“Smart Cities: Pensando la ciudad”

En tiempos que la vida cotidiana en las grandes comunas se hace cada vez más compleja y estresante  para el común de los ciudadanos,  por las dificultades diarias que enfrentan para movilizarse,  el escaso tiempo libre del que disponen  y las dificultades de conectividad entre otros factores,  pareciera importante reflexionar respecto del diseño de las ciudades. Y es que las bondades de una ciudad  no dependen solo de la dotación de la misma en cuanto a infraestructuras físicas, servicios y apoyos institucionales, sino que en ello incide cada vez más la disponibilidad y calidad de las comunicaciones, así como de la transmisión del saber, y la dotación en infraestructuras sociales. La expresión Smart City,( en castellano Ciudad inteligente), es un concepto emergente, que responde a esta idea de que las ciudades pueden mejorarse y que para ello es preciso pensar en conjunto la ciudad en la que queremos vivir.

En la práctica, y a nivel popular, se concibe una Smart City como una ciudad comprometida con su entorno, con elementos arquitectónicos de vanguardia y donde las infraestructuras están dotadas de las soluciones tecnológicas más avanzadas. Una ciudad que facilita la interacción del ciudadano con los diversos elementos institucionales, urbanos, y tecnológicos, haciendo que su vida cotidiana sea más fácil, y permitiendo el acceso a una cultura y una educación que hacen referencia tanto a los aspectos ambientales, como a los elementos culturales e históricos.El concepto de “smartcity” se articula en base a cuatro ideas esenciales:

  • Las cuestiones ambientales y las restricciones energéticas;
  • La comunicación fluida de los actores entre sí: colectividades, ciudadanos, empresas, instituciones;
  • El uso compartido de bienes y servicios, con una activa participación de los usuarios en la concepción de productos, servicios, y modalidades operativas
  • La integración de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, la robótica y los sistemas inteligentes de transporte, que potencian el funcionamiento en red; la modificación de la matriz energética a favor de las energías renovables, y el cambio de comportamiento y usos por parte de los ciudadanos. (http://www.economie.grandlyon.com/smart-city-lyon-france.346.0.html)[]

En el mundo se están desarrollando varios proyectos entre países que intentan avanzar en la elaboración de iniciativas  que responden a este concepto de ciudad desarrollada pero respetuosa de su cultura, su entorno y por sobre todo de la calidad de vida de sus habitantes.

A ese ideario es que las ciudades de Chile debiésemos aspirar. Por  ello es interesante leer en la prensa iniciativas que dan cuenta de que a nivel ciudadano y de autoridades, estamos pensando en el futuro de nuestras comunas  con la  visión de  mejorar la calidad de vida de nuestros habitantes. No está demás recordar la importancia de la reflexión y participación de autoridades y ciudadanos en este proceso.

Es que a  las ciudades no basta administrarlas ni criticarlas: hay que pensarlas.

 

macarena_urendaMacarena Urenda Salamanca – Comunicadora Social

 

 

Foto Portada : Vector de negocios creado por vectorpouch – www.freepik.es

Read more