¿Por qué nos enamoramos? ¿Será culpa de cupido?

Todo aquello que tiene que ver con el amor, desde el maternal hasta el curioso hecho de que algunos logren permanecer felices por décadas con la misma pareja, o que otros sean incapaces de jamás forjar una relación duradera, es culpa de una hormona. Sí, al parecer, las cosas del amor no son tan caprichosas como aparentan.

Una hormona -y no Cupido- podría ser la responsable.

Según Gareth Leng de la Universidad de Edimburgo y experto en el cerebro, la hormona oxitocina ayuda a forjar lazos permanentes entre amantes tras la primera oleada de emoción.

La hormona actúa «cambiando las conexiones» de los miles de millones de circuitos cerebrales.

Comportamiento maternal

 

Al explicar cómo se enamora el cerebro, Leng señala que la oxitocina ayuda a afianzar el vínculo entre una madre y su bebé, y se produce tanto durante un parto como un orgasmo.

Lo que hace es funcionar como un «interruptor central» en el cerebro, que abre nuevos patrones de interacción entre las células nerviosas.

Pero, al explicar por qué algunos cerebros no se enamoran, Leng le da una excusa fisiológica a los tantos (y tantas) aficionados al principio de una relación y detractores del «mañana».

Y es que quienes tienen menos receptores cerebrales de los que se necesitan para recibir la oxitocina pueden tener dificultades al tratar de establecer lazos permanentes con su pareja.

En serio

Varias investigaciones han descubierto que la hormona, que es producida en grandes cantidades por el cerebro durante el parto y cuando hay actividad sexual, es importante para incitar el comportamiento maternal en los animales.

“¿Cómo una sola exposición a la oxitocina -por prolongada que sea- puede producir tales cambios de conducta?, no sabemos, pero estamos tratando de encontrar la respuesta”. Gareth Leng

Su papel crucial en la vinculación sexual fue observada por científicos estadounidenses que estudiaban las costumbres de los ratones de pradera.

Leng explica que «los ratones de pradera tienen una sola pareja toda la vida y ese lazo se establece durante 48 horas de intensa actividad sexual que es también la primera experiencia sexual». «Durante ese período, grandes cantidades de oxitocina son producidos en el cerebro», agrega. «Los ratones de pradera tienen receptores de oxitocina en diferentes partes del cerebro y los científicos descubrieron que si bloquean esos receptores, no se establece ese vínculo en las hembras».

Aún no está claro cómo una sola exposición a la oxitocina -por prolongada que sea- puede producir tan profundos cambios de comportamiento, pero se está investigando.

«Comprender el proceso es esencial para entender cómo las drogas pueden influenciar el genio y el comportamiento -para bien o para mal», concluye Leng.

Fuente: http://news.bbc.co.uk

Read more

¿Cómo sobrevive el amor en tiempos de redes sociales?

El amor puede cambiar por completo la forma de pensar de los amantes. La literatura y el arte han dado buen testimonio de ello a lo largo de la historia. El amor también puede ser peligroso, muchas personas no saben manejar un sentimiento, a ratos, intenso e impredecible como la vida misma, lo que hace que las cosas tiendan a salirse de control con facilidad, en especial cuando las redes sociales forman parte activa de nuestra vida.

Hemos sido movilizados hace mucho hacia la era digital y, nos guste o no, Internet ha llegado para cambiar nuestra manera de vivir, relacionarnos y amar. Hoy podemos mantener contacto en tiempo real con personas a miles de kilómetros y, gracias a ello, el amor ha ganado terreno en condiciones extra-fronterizas, debilitando las barreras que hace algunos años dificultaban los amores a larga distancia.

Según las estadísticas del reporte anual The Global State of Digital in 2019, publicado por las agencias de marketing digital Hootsuite y We Are Socialel 45% de la población mundial utiliza redes sociales. Esto significa que casi la mitad del mundo está conectado a una red social, como Facebook o Instagram, diariamente.

Las cifras nos hacen ver el gran impacto que ha tenido la web en el mundo y cómo, al día de hoy, es casi imposible que una relación amorosa no se vea afectada o influida de algún modo por ello.

Lo más relevante del informe

Facebook es la red social más utilizada en el mundo, seguida de YouTube y WhatsApp. Otro dato importante del estudio es la cantidad de tiempo que las personas invierten en plataformas sociales a nivel mundial: la media es de 6 horas 42 minutos por día, lo que equivale al 26,75% del día (cifra elevada que dispara las alarmas). 

Todos hemos visto que el uso frecuente de dispositivos electrónicos, como teléfonos celulares y computadores, es causa de discusiones y discrepancias en las parejas modernas. Facebook e Instagram permiten al usuario intercambiar comentarios, fotografías y ‘Likes’ que, si bien no dejan de ser expresiones muy personales de simpatía o apatía, pueden llegar a causar muchos problemas en una época en que los celos trascienden los límites geográficos.

