Mandalas: una invitación al silencio

Cuando me enfermé hace dos años, una de las cosas que me enseñaron fue a meditar, cosa que nunca aprendí por completo y nunca fui constante para seguirlo aunque tengo que reconocer que sigo intentando todo el tiempo para poder lograrlo.

De repente en algún momento aparecen ante mí los mandalas, aquellos “ círculos sagrados” que me invitaban a un espacio distinto. Era una forma de recuperar espacios de niña, me encantan los artículos de librerías y tener lápices de muchos colores me apasionaba.

Compré un libro y empecé a pintar y junto con ello a descubrir un mundo de sensaciones que me hacían interpretar cada mandala de acuerdo al tiempo que estaba viviendo. Ha sido un año intenso, no malo pero muy movilizador y los espacios dados por los mandalas me permitían meterme dentro de mi para ver que pasaba mas alla de lo que podía o quería controlar.

Descubría la interpretación de los colores, mi forma de partir y de terminar y la comunicación que se establece con ellos una vez terminados, dan información que genera mas espacios de crecimiento de los que se puedan imaginar.

Junto con eso aparece la propuesta de la editorial, de hacer un libro de mandalas, otra vez la vida me demostraba que era sincrónica y que todo tenia sentido. Algo que yo empecé a practicar como una forma de sanación frente a mis ‘oídos sordos’, empezaba a hacer algo que podía compartir con todos.

Además se daba la propuesta de mezclar mi propia sanación con mi primera investigación que es el ‘viva la diferencia’, que es la que me cambio la vida, todo terminaba por cerrarse en otro circulo sagrado que me comprobaba que todo lo que me pasa en la vida termina siendo algo esta puesto al servicio de los otros.

No hay que elegir colores, hay que dejarse llevar; solo se requiere silencio, tiempo para vivir el proceso y un lugar cómodo y confortable que permita hacer ese viaje hacia adentro que termina reflejado en ese circulo que aparentemente nada tiene que decir pero que comunica mas allá de lo que pensamos.

Anoten lo que les pase cuando lo pinten, mírenlo días después y verán que les informa cosas nuevas. No es lo mismo mirarlo desde dentro o del centro que desde las orillas, no da igual que colores escojan y si tienen o no movimiento.

Partan con ustedes y después lo pueden regalar para navidad o cuando quieran, pero que sea algo que regalen después de experimentarlo desde su propio mundo interior.

Ya que estamos a fin de año, les propongo este espacio como un lugar de meditación, de silencio y de crecimiento para el 2017. Para mi ha sido una aventura , que empieza por el último o mas reciente libro como dicen los mexicanos, y termina volviendo a traer a mi conciencia mi primera aventura psicológica, investigadora y literaria. A veces para avanzar hay que retroceder un poco.

Felices fiestas y que disfruten el placer de pintar, placer que para muchos solo se encuentra en el recuerdo de ser niños y que hoy vuelve a ser un espacio para los adultos.

 

Extraído de www.pilarsordo.cl

Read more

¿Casualidad? No, Sincronicidad

Hace algunos años, un grupo de científicos demostró que cuando dos partículas de luz que provienen de la misma fuente, son separadas a gran distancia física y una de ellas recibe un estímulo; la otra también responde de igual manera instantáneamente.

Esto dio lugar a la ¨Teoría del entrelazamiento cuántico¨, la cual sostiene que vivimos en un Universo donde todo está conectado en un plano invisible.

Más de una vez puede habernos sucedido que pensamos en alguien, y esa persona nos llama por teléfono, y también estaba pensando en nosotros; o al sonar el teléfono intuimos instantáneamente quien está del otro lado, o recordamos a alguien que hace mucho tiempo no vemos y nos gustaría encontrar, y entonces cuando menos lo esperamos reaparece o lo cruzamos en la calle. Si estamos atentos, también es algo que podemos observar con claridad en las parejas. Generalmente, de las dos personas que integran la relación, una de ellas es quien está algo más avanzada en consciencia y es quien guía los pasos del vínculo.

En el Universo todo es energía. Nosotros somos una extensión de un campo energético infinito e ilimitado, en una forma física. Los pensamientos son energía en un estado de vibración, que sigue un patrón de frecuencia. Lo que nosotros experimentamos como niveles de consciencia. Por eso, de acuerdo al nivel de consciencia en el que estamos, atraemos y manifestamos lo que vibra a una frecuencia similar; constantemente regresa a nosotros lo que proyectamos sobre las cosas. Nuestra percepción de los aspectos de la vida es el reflejo de las creencias que sostenemos.

¿Cómo funciona esto? Ya sea que pensemos en el pasado, en el presente o en el futuro, estamos enfocando la energía, y emitiendo una vibración que forma un punto de atracción. Es decir que al pensar en algo activamos una vibración y cuanto más sostenemos en nuestra mente ese pensamiento o sentimiento, se convierte en un hábito, creencia o programa; comenzando a manifestarse en la experiencia física acontecimientos que son semejantes. Pensamientos y emociones afectan el campo energético del cuerpo, el cual es nuestra vía de comunicación invisible con el entorno.

Nada en nuestra vida ocurre por accidente, no existe la suerte ni la casualidad. Para cada evento hay un Propósito que trasciende nuestra personalidad, y cuando lo vemos, comenzamos a mirar la vida con los ojos del Alma…Para el Alma, no hay imposibles. Lo único imposible es que el miedo nos dé una experiencia expansiva de la vida. Si dejamos que el miedo, las excusas y la frustración ocupen lugar en nuestra mente, entorpecemos la conexión con nuestro estado de Abundancia. El hábito de la resistencia es lo único que impide alcanzar los verdaderos deseos de nuestro corazón, lo que realmente queremos.

Al observar y elegir definitivamente renunciar esos patrones condicionantes, o resistencias, facilitamos el proceso de manifestación. Cambiamos la señal, nos alineamos con lo que queremos, hacemos lo que sabemos que tenemos que hacer y los eventos comienzan a suceder. Son Decisiones Poderosas.

– Piensa en una pequeña decisión que puedas tomar ahora mismo, y poner en acción esta semana, que iniciará un cambio inmediato en tu vida. ¿Qué resultados tendrás?

– Piensa en una decisión más grande y ¨difícil¨ que generará un cambio remarcable en tu experiencia. Un antes y un después. Una Decisión Poderosa. ¿Qué harás? ¿Cómo lo harás? ¿Cómo podría cambiar tu experiencia al tomar acción en esta decisión?

Tenemos el Poder de volver elegir y crear lo que realmente deseamos ¡Activémoslo!

 

Agustin Andrade

Autor y Comunicador

www.agustinandrade.com

Extraido de www.institutodraco.com/es

Read more