Reconocer los síntomas de un ataque cardíaco a tiempo te puede salvar la vida

Dolor en el centro del pecho por más de 30 minutos:

Si estamos en la presencia de un síndrome coronario agudo (SCA), significa que una arteria tapada está impidiendo que el músculo cardíaco se irrigue correctamente, hasta provocar la muerte de ese tejido, lo que puede prolongarse cerca de 6 horas. Sin embargo, con una técnica mínimamente invasiva, se puede destapar la arteria comprometida y evitar cualquier tipo de secuelas. Por ello, el Jefe del Servicio de Urgencia de Clínica Vespucio, Dr. Franco Utili, se refiere a la importancia de detectar un ataque cardíaco a tiempo y explica cuáles son los síntomas a los que debemos estar atentos.

 

El ataque cardíaco es una de las principales causas de muerte en Chile y, según datos del Departamento de Estadísticas e Informaciones (Deis) del Ministerio de Salud,entre 2012 y 2016 las atenciones de urgencia por esta patologíaalcanzaron un incremento de 65%. Como explica el Jefe del Servicio de Urgencia de Clínica Vespucio, Dr. Franco Utili,un síndrome coronario agudo es la “brusca y rápida obstrucción de un vaso sanguíneo del corazón, lo que interrumpe el flujo de sangre y puede provocar la muerte de una parte del músculo de este órgano”.

 

Señales de alerta

El especialista de Clínica Vespucio detalla cuáles son los síntomas a los que hay que estar atentos para diagnosticar esta patología:

  • Dolor en la zona central del tórax
  • Malestar opresivo que se irradia al brazo izquierdo, derecho y/o mandíbula
  • Sudoración fría
  • Náuseas
  • Vómitos

¿Por qué es importante reconocer estos síntomas?

Ante todo dolor que se ubique al centro del pecho, y que dure más de 30 minutos, es trascendental consultar a la brevedad en un servicio de urgencia para descartar la posibilidad de un infarto cardíaco. Esto debido a que “mientras más rápido se logra destapar la arteria afectada, menos daño se produce al tejido del músculo-miocárdico y menores serán las secuelas”, advierte el urgenciólogo.Por el contrario, si se consulta tardíamente, el tejido moriráaunque se logre despejar la vía.

Si no llegamos a tiempo, el corazón puede quedar con zonas del músculo cardíaco no funcionales y eso disminuye la eficiencia del órgano. “Dependiendo de la magnitud del daño generado, puedenpresentarsediferentes dificultades para realizar tareas de la vida diaria”, explica el Dr. Utili.

Una simple solución

Desde que se tapa la arteria hasta que muere el tejido, existe una ventana de aproximadamente seis horas durante las cuales se pueden evitar las secuelas de un infarto. “A través de una punción percutánea vascular, mediante catéteres y guías, se logra alcanzar la zona afectada y posteriormente implantar dispositivos llamados stents, que permiten tratar rápidamente la arteria coronaria ocluida, disminuyendo la probabilidad de muerte y beneficiando la calidad de vida posterior”, detalla el Jefe del Servicio de Urgencia de Clínica Vespucio.

En el caso de los pacientes que consultan precozmente, en quienesse logra destapar la arteria a tiempo, por logeneral no hay secuelas en el tejido miocárdico y la persona puede reintegrarse completamente a su vida normal en el corto plazo.

Factores de riesgo

Aunque todos podemos sufrir un SCA, los pacientes que padecen de enfermedades crónicas como hipertensión arterial, diabetes mellitus, colesterol elevado y obesidad, tienen más posibilidades de enfrentarse a esta emergencia médica. “Si la persona tiene síntomas, lo único que podría servir hasta llegar a la urgencia a tiempo, es tomarse media tableta de aspirina, en el caso de no tener contraindicaciones o alergias”, aclara el Dr. Utili.

