La Vuelta a Clases

Marzo comenzó y con ello el desafío de la vuelta a clases y la vuelta a la rutina de nuestros hijos. Nuestra tarea como padres será en esta etapa ayudarlos a reordenarse para que puedan vivir este tiempo con alegría y gusto, para que puedan seguir creciendo sanamente en todos los aspectos de su vida y logrando progresivamente su madurez.

¿Cómo hacer para definir la rutina que deben seguir?

Siempre definirla uno como adulto. Los padres sabemos lo que es bueno para nuestros hijos, lo que ellos necesitan; y al mismo tiempo conocemos nuestras necesidades y límites. Cruzado estas dos dimensiones podemos definirla con bastante asertividad. Otra variable que es bueno incluir en la ecuación son los deseos de nuestros hijos y eso podemos hacerlo preguntándoles a ellos cómo y cuáles les gustaría que fueran algunas reglas familiares. Nosotros escuchar, acoger y analizar. OJO: No todo deseo debe ser ejecutado, pero sí escuchado. En esa misma conversación será la oportunidad de dar a conocer nuestras necesidades y valores y ellos tienen prioridad.

¿Qué considerar para definir la rutina?

la hora de acostada

La recomendación de la NSF (National Sleep Foundation) es que duerman todas las horas que su organismo necesita para poder descansar, liberar toxinas y crecer. El mínimo de horas que los niños necesitan es 8 horas, sin embargo otros requieren 10 y hasta 13. Esto varía entre hermanos y según las edades. Una idea para saber cuánto necesita dormir cada uno de tus hijos es recordar cuánto dormían en vacaciones sin que tú los despertaras y ese sería el número ideal de horas a resguardar para su descanso.

las pantallas

Por el impacto que las pantallas tiene en el cerebro de los niños, lo recomendable es que este estímulo se termine al menos 1 hora antes de acostarse. Por “pantalla” entendemos televisión, celular, tablet, computador y video juego.

En cuanto a la cantidad de exposición a este estímulo, la American Academy of Pediatrics recomienda lo siguiente:

de 0 a 3 años: nada

de 3 a 7 años: 30 minutos diarios

de 7 a 21 años:1 hora diaria

de 12 a 15 años: 1,5 horas diarias

más de 15 años: 2 tras diarias

Conociendo esta información y dándosela a conocer a nuestros hijos, podemos ayudarlos a elegir en qué usarán ese tiempo cada día.

la actividad física

Los niños tienen actividad física en el colegio, pero en algunas ocasiones esta es insuficiente para la cantidad de energía que algunos tienen. Si ves que están irritables, o inquietos o que están muy propensos a las pantallas, planifica alguna actividad extra. Esta puede ser formal, como participar de alguna academia o actividad extraprogramática en el mismo colegio, o bien algo informal como salir a caminar, andar en bicicleta, ir a la plaza, saltar en la cama saltarina, etc.

Lo importante a saber es que la actividad física libera toxinas, tonifica y oxigena el cuerpo y favorece la producción de hormonas relacionadas al bienestar, entre otros beneficios.

el juego

Lo propio de los niños es el juego y es la manera en que por excelencia ellos aprenden. Ojo con llenar la rutina de estudio y tareas y que no les quede tiempo para jugar con sus juguetes. Observemos cómo juegan, enseñémosles juegos nuevos, juguemos con ellos; cada una de estas posibilidades permite múltiples beneficios para el desarrollo intelectual, emocional y social de nuestros hijos.

el estudio

Definir con claridad y con ellos el lugar donde van a estudiar y hacer las tareas; que armen un estuche con los materiales necesarios y definir cuanto será el tiempo a destinar para ello. No sobrecargar. Considerar que vienen de una larga jornada de estudio y deben despejarse, jugar y conversar.

la hora de levantada

En este aspecto el consejo es enseñar a nuestros hijos (progresivamente) todos los aspectos que debe atender en la mañana: los hábitos de higiene, tomar desayuno, tener tiempo para cumplir con las tareas personales que los niños puedan tener (dejar su ropa recogida, la cama hecha, etc)

Descubrirán que algunos puede hacerlos en la noche, como dejar la ropa del día siguiente elegida y sacada, dejar una mochila con todo lo que debe llevar al día siguiente, incluso la lonchera puede quedar medio armada. La anticipación es una habilidad que les será muy útil para ir creciendo en autonomía y responsabilidad.

¿Cómo hacer para incorporar todo esto?

Los cambios no son sencillos, pero son posibles. Eso debemos tenerlo claro para confiar en que podremos lograrlo. La recomendación es avanzar de a poco para no agobiar a los niños y no agobiaros nosotros. Comiencen por lo más sencillo de lograr y de manera positiva. Mientras menos esfuerzo haya que hacer para lograr un cambio, resultará más fácil y perdurará en el tiempo.

