Meditación, empatía y compasión

Estudios llevados a cabo en el laboratorio de Neurociencias de Maastricht a cargo de Rainer Goebel, han demostrado que que las redes cerebrales activadas por la meditación sobre la compasión son muy diferentes de las vinculadas a la empatía, algo que la neurocientífica Tania Singer ha estado estudiando durante años.

En estudios anteriores, personas que no habían recibido ningún entrenamiento en meditación veían a una persona que estaba sentada cerca de un escáner mientras recibía descargas eléctricas dolorosas en la mano. Estos investigadores observaron que una parte del cerebro asociada con el dolor se activa en los sujetos que observan a alguien que sufre. También sufren cuando ven el sufrimiento de otro. Más precisamente, dos áreas del cerebro, la ínsula y el córtex cingulado anterior, se activan intensamente durante esa reacción empática, y su actividad se correlaciona con una experiencia afectiva negativa del dolor.

Las diferencias que se han comprobado ahora con individuos llevando a cabo meditación sobre el amor altruista y la compasión mientras su cerebro era monitorizado mediante un escáner de resonancia magnética, es que las redes cerebrales activadas son muy diferentes. En particular, la red ligada a las emociones negativas y la angustia no se activa durante la meditación sobre la compasión, mientras que ciertas áreas cerebrales tradicionalmente asociadas con emociones positivas, con el sentimiento de conexión y el amor maternal, por ejemplo, sí que se activaban.

De aquí ha surgido la noción de explorar estas diferencias con el fin de distinguir más claramente entre la resonancia empática con el dolor de otro y la compasión experimentada por ese sufrimiento. Se sabe que la resonancia empática con el dolor puede conducir, cuando se repite muchas veces, al agotamiento emocional y la angustia. Ese es el agotamiento que a menudo experimentan enfermeras, médicos y personal hospitalario al estar constantemente en contacto con pacientes con gran sufrimiento. Afecta asimismo a las personas que se desploman emocionalmente cuando la preocupación, el estrés o la presión a la que se tienen que enfrentar en su vida profesional les afecta tanto que se vuelven incapaces de continuar con sus actividades. Este burn out afecta a las personas que se enfrentan diariamente con los sufrimientos de los demás, especialmente en trabajadores de la salud y trabajadores sociales. En Estados Unidos, un estudio ha demostrado que el 60% de la profesión médica sufre o ha sufrido de burn out y un tercio se ha visto afectado hasta el punto de tener que interrumpir temporalmente sus actividades.

Gracias a estos experimentos, se ha podido medir científicamente lo que los budistas saben desde hace muchos siglos, que la compasión y el amor altruista están asociados con emociones positivas. El agotamiento emocional se debe en realidad a una especie de “fatiga de empatía” y no a una “fatiga de compasión”. De hecho, la compasión lejos de conducir a la angustia y al desánimo, refuerza nuestra fuerza mental, nuestro equilibrio interior, y nuestra valiente y amorosa determinación de ayudar a los que sufren. Fundamentalmente, en esencia, el amor incondicional y la compasión no agotan, no nos cansan ni desgastan, sino que por el contrario nos infunden la energía y fuerza necesaria para intentar, en nuestra medida, seguir aliviando el sufrimiento de este mundo.

**Nuestro agradecimiento a Matthieu Ricard por haber hecho públicos estos descubrimientos.

Autora: Mónica Esgueva

 

Read more

Una ejecutiva holística

Hace un tiempo comencé una senda de aprendizaje que va más atrás de lo que yo recuerde, pero en concreto se decretó como un proceso, el día que yo sentí por primera vez que en mi cuerpo no habitaba un alma, sentí que tenía un cuerpo, sin vida, sin propósito, sin fuerza, sin energía, pero estaba, participaba, escuchaba, pero no estaba despierta.

Ese día comprendí que podían existir dos tipos de seres humanos, los que viven dormidos y los que viven despiertos. Recuerdo en esa misma instancia, que un familiar cercano me recomendó iniciar una terapia grupal, porque en comunidad los procesos de crecimiento personal son más enriquecedores, decía, yo no entendí, porque estaba dormida.

