¿Por qué no puedes pensar con claridad cuando no descansas correctamente?

Después de una mala noche de sueño, todos nos sentimos típicamente distraídos y fuera de nuestro juego mental. Pero, ¿sabe realmente todas las formas en que la falta de sueño interfiere con su rendimiento cognitivo?

Es difícil identificar una habilidad cognitiva que no se ve afectada por el sueño y comprometida por la falta de sueño. Así es como los efectos de la falta de sueño son omnipresentes en el cerebro.

Gracias a investigaciones recientes, ahora sabemos que la privación del sueño interfiere con la función cerebral a nivel celular. Un estudio realizado por científicos de la UCLA encontró que la privación del sueño interfiere con la capacidad de algunas células cerebrales para funcionar y comunicarse entre sí. Tenemos miles de millones de células neuronales trabajando en nuestro nombre, lo que nos permite tomar decisiones, procesar información, concentrarnos en información importante y recordarla en el futuro. La privación del sueño disminuye la velocidad del trabajo, comprometiendo nuestro rendimiento mental.

Una actividad menos robusta de las células cerebrales no es la única forma en que el sueño deficiente dificulta nuestra capacidad de pensar Otros descubrimientos científicos recientes nos han contado más sobre cómo la falta de sueño cambia la función cerebral y el rendimiento cognitivo.

La privación del sueño…

– Interrumpe los niveles de sustancias químicas, como la serotonina, la dopamina y el cortisol, que afectan el pensamiento, el estado de ánimo y la energía.

– Deja áreas clave del cerebro en un estado de activación “siempre activo”.

– Activa los genes que interfieren con la actividad cerebral óptima.

Debido a que la composición genética es diferente de una persona a otra, los efectos de la privación del sueño en la función cerebral también pueden serlo, por lo que algunas personas experimentarán los efectos cognitivos y anímicos negativos de la privación del sueño más que otras.

Todavía tenemos mucho que aprender sobre los efectos completos del sueño deficiente e insuficiente en el rendimiento cognitivo y la salud. Pero como está a punto de ver, lo que sabemos ya ofrece muchas razones convincentes para hacer que dormir bien sea una prioridad.

No puedes concentrarte

La atención es especialmente sensible a los efectos de la privación del sueño. Usted sabe esto a través de la experiencia cuando tiene problemas para concentrarse en las tareas después de una noche de sueño deficiente. Desafortunadamente, “una noche de mal dormir” es a menudo una serie de noches de mal sueño, lo que lleva a una deuda crónica de sueño y atención continuamente comprometida.

Una nueva investigación sugiere que hasta el 75 por ciento de las personas con TDAH, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, pueden tener un problema crónico y subyacente del sueño derivado de una interrupción de sus ritmos circadianos.

La atención se centra en el enfoque y la concentración: su capacidad para permanecer en las tareas el tiempo suficiente para lograr un progreso significativo. Para la mayoría de nosotros, el enfoque es clave tanto para nuestro desempeño como para nuestro sentido de propósito, dentro y fuera del trabajo. La privación del sueño hace que el enfoque sea más difícil de lograr.

Tu tiempo de reacción se ralentiza

La atención no se trata solo de centrarse en grandes tareas que requieren mucha reflexión. También se trata de centrarse en, y darle sentido, a lo que es importante en este momento. ¿Recuerdas aquellas células cerebrales lentas que resultan de estar privadas de sueño? Los científicos en ese estudio reciente descubrieron que la privación del sueño ralentizaba la capacidad de las células neuronales para absorber información visual y traducir esos datos visuales en pensamiento consciente. La investigación muestra que los tiempos de reacción se atenúan tanto por el insomnio como por el alcohol.

Reaccionar a las circunstancias cambiantes que nos rodean es una habilidad crítica que nos ayuda a mantener a nosotros, y a otros, seguros. Y puede verse comprometido significativamente por la privación del sueño.

