NUEVOS SEMINARIOS EN LAS CONDES

A partir del 2 de octubre

NUEVOS SEMINARIOS EN LAS CONDES

  • Un programa dirigido a las más diversas audiencias, ofrece la Corporación Cultural de Las Condes este mes en el Centro Cultural y en Santa Rosa de Apoquindo.

 

En octubre, cuando ya estamos entrando en la recta final del año, es importante hacer una pausa y darnos el tiempo de aprender algo nuevo. Es por ello que la Corporación Cultural de Las Condes ofrece seis seminarios que abordan diversas temáticas, como actualidad internacional, arte, desarrollo personal, redes sociales, y salud y bienestar en la tercera edad, tanto en el Centro Cultural Las Condes como en Santa Rosa de Apoquindo.

 

El mes comienza en el Centro Cultural con el ciclo de la Escuela Matríztica, encabezada por Ximena Dávila y Humberto Maturana, quienes junto a otros profesores dictan Introducción al árbol del vivir: Entendimiento de lo humano y conversaciones colaborativas para el vivir cotidiano.Qué somos como seres humanos, el tránsito hacia la “post post modernidad”, son algunos de los temas a tratar, que se complementan con micro talleres para que los participantes puedan compartir lo aprendido.

Lunes, 19:30 horas, desde el 2 de octubre

 

También en el área de desarrollo personal la periodista y escritora Deborah Con ofrece Pensadores espirituales de los siglos XX y XXI, que revisa el pensamiento y contribución de cuatro maestros del autoconocimiento:Sri Aurobindo, Rudolph Steiner, Carl G. Jung y Thich Nhat Hanh.

Jueves, 19:30 horas, desde el 12 de octubre

 

Sobre actualidad internacional, en tanto, es el ciclo liderado por José Miguel Pozo, profesor de la Academia Diplomática de Chile y asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores. Se trata de Orígenes, fundamentos y expansión del Islam: ¿Occidente en jaque?, que profundiza en el desarrollo del islamismo desde su nacimiento hasta hoy.

Miércoles, 19:30 horas, desde el 4 de octubre

 

Por otra parte, el publicista y experto en marketing digital Roberto Arancibia lidera Redes sociales: Claves y secretos de una nueva comunicación. El curso busca que los alumnos conozcan la comunicación digital como la nueva forma de comunicarse de empresas y personas, aprendiendo sobre redes sociales y mejorando su Personal Branding o “marca personal” en la red.

Jueves, 19:30 horas, desde el 12 de octubre.

 

Además, hay un ciclo dedicado especialmente al adulto mayor: Salud y bienestar después de los 60, desde la mirada de tres expertos: Juan Carlos Molina, médico geriatra del Instituto MEDS, habla sobre la clave del envejecimiento activo, es decir, cómo nos preparamos desde la infancia para llegar bien a la vejez activa; Karin Yanine, comunicadora, profesora de yoga y Embajadora de la Felicidad del Instituto del Bienestar, plantea la importancia de concentrarse con el presente, aquí y ahora, y Sergi Recansen, especialista en nutrición, da a conocer los múltiples beneficios del aceite de coco para nuestra salud.

Miércoles, 19:30 horas, desde el 11 de octubre 

 

Las matrículas para estos cinco seminarios del Centro Cultural, están abiertas en Secretaría, Apoquindo 6570 y en forma online a través de www.culturallascondes.cl. Hay descuentos con Tarjeta Vecino Las Condes.Consultas al 22 8969800 y al mail cursos@culturallascondes.cl. Horario de Secretaría: Lunes a jueves, 9:15 a 13:30 y 15:00 a 18:45 horas. Viernes hasta las 18:00 horas.

 

En tanto, en Santa Rosa de Apoquindo vuelven los exitosos ciclos a cargo de los profesores de Red Cultural. El tema en esta oportunidad es Los grandes maestros del arte italiano, sobre la vida y obra de los artistas fundamentales del Renacimiento: Da Vinci, Miguel Ángel, Rafael, Boticelli y Caravaggio. Los profesores son Soledad Acuña, Cristián León y Magdalena Merbilháa.

Jueves, 19:30 horas, desde el 5 de octubre

 

Inscripciones en forma online en www.culturallascondes.cl o directamente en Santa Rosa de Apoquindo, Padre Hurtado Sur 1195 y Visviri 1200. Consultas al 22 8969895. $ 6.000 cada charla. 2×1 Tarjeta Vecino Las Condes.

PROMO Seminarios OCTUBRE_17

Programa completo en www.culturallascondes.cl

 

 

 

Read more

El Clavo Oxidado y la Biophotónica (2da parte)

Ver primera parte aqui

Después del regreso de un viaje de vacaciones a Sudáfrica en febrero 2017 , al cual había partido muy enojado y decepcionado del equipo de médicos tradicionales que venían viendo mi caso, llegué decidido a profundizar acerca de un tema acerca del cual por otras razones había leído algunos años antes: la biofotónica, donde los alemanes llevan la absoluta delantera. Me moví rápido a través de mi red de contactos y en menos de tres semanas estaba volando a Alemania con agenda organizada. Como en todos estos temas alternativos y en todo el mundo, existen personas y organizaciones muy serias, con base científica, pero también de los otros, los charlatanes y oportunistas. Por ello, las informaciones de mi red de contactos en Alemania fueron de inmenso valor.

En artículo, e incluso blog que tengo en preparación, me referiré mucho más a la biofotónica, así como algunas formas de aplicarla a la salud o bienestar general. Pero aquí va un muy breve resumen en “titulares”:

