SER PADRES: UN MUNDO DE DUDAS

¿A quién no le ha pasado tener un día difícil, un despertar duro, un nudo en la garganta? ¿dudas y preguntas sin respuesta?. Sin duda los malos momentos nos hacen cuestionarnos ¿Lo estoy haciendo bien?. Y cuando estas situaciones o peleas ocurren a nivel familiar nuestras dudas crecen: ¿soy realmente la mamá que quiero ser? ¿Soy un buen padre? ¿Qué pasa que a ratos sentimos que no merecemos que nuestros hijos nos traten mal?, ¿cuánto de lo que hacemos para ellos como papás está bien?, ¿no será mucho? ¿en qué cedemos y en qué no? ¿soy realmente la “peor mamá o papá del mundo”? o ¿es realmente una injusticia lo que a veces entre peleas y discusiones escuchamos como padres?.

peormadremundo-kifd-u50638172689kih-624x38540rc

Probablemente muchos de estos cuestionamientos son sólo preguntas sin respuesta. Solo tengo la convicción de que cada uno en su rol de padre o madre, intenta hacerlo lo mejor posible. Intentamos escuchar a nuestros hijos, conectar con sus necesidades, equilibrar nuestros tiempos con los suyos, cuidarnos para poder cuidarlos mejor, intentamos, a ratos, gozar la parentalidad y su niñez, porque sabemos que se pasa rápido. Sé que la mayoría de las veces, nos proponemos ser la mejor versión de nosotros mismos para entregárselas como un valioso regalo a nuestros hijos, al mundo y a los que nos rodean. Pero, a veces, la vida en ciertas situaciones difíciles y peleas se torna injusta, unilateral o triste. Escuchar que “eres la peor mamá (o papá) del mundo” rompe el alma, sobretodo porque uno intenta ser “la o el mejor” dentro de las propias posibilidades.

A veces pensamos que somos muy duros, que los niños tienen que hacer lo que uno piensa, porque estamos convencidos que es lo mejor para ellos. ¿Cuánto realmente es lo que necesitamos escucharlos?. A ratos, al menos a mi, me baja esta duda, casi existencial, de si realmente lo que yo creo es definitivamente lo que ellos tienen que hacer ¿Por qué ellos no pueden tener razón? ¿Por qué yo creo tener la mirada correcta o la experiencia para no escucharlos?.

79e716_a2fc50ec2d0d4232855ed7be027f5a80

Siempre suena más fácil decir: “las reglas se siguen y si no quieren tienes que contenerlos en su enojo”, es la receta de psicología que nos enseñan, que leemos, que sabemos…. pero es tan difícil ponerlo en marcha y lograrlo en situaciones de discusión, enojo y cansancio. Cuando el enfado de nuestros hijos nos traspasa a nosotros como padres, quedamos absolutamente desprovistos de herramientas para poder leerlos, saber qué es lo mejor para ellos, escucharlos, contenerlos y decidir en conjunto de una manera constructiva. Es tan difícil escuchar sus voces cuando uno como papá piensa que el camino correcto es el contrario a lo que ellos necesitan. Más difícil es aún, cuando la situación se torna tensa, comienzan los gritos y las descalificaciones. Ahí solo nos destruimos siendo incapaces de mirarnos en lo que todos necesitamos.

Este verano, por ejemplo, mis hijos se inscribieron a unas clases de fútbol, estábamos fuera de chile, por lo que optamos por inscribirlos solo a dos días para probar, porque como papás sabíamos que sería difícil y nuevo para ellos. Después de la primera clase llegaron felices, lo pasaron bien, les gustó el profe y en definitiva fue una experiencia de crecimiento para ellos. Sin embargo, al día siguiente ya no querían ir. La clase estaba pagada, y creíamos como papás, que debían terminar aquello en lo se habían comprometido y sabíamos que si iban sin duda llegarían contentos con la experiencia.