El uso de WhatsApp también es motivo de discusiones; detalles como la última hora de conexión, los mensajes en visto, las fotos de perfil o los estados son fuente de caos en muchas relaciones, e incluso hay quienes prefieren desistir del amor antes que luchar contra las necesidades de conectividad del siglo XXI.

¿El uso excesivo de redes sociales es perjudicial en las relaciones de pareja?

Con frecuencia, se habla de los efectos negativos de las plataformas sociales más que de los posibles efectos positivos. Hay expertos que aseguran que la socialización está en descenso y que cada vez interactuamos menos entre nosotros producto de la hegemonía de las redes sociales. Otros opinan que, gracias a la era digital, las relaciones de pareja ya no son tan estables y duraderas como en el pasado; además, lo fácil que resulta acceder a cierta información y establecer contacto con una persona podría influir en que las infidelidades sean más comunes. 

Aún así, debemos recordar que la tecnología es un recurso y el uso que le damos es lo que define si aportará o restará a nuestro bienestar. Sí, hay que reconocer que gracias a ella se facilitan opciones de comunicación diversas, pero esto no transforma a una persona o modifica sus principios de la noche a la mañana.

Alguien que le es infiel a su pareja lo será de cualquier manera, independientemente del uso de redes sociales. La tecnología simplemente facilita detectar u ocultar un engaño (según sea el caso), pero la calidad de la relación dependerá, siempre, de la interacción, confianza, aceptación y respeto entre sus miembros.

¿Se puede tener una relación estable si ambos poseen redes sociales? 

La respuesta es un rotundo . Todo se trata de fortalecer el entendimiento mutuo, el respeto a la privacidad y la lealtad.

Las plataformas sociales pueden ser muy positivas si se usan con moderación: nos posibilitan mantenernos al día, socializar con personas que comparten nuestros intereses y acercarnos a aquellos que están lejos. La clave será siempre mantener un equilibrio, y usar las redes de forma positiva y productiva. Así haremos que el amor sobreviva en la era digital.

Read more

Preso de un “amor”

Para mí, ella era la mujer ideal: inteligente, agraciada, físicamente hermosa, sentimentalmente encantadora; la veía como una de esas personas que siempre quisieras tener a tu lado, de esas que alegran tu día con solo estar presente. Conquistarla fue difícil pero con algo de romanticismo a la antigua lo pude lograr.

Era la relación más increíble que haya existido; la gente podía sentir el amor que derrochábamos cuando estábamos juntos.

Misteriosamente, empezó a cambiar su forma de ser conmigo. No soportaba verme con alguien más; ya fueran amigos, compañeros de trabajo e incluso familiares. Sus reclamos me parecieron inocentes en un principio: los aceptaba sumisamente porque realmente estaba enamorado de ella y no quería perder a tan maravillosa mujer. Con el tiempo, todo fue empeorando, pues no le gustaba que hiciera planes con personas diferentes a ella y en varias ocasiones, tuve que recurrir a mentiras para no discutir con ella. Me sentía decepcionado de la persona que más amaba y el poco interés en cambiar. ¿Por qué no puedo dejarla si ya no es como antes? Esa pregunta me rondaba día y noche. Analizaba una y otra vez si yo había fallado en algo pero todo estaba en orden. Cuando más inmerso estaba en la monotonía, me recomendaron una herramienta que me ayudó a entender que no debía permitir que el amor me ganara. El amor propio siempre debe estar por encima de cualquier cosa y situación; aunque mi amor por ella era inmenso, debía prevalecer el bienestar propio. Luego de hablar en muchas ocasiones sobre el tema y no ver ningún resultado positivo, decirle adiós no fue lo más fácil pero sí  lo más sano para mí.

Para finalizar, quiero compartir una frase que aparece en la guía que llamó mucho mi atención, pues describe la forma adecuada de llevar una relación amorosa: «Si suponemos que la vida es más llevadera entre dos, el otro no puede ser una carga. El amor de pareja saludable es liviano, no hay que arrastrarlo, no es una cruz, ni una tortura socialmente aceptada; una buena relación no está hecha a base de sangre, sudor, lágrimas, como todavía piensan ciertas personas». 

Y tú, ¿permitirías que tu pareja te dijera qué hacer?

 

Extraido de: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

 

Read more

La conversación que toda pareja debería tener antes de pensar en tener un hijo.

Todas las parejas tienen problemas de comunicación, así que no te frustres si sientes que estás hablando un idioma que el otro no entiende. Le pasa al 99% de las parejas que atiendo en la consulta, creo que la tarea más difícil de todas las relaciones es mantener una conversación sana, fluida y permanente. Si de verdad te emparejas o te casas para “toda la vida” debes cultivar un espacio sagrado para la comunicación. Con códigos, lugares, lenguaje y ritmo que se adecuen a ustedes. No hay reglas universales ni recetas mágicas, acá todo vale.