  • Hace más de un siglo a partir de los trabajos de biofísica y medicina empezaron a descubrirse evidencias que tanto los metales como las células vivas reaccionaban frente a frecuencias electromagnéticas como la luz y otras ondas.
  • La clave de todas las investigaciones sobre los biofotones ha sido el demostrar que se trataba de luz coherente o sea ordenada, en otras palabras que no es una luz convencional como la que percibimos habitualmente sino luz láser. Según el biofísico Fritz-Albert Popp y “padre de la biofotónica”, los organismos vivos se encuentran envueltos en un campo electromagnético propio, en un estado energético inestable entre el caos y el orden y por tanto capaz de emitir una reacción equilibradora o de autorregulación. La teoría de los biofotones explicaría algunas experiencias “sutiles” de autocuración celular frente a determinadas enfermedades si estas reciben la información energética electromagnética (luz) sutil adecuada. Pero sobretodo, las emisiones de biofotones pueden regular determinadas alteraciones ambientales creando un equilibrio e identidad del patrón luminoso nuevo.
  • Las investigaciones sobre los biofotones ocupan ya un buen número de equipos científicos en varias partes del planeta. Otros estudios confirman que la emisión de biofotones  como fotoemisión ultradébil coherente es observable en los cloroplastos de espinaca aislados, incluso después que estos hayan sido sometidos a varias horas de adaptación a la oscuridad. Esta emisión de luz espontánea se da en presencia de oxígeno, por lo que en este caso la cadena respiratoria de los cloroplastos está involucrada en la serie de reacciones redox que conducen a la excitación del emisor de biofotones, presumiblemente moléculas de clorofila. Nota adicional Gevert: uno de los equipos que “descubrí”, trabaja en esta dirección, es decir en semejanza al proceso de fotosíntesis de las hojas verdes de las plantas. Ya profundizaré más adelante.
  • En definitiva, el estudio de los biofotones permite concluir que la salud es un estado de comunicación subatómica perfecta y coherente de carácter luminoso. La luz emitida en estado de enfermedad o de salud deficiente supone una debilidad o interrupción de este tipo de comunicación luminosa coherente intercelular. Actualmente, buena parte de las investigaciones sobre los biofotones se centran en comprender cómo podría aplicarse en mayor medida a la medicina. Nota adicional Gevert: de uno de los investigadores más avanzados en secuencias biofotónicas es el otro equipo con el cual me he tratado, en donde a través de un diagnóstico y aplicación fotónica a la medida, se logran evoluciones de autocuración a través de la comunicación fotónica con la red celular.

Tras esta explicación que intenté mantenerla lo menos compleja posible, sólo les puedo decir que desde fines de marzo del año 2017 me he tratado con dos equipos biofotónicos, a raíz de lo cual esta “revitalización celular” ha actuado de alguna manera sobre mis enfermedades, por lo que:

  • desde fines de marzo no he vuelto a requerir corticoides, antibióticos, nebulizaciones y el uso de inhaladores ha sido muy esporádico
  • he mejorado significativamente mi calidad y cantidad de sueño, lo que seguramente también se debe a una vida sin la exagerada intensidad laboral que traía
  • debido al éxito en mi persona, estoy trabajando en la forma de extender estos dos tipos de aplicaciones fotónicas y/o biofotónicas a otras personas a partir del último trimestre de este año o quizás antes. Con las empresas alemanas ya poseo un acuerdo en tal sentido
  • prefiero advertir: no siempre se trata de enfermedades y menos aún tan límites como lo es/era la mía; muchas veces se trata de lograr una revitalización celular a través de alguno de estos dos medios que a esta altura conozco bien, dejando que nuestras propias células hagan la tarea, la de generar un mayor bienestar y equilibrio a nuestro organismo
  • será muy recomendable complementar aplicaciones biofotónicas con una medicina biorreguladora, que a partir de mi propia experiencia sugiero complementar con cambios en la alimentación, psicología y ejercicio (que aún es el gran faltante que debo lograr recuperar…)
  • ahora también decidimos con mi “Psico-Doc” realizar un examen en base a biorresonancia, para intentar determinar qué es lo que causa la reacción alérgica tan fuerte y dispara mi IgE a niveles estratosféricos y hasta hoy, la medicina alopática no ha podido determinar

Con esto quiero decir que hay oportunidades, siempre que se busquen focalizadamente (…no quería decir estratégicamente porque me tratarán de “obsesionado por la estrategia”, pero en el fondo es así). No necesariamente mis resultados son directamente extrapolables a otros, tampoco a otros enfermedades o dolencias. La biofotónica aún no es reconocida formalmente como un tratamiento médico (a pesar de las innumerables demostraciones científicas), por lo cual tampoco se pueden realizar formalmente promesas de sanación. Sin embargo, hasta aquí mi caso demuestra lo contrario (y hay tantos casos más en toda Europa), ya que no sólo los análisis de sangre han mejorado significativamente (me hice exámenes de chequeo hace pocas semanas atrás), sino principalmente mi calidad de vida casi está normalizada. En cuanto a ánimo y motivación, incluso es mejor que hace una década atrás.

Actualización al 5 de Agosto 2017: sigo estable bien, sin acontecimientos de ahogo ni ataques de tos. Estoy retomando el deporte en forma gradual. En el intertanto inicié lo prometido con los equipos alemanes. Ver sitio Web, que aún no está terminado y estará en periódica actualización: www.sistemico.cl

Ricardo Gevert – Adm. Industrial

texto extraído de www.gevert.com

Read more

El Clavo Oxidado y la Biophotónica

Hace aproximadamente un año atrás escribí lo siguiente:

“En estos meses he reafirmado, que no hay que darse por vencido. En eso, el deporte ha sido parte de mis lecciones de vida. Sí, el deporte como gran escuela de aprendizaje acerca de triunfos y derrotas, de sobreponerse a la adversidad, el enfrentar a los mejores, de pensar en equipo y no sólo en la fortaleza aislada. Si realmente aprendes de todo ello, te hace desarrollar la fortaleza y el tesón del clavo corroído, el que incluso viejo y mal herido, puede volver a ser clavo”.

Un primo me respondió con una pregunta “¿es decir, un clavo saca a otro clavo, aunque esté viejo, corroído y doblado”?

No tuve alternativa en buscar una respuesta creativa:

“No necesariamente: simplemente expone el clavo oxidado a vinagre de manzana toda una noche. Luego rasca y elimina el óxido en la mañana. Sorprendentemente el acero va a reaparecer en el clavo, con menos sustancia esencial, pero útil como clavo. Con los seres humanos puede suceder lo mismo, claro, no sólo con vinagre de manzana”

Mi primo replicó pidiendo aclaración, ya que quería saber en qué debe remojarse al ser humano para lograr ese efecto, a lo cual con carcajada incluida respondí que debía ser mnemotécnico.