Pasaron algunas semanas, cuando seudo inconsciente acepté la propuesta de ir por primera vez a un retiro de meditación, en donde asistirían 60 personas, y trabajaríamos en base a nuestra respiración episodios de nuestra vida que por alguna razón no estaban en el consciente y necesitaríamos sacar a flote. Fui. Y fue la apertura a un viaje interior increíble, un proceso de entender mis raíces, mi historia, mis padres.

Luego de eso, comencé a revisar todo lo que estaba haciendo en mi vida, y me vi con 17 clientes, con un equipo de 6 personas, una oficina en un barrio caro y una vida que no sabía bien porque la había montado, porque ahora que había despertado no quería estar ahí. Había construido mi vida como independiente para tener la opción de escoger con quién quería trabajar, y había aceptado trabajar con clientes diversos y pequeños, porque aposté por sus ideas, pero cuando desperté me di cuenta de que se atrevían a golpear mi mesa, que vivían en su esfera de la inconformidad, y creían que el dinero todo lo podía comprar, con coraje y bastante ayuda divina me atreví y les dije adiós. De los 17, sólo me quedé con 7 clientes, con los que sí tenían valores, los que sí valoraban mi tiempo, y el trabajo de mi equipo. Con un altibajo económico tuve que reducir gastos y así también hacer más cambios personales.

Seguí el proceso, lo que la senda del aprendizaje personal me fuera entregando, y fue luego de una conversación con una gran amiga, que me sugirió prepararme para un viaje de negocios a Israel, me recomendó visitar a un maestro de la Kabbalah, quien al principio analizó mi ancestrología con los nombres de mis familiares, y luego siguió con un k-coaching para enfrentarme a Tierra Santa, vino así con mucha sorpresa otra etapa de aprendizajes profundos, que me demostraron que los negocios, de la vida espiritual y la personal no son cosas diferentes, que no pueden estar apartados, o ser entendidos como rieles diferentes, en la senda de aprendizaje donde yo decidí madurar mi vida, descubrí que son mejores personas los profesionales que se dejan caer, que son mejores profesionales las personas que pueden enfrentar una situación laboral desde la empatía, que el amor por el trabajo, es tan importante como el amor por la familia, que decir que la vida personal y la vida laboral son mundos separados es uno de los grandes engaños de estos tiempos, somos una sola persona, que tiene distintos roles, y ejes de preocupación, pero si somos lo suficientemente humanos, debiéramos de ser las mismas personas, simplemente en distintas situaciones, pero con los mismos valores con que educamos a nuestros hijos, debieran de ser con los que tratamos a nuestros compañeros de trabajo.

Mi vida hoy, como alguien hace un tiempo atrás “sentenció” es bastante mística, y es porque afortunadamente he logrado integrar el corazón, las pasiones, todos mis sentidos, a las formalidades, a la rutina. Hoy escribo emails con cariño, escucho con atención, entendí que la honestidad en nuestras relaciones laborales son tan valiosas como en las de nuestras relaciones íntimas, que decir gracias por tu tiempo al atender a una reunión es gratitud pura, y no un cumplido, que ofrecer nuestra ayuda no es en búsqueda de un mejor posicionamiento profesional, sino lo que cualquier ser humano debiera de hacer por otro. Aprendí que la vida es mucho más linda, sabrosa y emocionante cuando estoy despierta, y mucho mejor cuando logré entender que soy una misma persona, en mi casa y en mi trabajo.

Nicolle Knüst

Periodista, Licenciada en Comunicaciones.

Facilitadora en Innovación Social de la Universidad de Chile

Fuente : Contenido inédito creado para m360.cl
Foto Portada extraida de  m360.cl
Read more

Biotips para incrementar tu nivel de energía

Esta semana comparto contigo algunos de mis BioTips para incrementar y sostener los niveles de energía, y el funcionamiento óptimo del organismo. Si quieres crear una calidad de vida extraordinaria, puedes comenzar por aquí.

Meditación, mindfulness y respiración consciente.

