TRES CLAVES PARA ENFRENTAR UNA ERA DIGITAL

El año 2004 cambia nuestra vida y la manera de comunicarnos, nace Facebook y con esta poderosa red social, se genera una nueva forma de interactuar con el mundo. Comenzamos a exponer pedazos de nuestras vidas que nos parecen divertidos o trascendentes y aquello que le contaba a una amiga o a mi pareja, ahora pasa a ser “contado” a través de una foto. Busco compartir, pero también quiero generar un impacto en quien me sigue en redes sociales.

El 2010 nace Instagram, que solo nos daba la posibilidad de subir fotos, dejamos de solo comentar nuestro “estado”, para ahora mostrárselo a todos aquellos que aceptó entren a mi mundo virtual. Esta red social, pasó a ser una de las formas más importantes de exponer los momentos importantes, nuestras vidas y nuestras formas de ser. No solo cambió la manera de relacionarnos (para los que ya somos más viejos), sino que pasó a ser casi la única manera de vivir y compartir que tienen nuestros adolescentes hoy en día.

fb

Sin darnos cuenta y frente a la exposición que vivimos al ser parte de las redes sociales, comenzamos a hacernos cada vez más vulnerables a la mirada del otro, a los comentarios y -aunque no lo creamos- a los “likes” de quienes nos siguen. Nuestras relaciones se volvieron menos profundas y la mirada de nosotros mismos comenzó a pender de un hilo o siendo más específica, a depender de la mirada del otro o del impacto que mi vida pueda tener en esa persona que la observa. Si bien, me considero estar en una generación distinta a nuestros adolescentes o millenials, no puedo dejar de compartir que las redes sociales a ratos sí han impactado mi manera de verme. Y la realidad es que se necesita tener una identidad y autoestima sólida frente a tanta exposición y vulnerabilidad.

istock_62755648_small-1440x564_c

El problema es que nuestros adolescentes están en el proceso de formar su identidad, recién se encuentran con lo que son y quieren ser, y entonces poder distinguir aquello que quiero mostrar o como quiero definirme frente al otro se encuentra aún muy difuso. El problema surge además cuando su lema oficial pasa a ser “comparto, luego existo” o si vamos aún más lejos “influencio, luego existo”. ¿debo primero compartir para sentir que estoy viviendo el momento? ¿Debo lograr impactar a otro para sentir que mi vida tiene sentido?.

Hoy sin duda nos encontramos frente a jóvenes a los que les preocupa la cantidad de likes y seguidores, que saben a qué hora postear sus fotos para tener un mayor impacto, jóvenes que están dispuestos a pagar por tener likes o conseguir más seguidores para sus cuentas. Si no tengo likes, seguidores o comentarios es como si yo mismo no valiera la pena. Si no comparto, si no influencio…no existo. ¿Cómo influencio? ¿Cómo consigo likes? Mostrando lo mejor de mi, el mejor engaño, mi yo perfecto, mi yo que no existe.

¿Por qué ella puede tener la vida perfecta, bonita, tener pololo y una carrera que le gusta y yo no puedo lograr todo eso? … lo más irónico de todo, es que esa misma persona que se lo pregunta puede ser vista por otros como poseedora de esta “vida perfecta”. La consecuencia: un menoscabo de mi autoestima y una sensación penetrante de decirnos día a día que no somos lo suficientemente buenos, que no somos capaces y que nunca llegaremos a ser “perfectos como ellos”.

maxresdefault

¿Qué podemos hacer con todo esto?, claramente no podemos exiliarnos de las redes sociales. El camino es enfrentar la situación, como todo aquello que nos da miedo en la vida, buscar nuestras herramientas e intentar salir parado de la mejor manera posible. ¿Cómo lo logramos? Para mí son tres palabras claves, las tres A de la supervivencia a un mundo virtual: Autoconocimiento, Autoestima y Autocompasión.

Autoconocimiento: Debemos conocer aquello que somos, de que estamos hechos, cuáles son nuestras cualidades, con sus luces y sus sombras. Saber qué nos define, para que nada ni nadie lo haga tambalear. Si sabemos quienes somos, lograremos conocernos en aquello que nos hace mal y que nos hace bien. Podremos pensar en nuestro autocuidado y así poder decidir que es lo que quiero mostrar de mi mismo, cuanto quiero interactuar en él y a quienes quiero darle acceso a esta “parte” de mi mundo.

