Ser pareja hoy en día…

La revolución femenina de los últimos años ha impactado en múltiples ámbitos de la vida, en Chile (y en otras partes del mundo también) hubo una presidenta mujer, más mujeres en el parlamento, mujeres convocando marchas por sus derechos, por nuevas leyes que las protejan, etc. Poco a poco la mujer ha tomado un rol más activo en la sociedad y dentro de todos los ámbitos que podemos apreciar, la pareja es uno de ellos.

Aunque nunca me tocó vivir en la era donde la mujer sólo daba el amén y funcionaba para los niños y su marido, creo que soy de la generación de transición, que abarca probablemente desde los años 70 a la fecha, donde se pueden ver cada vez más mujeres emprendiendo, ocupando altos cargos de empresas, viajando con  sus amigas, teniendo una vida independiente de su vida como pareja y como mamá, lo cual me parece muy sano siempre y cuando todas las áreas puedan estar equilibradas.

Como dije anteriormente, una de las áreas más afectadas con este rol más activo es en la pareja, donde probablemente el hombre aún no ha encontrado la forma de posicionarse en este nuevo rol. Cada día recibo a más pacientes hombres en la consulta con bajo deseo sexual o con alguna disfunción sexual como la eyaculación precoz o la disfunción eréctil que se según ellos se generaron de un minuto a otro, sin motivos aparentes.

Mi teoría es que no han sabido sostener una relación con mujeres empoderadas, se sienten castrados real y simbólicamente, cada vez que ellos se sienten que no son capaces. Al mismo tiempo las mujeres empoderadas fácilmente cruzan el límite y se transforman en mujeres controladoras nivel extremo. Esta dinámica, tan típica en nuestra sociedad, pocas veces es consciente para la pareja. Nuestro trabajo como terapeutas es poder ponerla sobre la mesa para ir reparando en ciertos patrones que se van repitiendo hace meses, los cuales me imagino que han sido el ingrediente perfecto para mantener una relación lo menos erótica posible.

El excesivo control de las mujeres y la excesiva pasividad o poca proactividad en los hombres es lo anti afrodisíaco para una relación.

Y comienzan los problemas de deseo sexual, en hombres y mujeres. Porque la verdad es que nadie se excita si tiene a una “mamá” al lado, dando instrucciones una y otra vez. Y por el otro lado, a ninguna mujer le gusta tener que repetir las cosas 200 veces para que su pareja lo almacene y ejecute lo antes posible. Y rápidamente se empieza a establecer este círculo vicioso de “dar órdenes, porque si no, no hace nada” y la contraparte “no recibe órdenes (menos de una mujer) por lo tanto no hará nada”. Este mecanismo a veces es muy inconsciente, y nos toma un par de sesiones poder verlo y entenderlo.

Pienso que en esta sociedad machista en la cual nos ha tocado a todos crecer, el hombre está muy acostumbrado a que le hagan las cosas, desde la comida hasta sus trámites personales como pedir hora al doctor. Es cosa de ver a nuestras abuelas con nuestros padres y tíos, o en algunos casos a nuestras mamás con nuestros hermanos.

Tengo varios pacientes que me cuentan que ellos nunca hicieron nada en la casa, que eran sus hermanas y mamás quienes servían, hacían las camas, llevaban la ropa sucia a la lavadora, le hacían el almuerzo y colación para el colegio, etc. Nunca jamás tuvo que hacer nada, hasta que decidió casarse y al momento de vivir con su señora, no entendía nada (y ella menos). “Nunca hice nada en mi casa, entonces no sé qué cosas hay que hacer, le pido a mi señora que me explique o que me haga una lista y ella se niega, dice que yo averigüe pero que empieza ya, antes de que sea demasiado tarde”. Por su parte la señora dice “No puedo creer que no entienda que las cosas no se hacen por obra del espíritu santo en la casa. La ropa sucia no se va sola del suelo al canasto y del canasto a la lavadora. Tampoco se lava sola. El refrigerador no se llena solo todos los lunes, hay que pensar en un menú semanal además de ir al supermercado y comprar, y así sucesivamente”.