Te sugiero realizar entre 15 y 20 minutos de meditación por día, preferible de mañana apenas se despiertan. Un ejercicio sencillo y efectivo de respiración consciente, para oxigenar el cerebro, ganar claridad de pensamiento y centrar la atención consiste en hacer inhalaciones de 4 tiempos, retener el aire 4 tiempos, exhalar en 4 tiempos y mantenerse sin aire 4 tiempos más hasta volver a inhalar. Repite este ciclo 20 veces.

Esta técnica avanzada de respiración consciente, se denomina respiración cuadrada y es la que utilizan los soldados de la marina para mantenerse calmados y concentrados bajo las condiciones más estresantes posibles. Esto se debe a que estabiliza la acción cardíaca, relaja el sistema nervioso autónomo y previene trastornos psicosomáticos.

 

Power sprints.

Para el entrenamiento físico, este ejercicio se basa en hacer cambios rápidos de velocidad e intensidad, lo cual te permite aprender a regular la frecuencia cardíaco-respiratoria, y esto incrementa tu resiliencia, es decir la habilidad del cerebro y el corazón para recuperarse rápido de los patrones emocionales de stress. También reduce la fatiga y el aprovechamiento del oxígeno.

Consiste en realizar sprints o ¨piques¨ de 60 segundos a máxima velocidad (aumenta la frecuencia cardíaca y respiratoria), y recuperación de 30 segundos con respiraciones profundas (disminuye la frecuencia cardíaca). Repite el ciclo 6 veces.

Los sprints entrenan al cuerpo a generar combustible, prolongando su capacidad de trabajo y preservando el glucógeno en los músculos. Los intervalos aumentan la habilidad del cuerpo de remover desechos, llevando a un incremento del 50 por ciento de la capacidad de los músculos para almacenar energía.

 

Ejercicios de estiramiento, stretching, yoga. 

También sugiero realizarlos por la mañana enseguida que te despiertas, y en una pausa vespertina entre las 2 y 3 PM ¡Recuérdale a tu cuerpo que debe moverse!

 

Shot de agua fría.

Mi preferido en la ducha. Cuando estás terminando la ducha matutina con agua caliente, antes de salir, cierra el agua caliente y quédate entre 30 y 60 segundos bajo el agua fría. Haz que el agua fría te de principalmente detrás de la cabeza y en la zona de la columna vertebral. Esto estimula el nervio vago, y hace que incremente la energía en el organismo. Si quieres más detalles, investiga termogénesis fría.

 

Practicar la gratitud y el perdón. 

Esta probado científicamente por el Instituto HeartMath que experimentar emociones poderosas, o positivas, como la gratitud o el aprecio, mejora la flexibilidad cognitiva, los procesos de toma de decisiones, la comunicación entre el corazón y el cerebro, el trabajo en equipo, incrementa la creatividad, y favorece la salud. Los sentimientos positivos inician un proceso de pensamiento, caracterizado por la sensación de tener la capacidad gestionar y resolver cualquier situación o problema que se presenta.

Además liberar la energía bloqueada de bajo calibre que producen las emociones negativas como el resentimiento y la ira, a través del perdón, aumenta tu inteligencia intuitiva, optimiza el funcionamiento del cerebro y del corazón, es fundamental para estar en paz interior y tener relaciones felices.

Si, perdonar incrementa tu energía.
Eliminar el azúcar de tu dieta. 

Cuanta más azúcar ingieres, mayor es el sabotaje en los procesos de aprendizaje y memoria de tu cerebro. Además lo ralentiza, es decir que hace que trabaje más despacio.

Agustin Andrade

Autor y Comunicador

www.agustinandrade.com

Extraido de www.institutodraco.com/es

 

Read more

Nueva App Meditación Diaria

Poner la atención sobre el momento presente sin preocuparte de solucionar problemas que aún no han aparecido puede resultar un reto. La práctica de la meditación es una herramienta que nos ayuda a tratar con situaciones difíciles, problemas o sentimientos negativos que nos causan estrés y ansiedad en la vida cotidiana.

Con la práctica regular del mindfulness evitamos estar influenciados por experiencias negativas del pasado o miedos acerca del futuro. Podemos desarrollar la habilidad de liberarnos de nuestros bloqueos mentales y conseguir solucionar los retos que se nos presentan cada día con serenidad y claridad mental.

