Más allá de la Presencialidad…

Durante este año ha sido notoria y, pensamos también que desgastante, la polarización que se ha producido entre quienes llaman a abrir las escuelas a toda costa y quienes se oponen tajantemente a esta medida. Sin duda que ambas perspectivas son atendibles y tienen muchos fundamentos.

 

La realidad es que Chile es uno de los países con más tiempo sin clases presenciales en esta pandemia. En nuestra práctica, en diversas comunidades escolares, nos llama la atención la enorme variedad de situaciones en las escuelas. Algunas abren y tienen altas tasas de asistencia y otras, aún estando abiertas reciben a menos del 50% de sus estudiantes.

Creemos que esta polarización en el debate ha hecho que se omita una reflexión más profunda sobre lo que necesitan hoy los niños, niñas y adolescentes, de sus escuelas y de los adultos a su alrededor, para sobreponerse y florecer en medio de esta pandemia y todos sus efectos.

Sin duda, la presencialidad es una condición que puede favorecer el contacto más estrecho con adultos protectores, porque le permite a los docentes interactuar con sus estudiantes en un espacio estructurado y en una modalidad que es la que más manejan y conocen. Y queda claro que la presencialidad permite pasar más contenidos, especialmente en los cursos más grandes. Pero esa presencialidad es sólo una posibilidad, no una certeza, de garantizar a nuestros estudiantes lo que más necesitan para disponer su mente al aprendizaje significativo. Si las escuelas vuelven a abrir sus aulas y ponen su foco en tratar de pasar contenidos atrasados a presión, los resultados serán desastrosos en términos de desarrollo para el bienestar, más allá de los resultados académicos. Esto podría llevar a realizar acciones que sólo aumentarán el estrés en el sistema educativo, y ya sabemos que el estrés es el gran enemigo del aprendizaje.

 Sabemos que el cerebro de los niños y niñas se está desarrollando, con o sin pandemia, con o sin clases presenciales.Hay un diseño predeterminado, que se verá afectado por la interacción con el contexto de cada niño o niña. Ellos y ellas nacen con un prediseño fabuloso: sus neuronas saben dónde deben ponerse y con qué otras neuronas conectarse para ir conformando las bases estructurales que necesitarán para el aprendizaje y el logro de objetivos. Ya se han distinguido momentos especiales en que ciertas disposiciones están en su máxima capacidad para ser definidas, lo que algunos llaman ventanas de oportunidades. El problema es que este prediseño no es suficiente, y su ejecución depende de la interacción con el ambiente. Hay varias interacciones con el ambiente que pueden afectar negativamente este pre diseño, como la exposición a toxinas o una mala alimentación , por ejemplo. Pero un factor que es más común y tan tóxico como un veneno, para la construcción sólida de una arquitectura cerebral óptima para el aprendizaje, es el estrés tóxico.

En la infancia y la adolescencia, la plasticidad o la capacidad de modificarse y cambiar este diseño, para bien o para mal, es máxima. Son los adultos, padres y docentes, quienes deben proveer a los niños, niñas y adolescentes, sea cual sea la circunstancia que se esté viviendo, de un vínculo emocionalmente seguro y oportunidades de desarrollo cognitivo valiosas y significativas. Sabemos que estos dos elementos son esenciales para favorecer la resiliencia de la mente infantil y adolescente. Estos dos elementos promueven el adecuado desarrollo de las funciones ejecutivas del cerebro, en la corteza pre frontal; y la capacidad de autorregulación, que es esencial para la gestión del comportamiento y el logro de objetivos. Cuando los adultos no proveemos de los factores protectores a niños, niñas y adolescentes, en momentos de estrés, sus capacidades autorregulatorias se ven disminuidas, y a mayor edad esas alteraciones van siendo más difíciles de modificar. La arquitectura cerebral, en esas etapas no tiene las herramientas para sobreponerse.

 
 

En medio de una pandemia, en la que sabemos hay muchos estudiantes sufriendo tremendos niveles de estrés, por encierro, hacinamiento, pobreza, frío, hambre, soledad, violencia, etc.; es tiempo de preguntarnos cómo debemos diseñar las interacciones entre adultos y estudiantes, para proveer de los factores amortiguadores del estrés. Esta debiera ser la estrategia prioritaria, porque la presencialidad por sí sola no garantiza que ello vaya a ocurrir. Por supuesto que la presencialidad favorece la interacción entre docentes y estudiantes y genera más oportunidades para establecer un vínculo emocionalmente seguro y nutritivo. También, la presencialidad garantiza que los estudiantes recibirán un cierto grado de estimulación cognitiva. Pero no es la presencialidad en sí lo que protege o amortigua al cerebro infantil, sino el vínculo afectivo y las experiencias cognitivas valiosas.

 

En este momento, las y los docentes se ven bastante cansados, agobiados muchas veces, porque han tenido que adaptarse a nuevas formas de interactuar con sus estudiantes sin mucho apoyo y con altas exigencias, académicas y también administrativas. Muchos directores y sostenedores nos comentan que las escuelas no paran, están llenas de actividades, procesos que deben cumplirse y trámites con los cuales tienen que cumplir. ¿Están los adultos, en estas condiciones, capacitados de proteger lo que deben cuidar?