Pero si es que hay algo de lo que se DEBE conversar es sobre los hijos. Una conversación profunda  de la manera que más les acomode, inclusive pueden visitar a un terapeuta especialista en parejas que los ayude a que la conversación sea lo más honesta y real posible. Porque si hay algo que escucho mucho en la consulta es “pensé que cuando naciera nuestros hijo iba a cambiar”. Y se encuentran con la cruda realidad de que no fue así.

Todo el tiempo me pregunto por qué es tan difícil sentarse a hablar de cosas tan importantes, con la persona que se supone que más confianza tenemos. Por qué muchas veces se nos hace más fácil conversar con nuestras amigas e inclusive con un terapeuta. Qué es eso que nos da tanto miedo. ¿Qué nos rechacen? ¿Sentirnos incomprendidas? ¿Entrar en una batalla de egos?

Para quienes ya son madres y padres entenderán que un hijo viene a revolver tu vida por un período no menor. Las peores crisis de pareja, y en los tiempos en que se producen más divorcios (al menos en Chile) es después de la llegada de un hijo. Empiezan a salir los trapos sucios, que nunca salieron a relucir antes porque sin hijos, nada era tan grave, o tan insoportable.

Y así comienzan las discusiones, los resentimientos, las peleas, los cansancios y a fin de cuentas, las ganas de terminar lo antes posible una relación que pareciera no tener ni pies ni cabezas. Pero que con el pasar de los años, o con mucha paciencia (Paz y Ciencia) entiendes que son crisis adaptativas que algunas parejas pueden sobrellevar mejores que otras, pero que a TODOS les pasa.

Creo que es fundamental poder conversar respecto de las expectativas de cada al momento de pensar en tener un hijo. Algunos temas importantes a considerar en la conversación:

  1. Vida Sexual: soluciones en caso de que alguno de los dos sienta que su deseo está inhibido. (Recuerden que no todo es penetración). Sexo oral, abrazos, caricias, masturbación, etc.
  2. Labores domésticas: depende de la situación de cada pareja pero es muy importante establecer qué puedo y creo que podré hacer durante la gestación y el primer año de vida de la guagua.
  3. Labores relacionadas a la crianza: en este punto podrían pasarse horas hablando porque a pesar de que en la fantasía todas creen que tendrán súper machos a cargo de los hijos, la realidad del 90% de las parejas es que el hombre no sabe, no se le ocurre ni mucho menos toma la iniciativa en algo relacionado al bebe.
  4. Dinero: los gastos aumentan y algunas parejas deciden que la mujer se quede un tiempo más prolongado para cuidar al hijo, pero la pareja sigue viviendo la vida de antes y comienzan las deudas que pesan cada día más y comienza el estrés y nuevamente las discusiones. No tengan miedo de hablar de plata, básicamente la necesitamos para vivir y es parte del día a día.
  5. Vida Social: seguir con el ritmo de pareja soltera es difícil, muchas veces la vida social se ve reducida (sobre todo los primero meses) pero JAMÁS deben anularla por completo. El hombre necesita compartir con sus amigos una cerveza o una buena comida al menos 1 vez al mes. Así como la mujer debe retomar las juntas con sus amigas, y ojalá no hablar sólo del bebé (es un gran desafío pero se puede). Y juntos, ojala poder salir al cine, teatro, a comer o a bailar una vez al mes. No pierdan los espacios de vida social juntos. Consíganse un familiar o babysitter que los ayude y salgan un par de horas.

Creo que estos 5 puntos son los más importantes de abordar. No será fácil, pero tiene tiempo suficiente para lograr una conversación de corazón a corazón. Al hombre nunca se le hace fácil entablar la conversación, muchas veces escapa bajándole el perfil para evitar temas que puedan ser tensos.  Quizás es nuestra labor propiciar este espacio, pero con ayuda de ellos todo será más fácil.

Estamos en un período universal de cambios, pasamos del machismo a una participación más activa del hombre en la crianza. Pero eso no es en todos los casos. Muchos hombres no tienen ganas o realmente no se sienten capaces de hacer algunas cosas. Yo tengo pacientes hombres que me dicen que para ellos es una tortura bañar a sus hijos, porque no saben cómo hacerlo pero tampoco preguntan. Y una situación tan cotidiana como esta puede hacer que arda Troya en el hogar, porque la mamá lo único que quiere es descansar 10 minutos mientras alguien más los baña.

Otras parejas sencillamente se sienten cómodas pagándoles a una niñera que además de realizar las labores de la casa, pueda hacerse del baño, comida y hora de dormir de los niños. Hay tantas formas de poder hacerlo, y ninguna está mal. Todas son formas distintas y creo que mientras ambos padres estén de acuerdo, no hay más que hablar.