Hoy, puedo decir algo bastante concreto al respecto, ya que se trata de mi propia experiencia de los últimos tres años, la cual no deja de sorprenderme. No es justamente “remojar”, sino de alguna manera “iluminar”. Quizás resulte algo largo y a ratos “técnico” y “latero” el relato, pero estimo que hay detalles que debo exponer:

En algo más de tres años, este es mi resumen de visitas multidisciplinarias dentro de la medicina alopática, circunscrito a una dolencia broncopulmonar:

  • 15 radiografías del tórax (las 7 últimas entre junio 2016 y enero 2017 (todas por urgencias)
  • 5 scanner de tórax, 6 espirometrías, más de 30 exámenes de sangre desde lo más conocido como hemograma y perfil bioquímico, hasta Inmunoglobulina tipo E (IgE) total y determinación de IgE específicas.
  • test cutáneos para determinación de alergias, test de fracción óxido nítrico exhalado, test de marcha, ecocardiografía transtorácica, ECGs,
  • 2 hospitalizaciones de una semana c/u (y eso que a una tercera me negué, a riesgo propio, firmando el documento correspondiente), 10 visitas a urgencia y un número de visitas por consultas médicas que perdí la cuenta, con especialistas broncopulmonares, otorrinolaringólogos, inmunólogos.

¡Que aburrido! Pero debo mostrarles la dimensión.

En eso he andado desde junio del año 2014 hasta marzo 2017. Las crisis de diversa seriedad que se suscitaron desde entonces, algunas fueron claramente de alto riesgo, una con resucitación incluida.

Detonado por más de una neumonía con hospitalización forzada incluida, en el año 2014 el diagnóstico de los médicos especialistas en enfermedades broncopulmonares era EPOC  (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), así como un enfisema de predominio paraseptal. Este último, era evaluado como leve y si dejaba de fumar, no debía traer demasiadas complicaciones. No así la EPOC, que supuestamente no es reversible, pero aunque no era evaluado como muy grave por los médicos, era más que aconsejable detener su evolución: dejar el cigarrillo y utilizar una buena batería de inhaladores. Dejé el cigarrillo. Presentaba tos permanente, a veces con y otras sin flema, con ataques agotadores que me llevaban incluso a un desgarro abdominal lateral y la aparente fisuración de una costilla. Sentía más fatiga tras jornadas laborales, a veces incluso durante. Las infecciones respiratorias aumentaron dramáticamente, el ánimo caía y simultáneamente la carga laboral crecía. El deporte que ya lo traía algo limitado por mi cadera, tuve que restringirlo y finalmente eliminarlo, debido a las dificultades respiratorias. Mis sibilancias diurnas y sobre todo nocturnas, fueron en aumento, transformándose en verdaderos conciertos.

¡Mi calidad de vida se había ido a la mierda! 

Después del más grave de los “eventos” donde paré justo a tiempo en la sala de resucitación y posterior “alojamiento exclusivo” en la UCI, en enero 2016 decidí renunciar a mi alto cargo, el que no sólo me daba un buen ingreso económico, sino en el cual también era muy bien evaluado formalmente por el Directorio y mis colaboradores (evaluación 360º, porsiaca…). No fue una decisión impulsiva, sino la culminación forzada de un proceso reflexivo que había comenzado bastante antes. Me quedaría en mis cargos hasta fines de ese año, colaborando en la búsqueda e inducción de mi sucesor. A los pocos días de renunciar, partí de vacaciones a la Patagonia, donde enfrentado a tanta sorprendente maravilla de la naturaleza, tuve momentos de reflexión e introspección profunda y sobre todo sincera conmigo mismo, que me permitieron disipar toda duda acerca de la decisión que había tomado.

También a comienzos del año 2016 y dado que los antibióticos no respondían bien a infecciones pulmonares, llevó a los médicos alópatas a la realización de otros exámenes. En definitiva arrojaron como resultado de que además de la EPOC, el anticuerpo Inmunoglobulina tipo E (IgE) total alcanzaría valores cercanos a “récord mundial” (2.400 UI/mL para quienes entienden del tema). Algo similar y en paralelo, sucedía con el diagnóstico de Aspergilosis Pulmonar Incisiva (API), es decir, una colonización de las vías respiratorias con el hongo Aspergillus fumigatus. Ello, aunque no me han podido aclarar bien hasta el día de hoy, si se trata de API o una Aspergilosis broncopulmonar alérgica. Claro, los límites entre una y otra a veces deben ser difíciles de determinar…

¿Suena complicado, cierto? 

Bueno, yo no quiero exagerar y por ello prefiero citar a la Revista Médica de Chile v.138 n.5 Santiago mayo 2010: “La API en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad grave, con una tasa de mortalidad elevada, entre 91% y 95%2,3. Parecen un factor relevante para este mal pronóstico las dificultades diagnósticas, derivadas de la inespecificidad de la presentación clínica y de la ausencia de pruebas complementarias no invasivas que puedan considerarse definitivas2,4. Además, en pacientes sin datos de inmunodepresión conocida, el diagnóstico puede retrasarse más por no plantearse inicialmente la posibilidad diagnóstica de API5. Aquí el artículo médico completo, a quien le interese: Revista Médica de Chile v.138 n.5, mayo 2010

Bien, además tenía mi IgE alta, supuestamente provocada por una reacción alérgica “a algo”, que hasta ahora la medicina tradicional no ha podido determinar, pero la literatura habla que también podría ser debido a infecciones por parásitos, inmunodeficiencias, enfermedades reumatológicas, patología tumoral (enfermedad de Hodgkin, leucemia mieloide crónica, leucemia linfoblástica aguda)…. En fin, nada claro en cuanto a los factores que lo gatillan, después de casi dos años.

Mi tratamiento por la medicina alopática en todo este tiempo (hasta fines de enero 2017 que dejé de ir…) era embutirme antibióticos, corticoides y tres tipos de inhaladores. Tuve que comprar mi propio nebulizador y viajar acompañado por éste para donde fuera, por si se producía algún “evento” (seguramente lo seguiré haciendo por un tiempo, “por si las moscas”).  Pero en resumen: las juntas médicas interdisciplinarias no llegaban a ninguna otra conclusión que “explorar” la posibilidad de tratarme la IgE (no la Aspergilosis, ya que aparentemente los antimicóticos serían demasiado tóxicos y muchos efectos adversos para mi caso) con un compuesto carísimo llamado “Omalizumab”, que supuestamente es el único “remedio” del que se conocen algunos resultados positivos. Sin embargo, ante mi duda acerca de las altas dosificaciones que serían necesarias debido a mi alto índice de IgE y además por mi tamaño (peso), en enero 2017 no me pudieron dar respuesta convincente, quedaron en interconsultar (más allá de la junta médica que lo venía viendo) y darme respuesta. Aún estoy esperando… Deduzco, que sería inviable dosificar tanto alto. Es decir, no me sirve y a ello se suma, la baja probabilidad de éxito y efectos colaterales que potencialmente no son muy inofensivos que digamos.