Es de esperar que estas vacaciones  sean, para las comunidades escolares, un respiro, un momento de calma, que permita gestionar este estrés escolar de mejor manera de cara al segundo semestre, y que abra un espacio para preguntarse cómo deben planificarse efectivamente, los espacios emocionalmente seguros que favorecen el desarrollo de mentes fuertes y optimistas en nuestros niños, niñas y adolescentes.

 
 Mas información en www.aprendizajesocioemocional.cl/
Read more

Obsesión y Euforia – ENFOQUE DE LAS EMOCIONES DESDE LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

Terminando el ciclo de artículos sobre las emociones, en esta oportunidad, hablaremos de la obsesión, exceso de pensamiento, llamada “rumia mental” por los médicos chinos y que está relacionada con el Bazo como órgano fisiológico. Además, nos referiremos a la Alegría, pero no como la conocemos, que es muy positiva, sino que aquí la conoceremos en su aspecto patológico, en que se transforma en euforia, sobreexcitación y búsqueda compulsiva del placer y que tiene como órgano relacionado el Corazón, el órgano emperador, el más importante de todos.

En general cuando un órgano no funciona bien, su manera de alertar es afectando una zona de la espalda y algunas vértebras, y en el caso del Bazo, cuando se altera, se producen distintos síntomas a nivel músculo esquelético, debiendo mencionar las contracturas intraescapulares y bloqueos articulares a nivel de la séptima y octava vértebra dorsal.

El Bazo, como órgano, tiene una energía que influye en nuestra capacidad de pensar, en nuestra capacidad de estudio, concentración y memorización, condiciones que se requieren para el trabajo intelectual.

Por lo tanto, un trabajo excesivo de la mente ya sea que requiera mucha concentración o memorización, tiende a debilitar el Bazo, como también el exceso de pensamiento o rumia mental, es decir, la constante reflexión, la preocupación excesiva y estrés intelectual, son emociones que afectan al Bazo especialmente con lo que se refiere a la esfera familiar.

También, aunque en forma secundaria el Bazo/Estómago resulta afectado por emociones que alteran la Vesícula Biliar como son los disgustos, amargura, crispación y estrés de la vida en general. Esto se debe a que cuando se bloquea la energía del Hígado por estrés, ira, sentimientos reprimidos (lo vimos cuando tratamos las emociones del Hígado) esta energía tiende a buscar una salida y lo hace a través del conducto biliar hacia el Bazo/Estómago, provocando un proceso de cólico o gastritis aguda.

Todas las exigencias de la vida actual que se traducen en parte en un exceso de trabajo intelectual, preocupación, nerviosismo interno, son los orígenes más comunes de los malestares del estómago. No es casualidad que cada día más personas sufran alteraciones del sistema digestivo.

Como tratamiento para los desequilibrios del Bazo, en un principio, está el reconocimiento de las emociones que le afectan al paciente, para continuar con una modificación nutricional que mejore su funcionamiento, ocupando terapéuticas como la fitoterapia y la acupuntura y a nivel muscular se pueden realizar sesiones de fisioterapia, como acompañamiento de las técnicas anteriores.

Respecto a la Alegría, emoción relacionada con el Corazón, órgano considerado para la Medicina China como el ¨Palacio del Espíritu¨, es el primero en percibir las emociones. Pero cuando esta alegría se transforma en euforia dispersa la energía del Corazón ¿Cuantas veces hemos visto que el exceso de alegría desemboca en un infarto al miocardio?

En estado patológico la Alegría se asocia con sobreexcitación, vivir en constante riesgo, con una estimulación mental excesiva, búsqueda compulsiva del placer, euforia que provoca en la persona ansiedad, depresión, insomnio y palpitaciones.

Para la Medicina China, el corazón es más que el órgano motor de la sangre, es decir de su función fisiológica, sino que también es fuente de varias funciones psicológicas, porque alberga la mente, el Shen, que puede ser traducido como conciencia, espíritu, pensamiento, fundamentalmente emocional. Es por este motivo, que la larga lista de padecimientos vinculados al mal funcionamiento del corazón, van desde la fatiga y la frialdad en las extremidades (por estancamiento de la sangre en el corazón) hasta la depresión y ansiedad. Más grave aún es cuando la mala circulación sanguínea repercute en el cerebro y se pierde la conciencia de sí mismo y de los demás.

La acupuntura es una magnífica terapéutica, con excelentes resultados, para lograr el equilibrio emocional, ayudando a tener más fuerza de decisión y a tener ideas más claras. Ahora bien, estos desequilibrios emocionales pueden tener su origen en traumas emocionales sufridos por la persona en distintas etapas de su vida, las cuales también se pueden determinar.

Ahora, ¿Cómo podemos saber si estos traumas emocionales han dejado huella en nuestro cuerpo? El cuerpo tiene la capacidad de registrar los traumas, y mediante la palpación se encuentran las huellas, que se manifiestan en forma de nódulos o nudos duros que pueden ser muy dolorosos y también pueden presentar forma de cordones fibrosos, rígidos, adheridos a tejidos más profundos. En ocasiones se pueden palpar zonas huecas blandas, que se ubican en la pared abdominal que pueden significar abandonos y soledades. Todos estos hallazgos se ubican en la pared abdominal en un plano subcutáneo.