Para llegar a acuerdos hay que tener la suficiente confianza para entablar conversaciones desagradables con respeto, amor y mucha calma. Nadie dijo que sería fácil, tampoco esperen conversar todo de un viaje. Todo a su debido tiempo.

Autor: Michelle Pollmann Román

michelle@centroalalma.cl

Instagram: @hoymetoca

 

Read more

Consejos de personas que han logrado salir de una relación tóxica

Si tienes una pareja que en vez de darte motivos de alegrías te genera angustias y dolor emocional. Si viven discutiendo, si te critica y hace sentir inferior, si te maltrata física o psicológicamente y tú no has sido capaz de poner límites para protegerte, este articulo es para ti. Conoce los consejos que dan las personas que han logrado salir de una relación tóxica.

Puede suceder que aunque nuestra pareja nos genera más sufrimiento que placer, a pesar de que nos maltrata y descalifica nos quedamos atados a esa relación. Nos inventamos razones para no terminar, a veces hasta le justificamos o mantenemos la esperanza de que va a cambiar solo porque nosotros le amamos incondicionalmente. Con frecuencia preferimos sufrir a su lado a la soledad de terminar con esa relación tóxica.

En Phrónesis, entrevistamos a personas que lograron salir de una relación tóxica. Entérate de lo que nos contaron y los consejos que te dan.

Tere, 37 años. Debes poner límites. Hay que saber hasta dónde aguantar por amor.

Llevaba dos largos años viviendo con R. Él bebía demasiado, apostaba y me quitaba mi dinero. Traté de ayudarlo hasta que entendí que es un enfermo. Para salvarme, debía terminar con esa relación o arruinaría mi vida. Un día me agredió fisicamente y vi la gota que derramó el vaso. Ese mismo día me mudé con una amiga y he sido tajante, aunque me duela no lo volveré a ver. ¿Si no soy feliz con una pareja para qué la quiero?

Ariel, 35 años. Primero debes estar tú. No puedes querer a nadie más de lo que te quieres a ti mismo.

10 años de noviazgo, le propuse matrimonio pero ella siempre ponía excusas, su trabajo, su realización profesional. Apenas nos veíamos, era una relación de fin de semana. Ella era fría, estaba de mal humor pero yo me negaba a verlo, era su perro rastrero hasta que me enteré que tenía otro. A las dos semanas de sufrimiento entendí que aunque la amaba no podía quererla más que a mi mismo, rompí toda comunicación con ella. Ahora me siento mejor.

Rosa, 23 años.  Me di cuanta que el miedo no es amor

Era mi primer novio formal, 10 años mayor que yo, divorciado. Yo tenía 19 años.  Desde el principio me decía hasta como vestirme y a quien podía tratar. Me revisaba el teléfono. No era violento fisicamente pero yo le tomé miedo con el tiempo, me volví  insegura. Se lo conté a mi tía y ella me dijo que eso no era normal. Me di cuenta que el miedo no es amor, así que decidí terminar. Busqué ayuda de mis padres y de la policía porque él no me dejaba en paz.

Marian, 38 años. Recuperar la autoestima, buscar ayuda:

5 años de relación y yo sentía que era el último hombre, como si no existiera otro.  Mantenía la esperanza de casarnos, claro él tenía que divorciarse primero, algo que nunca haría, pero yo me negaba a verlo. Él se perdía meses, luego regresaba y yo lo aceptaba. No tenía dignidad ni amor propio. Una amiga me recomendó una psicóloga para recuperar mi autoestima. Empecé terapia y a los tres meses lo eché de mi vida. Lamento el tiempo perdido.

Deli, 45 años. Lucha por ser feliz. Nunca es tarde:

Me casé muy jovencita por un embarazo no planificado. Mi marido era un verdadero monstruo, agresivo y amargado. Yo aguantaba, porque estaba enamorada, después por el compromiso de los hijos. Un día me vi con 40 años, mis dos hijos grandes en la universidad y yo a merced de un déspota, me miré al espejo y me sentí todavía joven, hablé con mis hijos y me apoyaron. Decidí divorciarme, buscar un trabajo, independizarme. Ahora soy feliz.

Hoy puede ser el día para recuperar tu libertad, hoy puedes romper esas cadenas emocionales que te atan a esa relación tóxica. ¿Qué más vas esperar para hacerlo?

Extraido de: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

 

Read more

Esto es lo que debes saber del amor y qué no lo es

El poder definir el amor es algo muy complicado, puesto que existen diferentes formas de amar. Estas dependen completamente de la intensidad y a la persona a quién va dirigido. El concepto de amor como algo concreto y tangible es difícil de manejar, sobre todo cuando está fuertemente influenciado por preceptos sociales. En las siguientes líneas, nos centraremos en analizar al amor romántico: un tipo de amor conocido por todos, pues su fama es grande a lo largo de la historia.

