¿AGOBIADA POR TODO? HAZTE ESTA PREGUNTA A MENUDO

¿Alguna vez has estado en una situación en la que se te juntan varias cosas y de repente te ves agobiada por todo? ¿Saturada y bloqueada?

Si es tu caso, hoy te quiero proponer algo que yo personalmente uso mucho en esas situaciones que todos hemos pasado y que pasaremos más de una vez…

 

Como te decía, seguro que alguna vez has vivido momentos en los que de repente no sabes hacia dónde tirar.

Que estás tan agobiada que te bloqueas y no ves cómo salir de la situación.

Y puede ser algo leve y de poca importancia o algo más grave. Puede que tengas que hacer mil cosas a la vez y te agobies, o que tengas que tomar una decisión profesional importante.

En todos esos casos yo paro, respiro y me hago esta pregunta:

 

¿Qué necesito ahora mismo?

 

Parece simple, pero esa pregunta consigue que tu cerebro se centre y los miles de pensamientos que tienes descontrolados paren un poco y te dejen determinar qué es lo más importante para ti en ese momento.

 

Como si estuvieras hablando con una amiga, solo que eres tú misma : )

 

La respuesta a esa pregunta te dirá por dónde seguir en ese momento concreto. Escucha siempre la primera que se te pase por la cabeza al preguntarte eso.

 

Lo puedes aplicar cuando estás muy estresada, por ejemplo.

 

¿Qué necesito ahora mismo?

 

Ir a dar un paseo/al gimnasio, escuchar música, descansar, no pensar en esto unas horas…

 

Lo haces y cuando ya estás más serena vuelves centrada y aprovechas mejor el tiempo.

 

Yo la uso también cuando tengo un montón de oportunidades o de cursos que quiero hacer o posibles vías para algo.

 

¿Qué necesito ahora mismo?

 

Visibilidad, vender más, descansar, buscar X o Y, un curso específico de Z.

 

Siempre tendrás una respuesta en la que centrarte y poder así salir del bloqueo.

 

Además, esa pregunta va muy ligada a esta otra:

 

¿Qué quiero ahora mismo?

 

Tienes que saber lo que quieres para saber lo que necesitas. O a lo mejor saber lo que necesitas te da pistas sobre lo que quieres…

 

Usa esa combinación cuando te sientas perdida, agobiada, estancada o bloqueada.

 

¿Qué necesitas ahora mismo?

 

¿Qué quieres ahora mismo?

 

Apuntalo y sigue adelante : )

 

Y si a nivel profesional no tienes claro ni lo que quieres ni lo que necesitas, ya sabes que te puedo ayudar a encontrar tu camino así.

Como siempre espero que te ayude este artículo, si es así compártelo y dime lo qué necesitas tú, estaré encantada de leerte : )

Read more

Tu hijo mayor también te necesita

Desde que nació mi hija más pequeña siento que tuve que empujar un poquito al mayor para madurar más rápido. El todavía era un bebé de 20 meses y yo le decía cosas como: “no grites que la bebe duerme”, “habla más despacio que la bebe llora”, “ahora no puedo porque tu hermanita está en la teta”, “camina solito porque tengo que cargar a tu hermana que es más chiquita” y cosas por el estilo. 

Ahora ella tiene dos años pero todavía es complicado porque sigue muy pegada a la teta y porque se pone muy celosa cuando mi hijo más grande me abraza o quiere estar encima mío y aún es muy pequeña para entender algunas cosas, entonces el pobre se frustra bastante por momentos y yo lo entiendo.

A mi me parte el alma la mirada de mi hijo en esos momentos porque en lugar de quejarse o llorar él, resignado, se mueve de mi regazo y se sienta a mi lado siempre compartiendo a mamá. 

Me di cuenta que injusta estaba siendo. La pequeña ahora tiene la misma edad que él tenía cuando ella nació y eso me movilizó porque a ella la veo y la trato como a un bebé pero cuando él tenía esa edad lo trataba como un niño más grande.

Entonces quise hacer algo para compensar un poco las cosas y decidí priorizar tiempo con mi hijo a solas, tiempo especial entre él y yo para conectar sin interrupciones y para que no tenga que compartir a mamá siempre. Resulta que desde hace unos meses tenemos una cita una tarde por semana, solos él y yo. Planificamos, vamos a donde quiere ir, nos abrazamos y nos damos besos “a demanda” sin que la más chica nos interrumpa. Ella se queda con papá y no hay ningún problema. 

A mi gordo le encantan nuestras “citas especiales” (y, hasta orgullosos, se las cuenta a sus amigos) pero debo decir que a mi me gustan más, porque tengo la oportunidad de darle todos los besos y abrazos que no le pude dar estos últimos dos años y me reconforta el corazón. 

 

Facebook: @mamaminimalista

Fuente: mamaminimalista.net

Ana_AcostaAna Acosta Rodriguez

Maestranda en Psicología Positiva Aplicada y experta en Mindfulness,  Inteligencia Emocional y Crianza con apego.

www.nutrimama.com

mamaminimalista.net/

Instagram: Nutri_mama

Si crees que este artículo puede serle útil a alguna mamá o papá, compártelo!

Read more