El tratamiento consistiría en el análisis del trauma, identificación de signos y síntomas y una conversación profunda con el paciente que nos permita la selección de puntos adecuados a cada caso, obteniendo una fórmula de acupuntura para poder puncionar los nódulos o cordones fibrosos. Dichos puntos, para estos efectos se ubicarán principalmente en la línea media abdominal [Ren Mai]. En estos casos la acupuntura se complementa con la electro-acupuntura, con el objeto de disminuir los síntomas relacionados con el trauma.

Este tratamiento está indicado para pacientes que no resuelven su salud física o emocional, como si estuvieran anclados a algo, que no los deja escapar. También para personas que refieren círculos viciosos de conducta o que a partir de un suceso específico, su salud se ha deteriorado y en el caso de personas que tengan buena salud, habrá que buscar síntomas inconexos o sensación de sufrimiento inexplicable que delate la existencia de estos traumas. La aplicación de la acupuntura en numerosos casos tratados por estos traumas, nos entrega positivos resultados de esta técnica milenaria, la que junto a sesiones de psicoterapia, demuestra una vez más lo excelente de la complementación de la medicina Oriental con la Occidental.

Es necesario buscar la armonía y el equilibrio de las emociones, ya que la salud equivale a estar en búsqueda constante del equilibrio de acuerdo a los principios del universo, como VERDAD – BENEVOLENCIA Y TOLERANCIA, ya que al fin y al cabo formamos parte de él.

M. Elisa Benaprés – Terapeuta en Acupuntura – Conoce a M. Elisa AQUI

Foto portada de Ryutaro Tsukata en Pexels

Read more

¿Qué necesito hoy para estar bien?

¿Qué necesito para cuidarme?

Si algo he aprendido de esta pandemia, es que la energía no es infinita y que hay que invertirla de la mejor manera. También aprendí que la vida es hoy, que el ayer ya fue y que del mañana solo sabemos que no tenemos idea de cómo ni que será.

Enfocarse en el hoy y en lo que necesitamos para estar bien nos ayuda a planificar menos y disfrutar más, a canalizar nuestras energías para cuidarnos y cuidar a los que nos rodean.

Durante esta pandemia aprendí cuestionarme cada mañana que necesitaba para estar bien. Y a no conformarme solo con encontrar la respuesta, sino que buscar y descubrir el tiempo para HACERLO.

¿Cuántas veces nos hacemos ésta pregunta? Y si nos respondemos ¿Cuántas veces realmente nos damos el tiempo de hacer eso que nos hace bien?.

Tendemos a postergarnos en pos de otros. No decimos, no hacemos, no pedimos ayuda o no respiramos; por cuidar, amar y hacer respirar a otros. Lo que aún no logramos captar es que cuidándonos a nosotros mismos estamos cuidando al otro. Que si no nos damos el tiempo para querernos, regalonearnos y ser compasivos con nosotros mismos, tampoco lograremos hacerlo con el otro…..aunque creamos que lo estamos haciendo.

Si no me detengo en mi, tampoco puedo detenerme en el otro. Si no me cuido a mi, no podré siquiera ser capaz de identificar que necesita el otro. Si no conecto conmigo, no podré conectar tampoco con los que me rodean.

La vida pasa rápido y muchas veces perdemos el foco de lo esencial: cuidarnos para poder cuidar, amarnos para poder amar, ser autocompasivos para poder comprender, pedir ayuda para poder dar y recibir esa misma ayuda.

La vida es movimiento, y cómo me relaciono conmigo, es cómo me relaciono con el mundo que me rodea. Si no me detengo en mi…..el mundo sigue girando muchas veces sin sentido….y entonces me impide también detenerme en ti.

¿Qué necesito hoy para estar bien? ¿Cuándo me daré el minuto para hacerlo? Cuida y conecta con el otro, cuidándote y conectando contigo primero…..quizás así sea más sencillo detenerse en el HOY.

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

Los invitamos a conocer nuevo libro de María José Lacámara

Más conectados: La conexión emocional como eje central de la crianza

 

Read more

Éxito o Fracaso: ¿Cuál es mejor oportunidad para el aprendizaje?

Existe una idea generalizada de que el fracaso es una importante oportunidad para el aprendizaje. Parece ser que esto no es tan así.

Recientes investigaciones* han mostrado que aprendemos más de nuestros logros que de nuestros errores. En una de estas investigaciones se le pidió a un grupo de adolescentes que escribieran sobre una historia de fracaso y cómo habían aprendido de ella. A un segundo grupo se le pidió lo mismo pero en relación a una historia de éxito.Fue interesante observar que al escribir sobre sus logros los estudiantes contaban historias de resiliencia y de cuantas adversidades habían tenido que sortear en el camino, favoreciendo así su sentido de competencia. Los que escribieron acerca del éxito tuvieron mejores notas a lo largo del año.

Al parecer, cuando fracasamos en algo, y nos sentimos mal con nosotros mismos, tratamos de evitar ese dolor y por lo tanto sacamos el foco de atención de esa experiencia, y en consecuencia no podemos aprender demasiado.