El amor es un sentimiento universal, con el cual todos los seres humanos se sienten inspirados. El amor es la motivación necesaria para seguir adelante. Cuando una persona se enamora es feliz.  Por otro lado, también puede causar mucho sufrimiento cuando el amor no es correspondido. Es por ello que, mucho se habla del amor y el desamor, al punto que películas, canciones y novelas lo usan como tema principal. Sin embargo, el amor es algo más que eso. Por esta y muchas otras razones hemos decidido traer especialmente para ti todo lo que debes saber del amor y qué no lo es. ¡Sigue leyendo!

¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando nos enamoramos?

Antes de enfocarnos en la definición de amor romántico, es necesario repasar una serie de descubrimientos científicos. Estos descubrimientos, al menos en occidente, han ayudado a dilucidar lo que ocurre en el cerebro cuando se está enamorado. Algunos resultados consolidan que el amor y el enamoramiento se respaldan por una serie de patrones conductuales que ayudan a intensificarlo. De acuerdo a los hallazgos obtenidos, el amor actúa como una droga para el cerebro de la persona, ya que modifica el funcionamiento del mismo.

Los factores culturales también son importantes. En mayor o menor medida, estos factores son responsables de que ocurran una serie de reacciones químicas en el cerebro, sobre todo en lo que respecta a la sinapsis neuronal. El amor termina alimentándose de las expectativas e ilusiones de la persona, por ello podemos enamorarnos varias veces a lo largo de nuestra vida. Cuando nos enamoramos se liberan grandes cantidades de serotonina, la cual provoca que el estado de ánimo mejore considerablemente cada vez que pensamos en la persona amada.

El amor también libera una serie de neuroquímicos como la adrenalina, esta permite que la persona esté más energizada. Así como la dopamina, que está implicada en la adicción a las drogas, especialmente porque refuerza las conductas placenteras. La cascada neuroquímica, producida por el amor, también puede ocasionar grandes problemas cuando se sufre de un sentimiento opuesto al detonante, como es el desamor. La persona terminará deprimida e inestable emocionalmente.

Sternberg y su concepción del amor

Robert Sternberg es uno de los científicos más reconocidos en el campo del enamoramiento y el amor. Este profesional publicó un libro llamado: Teoría triangular del amor, donde se describen los distintos elementos que componen el fenómeno de enamorarse y las posibles combinaciones de sentimientos al momento de formalizar cualquier tipo de relación.

Según este científico, las tres cualidades claves a la hora de que perdure el amor en una pareja son: intimidad, pasión y compromiso. La intimidad se puede definir como la cercanía que presentan los individuos que componen la relación, representando la conexión entre lo emocional, el afecto y la confianza; elementos que llevados de la mano con el amor garantizan el éxito de una relación.

La pasión puede ser concebida como la energía y la excitación que sienten dos personas que tienen un amor mutuo. Se relaciona con ese fuerte impulso y necesidad de estar con el otro, por lo que, termina siendo una atracción física. De acuerdo a la combinación de estas cualidades se pueden dar diferentes tipos de relaciones. Para Sternberg, el amor más intenso y gratificante es cuando aparecen estas tres cualidades en conjunto.

El amor tóxico no es amor ¡Debemos aprender a identificarlo!

Esto es lo que debes saber del amor y qué no lo es

El amor tóxico es un concepto que se ha hecho muy popular en la actualidad. Cada vez es más común encontrar parejas que mantienen una relación basados en esta clase de amor. Muchos de ellos ni siquiera se dan cuenta. El amor tóxico se caracteriza porque presenta una serie de conductas cuya dependencia emocional y control terminan por convertir la relación de pareja en algo dañino. Es por ello que los individuos involucrados terminan por vivir en un completo tormento. ¿Sabes cómo identificar al amor tóxico? ¡Aquí te lo contamos! Presta atención a los siguientes síntomas:

-Dependencia y codependencia emocional:

Esto ocurre cuando uno de los miembros de la pareja presenta una autoestima muy baja. La felicidad depende de la presencia del otro y su mayor temor es encontrarse consigo mismo y estar solo. También se da el caso contrario, cuando a uno de los individuos le gusta que su pareja dependa de él, de esta manera, su amor es condicionado.

-Vida social limitada:

La pareja deja de lado sus amistades y termina por depositar su atención únicamente en su relación.

-Irracionalismo e ilusiones desmedidas:

Es un amor que se ha alimentado por expectativas irreales, lo cual genera una tremenda frustración cuando no se cumplen las expectativas.

Otros aspectos negativos que definen al amor tóxico

-Necesidad de aprobación:

La persona al sentirse vacía busca en la pareja seguridad, estabilidad, amor y comodidad. Espera que cada aspecto de su vida sea agradable para su pareja. De esta manera, se esfuerza para complacerlo y mantenerlo contento a costa de su propia felicidad.