Alejandra Ibieta I, 

de AMA Consultora Parental

Articulo extraido de www.talleresama.cl

Read more

¡No quiero entrar al colegio!

9 consejos para enfrentar la vuelta a clases

Estudiar, levantarse temprano, hacer tareas y usar uniforme. Para algunos niños y adolescentes, el término de las vacaciones representa un proceso difícil que en ocasiones puede generar rechazo y angustia en el escolar. A días de empezar las clases, la psicóloga de Centros Médicos Vidaintegra, Paulina Pérez, se refiere a los factores de riesgo que pueden derivar en estas conductas y entrega recomendaciones para cambiar la actitud del menor frente al colegio.

Es normal que un niño no quiera volver al colegio después de tres meses de vacaciones y descanso, en especial considerando que cada año se suman responsabilidades mientras avanzan de curso y se desarrollan como adolescentes. No obstante, en algunos casos el rechazo que genera el ingreso a clases empieza a producir angustia en el menor, lo cual puede comprometer su desarrollo social, desempeño académico e incluso su salud mental.

Para cambiar la percepción negativa del colegio que tienen algunos estudiantes y amenizar la entrada a clases, la psicóloga de Centros Médicos Vidaintegra, Paulina Pérez, recomienda identificar la causa que desmotiva al escolar e integrarse como padres en el proceso educativo. “La actitud de los papás es lo primero que hay que observar. Si ellos son muy autoritarios, se quejan constantemente y no participan de sus actividades, podrían favorecer que el niño o adolescente adquiera la misma actitud”, señala la especialista.

Cómo disfrutar del colegio

Hay que tener en cuenta que el colegio es una parte esencial de la vida de los escolares, ya que pasan la mayor parte de su día en esta labor, mientras están en pleno desarrollo emocional, cognitivo, intelectual, motor y social. “Para que disfruten de este proceso, es importante que sepan que a pesar de que se terminaron las vacaciones, no perderán sus espacios de descanso y recreación” afirma la psicóloga.

Para lograr una imagen positiva del colegio, Paulina entrega las siguientes recomendaciones:

  1. Prestar atención a la causa que perturba su motivación y ayudarlo tanto a nivel de los padres como de los profesores.
  2. Reforzar los logros y la autoestima del adolescente.
  1. Buscar un colegio considerando sus habilidades, gustos y tradiciones familiares.
  2. Realizar las tareas en casa de forma divertida, aprovechando de compartir y comentar anécdotas reales para que vayan visualizando lo interesante de ciertas materias.
  3. No exigir perfección en el rendimiento académico y considerar que algunosramos no son de su preferencia.
  4. Conversar sobre las actividades que realizan durante el recreo para saber si son de su gusto o no.
  5. Invitar a sus compañeros a la casa para mejorar el vínculo con ellos.
  6. No dejar que las tareas en casa consuman toda la tarde, se deben considerar momentos de descanso, recreación y juego.
  7. Tomar un buen desayuno y priorizar colaciones saludables para favorecer su energía y concentración.

Cuando las conductas de rechazo ante el colegio se trasforman en pataletas, “es importante como padres mantener la calma, no obedecer al menor durante el episodio, esperar que se calme, luego escucharlo y llegar a un acuerdo con aquello que deseaba y agradecerle que ya no esté haciendo pataleta”, aclara la especialista.

Señales de alerta

En algunos casos, el menor puede estar pasando un mal momento en el colegio sin comunicar la situación a los padres. Así, el rechazo es más profundo pero no necesariamente evidente. Para identificar una situación como ésta, se debe poner atención a cualquier cambio en el niño desde el inicio de clases. “Algunos síntomas son el bajo rendimiento escolar, irritabilidad, desconcentración, aislamiento, no desea hablar del colegio, baja autoestima, angustia en las horas previas y posterior a la jornada escolar”, dice la psicóloga.

De hecho, alrededor de los 12 años  el adolescente tiende a desmotivarse y puede estar más cansado y rechazar algunas asignaturas que no son de su agrado. “Acá es importante buscar estimulación ya sea en lo social, pulir sus habilidades, premiarlos con algún taller que ellos deseen, felicitarlos ante cada logro, apoyarlos, identificar sus metas, dejarlos descansar en las tardes o fines de semana, no darles mucha tarea en casa, entre otros”, explica la especialista.

¿Cambio de colegio?

El cambio de colegio debe ser una decisión pensada en familia y también con la opinión del escolar. Si hay un problema dentro de la institución y se agotaron los intentos de solución sin lograr resultados favorables, es tiempo de un cambio.

