A moverse para aprender mejor!!

Igual que uno necesita tranquilidad para dormir, moverse para entrar en calor, bueno, también necesitamos atención para aprender, interés para atender y memoria para recordar, sin esas funciones cognitivas no será posible lograr un correcto proceso de aprendizaje. Es por eso que activar las áreas cerebrales encargadas de esas funciones es imprescindible. Producto del encierro en casa a raíz de la pandemia del covid 19, es que uno de mis principales preocupaciones tanto para conmigo como para con mis hijos ha sido mantenernos física y mentalmente activos día a día, el tema de la psicomotricidad, de que se muevan a diario es intransable, y con la ayuda de una planificación ha sido posible lograrlo, realizamos actividades ya sea de motricidad gruesa como de motricidad fina constantemente, ellos no se dan cuenta, pero yo lo intenciono, con el único objetivo que estén mas activadas las zonas del cerebro encargadas de aprender, y cuando hablo de aprender, me estoy refiriendo especialmente a todo lo que sucede alrededor de la vida de un niño, de todo se puede aprender! de lo que veo, de lo que oigo, lo que juego, de lo que hago con alguien cuando colaboro, de lo que descubro en los momentos de soledad, de lo que invento, lo que toco, etc…
 
Pero, ¿por qué el movimiento es clave para aprender? Gracias a las neurociencias se ha podido confirmar que el movimiento promueve la liberación de ciertos neurotransmisores que actúan en los procesos de aprendizaje tales como la memoria y la atención, entre otros. Ahora, por movimiento tenemos que recordar que los hay lentos y delicados, controlados y pequeños, como también hay otros acelerados, grandes y libres, entonces saber realizarlos y cuál es el momento adecuado es lo mas complicado para poder planificar, mas aun en un contexto de encierro y estrés en que se hace lo que se puede y cuando se pueda en EL ESPACIO que se tenga, y más difícil todavía en el caso de menores con TDAH, que lo único que buscan es moverse y moverse sin fin, sin razón..
 
Moverse despierta nuestro cerebro, mas bien lo prepara para la acción. Así, si realizamos un determinado tipo de movimientos antes del momento de aprender será propicio pues estaríamos activando el área de la atención –zona prefrontal– debido a la liberación de dopamina y noradrenalina, además del incremento en los niveles de oxígeno lo cual será óptimo para dejar al alumno preparado, atento..; por el contrario, si realizo determinados ejercicios después de una experiencia de aprendizaje podríamos activar la zona del hipocampo –ampliando su volumen– (otro acierto de las neurociencias), favoreciendo así la consolidación de los contenidos debido básicamente a la baja en los niveles de cortisol, promoviendo un estado de relajo y bajo estrés.
Ya sabemos entonces que el momento de la práctica de ejercicio y actividad física gruesa o fina es determinante para definir la calidad de un aprendizaje, activar a un niño a entrar a una sesión de telecolegio, o relajar y felicitar a un estudiante al finalizar la sesión remota estaría cooperando con el proceso.
A mas espacio podremos realizar ejercicios de motricidad gruesa tales como saltar la cuerda, jugar al luche, tirar la cuerda, hacer volteretas, jugar a «chutear» la pelota, hacer rebotes, carreras de velocidad o con implementos, baile, hacer la cama, vestirse solo, trasplantar, barrer, enrollar la manguera, mover bolsas, hacer la cama, etc.. ayudará a despertarlos.
A menor espacio podemos realizar motricidad fina o movimientos mas pequeños, tales como colorear, troquelar, delinear, pegar piezas pequeñas, hacer figuras con plasticina, trasvasijar, agrupar calcetines, cocinar, poner la mesa, sacudir, regar plantitas, bordar, yoga, pilates, entre otras, también estarán cooperando con la relajación. Según la tarea de aprendizaje que se deba realizar será la actividad psicomotora que se elija y cuándo. A nuestros alumnos a veces necesitamos relajarlos (motricidad fina) para poder hacer ejercicios de matemáticas, como otras veces necesitaremos llevarlos al patio a correr para despertarlos y luego poder hacer ejercicios de creación, de diálogo y argumentación, de trabajo grupal, de intercambio, etc..
Recientes estudios revelan que movimientos mas precisos y lentos (precisamente ahora que estamos en espacios reducidos, confinados) colaborarían a mejorar la actividad simbólica! tales como son la lectura, la escritura y el cálculo; movimiento mas gruesos y libres colaborarían con creatividad, invención, diseño, pensamiento, ideas.. gracias a los neurotransmisores que se estarían liberando.
 