Dentro de toda esta negativa evolución broncopulmonar, el año 2015 me tuve que operar y colocar una prótesis de cadera. Ello en realidad no fue ningún problema para mi salud, más bien un alivio, ya que me quitó una carga doble de encima: el dolor y el insomnio causado por dolor.

Ya antes de mediados del 2016 yo veía que esto venía mal y decidí abordar otra arista, la psicológica. Por primera vez en mi vida iba a una consulta psicológica. Claro…, yo no lo necesitaba, yo soy un optimista y no me bajoneo nunca, manejo el estrés, no tengo idea lo que es una gastritis, mentalmente soy “Superman”…

Pues nada de ello era cierto. Me sirvió para darme cuenta de muchas cosas, varias que también dejé plasmadas en reflexiones en este blog-web especialmente desde febrero del año 2015. No sólo reafirmó mi decisión de cambio de giro laboral, sino también para recobrar la intención y motivación de buscar más proactivamente una solución a mi temita broncopulmonar, tras lo cual deambulé en paralelo a la medicina alópata por la acupuntura, el biomagnetismo y otras opciones alternativas, con resultados moderados. Quizás lo que más ayudó fue la por mi sólo parcialmente aplicada alimentación ortomolecular, que me sugirió mi médico y psicóloga (con quien partí inicialmente sólo en lo psicológico, para no interferir con los demás médicos) quien trabaja bajo la mirada biorreguladora. Sí, ello también ayudó a desintoxicarme, al menos un poco, de tanta cortisona, antibióticos y compuestos inhaladores broncodilatadores.

Insisto: ¡el tema es denso y aburrido!  Pero ya viene la luz en el horizonte…, es decir la respuesta a mi primo por el tema del clavo oxidado….

¡Y mi “Psico-Doc” me apoyó e incentivó para que lo hiciera, aunque para ella era una vía de solución desconocida!

continuará….

Ricardo Gevert – Adm. Industrial

texto extraído de www.gevert.com

Read more

La Mente

Para la sopa del triunfo use los siguientes ingredientes: agregue de niño una apuesta a ganar cueste lo que cueste, más dos tazas de empeño, una de sagacidad, ya de adulto voluntad de acero, astucia, ocho pizcas de pillería, tres y media de maula, rapidez mental, foco y el mantra: “conquistaré la gloria”. Caliente a fuego fuerte, hierva 20 años. Defiéndase de todos. Aproveche la luz antes que se enferme, le abandone la pareja, las parejas que siguen, los niños, la familia, los verdaderos amigos.

Parece broma…

Durante los años 2001 y 2002 dimos en la Universidad del Aconcagua, en Mendoza, el Curso de Estudios Superiores en Psico-oncología. Médicos alumnos nuestros invitaron un fin de semana a un médico psico-oncólogo de Buenos Aires muy famoso, probablemente el psico-oncólogo más antiguo y famoso del ámbito hispano-hablante en ese momento, para que participara y compartiera con todos nosotros. Durante la cena José Schavelzon me dice con ojos muy pícaros: tenemos que crear una organización que defienda a los enfermos de cáncer adinerados. Yo siempre listo a crear o a seguir una chacota le seguí su buen humor, hasta que me interrumpió en seco y me dijo: lo digo en serio. ¿Cómo así? Sí, continuó, a quienes tienen dinero o un buen seguro les intervienen con más procedimientos y protocolos que a los otros, a extremos realmente incalificables – hay que protegerlos, es en serio, hay que ayudarles. Ellos mismos creen que es un privilegio bien ganado el contar con tanta ayuda y un signo de prestigio el poder pagar todo. Tenemos que crear una organización que sepa protegerlos.

Claro, parecía broma, pero no era. Pasaron los años, nunca creamos la organización, José se fue, pero la conversación quedó claramente grabada en la memoria.

El problema subyacente no es el cáncer, solamente, o el aprovechamiento económico – personal y organizacional – que se puede hacer de él. Es más grave que todo eso: es intelectualizar la experiencia de vida, es bloquear la emotividad, es andar tenso mes a mes, año a año, para fines ajenos a la biología, es desconectarse del lenguaje de la naturaleza, de la propia y de la externa. Es hacer apuestas y aceptar desafíos que no tienen un sentido biológico cercano y arraigado, es creer que la cultura es más importante que la vida, es creer que es necesario triunfar y el mostrarlo a cada paso.

Entonces andan por ahí personas, camino a un cáncer o a otra enfermedad, tensas a no más dar y que intelectualizan todo. ¿Qué son las estrellas?, si ya sé, ya las vi, qué importa. – ¿Beneficencia?, ¿a esa manga de flojos? – ¿Ir a nadar?, no tengo tiempo ahora. – ¿Herí yo a alguien?, pero si nunca estuvo en mi intención el hacerlo, está inventando. – No te pongas pegajosa.

Se me ocurrió el otro día hacer una escala que va de natural a robot:

Natural 100 %            ——————————————–50 %—————————————-10 %

10 % ————————————–50 %—————————————-90 % Robot

 

En el trabajo la escala me puede servir como ayuda diagnóstica (un “robotímetro”): ¿dónde coloco a mi interlocutor, interlocutora?, ¿cuán bien o mal está esta persona?

Y claro, no sirve para solucionar el problema que me mostró José, pero quizás sí le puede ayudar a un enfermo, adinerado o no, a mirar en la otra dirección y así encontrar el camino de vuelta hacia una vida más equilibrada, de mayor riqueza existencial y más sana.

Jens Bücher – Ingeniero Comercial, Fellow, American Institute of Stress y miembro del Colegio de Ingenieros – Chile, dirige el Centro de Desarrollo de la Persona Bücher y Middleton Ltda.

www.persona.cl

Read more

Cómo disfrutar el tiempo libre sin que ello afecte al retomar la rutina estudiantil

La llegada de las vacaciones de invierno es la época más esperada por los niños, ya que es una fecha ideal para dar un quiebre a la rutina en la mitad del año y dar paso al ocio y el entretenimiento. La neuróloga infantil de Clínica Vespucio, Dra. Paola León, se refiere a las formas de maximizar el tiempo en vacaciones, entrega recomendaciones sobre las actividades más adecuadas para los niños y enfatiza en la importancia de una buena rutina de sueño, con el fin de evitar problemas en la salud.

