¿Por qué los calambres son más frecuentes en verano?

Sedentarismo, falta de ejercicio, permanecer sentado o de pie durante un largo período, son algunas de las variables que pueden influir en la aparición de los calambres: contracciones o espasmos súbitos e involuntarios de uno o más músculos. Durante el verano, el calor y la deshidratación se suman a esta lista de factores de riesgo, aumentando la prevalencia de estos dolores. El cirujano vascular de Clínica Vespucio, Dr. Claudio Vallejos, se refiere a las medidas de prevención que debemos adoptar y advierte cuándo es necesario visitar a un especialista.

Los calambres son contracciones involuntarias y sorpresivas que se caracterizan por un dolor agudo en uno o más músculos. Estas molestias aumentan su prevalencia durante el verano, época donde las altas temperaturas dilatan las venas y la deshidratación deriva en pérdidas importantes de electrolitos como magnesio, potasio o calcio. “Aunque resulta difícil definir un grupo de riesgo, la consulta por este problema es más común en mujeres, aumentando con el embarazo, la edad, el sedentarismo y el sobrepeso”, explica el cirujano vascular de Clínica Vespucio, Dr. Claudio Vallejos.

Otros factores de riesgo incluyen tensar o usar en forma excesiva un músculo, comprimir nervios – lo que se asocia a una lesión de la columna vertebral o a un nervio “pinzado” en el cuello o la espalda–, músculos con poca irrigación sanguínea, uso de ciertos medicamentos, trastornos hormonales y la diálisis. “Estas molestias musculares son más frecuentes en adultos que en niños, los pacientes que experimentan síntomas diarios lo suficientemente molestos como para dar lugar a la solicitud de atención médica impresionan estar aumentando”, detalla el especialista.

Según la causa y tipo de molestia, se analizará cuál es el tratamiento pertinente para cada paciente. Si los calambres se producen por un déficit de electrolitos (potasio, calcio y magnesio), es necesario adaptar la dieta e hidratación,  aumentando su consumo en forma regulada sin exagerar. Si los dolores se asocian a una insuficiencia venosa, los síntomas se aliviarán con el uso de medias elásticas, la corrección de un eventual sobrepeso, evitando el calor directo.

Prevención

Para evitar estas contracciones musculares, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Elongar la musculatura antes y después de hacer ejercicio.
  • Si tiene calambres en las piernas por la noche, estirar los músculos del área afectada.
  • Realizar actividad física acorde sus condiciones, de manera progresiva para no estresar los músculos.
  • Hidratarse con agua, no bebidas de fantasía. Si realiza ejercicio intenso si la temperatura ambiental es muy alta, las bebidas deportivas pueden ayudar a reemplazar los electrolitos perdidos.

 

Calambres y várices

En los pacientes con várices e insuficiencia venosa de los miembros inferiores, es común la consulta por calambres, pero la asociación real entre ambos es débil y poco común. “Debemos tener presente que la insuficiencia venosa tiene alta prevalencia, llegando a afectar a un 30- 40% de la población, por lo que no es raro que exista una coincidencia”, advierte el Dr. Vallejos.

Es fácil, además, confundir el calambre con el dolor opresivo y molesto que sienten estos pacientes en las piernas al final del día. Si bien esta molestia es muy común en la insuficiencia venosa, no es un calambre verdadero.

 

Foto portada:   por jcomp – www.freepik.es

Read more

Las 4 funciones esenciales del agua en el cuerpo

¿Podemos sobrevivir sin ella?

El agua forma parte de toda nuestra anatomía, desde las células hasta los órganos, y es el solvente donde ocurren las reacciones químicas que permiten la vida. Cuando existe un déficit de ella, las funciones del organismo se paralizan, aumentando el riesgo de falla renal, colapso de los vasos sanguíneos e incluso paro cardiaco. La médico internista de Centros Médicos Vidaintegra, Dra. Cristina Benavente, explica cuál es el rol que cumple el agua en el cuerpo y se refiere a la importancia de su consumo.

El jueves 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una oportunidad para llamar la atención sobre la importancia de este recurso y la defensa de su gestión sostenible. Además de que el acceso a ella se ha convertido en una necesidad básica del ser humano, también es un elemento esencial para el funcionamiento del organismo. “El principal rol del agua es ser el solvente en que estamos insertos y  donde ocurren las reacciones químicas que permiten la vida” explica la médico internista de Centros Médicos Vidaintega, Dra. Cristina Benavente.

El agua forma parte de toda nuestra anatomía, partiendo en las células, el espacio intracelular, los vasos sanguíneos y linfáticos, hasta llegar a los órganos vitales como el hígado y los riñones.De hecho, más del 90% de la sangre está compuesta por agua. Así, sus funciones en el cuerpo son variadas y la doctora detalla en qué consisten:

  1. Regular la temperatura corporal: cuando el ambiente está frío, el agua permite que el cuerpo libere calor, mientras que en verano, la evaporación del agua como reacción a las altas temperaturas genera sudor.
  2. Transportar nutrientes: permite que los componentes nutricionales que ingerimos a través de la comida lleguen hasta las células.
  3. Eliminar toxinas: a través de la orina y las heces se eliminan los elementos que los órganos rechazan.
  4. Lubricar articulaciones: mantiene las articulaciones activas.

“Al nacer tenemos el mayor porcentaje de agua en el cuerpo, el cual se va perdiendo con el paso de los años” aclara la especialista. El organismo pierde líquido por la transpiración, la respiración, la orina, la defecación y todos los fluidos normales y anormales del cuerpo.  Por ejemplo, “un deportista extremo transpira mucho pero también aumenta su frecuencia respiratoria, con lo cual aumenta  el riesgo de deshidratarse”, asevera la doctora.

¿Cuánto tiempo podemos sobrevivir sin agua?

Cuando existe un déficit de agua en el organismo, las funciones vitales se paralizan y corremos el riesgo de caer, por ejemplo, en una falla renal. “Los riñones no pueden eliminar las toxinas, los vasos sanguíneos se colapsan y el corazón ya no puede llevar sangre a los órganos, donde va el oxígeno que sustente la vida” afirma la especialista.

El tiempo que podamos sobrevivir sin este recurso dependerá de las condiciones ambientales y de los requerimientos a los que esté sometida la persona.“Un persona sana tiene distintas necesidades que una en estado febril y es diferente quedarse sin agua en el desierto que en un clima templado” aclara la médico internista.

No reemplazar el agua por bebidas

Considerando la importancia del agua en el cuerpo, la recomendación es ingerir dos litros de ella al día. No obstante, esto no incluye el consumo de bebidas gaseosas, ya que éstas son ricas en iones que sacan el agua del cuerpo, “por lo cual una parte importante del agua que contienen estos productos no es aprovechable” advierte la especialista.

Read more