Su toma de decisiones y habilidades de juicio sufren

La corteza prefrontal, el área del cerebro que maneja la planificación y la toma de decisiones complejas y le permite emitir juicios complicados y matizados que equilibran el riesgo y la recompensa, es especialmente afectada por la falta de sueño. Sin dormir, es más probable que sea impulsivo en la toma de decisiones. Las decisiones impulsivas tienden a favorecer recompensas inmediatas, en lugar de los mejores resultados a lo largo del tiempo. También es más probable que participe en conductas de riesgo, según la investigación. El autocontrol que el córtex prefrontal nos permite ejercer disminuye cuando estamos privados de sueño, y eso puede tener consecuencias en todo, desde sus relaciones hasta su salud y sus finanzas.

Investigaciones recientes demostraron el impacto de la falta moderada y crónica de sueño en la toma de decisiones financieras. A dos grupos de durmientes, que dormían 5 u 8 horas por noche, se les daba una opción, que se repetía diariamente durante una semana: podían tomar una cierta cantidad de dinero garantizado, o correr un riesgo, recibir una suma de dinero mayor o nada a todos. Durante el transcurso de la semana, los participantes privados de sueño, que duraban 5 horas por noche, gravitaban cada vez más hacia la opción más riesgosa. Especialmente interesante e importante fue este detalle: a medida que su toma de decisiones era cada vez más riesgosa, los sujetos privados de sueño no podían percibir que el cambio estaba sucediendo en sí mismos. Esto sugiere que no solo la falta de sueño nos hará menos adeptos a tomar decisiones acertadas, sino que no tendremos la autoconciencia para descubrirnos a nosotros mismos tomando decisiones inestables a medida que ocurren. También hay investigaciones fascinantes que sugieren que la falta de sueño nos hace más propensos a hacer trampa.

Un buen juicio, una planificación sólida, una toma de decisiones cuidadosa: estas son las habilidades cognitivas fundamentales que nos ayudan a prosperar, tener éxito en el trabajo y en las relaciones, crear vidas estables y prósperas y ayudarnos a vivir nuestros valores éticos. La falta de sueño hace que estas importantes habilidades de la vida del adulto sean más difíciles.

Eres menos creativo

La ciencia sobre cómo afecta el sueño a la creatividad es realmente interesante. Cuando estamos distraídos, desenfocados y fatigados, justo cuando nuestras otras capacidades cognitivas están luchando, la creatividad aumenta. Cualquiera que haya luchado para encontrar una solución inspirada, ya sea un problema de diseño en el trabajo o el regalo de cumpleaños perfecto para su suegra, solo para que la respuesta se presente solo cuando se está quedando dormido, sabe cuán misteriosa es nuestra creatividad. el pensamiento puede ser Estos son los que llamo “momentos de grandeza aturdida”, cuando nuestra fatiga mental abre caminos de pensamiento innovador y nos suceden a todos.

¿Significa esto ir sin dormir aumenta la creatividad? ¡No! Muy al contrario. El sueño REM, en particular, parece ser especialmente importante para el pensamiento creativo y la inspiración. (Recuerde, REM es el momento en que soñamos de manera más activa y vívida). Obtiene REM en segmentos durante toda la noche, cada vez que se mueve a través de un ciclo de sueño completo. Pero, los períodos de REM se hacen más largos a medida que avanza la noche, y sus dosis más altas de REM ocurren en el último tercio de la noche de sueño. Si reduce el tiempo de sueño, corre el riesgo de perderse los efectos de REM que aumentan la creatividad.

En lugar de privarte del sueño, presta atención a las horas del día en las que estás un poco mareado. Para la mayoría de las personas, eso es lo primero en la mañana y cerca del final del día. Deje que su cerebro vague durante estos momentos y vea qué ideas sorprendentes e innovadoras vienen a la mente.

Las mujeres realizan más tareas múltiples, y eso requiere más energía y más sueño.

La ciencia nos dice que las mujeres son más multitareas robustas que los hombres. La capacidad de las mujeres para manejar un montón de proyectos de pensamiento a la vez significa que sus cerebros gastan más energía que los hombres, y eso significa que necesitan dormir más, según una investigación reciente. Los científicos descubrieron que los cerebros multitarea de las mujeres necesitan un promedio de aproximadamente 20 minutos adicionales de sueño por noche. No es solo la multitarea en la que los cerebros de hombres y mujeres difieren en sus necesidades de sueño y en los efectos de la falta de sueño. Dirigí un estudio hace unos años que analizaba los efectos físicos y mentales de la falta de sueño en hombres y mujeres. Entre otros resultados interesantes, encontramos que las mujeres que están privadas de sueño experimentan mayores grados de ira, hostilidad y depresión temprano en la mañana. Hablaré más pronto sobre las consecuencias emocionales de la privación del sueño. Los efectos son igual de complejos e igual de importantes para su rendimiento y calidad de vida.

