo que nos moviera.

Me ha tocado circunstancialmente hablar con muchos dentistas en el último tiempo, y a su vez, recibir muchos currículos. La experiencia de analizar personas que quieren trabajar con uno ha sido bastante nutritiva en todo sentido. Y lógicamente yo en mis casi 40’s, me ha tocado lidiar con los reputados “milenials”, generación posterior a la mía.

He ido sacando algunas conclusiones que aún estoy procesando, pero que me gustaría compartir en esta columna.
Por formación, el dentista históricamente enfrenta y ve su quehacer desde un perfil bastante técnico. Esto tiene tal penetración en la cabeza de todos que mucha gente no se le ocurriría pagar una consulta al dentista “si no  le hace nada”, es decir, nos suena algún motorcito que haga “cosas”. Será que tendremos que volver a insistir que si bien el lado técnico y ejecutor de nuestra profesión es importante, el diagnóstico y el tiempo que pasamos entrevistando a nuestro pacientes es fundamental. ¿Como podemos tomar decisiones sobre otras personas sin entender e informar cuales son las necesidades de nuestros enfermos?.

Creo que el haber entregado la profesión al mercado, donde no hay propuestas de valor si no solo competencia de precios algo tiene que ver con esto.

Yendo más allá, y aquí voy a ser osado, me di cuenta que a un grupo grande de dentistas, si, dentistas, eso dice el titulo profesional, cirujano dentista, les gusta medianamente lo que hacen, el problema lo tienen en donde lo hacen. A un número importante de dentistas no les gusta el lugar donde trabajan. Se sienten menoscabados, usualmente mal pagados, presionados y sobre todo sienten que lo que estudiaron, incluyendo su postgraduación no puede ser aplicada bajo ciertos sistemas de trabajo. Es decir estudie algo, lo hago bien pero no puedo mostrar lo que hago porque mi “pega” no lo permite.

Dicen que la voluntad de cambiar es algo normal y aclaremos, en términos estructurales, cosas esenciales, el ser humano tiene una capacidad de cambio limitada, pero en términos de visión y forma, las posibilidades son enormes.

El cliché dice: es difícil cambiar si siempre haces lo mismo.
Aquí creo que el modelo de trabajo de nuestra clínica está dando ciertos frutos. Mentoring: un mentor que opine, que enseñe el “como”, que dé su visión y explique el por qué, un coach que acompañe el proceso de cambio, que vaya enseñando a cambiar, y alguien encargado de la educación financiera, no dejarse seducir por la banca y aprender a usarla.

Los modelos de cambio existen y son muchos, en el caso de la odontología se está llegando a un punto complejo donde el Dentista está inmerso, salvo honrosas excepciones, en modelos de trabajo sin regulación, donde no hay control sobre la práctica profesional.

Entender el sentido de la profesión y el impacto que ésta tiene en otros seres humanos es básico para empezar a ver. Cambiar la propia visión del yo, es un comienzo. Mi pregunta usual es “¿te gusta lo que haces?” y no, “¿qué sabes hacer?”.

Los insights aquí pueden ser salvajes, ¿estoy calificado emocionalmente para ejercer mi profesión como me gustaría?

La odontología, y esto también sin duda es una opinión, es una profesión hermosa y amplia, tener la oportunidad de mejorar la vida de alguien en un aspecto tan importante, es algo grande. Ocupar nuestro territorio de acción como herramienta de diagnóstico de condiciones de todo el cuerpo, no tan solo es importante, es muy entretenido. Ver la cara de sorpresa de nuestros pacientes cuando uno les dice como duermen, como está su pisada, su columna, sus dolencias que no han podido ser explicadas y se han resumido en “ud. es jaquecoso, suerte” o “tiene una condición idiopática” (en términos médicos suena hermoso, en términos prácticos quiere decir ; no tengo idea que tiene) genera una sorpresa al punto de decir: ¿como sabe esto si ud. es tan solo dentista? La respuesta usual es, es que soy un dentista con mucho tiempo extra, lo que genera risas.

Esto es grande y la mirada debe ser grande.
Debemos volver a escuchar, debemos ver de nuevo, debemos empatizar con nuestros pacientes, reencantarnos con lo que decidimos hacer en nuestro día a día.