Hace una semana las comunidades escolares recibieron una muy mala noticia: los estudiantes a partir de 6º básico han aprendido muy poco durante la suspensión de clases presenciales. Tanto en Lectura como en Matemáticas pocos son los estudiantes que superan la nota 4,0. ¿Pero qué pasó de 2º a 5º? Los resultados no fueron tan negativos. ¿Por qué fue noticia el mal resultado? ¿Por qué no amplificar la buena noticia y aprender de ella? ¿Es posible que las escuelas aprendan de los mejores resultados de los cursos más bajos para hacer cambios en los cursos más altos? ¿Qué otros logros se pueden reconocer en este tiempo tan adverso y difícil?

En nuestra experiencia trabajando con las comunidades hemos visto que algunas de ellas han aprendido a trabajar colaborativamente como nunca antes, otras dicen que se han acercado mucho más a las familias, docentes nos cuentan que ahora entienden mejor a sus estudiantes porque conocen de cerca sus condiciones de vida, han aprendido a usar nuevas tecnologías que podrán enriquecer las clases presenciales y la forma de aprender. En fin, en toda esta crisis hay mucho que aprender del éxito.

En Fundación ama+ estamos convencidos de que el foco en las fortalezas y en las historias de éxito es fundamental para lograr cambios positivos e inspirar a las personas para su trabajo. Por eso usamos la Indagación Apreciativa en nuestras asesorías a las comunidades escolares. La Indagación Apreciativa, es un proceso de estudio del éxito en las organizaciones para la gestión del cambio y el logro de objetivos. David Cooperrider, uno de los creadores del método, acuñó una frase de Peter Drucker: “el liderazgo efectivo consiste en alinear de tal manera las fortalezas en las organizaciones, que las debilidades pasan a ser irrelevantes.”

Te invitamos a hacer el ejercicio de reflexionar por unos minutos ¿cuál ha sido el mayor éxito de tu comunidad escolar este año? y ¿qué has aprendido de ello?

 

 Mas información en www.aprendizajesocioemocional.cl/

 

*Lauren Eskreis-Winkler y Ayelet Fishbach, Not Learning From Failure—the Greatest Failure of All. Psychological Science, Vol 30, Nº 12, 2019.

Brady K. Jones, Effects of positive versus negative expressive writing exercises on adolescent academic achievement. Journal of Aplied Social Psychology, 4 de marzo, 2021.

 
 
 
Read more

El Autismo en la Bioemoción

El autismo pertenece al trastorno de espectro autista que está relacionada con el desarrollo del cerebro y que afecta a la manera en que una persona percibe y socializa con las demás. Esto le causa problemas en la comunicación e interacción social.

Según la Bio el autismo es una conducta de separación de la realidad que consiste en un repliegue de la persona sobre sí misma, enfocada directamente a su mundo interior. Los síntomas más comunes son el mutismo, ausencia de muestras de afecto, ausencia del Yo en las frases, dificultad para mirar a los ojos, no tolera los ruidos excesivos, rechaza el contacto físico, no sigue instrucciones, tienden a repetir lo que escuchan.

Conflicto de Miedo y cólera  en el territorio.

Sentido biológico: Huída y control del mundo que le rodea.

Conflicto de secreto familiar mezclado con culpa

El origen del autismo hay que buscarlo en el Transgeneracional. Debemos buscar secretos familiares escondidos por generaciones como incestos, violaciones, asesinatos, violencia, traiciones, etc..

 

La magnitud en la que la Constelación Autista se manifiesta emocional y mentalmente está

determinada por la magnitud de los conflictos involucrados.

El autista permanece bloqueado a nivel mental: verifica permanentemente si lo que dice es

exacto o no, si es lo suficientemente inteligente y correcto, verifica, vuelve a verificar, una y

otra vez, hasta que el cerebro decide que es mejor no comunicarse y permanecer callado.

Estamos en el mundo de lo prohibido y los secretos.

Tomar la vida de los demás porqué no podemos vivir la propia.

No tengo derecho al error (sería la muerte).

“Los criterios que debo alcanzar son tan altos que es más fácil retractarme dentro de un

mutismo en vez de tener que rendir cuentas a otros (padres, profesores, autoridad,…)».

Huyo de una situación muy dolorosa de mi entorno».

«Rechazo último de enfrentarse a la realidad física del mundo exterior porque veo mi

sensibilidad maltratada»

El autista debe resolver conflictos transgeneracionales casi siempre ligados a tremendos

secretos que verá repetirse tremendamente a su alrededor. Terminar la fase autista, salir de la

mal llamada “enfermedad” solo depende del que la vive, de nadie más y su salida nunca será

hacia el plano de aturdimiento en que vive la mayoría de la gente, es por eso que casi nunca encuentran el camino de salida.

Los autistas son grandes maestros para las personas que le rodean pues muestran un camino de verdad que se perdió en muchos casos tiempo atrás y del que ni siquiera se es consciente.

