Actividad para fomentar desarrollo emocional basada en la película Intensamente

 

Al igual que en otros procesos, los niños van aprendiendo a manejar sus emociones de manera paulatina y progresiva.

Si bien las principales fuentes de aprendizaje son nuestro ejemplo (como nosotros manejamos nuestras emociones) y la regulación del estrés (lo que hacemos o dejamos de hacer cuando nuestro hijo tiene alguna emoción en curso), el aprendizaje también se puede potenciar a través de ciertas actividades, como la lectura de cuentos, el juego, el teatro y el dibujo (por nombrar algunas).

A continuación les dejamos una actividad (haz click aquí para descargarla) basada en los personajes de la última película de Pixar, Intensamente. La idea es que debajo de cada personaje ayuden a sus hijos a:

1. Conocer la emoción: Cada una de las emociones tiene un fin adaptativo y conocerlo ayuda aceptar la emoción y aprender a regularla.

Temor te cuida del peligro y te prepara para enfrentarlo. Desagrado te ayuda a rechazar elementos que pueden ser dañinos, desde un alimento a malos tratos. Furia te hace ver lo que no te gusta y te incita a hacer algo al respecto. Alegría te ayuda a ver, a darte cuenta y a disfrutar las cosas que te gustan y te hacen bien, junto con darte la energía necesaria para moverte y enfrentar dificultades. Tristeza te ayuda a procesar pérdidas y experiencias dolorosas. Te ayuda aprender de lo vivido, a pedir ayuda, a darte cuenta de lo que quieres y necesitas para estar bien.

2. Tomar consciencia de lo que me pasa cuando la siento: Siguiendo con el ejemplo de Furia, podría ser “me pongo rojo, me dan ganas de gritar o no me gusta que me toquen”, mientras que en tristeza “lloro y me gusta que me abracen”. Este paso es muy importante, especialmente con niños menores de 6 años, porque al ser concretos, les hace mucho sentido conectar la emoción con su cuerpo. Por lo mismo, para potenciar el aprendizaje, sirve mucho ir actuándoles lo que les pasa (por ejemplo decirles “Cuando te enojas ¿te pones así?” y fruncir el ceño) y/o pedirles que lo hagan ellos (por ejemplo decirles “Muéstrame como es tu carita de miedo”).

3. Identificar situaciones o cosas que los hacen sentir así: Ayuden a sus hijos a identificar situaciones del día a día, no tienen que ser complejas ni elaboradas, ojalá lo más simples posibles. Por ejemplo, en Furia podría ser “que un amigo no me preste un juguete, perder o que me digan que no”, mientras que Alegría “un abrazo de mamá”.

4. A aprender a manejar la emoción: Esto lo pueden hacer contándoles qué cosas pueden hacer (por ejemplo “cuando uno está asustado sirve mucho tranquilizar el cuerpo”), contándoles lo que hacen ustedes (por ejemplo “cuando me siento mucha rabia me gusta estar sola un ratito”) y/o mostrándoles cosas que han hecho y que les han servido (por ejemplo “he visto que cuando estás triste te tranquiliza mucho un abrazo”).

Lo otro que puedes hacer es preguntarle con qué personaje se identifica y por qué, con emoción le cuesta más manejar y que emoción le cuesta menos.

Para potenciar la experiencia de aprendizaje y el momento de conexión con sus hijos, lo ideal es que ustedes también hagan la actividad y la compartan con ellos.

 

Andrea Cardemil Ricke

Psicóloga Infanto-Juvenil

Magíster en Psicoterapia Integrativa

Diploma en Terapia de Juego

Diploma en Manejo Interdisciplinario de las dificultades del Escolar

Autora del libro “Apego Seguro: Como relacionarte con tu hijo a partir de los 2 años” (Ediciones B).

2 Comments

  1. carola julio 23, 2018 6:53 pm

    Gracias

    Responder
  2. Karen octubre 3, 2018 3:31 pm

    Me parece muy necesario e interesante. Gracias!

    Responder

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*