Por lo tanto tenemos una buena noticia! Si deseamos que nuestros niños se calmen, basta con ofrecerles un ambiente, materiales e ideas de juegos de movimientos que requieran motricidad mas fina para que liberen un tipo de neurotransmisores que relajan y calman; por el contrario si necesitamos despertar a nuestros niños les ofreceremos juegos mas libres y que impliquen movimientos gruesos involucrando todo el cuerpo, lo que ayudará a dejarlos mas atentos (NA/DA). Ahora, está en nosotros reconocer al observarlos, el ver cómo están si acelerados y muy relajados y si ese estado favorecerá o no a la actividad a realizar, en el tipo de movimiento que les ofrezcamos está la solución.
Claudia Pastene – Psicopedagoga – Conoce más de Claudia aqui

Foto portada : Foto de Lukas en Pexels

Read more

¿Qué te mueve?

Esta pregunta surgió de un trabajo que hicimos con uno de mis proyectos, y desde ese entonces resuena en mí cual mantra diario. En esa oportunidad tuvimos respuestas de todo tipo, y personalmente, en mí se desató una nueva posibilidad. Hay preguntas que te pueden cambiar parte de tu vida, y esto fue lo que me pasó, sólo que hoy me doy cuenta.

Vamos por la vida buscando respuestas, recetas, motivación, palabras lindas, promesas varias y gurúes expertos en todo tipo de temáticas. Y por un tiempo, durante algunos momentos, creemos haber resuelto eso que nos duele. Confiamos en ese otro ser  que nos dice qué y cómo hacerlo. Y lo mismo con nuestras empresas: miramos modelos y buenas prácticas que funcionan, y estamos seguros que replicándolas en nuestras organizaciones, obtendremos exactamente los resultados que deseamos. ¿Te sucede? ¿Eres de mirar afuera para encontrar soluciones a tus temas?

Personalmente me pasó de sentirme estancada, desenfocada, aburrida y hasta perdida. También recuerdo haberme levantado varios días con la sensación de creer que me encontraba sola, por más que no fuera así.

Pasó mucho tiempo, y muchas experiencias antes de darme cuenta que existía una respuesta más definitiva a mi búsqueda constante por encontrarle sentido a mi hacer. Y cambié la mirada. Ya no busqué más respuestas, sino que me llené de preguntas.

Paradójicamente, una pregunta me había acercado una respuesta. ¿Qué te mueve? ¿Qué te inspira? ¿Para qué haces eso que haces? ¿Qué buscas? ¿Qué quieres encontrar? ¿Te animas a fantasear con que no hay “definitivos” en esta vida? ¿Podrías estar atento a la posibilidad de elegir decidir, enfrentando tus miedos? ¿Tu hacer impacta en el otro? ¿Crees en el servicio como posibilidad de crecimiento personal y social?

 

Y la lista sigue.  Y mientras, yo esbozo mi respuesta:

 

Me mueve inspirar, para que otros conozcan su propósito; y  hacer desde el servicio para que otros imiten,  y en ese trayecto invitar a las organizaciones y su gente a trabajar y crecer desde su visión, liderando desde el estar con y para otros.

Y en esta declaración descanso, y hago con sentido, hasta que, como dijo un sabio, la vida me vuelva a cambiar las preguntas…

Y a ti, ¿qué te mueve?

 

 

tatiana_Bregi2Tatiana Bregi – Coach ontológico certificada

 

 

Read more