 

 

 

 

Read more

Cómo evitar lesiones al retomar el ejercicio

Con la llegada de la primavera y el aumento de las temperaturas, aparecen los denominados “guerreros de fin de semana”, deportistas que acostumbran realizar actividad física exclusivamente los sábados y domingos, dejando el resto de la semana para el trabajo, los estudios o simplemente reposar. El traumatólogo de Clínica Vespucio, Dr. Rodrigo Rivera, se refiere a la importancia de retomar el deporte con una rutina constante que incluya tanto el calentamiento previo de los músculos como su elongación.

Para muchas personas que dejaron el ejercicio en pausa durante el invierno, el cambio de estación implica retomar el deporte y mejorar el estado físico. De a poco, las plazas y las calles se van convirtiendo en el escenario de los deportistas de fin de semana, aquellos que destinan sus sábados y domingos a la actividad física, sin ejercitarse durante el resto de la semana. “Las lesiones más habituales en esta época son los esguinces del tobillo cuando se hace trote o caminatas, las contusiones en extremidades por caídas y, con menos frecuencia, fracturas o esguinces graves que se producen por deportes de mayor energía, como lo es la bicicleta”, afirma el Dr. Rodrigo Rivera,traumatólogo de Clínica Vespucio.

No seas un “guerrero de fin de semana”

Si quieres evitar lesiones, el acondicionamiento previo al deporte es esencial. “Es importante calentar los músculos antes de hacer ejercicio, preparándose así para este. Esto se logra con un trote breve para que se mueva la musculatura, aumente el flujo sanguíneo y mejore la tonicidad muscular”, explica el Dr. Rodrigo Rivera, traumatólogo de Clínica Vespucio.

Por otro lado, al terminar el ejercicio los músculos quedan contraídos, lo cual puede generar dolor e incluso desgarros en el futuro, si no se complementa el deporte con la elongación muscular. El especialista aclara que “esta permite que las fibras musculares alcancen una posición de reposo cuando se termina la actividad física”.

Incluso con estas recomendaciones, cuando el ejercicio es ocasional pueden aparecer dolores frecuentes.Por ello, el traumatólogo recomienda hacer una rutina semanal que mantenga los músculos acondicionados. “Si un dolor persiste por varios días, es muy intenso o me produce una alteración en mis actividades diarias, es mejor consultar con un médico”, especifica el Dr. Rivera.

Cuidado con los nuevos deportes

En la actualidad han surgido nuevos deportes que se han hecho populares para lograr un buen estado físico, pero que pueden implicar lesiones si es que no se practican con los resguardos necesarios. Entre ellos, el especialista de Clínica Vespucio destaca el boxeo, un ejercicio que “tiene sus riesgos, por lo que se debe practicar en un centro donde el guía tenga experiencia y se cuente con los implementos adecuados de protección”.

Ante cualquier actividad física que se vaya a realizar por primera vez, el Dr. Rodrigo Rivera recomienda la asesoría de un preparador físico o un profesor de educación física, ya que se pueden ver involucrados diferentes grupos musculares que, al no existir una práctica previa, pueden sufrir lesiones con mayor facilidad.

Recomendaciones

  • Calentar los músculos antes de hacer deporte con un trote breve, para que se mueva la musculatura, aumente el flujo sanguíneo y mejore la tonicidad muscular.
  • Después del ejercicio, realizar una rutina de enfriamiento para terminar y luego las elongaciones para llevar la musculatura de vuelta a la posición de reposo.
  • Hacer una rutina semanal para que los músculos estén condicionados a la actividad.
  • Ante los deportes nuevos, es recomendable una asesoría con un preparador físico.
  • Si un dolor persiste por varios días, es muy intenso o produce alteraciones en las actividades diarias, es mejor consultar con un médico.

 

Read more

Los niños y el invierno: Cómo prevenir accidentes y de qué manera incentivar la actividad física

Con la llegada del invierno suele disminuir el abanico de actividades físicas en los niños, pero también en esta época están expuestos a sufrir una fractura, lesión o caída. El jefe del Centro Médico y traumatólogo de Clínica Vespucio, Dr. Rodrigo Rivera, se refiere al ejercicio recomendable y cómo prevenir este tipo de accidentes.