Por ejemplo, si tenemos hijos inseguros, o más sensibles a la mirada del otro, si vemos que aún no han logrado definirse bien en lo que son, ayudémoslos a cuidarse. Hablemos con ellos de cuanto se exponen, de que es lo que necesitan con esa exposición, que es finamente lo que quieren mostrar, como van a manejar lo que ven, lo que dicen y también lo que reciben de aquello que deciden mostrar. No nos expongamos nosotros y ayudémoslos a ellos a no exponerse en un falso yo. Envalentonémoslos a mostrarse honestamente y con la tranquilidad de que aquello que digan o dejen de decir no los define y que podremos sobrellevar juntos el impacto de lo que esto tenga.

Y nunca olvidemos que su autoconocimiento, pasa por lo que les mostramos nosotros de ellos mismos. Ellos son lo que nosotros les reflejamos, somos su espejo, si les decimos que son empáticos, generosos, músicos, sensibles, humildes, sencillos, ellos se irán definiendo en torno a eso. La manera que tienen de conocerse nuestros hijos es a través de nosotros, eso los arma y los va definiendo en la vida.

psicologia-percepcion

Autoestima: ¿Cómo logramos fortalecer nuestra autoestima cuando ella igual depende de la mirada de mí mismo y la del otro? La autoestima se define como el sentimiento profundo de sentirse querido, acompañado, valorado e importante tanto para nosotros mismos como para otros. Entonces no podemos pensar que lo que el otro piense de mí no importa, la realidad es que sí nos importa, el tema es que aquello que piensa el otro, no puede definirme. Entonces lo primero y que ya hablamos será conocernos, estar seguro de lo que me define y entonces atreverme a ser yo mismo.

En la adolescencia el decidir atreverse es un camino difícil porque implica equivocarse, y a esta edad no somos amigos ni del error, ni del fracaso, debemos ayudarlos y ayudarnos como papás a mirar los errores como una tremenda oportunidad de aprendizaje. Solo por medio de ellos sacamos nuestras mejores herramientas que también nos definen en lo que somos. Si me equivoco en algo que dije o hice, el como salgo adelante me arma de fortalezas que finalmente me definen y fortalecen mi autoestima. No solo me atrevo y me arriesgo, sino que si me equivoco puedo salir adelante. ¿Habrá algo más poderoso que eso para nuestra autoestima?

20170305113713-1

Autocompasión: Siempre se nos enseña como fortalecer a autoestima, pero el mundo no nos ha preparado para hablarnos a nosotros mismos. Una cosa es como me veo y otra muy distinta es como me trato. Vivimos en una sociedad exigente que despierta en todo minuto nuestro critico interno. Siempre “podría haberlo echo mejor” “no soy tan buena en lo que hago” “nunca llegare donde me propongo si me sale mal”. Tendemos a hablarnos de manera poco amable y desde una mirada inquisitiva y poco cariñosa.

En una era en donde nos exponemos cada vez más a la mirada del otro, necesitamos aprender a tratarnos bien. Cambiar nuestros auto diálogos, por mensajes llenos de cariño, comprensión y apoyo. ¿Por qué si puedo ser compasiva con el otro no puedo serlo conmigo misma?. Comencemos a decirnos “salió mal, pero podemos aprender de eso” “la próxima vez podré hacerlo distinto” “es la primera vez que me salía mal, tenia permiso para equivocarme”. Necesitamos ser mucho más amables con nosotros mismos, abrazar el error y a nosotros en ese error o sufrimiento.

¿Cómo logramos trabajar nuestra autocompasión? Aprendamos a decirnos frases cariñosas, alejémonos de la autocrítica, de aquellos juicios negativos que solo nos destruyen, enfrentemos nuestros miedos y confiemos en nuestras capacidades para enfrentar las dificultades que aparezcan en el camino, querámonos más allá de la mirada del otro, conozcamos y creamos firmemente cuanto valemos como personas, pero por sobretodo seamos amables con nosotros mismos.

autocompasion-en-mindfulness

¿Cómo nos fortalecemos en una era digital? ¿Cómo nos definimos un mundo virtual donde todo se muestra perfecto? Busquemos palabras poderosas que nos definan, conozcamos nuestras sombras y que estas nos construyan. Veamos el error como una oportunidad de crecimiento y dejemos de valorarnos y mirarnos a través de la mirada del otro. Y por último: Arriesguémonos y enfrentemos todo aquello que nos da miedo porque solo eso nos hará creer en nosotros mismos y nuestras capacidades. Y por favor, ayudemos a nuestros adolescentes a recorrer el mismo camino.

