Sintoniza con lo que deseas

Un camino más directo para enfocarnos en el logro de nuestros propósitos es sin duda tener la claridad para distinguir lo que realmente deseamos.

Ésto aplica para todo en nuestra vida, sin embargo en lo cotidiano, al prestar atención a nuestros diálogos internos o en conversaciones con otras personas,  resulta más cómodo hablar  de aquello que no queremos ser, que no deseamos, que no queremos que suceda. Sin darnos cuenta,  el efecto que logramos es dar poder a la situación indeseada,  así cuando surge la evidencia del oscuro panorama que en muchos casos hemos contribuido a crear de manera directa o indirecta,  nos conformamos con  la satisfacción de haber  predicho lo que ocurriría.

 

Nuestro cerebro está orientado al logro, es uno de nuestros aliados para alcanzar aquello que nos propongamos,  pero necesita las instrucciones adecuadas. Es necesario revisar nuestros diálogos personales, reprogramar nuestra manera de pensar conectando con nuestro ser.  Es en lo interno de cada uno donde se encuentra nuestra esencia, nuestros anhelos, quienes somos. Si llevamos esta idea al pensamiento colectivosucede exactamente lo mismo, como familia, como comunidad, como país,  es necesario proyectar lo que deseamos. Es importante crear la realidad que deseas con tus acciones diarias, desde el ser que eres y lo más importante convéncete que esa realidad existe para ti, para tu familia, para tu país.

 

A propósito de lo que mencioné anteriormente, a manera de ejemplo me voy a referir a  la Madre Teresa de Calcuta,  quien se negaba rotundamente a participar en actividades en contra de la guerra porque admitía que simplemente al referirse a esa palabra se le estaba dando fuerza, por el contrario manifestaba su interés en promover actos en función de la paz, de la libertad, de la hermandad, del entendimiento entre los seres humanos,  día  a día con sus acciones creaba esa realidad desde su propio ser y ha sido notorio el resultado que ha obtenido.

 

Sintonizar con nuestros anhelos exige desligarnos de creencias y prejuicios que nos alejan de quienes somos. Prueba buscar espacios para encontrarte contigo y redescubrir día a día esa realidad que sí deseas protagonizar, no en vano eres quien dibujas tu propia realidad al tomar  decisiones frente a cada circunstancia, recuerda que somos responsables de los resultados que obtenemos, somos creadores y nuestra proyecciónpuede inspirar a otros y favorecerlos.

Te invito a dejar un comentario sobre este artículo, me gustaría conocer tu opinión sobre el tema.

Sigamos en contacto!!

Descubre tu potencial y disfruta la diferencia…Coaching,  Vivir con Maestría!!

 

Mercedes Martínez

@merchylifecoach

Extraido de www.institutodraco.com

 

Read more

Juegos Olímpicos y Paraolímpicos

Unos acaban de terminar y los otros están por comenzar siendo la verdad una hermosa posibilidad de aprender tantas cosas.

Cuando terminaron los juegos, tuve una sensación de vacío y cierta tristeza, seguramente tiene que ver con lo pobre de nuestra televisión actual y con la belleza de todo lo que pudimos ver.

Creo que hay que centrarse en dos puntos que pueden ser un gran estímulo de aprendizaje para todos, especialmente para los jóvenes; uno de ellos es la fuerza de voluntad que hay que desarrollar para llegar a ese punto de desarrollo de los talentos y el otro el creer que todo puede ser posible si se trabaja para ello.

Muchos o quizás todos de los que participaron, en algún momento tuvieron un sueño, pero un sueño sin voluntad nunca se transformará en un logro. Esto es lo que cada uno de los participantes, familiares y entrenadores tuvieron claro desde el principio.

Es curioso como esto contrasta con nuestro clásico “no va a resultar”, “esto es muy difícil” que rodea permanentemente nuestra educación en América Latina.

No soy capaz de imaginar cuantas dificultades, sacrificios, llantos y frustraciones han vivido cada uno de los que llegaron a Brasil y sin embargo estaban todos ahí para superarse a sí mismos en cada una de las disciplinas.

Pensaba en sus padres, familiares, en cómo los estados invierten en generar esos deportistas donde se valoran esos aprendizajes y no solo la educación tradicional en la que tanto estimulamos lo cognitivo y dejamos de lado tantas otras dimensiones del ser humano.

El expresar emociones, verlos llorar sin pudor por emoción o frustración, el abrazo y la rabia al ver que tanto esfuerzo no produjo lo esperado para después volver y volver a intentarlo, son todos aprendizajes que debiéramos incorporar en nuestras vidas todos los días.

Es maravilloso lo que la voluntad y la perseverancia pueden lograr en el ser humano y lo poco que la educamos en todos lados. Es maravilloso lo que el cuerpo puede hacer al ser entrenado desde la voluntad y la poca conciencia que tenemos de él cotidianamente, incluso al ni siquiera ser conscientes de la respiración o de preguntarle al cuerpo como se siente.

Están por empezar los juegos paraolímpicos, los que seguramente tendrán menos cobertura que los anteriores pero serán más emocionantes dentro de los dos ámbitos descritos como son la fuerza de voluntad y el logro de los sueños a pesar de las limitaciones.

Siempre me ha gustado ver este tipo de competencias aunque cuando las veo, tengo la sensación de tener la flexibilidad de un elefante y siempre me pregunto cuanta historia, sacrificios y dolores deben haber detrás de cada deportista y sus familias. Por eso es que creo que esta experiencia que saca lo mejor de los seres humanos nos puede hacer reflexionar sobre nuestros propios sueños y desafíos y revisar como esta nuestra perseverancia para lograr lo que queremos lograr.

Incluso creo que para muchos las preguntas son otras y pasarán por preguntarse si tienen o no sueños y si están trabajando por ellos.

Hasta para llegar a la luna, hay que partir con un primer paso, entonces aprovechemos esta experiencia y estos testimonios de cientos que se han caído y han vuelto a levantar para revisar nuestras propias vidas, nuestra voluntad y nuestros sueños, a lo mejor podemos recomenzar y trabajar por aquellos que parece imposible.

Extraído de www.pilarsordo.cl

Read more