Con la aplicación Gratis Meditación Diaria podrás introducirte en el mindfulness o atención plena con una meditación diaria que te ayudará a conseguir un mejor conocimiento interno y clarificar tus ideas. Puedes saber que es la meditación , cuánto tiempo meditas, cómo meditas y con qué frecuencia. No te  preocupes si piensas que no puedes concentrarte para meditar pues con los ocho Gong de atención tu mente volverá a concentrarse en el tema escogido. Si por el contrario lo que necesitas es una motivación extra la app te muestra cuánto tiempo has meditado y cuántos días concretos para así seguir tu evolución.

Meditación Diaria es una app intuitiva por lo que es muy fácil utilizarla. Desde el punto de menú “¡Quiero meditar!”  puedes empezar tu meditación diaria. Puedes ajustar el tiempo que deseas meditar, elegir la frecuencia del Gong de atención para recordarte el contenido de la misma y comenzar tu meditación con un clic en “Iniciar”.

 

¿Sabes los beneficios que te reporta la meditación? Aquí te dejamos algunos:

-Te aporta relajación: te libera de la tensión muscular y el estrés

-Baja la tensión arterial

-Oxigena todos los órganos de nuestro cuerpo

-Estimula el sistema inmunológico y aumenta los glóbulos blancos

-Aumenta la circulación sanguínea

-Aumenta la concentración

-Aumenta la creatividad y nuestra productividad

-Mejora nuestra calidad de vida aportándonos paz interior y aumentado nuestro bienestar

 

¿Aún tienes dudas para empezar a meditar?

Iníciate Hoy,  ya no tienes excusa con esta aplicación Gratis compatible con tu dispositivo android.

DESCARGA GRATIS AQUI

 

 

Extraido de www.institutodraco.com/es

Read more

Mandalas: una invitación al silencio

Cuando me enfermé hace dos años, una de las cosas que me enseñaron fue a meditar, cosa que nunca aprendí por completo y nunca fui constante para seguirlo aunque tengo que reconocer que sigo intentando todo el tiempo para poder lograrlo.

De repente en algún momento aparecen ante mí los mandalas, aquellos “ círculos sagrados” que me invitaban a un espacio distinto. Era una forma de recuperar espacios de niña, me encantan los artículos de librerías y tener lápices de muchos colores me apasionaba.

Compré un libro y empecé a pintar y junto con ello a descubrir un mundo de sensaciones que me hacían interpretar cada mandala de acuerdo al tiempo que estaba viviendo. Ha sido un año intenso, no malo pero muy movilizador y los espacios dados por los mandalas me permitían meterme dentro de mi para ver que pasaba mas alla de lo que podía o quería controlar.

Descubría la interpretación de los colores, mi forma de partir y de terminar y la comunicación que se establece con ellos una vez terminados, dan información que genera mas espacios de crecimiento de los que se puedan imaginar.

Junto con eso aparece la propuesta de la editorial, de hacer un libro de mandalas, otra vez la vida me demostraba que era sincrónica y que todo tenia sentido. Algo que yo empecé a practicar como una forma de sanación frente a mis ‘oídos sordos’, empezaba a hacer algo que podía compartir con todos.

Además se daba la propuesta de mezclar mi propia sanación con mi primera investigación que es el ‘viva la diferencia’, que es la que me cambio la vida, todo terminaba por cerrarse en otro circulo sagrado que me comprobaba que todo lo que me pasa en la vida termina siendo algo esta puesto al servicio de los otros.

No hay que elegir colores, hay que dejarse llevar; solo se requiere silencio, tiempo para vivir el proceso y un lugar cómodo y confortable que permita hacer ese viaje hacia adentro que termina reflejado en ese circulo que aparentemente nada tiene que decir pero que comunica mas allá de lo que pensamos.

Anoten lo que les pase cuando lo pinten, mírenlo días después y verán que les informa cosas nuevas. No es lo mismo mirarlo desde dentro o del centro que desde las orillas, no da igual que colores escojan y si tienen o no movimiento.

Partan con ustedes y después lo pueden regalar para navidad o cuando quieran, pero que sea algo que regalen después de experimentarlo desde su propio mundo interior.

