El arte del buen amor en las familias. Las Constelaciones Familiares (IV Parte)

El Alma Familiar. Sexualidad y Muerte.
Esta Alma o Mente común es, según Hellinger, una fuerza que une y dirige a quienes le pertenecen, y lo hace siguiendo ciertas leyes a las que llamó Órdenes del Amor (una expresión original de San Agustín), que explicaremos a continuación, cuyo respeto y cumplimiento favorece que el nexo y el amor, generalmente presente entre los miembros del grupo o familia, fermente en su bienestar y dicha, y cuya transgresión suele acarrear sufrimientos y sacrificios que muchas veces parecen ilógicos, a juzgar por el amor que sienten los unos por los otros. Esta Alma colectiva a la que pertenecemos ha sido impactada por dones y por heridas, por vida y por muerte, por risas y por lágrimas, por avances y retrocesos. El colectivo como tal es retado a asumir e integrar todos los hechos que la existencia, regida por los dos grandes poderes del vivir que son la sexualidad y la muerte, les regala. La Sexualidad abre las puertas de la vida y la hace avanzar y prosperar, teniendo como aliados al amor, la alegría de vivir, la fortaleza, y la esperanza. Por el contrario, la Muerte cierra las puertas de la vida y nos obliga a crecer a través del dolor, que nos traen sus poderosos aliados como la enfermedad, los abortos, la autodestrucción, la violencia, las adversidades accidentales, etc. En los sistemas familiares hay hechos que duelen, debilitan, avergüenzan o lastiman, y el sistema trata de protegerse de ellos a veces con el silencio, encerrándolos en el olvido, sin advertir que los silencios son sonoros y tienen consecuencias, e impiden la fortaleza y la salud del grupo, y a menudo conllevan implicaciones y sacrificios. Se requiere integrar lo que dolió o devasto para que pierda su poder y quede como pasado. Como reza un pequeño fragmento de Yerma, de García Lorca: “Algunas cosas no cambian. Hay cosas encerradas detrás de los muros que no pueden cambiar porque nadie las oye”.

Por tanto, vivimos no sólo en nuestra mente individual sino perteneciendo a redes de vínculos, almas colectivas, cada una con su propia mente arcaica e imperiosa, que nos influyen e incluso gobiernan, aunque no las comprendamos (especialmente la familiar). En estas redes, el amor no es suficiente para asegurar el bienestar; requiere de un orden. A algunas personas les parece ilógico el sufrimiento si el amor está presente. Sin embargo, la evidencia muestra que muchas personas sufren a pesar de la presencia del amor. El amor no basta, pues se requiere Buen amor o Amor ordenado. El buen amor se reconoce porque nos conduce hacia el bienestar, la vida, el provecho y la realización. El buen amor supone que hemos avanzado emocionalmente para respetar y asentir al pasado y a los dones y las heridas de nuestros anteriores, en lugar de involucrarnos en éstas, repitiéndolas, o mostrándoles una fidelidad mal entendida a nuestros anteriores con nuestra infelicidad. Así, el buen amor logra que vayamos un poco más allá en más vida, tanto en bienestar como en felicidad.

Guiándonos por la intensidad de los vínculos como destino común y por su capacidad para plasmar grandes dones o graves implicaciones, pertenecen a esta red, en la que muchos estamos en resonancia con muchos, los siguientes: El hijo, con sus hermanos, incluyendo los que no llegaron a nacer o murieron pronto; los padres y sus hermanos, incluyendo también los que no llegaron a nacer o murieron pronto; los abuelos y sus hermanos, también los bisabuelos y aun otros anteriores si tuvieron destinos muy marcados; también pertenecen aquellos que hicieron espacio para otros, por ejemplo, parejas anteriores por cuya desaparición las posteriores obtuvieron el lugar, y también aquellos que tuvieron pérdidas a costa de que otros tuvieron ganancias (como víctimas de guerra o de asesinatos), o al revés, algunos que tuvieron ganancias o hicieron daño a costa de la pérdida de otros (asesinos, dañadores, estafadores), etc.

Joan Garriga
www.joangarriga.com/

www.facebook.com/joangarrigabacardi

Extraido de www.joangarriga.com

 

Read more

De la motivación a la Inspiración

¿Estás buscando motivación para alcanzar tus metas, o estás permitiendo que la inspiración te use?

Si bien Motivación e Inspiración, suelen usarse como sinónimos, hay una gran diferencia entre estos dos estados emocionales y de consciencia. Y podés saber cuál está a cargo de tus decisiones y tus proyectos, por la forma en que te sentís…

Muchos de nosotros aprendimos el paradigma de la motivación. La educación nos fue incentivando a lograr nuestros objetivos a fin de obtener una recompensa externa, o a fin evitar una consecuencia negativa, algo que tenemos miedo que suceda.