Es importante que haya coherencia entre el colegio y los hábitos de vida familiares para que el escolar se identifique mejor con su escuela. “Por ejemplo, no colocar a un niño de una familia no exigente en un colegio muy exigente, o si le gusta el deporte, privilegiar un colegio que fomente esa área”, asegura la psicóloga.

 

Read more

¿Cómo enfrentar el proceso de admisión a los colegios desde la PNL?

Durante los meses de marzo y abril la mayoría de los colegios abren sus procesos de admisión para el próximo año académico. Cada día escucho más papás angustiados viviéndolo. Varias familias lo describen como que ha sido un desgaste emocional (y muchas veces económico). Sin entrar a la polémica de si están bien o mal hechos estos “filtros”, quisiera compartir con aquellos que están inmersos en esta prueba, ciertos criterios y tips que nos brinda la Programación Neurolingüística para enfrentar este tipo de situaciones:

  • Lograr una comunicación fluida entre los padres de qué desean y esperan de sus hijos. Así viene la forma más fácil de descartar o favorecer las opciones que tienen disponibles. No existe colegio perfecto sin embargo cada uno tiene una forma de educar determinada, y al elegir hay que saber que siempre habrá una pérdida, y eso se asume y se revisa si realmente es trascendental para nosotros como padres o si lo puede desarrollar en otra instancia, o si simplemente es algo que olvidamos. Recomiendo escribirlo, para ir revisando si realmente es lo que más anhelamos.
  • Una vez con la lista en mano, ir a conocer las diferentes opciones que tenemos. Ver como son los alumnos más grandes. Imaginarse a sus hijos inmersos ahí. Hablar con profesoras, percibir el ambiente, puede ser un establecimiento cariñoso, exigente, mixto, personalizado, masivo, relajado, y así podría distinguir muchos más tipos o formas de enseñanza. Lo importante es empaparse y visualizarse como familia ahí. Estar atentos a las señales que vamos recibiendo. Además tomar la decisión desde el deseo y no desde la creencia. ¿A qué me refiero con esto? A que muchas veces nos han inculcado desde chicos algo, o lo hemos creído por algo que nos pasó y actuamos desde una frase general que nos comanda. Por ejemplo, “el colegio debe ser mixto sino no saben cómo comportase con el sexo opuesto”, eso es absolutamente algo falso, es imposible que todos actúen de la misma forma, depende de demasiados factores y de lo que a cada uno le ha tocado vivir, por lo tanto, las generalización en nada contribuyen.
  • “No existe fracaso sino malos resultados”. Esta presuposición de la PNL es increíblemente decidora a la hora de cómo uno se toma la vida, en la medida que se cambia la palabra fracaso que es tan fuerte, dura, pragmática, desde un juicio, desde la derrota. Muchas veces hay niños que ni siquiera dan la prueba pues es tanto el miedo al fracaso y la ansiedad de los papás, que el mini candidato no logra relajarse. Sobre todo a los 2, 3 o 4 años los menores son sumamente intuitivos y perciben perfectamente el estrés, por lo que conviene respirar profundamente y tranquilizarse. Esto va bien de la mano con la siguiente frase que es aún más positiva.
  • “Si algo no te funciona haz algo distinto”. Si ya has ido a ciertas entrevistas (esto también aplica para la búsqueda de trabajo) y has recibido puras negativas, cambia la estrategia. Vuelve al punto uno y revisa, seguramente no estás siendo honesto con lo que deseas, recordemos que la PNL promulga atender lo que quieres sin juicio, sin pensar “quiero esto pero hago aquello porque es lo que se supone debo hacer”. Cuántas veces nos vemos entrampados sin poder avanzar y seguimos como “monos porfiados” intentándolo una y otra vez sin lograr resultados positivos. La mayoría de las veces obtenemos malos resultados ya que nos faltaba enfocarnos, decretar y ser honestos con lo que anhelamos de corazón.
  • “¿Qué aprendizaje hacemos del resultado que obtuvimos?” Clave es esto para poder salir a flote, ver el vaso medio lleno, agradecer todo, siempre hay algo de aprendizaje y de bendición en todo lo que nos ocurre, “para poder ver un arcoíris antes hay que ver llover”, eso es muy cierto. Se aprende siempre, en los resultados negativos y positivos, debemos estar más atentos a las enseñanzas para poder crecer.
  • Confiar. Confiar en que todo ocurre por algo. Confiar en que donde sea aceptado será la mejor opción para tu hijo o hija. Confiar en que además, existen segundas oportunidades. Si no fue el lugar idóneo, se puede cambiar y ya! Nada es de vida o muerte en este temido proceso de admisión. Aún no conozco a alguien (quizás hay, sin embargo estoy segura deben ser muy pocos) que no haya podido ser matriculado en ningún colegio.
  • Y como broche de oro, establecer una comunicación amorosa con los niños. Contarles que están viendo colegios. Hablarles de los planes, motivarlos, tranquilizarlos, darles esperanza de que lo van a disfrutar. Sin presión, sí con amor, todo proceso es más amistoso si se verbaliza, se comparte y se toma con naturalidad.