En el insconsciente biológico de alguno de los padres de un niño autista ya viene la información de que el niño que venga debe ser diferente al resto de la familia, así que el niño que nace

-está pero está como ausente

-no se involucra en la convivencia familiar

-tiene una percepción bella del mundo

-escucha todo pero no verbaliza nada

-su mundo interior es suyo y nadie tiene entrada a él

-todo los que no entra en sus parámetros le altera

 

El niño autista necesita de una familia que le de mucho amor y comprensión. Su mejoría depende del grado de implicación de sus padres y del tipo de convivencia que tenga, es decir, si en su hogar se respira amor, paz y armonía entonces el niño lo percibirá como un ambiente seguro para poder expresarse. De lo contrario el niño que viva en otro tipo de ambiente se quedará atrapado en su mundo interior.

También te puede interesar: La Biodescodifcación del dolor crónico

Redacción Instituto Draco

Fuente:  Diccionario Bioemocional

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 Extraido de www.institutodraco.com

 

 

Read more

¿Por qué buscamos calmar a los niños cuando esperamos que aprendan mejor?

Deben ser varias las veces que hemos querido sacar a caminar a nuestros niños durante esta pandemia para que liberen energía saltando, corriendo o gritando, y decimos que “necesitamos cansarlos” para que bajo esa “ventilación” logren sentarse a trabajar mas quietos y atentos.

O también muchas veces como educadores hemos deseado que llegue pronto el recreo debido a que vemos la necesidad de despertar a nuestros alumnos, sacarlos al patio para que se muevan con el objetivo de que regresen cansados y contentos.

¿Pero para qué moverlos y calmarlos después? ¿Qué es lo que colabora para que se de esa relación movimiento y calidad en el trabajo? ¿Cual es la creencia de que cuando están quietos están más atentos? ¿Cómo podemos calmarlos? ¿Cuándo está bien relajarlos? Pues entonces tratemos de entender cuál es la conexión que hay entre  movimiento y aprendizaje.

 

A simple vista podemos apreciar que post deporte los estudiantes trabajan de mejor humor, mas expresivos y participativos, con mayor tranquilidad, apreciamos que el movimiento y el ejercicio influyen en nuestro estado mental y emocional. Si nos movemos se activan músculos y fluye más la sangre con sus nutrientes y hormonas hacia nuestro cerebro, se comienzan así a activar otras áreas corticales, además del líquido cefalorraquidoe que comienza a recorrer por todo el sistema nervioso, llevando por ejemplo cortisol de un lado al otro, cooperando a la larga a que aumente el nivel atencional involucrándonos en lo que hacemos, trabajando de forma mas perceptiva y consciente. Por tanto si nos encontramos bajo algún estrés negativo (muy activos-ansiosos o muy idos-relajados) debemos regular nuestro cuerpo moviéndonos, para recuperar la atención.

Ahora y gracias a los principios de las Neurociencias ya sabemos que dependiendo del estímulo (input kinestésico) será la forma en que nos comportaremos (output-conducta): por ejemplo a través de la respiración y la relajación se activa el sistema nervioso autónomo-parasimpático. En cambio, y como nos incumbe en este artículo, si recibimos estímulos generados en el ejercicio físico aeróbico mayor será la activación del sistema nervioso autónomo-símpático, agudizando nuestra atención/focalización (por la liberación de noradrenalina y dopamina), además todo esto permite trabajar de forma adecuada al sistema endocrino, el que regula nuestras hormonas, regulando el cortisol como dijimos, dando más equilibrio al sistema emocional a la larga, por ende trabajando de forma más feliz y placentera.

En un estado emocional equilibrado es posible mejorar el nivel atencional, si nuestro nivel de atención está elevado la percepción es más aguda; si hay mayor percepción, mejor es el procesamiento de la información más consciente, entendido como la visualización del estímulo, de la mentalización de este, imaginándolo, recreándolo, ser capaz de describirlo, de conectarlo, de realizar análisis. Con ello, logramos que el procesamiento colabore en transformar la información en recuerdo, que pase de una memoria de trabajo a otra memoria de largo plazo, siendo mas explícita, y posible, bajo repetición, de ser recuperada aún con el paso del tiempo. Si una información (in put) se repite, se refuerza esa conexión entre neuronas, y así intencionada e insistentemente se consolida, ahí recién se puede decir que se ha aprendido. Repetir es parte del proceso de aprender, y repito de forma consciente cuando estoy atento, y estoy mas atento cuando muevo el cuerpo.

 

Claudia Pastene – Psicopedagoga – Conoce más de Claudia aqui

 

Foto Portada :  de Allan Mas en Pexels

Read more

Pasos para eliminar el resentimiento

Cuando te sientes herido por alguien o alguna situación es muy posible que si no lo superas se convierta en resentimiento.

El resentimiento crece cuando en tu interior hay mucha ira acumulada. Ira que no has podido soltar o expresar en su momento. Cuando esto sucede puede que en tu interior se haya creado mucho dolor, decepción y también frustración que te impide olvidar lo que pasó. La ira acumulada te puede convertir en una persona tóxica y esto lo pueden notar las personas más cercanas a ti. Es importante que te plantees el perdón para solucionarlo, aunque no desees perdonar a las otras personas deberás hacerlo por tu propia salud.

Está demostrado que la ira y el resentimiento acumulado y sostenido en el tiempo crean enfermedades cardíacas, problemas digestivos, enfermedades del hígado, etc..

