4 asignaturas que todo estudiante debería tener (sin importar su carrera)

Artículo publicado originalmente en El Definido

Porque no solo de técnica especializada vivimos los seres humanos, Mane Cárcamo rescata esas asignaturas que deberían estar en toda malla curricular de cualquier carrera de Educación Superior. ¿Por qué? Nos harían tanto más fácil la vida.

Llegar a la universidad o instituto y lograr el tan ansiado cartón (con esos timbres más caros que pasaporte chileno), ha sido para varios de nosotros una verdadera cruzada. Cumplir con las expectativas de nuestros padres, alcanzar esa meta que tanto esfuerzo y renuncias significó, experimentar en carne propia esa agradable sensación de haber logrado algo grande, es un camino que vale la pena recorrer. Y claramente ES un punto de inflexión en nuestra vida estudiar algo a lo que, ojalá con amor y pasión, nos dedicaremos toda nuestra vida.

Personalmente la universidad fue una etapa de mi vida espectacular en donde conocí nuevas maneras de mirar el mundo, grandes personas que hasta el día de hoy son mis amigos y obtuve además el título de periodista (inserte acá su crítica gratuita a la profesión). Una vocación que me fascina e inspira.

Obviamente fue importante aprender reporteo, ética periodística, tener talleres de radio y TV, más todas esas asignaturas fundamentales para aprender “a hacer”. El tema es que creo que aparte de las obvias, hay materias que TODA carrera (ya sea universitaria o técnica) debería contemplar en su malla. Conocimientos transversales a los que debería acceder desde un bailarín hasta un físico nuclear. Materias que nos harían trabajadores más completos, más útiles y también más libres y responsables cuando hay que tomar decisiones.

Tal vez las instituciones educativas deberían considerarlo. Darse el tiempo para mirarlo como una oportunidad y ayudar a que sus alumnos sean hombres y mujeres que van más allá de la técnica. Aquí mi propuesta de ramos obligatorios que todo pobrecito mortal debería aprobar:

1. Primeros Auxilios

Es impactante que haya gente que fue capaz de inventar internet, construir el Costanera Center (los pueden odiar pero convengamos que fácil no debe haber sido), diseñar una aspiradora que se mueve sola (googleen “Roomba”, en verdad la añoro con todo mi ser), imaginar la depilación definitiva (existe desde 1994 para felicidad de todas) y que esa misma gente no tenga idea de reanimar a una persona, hacerle respiración boca a boca o evitar que se atore con una bolita. Los primeros auxilios deberían ser parte de la cultura general. Y si me apuran más, ramo obligatorio desde el Colegio.

2. Negociación de Sueldo

Temón de temones. Cualquier tipo de negociación es un verdadero arte que muy pocos manejan. Para varios de nosotros, hablar de lucas implica varias noches de insomnio, alto consumo de sicotrópicos con más estrellas que el firmamento, transpiración helada e incluso pérdida del apetito (síntoma que debo reconocer que NUNCA se me ha manifestado).

En general este talento lo manejan mejor los profesionales ligado a las ciencias económicas, pero para nosotros los humanistas, o lo artistas es un verdadero calvario. Podemos entrar ultra empoderados a negociar más cláusulas que la Raquel Argandoña para un estelar y ¿lo peor? Salimos trabajando mayor cantidad de horas y por menos plata.

Pues bien, esta habilidad se debería enseñar de manera rigurosa. Cómo plantear nuestras aspiraciones, cómo mantenernos firmes cuando nos están tratando de doblegar y cómo lograr además que aun así, el jefe te siga queriendo.

3. Ventas y Marketing

La palabra venta está demonizada y goza de pésima fama. Incluso cuando alguien define a una persona como “vendedor” se puede oler cierto tufillo despectivo en el ambiente. Pues bien, todos deberíamos saber vender. Es clave.

Tal vez no vendamos un producto concreto nunca, pero alguna vez en la vida tendremos que ofrecer un proyecto, una idea e incluso “vendernos” a nosotros mismos en una entrevista de pega. Dejarlo todo al azar y dependiendo de las propios talentos es tan riesgoso como poner a Sebastián Piñera en el bloque humorístico de El Festival.

Deberían haber cátedras transversales a todas las disciplinas, en donde nos enseñen a llegar a nuestro objetivo con estrategias eficaces, ser atractivos para presentar nuestro “producto”, saber hacer seguimiento sin transformarnos en sicópatas ansiosos y finalmente cerrar el tan preciado negocio. Piénsenlo… cuanta gente más realizada en el mundo existiría, si alguien les hubiese dicho cómo hacerlo.