Nuestra tarea como personas, padres o jóvenes es poder aceptar que no somos perfectos, que el de al lado tampoco lo es y que nada de lo que veo o muestro en las redes sociales es real. Solo es una “parte” de mi vida, no es mi vida y es solo una “parte” de mi yo, no es mi yo en su totalidad. Porque las personas reales sufren, son imperfectas, pelean y luchan con sus sombras, y eso nos hace más humanos y mejores personas.

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

 

Read more

Competencia Provocativa

El futuro necesita errores del sistema que creen la disonancia necesaria, que descomponga las rutinas y los patrones de pensamiento. El futuro de las empresas y de industrias completas ya no se configura mediante el aumento de la eficiencia, sino mediante la capacidad de innovación, el pensamiento transversal y el auto-cuestionamiento.

Fue sólo un comentario subordinado y con toda naturalidad, que escuché en una reunión informativa con el gerente de una interesante empresa, pero que me electrificó un poco: “….y es por ello que buscamos profesionales que también sean retadores, que cuestionen constantemente el status quo”.

Distorsiones, pero sabidas.

La competencia provocativa es la capacidad de “crear la discrepancia y la disonancia, lo cual logra que las personas se alejen de las posiciones habituales y los patrones repetitivos”. Significa “destruir estructuras para crear un nuevo orden”, alejándote de “tus propios hábitos profundamente arraigados y las formas y fórmulas que se te han impuesto”.

¿Disonancia? ¿Discordia? ¿Destruir estructuras? ¿Y eso debería ayudar a la empresa?

¡Precaución! No es tan simple. No me refiero a estar en contra, así no más, por principio.

1) No es suficiente ser SÓLO COMPETENTE.

Ser competente, permite realizar bien un trabajo normal, de manera sólida y profesional y sin errores, lo que está perfectamente bien, pero no logra que un corazón lata más rápido. No en el equipo y ciertamente no entre los clientes.

2) No es suficiente ser PROVOCATIVO SOLAMENTE.

Cuando todo el tiempo se anda provocando, el cuestionamiento olvida su propósito, se convierte en un fin en sí mismo y ya no sirve al propósito en sí mismo.

Entonces se trata de aceptar la dualidad:

Ser COMPETENTE: por ejemplo, minucioso, orientado a los negocios, responsable. Y al mismo tiempo PROVOCATIVO: desafiante, cuestionador, sorprendente, creativo.

Es por eso que me gustó el término “competencia provocativa” de Frank Barrett. Incidentalmente, el jazz es un ejemplo de esto: grandes como Duke Ellington o Miles Davis lograron repetidamente “burlar sus hábitos aprendidos, migrando a situaciones musicales desconocidas que exigían nuevas respuestas”. Eso, por lo demás no sólo ha pasado en el jazz, en el rock también, pero en muchas otras áreas del deporte, la ciencia, entre otros.

Tres pasos que lo tienen todo.

La competencia provocativa es mucho más que una metáfora. Es una metodología aplicable tanto en el jazz como en el liderazgo.

De todo lo que sugiere Barrett, hay tres puntos para la implementación, que quisiera resaltar particularmente:

EL PRIMERO ES DAR UN PASO POSITIVO

Es una tarea de liderazgo animar a las personas a ponerse a descubierto y hacer algo que de otra manera no harían. Dar este paso es necesario, porque en muchas empresas se aplica el conocimiento aprendido: siempre mantener la pelota a ras de piso. Cualquiera que salga del círculo “normal” está en peligro de chocar con el entorno castigador. Pero no es así como funciona el liderazgo en la era digital. Liderazgo significa repensar. Significa expandir el pensamiento y la zona de estrés positivo del equipo más allá de lo conocido e imaginable. Si sale bien, surge un nuevo marco de movimiento y desarrollo. Si no, volarás fuera de tu propia zona de confort y colisionarás fuertemente.