Texto Psychology Today

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 

Read more

Un descanso saludable

4 recomendaciones para desconectarse del trabajo en vacaciones

Si no puedes evitar revisar el e-mail de tu trabajo cuando estás en la playa, o tiendes a responder cada llamada de tu jefe mientras paseas con familia, eres parte de un grupo creciente de trabajadores chilenos que permanecen conectados con el trabajo durante las vacaciones. El psiquiatra de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Juan Arial Zúñiga, entrega recomendaciones para aprovechar el descanso y evitar estas situaciones que perjudican nuestra salud mental.

Con el inicio de la temporada de verano, muchos trabajadores esperan ansiosos su turno para descansar, visitar la playa, el campo o algún destino en el extranjero. Sin embargo, muchos no logran desconectarse del trabajo y están pendientes constantemente de lo que está ocurriendo en la oficina, ya sea a través de correos o llamadas.

El psiquiatra de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Juan Ariel Zúñiga, explica que estas tendencias pueden generar importantes daños en la salud y advierte que “el mayor riesgo se encuentra en las dificultades asociadas al estrés, ya que si se vuelve crónico puede producir problemas como insomnio, patologías estomacales, cuadros de ansiedad, angustia, depresión, entre otros”.

De hecho, el hecho de estar continuamente conectado no siempre significa un mejor rendimiento laboral. Una persona que no cuenta con un espacio de vacaciones adecuado puede presentar cansancio, estrés, y otros problemas que finalmente repercutirán en su capacidad de trabajo.

Por ello, el tiempo ideal de desconexión son mínimo 21 días, considerando que “durante la primera semana se inician las vacaciones pero recién desde la segunda comienza el descanso total”, aclara el especialista. Por este motivo es necesario hacer un quiebre en la rutina, realizar actividades distintas durante las vacaciones y soltar el teléfono, para que las preocupaciones no se mantengan durante este periodo.

Si bien los smartphones nos permiten solucionar muchas cosas, también generan dependencia. Estar permanentemente revisando el correo, las llamadas perdidas o inclusive el Whatsapp en ocasiones se puede transformar un vicio, al igual que las redes sociales como Twitter o Facebook. Por ende, se debe hacer un esfuerzo por dejar de lado aquellos elementos tecnológicos, que no sólo se encuentran en el teléfono sino también en tablets y notebooks.

“Para no tener que estar trabajando en vacaciones desde el celular, lo más importante es dejar encargado a alguien de sus labores, capaz de solucionar lo que se necesite sin tener que llamar o pedir ayuda, y así lograr que la desconexión sea total, y no esté constantemente preocupado de si las cosas se están resolviendo o no”, asegura el psiquiatra.

Tips para desconectarse del trabajo

  • No deje nada pendiente. Ni tareas del trabajo ni trámites personales que lo mantengan preocupado.
  • Deje de lado el teléfono. En lo posible, evitar toda tecnología que permita revisar correos electrónicos, llamadas telefónicas o conversaciones de Whatsapp de trabajo.
  • Cambie la rutina. Realice actividades distintas, no haga las cosas que acostumbra durante todo el año.
  • Trate de respetar su ritmo interno. No se llene de actividades sólo porque tiene mucho tiempo libre. Deje un espacio exclusivo para el descanso, la siesta y el buen dormir. El cuerpo necesita recuperar energías.

 

 

 

 

 

 

 

Read more

Estrés de fin de año: ¿Cómo puede afectar tu higiene del sueño?

Con diciembre llegan las vacaciones y celebraciones, pero también  el cierre del año laboral y el inicio de nuevas etapas. Esta combinación puede generar niveles importantes de estrés en niños y adultos, que dificultan la capacidad de dormir y descansar. La neuróloga de Clínica Vespucio, Dra. Evelyn Benavides, explica cómo la sobrecarga de fin de año puede afectar la higiene del sueño y entrega recomendaciones para mantener una rutina saludable.