La esencia al final de nuestro trabajo es eso, nosotros mismos.

Dr. Patricio Doñas N. DDS MS

Cirujano Dentista – Rehabilitación Oral

Universidad de Chile – Universidad de París

Director Bright Clinic Chile

www.brightclinic.cl

 

Read more

Y…. ¿Ahora qué?

Ya estamos en el primer trimestre del año y para muchos los buenos propósitos y las metas se han desvanecido, la vida rutinaria y las dificultades han comenzado…

 

Me equivoqué de carrera y…¿Ahora qué?

Me despidieron y…¿ Ahora qué?

Me divorcié y…¿Ahora qué?

Mis hijos se han ido del nido y…¿Ahora qué?

Llegó mi jubilación y…¿Ahora qué?

El dinero no me alcanza y….¿Ahora qué?

 

Cualquiera de estas situaciones u otras similares,  generan un grado de incertidumbre que nos llena de miedo y angustia. Es como estar al borde del abismo sin opciones de salida. Todos en algún momento de nuestra vida pasamos por situaciones que nos paralizan y nos deprimen. Sin embargo, el reto es sobreponernos, buscar ayuda, salir adelante, REinventarnos y REencontrarnos con nuestro ser  para conseguir la fortaleza que nos impulse nuevamente a vivir con ilusión.

La buena noticia es que todo lo que necesitamos para lograr superar la situación está dentro de nosotros mismos. Es un tesoro tan bien guardado que se hace invisible a nuestros ojos cuando más lo necesitamos. Estamos tan heridos sufriendo que dejamos de lado la medicina que sana, para simplemente dedicarnos a profundizar el malestar.

Sin duda, fortalecer nuestra autoestima, REconocer talentos, dar vida a nuestros proyectos, REdescubrir el valor en los pequeños detalles, disfrutar de la naturaleza, propiciar encuentros con personas significativas, soñar y conectar con nuestros anhelos, agradecer lo que somos y tenemos hace una gran diferencia.

Si te encuentras en uno de esos momentos donde te preguntas …Y ¿Ahora Qué? Recuerda que puedes sobreponerte. De ti depende salir del hoyo y REinventarte, recuerda que siempre es posible encender tu propia luz y si miras alrededor también habrá quien te tienda una mano.

Te invito a dejar un comentario sobre este artículo, me gustaría conocer tu opinión sobre el tema.

Sigamos en contacto!!

Descubre tu potencial y disfruta la diferencia…Coaching,  Vivir con Maestría!!

 

Un gran abrazo,

Mercedes Martínez

@merchylifecoach

merchylifecoach@gmail.com

Articulo extraido de www.InstitutoDraco.com

Read more

CÓMO DEFINIR OBJETIVOS ALCANZABLES.

¿Te ha ocurrido alguna vez?…

Tienes un sueño que te encantaría hacer realidad, sin embargo, cuando piensas en llevarlo a la práctica no sabes ni por donde empezar. Te parece demasiado “grande”, complicado o abstracto.

Si es así, sigue leyendo porque en este artículo podrás encontrar técnicas desarrolladas por Edwin Locke y Gary Latham de las Universidades de Maryladn y Toronto, especializados en el estudio de los objetivos alcanzables y los mecanismos que los rodean.

Si hay algo que de verdad nos motiva en la vida y nos ayuda a seguir adelante y a superar los retos cotidianos es tener sueños, objetivos, una visión de futuro, sin embargo, no todo vale. A veces formulamos objetivos de forma incorrecta y eso conduce no sólo a no alcanzarlos sino que también nos genera frustración.

¿Qué características debe tener un objetivo bien formulado? Los estudios revelan que es más probable cumplir un objetivo si:

1.- Respeta nuestros valores. De nada sirve que nos fijemos metas que contradicen nuestros valores, a medio plazo acabaremos abandonando porque se generará un choque interno entre lo que creemos (que forma parte de nuestra identidad) y aquello que nos obligamos a hacer. Si, por ejemplo, somos personas que valoramos el cuidado de la salud y nos ponemos como meta adelgazar quince kilos en un mes, estaremos siendo incongruentes con uno de nuestros valores.