Ya que estamos a fin de año, les propongo este espacio como un lugar de meditación, de silencio y de crecimiento para el 2017. Para mi ha sido una aventura , que empieza por el último o mas reciente libro como dicen los mexicanos, y termina volviendo a traer a mi conciencia mi primera aventura psicológica, investigadora y literaria. A veces para avanzar hay que retroceder un poco.

Felices fiestas y que disfruten el placer de pintar, placer que para muchos solo se encuentra en el recuerdo de ser niños y que hoy vuelve a ser un espacio para los adultos.

 

Extraído de www.pilarsordo.cl

Read more

Lo que quizás no sabías sobre Meditación

¨La meditación te hace eficiente en la vida diaria. 

Aumenta tu amor por la familia. 

Te hace brillar en el mundo¨ 

Swami Muktananda

Mis primeras prácticas de meditación las hice de niño a la edad de seis años, aprendiendo Zazen durante las clases de Karate.

Recuerdo los esfuerzos que hacía por poner mi mente en blanco, y cuanto más me esforzaba en detener los pensamientos, más palabras e imágenes surgían; hasta que simplemente llegué a rendirme y quedarme quieto respirando. Pensé ¨está bien, no voy a hacer nada¨.

Fue entonces cuando encontré esa primera señal de quietud interior.

Luego a los 19 años fui iniciado en meditación y respiración consciente, por mi maestro Vishuas, quién habiendo recibido la bendición de Swami Muktananda, en el transcurso de un año me transmitió estas técnicas provenientes del Siddha Yoga y los secretos sobre el Despertar de Consciencia que enseñan los ¨Siddhis¨ (maestros espirituales avanzados).

Muktananda es un maestro espiritual contemporáneo, nacido en la India y fundador del Siddha Yoga, quien inició en Estados Unidos la ¨Revolución de la Meditación¨.

La meditación, o Mindfulness, es una práctica que no sólo sirve para manejar la ansiedad o el estrés. No sólo aumenta tu concentración, agilidad mental y creatividad.

Eso es como la puerta de entrada…

Meditar libera tu mente, amplia y corrige tu percepción.

Deshace el ego, los obstáculos inconscientes a la Felicidad y Paz Interior.

Eleva tu nivel de consciencia y trae tu verdadera Presencia al mundo.

Meditación es ir más allá de la mente. Es darte cuenta. Es presencia, atención plena.

Se trata de regresar a ese espacio interior donde sólo existe calma.

Llevo más de diez años de experiencia aprendiendo y enseñando Meditación, Mindfulness, Respiración consciente y Auto-conocimiento. Y amo compartirlo.

Si quieres aprender o profundizar en tu camino consciencia y crecimiento personal, desde el lugar del mundo donde estés, puedes inscribirte al curso online Breathing: Respira y Entrena las Emociones en este enlace

También siéntete libre de escribirme a contacto@agustinandrade.com

Agustin Andrade

Autor y Comunicador

Extraido de www.institutodraco.com/es

Read more

Cómo vivir el qué

La mayoría de nosotros configura su vida en función de qué hacer. Nos desvela conseguir nuestros logros, alcanzar reconocimiento y ser exitosos en nuestros emprendimientos y tareas, con la expectativa que ello nos traerá felicidad y paz.

Destinamos muchas horas de nuestra vida a pensar cada detalle de qué hacer con la vida, ya sea en los estudios, la pareja, el trabajo, la familia, donde vivir, en una suerte de planificación estratégica de la vida personal. Este diseño de posibles logros se hace basado en las ideas valoradas socio-culturalmente, es decir, lo que otros dicen que debemos hacer. Casi todos asumimos mansamente ese camino, pues al momento de las primeras decisiones, en la adolescencia, nuestra seguridad emocional y pertenencia socio-afectiva aún depende de hacer lo que nuestros padres y nuestro grupo de referencia consideran adecuado.

En la etapa de configuración de la identidad establecemos las metas vitales, el qué queremos lograr. Lo interesante es que la forma para lograr esas metas, cómo hacerlo, opera por obviedad: hacer lo que hacen casi todos. Se abre un camino automático tras el supuesto que si a otros les ha ido bien haciendo “lo obvio”, a mí también me irá bien. Son escasas las personas que tienen la lucidez y la fortaleza emocional para evaluar la efectividad de los medios a través de los cuales se buscará el qué, y optar por caminos diferentes del estándar socio-cultural.