4. Finanzas Personales

Volvería a la universidad solo para inscribirme en este curso. Porque, por Dios que común es la gimnasia financiera en nuestro país. Según un estudio de Adimark de este año, el 47% de los chilenos asegura estar endeudado. Y en verdad conozco a muy poca gente que pertenezca al 53% restante. ¡¿Dónde están?!

Me parece fundamental estar al tanto nuestra capacidad de endeudamiento (una deuda sana no es problema), tener una visión realista de nuestra cuenta corriente y el presupuesto que podemos manejar, saber que los negocios milagrosos no existen (¿cierto Garay?) y básicamente ordenar nuestro estilo de vida. Más cuando el grupo que más crédito ha contraído está entre los 25 y los 34 años, lo que nos debería hacer reflexionar acerca de que se normalice que generaciones completas vivan en rojo. Rectores, Decanos, Directores de carrera y demases, este curso les llora en su malla. Habrá gente menos angustiada y probablemente a ustedes también les pagarán las mensualidades cuando corresponda. Win-win.

¿Qué otros ramos útiles para la vida agregarías?

Magdalena Cárcamo – Periodista

Fuente: www.eldefinido.cl

Read more

Manifiesto #SheBanking

1. La mujer no se siente suya la palabra finanzas, es un idioma que no entiende. Pero está receptiva a entenderlas y a sentirse tranquila y segura al gestionarlas y tomar las riendas.
2. Mis Finanzas o Finanzas Personales es una buena expresión para la mujer.
3. La imagen de la banca es negativa, de desconfianza, engaño y masculina.
4. Las mujeres quieren relaciones a largo plazo con las marcas, con la banca también.
5. Los bancos no están comunicando asertivamente que tienen App para ayudar a sus clientes y clientas; que tienen la banca online para que gestionen sus finanzas personales.
6. Financially Fit; si durante 21 días seguidos cambio esta rutina, incorporo el chequeo de mis cuentas ya lo convertiré en HÁBITO y formará parte de mi “salud financiera”. Es comparable a empezar a ir al gimnasio y a cuidarte.
7. Asesora financiera: la mujer quiere poder preguntar a otra mujer experta y de confianza sobre sus decisiones financieras y de su dinero.
8. Pedagogía Financiera; desde la escuela primaria se debería educar en finanzas, dinero y desde los propios bancos ayudar a entender, creando incluso un glosario de las palabras más usadas y como traducirlas y entenderlas.
9. El dinero es bueno. Nos ayuda a cumplir nuestros sueños y nos permite tener ilusiones. La mujer quiere reconciliarse con el dinero y hablar de él. Pero siempre va a querer un dinero que además tenga un impacto social.
10. La banca online es femenina; Si la mujer se mueve tan bien en la red, debemos aprovechar esta oportunidad para conectar con ella con nuestros dispositivos y canales digitales, ya que es un terreno que domina y no se siente en campo ajeno. La red es femenina;
11. Una banca nueva; un discurso nuevo. Necesitamos valores como; ética, empatía, humano, cercanía, anticipación, transparente, personalizada, que responda, comprometida y honesta.
12. ESCUCHAR vs Hablar; la mujer está harta de que la banca siempre le venda algo. Necesita sentir que le importa y esto empieza por escuchar.
13. Customer-Centric; que la banca ponga la clienta en el centro de todas, TODAS, sus decisiones. Solo así será creíble el, mensaje y la conversación.
14. Personaliza nuestra relación; Yo quiero ser única para ti. Dame motivos para confiar en ti. Identifícame, reconóceme. Hagamos Screen & Skype.
15. Las palabras me importan; no digas más Comisión, Préstamo, Producto y dime; Confianza, Transparencia, Ayuda.
16. La conversación es otra; debe ser fluida y debe ser tanto presencial como con la pantalla. Quiero poder “hablar” si lo necesito, quiero una VOZ de mujer.
17. Rosa ¡NO! Si es rosa para simplificar lo femenino, me siento insultada y simplificada al tópico y al estereotipo. Lo veré como maquillaje. Sera un error.
18. Reconóceme: quiero que me mires a los ojos, que me escuches, que sepas mi nombre y que conozcas mis gustos. No me des por segura, sedúceme.
19. Un banco Women-Friendly; de los pies a la cabeza. Solo será creíble si en la cúpula directiva hay mujeres, si en las fotos hay mujeres, si la imagen pública tiene mujeres. Si el personal, el equipo humano tiene el mismo discurso.
20. Una LoveMark; debemos hacerlo tan auténtico, genuino y con una historia tan potente detrás que nos convirtamos en una LoveMark para nuestra clienta y formemos parte de su día a día. Quiera recomendar su banco/App a TODO su entorno. Que seamos como su colonia, sin ella no sale de casa.
21. Big data disgregado; desde el momento que entra un dato en el banco ya debe ver si viene de hombre o mujer y separarlo para entender su comportamiento y su huella digital y interpretar y predecir necesidades.
22. Soy tu amiga. Quiero que el banco, mi asesor financiero, mi solución digital me ayude en mis finanzas personales. Sea mi amigo/a-asesor-confidente.
23. Responsabilidad Financiera; mostrándome el compromiso de su transparencia, sinceridad y honestidad veré su responsabilidad y podré confiarle mis finanzas.
24. Una silla en el Consejo: quiero sentirme representada en el Consejo de Administración del banco. Quiero que alguien esté representándome y defendiéndome. Esta figura de “La defensora de la Clienta” también podría dar servicio online y en un teléfono de atención. Hechos tangibles, creíbles y medibles.
25. Pónmelo Fácil: que sea a un clic, no a dos. Siempre simplifícame los procesos.
26. Momentos Vitales; A la mujer le mueven los momentos vitales, no la edad. Las carreras personales y profesionales de la mujer son cíclicas y van ligadas a momentos vitales de ella con su entorno. Adáptate a mí.
27. Anticípate; si ves que siempre miro lo mismo, cuando me veas (es decir, cuando me conecte) dame esa información de entrada.
28. Mujeres y niñas en tus campañas; que tu comunicación, tus prescriptores, tus protagonistas, tus pictogramas, tus voces sean como yo; de mujer.
29. Visual: usa fotos, emoticonos, pictogramas, dibujos, colores; Simplifícamelo
30. No intrusivo; no entres sin avisar; mándame mensajes de mis alarmas sin presión
31. Paz mental: dame la previsión e información necesaria para que yo este tranquila, para que tu solución me haga ser más feliz.
32. Empatía; necesito ver tu sonrisa y que me mires a los ojos.
33. Ventanilla vs Pantalla; la mujer quiere estar en el ordenador y móvil, pero siempre que pueda va a preferir ir a la oficina y sentarse con su asesora y hablar de su dinero, inversiones y gestión financiera con más intimidad.
34. Colores; juega con la gama de azules que me dan confianza, el blanco que es transparencia y los ocres que me dan calidez; azul+blanco+ocre.