¡Éxito y bendiciones para todos aquellos que están en estos procesos!

Paula Eugenia Fischer Levancini

Coach en Programación Neurolingúística

 

 

Read more

Cómo escoger el calzado y la mochila adecuada para tu hijo

El regreso a clases conlleva a una serie de preocupaciones por parte de los padres, porque más allá de los útiles escolares, el nuevo período escolar implica muchas veces la renovación de ropa, zapatos y accesorios indispensables para el inicio de esta etapa.El traumatólogo de Clínica Vespucio, Dr. Gonzalo Kameid, se refiere al zapato y el bolso más apto para los estudiantes, con el fin de evitar alteraciones que podrían afectar a la columna vertebral y extremidades de niños y adolescentes.

 

La temporada estival suele pasar más rápido de lo que se piensa y ante este panorama lo importante es anticiparse a las preocupaciones relacionadas con el inicio de clases, como por ejemplo la compra del atuendo escolar. Por lo anterior y para evitar problemas en la salud del escolar, se debe poner especial atención al momento de adquirir la mochila y el zapato. El doctor Gonzalo Kameid, de Clínica Vespucio, sostiene que “el calzado debe ser cómodo y resistente, considerando todas las actividades que realizan durante el año”.

 

Si de mochilas se trata, existen diversas opciones en el mercado, tanto en tamaño como en diseño, que las hace atractivas a los ojos de los más pequeños; sin embargo, es importante orientar al escolar en la elección de este accesorio. Por esta razón, el doctor Kameid advierte que “ésta debe ser acorde a la estatura del estudiante y lo ideal es que no exceda entre el 10% y 15% del peso corporal de la persona”.

 

Cómo escoger el zapato adecuado

La elección de un buen calzado involucra tomar en cuenta varios aspectos que son cruciales para prevenir lesiones como torceduras y callosidades por la mala calidad de éste. En este contexto, el traumatólogo de Clínica Vespucio, Dr. Gonzalo Kameid, explica que el zapato debe ser firme pero no rígido y  para evitar cualquier anomalía, siempre es aconsejable elegir uno que “en lo posible sea ancho en la parte delantera, con el propósito de evitar deformidades de los dedos y que el pie quede bien apoyado”.

 

El especialista entrega más recomendaciones respecto de la elección del calzado:

  • En cuanto al material,lo ideal es que sea confeccionado con materiales suaves y respirables. Dentro de esos, el cuero es una de las mejores opciones.
  • En relación a la suela, lo ideal es un zapatoblando y que se adhiera bien al piso, con el fin de reducirel riesgo de caídas y lesiones.
  • Se deben evitarlas plataformas y tacos, ya que facilitan la posibilidad de sufrir una torcedura o esguince.Asimismo, producen cargas disparejas en el pie que pueden ocasionar dolor y posteriormente deformidades.
  • Es importante probar el zapato con los calcetines puestos y fijarse que haya un espacio de entre 0,5 y 1,5 centímetros entre el dedo más largo y el calzado. Presiona la punta por la parte superior para ver si los dedos la rozan y si es así, el zapato es demasiado pequeño.
  • El mejor momento para probar el calzado es al final del día, cuando los pies del niño están más hinchados. Es recomendable ponerse de pie, para que cargue su peso sobre los dos pies.

 

La mochila ideal para llevar al colegio

La elección del bolso, en la mayoría de los casos suele ser responsabilidad de los escolares, que muchas veces eligen de acuerdo a la moda o a los personajes infantiles del momento. Más allá del diseño, el traumatólogo de Clínica Vespucio, Dr. Gonzalo Kameid, advierte que “lo importante es elegir una mochila que se apoye bien en la zona lumbar y que sea cómoda para transportarla”.

