¿Es bueno o no hacer tareas?

La noticia de que la ONU pide prohibir las tareas escolares en todo el mundo ha generado bastante polémica.

Los que están a favor de las tareas plantean que son necesarias para que los niños refuercen lo aprendido en clases, desarrollen hábitos de estudio y sentido de responsabilidad. Junto con esto refieren que las tareas permiten que los padres participen de manera activa del aprendizaje de sus hijos.

Por su parte, los que están en contra plantean que las tareas estresan a los niños, deterioran las relaciones familiares, generan rechazo hacia el aprendizaje y restan horas de juego y descanso necesarias para estar el desarrollo y bienestar.

Lo anterior cobra especial relevancia en Chile, que es uno de los países con mayores índices de estrés y depresión infantil.

Ante la duda si es bueno o no hacer tareas, revisé un par de investigaciones y papers. Les cuento lo que encontré.

Harris Cooper es un académico de la Universidad de Duke que lleva años estudiando los beneficios y costos de hacer tareas. A nivel mundial es reconocido como gurú en el tema. Para sus estudios ha revisado investigaciones que datan desde 1987 a la fecha.

Cooper plantea que el beneficio de hacer tareas depende de la edad del niño. En pre-básica no tiene valor alguno. Entre primero y cuarto básico pequeñas cantidades de tareas podrían ayudar a los niños a construir hábitos de estudio. Entre quinto y  octavo básico las tareas dejan de tener beneficios después de los 90 minutos, mientras que en enseñanza media después de 2 horas de estudio (Cooper, 1989; Cooper, Robinson, & Patall, 2006).

Es importante aclarar que los beneficios encontrados no son significativos. Comienzan recién a ser moderados al llegar a la enseñanza media. Esto significa que el beneficio de hacer tareas en los años escolares es bajo y poco claro.

Junto con esto, Cooper plantea que el tipo de tarea también influye. Se ha visto que la lectura es una de las actividades que más enriquecen el aprendizaje y que las actividades prácticas mejoran los resultados en las evaluaciones.

Finalmente Cooper refiere que cuando las tareas son excesivas o se dan a edades inadecuadas, no sólo pierden sus beneficios, sino que pueden generar resultados adversos, como estrés y actitud negativa hacia el colegio y el aprendizaje.

Es importante aclarar que los resultados de sus estudios están basados en colegios que no tienen jornada extendida. Por lo que los beneficios encontrados en las investigaciones, que ya son pobres, en niños con jornada extendida se perderían por completo.

Otros autores destacados plantean que las tareas se deberían suprimir por completo. Etta Kralovec, profesora de la Universidad  de Arizona y coautora de The End of Homework: How Homework Disrupts Families, Overburdens Children, and Limits Learning” es uno de ellos.

En función de los resultados podríamos concluir que los niños con jornada completa no deberían tener tareas, solo se les debería fomentar la lectura. Por su parte, los niños con jornada normal podrían tener pocas tareas en función de su edad y curso. Y que para que realmente se respeten los tiempos adecuados, sería preciso que los profesores se organicen tanto en las tareas como en las fechas de las pruebas. Suspender tareas para cuidar el tiempo del niño no sirve de nada si le ponen pruebas seguidas o más de una prueba el mismo día.

Por otra parte a ningún niño se le debería privar el derecho a descansar, jugar y compartir con sus seres queridos, como tampoco el derecho a que les guste saber y aprender (que como ya vimos, se pierde cuando se les exige en desmedida). Esta más que comprobado que los niños necesitan horas de juego activo y descanso para estar bien y desarrollarse en plenitud.

Finalmente hablar del desarrollo de responsabilidad y hábitos de estudio. Para que un niño desarrolle el sentido de responsabilidad es importante que se le pidan cosas que puede hacer. Cuando las exigencias son superiores a la capacidad del niño, los padres son los que terminan haciendo lo que el niño no es capaz de hacer por si mismo. Cuando esto ocurre, el niño aprende justamente lo contrario a lo que buscamos: que no es capaz de ser responsable y que por tanto necesita de la ayuda de otros. Por otra parte, la responsabilidad se puede desarrollar a través de otras actividades, como tareas domésticas (hacer la cama, darle de comida al perro, etc.).

Algo similar ocurre con el desarrollo de hábitos de estudios. Cuando la exigencia es desmedida, al niño le cuesta sentarse a estudiar y por tanto adquirir el hábito. No lo hace a gusto, todo lo contrario. Lo hace con protesta, llanto y/o desgano.

Por todo lo anterior me atrevo a decir que se deberían eliminar las tareas a los niños que están con horario extendido. Que se debería fomentar la lectura y el amor por el aprendizaje. Y que de la mano de este cambio revolucionario haya un aumento real de las horas de juego y conexión con nuestros niños. ¡Que volvamos a lo esencial! 

Andrea Cardemil Ricke

Mamá de 3

Psicóloga Infanto-Juvenil

Magíster en Psicoterapia Integrativa

Diploma en Terapia de Juego

Diploma en Manejo Interdisciplonario de las dificultades del Escolar

Autora del libro “Apego Seguro: Cómo relacionarte con tu hijo después de los dos años”  y“Separarse con niños pequeños: cómo seguir nutriendo tras la ruptura” de (Ediciones B).