Así que lo mejor es perdonar y empezar de cero para que tu salud física y sobre todo mental no se encuentren en peligro. Con esto no quiere decir que te tengas que convertir en “amigo inseparable” de las personas que te hicieron daño sino  que puedas sobrellevar la situación con la comprensión y aceptación de lo que te sucedió en el pasado.

¿Cómo saber que ya no tienes sentimientos de ira hacia ellos? Cuando los vuelvas a ver y les puedas mirar  a los ojos y que nada te remueva por dentro, entonces sabrás que lo has superado.

 

Aquí te mostramos algunas estrategias para ayudarte en este proceso:

1- Exprésalo

Puedes expresarlo por escrito como una especie de cuento, relatando todo lo que sucedió, las personas implicadas, cuando ocurrió y por qué te dolió tanto. Escribirlo en un papel te dará una visión de lo que pasó y encontrar el punto por donde empezar a trabajar.

 

2-Identifica la raíz del problema.

En este punto deberás buscar la causa de lo que te hace tanto daño. Encuentra la razón por la que te sientes ofendida/o  y si es debido a una persona en concreto y has tenido graves consecuencias entonces sabrás que deberás trabajar en la reconciliación con esta persona.

 

3-Identifica tu participación en el problema

Identifica tu posición en el problema o la situación que te causó tanto daño todos tenemos un rol ya sea activo o pasivo y deberás identificar el tuyo en la situación.

 

4-Identifica el lugar de tu ira.

A veces te puedes enfadar con la situación más que con las personas por ejemplo esto puede ocurrir si te has tenido una situación de despido en el trabajo o no te han ascendido de puesto y se lo han dado a tu compañera, quizás si no has logrado llegar a una meta o a un objetivo concreto o porque tu relación de pareja esté pasando un mal momento. En este caso el problema lo tienes tú contigo mismo puedes ir tus sentimientos hacia otra persona aunque no tenga nada que ver con ellas cuando el problema lo tiene dentro de ti.

 

5-Permitete tener sentimientos

Sentir ira y odio no es bueno para ti y te puede causar mucho daño.Puedes tener problemas en tu relaciones sociales pero debes darte un momento para abrazar esos sentimientos siempre bajo control y luego soltarlos.

 

6-Habla con personas de confianza

Habla con las personas de tu círculo cercano y coméntales sobre tu situación es importante que te expreses antes de enfrentarte a la persona o personas que te hicieron daño o qué crees tú que te han hecho daño. Tus amigos y tu familia pueden darte un punto de vista que hayas pasado por alto  y te pueden ayudar a reconducir la conversación que puedas tener en el futuro con las personas que te hirieron.

 

7-Pasa la acción.

Este punto es muy importante porque aquí es cuando te enfrentas a  la persona o personas que te hicieron daño y pueden resurgir en ti los sentimientos de ira y rabia pero debes dejarlos a un lado para poder hablar tranquilamente y expresarte. Quizás ellos ni siquiera sabían que te habían hecho daño y aquí es donde deberás ser comprensiva/o.

Deberás perdonarlos tanto si se disculpan como si no lo hacen.

Pasos para soltar el resentimiento:

1-Deja de mirar al pasado

Si sigues mirando atrás tu herida no se cerrará. Vive el presente, busca el lado positivo de las cosas.

2-Cambia tus pensamientos

Si te vienen ideas negativas a la mente deberás trabajar en ello. Busca frases positivas para anular los pensamientos negativos. Puedes escribir 10 frases positivas y repetirlas varias veces durante el día: por la mañana, por la tarde y antes de dormir. Puedes hacerlo más veces si es necesario. La idea es que empieces a cambiar tu mentalidad. Este pequeño ejercicio deberás hacerlo por un mínimo de 3 semanas.

 

3-Perdónate y perdona a los demás

Pérdona a las personas que te hicieron daño y perdónate a ti mismo si has formado parte de la situación que te causó tanto dolor.

El perdón es curativo, así que enfráscate en esta tarea para lograrlo. No te preocupes por el tiempo que puedas tardar, lo que importa es que lo logres. El camino del perdón no es corto ni fácil pero sí gratificante.

En la vida nos encontramos con situaciones difíciles, estresantes y personas que nos harán daño pero es nuestra responsabilidad de tener los recursos para lidiar con todo esto. Hoy eres la que recibes el perdón pero otro día quizás eres tú quién has hecho daño a alguien incluso sin ser consciente de ello. Te recomiendo que dejes a un lado el orgullo y que cultives el amor, la comprensión y la compasión. Todo esto sólo te traerá cosas buenas. Vive y deja vivir!

Puede que también te interese: Como evitar enfermedades, olvidar el pasado y disolver la culpa

Redacción Instituto Draco

Fuente: powerofpositivity

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 Extraido de www.institutodraco.com

 

Read more

Signos de que absorbes mucha negatividad

A diario nos relacionamos con diferentes tipos de personas que ejercen algún tipo de influencia en nosotros. Si estás rodeado de las personas equivocadas, aquellas que no te ayudan a crecer, entonces tendrás más posibilidades de tener problemas.