 

El doctor Kameid, entrega algunos consejos adicionales antes de comprar la mochila:

  • Es importante que los padres chequeen los útiles y materiales que llevan los escolares, con el fin de evitar peso innecesario. Se debe tener en cuenta, que la forma de cargar una mochila hace que varíe la comodidad, por lo que la recomendación es dejar la mayor parte del peso en la parte baja de ésta.
  • Las correas deben ser acolchadas y suficientemente largas para adaptarlas a la altura del escolar, dejando la zona de apoyo a nivel lumbar. Por lo que será esencial que cuenten con hebillas reguladoras de material resistente.
  • La mochila no debe exceder el tamaño de la espalda del niño.
  • Se recomienda que el bolso tenga un refuerzo acolchado en la zona que pega con la espalda, para aportar firmeza y sujetar mejor el peso.
  • Si el escolar transporta mucho peso a diario, se aconseja el uso de mochilas con ruedas.

 

Foto Portada: Designed by Freepik

 

 

 

 

 

Read more

Aprende a disminuir el trastorno del sueño posterior a las vacaciones

Se terminaron las vacaciones y la llegada de marzo está a punto de concretarse, por lo que es habitual que la persona sufra algunas complicaciones que se producen al retomar la rutina, como los trastornos del sueño. La neuróloga de Clínica Vespucio, Dra. Evelyn Benavides, nos entrega una serie de recomendacionespara que esta etapa sea menos compleja y advierte que este periodo tarda unos días e incluso podría afectar las relaciones personales y laborales.

El fin del verano llega para todos y con ello la vuelta a la rutina laboral en el caso de los adultos y escolar para niños y adolescentes. Sin embargo, el cambio brusco de rutina puede afectar a niños y adultos. En muchas ocasiones ocurre que tras el regreso de las vacaciones, es muy común que las personas puedan sufrir el denominado estrés o síndrome post-vacacional.

La neuróloga de Clínica Vespucio explica que “este proceso implica volver a re adaptarse a las obligaciones cotidianas posterior al período de descanso, lo que podría desencadenar complicaciones a nivel físico, como emocional”. Es por esto que la especialista advierte en la importancia deque los niños duerman entre 8 y 10 horas diarias, los adolescentes no menos de 9 horas y los adultos, alrededor de 6 a 7 horas.

Por qué cuesta retomar las actividades

La profesional explica que esta situación se produce porque durante las vacaciones, los niños y los adultos suelen modificar sus hábitos. “Es habitual que en estas fechas las personas se acuesten más tarde de lo que acostumbran, ingieran alimentos en horarios diferentes y compartan más tiempo con la familia y amigos, lo que podría desencadenar una serie de conductas anómalas al momento de retomar la rutina, como por ejemplo, dificultad para concentrarse, aletargamiento, falta de sueño y apetito”, sostiene la Dra. Benavides.

Otro aspecto que también afecta es el uso exagerado de la tecnología en la noche. Por esta razón, la especialista precisa que “es importante sacar del dormitorio la televisión, el celular y el computador. No se debe consumir bebidas cola, energéticas ni café después de las cinco de la tarde.Lo ideal es hacer actividades relajantes en la habitación, previo a dormir, como por ejemplo leer y escuchar música suave”.

 

Estrés a la hora de dormir

 

El periodo adaptativo posterior a las vacaciones, involucra entre otras cosas, la reducción de horas de sueño, por lo que es vital ajustar los horarios de descanso para evitar episodios de somnolencia e irritabilidad durante la jornada laboral o escolar. La neuróloga de Clínica Vespucio, Dra. Evelyn Benavides, explica que también podría ocurrir que la persona disminuya las horas destinadas al sueño, incluso más allá de lo requerido, debido al aumento de actividades y tareas propias de esta época del año.

“Es esencial ajustar de manera paulatina el horario de levantarse y acostarse, más aún con los niños que son los que suelen modificar abruptamente los horarios en vacaciones. Asimismo, es de gran importancia mantener hábitos saludables y regulares tanto en el sueño, alimentación, horas de trabajo y ejercicio”, advierte la doctora Evelyn Benavides.

 

Recomendaciones para no quedarse dormido

La especialista de Clínica Vespucio, entrega varios consejos para evitar la somnolencia al momento de retomar las actividades:

  • No regreses de tus vacaciones el día anterior al inicio de las obligaciones laborales o académicas. Tómate, al menos, un par de días para retomar la rutina.
  • Fija una hora para dormir, incluso durante los fines de semana
  • Una buena opción para conciliar el sueño es un ambiente limpio, con poca luz y confortable.
  • Antes de acostarte, establece una rutina que sea relajante, como un baño de tina o leer un libro.
  • Procura retirar televisión y los videojuegos del dormitorio. Asimismo, no olvides desenchufar todos los aparatos electrónicos, que puedan interferir en un buen descanso.
  • En la cena, evita consumir grasas, dulces, refrescos y alimentos con cafeína como el chocolate.
  • Evita la automedicación y si los problemas de sueño se prolongan por más de un mes, es importante consultar a un especialista.