Esa sensación de dar vueltas en la cama tratando de dormir mientras la cabeza sigue analizando qué pasó durante el día o qué tareas debemos completar al despertar. Esta es una de las señales de que las exigencias de fin de año podrían estar afectando nuestra capacidad de dormir, reduciendo las horas de descanso para el organismo y su funcionamiento. Como explica la neuróloga de Clínica Vespucio, Dra. Evelyn Benavides, “el estrés aumenta la adrenalina cerebral,lo cual dificulta la posibilidad de conciliar el sueño y el que éste sea reparador”.

Otros síntomas que caracterizan esta situación son los cambios de ánimo, la irritabilidad y la desconcentración, estados que afectan el desempeño en la rutina diaria del paciente y derivan en mayores niveles de preocupación y sobrecarga. “El estrés afecta todas las etapas del sueño,pero principalmente al sueño profundo y la faseREM”, detalla la especialista.

En casos de pacientes que ya sufren de trastornos del sueño, la ansiedad que provocan estas fechas puede ser un factor de riesgo importante para la profundización de la patología. “Si los estímulos estresantes persisten en el tiempo en personas con insomnio, por ejemplo, puede incrementar la dificultad para conciliar el sueño o de mantenerse durmiendo a lo largo de la noche”, advierte la Dra. Benavides.

Que este fin de año no te deje sin dormir

Para muchas personas, fin de año se transforma en un período estresante por la sobrecarga de trabajo, el aumento de reuniones sociales y el desorden de los horarios que se genera con los niños de vacaciones. Por ello, la principal recomendación para evitar que esta época interfiera con nuestro descanso es eliminar el factor estresante.

Cuando esto no es posible, la neuróloga recomienda seguir las siguientes indicaciones, con el objetivo de mantener hábitos del sueño saludables:

  • Mantener horarios ordenados.
  • Evitar el consumo de alcohol y bebidas energizantes en la tarde y noche.
  • Hacer deporte lo más temprano posible durante el día.
  • Evitar pantallas por lo menos dos horas antes de acostarse.

“Si persiste el estrés,el paciente debe consultar con un especialista y evitar la automedicación de ansiolíticos o antidepresivos, que se indican sólo en algunos casos”, afirma la especialista.

Read more

Los peligros derivados de los ronquidos

Establecer horarios de sueño definidos y reducir peso a través de alimentación sana y la práctica deportiva, son algunas de las recomendaciones que entrega la otorrinolaringóloga de Centros Médicos Vidaintegra, Dra. Úrsula Zelada. Estos consejos pueden ser de gran ayuda para los roncadores ocasionales y en los casos más severos, es importante consultar a un especialista ya que pueden acarrear otro tipo de patologías.

 

Insomnio y malestar, son algunos de los trastornos que pueden acarrear los ronquidos. Esta patología afecta de manera habitual a un 25% de los adultos y no está necesariamente asociada a la existencia de un problema de salud.

 

“Los ronquidos se producen como consecuencia de una resistencia al flujo aéreo a nivel de la vía aérea superior, es decir, cualquier obstrucción al flujo de aire entre la nariz y la región cervical puede ocasionarlos”, explica la doctora Úrsula Zelada, otorrinolaringóloga de Centros Médicos Vidaintegra.

 

La especialista afirma que las causas son distintas, dependiendo del tipo de paciente. En el caso de los niños, la causa más frecuente es la hipertrofia o crecimiento de amígdalas y/o adenoides. En los adultos, si bien también pueden deberse a causas obstructivas como crecimiento de amígdalas, o deformaciones del tabique nasal, lo más frecuente es que sea secundario al sobrepeso, por la acumulación de grasa en la región cervical.

 

Los roncadores ocasionales tienen alguna causa reversible de obstrucción de vía área superior, por ejemplo una rinitis alérgica o algunos factores que favorecen el ronquido, que, al evitarlos, mejoran el problema. En cambio, las personas que padecen de esta condición crónica, la causa no se puede revertir con facilidad, como es el caso del sobrepeso o una causa anatómica como un tabique desviado o amígdalas grandes.