Poder disfrutar del tiempo libre es un anhelo de chicos y grandes, más aún cuando se acerca el periodo de vacaciones; sin embargo, hay que tener ciertos resguardos para que ello no afecte al retomar la rutina de actividades diarias.  La neuróloga infantil de Clínica Vespucio, Dra. Paola explica que en este periodo, “puede ser menos complicado para el niño iniciar nuevamente las clases dado que el descanso es más corto; no obstante, puede existir más ansiedad según haya sido su desempeño en el primer semestre, por lo que el apoyo emocional es fundamental para enfrentar con éxito la segunda mitad del año”.

La especialista explica además que, por lo general, los niños requieren de una a dos semanas en volver a retomar la rutina escolar. Este es un periodo de adaptación normal donde los padres deben apoyar a sus hijos para que logren nuevamente buenos horarios de dormir, junto con retomar los hábitos de estudio que se tenían antes de iniciar las vacaciones.

Cómo maximizar el tiempo en vacaciones

Dada las condiciones climáticas, en este periodo es muy frecuente que los padres opten porque los niños permanezcan al interior de la casa, lo que, hasta cierto punto, puede ser riesgoso ya que sólo se limitan a ver televisión y permanecer mucho tiempo frente a aparatos electrónicos, lo que a largo plazo podría generar problemas en la salud del menor.

Por lo anterior, la especialista de Clínica Vespucio, enfatiza en el rol de los padres frente a las actividades que realizan sus hijos. “Es responsabilidad de los progenitores mostrar las actividades más recomendables para sus hijos. En este caso, es importante que éstos propicien la interacción con otros niños o con la propia familia, incentivarlos a realizar alguna manualidad, cocinar o, por ejemplo, si el clima lo amerita, programar alguna salida a un parque, museo, un paseo en los alrededores de la ciudad o un viaje”, enfatiza la Dra. León.

Estableciendo límites

La profesional de Clínica Vespucio, sostiene que son los padres los encargados de dar las pautas y establecer las actividades que sus hijos realicen, sin llegar a ser autoritarios. Por ello y dado que es difícil eliminar por completo el uso de aparatos electrónicos, “es recomendable fijar como máximo una hora al día para ver televisión o usar el celular, pero siempre vigilando que contenido revisan y a qué páginas ingresan”, recalca la especialista.

Consecuencias en la salud de los niños

Si bien el avance de la tecnología presenta evidentes beneficios, pasar muchas horas frente a los diferentes dispositivos electrónicos puede representar grandes riesgos en la salud de niños y adolescentes. La especialista de Clínica Vespucio, explica que, a causa de lo anterior, los menores podrían presentar alteraciones en el sueño, baja en el rendimiento escolar, conductas agresivas, exposición a contenidos no apropiados para su edad, aislamiento social – familiar, trastornos alimentarios, entre otros.

 

Recomendaciones

  • No ocupar pantallas al menos una hora antes de iniciar el sueño.
  • Generar espacios para el conocimiento y práctica de actividades (deportivas, artísticas, en familia) que ayuden a desarrollar habilidades cognitivas y sociales en niños y jóvenes.
  • Propiciar la interacción con la familia y amigos, dejando de lado la conexión con aparatos electrónicos.
  • Adjudicar responsabilidades dentro del hogar, para que desde pequeños asuman que deben colaborar en las tareas del día a día; lo anterior, ayuda a olvidar o dejar de lado el uso de pantallas electrónicas.
  • Informarse sobre actividades a realizar en vacaciones para hacer nuevos y atractivos  panoramas para los niños.

 

Read more

Los alimentos que se deben consumir en invierno para reforzar el sistema inmunológico

Ante las bajas temperaturas, la nutricionista de Clínica Vespucio, Paulina Mella, entrega una serie de consejos para mantener un estado nutricional adecuado. De la misma manera, se refiere a la importancia de los nutrientes esenciales para reforzar el sistema inmunológico. 

En invierno es importante no descuidar la alimentación y consumir productos que aporten la cuota calórica que necesita el organismo, plantea la nutricionista de Clínica Vespucio, Paulina Mella. Sobre lo anterior, la especialista explica que “lo recomendable es consumir este tipo de alimentos en ocasiones contadas, ya que a mediano y largo plazo, pueden desencadenar enfermedades, como obesidad, aumento del colesterol y patologías coronarias, entre otras”.

También es importante mantener una rutina de alimentación, con las cuatro comidas y colaciones respectivas, en lo posible con horarios definidos. Lo anterior, permite que el organismo mantenga su ritmo fisiológico (como el de la respiración, latidos cardiacos, etc.) y ayuda a prevenir enfermedades.

Las bajas temperaturas generalmente conducen a dejar de lado la dieta saludable, optando por alimentos con alto contenido de grasas, frituras, carbohidratos y azúcares. Al respecto, la profesional de Clínica Vespucio, explica que, durante esta temporada, lo recomendable es consumir alimentos que proporcionen energías y nutrientes que ayuden a reforzar el sistema inmune.

Lo anterior, radica porque el frío disminuye las defensas del organismo y reduce la capacidad del cuerpo de responder ante cualquier complicación, por lo que es importante elevar la ingesta de alimentos altos en vitamina C, presente en frutas como naranja y kiwi; vitamina D, como cereales, pescados y huevo; bebidas probióticas, vegetales y frutas, que además de aportar nutrientes, ayudan a mantener una vida saludable.

Sobre los alimentos que ayudan a reforzar el organismo, la nutricionista de Clínica Vespucio, se refiere a los siguientes:

Frutas y Vegetales

Un sistema inmune óptimo depende, entre otros factores, de la alimentación. Al respecto, la nutricionista de Clínica Vespucio, Paulina Mella, sostiene que, en el caso de las frutas cítricas, éstas fortalecen al organismo en la medida que se complementan con un régimen equilibrado y saludable.

Por lo anterior, la recomendación es alternarlas con preparaciones donde estén presentes las verduras, y una buena alternativa según la nutricionista, son los guisos y tortillas, de acelga, zanahoria, espinaca, zapallo italiano y kale, entre otros; los que se pueden consumir en el horario de almuerzo o la cena.