Este es el paradigma básico de la motivación, que lo podés ver en funcionamiento en la vida personal, cuando buscás trabajo por miedo a no tener dinero o a la pobreza, buscás pareja por miedo a la experiencia de la soledad, buscás triunfar para ocultar una sensación de inferioridad.

Y lo podés ver en la vida de la empresa, cuando sólo se motiva con incentivos externos a los trabajadores para evitar el fracaso en las ventas, para que produzcan más rápido o para mantenerlos dentro de la compañía.

Sin embargo, si te fijás en las personas más felices y exitosas, no es sólo la motivación externa, sino una inspiración interna que los impulsa…

Hay una idea, una visión interna, que los impulsa a tomar acción, a desarrollar sus capacidades, a ejercer sus dones, a aceptar los desafíos, y traer sus metas más importantes de lo invisible a lo visible. No necesitan ¨mantener la motivación¨, por esta visión que los inspira viene con la energía para hacer lo que debe hacerse.

Entonces, ¿cómo hacer el cambio de la motivación a la inspiración?

Vamos a conectar algunos puntos que nos ayudan a distinguirlas:

Algo que caracteriza a la motivación es la necesidad de ¨mantenerla¨. La motivación es una fuerza que tira de uno, una reacción al incentivo externo, y pide satisfacción inmediata. La clave es tener un motivo lo suficientemente significativo para hacer las cosas, y recordar frecuentemente ese motivo.

En cambio la inspiración funciona como un músculo. Es un proceso, y cuando estás conectado con la inspiración sentís que hay un propósito interno, más profundo, que te impulsa a actuar y por tanto te volvés más productivo.

“Motivación es cuando me engancho con una idea, inspiración es cuando la idea me engancha y me lleva hacia mi destino.” -Wayne Dyer

Generalmente la motivación proviene de una sensación de dolor, malestar, carencia o insuficiencia interna de la que se quiere escapar, eso la convierte en una fuerza de corta duración. Por eso podemos decir que la motivación es del ego.

En cambio, la inspiración viene de un sentimiento de suficiencia, te sentís inspirado a lograr más, a crecer, prosperar, e ir por más. Es un poder expansivo que te impulsa, conduce y produce cambios sostenibles. Por eso podemos decir que la inspiración proviene del Alma, de nuestros principios espirituales auténticos.

Este es el proceso…

El Alma te da la inspiración, y cuando está presente en tus intenciones, impregna todo lo que hacés: hay fluidez y las cosas se sienten bien. Estás cambiando tu relación con algo, adquirís una perspectiva diferente respecto a tus circunstancias, y estás motivado naturalmente para lograr todas las cosas que precises.

Ahora bien, cuando algo ha seguido su curso y cumplió su propósito, el alma comienza a retirar su energía y enfoque. Este proceso puede ser confuso porque la inspiración que se siente al principio desaparece, la motivación entra al juego: recurrimos a nuestra fuerza de voluntad para motivarnos.

Pero este tipo de motivación no es realmente productivo. De hecho, genera agotamiento. Y cuando la motivación dirige los esfuerzos, lo que estás tan desesperado por lograr se distorsiona en el proceso.

La pasión se diluye y comenzás a preguntarte si estás haciendo lo correcto, o incluso si estás en el camino correcto. Todas esas dudas sobre tu capacidad infectan tus planes, tus intenciones y, finalmente, los resultados que conseguís.

A esta altura, te estarás preguntando cómo saber si estás usando motivación o estás permitiendo que la inspiración te use…

Primero que nada, precisás estar atento y presente, para reconocer tus sentimientos.

Tus sentimientos te permitirán saber si la inspiración o la motivación dirijen tus planes.

Si la inspiración está guiando tus pasos, podés identificar la sensación de Bienestar que la acompaña. Seguí adelante con la seguridad de que el resultado será excelente.

Si, por otro lado, la motivación se ha convertido en tu brújula, la ansiedad y el agobio son las sensaciones predominantes. Precisás detenerte, aquietar el ruido mental y esperar ese impulso que viene del Alma para inspirarte y animarte.

Algunas veces te llevará en una dirección diferente, a la que te conducía la motivación.

Otras veces, cambiarán tus intenciones respecto a lo que estás haciendo, y alcanzarás metas y riquezas inesperadas.

Este cambio, pasar de la motivación a la inspiración, no sucede de la noche a la mañana.

Así que a medida que vas descubriendo y trasciendiendo tus viejos paradigmas y modelos mentales, sostené una actitud compasiva hacia vos mismo. La compasión, hace lugar a la inspiración.

 

Agustin Andrade

Autor, Coach y Comunicador

www.agustinandrade.com

Extraido de InstitutoDraco

 

Read more