 

Si bien los ronquidos no son los peligrosos, las patologías que pueden derivar de este malestar se deben considerar. “En casos severos, la obstrucción de la vía aérea superior no sólo provocará ronquidos, sino que también apnea durante el sueño, la cual produce somnolencia diurna excesiva, alteración del ánimo y deterioro cognitivo que se relaciona con una mayor tasa de accidentes laborales y de tránsito. Además, se relaciona con hipertensión arterial y mayor morbilidad cardiovascular y accidentes cerebro vasculares”, afirma la doctora Zelada.

 

Es importante que las personas con cuadros de ronquidos más complejos acudan a un especialista para evaluar las diversas opciones de tratamiento existentes, como es el caso de los dispositivos que limitan la aparición del ronquido; asimismo, hay técnicas de intervención quirúrgica para abordar este problema.

 

La doctora Zelada comenta que, en la mayoría de los casos, el problema está relacionado con el sobrepeso, por lo que es importante mantener un peso adecuado.

 

Recomendaciones

La especialista de Centros Médicos Vidaintegra, entrega algunos consejos que pueden ayudar a tener un mejor descanso:

  • No hacer ejercicio físico en la tarde-noche.
  • No irse a dormir con el estómago muy lleno (cenar por lo menos dos horas antes de irse a dormir).
  • Evitar el alcohol en la noche y los relajantes musculares.
  • Dormir de lado, no de espalda.
Read more

Consejos para nutrir rutina de sueño de tu hijo

La hora de irse a dormir (que en muchas casas es un eterno drama!) puede convertirse en un momento importante de calidad con tu hijo si tienes una rutina adecuada. No solo porque facilita que tu hijo se acueste y se quede dormido, sino también porque te permite conectarte a él. A continuación te doy 7 consejos para nutrir la rutina del sueño.

1. Predictibilidad: Los niños hasta alrededor de los 6 años no entienden bien ni la hora ni los tiempos. Tener horarios y actividades estables les permite predecir qué va a pasar. Quizás no saben qué hora es, pero saben que después de comer viene el baño y que después del baño llega papá. Esto los contiene, les da tranquilidad y sensación de control[1]. Junto con esto, la predictibilidad también permite regular los ritmos biológicos del niño (por ejemplo, que le de sueño siempre a la misma hora).

2. Señales ambientales: Para potenciar la predictibilidad de las rutinas, los niños necesitan señales ambientales claras y estables que marquen y comuniquen el paso de una actividad a otra. Ya mencionamos que los niños a esta edad no se manejan bien con los tiempos, menos con los horarios. Por lo que si queremos que la rutina les resulte predecible, más que horarios, necesitamos señales. Para un niño de cuatro años, es mucho más fácil entender que tiene que acostarse cuando termina La casa de Mickey Mouse, que entender que debe hacerlo a las 20:30. Ahora, esto no significa que no haya que tener horarios. Todo lo contrario. Pero los horarios son para nosotros[2]. 

Las señales ambientales también ayudan para ordenar las conductas de los niños. Por ejemplo, después del baño las luces comienzan apagarse y ya no es hora de sacar juguetes y desordenar la pieza, sino hora de regalonear. Si tu hijo por temperamento es irregular en sus horas de sueño (lo has intentado todo y aun así nunca se duerme a la misma hora), las señales ambientales serán tu mejor aliado.

3. Cuento: Independiente de los beneficios en el desarrollo de la creatividad y fomento de la lectura, contar un cuento hace que irse acostar sea atractivo. Para muchos niños, dormir es fome porque significa perder tiempo de juego y regaloneo. Por lo que contarles un cuento es una excelente forma de cambiar esta percecpción. Irse acostar significa seguir pasándolo bien y haciendo cosas con mamá/papá. El cuento además es una actividad de transición entre estar activo-despierto y relajarse-quedarse dormido.