Vitamina C o Ácido ascórbico

Sobre este componente, la nutricionista aconseja consumirla de manera natural, por lo que es posible encontrarla en alimentos como naranja, kiwi, limón, pimentón, perejil y brócoli, entre otros. Si se consume en tabletas, se puede ingerir entre 75 y 90 mg por día, pero según la nutricionista de Clínica Vespucio, hay que tener especial cuidado con el consumo excesivo de tabletas, ya que aumentan la absorción del hierro a nivel intestinal.

 

Consumir líquido

La ingesta de agua es esencial en cualquier época del año y la hidratación es fundamental, especialmente en los meses fríos donde aumentan los resfríos y virus respiratorios. La profesional explica que “cuando bajan las temperaturas, la sudoración corporal generalmente se reduce y provoca que la persona tenga menos sed y sienta menos necesidad de ingerir líquido”. Pese a ello, igual es importante ingerir por lo menos dos litros al día, sobre todo si la persona presenta síntomas de alguna enfermedad estacional.

 

Legumbres

Son ricas en fibras, bajas en grasas y altas en proteínas, por lo que su consumo es recomendable al menos una vez por semana. Sobre su preparación, la nutricionista de Clínica Vespucio recomienda evitar el sofrito y sugiere consumirlas al menos dos veces por semana en reemplazo de la carne.

 

Lo que siempre se debe tener presente

Para que esta época invernal no afecte a las defensas y la persona pueda pasar el invierno con buena salud, la nutricionista de Clínica Vespucio, también enfatiza en la importancia de:

  • Dado que la hidratación es importante, además del agua, una buena opción son las infusiones de hierbas o el té verde.
  • No abusar del consumo de alcohol, ya que deshidrata y es alto en calorías.
  • Consuma idealmente una fruta en la mañana y en cada colación idealmente de distintos colores y formas, optar por un yogurt bajo en grasas, un puñado de frutos secos o una barra de cereal.
  • Aumente la ingesta de fibra, cereales, verduras de hoja verde y disminuya el consumo de carbohidratos.
Read more

Época invernal: Descubre cómo cuidar tu piel del frío

Durante el invierno, la piel se encuentra expuesta a factores como el frío, el viento, la calefacción y la contaminación, entre otros, causando daños profundos que hacen que la dermis se seque, luciendo maltratada y opaca. Por ello, la Dra. Ester Santander, dermatóloga de Centros Médicos VidaIntegra, nos entrega las claves para mantener nuestro cutis sano en esta época del año.

 

Desde hace unas semanas, Santiago ha registrado una baja significativa en las temperaturas y en las regiones la situación es similar, dejando claro que el invierno se avecina más rápido de lo que nos gustaría.

 

Con el frío, las personas hacen un recambio de prendas en el clóset, sacan sus artefactos de calefacción y acondicionan la casa para no sentir las bajas temperaturas. Medidas que buscan sortear el cambio de temporada de la mejor manera posible. Sin embargo, muchas veces a las personas se les olvida proteger el principal órgano del cuerpo humano: la piel.

 

“Es importante tener un cuidado especial en invierno, ya que con las bajas temperaturas se cierran los vasos sanguíneos y el flujo que llega a la piel se reduce, determinando una menor irrigación que provoca palidez, deshidratación y frialdad en la piel”, sostiene la Dra. Ester Santander, dermatóloga de Vidaintegra.

 

En este sentido, la especialista señala que es esencial que las personas, tanto hombres como mujeres, tengan una mayor hidratación mediante el uso de cremas corporales y faciales, el uso de crema de manos durante el día e hidratantes labiales. De este modo, asegura la Dra. Santander, se pueden evitar algunas enfermedades de la piel, como la xerosis (sequedad de la piel), rosácea y dermatitis.

 

Asimismo, la especialista manifiesta que es necesaria una buena alimentación que complemente los cuidados hidratantes. “Hay que aprovechar el consumo de frutas y verduras de la estación, ya que aportan vitamina C, el consumo de pescados y mariscos, que también es esencial por el aporte de la vitamina D y E, que en esta época tiene una disminución por una reducción en la exposición solar y por los ácidos grasos, respectivamente”, explica la dermatóloga.

 

Si bien en invierno disminuye la ingesta de líquido, es importante no dejar de lado este aspecto debido a los grandes aportes que ésta tiene para nuestro organismo. “El líquido en todas sus formas ayudan a mantener un equilibrio en el cuerpo, lo que indudablemente se notará en el cutis. Por ello es de vital importancia que la población no descuide su ingesta”, señala la Dra. Ester Santander.

 

Consejos para tener en consideración:

 

  • Los baños deben ser con agua tibia, nunca hirviendo, ya que las temperaturas extremas resecan la piel.
  • Disminuir el uso de jabones y gel de limpieza muy agresivos.
  • Usar siempre protector solar, sobre todo si se practican deportes al aire libre.
  • Utilizar ropa abrigada para proteger la piel, como guantes, bufandas y gorros.
Read more

Los 3 Principios para la Sanación

Hace un tiempo llegó a mis manos “por casualidad” el libro de Caroline Myss, Anatomía del espíritu. Al principio lo tomé con ciertas reticencias, pero enseguida me enganchó. Ahora he tenido la necesidad de releerlo, y no deja de fascinarme, como lo hizo en la primera lectura.

Seguramente, la pregunta más importante que nos hacemos y que la gente se ha hecho a lo largo de la historia es ¿Cuál es mi finalidad en la vida?. La autora la responde de una forma sencilla y también profunda: “Nuestra finalidad es vivir de modo coherente con nuestros ideales espirituales, vivir la regla de oro en cada momento de la vida y vivir los pensamientos como oración sagrada. Es así de sencillo, pero dista mucho de ser fácil.”

Una de las propuestas del libro son sus 3 principios para la sanación, que me encantará compartir en este artículo, y analizar cada uno de ellos:

 

Primer principio: La biografía se convierte en biología 

Según la medicina energética, todos somos libros vivos de historia. Nuestro cuerpo contiene nuestra historia, todos los capítulos, párrafos, estrofas y versos, línea a línea, de todos los acontecimientos y relaciones de nuestra vida. A medida que avanza la vida, nuestra salud biológica se va convirtiendo en un relato biográfico vivo que expresa nuestras fuerzas, debilidades, esperanzas y temores.