Aquí te mostramos algunas señales de que puedes estar rodeado de personas tóxicas: 

1-Te  deprimes con facilidad

Si te sientes muy sensible acerca de cualquier acontecimiento que ocurra a tu alrededor

2-No te sientes tan feliz como antes

3-Reaccionas más ante las malas noticias que ante las buenas

4-Tienes síntomas de ansiedad y estrés

5-Te dejas influenciar  fácilmente por estas personas

6-Te ha cambiado el carácter, sueles estar de mal humor muy a menudo

7-Tu vocabulario ha cambiado, te centras en palabras con connotaciones negativas

8-No ves nada positivo en tu futuro

9-Te centras más en lo negativo

10-Te quejas por todo muy a menudo

¿Qué puedes hacer si estás absorbiendo mucha negatividad de otras personas?

-Primeramente deberás identificar tus emociones o sentimientos negativos y darte cuenta cuando afloran: ¿en qué situación te encuentras? ¿con quién estás en ese momento? ¿qué es lo que te hace sentir así o comportarte de esa manera?

-Identifica las personas que te hacen sentir mal, así te será más fácil tomar medidas y protegerte de ellas.

Si son tus amigos, no tengas miedo en alejarte de ellos pues no te aportan ningún beneficio y es muy posible que sigas sus pasos y te conviertas tú mismo en una persona tóxica.

-Repasa tu escala de valores, qué cosas estás dispuesto a aceptar y qué cosas no. Piensa en lo que realmente necesitas para estar en paz y feliz contigo mismo. Una vez lo tengas claro podrás enfocarte plenamente en ello.

-Pon límites a los comportamientos que te deprimen o te estresan como críticas, personas que sólo hablan de sí mismas, personas que asumen el rol de víctimas, narcisistas, controladores, etc.. Piensa que el tiempo que pasas con ellos es tiempo que te roban y que no podrás recuperar nunca.

-Evita las situaciones que te estresan o que te hacen sentir incómodo. Es una manera de protegerte de absorber negatividad de situaciones o de otras personas.

-Dedica tiempo para ti, para relajarte y pasarlo haciendo las cosas que realmente te gustan. También puedes practicar la meditación o cualquier otra técnica para recuperar tu equilibrio mental.

-Rodéate de personas positivas, optimistas que te hagan reír, que te escuchen, te halaguen y te empoderen.

 

A nadie le gusta estar rodeado de personas negativas o tóxicas, aunque alguna vez todos hemos tenido que lidiar con este tipo de situaciones. Salir de estos de comportamiento sólo está en tus manos. Toma acción hoy mismo y comienza a vivir la vida que realmente quieres y deseas. Puedes utilizar diferentes técnicas como el mindfulness, afirmaciones, coaching, etc… para ayudarte a conseguir tu objetivo. Simplemente pasa a la acción.

 

Fuente: https://hackspirit.com/

Redación Instituto Draco

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 Extraido de www.institutodraco.com

 

Read more

La Recuperación como un Hábito para Manejar el Estrés

“¿Por qué las cebras no tienen úlceras?” Este es el título de un libro escrito por Robert Sapolsky, profesor de la Universidad de Stanford y un reconocido investigador del estrés. En él explica que las cebras, al igual que los seres humanos, tienen un sistema nervioso muy sabio. Por una parte, se activa y se pone en estado de alerta cuando percibe algún cambio en el ambiente que puede ser amenazante; y así por ejemplo, cuando la cebra ve a un león, la respuesta típica de estrés que su sistema nervioso activa, le permite correr a toda velocidad y escapar. Luego, ese mismo sistema nervioso, cuando el león desaparece, genera otra serie de cambios neurofisiológicos que “ponen paños fríos” al estrés activado previamente, y hacen que la cebra recupere la calma para seguir pastando tranquilamente. Este período de recuperación es sumamente importante para cuidar su energía, la que necesita para alimentarse, procrear y en algún otro momento en que su supervivencia se ponga a prueba nuevamente.

 

¿Qué pasa en los seres humanos que este sistema de recuperación parece no funcionar tan adecuadamente?

 

Nuestro sistema de recuperación funciona, en la medida en que se lo permitamos. La cebra que ha visto a un león está en alerta mientras el león está dentro su campo visual o perceptivo, una vez que desaparece la cebra no puede seguir pensando en el león como una potencial amenaza. Nosotros en cambio, debido a nuestra más sofisticada corteza prefrontal, aún cuando los leones desaparezcan de nuestra vista, podemos seguir pensando en ellos, y por lo tanto perpetuando la activación del sistema de alerta. Cuando esto ocurre, empezamos a sufrir daños en nuestro cerebro y en nuestro cuerpo. Por ejemplo, se disminuye la regeneración neuronal y perdemos capacidad para el aprendizaje y la memoria. También se debilita el sistema inmune, y estamos más propensos a sufrir enfermedades.