21002

¿El costo de que fueran? Una pelea enorme, escuchando frases como “son los peores papás del mundo“, “No entienden nada“, “Siempre nos obligan“, “No nos están escuchando” … rabia, rabia, rabia. En ese momento, es cuando empezamos a buscar como padres, la teoría o la guata o al menos tus valores familiares. Nosotros tenemos claro que no queremos crear una niñocracia, pero tampoco nos gusta la dictadura como papás. En algún minuto de la pelea, y después de un momento de calma, recuerdo haber logrado entrar en mi modo zen -que a ratos aparece- me senté al lado de ellos y les pregunté: Ya explíquenme, ¿qué pasa, por qué no quieren ir si ayer fueron felices?, ¿me cuesta entender?, y entonces solo escuché vaguedades, excusas, palabras como “lata”, “es que son malos” o “es que no conozco a nadie”. Con mi marido, seguíamos pensando que tenían que ir y entonces la respuesta en modo Zen fue “no nos parece, creemos que lo van a pasar bien, es sólo una clase más, ya se comprometieron, hay que terminar lo que uno empieza, etc., etc., etc….”. Y ellos con su misma rabia siguieron tirando frases para el bronce y ahí definitivamente nos ganó la rabia:”van y se acabó”. ¿Dictadura? ¿lo estaremos haciendo bien? ¿los escuchamos más? ¿pasamos por sobre lo que pensamos? ¿dónde está el límite de lograr leer y satisfacer sus necesidades, pero al mismo tiempo llevarlos a que hagan eso que nosotros como papás sabemos los hará crecer? El costo: una gran pelea, todos llorando, frustración por todas partes y finalmente quedándonos con la duda, ¿realmente está bien lo que estamos haciendo como papás?.

maxresdefault

¿Qué pasó finalmente? FUERON ¿cómo llegaron a la vuelta de sus clases? ¡¡Felices!!, contentos, llenos de experiencias nuevas. ¿Fuimos papas que leímos sus necesidades? Quizás no. ¿Valió la pena? Quizás sí. La parentalidad es un mundo de dudas, no hay recetas, no hay teorías, sólo está tu manera y esa tendrá que ser la mejor posible. Claramente la pelea no fue algo que buscamos, pero la realidad es que pasa y tuvimos que estar en ella para aprender algo nuevo.

Los aprendizajes fueron varios: hay valores familiares que no se transan, no siempre podemos satisfacer sus necesidades porque a veces la necesidad es solo evitar eso que les cuesta y eso los daña y, por supuesto, que nuestro mejor intento es también el de ellos. Todos necesitamos poner de nuestra parte para construir un acuerdo y NO destruir nuestros vínculos.

empresa_familiar_foto-1

Finalmente, todos nos pedimos perdón, nos abrazamos, y lloramos. ¿Será que de eso se trata ser y hacer familia? ¿por qué a ratos duele tanto? Me imagino que es porque en el dolor crecemos, nos acompañamos y aprendemos a ser empáticos. Porque en los momentos difíciles y reales se profundizan los lazos, porque después de las peleas aprendemos a reparar, querer y respetar. Hoy todos reparamos, y eso es algo que mis niños al menos aprenderán para la vida. Todos nos equivocamos y de eso aprendemos también.

¿Cuánto empujo a mis hijos a eso que creo que les hará bien? Sólo sé que tiene que ser negociable, acompañado, mirado y contenido desde lo que ellos necesitan también. Ese día todos podríamos haberlo hecho distinto, no les pregunté por ejemplo qué necesitaban de mi para ir a sus clases, quizás querían que los acompañara las dos horas de fútbol. Nos ganó la rabia y la frustración, sin embargo al menos nos sirvió como papás para cuestionarnos cómo todos lo haríamos distinto la siguiente vez, quizás nos equivoquemos de nuevo. ¡Y bueno de eso se trata la vida, la familia y el amor!

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

 

Read more

10 Hábitos que muestran las Inseguridades de tu Pareja

Hay una línea muy fina entre reconocer el comportamiento inseguro y el amor genuino. De hecho, hay varios signos que se deben observar con los cuales las personas pueden mostrar su comportamiento y personalidad.

Debes recordar que la inseguridad solo se mejora con un refuerzo positivo del yo. Estas son las señales de advertencia a tener en cuenta, y lo que podrían significar para tu relación.

Te mostramos 10 comportamientos que muestran inseguridad en la pareja:

1. Te dice que te quiere sólo en fechas señaladas

¿Te ha profesado su amor eterno después de tu primera cita? ¿Está pidiendo mudarse después de la tercera vez que has estado juntos? Si es así, eso es una señal para correr en la otra dirección. Él es demasiado inseguro para su propio bien y cree que si no se compromete con él de inmediato, entonces algo horrible sucederá. Este signo es muy difícil de reconocer porque, normalmente, alguien que te dice que te quieren es maravilloso, pero no después de conocerte durante una semana. Asegúrese de confiar en sus instintos y reconocerlo como un signo de inseguridad en lugar de honestidad.