Estos son ejemplos muy concretos de lo que les estoy tratando de transmitir respecto del equilibrio, de empoderarse, de no tomar todo el control, de confiar en el otro, de respetar sus tiempos y sus formas, y que no porque las cosas no se hagan perfectamente como uno las hace, significa que se hacen mal.

Sí, algunas mujeres les toca lidiar con hombres menos proactivos que realmente no saben qué hacer, y no porque no quieran sino porque nunca nadie les enseñó ni tampoco ellos quisieron aprender. Estas son las parejas con las cuales uno parte con tareas básicas en la terapia y en muy poco tiempo se ven los cambios tanto en la dinámica relacional como en la vida sexual.

Se preguntarán por qué y solo puedo decirles que todo está relacionado. Cuando trabajamos las disfunciones sexuales tanto en mujeres como en hombres, pocas veces nos quedamos hablando solo de la vida sexual. Podemos ampliar la mirada y ver que lo que pasa en el día a día nos da pistas de lo que pasa en la cama. Podemos entender por qué les pasa ahora si la verdad es que nunca antes habían tenido ese problema, y la pareja logra ver que la manera en la que funcionaban, no era lo mejor para ellos.

El típico “nunca dije nada para no tener problemas” es el famoso Pan de hoy y hambre de mañana. Me cuesta entender la dificultad que tienen las parejas para hablar de los problemitas y los problemones, sé que no es fácil, sé que en muchas ocasiones algunos no logran escuchar o entender lo que el otro quiere decir, o sencillamente el golpe al ego es tan fuerte que entran en modo defensa y ataque. Cualquiera de los mecanismos es tremendamente dañino para cada uno y para la pareja.

Creo que si hay algo en lo que no están logrando ponerse de acuerdo puedan consultar con un profesional que los ayude a entenderse y les de herramientas para el manejo de situaciones complejas a futuro. Porque lo que se guarden, muchas veces se acumula y termina saliendo por otro lado, y si son problemas de pareja ese otro lado muchas veces son las disfunciones sexuales.

Veo lo mal que lo pasan las parejas, veo el dolor que hay en ambos por lo lograr una relación sexual placentera y natural y veo que a veces es tan poco lo que hay que hacer pero tanto lo que les cuesta pedir ayuda que los problemas se acentúan y la pareja a veces llega tarde. ¿Para qué seguir pasándolo mal si hay especialistas que te pueden ayudar a pasarlo bien y disfrutar? No le tengan miedo a la terapia de pareja, no es más que una ayuda para resolver ciertos temas que ambos no han logrado a ser por cuenta propia.

Foto portada:Imagen de Free-Photos en Pixabay

Michelle_PollmannMichelle Pollmann Román

Directora de Centro Al Alma

Psicóloga Clínica
Postítulo Psicoterapia Psicoanalítica
Terapeuta de Pareja
Sexóloga en formación

 

 

Read more

La máscara en que vives: ¿Cómo educar en una masculinidad más sana?

“La máscara en que vives” es un documental que puedes ver en Netflix, y que muestra otra perspectiva que nos permite entender las causas de las actitudes y comportamientos de los hombres en relación a las mujeres; que hoy están siendo cuestionados por movimientos feministas en nuestro país. ¿Cómo se educa a los hombres, desde que nacen? ¿Cuál es nuestra responsabilidad como padres para preparar a nuestros hijos para desarrollar relaciones más sanas con las mujeres? ¿Cómo se puede resignificar el concepto de masculinidad?

Uno de los temas centrales del documental es el rol de las emociones en los comportamientos masculinos. La máscara que oculta las emociones de muchos niños y adolescentes es la agresividad, el impulso sexual incontrolable, la fuerza, el no llorar, el estoicismo, el poder. Crecen creyendo que otro tipo de emociones como la empatía, la tristeza, la ansiedad, la angustia, el miedo…son señales de debilidad y propias del sexo opuesto. Si para ellos la consigna es reprimir su vulnerabilidad, ¿no será la raíz de la discriminación y los abusos contra las mujeres?

Ver este conflicto cultural desde esta perspectiva no significa victimizar a los hombres como presos de su educación, sino que puede ser una reflexión que nos lleve a los padres a repensar la forma en que estamos educando a nuestros hijos hombres, qué mensajes implícitos enviamos cada día y cómo podemos cambiarlos.