Cuando se estudia a personas “exitosas”, aquellas que hicieron el camino tradicional para alcanzar sus logros, es frecuente observar un gran desbalance entre el yo exterior y su yo interior. En el “afuera” les ha ido bien y “el interior” suele estar despoblado, mustio y con una profunda carencia de sentido. Todos conocemos el arquetipo del “millonario pero solo y detestado”. Esa caricatura extrema es aplicable al desbalance de la vida de muchos de nosotros.

El logro del qué está lejos de asegurar felicidad, cariño y tranquilidad. El bienestar personal no está en los resultados, en los logros ni en los aplausos de los otros. Los logros suelen ser efímeros y cambiantes, por lo que sujetar la felicidad propia a lo que es volátil es un error humano básico.

El qué da lo mismo, es irrelevante. Podrá ser evaluado por nuestro ego como mejor o peor, pero no es significativo en el proceso evolutivo personal de conectar y sostener felicidad. La clave es cómo se vive el qué. Lo relevante es el fundamento y la causa que me mueven y no lo que hago, pues cualquier quehacer puede ser puesto bajo la inspiración de una causa originaria.

La clave no es el resultado, son los pasos del camino, el paradigma desde el cual opero en la vida, sus fundamentos y la actitud con la que habito la existencia. Esta idea parece tan simple y tan conocida por nuestra mente, no obstante algo sucede que no se ancla en nuestra convicción ni nuestro actuar cotidiano.

¿Cuáles son las características de ese “cómo vivir la vida” que asegura paz, armonía y felicidad? Existe abundante literatura científica y espiritual al respecto, desde diferentes perspectivas y con énfasis muy variados. Dentro de esa diversidad de miradas y caminos, existe un núcleo compartido de unicidad, una suerte de acuerdo implícito de aquello esencialmente importante. Algunos lo llaman la Fuente, la sustancia universal, la gran inteligencia directora, Dios o la luz, entre muchas denominaciones para nombrar lo inabarcable, inmutable y eterno. Como dicen los apofáticos, eso Superior es innombrable. Se puede decir lo que no es y no se puede nombrar lo que es.

“Eso”, existe. Es. Sus características son el amor, la guía perfecta, la paz, el compartir su esencia con todo ser viviente, la impermeabilidad a lo humano y el cambio, la inmutabilidad, lo eterno.

“Eso” está dentro de cada uno, lo creamos o no. No importa si te declaras espiritual, creyente, agnóstico o ateo. Da lo mismo y es parte del propio proceso de consciencia. Esa sustancia universal está dentro de todos. Para acelerar el camino evolutivo, lo esencial es conectar con ese fundamento. Y eso es simple: con meditación.

Lo difícil es que la mente egocéntrica, que se cree más creadora que El Creador, entienda que existe “Eso” superior que lo abarca todo y que conduce inevitablemente a la paz. El ego tiene montado un sistema cerrado de pensamiento para desacreditar estas ideas, pues la solo presencia de “Lo Superior” deshace el ego. Y el ego lo sabe. Por eso existen tantas trampas de la propia mente en el camino espiritual.

Una vez que se conecta con “Eso” superior que vive dentro de mí es necesario dejar que haga su trabajo. Casi todos sabemos sobre el poder del ahora o el vivir viviendo cada instante, sin preocuparse del pasado, del futuro ni el presente. Este vivir es en flow, sin pensar, pues la sola intelectualización nos saca del instante conectado.

Conectar, aceptar, vivir el instante conectado, fluir en la paz y no juzgar. Poner como fundamento de la propia vida a “Eso”. Este cómo se puede vivir con cualquier qué. Lo esencial es poner la propia vida en sintonía con “Eso” y sostenerlo mediante el cómo.

Extraido del Blog de Ignacio Fernandez

Psicólogo, Pontificia Universidad Católica de Chile.

Coach Ontológico Empresarial, Newfield Consulting.

Director Departamento de Psicología Organizacional, Escuela de Psicología Universidad Adolfo Ibáñez.

Read more