Alguien está hablando por ti

¿Les ha pasado alguna vez que al conversar con una persona les da la sensación de que son amigables o confiables; o lo contrario, algunos que les producen desconfianza, sin si quiera saber de sus vidas, sólo por cruzar un par de palabras?

Bueno les cuento, que este sentimiento a veces irracional está directamente relacionado con las señales que envía nuestro cuerpo y que muchas veces no está de acuerdo con las palabras, por eso se produce este “ruido” mental.

Todos nuestros movimientos expresan  verdaderos sentimientos, muchas veces podemos destruir una palabra con un movimiento determinado porque es mucho más potente y dominante.

Queremos ser buenos comunicadores, no sólo hablo de relatores; si no que comunicarnos con nuestros hijos, marido, padres, familia, trabajo o amigos. Una buena comunicación te puede llevar a alcanzar tus objetivos.

Se habrán dado cuenta de que estamos hablando ¿verdad?

Sí, del lenguaje corporal. Hay muchos gestos que dependen de la cultura o familia, pero hay otros que son universales como por ejemplo:

La sonrisa, es algo que traemos en el disco duro desde que nacemos, cada vez que alguien está contento se reirá y además es algo que contagia, se puede sonreír o llegar hasta las carcajadas. Cuando la alegría es genuina, aparecen las patas de gallo, así que a llevarlas con mucho orgullo, porque ellas son el reflejo de nuestra alegría del alma.

Enojo, sorpresa, miedo, disgusto y tristeza también son fáciles de descifrar. Es más,  les apuesto que mientras leen esto se están imaginando las caras.

También tenemos las posturas cerradas, son aquellas en las que el cuerpo tiende a disminuir, brazos cruzados formando una barrera, espalda y hombros tensos.

Estas posturas nos hablan de inseguridad, de querer ocultar algo. Estas van acompañadas de otros gestos como el de la mirada perdida.

Las posturas abiertas, por el contrario envían señales más positivas, podemos relacionarlas a personas más extrovertidas; hay más comunicación porque no forman barreras, son personas más cercanas.

Otra señal importante es el contacto visual que genera confianza, seguridad y  sinceridad. También puede transmitir poder o agresión. Todo esto dependerá de la dilatación de la pupila.

¿Qué les puedo decir de las manos? Cada movimiento revela un sentimiento. Antes de que existieran las palabras, la comunicación era a través de señas; así como lo hacen hoy los sordos mudos. Es increíble ver a alguien contar una historia (sobre todo si son histriónicos, los que me conocen se van a reír con esto); ver que con cada movimiento de manos y brazos  van reafirmando o negando las palabras, agrandan algunas y achican otras, suben y bajan mostrando la intensidad de la historia.

El lenguaje corporal puede revelar la confianza que tienes en ti mismo o en los demás, todo esto dependerá siempre de cómo te sientas interiormente. Lo primordial es conocernos y sentirnos confiados, como hemos visto es muy difícil engañar a nuestros movimientos porque finalmente es como engañarnos a nosotros mismos.

Por eso tenemos que confiar en nuestro discurso, para que todos nuestros gestos y movimientos no hagan más que reforzar las palabras.

 

Catalina Perez Izquierdo

Diseñadora de Vestuario

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*