2. Evita el contacto Visual

El lenguaje corporal a veces puede hablar más que las palabras. Las personas inseguras tienen dificultades para mantener el contacto visual. Eso es porque los ojos pueden ser muy expresivos para el mundo interno de alguien. Cuando alguien es inseguro, no quiere que veas eso. Ya sea durante la intimidad o durante la cena, evitar el contacto visual siempre es una gran señal de advertencia.

3. Es asustadizo (a)

Los matones a menudo son inseguros, muy en el fondo, pero lo canalizan a través de insultos o violencia verbal y física. Por supuesto, no hay excusa para que te traten mal. Si experimenta alguna forma de abuso o maltrato, debes saber que dicho tratamiento nunca es aceptable. Además, nunca te dejes engañar por la personalidad dura, es la profunda inseguridad lo que le está plagando.

4. Amenaza con dejarte

Otro signo muy importante de inseguridad es que cree que tiene una influencia enorme sobre ti, tanto que amenaza con irse. Esta amenaza probablemente indica que teme que te vayas primero y quiere ahorrarse el dolor. También exige la validación que ansía desesperadamente de ti, utilizando métodos manipuladores para obtenerla.

5. Duda constantemente

¿Te pregunta cuando te quedas hasta tarde en el trabajo o sales con tus amigos? Los celos extremos son un signo clásico de inseguridad. De nuevo, se deriva del temor de que le dejes antes de que pueda hacer algo al respecto. No siente que sea lo suficientemente bueno para ti, por lo que está tratando de evitar ser lastimado de la única manera que él sabe, haciéndote daño primero. No dejes que te engañe. Trata de mirar más allá de esta táctica manipuladora para ver la inseguridad que acecha debajo.

6. Baja Autoestima

Si se compara constantemente con tus otras personas o con las celebridades que te gustan, entonces es muy probable que su autoestima esté sufriendo. Su inseguridad está ligada a su apariencia física. Intenta organizar un día de “cambio de imagen” para ambos o regálale ropa bonita, un nuevo corte de pelo, un afeitado con una navaja de afeitar agradable. Estas pequeñas cosas harán maravillas para arreglar la forma en que se siente consigo mismo.

7. No olvida el pasado

Una de las señales reveladoras de una relación sana es pasar pequeñas peleas y aprender de sus errores. Si tu pareja  tiene el hábito de guardar rencores, entonces es muy probable que esté sufriendo de inseguridad sobre tu relación. Trata de convencerle de que lo pasado, pasado está y concéntrese en el presente en lugar de en los argumentos anteriores que hayan tenido.

8. Aparece en todas partes de tus Redes Sociales

¿Le gusta cada cosa que publicas en Facebook o Instagram? Es probable que no sea sólo porque sea un fanático de tu contenido; es posible que pueda estarte acosando digitalmente. Puede verse a sí mismo como un detective en línea y cree que sabe todo sobre ti desde tus redes sociales. Ten cuidado con lo que compartes allí, y deja que las cosas privadas sean privadas.

9. No respeta el espacio personal

Si lo encuentras leyendo tus textos, revisando tu historial de navegación o mirando tus mensajes, entonces es muy probable que sufra de extrema inseguridad. Está tratando de atraparte “en el acto” de dejarlo, para que no sentirse tan mal si realmente sucede. Intenta decirle cómo te hace sentir eso y explícale que tú, como cualquier otra persona, necesitas tu privacidad y él o ella debe respetar eso.

10. Se enfada si no estás disponible

La vida de una pareja no gira en torno a su relación; es crucial que ambas personas tengan una vida fuera de ella. Si está obsesionado con que salgas y lo dejes solo, significa que no confía en ti ni en tu conexión. No lo hagas sentir libre, sino que también lo convenzas de que necesitas tu propio tiempo para concentrarte en ti mism@.

Muy a menudo, las personas inseguras no se dan cuenta de que están revelando un comportamiento inseguro. Pueden ser muy difíciles de ayudar, pero con el enfoque correcto, puedes construir la confianza necesaria para que tu pareja se sienta más cómoda en tu relación. Si es necesario, busca ayuda profesional de terapeutas y expertos. ¡Definitivamente verás un cambio de actitud una vez que el pensamiento positivo reemplace a los pensamientos negativos!

 

Texto PowerofPositivity

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

Extraido de www.institutodraco.com

 

Read more