4. Preguntas de conexión: Este es uno de mis consejos favoritos. Muchos niños al irse acostar se muestran más dispuestos a conversar, a contarnos sus cosas y hacernos preguntas. Estos momentos de conexión hay que potenciarlos y aprovecharlos al máximo. Pueden preguntarles que fue lo que más le gusto del día y lo que menos les gusto. Algo que los hizo reír, algo que los hizo enojar. Algo que hayan aprendido. Yo lo empecé hacer hace poco con mis hijas y les encanta. Me dicen “mamá nuestra conversación”. 

Hacerles preguntas de este tipo, no sólo favorece la comunicación y la relación, sino también el desarrollo de las funciones ejecutivas. 

5. Demostraciones afectivas: Dentro de las actividades que conforman la rutina es importante que incluyas demostraciones de cariños. Yo por ejemplo a mis hijas todas las noches les doy un súper beso que las protege de tener pesadillas y las ayuda a dormir mejor. Estas demostraciones, al ser estables y predecibles, se convierten en rituales que enriquecen enormemente la relación.

6. Reconectar antes de dormir: Si por alguna razón te enojaste con tu hijo o el contigo, no dejes que se vaya a dormir sin antes volver a conectarte a él. Por lo mismo, nunca utilices irse a dormir como un castigo. No es bueno para la relación, para su descanso y para su desarrollo cerebral.

 7. Actividades de relajación: Para facilitar que el niño se acueste y preparar su cuerpo para dormir, lo ideal es que después del baño (o la comida en caso que se bañe antes) no haga nada que lo active. Evita juegos bruscos, electrónicos o que impliquen algún tipo de actividad física como correr o saltar. Trata de hacer actividades que lo relajen y vayan calmando de apoco su energia (por ejemplo masajes, leer, ver televisión abrazados, jugar con los legos, etc). 

Para ver qué actividades activan o relajan a tu hijo, debes estar atenta y observarlo. Hay niños por ejemplo, que se activan con el baño en vez de relajarse. Cuando esto ocurre, conviene bañarlos más temprano y cuando se acerca la hora de dormir hacer activiades que realmente lo calmen.

Espero que te haya gustado y servido. Si se te ocurre alguna idea, no dudes en compartirla! La idea es que entre tod@s nos apoyemos.

Andrea Cardemil Ricke

Mamá de 3

Psicóloga Infanto-Juvenil

Magíster en Psicoterapia Integrativa

Diploma en Terapia de Juego

Diploma en Manejo Interdisciplonario de las dificultades del Escolar

Autora del libro “Apego Seguro: Cómo relacionarte con tu hijo después de los dos años”  y “Separarse con niños pequeños: cómo seguir nutriendo tras la ruptura” de (Ediciones B).

1 y 2: Extraído del libro “Apego Seguro: Cómo relacionarte con tu hijo después de los dos años”. Andrea Cardemil, Ediciones B.