Los niños a cierta edad se vuelven más inquietos y es habitual verlos “revolotear” por la casa y más aún en el colegio, donde pueden interactuar con más libertad frente a sus pares. Los cambios de temporada, eso si, son un factor que influye en la disminución de actividades y, por este motivo, el especialista de Clínica Vespucio, enfatiza en la importancia de promover cierto tipo de rutinas en los niños, a fin de evitar el sedentarismo en ellos.

Por otro lado, el profesional enfatiza en la importancia de que los padres puedan incentivar el autocuidado en sus hijos, ya que en esta época suelen aumentar los accidentes por el piso resbaladizo, lo que podría ocasionar una caída y con ello una lesión, fractura e incluso un traumatismo.

Prevención de resbalones y caídas

Para muchos podría parecer una tontera, pero los resbalones pueden tener serias consecuencias. El traumatólogo de Clínica Vespucio, explica que “una caída de este tipo es sumamente peligrosa, ya que el niño está expuesto a una fractura en alguna de sus extremidades o peor aún, a un traumatismo encéfalo craneano”. Este tipo de accidentes  son bastante comunes tanto en el hogar, como en el colegio y según el doctor Rivera, “el riesgo es mayor, si esto ocurre en escaleras”.

Por lo anterior, es importante que los padres recomienden a sus hijos ser más cuidadosos, especialmente cuando está lloviendo y para ello, es importante que tengan en cuenta lo siguiente:

  • Si están en el colegio, lo ideal es que circulen por lugares y pasillos con aserrín o que estén adaptado con alfombras u otro material anti resbalones.
  • Respecto del zapato, lo ideal es uno que sea blando y que se adhiera bien al piso, con el fin de reducir el riesgo de caídas y lesiones.
  • Se deben evitar las plataformas y tacos, ya que facilitan la posibilidad de sufrir una torcedura o esguince.
  • Sugiera que utilicen pasamanos en escaleras y rampas, ya que ayudan a proteger de caídas.

 

Ejercicios y actividades en invierno

Las bajas temperaturas y la llegada del invierno, son factores que influyen en que los niños bajen la intensidad de sus actividades. Para evitar que en este periodo se transforme en una etapa sedentaria, el doctor Rodrigo Rivera, de Clínica Vespucio,  explica que “los padres deben asegurarse de que sus hijos hagan suficiente ejercicio, por lo que es fundamental idear estrategias para vencer el sedentarismo en este periodo del año”.

¿cuál es la recomendación?

De acuerdo a lo anterior, el traumatólogo explica que “los niños mayores de dos años deben realizar a lo menos 60 minutos de ejercicio moderado a enérgico, en la medida de sus posibilidades. Lo recomendable es que lo realicen a diario o, casi todos los días de la semana”.

Para evitar que los niños se aburran en el encierro, los mismos padres o familiares pueden incentivar a los niños con actividades al interior de la casa, como baile entretenido, coreografías o incluso, ayudar en las tareas de la casa, que también implica esfuerzo y movimiento.

La práctica del ejercicio físico es un hábito saludable de gran importancia, ya que según el especialista, “mejora la coordinación motora favoreciendo el crecimiento de huesos y músculos”. De la misma manera, fortalece la adquisición de hábitos saludables y ayuda a que los niños se mantengan en un peso adecuado.

El traumatólogo, Rodrigo Rivera, entrega algunos consejos al respecto:

  • Se debe preparar el cuerpo antes de hacer ejercicios y para ellos, es importante realizar estiramientos, que ayudarán a los músculos y los tendones a responder de manera adecuada.
  • Es importante que los niños se mantengan hidratados si van a realizar ejercicio, ya que se pierde mucho líquido con la práctica del deporte.
  • El especialista también recomienda vigilar los cambios de temperatura y enfatiza en la importancia de abrigarlos después de cada actividad, pero no hacerlo en exceso durante el ejercicio.