 
Foto portada: Designed by Freepik

Read more

Mi opinión acerca de los chats del curso de tu hij@…

Sin duda la tecnología ha llegado para quedarse y hacernos la vida más fácil! Y es la aplicación del whatsapp la que se ha difundido con enorme velocidad para entregarnos cercanía y comodidad, sin embargo no vino a reemplazar el diálogo cara a cara, ni menos aún para hacer más valientes a los tímidos y animarlos a lanzar cualquier confesión o agresión frente a otra persona o forma de pensar, ni tampoco vino a generar confusiones ni problemas de comunicación, en mi opinión el whatsapp fue creado para unir y facilitar el intercambio de información informal, en este caso relacionada con el colegio, y no para tratar diferencias o información importante.

Los grupos del curso de nuestros hijos sirven enormemente para estar conectadas las madres, de alguna manera nos acercan, nos ayuda a trabajar juntas por el bien común del curso, ayuda a coordinarnos e intercambiar información del colegio de segunda importancia. En la mayoría de los casos también ayudan al cumplimiento de los deberes; hay niños que necesitan apoyo en sus calendarizaciones y detalles de las tareas, por lo que el grupo de apoderados ayuda a confirmar dudas.
Por todo lo anterior las mamás se acercan y quedan mas tranquilas. Hasta ahí, los grupos de whatsapp me parecen buenos, en especial cuando te das cuenta que hay mamás que se matan por solucionarle algo a sus hijos mientras tú te has ahorrado toda ese comadreo y ya tienes resuelto el tema, sin desgastarte más de lo necesario (o de lo que habrían hecho las mamás de años atrás…)

Los problemas según mi visión comienzan cuando:
– Los grupos del whatsapp comienzan a ser usados para transmitir información formal del colegio; la profesora, el Centro de Padres o Dirección se comunica vía agenda o correo electrónico con los apoderados, precisamente para darle más seriedad y hacer los temas impersonales y generales, incluso solicitan en la mayoría de los casos no responder los correos porque han tenido la precaución de ser claros en la entrega para evitar dudas. Y así como nadie debe andar llamando o escribiéndole mensajes a la Directora o los profesores al celular, nadie debería retransmitir en el grupo whatsapp información formal; es uno de los errores más comunes del grupo de mamás, es riesgoso y confunde. Error nro 1.

– Los hijos posponen el desarrollo del sentido de responsabilidad académica y las madres pasan a reemplazar a la profesora entregando todas las instrucciones nuevamente corriendo el riesgo de omitir o añadir información, y subestimando el momento vital de una clases cual es la entrega de indicaciones y deberes por parte de los profesores ¿Para qué voy a atender si tengo una mamá que me lo averigua todo? Los alumnos deben saber rescatar y almacenar toda esa info, tal como hacíamos antes, y considero que es un error utilizar los whatsapp de padres para saber de qué trata la tarea. Error nro 2.
Para que nuestros hijos sean profesionales y adultos responsables y capaces de organizar su tiempo con eficacia hay que educarlos en ello desde el colegio, los niños hacen una cosa y nosotros con los grupos la desvirtuamos; aunque en las próximas décadas todo sea vía agenda electrónica, serán ellos quienes deban administrar el tiempo, entrenémoslos desde ya! — señala un especialista español

Como conclusión para los grupos de whatsapp en mi opinión

Qué temas incluir?
– Informar de paseos de curso o junta de papás también me parece el medio indicado, porque no es un asunto formal del colegio, es un tema externo pero corresponde al ámbito del colegio.
– Aviso de cumpleaños está bien, pero NO responder las razones de por qué no va o si asistirá tu hijo, eso está demás!! Precisamente para eso es que se envían tarjetas con el nro telefónico de la mamá.
– Corriendo el riesgo de decepcionar a más de alguien creo que una cuota de humor en el grupo de whatsapp está permitido, pero insisto HUMOR, que no es lo mismo que la restricción vehicular para mañana o un pensamiento para empezar bien la semana o un aviso de utilidad pública frente a los robos y clonaciones…pienso que es MUCHO

Cuales limites definir?
Límite #1 Es muy difícil DISCUTIR DIFERENCIAS de opinión con alguien sin pasar a llevar a nuestro propio hij@, somos seres sociales y siempre encontraremos personas que piensan diferente en ámbitos valóricos y prácticos; por lo tanto queda prohibido discutir acerca del desempeño de la profesora, de la comida del Casino, de los horarios y normas del Colegio, etc..
Límite #2 NO dar INFORMACION EXTENDIDA ni detallada, el celular es para información rápida y no hay tiempo para leer párrafos.
Límite #3 Usar el grupo de whatsapp solo para DAR información, no para confirmar si a tod@s les quedó claro.
Límite #4 Enviar INFORMACION EXTERNA AL COLEGIO, como por ejemplo: mi hermana hará un bazar, o ayude quien pueda a esta persona, o si tienen tiempo lean esta interesante nota, o … Cada quien tiene sus gustos, sus necesidades y sus tiempos y si comenzamos a agregarle ramas al propósito central del grupo nos perderemos la información importante.
Límite #5 NO REENVIAR correos del colegio, es fatal e innecesario.
Límite #6 es el SENTIDO COMÚN, y saber parar cuando sólo pregunto producto de la flojera de releer lo que ya se dijo o le que ya envió el colegio.