 

En este momento complejo que estamos viviendo, en medio de una pandemia, es más importante que nunca aprender a gestionar nuestros mecanismos de recuperación para evitar los daños del estrés crónico. Hay muchas técnicas y actividades que la ciencia ha comprobado son muy efectivas para la recuperación. La actividad física, la respiración, el contacto con la naturaleza, los vínculos, activar emociones positivas, etc. Lo más difícil es tomar la decisión de incorporar el hábito de la recuperación en el día a día. Para eso sugerimos hacer una planificación con pequeños objetivos. Elige lo que te resulte más fácil y que sea de mayor agrado. Cuando ya hayas incorporado algún hábito avanza con otro, si es que crees que lo necesitas. Te recomendamos revisar en la Bitácora para el Autocuidado Docente, el capítulo 2, donde encontrarás actividades que te pueden ayudar a planificar tu recuperación. Este es un material puesto a disposición por el MINEDUC, y cuyos contenidos fueron elaborados por un equipo de Fundación ama+-

 

Para las comunidades escolares, sería bueno reflexionar cómo son las espacios de recuperación a nivel organizacional. ¿Hay momentos para parar y respirar? ¿Se respetan los horarios de trabajo? ¿Se podrían incorporar prácticas de recuperación colectivas dentro de las jornadas? Cultivar una cultura del cuidado del bienestar comienza por favorecer los mecanismos de recuperación.

 

 Mas información en www.aprendizajesocioemocional.cl/

Read more

¿Cómo Cuidar la Mente para la Resiliencia en Tiempos de Crisis?

Fundación ama+, especialistas en aprendizaje socioemocional

Desde que empezó la pandemia los pronósticos sobre su impacto en la educación han sido cada vez más catastróficos. Organismos internacionales y nacionales de gran prestigio nos alertan sobre el aumento de la desigualdad, la deserción escolar, retrocesos enormes en los aprendizajes. En muchas ocasiones se usan términos como «determinantes», «irreversibles» e «irremontables» para calificar estas consecuencias tan negativas. A medida que pasa el tiempo (ya vamos por un nuevos semestre a distancia o a lo más semi presencial), el miedo a todo lo que se ha perdido crece y crece.

No cabe duda, y no podemos estar más de acuerdo, en que es muy deseable que los niños, niñas y adolescentes vuelvan pronto a acudir a sus escuelas de manera presencial. Sin embargo, no creemos que lo ocurrido durante esta pandemia sea determinante, y menos que no haya nada más que hacer que «aguantar» hasta que las escuelas abran sus puertas. Si así fuera, estaríamos contradiciendo numerosa evidencia que nos muestra que tenemos una mente resiliente , y que gracias a su plasticidad, frente a las adversidades, es capaz de reinventarse y salir incluso más fortalecida.

El mayor enemigo para la mente resiliente no es el no haber aprendido mucho, sino el estrés crónico o el estrés agudo paralizante. Este tipo de estrés causa daño a nuestro organismo, afectando desde nuestro sistema inmune hasta la regeneración celular. Una de las consecuencias más nefastas para el aprendizaje y la enseñanza es que «hackea» a la corteza prefrontal y el circuito del aprendizaje, y exacerba la activación de circuitos subcorticales. Esto significa que no nos deja pensar con claridad, poner atención, memorizar, planificar, analizar, crear e innovar. Cómo no preguntarse entonces ¿qué debiera ser la prioridad para este momento de la educación?

Sabemos que se dice que la contención debe ser prioridad, pero en la práctica, ¿cuántas horas del trabajo que están haciendo las comunidades es para el bienestar emocional y cuántas para pasar materia? ¿Cuántas horas se va a dedicar al bienestar emocional cuando se vuelva a la presencialidad y cuántas a recuperar aprendizajes? ¿Cuánto estrés más va a provocar la recuperación a presión?

 

Muchas comunidades escolares nos han estado contando que los docentes y todos los funcionarios están, cada día que pasa más agotados, a veces angustiados. ¡Y estamos recién terminando el segundo mes, de un año escolar que será complejo!

Existe la ilusión de que la presencialidad terminará con este largo mal rato que hemos pasado, y que por fin vamos a respirar, los estudiantes irán felices a clases y los docentes gozarán ejerciendo su profesión al retomar el contacto físico. Eso quizás podría ocurrir si es que hoy cultivamos la resiliencia, pero jamás lo hará si las mentes que vuelvan a estar físicamente en las salas de clases llegan extenuadas.

 

Sigamos trabajando para volver a la presencialidad, pero no agobiemos más a las comunidades escolares. Lo más importante es trabajar para que las mentes de nuestros estudiantes y sus docentes estén sanas y fuertes para resistir este momento y sobreponerse con éxito cuando esto pase. Es urgente combatir el miedo y la desesperación con muchos espacios de calma, conexión, contención, juego, humor, esperanza. Que las matemáticas y el lenguaje, sean vehículos para estos objetivos que son más prioritarios.

 

Las mentes resilientes, no sólo recuperarán con mayor facilidad los aprendizajes perdidos, sino también se adaptarán mejor a un panorama que será totalmente distinto al prepandemia. Las mentes resilientes no sólo llegarán preparadas de mejor manera a los desafíos del futuro, sino que serán las que crearán ese futuro.

 

Invitamos a aquellas comunidades escolares que quieran promover la resiliencia entre sus miembros, a conocer nuestros servicios, en especial los que se presentan en www.aprendizajesocioemocional.cl/

 

Read more