Read more

Los miedos infantiles

Serán de conocimiento de todo papá o mamá las despertadas de un hijo a medianoche, con encendida de luces, visitas al baño y desveladas por más de media hora…. Los niños sienten miedos y de eso quisiera contarles hoy, de los miedos infantiles, los niños perciben esta emoción desde muy temprana edad, para bien o para mal, es señal de que están comenzando a experimentar la realidad del mundo en que viven, pero no necesariamente significa que sea la realidad de su mundo inmediato.
Los miedos infantiles son normales, especialmente entre los 3 a 7 años, etapa en que la imaginación y el egocentrismo son rasgos preponderantes en la que Piaget llamó etapa Pre Operacional. Es por eso que la imaginación por un lado nos permite jugar con objetivos inanimados atribuyéndoles cualidades propias de los seres vivos; y el egocentrismo les ayuda a aumentar su actividad consciente de que es posible jugar de ese modo con tales objetos con los rasgos de personalidad que ellos deseen asignarles; por ende, estas características les estarán ayudando a construir monstruos, animales y brujas que no existen y que les causarán estos miedos infantiles de los que les comento. Por esa razón es que se recomienda, tanto que nosotros como adultos cercanos, no exageremos los peligros que algo o alguien nos puede causar, porque estaremos sin querer, creando un caldo de cultivo para que aquellos personajes lleguen a aparecer en sus sueños o en su vida cotidiana, interfiriéndoles su bienestar, a ellos que andan tan vulnerables a crearlos y creerlos.
Hay. por ejemplo, niños que se despiertan por las noches. La oscuridad les detona sus miedos y la etapa que están viviendo hace lo suyo. Pero los miedos no sólo se suscriben a la hora del dormir, sino que también afectan la vida consciente, dado que diariamente los podríamos ver revisando muebles y closets antes de irse a la cama, evitarán quedarse solos y en ocasiones, disimularán su temor para no parecer exagerado, hay menores que constantemente preguntan dónde está la mamá y se ponen nerviosos preguntando cada vez con más intensidad si se saben solos.
Es importante aclarar que los miedos infantiles no sólo podrían deberse a la etapa del desarrollo que viven, sino que podrían ser parte de algún episodio nefasto que hayan pasado, el cual también modificará su comportamiento y somos los padres los que debemos tener ojo e intuición para reconocer cada variación en su conducta. En el caso que el cuadro sea intenso, vale decir se prolongue el mes entero de manera diaria, y que su vida se vea afectada por tristeza o inseguridad y desconfianza extrema se deberá acudir a un Psicólogo infantil, sin embargo en esta columna quisiera sólo avocarme a los miedos producto básicamente de su imaginación y de la edad entre 2 a 6.
Quisiera compartir algunas medidas que les podrían ayudar a calmar los miedos de sus hijos:
-Conversar acerca de lo que sueña, al día siguiente o en el mismo momento del desvelo y tratar con ellos de llegar a la causa de sus miedos.
-Ayudarlo a calmarse dándole un abrazo y un beso.
-Utilizar una luz tenue en su dormitorio mientras duermen y dejar la puerta semi abierta.
-Hacer un recorrido juntos en familia por los lugares donde el niño o la niña crea que podría esconderse un monstruo o ser malo.
-Jamás negarle su temor, hacerlo sentir muy comprendido de lo que está viviendo.
-Manifestarles mucha confianza en que nada pasará. Mostrarse seguros frente a ellos.
-Evitar las pantallas y programas con dibujitos que tiendan a la maldad, violencia o mal trato en todas sus formas.
-Darles un baño con agua tibia, en un ambiente de relajo encendiendo velas en difusor con olor a lavandas y realizando una oración al Ángel de la Guarda en el caso de cada familia.
-Ir al baño antes de acostarse y no cenar demasiada comida, eso les hace dormir mal.
-Mantener su pieza ordenada, con sus juguetes más apreciados a su alcance.
-Leerles cuentos, y así estar con ellos hasta que estén a punto de caer dormidos.
-No subestimar sus temores ni mucho menos comentarlos a otros ridiculizándolos.
-Utilizar terapia Floral para equilibrar la emoción en cuestión.
Les enumero además algunas señales que nos podrían estar avisando que nuestro hijo o hija siente temor:
-Estar atentos a las temáticas de las historias y dibujos que producen de manera espontánea cuando juegan.
-Revisar la presión con la que escribe o toma el lápiz, si denota una postura tensa al trabajar.
-La falta de apetito y la distracción constante.
-Si sueña pesadillas por más de un mes seguido.
-La revisión constante de rincones o muebles donde podría esconderse alguien al punto que esa revisión ya le esté afectando su vida.
-Sobresaltarse cuando oye un ruido intenso e inesperado, rompiendo en llanto la mayoría de las veces.
-Los desvelos continuos.
Espero les sea útil confirmar que los miedos son transitorios cuando son al dormir y que tenemos muchas acciones a la mano para disminuirlos. La comprensión y la seguridad es fundamental.

Claudia Pastene Gorigoitía

Mamá de dos hijos.

Psicopedagoga, Profesora Básica y Terapeuta Floral

Fotografia de la portada: Diseñado por Freepik

Read more

La hora de dormir

Cuando llega la hora de irse a acostar, en muchos hogares puede ser un momento de mucha tensión mas que de calma… se viene la cena con niños que tienen sueño, y ese no es un lindo cuadro la verdad…, se viene la hora del baño con mas de algún juguete o gotas de agua fuera de la tina, luego las levantadas a media noche por desvelos de los hijos, se vienen los abrazos de medianoche para consolarlos por culpa de alguna pesadilla.. o que el dormitorio de los papás termine siendo ocupado por los niños de la familia, alterando el buen dormir y el merecido descanso reparador!