Nuestras madres hace una década atrás sin grupos de whatsapp, mantenían una buena relación mientras nos esperaban a la salida del colegio, o cuando se juntaban en las reuniones de apoderados, paseos de cursos o kermesse, para qué juguetear por teléfono?? Como tampoco ha quedado demostrado que gracias a la info que enviamos por chat haya habido un aumento demostrado en la responsabilidad o en la comprensión de las tareas por parte de nuestros hijos. Asi que, a liberarseeeeee! No pasa nada si no lo usas, el colegio informa todo!

Claudia Pastene Gorigoitía

Mamá de dos hijos.

Psicopedagoga, Profesora Básica y Terapeuta Floral

Fotografia de la portada: Diseñado por Freepik

 

Read more

Las matemáticas

Las matemáticas están por todas partes y es una asignatura que a la mayoría de los niños en sus primeros años de escolaridad les apasiona, básicamente por la gran cantidad de recursos lúdicos y grupales que en ésta se pueden utilizar para trabajar contenidos obligatorios, y también, porque el alumno puede trabajar esos juegos en casa y además llevarlos a la vida cotidiana, lo que hace que resolver jugando les ayude a mirarlas como una asignatura entretenida. El tema que a algunos papás les podría surgir es qué hacemos cuando a nuestros hijos les comienzan a complicar las matemáticas, ¿debo preocuparme? Hay algo que como papás podamos hacer para prevenir un eventual fracaso en la asignatura?

Las matemáticas son amigables, todo es comprobable, es lúdica, a pesar de ello hay un distanciamiento normal que se produce generalmente cuando el lenguaje utilizado comienza a confundir a algunos menores y ya no son sólo simbolos, números y fórmulas, que requieren de una comprensión lógica y memorística, y de un razonamiento deductivo abstracto, sino que ahora también hay encabezados y planteos verbales que debemos considerar para poder resolver un cálculo. Sumado a ese factor, también toman más protagonismo las guías, las eternas guías de cálculos, que en ocasiones no se alcanzan a terminar en el colegio y pasan a ser tarea para la casa, quitándoles tiempo para el juego y el descanso, lo que nuevamente coopera a esa nueva visión que el menor que ya sentía distanciamiento, ahora comience a sentir rechazo, lo que lleva a un descenso esperado en las notas.

Lo que yo esencialmente les quiero sugerir a quienes quieran mantener la motivación en esos pequeños alumnos talentosos e interesados en los cálculos, procurar no dejar nunca de estimular y trabajar aquellas competencias cerebrales más involucradas en las matemáticas.

Para que nuestro cerebro aprenda matemáticas requiere de varias operaciones mentales que se potencian muy bien con las actividades lúdicas en los primeros años de enseñanza de esta asignatura tales como la creatividad, la emoción, la intuición, abstracción, la orientación y organización espacial, la memoria a corto plazo, pero esas no son todas las operaciones implicadas, hay también las que domina el otro hemisferio cerebral que no han sido suficientemente potenciadas pensando en las matemáticas, tales como el razonamiento verbal, el razonamiento lógico, la secuenciación, y el pensamiento lineal, todas ellas se requieren para poder comprender un planteo matemático, habilidades del hemisferio izquierdo.

Por lo tanto, tratemos de jugar a las matemáticas en casa utilizando todo tipo de vías de ingreso de la información, ya sea auditiva, visual y kinésica. Vale decir, escuchar y leer una instrucción, como al mismo tiempo ver y tocar los números involucrados en el cálculo y realizar con ese material concreto  la acción planteada.

Activar ambos hemisferios cerebrales antes de realizar guías de trabajo, mediante recursos didácticos y precisos ya sea con ejercicios corporales bailar al ritmo de la música, o activar las emociones placenteras al momento de disponerse a trabajar.

Tenerles mucha paciencia y repetirles de manera clara las instrucciones todas las veces que haga falta.

No castigarlos ni criticarlos por ese abrupto descenso en sus notas en la asignatura, eso mutilará su autoestima tan fundamental para aprender.