 

 

Read more

Prevención en Salud

Hablar de un Papanicolau o de un examen mamario como prevención nos parece un sinsentido: lo que se puede detectar en un diagnóstico es ya enfermedad de una u otra manera y corresponde a una detección precoz de un estado patológico en curso, y es “precoz” respecto a una detección eventualmente posterior y de un estado de enfermedad más avanzada. Pero prevención debe ser un esfuerzo por mantener alejada toda enfermedad.

A las enfermedades, a los cambios somáticos, detectables por la medicina alópatica, precede un conjunto de disfunciones difíciles o imposibles de detectar por nuestra medicina habitual. En medicina china se pueden detectar disfunciones biológicas mucho antes que la persona pueda identificar alguna de las disfunciones conocidas en nuestro medio cultural (como dolores de cabeza que vienen y van, irregularidades menstruales, gastrointestinales, respiratorias, etc). Un diagnóstico chino puede ser en este sentido un diagnóstico mucho más precoz que cualquier otro. Pero en esencia muestra un desvío funcional del óptimo, vale decir, una pérdida de un equilibrio básico. Una disfunción detectable en medicina china es más o menos fácil y rápida de corregir. No quita sin embargo que a estas alturas estamos ya corrigiendo algo que anda mal, o que está empezando a ir mal. ¿Qué es prevención entonces? Es evitar que algo comience a andar mal.

 

En el CDP hemos reunido y creado criterios destinados a evitar o demorar que algo comience a andar mal. Estos criterios rondan en torno a una idea central: hay que cuidar la vitalidad, la vitalidad que da la energía necesaria para que se realicen y desarrollen correctamente las funciones biológicas que nos constituyen. Una vitalidad debilitada se convierte muy luego en una vitalidad disfuncional, con excesos y deficiencias, pérdida de coherencia y otras características bien definidas en medicina china. Prevención significa para nosotros en el CDP mantener la vitalidad en su óptimo.

 

Para debilitar la vitalidad, para sacarla de su óptimo, se necesita exponerla a los así llamados factores de riesgo (campos electro-magnéticos, tóxicos en alimentación y aire, excesos conductuales, privaciones de diversa índole, tensión, falta de autonomía, de sentido y muchos otros). Estos factores de riesgo estresan a distintos niveles (celular, tejidos y órganos, la persona en su integridad) la vitalidad subyacente a todo lo que somos, sentimos y hacemos. Podemos debilitar y depredar nuestra vitalidad por períodos cortos sin que ocurra nada malo con nuestra salud, algo se hará cargo internamente y restituirá todo a niveles sanos de nuevo. ¿Pero qué es un período corto, cuándo deja de serlo? ¿Un mes? ¿Un año? ¿Podemos andar con altos niveles de tensión sin enfermar desde el kinder hasta obtener un título universitario?, ¿hasta cumplir 30 años?, ¿hasta los 50? ¿O hay niños que desarrollan disfunciones gastrointestinales a los pocos años y su primer cáncer a los 18? De nuevo ¿qué es un período corto?

 

Estas preguntas nos llevaron décadas atrás a desarrollar modelos de salud definidos y concretos, criterios que poco tiempo atrás transformamos en características de un estilo de vida sano. Estos criterios abarcan atención a nuestra alimentación, a necesidades corporales de diversa índole, a un enfrentamiento no sólo pasivo sino también proactivo del stress, a la integración de emociones y sentimientos a la conciencia, al desarrollo de nuestra autonomía basada en esta integración emotiva, a la auto-realización de sentido de vida, al contacto con la naturaleza y al desarrollo de una espiritualidad ingenua y propia.

 

Prevención en salud es cuidar nuestra vitalidad, y es entonces vivir en forma sana.

Jens Bücher – Ingeniero Comercial, Fellow, American Institute of Stress y miembro del Colegio de Ingenieros – Chile, dirige el Centro de Desarrollo de la Persona Bücher y Middleton Ltda.

www.persona.cl

Read more