 

 

 

gemmaGemma Cernuda-Canelles

gemma@peixandco.com

http://www.ellasdeciden.com

@peixco
www.strands.com | www.ellasdeciden.com

Read more

¿Hace el dinero la felicidad?

 

NO, PERO AYUDA!

ESO DECÍA MI ABUELA Y PARA VARIAR CON EL TIEMPO LE ENCONTRÉ LA RAZÓN.

¿Cuanto dinero acumular?

check_list1

 

Efectivamente el dinero en si, sin una razón no hace la felicidad. Los Indios, una de las civilizaciones y filosofías más antiguas y sabias, sostienen que una de las metas de la vida, para lograr la plenitud,  es la acumulación de riquezas. Sin embargo, esa acumulación de riquezas se limita a lo necesario para tener una vida placentera.

Hay que proponerse vivir plena y felizmente y eso tiene un costo, nuestra acumulación tiene que tener que ver con eso, si no, perderá sentido y se volverá una obsesión que no tendrá límite.

Hemos trabajado hasta acá, para los que recién se unen, en un propósito y definición de cómo queremos vivir, para ser felices en el futuro, para resguardarnos financieramente, para ayudar a nuestros hijos, para realizarnos en algo pendiente… en fin. Esa definición tiene que ver con un valor en dinero en el tiempo y a través de los años. La pregunta obvia es ¿Cual es la forma de lograr esos flujos de dinero?

Primero, debemos ponernos metas reales, desde lo que tenemos y nuestra capacidad de ahorro.  Usualmente debieras poder ahorrar desde el 10% hasta el 25% de la renta,  pero no debe ahogarte . Cualquier monto y porcentaje es mejor que nada.

Con el monto claro debemos proyectar los próximos 20 años y más, considerando inversiones de distinta duración y de distinta naturaleza. Esto porque la máxima de la estabilidad, es hacer una buena combinación de diversificación, de manera de asegurar un estado de equilibrio del dinero. Es tan simple como que si tu inversión está en 4 buenas partes, es muy difícil que a las cuatro les vaya mal simultáneamente. Estarás resguardándote respecto a situaciones de crisis que no podemos prevenir.-

En la elección de donde invertir, debes asesorarte por una persona entendida y revisar de cada alternativa, las condiciones, costos y por sobre todo historia, regulación y prestigio.

Estamos a tu disposición.

 

Marigó Armleder A.

 

Director Ejecutivo CMP Boutique de Inversiones & Negocios

 

 

footer

 

Read more