2.- Reto. Si un objetivo es demasiado sencillo, siempre y cuando tengamos los recursos necesarios (conocimientos, habilidad, salud…),  acaba perdiendo el interés para nosotros y será difícil de sostener. Es mas probable que logremos una meta compleja que una excesivamente sencilla. Si, por ejemplo, nos gusta correr, es más probable que consigamos correr 15 kilómetros en tres meses que 5 en ese mismo período, siempre que, como decimos, tengamos la posibilidad real de hacerlo.

3.- Elegido por uno mismo o conscientemente aceptado. Cuando los objetivos son impuestos o no han sido plenamente entendidos e interiorizados es muy probable que acabemos tirando la toalla porque en el fondo, no son nuestros objetivos.

4.- Específico. Cuanta mayor concreción, mejor. No es lo mismo decir, “Quiero hacer un viaje romántico con mi pareja” que decir “Quiero hacer un viaje de una semana a París en el mes de mayo con mi pareja y que nos hospedemos cerca de la Torre Eiffel”.

elefante rosa

5.- En positivo. Podemos poner metas de acercamiento (nos acercan a lo que deseamos) y de evitación (eluden lo que no deseamos). Se ha comprobado que la mente humana no reconoce bien el “no”, si te digo “cierra los ojos por un momento y NO pienses en un elefante rosa” hay muchas posibilidades de que termines pensando en un elefante rosa. Con los objetivos ocurre lo mismo, tendremos muchas más posibilidades de éxito si nos enfocamos en un objetivo formulado en positivo, por ejemplo, sustituir “no quiero tener mi escritorio desordenado” por “quiero que mi escritorio esté siempre limpio y en orden”.

6.- Por escrito. Los especialistas en fijación de objetivos (como Caroline Miller – Creating Your Best Life) enfatizan la necesidad de poner por escrito aquello que nos propongamos conseguir, ya que aumenta exponencialmente las posibilidades de alcanzarlo.

7.- Tener una persona de referencia a la que “rendir cuentas”. El saber que dentro de quince días tendremos que comentar si hemos cumplido nuestros compromisos nos hace entrar una “presión positiva” que nos conduce a la acción y nos mantiene enfocados. Esta persona, en función del tipo de objetivo, puede ser alguien de nuestro entorno o bien un coach profesional que nos acompañe y apoye, entre otras cosas, en el camino hacia lo que queremos conseguir

8.- Crear etapas. Cuando se trata de objetivos complejos, facilita el trabajo el hecho de definir diferentes etapas que nos vayan acercando progresivamente hacia el lugar donde queremos estar. Son los objetivos intermedios o de ejecución. Si nuestro objetivo es correr una media maratón (21 km) en cuatro meses, podríamos proponernos corer 5 kilómetros en un mes, 10 km en dos meses, 15 km en tres y los 21 en cuatro, por poner un ejemplo.

9.- Recibir feedback. Es importante fijar indicadores que nos informen de nuestro progreso, es fundamental conocer nuestros avances. Es mas sencilla la “evaluación continua” que el “examen final”. En el ejemplo anterior, sería fácil saber si nuestra evolución está siendo la adecuada mes a mes.

10.- Compromiso. El que veamos un objetivo como relevante y a la vez alcanzable para nosotros nos hará estar comprometidos y motivados. Nuestro compromiso y motivación serán las palancas que nos empujarán a la acción.

Se suele hablar de objetivos SMART, acrónimo anglosajón que traducido significa Sencillo, Medible, Alcanzable, Realista, Temporizado.

¿Por qué no realizar un pequeño test para validar tus objetivos?

Respóndete a las siguientes preguntas sobre tu objetivo:

–          El objetivo que te acabas de fijar ¿Cumple los diez requisitos anteriores?

–          ¿Está relacionado con un valor importante para ti?

–          ¿Qué obstáculos puedes encontrarte y cómo los vas a superar?

–          ¿Cómo puedes aumentar tu grado de compromiso y motivación?

–          ¿Qué logros intermedios definirás para medir el progreso?

–          ¿A quién vas a “rendir cuentas”?

Recuerda que eres dueñ@ de tu vida, convierte tu libertad en valor.

Sobre la autora:

Isabel Gómez, es Mentora y Coach Profesional en Isabel Gómez  www.isabelgomezl.com .

Licenciada en Ciencias del Trabajo, Master en Marketing, MBA y Emprendedora vocacional.

 

Read more