-Posesión, control y celos:

Es un tipo de amor que no es libre en absoluto, ya que uno de los miembros de la pareja interpretará que la otra persona es de su posesión, siente la necesidad de ejercer un control total sobre todo. Los celos, por su parte, deterioran por completo el amor. Todo termina siendo una completa infelicidad producto de los reclamos y desconfianza.

-Manipulación:

Cuando existe el chantaje emocional por parte de cualquiera de las dos personas que componen la relación, debemos aprender a decirle no a un amor enfermizo.

-Falta de comunicación y conflictos excesivos:

La comunicación no termina por ser fluida. Es por ello que, el amor o mejor dicho la relación no termina por ser cordial. La confianza que siempre debe perdurar se pierde por completo y los conflictos están a la orden del día.

El amor y sus curiosidades…

Debido a que en las últimas décadas ha habido una gran cantidad de estudios sobre el amor y el enamoramiento, se ha obtenido nueva información, la cual resulta bastante curiosa llegando incluso, a sorprender a cualquiera. Los datos científicos que se han recabado a lo largo de los años han confirmado, entre otras cosas, que:

Los pequeños detalles realmente son importantes para mantener el amor. Según lo pudo concluir una investigación realizada por el Economic and Social research Council en el Reino Unido.

-Un estudio liderado por Ronald Rogge ha determinado que las películas de amor son la mejor terapia para aquellas parejas que atraviesan problemas sentimentales.

¡Recuerda!

-Las redes sociales son la primera causa de divorcio, especialmente porque se comprometen muchos sentimientos donde la desconfianza termina degradando el amor. Estos datos fueron obtenidos por una encuesta de la Academia de Abogados Matrimoniales de Estados Unidos.

-Las relaciones a distancia pueden funcionar siempre y cuando haya amor de por medio.

-De acuerdo a un estudio realizado por el Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio, el amor puede hacer que la persona aumente de peso.

 

Extraido de: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

 

Read more

La monogamia secuencial

Al parecer nos toca vivir tiempos caóticos y creativos, riginales e inciertos, turbulentos y esperanzados, para vivir nuestro amor en pareja. Algunos estudiosos han acuñado el concepto de “monogamia secuencial”, que viene a anunciar lo que todos ya percibimos -unos con cierto alivio, otros con más añoranza-: el funeral de “la pareja para toda la vida”.

Monogamia secuencial significa que, hoy por hoy, las personas tenemos estadísticamente muchas probabilidades de tener entre dos, tres o más parejas consecutivamente a lo largo de una vida con la consiguiente complejidad de formatos familiares y de convivencia y, sobre todo, con un alto precio en estrés emocional, afectivo y vincular. Nunca como ahora habíamos enfrentado de forma masiva tantas exigencias emocionales y tránsitos dolorosos.

Tener consecutivas relaciones sentimentales traen consigo mucho amor, pero también mucho dolor.

Amarse, unirse, vincularse, crear, separarse, desprenderse, volver a empezar, son cualquier cosa menos trámites desde la frivolidad. Golpean las cuerdas que más intensamente vibran en nuestras almas, las del amor y el desamor. Ésta es la danza que nos toca danzar y el reto a menudo es titánico y a la vez humilde: lograr permanecer en el amor y en el placer de la vida, aprendiendo a transitar y remover los puentes de dolor. Aprender pues a transmutar dolor en más amor y no en más argumentos para seguirse protegiendo. Como dice Walt Whitman en su “Hojas de hierba”:

Soy el poeta el Cuerpo y soy el poeta del Alma,
los goces del cielo están conmigo
y los tormentos del infierno están conmigo.
Los primeros los multiplico e injerto en mi ser,
los últimos los traduzco a un nuevo idioma.

En cierto modo todos los terapeutas, los ayudadores, los que acompañamos los tránsitos del amor y el desamor en las personas, somos o deberíamos ser un poco poetas del Cuerpo y poetas del Alma.

Aunque tengan modos de relacionarse diferentes, hombres y mujeres aman por igual. 

Son muchas las mujeres que se quejan de no ser suficientemente comprendidas por sus parejas hombres y lo gritan de una forma sonora y publicitaria como si fuera un derecho natural. Al mismo tiempo cientos de hombres se van secando calladamente porque encuentran que sus mujeres menosprecian algunos de sus intereses, deseos, costumbres y aficiones, y en lo hondo, piensan que hay algo que no va, que la mujer no se molesta en comprender que el hombre es como es.
Lo que parece claro es que, a pesar de las diferencias, hombres y mujeres aman por igual, son adultos por igual, exponen su corazón por igual, desean el bienestar, la comprensión y la confianza por igual… Aunque son diferentes desean lo mismo, pero de distinta manera: las mujeres están más dotadas de recursos emocionales y afectivos, los hombres de recursos racionales y de acción. Los brazos del amor y la entrega son múltiples y variados, y su conjunto crea una totalidad necesaria y hace que cada quién aporte su especialidad.

