Los hijos no vienen a llenar vacíos

Los hijos no vienen a llenar vacíos. Tu hijo no va a reemplazar el amor de un padre ausente ni curará el dolor del marido que fue infiel o los compañeros de salón que se burlaron de vos toda tu adolescencia.

Un hijo no es un trofeo ni nuestra segunda oportunidad de nada que no tenga que ver con nuestra evolución emocional. Es un ser independiente y no una pertenencia. Tener un hijo no es como comprar una cartera: no se devuelven ni se cambian por otro modelo.

Tener hijos es una responsabilidad enorme. Traer un bebé al mundo es una decisión que debiera ser meditada, libre de egoísmos o apegos patológicos. Por eso respeto muchísimo a las personas que deciden no tener hijos si no están absolutamente convencidas.

Los hijos no llegan para llenar vacíos, sino a confrontarnos con la imperiosas necesidad de sanar nuestras heridas emocionales para no perpetuar ciclos en ellos. Estas heridas no desaparecen al parir, se irán poco a poco con terapia, oración, meditación y amor.

Ellos crecerán y se iran para hacer sus vidas y ahí quedás vos, con los mismos vacíos emocionales que tu hijo quizas anestesio, pero que no pudo ni podrá llenar nunca y que muchas veces se transformarán en cargas pesadisimas.

Curar es perdonar, agradecer, pedir perdón y soltar. Sanar nuestras heridas emocionales, empezando con las que tenemos con nuestros padres, es el primer peldaño de una paternidad respetuosa.

VACIOS.jpg

 

Facebook: @mamaminimalista

Fuente: mamaminimalista.net

Ana_AcostaAna Acosta Rodriguez

Maestranda en Psicología Positiva Aplicada y experta en Mindfulness,  Inteligencia Emocional y Crianza con apego.

www.nutrimama.com

mamaminimalista.net/

Instagram: Nutri_mama

Read more

La Sombra que deseamos ocultar

Muchas veces nos vemos llenos de dudas. La sombra es uno de los elementos de nuestra mente más presentes en la vida, en este post vas a descubrir algunas de las más intrigantes problemas que se presentan cuando queremos ocultar la sombra.

Haciendo un pequeño repaso diremos que la sombra es aquella parte de nosotros que no queremos  reconocer ni aceptar. Esta lucha por emerger de los sentimientos y deseos puede ocasionar que suframos de una multitud de vicios que finalmente nos harán sentir peor que antes.

Aquellos vicios pequeños que parecían no tener importancia cobran fuerza cuando no puedes dejarlos y esa incapacidad comienza porque desconocemos la razón principal de esta conducta que busca emerger de alguna forma esa frustración que quedó en la sombra.

Conociendo los principales problemas que se presentan en nuestra vida cuando dejamos actuar a su suerte a nuestra mente es fundamental. Podemos  sufrir de distorsiones de pensamiento, es decir, de ideas que no se compaginan bien con lo que está ocurriendo podemos empezar a filtrar (forma como recibimos la información) de manera inadecuada  y finalmente tomar decisiones que nos hundan más en el problema.

Lo primero que debemos conocer es que todo lo que puede irritarnos de los otros proviene de alguna forma en algo que nosotros no hemos podido trabajar. La sombra es un espacio mental donde pueden caber una multitud de miedos, los cuales si no los trabajamos nos pueden llevar a vivir muchos problemas.

Jung decía que la única forma de explorar la sombra era buscando iluminarla con la conciencia, es decir, debemos sin miedo atrevernos a ver esos deseos, historias que nos hemos contado y todo tipo de complejos que tenemos, incluso que desconocemos que tenemos, para mejorar la relación que tenemos con  nosotros mismos, nuestra estima para luego crear mejores lazos con los otros.

Si deseas conocer más sobre este intrigante elemento de nuestra mente te invito a mi próximo curso online donde podrás trabajar la sombra y manejar los elementos que la componen.

 

Fray Martínez

Psicólogo, Autor y Conferencista

http://psiqueactiva.blogspot.com.es/

Extraido de www.institutodraco.com

Read more

Parkinson: ¿incurable?

No, bajo ciertas condiciones. La más sorprendida de este hallazgo fue obviamente quien lo descubrió. ¿Estoy curando una enfermedad incurable? ¿Estoy colaborando a que la persona enferma además se convierta en una persona sana?

 

Janice Walton-Hadlock es médico de medicina china y trabaja en California. Ayudando en la restitución de flujos de energía bloqueados o invertidos observó ella que las personas con Parkinson, si no habían iniciado los protocolos habituales de medicina alopática, mostraban una disminución notable de sus síntomas, todo esto como efecto lateral de sus intervenciones de restitución energética.

 

En los meses y años posteriores a este descubrimiento fortuito sucedió de todo, estudios, conversaciones, crisis, errores, frustraciones y paulatinamente claridad, seguridad, formación de equipos de trabajo, publicaciones y – desde luego – cada vez más enfermos de Parkinson ahora curados.

 

Janice Walton-Hadlock descubrió que la raíz del problema del Parkinson está en la débil irrigación energética (medicina china) en la base del cerebro debido a una disociación biológica a nivel de la conciencia: la persona se “disocia” de sus sentimientos por miedo a sentir dolor y por miedo a sentir angustia, y con ello bloquea el libre flujo de energía. Janice ayuda con acupuntura a restituir flujos normales de energía cuando ve que es necesario hacerlo, pero insiste en que la persona tiene que aprender a “asociarse” nuevamente con sus sentimientos de miedo al dolor y a la angustia, a aceptarlos y encararlos, y algún día a integrarlos como toda persona normal a su vida habitual.

 

La organización creada por ella tiene una página web: www.pdrecovery.org. Las personas con Parkinson que siguieron las recomendaciones allí expuestas y sanaron le han escrito emails contando de sus experiencias personales y eventualmente de la ayuda que recibieron de amigos y/o familiares. Concluye Janice: “esto confirma que las personas se pueden recuperar sin trabajar con un profesional de la salud”.

 

En el Centro de Desarrollo de la Persona hemos trabajado con personas que sufren distintos tipos de enfermedades degenerativas, siendo la más recurrente el cáncer. Desde hace un corto tiempo, al trabajar con personas afectadas con Parkinson y gracias al trabajo de Janice, hemos podido focalizar en lo descubierto por ella y expuesto arriba, en la disociación de sentimientos de dolor y angustia. Pero más que este hecho nos ha impactado la simpleza del mecanismo de la enfermedad de Parkinson descubierto por Janice, pero que en el caso del cáncer por cierto es desgraciadamente más complejo.

 

¿Cuáles son a juicio nuestro los mecanismos de la enfermedad del cáncer?

 

– La pérdida de vitalidad – por stress – debido a exposición a factores de riesgo externos e internos;

– la falta de coherencia biológica, no sólo a nivel cuántico (véase F.A.Popp) sino a todo nivel, intelectual emocional, funcional;

bajos niveles de integración emotiva, autonomía y sentido de vida.

 

Vivir en forma sana es desde luego la mejor estrategia

– para evitar hasta avanzada edad alguna enfermedad,

– y, probablemente para la mayoría de las personas, para salir de una ellas.

 

 

Jens Bücher – Ingeniero Comercial, Fellow, American Institute of Stress y miembro del Colegio de Ingenieros – Chile, dirige el Centro de Desarrollo de la Persona Bücher y Middleton Ltda.

www.persona.cl

Read more