EL SIGUIENTE PASO, ES LAS INTERRUPCIONES CONVENIENTES DE LAS RUTINAS

La creación de valor no se produce porque seguimos desentrañando patrones antiguos, pero sí cuando reconocemos nuevos patrones y encontramos respuestas a preguntas desafiantes. Importante: se trata de alterar las rutinas lo suficiente como para estimularlo y no molestarlo. Los jefes que intentan ser provocativos todo el tiempo, generan molestias y finalmente  serán ignorados. Por lo tanto, el ritmo y el momento de la oportunidad son cruciales. A veces pequeños estímulos, por ejemplo cambios de puestos de trabajo. modificar la asignación de tareas, rotación de puestos, cambiar la asignación de clientes, nueva dinámica de las reuniones, modificar los equipos de trabajo…

Y FINALMENTE: CREANDO SITUACIONES QUE REQUIEREN ACTIVIDAD

Ese es el siguiente paso. Los colaboradores deben involucrarse activamente, probar algo y descubrir que el “caminante empuja y escribe el camino bajo sus pies”.

La competencia provocativa es una exigencia para todos.

En el centro de la creación de valor están los individuos que actúan de forma independiente, cuestionan  las rutinas, atacan los patrones convencionales de éxito, rompen las líneas de pensamiento, rastrean nuevas ideas, se atreven a experimentar, analizan fallas y comienzan de nuevo. La competencia provocativa en este contexto no es una utopía idealista para los chiflados, sino sólo lógica en función a nuestros tiempos.

Y nuevamente: ¡la competencia provocativa no es un requisito exclusivo para personas que de por si ya son creativos en alguna organización, como por ejemplo de marketing y publicidad, sino también para financieros y contables, administrativos, y por supuesto, para ti también!

Ricardo Gevert – Adm. Industrial

www.gevert.com

Read more

Emprendedora tradicional: ¡da el salto a la tecnología!

Texto por Josefa Villarroel. Síguela aquí: Facebook – Twitter

“Como no sabía hacer una campaña de marketing, decidí anunciar y vender mis productos por Facebook”,  fue uno de los testimonios que hizo una de las 100 emprendedoras que participaron en el taller “Mujer y Tecnología organizado por el SernamEG y Girls in Tech”, en el marco de la 6ta versión de la Feria Mujeres Emprendedoras Indígenas.

Sin embargo, lo que en realidad esta emprendedora necesitaba saber es que ella está realizando una campaña de marketing digital y que ha establecido un canal de comercialización online con el cual ya ha generado ventas de sus productos en Chile y el extranjero.

Superar el miedo, la timidez y entender a la tecnología como una fuente de independencia, nuevas oportunidades y ventas es la mirada que como mujeres debemos tener.

Si ya usas grupos de whatsapp o tienes un perfil en Facebook estás lista para dar un paso hacia el marketing digital y la comercialización on line con tu negocio.

Aquí, algunos consejos que te pueden servir para empoderarte y profesionalizar tu emprendimiento, incursionando en el mundo digital de forma simple, sin necesidad de un programador y casi con costo cero.

4 Tips para emprender con Facebook

  • Crea un perfil de empresa (fan page) y no un perfil personal.

A diferencia de un perfil personal donde recibes y aceptas solicitudes de amistad  de personas que conoces, contar con un perfil de empresa te permite recibir “likes” y seguidores que se suman automáticamente a tu red, llegando a más personas y potenciales clientes. Adicionalmente, puedes utilizar las distintas herramientas que facebook tiene para este tipo de perfiles como por ejemplo acceder a las estadísticas para  conocer mejor a tus seguidores e incluso realizar publicidad.

Crear un fan page para tu emprendimiento es gratis y puedes crear campañas de publicidad desde tan solo tres mil pesos.

  • Una imagen vale más que mil palabras.

Una publicación o “actualización de estado” que utiliza imágenes tiene casi el triple de impacto que una publicación que no las usa.

Puedes crear tus propias fotografías y/o videos con tu teléfono celular, sólo debes cuidar la luz y el sonido.

También puedes usar material de banco de imágenes gratuitas, lo que quiere decir que tienen derechos de uso liberado, como el banco de imágenes que Marca Chile pone a disposición de los emprendedores https://bancodeimagenes.imagendechile.cl/

  • Establece una rutina para actualizar la información

Una vez que tengas tu fan page debes ocuparte de usar profesionalmente esta  herramienta y una clave para esto es mantener información actualizada.

Tranquila, no es necesario que te agobies solo debes establecer un tiempo para publicar que puedas cumplir. Intenta estableciendo una rutina de una o dos veces a la semana.

¿Qué publicar? Publica tus productos terminados, productos en proceso de producción y anuncia las actividades en las que participes por ejemplo presencia en ferias, expos o puntos de ventas.