Sería muy atrevido decir, aunque lo digo, que los hombres aman más que las mujeres pero hacen mucha menos publicidad de ello; sería atrevido pero probablemente no completamente exacto. Ambos, hombres y mujeres, aman en igual profundidad pero en distinta manifestación. Pero al menos sirva como reivindicación del profundo amor y vínculo que sienten muchos hombres.

Lo que ayuda no es que los hombres comprendan a las mujeres o que las mujeres comprendan a los hombres. Lo que ayuda es que dejen de intentarlo… y en lugar de comprender que se rindan ante el misterio, y rendirse significa basicamente respetar lo incomprensible del otro y amarlo tal cual es sin comprenderlo, porque sí. Esto es regalo y bendición.

Además los que reclaman no suelen dar justamente lo que exigen. Son las paradojas de las relaciones humanas. Ojalá quién pida comprensión la pudiera dar sin paliativos.

Cualquier relación entre hombres y mujeres está llena de historia. 

En el encuentro del amor “asciende una savia inmemorial”, versaba Rilke. En el encuentro de la pareja van muchos. En cada hombre de hoy viven cientos de hombres anteriores, padres, abuelos, bisabuelos, y muchos otros. En cada mujer, muchas otras, madres, abuelas, bisabuelas, y muchas más. Sucede que algunas madres, abuelas y otras sufrieron el yugo explotador, desconsiderado y machista de sus maridos y no pudieron ejercer la libertad de vivir su enojo y reorientarse y separarse si lo deseaban. Sucede que algunos hombres anteriores se hicieron culpables de dominación y explotación de sus mujeres. Son ecos del pasado que aún nos impregnan en nuestra realidad actual. Y sucede que hoy en día algunas mujeres están enfadadas en nombre de sus anteriores y algunos hombres están culposos y asustados en nombre de sus anteriores. Algunas mujeres vengan a sus abuelas con su enfado hacia sus parejas actuales. Algunos hombres expían las culpas de sus anteriores debilitándose y empequeñeciéndose hasta estallar con sus parejas actuales. Y la guerra entre sexos y sus luchas de poder se perpetúan. Con el resultado de violencia, fatalidad y desdicha que todos conocemos desgraciadamente.

¿Qué ayuda? Que el pasado pueda quedar como pasado, dignificado con nuestra buena mirada y con el pleno respeto hacia aquello que fue vivido tal como fue y por los que lo vivieron tal como fue para ellos. Y ayuda mirar el presente con alegría y gratitud. Y nada hay más irresistible para un hombre que el genuino respeto y la sincera sonrisa de una mujer y nada más irresistible para una mujer que ser respetada como mujer y amada tal como es, incluyendo su misterio. De hecho el regalo más bello que alguien nos hace consiste en amarnos como somos y el mejor regalo que podemos hacer a alguien consiste en amarlo tal como es.
¿Vamos a por ello? Y logramos un poco más de felicidad.

JOAN GARRIGA

Extraído de www.joangarriga.com/

www.facebook.com/joangarrigabacardi

Read more

El arte del buen amor en las familias. Las Constelaciones Familiares.

En tiempos en los que las coordenadas sociales y religiosas no definen claramente como debemos vivir, nos sentimos más libres, y por tanto podemos escribir el guión de nuestros pasos con la pluma soberana, pero también inestable, de nuestra propia mano. Gozamos de muchas opciones pero esto también nos causa mayor inseguridad. Ante este panorama, somos muchos los que buscamos alforjas, mentores, apoyos, vislumbres y, en fin, sabiduría para encarar las angustias e incertidumbres del vivir y, con suerte, acertar en el blanco de nuestra realización personal y de una vida que nos sea digna de ser vivida. Puesto que no elegimos las cartas que nos tocan, sí podremos al menos jugarlas a nuestra creativa manera.

Es en este contexto donde encuentran espacio y sentido las terapias y enfoques profesionales de ayuda, métodos de asesoramiento filosófico o existencial capaces de reconectarnos con un centro interior, a menudo olvidado por la espesura de nuestra cotidianidad. Es decir, técnicas que satisfacen la necesidad de sentirnos centrados, congruentes, reales, dignos, respetuosos con nosotros y con los demás y con la vida, orientados y con sentido, en lugar de perdidos en la velocidad y lo volátil de la modernidad, con su sequedad afectiva. Son técnicas también eficaces a la hora de desmadejar las enredadas tramas de nuestros afectos —el nudo gordiano de nuestras vidas— para que nos volvamos más alegres, más amorosos, más humanos y más íntegros, lo que no significa volvernos más débiles. Nietzsche, que fue un gran defensor de lo dionisiaco, habló de liberarnos del estadio del camello, con su joroba llena de obligaciones impuestas por valores ajenos, ya sean sociales o familiares, para pasar al estadio del león, en el cual podemos comenzar a hablar con nuestra verdadera voz y afirmar nuestra genuina voluntad, para desembocar luego en el bienaventurado estadio de niños, en el que recuperamos por fin la inocencia y la dulzura del corazón, y nos reencontramos con el placer de cooperar —nuestro verdadero paraíso perdido—.