Todos los pensamientos que ha tenido una persona han viajado por su organismo biológico y activado una reacción fisiológica. Algunos pensamientos son como descargas intensas que causan una reacción en todo el cuerpo. Un miedo, por ejemplo, activa todos los sistemas corporales; el estómago se tensa, el ritmo cardíaco se acelera y tal vez el cuerpo comienza a sudar. Un pensamiento amoroso puede relajar todo el cuerpo. Algunos pensamientos son más sutiles, y otros son incluso inconscientes. Muchos no tienen ningún sentido y pasan por el cuerpo como el aire a través de un visillo; no precisan atención consciente y su influencia en la salud es mínima. Sin embargo, cada pensamiento consciente, y muchos inconscientes, sí generan una reacción fisiológica.

Todos los pensamientos, al margen de su contenido, entran primero en los sistemas corporales en forma de energía. Aquellos que llevan energía emocional, mental, psíquica o espiritual producen reacciones biológicas que luego se almacenan en la memoria celular. Así, nuestra biografía se teje en nuestro sistema biológico, poco a poco, lentamente, día a día…

 

Segundo principio: El poder personal es necesario para la salud 

El poder media entre nuestros mundos interno y externo, y al hacerlo se comunica en un lenguaje de mito, símbolos y metáforas. Piensa, por ejemplo, en el símbolo más común del poder: el dinero. Cuando una persona interioriza el dinero como símbolo de poder, su adquisición y control se convierten en símbolo de su salud: cuando adquiere dinero, su sistema biológico recibe el mensaje de que está entrando poder en su cuerpo. Su mente transmite el mensaje inconsciente: «Tengo dinero, por lo tanto estoy a salvo, estoy seguro. Tengo poder y todo está bien.» Este mensaje positivo transmitido al sistema biológico genera salud.

Nuestra vida está estructurada en torno a símbolos de poder: dinero, autoridad, títulos, belleza, seguridad. Las personas que llenan nuestra vida y las decisiones que tomamos en cada momento son expresiones y símbolos de nuestro poder personal. Solemos vacilar a la hora de desafiar a una persona a la que creemos más poderosa que nosotros, y con frecuencia accedemos a hacer cosas porque creemos que no tenemos el poder para negarnos. En incontables situaciones y relaciones, la dinámica que funciona por debajo es la negociación del poder: quien lo tiene y cómo podemos mantener nuestra participación en él.

Aprender el lenguaje simbólico de la energía significa aprender a evaluar la dinámica del poder en nosotros mismos y los demás. La información energética es siempre veraz. Aunque una persona acepte verbalmente algo en público, su energía dirá cómo se siente en realidad, y sus verdaderos sentimientos encontrarán la manera de expresarse mediante una declaración simbólica. Nuestros sistemas biológico y espiritual siempre intentan expresar la verdad, y siempre encuentran la manera de hacerlo.

Es necesario tomar conciencia de lo que nos da poder. La curación de cualquier enfermedad se facilita identificando nuestros símbolos de poder y nuestra relación simbólica y física con esos símbolos, y escuchando los mensajes que el cuerpo y las intuiciones nos envían acerca de ellos.

 

Tercer principio: La persona puede sanarse sola 

La medicina energética es una filosofía holística que enseña lo siguiente: “Yo soy responsable de la creación de mi salud; por lo tanto, en cierto sentido yo participé en la creación de esta enfermedad. Puedo participar en la curación de la enfermedad sanándome yo, lo que significa sanar al mismo tiempo mi ser emocional, psíquico, físico y espiritual.”

Curación total y cura no son lo mismo. Se produce una “cura” cuando la persona ha logrado controlar o detener el avance físico de una enfermedad. Curar una enfermedad física, sin embargo, no significa necesariamente que se haya aliviado también el estrés emocional y psíquico que formaba parte de ella. En este caso es posible que la enfermedad reaparezca.

El proceso de la cura es pasivo, es decir, el paciente se inclina a ceder su autoridad al médico y al tratamiento prescrito, en lugar de desafiar activamente la enfermedad y recuperar la salud. La curación total, en cambio, es un proceso activo e interno que implica investigar las actitudes, los recuerdos y las creencias con el deseo de liberarse de todas las pautas negativas que impiden la total recuperación emocional y espiritual. Esta revisión interna conduce inevitablemente a la revisión de las circunstancias externas, con el fin de recrear la vida de modo que active la voluntad: la voluntad de ver y aceptar las verdades de la propia vida y de la forma en que se han utilizado las energías, y la voluntad de utilizar la energía para crear amor, autoestima y salud.

Las medicinas holística y oficial adoptan dos actitudes diferentes respecto al poder: activa y pasiva. Los tratamientos con sustancias químicas de la medicina oficial no requieren ninguna participación del paciente; en cambio una técnica holística es mejorada por un paciente activo e implicado. Es decir, se produce una conexión entre la conciencia del paciente y la capacidad curativa de la terapia y a veces incluso del terapeuta. Cuando la persona es pasiva, es decir, adopta la actitud de «hágamelo», no sana totalmente; puede recuperarse, pero es posible que jamás trate realmente el origen de la enfermedad.

Afortunadamente, cada vez más profesionales de la salud toman consciencia de la importancia del papel activo de la persona que recibe un tratamiento o terapia, de la importancia de ceder el poder de la curación y asumir la parte correspondiente en el proceso de sanación, siendo capaz de tomar la responsabilidad que le corresponda y dar respuesta. Al fin al cabo la etimología de las palabras ya nos dan una pista: responsabilidad significa ser capaz de dar respuesta. ¿Qué respuesta das tú?

 

Irene Morales

Coach Espiritual 

www.IrenePsicoBio.com

Extraido de www.institutodraco.com/es

Read more

Herencia cultural y salud

Así como pensamos – así influenciamos nuestra salud. Las personas que pasan enojadas tienden a hacerse úlceras con más frecuencia que las normales, quienes depredan su vitalidad tienden a hacer un cáncer, quienes no saben relajarse tienden a provocar eventos cardio-vasculares, etc. Es un tema que la medicina alopática del día a día ha esquivado sistemáticamente escudándose en mil argumentos cada vez más ridículos y fuera de la realidad (según el refrán lo que no cabe en la caja de lo visible no puede ser verdad o serio). – Hay personas, por el otro lado, que le atribuyen al pensar capacidades sanadoras más allá de toda evidencia repetible en forma consistente.