  • De “likes” a clientes

Por último, no pierdas la oportunidad de transformar a tus “likes” en clientes. Para esto es muy importante que seas capaz de conectarte con ellos: debes estar atenta a responder los comentarios que realicen en tus publicaciones. Responde los mensajes internos en un tiempo oportuno y por sobre todo no olvides ser amable y mostrar tu trabajo.

Por ejemplo: si te preguntan ¿Puede entregarlo en dos días? Una buena respuesta es “nuestros producto son únicos, todos los detalles son hechos a mano por eso los productos se entregan en un plazo mínimo de 5 días hábiles”.

O si te preguntan por un producto sin stock, una buena respuesta es “en este momento no contamos con disponibilidad pero podemos ofrecerte estos hermosos productos por el mismo valor”.

Recuerda que como clientes, nada genera peor impresión que una mala atención y eso incluye también la forma en que te relacionas por las redes sociales.

Josefa Villarroel.

Extraido de www.girlsintechchile.com

Read more

Nómadas digitales, el estilo de vida y trabajo soñado

El sueño de muchas de nosotras es poder trabajar en lo que nos gusta y poder tener un real equilibrio en nuestras vidas. ¿Les cuento algo? Es posible, hace un par de años se ha introducido un concepto que reúne los formatos más flexibles de trabajo: la modalidad remoto, freelance, emprendedor e independientes.

Todas estas maneras de trabajar caben dentro de los digital nomads o nómades digitales. Es decir, personas que han decidido ajustar sus horarios al estilo de vida que quieren llevar. No podemos negar que no hay nada más rico, que despertar con calma, desayunar como reinas, tener tiempo para entrenar, ducharnos y partir el día con energía, y no corriendo.

Trabajar en los tiempos que son más productivos para nosotras, tener la opción de mover nuestra agenda si así se requiere y también tener tiempo para pensar, parar, reflexionar y crear, que es tan importante como el tiempo productivo.

Una de las cualidades fundamentales de un digital nomad, es que sabe y se adapta a las nuevas tecnologías, que tiene la capacidad de ser autodisciplinado y cumple objetivos diarios. Las maravillosas ventajas que tiene este estilo de vida, es que un día se puede trabajar de casa, otro desde un coworking, de un café, desde la playa, en definitiva desde donde nosotras queramos, siempre y cuando contemos con una buena señal de Internet.

Otro de los espectaculares aspectos del nomadismo digital es que trae consigo una liberación profesional respecto a barreras geográficas, rutinas y horarios fijos. Esto también ha contribuido a la ruptura de las jerarquías y estructuras laborales tradicionales.

Un nómade digital acostumbra a vivir un estilo de vida basado en una gran libertad geográfica, viviendo donde quiera por el tiempo que quiera. Aunque viaja mucho o vive en lugares distintos, no es una viajero tradicional, pues su trabajo siempre lo acompaña.

Esta tendencia parece ser la solución para una nueva generación que quiere cumplir sus sueños, ser feliz y no esperar hasta la jubilación para hacer el listado de cosas que soñó mientras trabajaba, hoy más que nunca se quiere combinar el deber con las pasiones, e idealmente lograr encontrar nuestro propósito, y de esta manera poder realmente vivir de nuestros sueños, y no sentir que estamos trabajando.

Entre las motivaciones más frecuentes para adoptar este estilo de vida nómade, podemos hablar de una mayor calidad de vida, la opción de poder pasar más tiempo con la familia, flexibilidad geográfica, elegir vivir en climas más amables, disfrutar de viajes a largo plazo y ser dueño de tu tiempo.

Hay una organización mundial que reúne a una comunidad internacional de trabajadores móviles, fundada por una pareja de alemanes, quienes iniciaron un viaje a Asia y en su trayecto, captaron a su primer cliente, en ese momento se dieron cuenta de que sí era posible hacer el viaje de su vida, sin dejar de generar ingresos en un trabajo profesional, que además les permitiera tener la movilidad que soñaban, así nace www.dnxglobal.com.

Si sueñas hacer de tus pasiones el trabajo de tu vida, viajar por el mundo sin perder oportunidades profesionales, es posible. Ahora sólo depende de ti.

Nicolle Knüst

Periodista, Licenciada en Comunicaciones.

Facilitadora en Innovación Social de la Universidad de Chile

Fuente : Contenido inédito creado para m360.cl
Foto Portada extraida de  m360.cl
Read more