Entre estas técnicas, Las Constelaciones Familiares han destacado e impactado fuertemente en la cultura y la praxis de la ayuda terapéutica, en esta última década, por su misterio, intensidad y eficacia. Como abordaje se enmarca en principios sistémicos, transgeneracionales y existenciales.

Joan Garriga
www.joangarriga.com/

www.facebook.com/joangarrigabacardi

Extraido de www.joangarriga.com

Read more

La lista que salvó el matrimonio de una mujer

Las relaciones humanas son complicadas. Más aún, si se trata de relaciones de pareja. Nunca terminamos de conocer a esa persona que convive con nosotros. Aunque, vivamos con ella todos los días. Cada día, descubrimos algo nuevo. Bueno o malo. Por lo tanto, no siempre resulta color de rosa la convivencia. Puesto que existen cosas que nos molestan y que muchas veces no soportamos. Nuestra actitud, ante esta situación es de rechazo.

Justamente, este fue el caso de Becky Zerbe una mujer con 29 años de casada. La cual, un día se dio cuenta que no soportaba la convivencia con su marido y tomó la decisión de dejarlo y divorciarse. En las siguientes líneas te contamos todo sobre esta historia de vida…

Antes de ver los errores del otro, debemos ver los propios

Exactamente esto fue lo que hizo Becky. Cuando esta mujer decide abandonar a su marido, simplemente tomó a su bebé y empacó sus cosas. Su determinación de divorciarse era total. Al dejar su hogar decide ir a pasar un tiempo en casa de sus padres. Su madre, una mujer con muchos años de experiencia en lo que respecta a la vida en pareja le propuso realizar un ejercicio, antes de dar por terminado su matrimonio.

El ejercicio consistía en realizar una lista con todos los errores y actitudes negativas que tenía su esposo y que ella ya no soportaba. Al terminar con la lista, la cual fue realizada muy rápidamente y de forma sencilla. La madre le dijo a Becky: Ahora, realiza una lista de tus reacciones y actitudes ante todas esas cosas que te molestan de tu marido.

Una respuesta inimaginable…

Becky, ante cada error del marido tenía una respuesta para nada adecuada. Por ejemplo: Cuando se sonaba la nariz, ella sentía vergüenza de estar a su lado. Cuando no le daba buenos regalos, la reacción de la mujer era hacerse la mártir. Y así con cada una de las cosas que a ella le molestaban.

Entonces, resultaba que Becky también cometía errores al igual que su esposo. Y, seguramente a este le molestaban sus reacciones tanto como a ella las actitudes del otro. Su madre, en ese momento, le dijo a Becky que rompiera la lista que ella había hecho de su compañero y se quedará solo con la lista de sus reacciones ante su marido.

En una relación no existe una única verdad. Esta es relativa y siempre tiene dos caras o puntos de vista. No podemos creer que tenemos en nuestras manos la verdad absoluta, porque estaríamos equivocándonos tanto o más que la otra persona a la que estamos juzgando.

La solución a todos los problemas…

Antes de juzgar o condenar a las personas debemos ponernos en los zapatos de otro. Además, de ver con objetividad los errores que nosotros también cometemos dentro de la relación. Resulta que en un matrimonio o relación de pareja la responsabilidad es compartida y las situaciones se presentan y empeoran gracias al comportamiento de ambos y no de uno solo.

Nada se gana con abordar negativamente y criticar a nuestra pareja. La verdadera solución es la comunicación. Intentar dialogar y entender el porqué de ciertas actitudes es fundamental. Sobre todo, para conocer el grado de responsabilidad que tenemos propiamente en ello. Esto, no significa que debamos echarnos la culpa de todo cuando las cosas andan mal. No. Se trata de saber en qué estamos fallando personalmente y cómo nuestras actitudes erradas están generando reacciones nocivas en la otra persona y viceversa.

Hoy en día, cuando las relaciones parecieran ser efímeras debemos apostar por el amor. Tomarnos en serio nuestro rol dentro del matrimonio y no intentar conseguir la salida fácil. Sino, la verdadera solución del problema. De esta manera, podrás dar siempre lo mejor de ti e intentar que tu pareja también lo haga.  Con una buena actitud se puede superar cualquier crisis y lograr salvar la relación. Tal cual como sucedió con el matrimonio de Becky Zerbe que, a través de esta lista logró superar las adversidades y aprendió una lección de vida que nunca olvidará.

Extraido de: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

Read more