Las cosas no son tan fáciles como querríamos que fuesen. Pero en algún lugar entre estos dos extremos (como pensamos no tiene nada que ver con la salud, el buen pensar cura cualquier enfermedad) hay mucha experiencia que nos hace ser optimistas en el tema. Es probable que continuando con un trabajo cuidadoso y sensible logremos acrecentar y desarrollar el potencial sanador guardado en la naturaleza de las personas.

Hace algunos años ya que estudio el lenguaje y la cultura de los indo-europeos, de esa gente que vivió entre 6000 y 5000 años atrás en las estepas del sur de Rusia, y que esparció su modo de vivir, trabajar, combatir, relacionarse, hablar, matar, robar, rezar, a una vasta área del mundo: Europa, Anatolia y el Cáucaso, China occidental, Irán, India.

Un ingenioso método de investigación se hizo cargo durante los últimos 150 años, más o menos, de reconstruir su mundo. Se inició con la sorpresa de ver que el sánscrito y el griego clásico compartían similitudes aquí y allá, en raíces, declinaciones, conjugaciones, pronombres, números. Con el tiempo y a partir del celta, latín, griego, germánico, hitita, iraní, sánscrito, tochario y otros, estos investigadores han reconstituido más de 2000 (!) palabras de lo que se llama el Indo-Europeo maduro (3000 a.C.). Se han restablecido fórmulas poéticas, rituales, creencias y costumbres. Lo que se sabe hoy de esta gente – que no conoció la escritura y por lo tanto no pudo dejar testimonio concreto de sí – es realmente extraordinario. ¿Qué cosa de su mundo es aún válida en nuestros días?

Para acercarme a una respuesta jugué con una oración inventada así a la pasada: la vaca que está junto al río muge endemoniadamente. ¿Qué palabras están relacionadas con raíces del indo-europeo y tienen sentido o función semejantes? La: hel, vaca: wak, que: kwi, está: sta, junto: yeug/yung, a: hed, el: hel, río: reu, en: en, de: dai, mon: mon, mente: men. Resultado: todas (!).

¡Vaya!, pensé, si esto ocurre al nivel simple de las palabras, ¿qué pasa con las creencias?

El prestigio personal (gloria imperecedera) era el valor supremo en esta cultura y lo ganaba el héroe, el que sabía conquistar y vencer sobre un enemigo considerado malo y perverso, personas, animales, una naturaleza indómita, en fin, lo oscuro desconocido que no estaba al servicio del héroe. Una escala de prioridades muy distinta a la que profesaban los taoístas al otro lado de Eurasia: respeto por los otros, por la naturaleza, sus ciclos y desarrollos, sensibilidad, humildad e inclusión. ¿En qué mundo quiero vivir, qué quiero hacer válido en mi vida? ¿En el carro de qué moda no quiero ir?

El saber de estas cosas con tanta claridad me facilita la toma de decisiones y colabora en la realización de acciones mías más autónomas y con más sentido personal, y como consecuencia, más sanas.

Jens Bücher – Ingeniero Comercial, Fellow, American Institute of Stress y miembro del Colegio de Ingenieros – Chile, dirige el Centro de Desarrollo de la Persona Bücher y Middleton Ltda.

www.persona.cl

Read more

Un lugar nuevo

Me mira con ojos que parecen huecos, los labios se le abren un poco, parece no respirar. Acaba de entender. Sospecho que ha sufrido en la mente algo así como  un terremoto.

Es el momento de ver lo que antes no se veía, de reconocer algo nuevo como más cierto que las creencias que hasta ahora recién se asumían eternas y seguras. Es el momento en que un edificio se cae, el momento en que un edificio de empeños, de buena voluntad, de cariño y cuidados, se viene abajo. Nada que hacer. Confusión e incredulidad envuelven la mirada.

Años asumiendo crédulamente algo que no era verdad, esfuerzos diarios depositados en el altar de una ingenuidad fuera de lugar. El sentido del trabajo. La lealtad en la relación de pareja. O más hondo: la salud. El gran despertar. El caminar indeciso en medio de un día inmenso, de un día más grande que todo lo que uno conoce. Y cuando te empiezas a recuperar sabes que esto es una verdad sin vuelta, sin atrás, sin otra oportunidad, sin más enmiendas. Que lo que te queda es sin adornos, sin muletillas, sin cuentos. Que ahora es de veras.

Un lugar nuevo.

Es el lugar en el cual se desarrolla nuestra asistencia, el trabajo en el CDP, atenciones de psicoterapia, de consultoría, de talleres. Como este taller que acaba de finalizar, cuatro días dedicados a esclarecer supuestos, verdades del corazón, sufrimientos reprimidos y acarreados desde la infancia, temores ante la negligencia y a veces la maldad de adultos y de gente que se las da de algo que no corresponde. Días de aceptar otra mirada, una mirada más profunda, comprometida y cercana. Y de un crecer hacia lo desconocido.

Horas de compartir lo simple y grande del corazón, de crear lazos de solidaridad, de caminar junto a la persona que está al lado, de evaluar y comparar lo que es más importante de lo que es secundario, de botar lo que ha sido un error, de recoger lo que merece ser recogido. Horas de lágrimas aquí, de sonrisas cada vez más seguras allá. Un tejido de verdades que emergen a medida que pasa el tiempo.

Se desarrolla una confianza basada en la biología y no en construcciones culturales, y un saber que no es necesario temer a cada paso que damos. El nacimiento de ganas por hacer esto simple, de hacer esto simple bello, de hacer esto simple bueno. Las ganas de proyectar hacia afuera – sin razones ni ideas – lo que está guardado en la intimidad: la bondad, la humildad, la flexibilidad, la empatía, la compasión, los entusiasmos del alma.

Y el ver el gran contraste entre la semana pasada y ahora. ¿Cuándo estás con más riesgo a enfermar, a no recuperarte, cuando eres como días atrás o cuando eres como ahora? Risas, miradas seguras, más risas.

El empoderamiento del alma, de la vida propia. La vitalidad recuperada. Como en los mejores momentos de días juveniles. El gran sentir de la niñez: la apertura del corazón. Y días preciosos por delante.

Ahora de veras.

Jens Bücher – Ingeniero Comercial, Fellow, American Institute of Stress y miembro del Colegio de Ingenieros – Chile, dirige el Centro de Desarrollo de la Persona Bücher y Middleton Ltda.

www.persona.cl

Read more