Desde mi experiencia, he confirmado que sacar al bebé de la pieza de los padres al quinto o sexto mes de vida es un buen momento, pues ya más o menos se tiene regularizada la hora (y la rutina) de la leche, y eso ayuda a que los bebés duerman a lo menos nueve horas ininterrumpidas durante la noche, así todos descansan y el bebé crece sano. Ese hito ayudará infinitamente al futuro hábito del bueno dormir.

También, está estudiado que cenar liviano y tener una rutina clara para ir a la cama, les ayuda mucho a los niños a conciliar el sueño. Sin embargo el tema del sueño interrumpido es bastante común, por lo tanto no hay necesidad de desesperar, pues más temprano que tarde desaparecerá. Aqui les comparto algunas ideas para ayudar a sus hijos a dormir plácidamente, como les corresponde!! No olvidemos que la calidad del sueño es determinante para la actitud con que se inicie un nuevo día…
No es normal que un niño se levante a medianoche por miedo, por hambre o por inseguridad.
Sueño interrumpido por pesadillas es normal, y no deberían durar más de dos semanas, por lo tanto, sugiero estar atento a si ese cuadro se prolongara. Tal vez algo está sucediendo en su entorno y actividades diarias que hacen que las tenga por un y tiempo más extendido.

 

Control de esfínteres a los tres años ya  debería estar logrado, inclusive en las noches.
Por lo tanto, si un niño se levanta en las noches, a qué podria deberse?

 

Leyendo y sobre la base de mi formación profesional, dentro del desarrollo evolutivo de los niños, los despertares y terrores nocturnos están dentro de lo esperado, son pasajeros y pueden prevenirse o podemos ayudarlos a sobrellevar. Los menores, en esta etapa en que se entremezclan lo real con la fantasía (para mi uno de los rasgos más hermosos de esta etapa y de la vida!!!), podrian estar afectándoles al buen dormir, pues sienten tan vívidos los sueños que podrían despertarse, e incluso despertarse con miedo, si lo que visualizan en sus mentes mientras duermen es algo muy impresionante, pero es normal. Es tanto, o debiera ser asi al menos, lo que un niño observa, aprende e imagina día a día, que no es raro esperar un sueno con sobresaltos. Por eso, al momento que se sufran esos despertares, como padres podemos darles un abrazo, acompañarlos a regresar a su cama, y dejarles la puerta abierta y una luz suave encendida. Hasta los cinco años de edad es esperable este comportamiento. No olvidemos que a los seis años, según Piaget ya comienza otra etapa del desarrollo llamada Pre Operacional, donde la fantasía ya desaparece, por lo tanto si está teniendo pesadilla, al despertarse debería calmarse y confirmar que su realidad está en completa calma, que sólo era un mal sueño. Como papás no tenemos más que armarnos de paciencia y jamás molestarse o llamarles la atención (ni en ese minuto ni al día siguiente) por lo sucedido, sólo ayudarlos a conciliar el sueño nuevamente.

 

Ansiedad por estar con su núcleo, también podría ser una razón, Tal vez una terapia de Flores de Bach ayudaría muchísimo, pues lo que está viéndose alterado es el plano de las emociones, el menor requiere contacto, confirmar que sus padres están ahí para él, que no se han ido y que no está siendo excluído de nada. Habría que revisar ahi como adultos, qué relaciones o malas dinámicas se están implementando en casa, o colegio, como para hacer sentir inseguridad en el menor, que se sienta inseguro, y que sienta una suerte de temor involuntario al no estar con los demás. Dormir, es en sí una actividad que nos separa del mundo y de los padres por ende. Ahí el niño estaría demostrando una necesidad exacerbada de contacto, cariño y confirmación, que no está mal desearlo, pero si le lleva a interrumpir su sueño, es recomendable ayudarlo a dormir con besos y abrazos, repetirle sus cualidades constantemente, y evitar los gritos o castigos, en especial cuando llega la hora de dormir.

Claudia Pastene Gorigoitía

Mamá de dos hijos.

Psicopedagoga, Profesora Básica y Terapeuta Floral

Read more