Ayudarlos a delimitar y ver puntualmente dónde está la falla para no desalentarlos por completo. Es un fracaso temporal y esperado que tiene solución.

Trabajar el pensamiento divergente, ayudar a los menores a salir de su egocentrismo y ver las cosas, y soluciones a un planteamiento desde otro punto de vista. Ayudarlos a buscar nuevas posibilidades y soluciones, desarrollando la imaginación y el respeto por otras visiones.

Resguardar y trabajar siempre el equilibrio emocional del aprendiz, que esté dispuesto y con ganas de aprender y que también sepa recibir un error y corregirlo.

En definitiva desde el año de vida hasta los 10 años de edad tratemos de ayudarlos a desarrollar un pensamiento matemático a través de todas las competencias cognitivas mencionadas activando siempre ambos hemisferios para lograr una matematización exitosa.

 

Claudia Pastene Gorigoitía

Mamá de dos hijos.

Psicopedagoga, Profesora Básica y Terapeuta Floral

Fotografia de la portada: Diseñado por Freepik

 

 

Read more

Mas vale prevenir que curar

Tal como dice este famoso y siempre bien ponderado refrán, quisiera hablarles en esta oportunidad de cómo prevenir un proceso de aprendizaje escolar a tropezones este 2016.
Los niños ya empezaron las clases, y ya llevan casi tres semanas asistiendo, tiempo suficiente para haber regulado su reloj cerebral, los cambios de rutina, y sentir más familiar las instalaciones que habitan día a día. Ya debieran estar mas identificados con sus profesores jefes, y contar con algún amiguito para salir al recreo. De todos modos, Marzo es tiempo para eso, y luego seguir afianzándolo a lo largo de todo el año. Dicho ésto, creo importante resaltar que lo que se nos viene ahora a nosotros como adultos es resguardar la autoestima de nuestros hijos para llenarlos de autoconfianza en lo capaces que son! Podemos ayudarlos repitiéndoles las fortalezas que vemos en ellos, mencionarles los objetivos de estar en ese colegio, o explicarles para qué aprenderá determinados contenidos y habilidades,  conversar con ellos y decirles que es muy importante que les guste ir a ese lugar día a día por lo que nos sería muy útil que nos vaya contando cómo se siente y qué cosas le van sucediendo ahí. La idea es aprender en el colegio muchas cosas que no sabe y que le serán útiles para la vida cotidiana, que habrá una cuota de sorpresa cada día, que tendrá la oportunidad de equivocarse muchas veces y también la oportunidad de construir lazos de amistad. De descubrir qué cosas le resultan más fáciles y cuáles le requieren más ejercitación,  que todos los compañeros que están ahi, van a lo mismo, a aprender, a conocerse, a equivocarse y atreverse, a intentarlo todas las veces que sea necesario.
Quisiera a través de esta columna, recomendarles a todos esos papás que probablemente tengan expectativas para todo lo que acontecerá este año escolar, que al final de cuentas quien únicamente importa es EL ALUMNO!!! y que nuestras ideas y planes casi no cuentan en esta aventura. Cada uno de esos alumnos es el actor principal de este proceso. ¿Qué importa si uno como papá anda preocupado porque la niña se va atrasando o que el hijo no aprende las letras o a hacer amigos?,  nada de eso ayudará al que se sienta mejor, es el niño el que debe sentirse empoderado para poder aprender. Por eso el panorama ideal es conocer lo mas profundamente a nuestros hijos a través de conversaciones no forzadas ni preguntas repetidas tales como, ¿qué aprendiste hoy? ¿cómo te fue en el colegio? ¿con quién jugaste? Lo que básicamente debemos tener en cuenta los padres, es poder reconocer cuándo andan tristes nuestros hijos, o inseguros o distraídos y entender la causa de ello.
El niño es el sujeto de aprendizaje, nadie más que ellos va al colegio a aprender, esta es su oportunidad para avanzar, conocer, equivocarse y ser reconocido. Tratemos de no estresarlos, tratemos de brindarles una vida equilibrada, una alimentación sana, un dormir reponedor, una oferta de experiencias variada, una vida afectiva potente, para que el niño esté dispuesto a vivir el proceso escolar de aprendizaje sin temor y vivirlo como algo natural. No los volvamos locos con nuestros anhelos y sueños como padres, no hagamos de su vida una carrera de velocidad ni una competencia por el primer lugar. Relajémonos un poco y todo andará como debe ser. Esa despreocupación, paradójicamente será la prevención a las dificultades en el proceso. Ya verán!

Claudia Pastene Gorigoitía

Mamá de dos hijos.

Psicopedagoga, Profesora Básica y Terapeuta Floral

Read more