Cómo vivimos la vida tiene relación directa con nuestros niveles de DOPAMINA.

¿Porqué algunos vivimos la vida más felices?, ¿Porqué vemos lo que nos pasa como un aprendizaje? Porqué nos quedamos con lo mejor de las lecciones de vida? Son preguntas que siempre me hago y que se explican quizás por nuestras experiencias y nuestra química asociada.

Cómo vivamos nuestra vida y como nos alimentamos espiritual y físicamente aportará a mantener nuestro cuerpo y alma en una armonía que ayuda a alcanzar la felicidad.

La dopamina es el neurotransmisor encargado de la percepción y procesamiento de nuestras emociones y sensaciones relacionadas con el bienestar, la motivación y la atención.

Una semana normal que pudiera contribuir a la Felicidad debiera incluir un número de actividades concretas que además ayudan a la producción de Dopamina.

La mañana comienza con levantarse temprano, ducharse debiera ser una de las primeras actividades conscientes y placenteras, disfrutar el agua caliente, el jabón, la piel suave, el olor a limpio, la toalla esponjosa y ojalá conscientes de la escasez de agua para cuidar nuestro medio ambiente. Así inicias el día disfrutando en forma simple con cosas simples

Lo segundo un buen café, un café conversado ojalá y para los que no son cafeteros un buen té verde también produce tirosina que estimula la Dopamina y produce un efecto placentero.

Durante el viaje al trabajo, desconéctate y vuela con la música, puedes convertirte en el mejor cantante de la vida en tu auto o el mejor oyente en el transporte público. La música placentera para nuestro cerebro se transforma en dopamina pura para nuestro cuerpo.

Luego ya comenzamos con nuestro trabajo diario, que puede ser fuertemente ayudado si nos fijamos objetivos diarios pequeños, que tenemos que alcanzar dentro del día, que sean fáciles y alcanzables para tener una sensación de recompensa positiva al final del día. Ahora bien es fundamental que estemos enamorados de nuestro trabajo, que lo que hacemos o a lo que dedicamos nuestra vida nos dé sentido, trascendencia y nos aporte a crecer y desarrollar nuestra creatividad. Si tu trabajo es más bien rutinario y no te aporta tanto, dedícate en el tiempo libre a hacer lo que te llena plenamente; La familia, los amigos, el deporte, la jardinería, la naturaleza, todo lo que aporte a dar sentido a tu vida y que disfrutas haciéndolo.

Cuándo compartas con otros asegúrate de pasar un buen momento, de crear espacios de crecimiento y productividad positiva. Dar tiempo de escucha y enseñanza a otros, es reconfortante para nosotros.

Tienes que darte tiempo e impulso para estas actividades, ellas son las que darán equilibrio a tu vida aportando energía, recuperando así la energía que te absorben las actividades rutinarias, negativas que enfrentamos cotidianamente.

El cuidar las comidas, comer sano y equilibrado, sin duda ayudará a mantener niveles de dopamina óptimos, cuidar de nuestro cuerpo es central para estar bien y consume periódicamente alimentos que ayuden a la producción de Tirosina. Estos alimentos son: Almendras, maní, plátano, chocolate, sandía y tb. agregar ciertos condimentos que ayudan a estimular la dopamina. Estos son la Cúrcuma y la Ginko Biloba.

Una vez en camino de regreso a tu casa puedes volver a escuchar música o dedicar algún tiempo a meditar o conectarte contigo mismo o con tu entorno, practicar el mindfullness puede ser un buen primer paso para poder centrar tu atención a los procesos cognitivos activos de revisión de nuestro día. Cuando hagas este repaso recuerda quedarte con la lección y la mirada positiva, usa esta instancia para mirar tus miedos y enfrentarlos. Usa esta instancia para revisar tus pensamientos y creencias.

Un buenas noches a todos y un sueño reparador también son fundamentales para alcanzar la Felicidad. No es tan difícil poner en práctica estas cosas, parte por las que puedas y trabaja las que pueden ser más difíciles para ti, la Felicidad esta en tus manos.

 

 

 

florencia_vargasFlorencia Vargas Schmauk

Conoce más de Florencia AQUI

Psicóloga U Andes

 

 

 

 

Foto portada: Designed by Freepik

 

 

 

 

Read more

Miedo al envejecimiento

A todas nos ha pasado que cuando se anuncia un cumpleaños parece que es una tragedia en vez de una fiesta. Las velas ya no están en los pasteles y las mujeres mentimos en la edad como un signo de coquetería. Sentimos muchas veces que nos digan que nos vemos más jóvenes es un piropo y nada parece tener sentido.

Yo tengo 51 años y me ha costado mucho llegar a ellos con dolores y alegrías y si me dicen que parezco de 45 , me parece una falta de respeto el que me resten seis años de caminata . Quiero que me vean de 51 y bien con ellos.

Sin duda algo nos pasa con el cumplir años, por un lado hay una idealización de la juventud como la única etapa de la vida donde pasan cosas buenas donde se asume que en ella hay éxito, belleza, dinero y todo eso pareciera que se va perdiendo con el paso de tiempo.

Por otro lado está el temor a la muerte, la única certeza que tenemos y para lo único que no estamos preparados.

Es muy contrastante ver cómo algunos países asocian la vejez a sabiduría, tiempo libre y poder disfrutar de la naturaleza y de los afectos y hay otros en América latina que lo asocian a la pobreza, soledad y enfermedad.

Parece que no estamos sabiendo vivir el presente, que si hoy viviéramos tranquilos, amando a los que amamos y cuidando a los que tenemos que cuidar, mañana, cuando estemos viejos seremos cuidados. Parece que nos cuesta mucho entender el flujo de la vida donde todo lo que sale de uno vuelve a uno de la misma forma.

Si yo doy lo mejor de mi , recibiré cosas buenas y al revés también, pero nos cuesta entender eso.
Disfrutar del paso de los años es nuestra responsabilidad y tenemos que ponerle mucha vida y sueños para envejecer lindamemte.

En la investigación del No quiero envejecer, se probaba que la vejez se produce cuando los recuerdos superan a los proyectos. Mientras haya proyectos y no me quede pegada en el pasado, y esté en movimiento la vejez será de mejor calidad y con mucha mayor salud.

Además, como la medicina nos regaló treinta años y no sabemos qué hacer con ellos, tenemos que preguntarnos lo mismo que nos preguntaban de niños. Cuando éramos niños, nos preguntaban que queríamos ser cuando grandes, ahora en la adultez tenemos que preguntarnos qué tipo de vieja queremos ser y desde ahí planificar cómo hacerlo para cumplir esos sueños.

Envejecer es inevitable y ojalá todas lleguemos a viejas, porque sino, tendríamos que aceptar que nos vamos a morir antes y yo quiero ser llamada abuela y poder envejecer cumpliendo sueños hasta el último día.

Las invito a preguntarse qué Vieja quieren ser y que van a hacer para cumplir sus sueños. Pregúntense donde quieren envejecer, con quien , haciendo qué, porque eso va a determinar lo que tendrán que hacer hoy para ir por más en la vida.

Acuérdense que no hay que quedarse pegado en los recuerdos y siempre hay que tener algún proyecto , da lo mismo si es grande o pequeño, lo importante es avanzar cumpliendo sueños todos los días.

Las invito a envejecer, lindas y sanas, disfrutando de cada detalle y sobre todo de los afectos.

pilar_sordoEscrito por Pilar Sordo – Psicóloga

Extraído de www.pilarsordo.cl

Read more