 

Read more

¡Mamá, ¿cuándo me van a poner frenillos?! Esos y tantos otros deseos que tu también tuviste

Mane Cárcamo presenta una lista de las extrañas cosas que anhelábamos cuando chicos más que cualquier otra cosa en el mundo. ¿Un yeso, anteojos, en serio?

Son divertidos los niños. Esos que todos fuimos. Soñábamos con cosas de las que hoy escaparíamos y odiábamos otras que actualmente añoramos con ansias.

Y los niños cambian, pero no tanto. Lo he visto en los míos. Me piden las mismas cosas que les rogaba yo a mis papás en 1987 y que me hace entre mirarlos con ternura e ira. Y acá van algunos de sus “deseos” que también tuve y que NO ENTIENDO POR QUÉ:

1. ¿Mamá cuando me van a poner frenillos?

Ese afán por tener una ferretería completa en la boca es algo que les fascina a los niños. Tengo una niñita de 8 años que cuenta los días para que le instalen esos aparatos que no te dejan comer choclo ni cilantro con paz en el alma. Uno los espera como la llegada del Viejo Pascuero hasta que te los ponen… y ahí el amor y la ilusión se acaban. Y más cuando los padres vemos el presupuesto de cuánto cuesta enderezarle la dentadura al cabrerío. Créditos de Consumo vengan a mí. Es así.

2. ¡Quiero anteojos!

Creo que aquí hay una diferencia con la época de los que crecimos en los 80. Usar anteojos hoy si tiene su lado cool y gracias a Dios los diseñadores han hecho un real esfuerzo y tener unos hoy dejó de ser sinónimo de la Gertrudis del curso. Usé anteojos entre octavo y segundo medio y de verdad agradezco a los que alguna vez me sacaron a bailar en una fiesta por ese gran acto de bondad. Merecen el Nobel de la Paz. Hoy los niños tienen muchas opciones y la industria óptica se ha apiadado de ellos. Así es que en este punto apaño las ansias hipsters de usarlos y las aplaudo.

3. El famoso yeso

Esta ilusión infantil nunca la cumplí. No sé si porque mis huesos son más fuertes que vaya enyesada o porque era más sedentaria que cobradora de peaje. Pero tener yeso era un sueño de la pubertad. ¿Qué es eso de querer quebrarse y andar inmovilizado? Mirábamos con envidia a la que caminaba por el recreo con su yeso cual modelo Elite. Pero asumamos que la mejor parte era el rayado con lápices chillones que te tenía que hacer todo el curso. Mucho corazón y palabras Village en la zona afectada. Chica popular garantizada.

4. Trencitas “caribeñas”

Este look femenino en verdad era para un sector más pudiente que podía viajar fuera del país y plagarse la cabeza de diminutas trenzas que las hacían durar ojalá hasta marzo para lucirlas lo más posible. Pero las que teníamos cero posibilidad de subirnos a un avión y con suerte hacíamos escalopa en el quinto sector de Reñaca, no estábamos perdidas y había esperanza para nosotras. Siempre había una prima buena onda que nos regalaba toda una tarde para hacernos las famosas trenzas y cerrarlas con lana. Todo muy a la moda como verán. Hoy veo a las niñitas con el mismo gusto, agregándole extensiones con colores y conchitas. Bo Derek aún vives en nosotras.

Y a continuación un par de “antideseos” de la infancia que hoy, como adultos, anhelamos más que nunca:

5. El no querer dormir siesta

Hoy cada día con mayor curiosidad me pregunto por qué odiábamos la siestaaaaaaaaa. Bueno esto es algo que no deseábamos, en realidad. Típico que nuestros papás nos mandaban a dormir un ratito y para nosotros era un castigo, un suplicio, un verdadero sacrificio del terror. Un clásico del 24 de diciembre “Juanita… ¿por qué no duermes un ratito para esperar las doce?” Y eso era LO peor que nos podían decir en la vida. Hoy pagaríamos por media hora de siesta diaria en silencio, aunque fuera sentados en el baño de la oficina, porque una siesta hoy en un lujo que pocos, verdaderamente muy pocos se pueden dar.

6.El odio por la higiene

Hacer que los niños se duchen es más difícil que lograr que los parlamentarios vayan a las sesiones del Congreso. Un amigo me comentó que cuando chico prendía la ducha, se quedaba sentado esperando que pasara un tiempo prudente, se mojaba los pies para simular humedad en el piso del baño y después salía muy campante del baño cual Míster Músssculo. Hoy eso no ha cambiado en los niños, pero los adultos medianamente normales le agradecemos al Creador poder bañarnos. Es más, para muchos si no nos lavamos el pelo diariamente es como si no nos hubiésemos levantado. En cambio la higiene y la niñez no se llevan bien. Eso es un hecho.

El mundo cambia, las tecnologías, los modos y las formas infantiles. Pero algunas cosas no cambiarán probablemente nunca. Y eso es bonito, porque aunque a veces nos sintamos a kilómetros de distancia de nuestros hijos, cuando pelean por ponerse “al medio” en nuestras camas todo vuelve a ordenarse y sabemos que iPhones más o iPhones menos, siempre reconoceremos parte de nuestra niñez ahí.

¿Y tú, qué otros deseos clásicos de la infancia recuerdas?

Magdalena Cárcamo – Periodista

Fuente: www.eldefinido.cl

 

Read more