Los niños, necesitan saber que sus emociones son aceptables, normales, porque todos los seres humanos las sentimos, y existen maneras adecuadas de expresarlas. Ayudarlos en los momentos de dolor o soledad, y permitirles llorar en tus brazos cada vez que sea necesario.

Hoy día existe más conciencia del rol de las emociones en el comportamiento humano. A partir de la popularización del concepto de inteligencia emocional, más hombres han incorporado la idea de que las emociones son necesarias para un buen desempeño. Pero aún falta llevar estas ideas al ámbito familiar, como que esto de las emociones puede ser útil en el trabajo, pero cuesta integrarlo como una característica humana, compartida por mujeres y hombres.

Algunas ideas prácticas para incorporar la educación emocional en nuestros hijos:

1. Reconocer sentimientos. Poner atención a los signos no explícitos de sus comportamientos. Como por ejemplo, actitudes agresivas que pueden ocultar un miedo; ojos brillantes que pueden esconder tristeza y ganas de llorar; comentarios machistas que en realidad surgen de la inseguridad, etc.

2. Hablar de estos sentimientos.

3. Valorar explícitamente las muestras de empatía y sensibilidad y conductas que se pueden considerar femeninas. (tareas domésticas, cuidar a los hermanos, etc.)

Si estamos de acuerdo con que debe haber mayor igualdad de género, menos machismo en comentarios y actitudes y menos abusos de poder, no sacamos nada con instaurar protocolos y regulaciones si no se trabaja en dónde se forma la cultura, que es en los hogares.

Alejandra Ibieta I, 

de AMA Consultora Parental

Articulo extraido de www.talleresama.cl

Read more

Violencia contra las mujeres

A propósito de los últimos acontecimientos de femicidio ocurridos en Chile y en Argentina surgió a través de las redes sociales,  los medios de comunicación tradicionales y en la calle, un movimiento llamado #ni una más  que movilizó a miles de mujeres en Chile las que salieron a protestar, vistieron de negro y reclamaron airadamente usando distintas plataformas por una causa que es justa: La defensa de  las mujeres víctimas de la violencia.

Demás está decir que yo estoy absolutamente de acuerdo con esta causa que lo que pretende es   visibilizar un fenómeno brutal como es el abuso  por parte de los hombres hacia las mujeres de cualquier edad o condición. Ese abuso se expresa de diversas formas:   sicológica,  física,  económica  e incluso social y cultural.

Pero en mi opinión ésta es sólo parte del problema; apenas la punta del iceberg. Estamos frente a una sociedad herida,  insegurizada, y estresada en que los ciudadanos confundidos y temerosos y enfrentados ellos mismos  en el día a día,  a múltiples agresiones, se descargan contra quienes perciben como más débiles.

Con este comentario no pretendo por supuesto,  justificar la violencia ni el abuso de poder en ninguna de sus  formas. Lo que trato de decir es que el abuso no es sólo contra las mujeres. Están los niños, los ancianos y  los de distinta condición social, económica, física  o sexual.   El fenómeno es entonces mucho más amplio, complejo y profundo de lo que hoy estamos denunciando. Por ello,  hay que observarlo,  más allá de los dolorosos  “caso a caso”, desde una perspectiva sicosocial y cultural. Analicemos qué tipo de sociedad hemos construido,  por qué no somos felices en ella y lo que es peor,  que hace que queramos descargar nuestras propias frustraciones en otros.

 

Por tanto ésta no debiera ser una pelea entre hombres y mujeres. Y lo digo derechamente porque si uno navega por internet en estos días, ve mucha conversación que desemboca en discusión,   y hasta en agresividad verbal entre personas de distinto sexo . El  “no soporto tanto machismo”, o “qué le pasa a las minas” son  las afirmaciones más suaves que surgen en estos debates mediáticos. Métanse ustedes y verán que tengo razón.

La defensa de las mujeres es una gran y necesaria causa,  pero no perdamos la perspectiva porque eso nos puede limitar el diagnóstico y por lo tanto los caminos de solución y lo más grave:  nos puede hacer cometer errores similares a los que estamos tratando de subsanar.

 

Macarena Urenda Salamanca

 

Read more