Las palabras que necesitamos oír

¿Quiere saber cuántos años va a vivir? Es posible que este dato tan importante para usted dependa de las palabras que dice a otros y de las que se dice a sí mismo.

 “¿Quieres saber cuántos años vas a vivir?” es la pregunta con la que el profesor Luis Castellanos, doctor en Ética y licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra, inicia un interesante coloquio con sus alumnos. Sería fascinante saber la respuesta, pero lamentablemente nadie la tiene. Tampoco el profesor Castellanos. Pero un interesante estudio realizado en Mankato, Minnesota, nos puede ofrecer una luz.

El profesor Castellanos narra en uno de sus libros que en 1986 el doctor David A. Snowdon inició una investigación con un grupo de 678 monjas de Notre Dame que vivían en el estado de Minnesota, USA, con edades entre 75 y 103 años. Su estudio estaba enfocado en determinar qué factores en diferentes etapas de la vida aumentan el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y otros padecimientos del cerebro. Pero durante la investigación, algo le llamó la atención sobre las monjas de mayor edad: parecía que ninguna sufría de Alzheimer porque tenían una gran vitalidad, lucidez y memoria. Vale comentar que estas religiosas donaron sus cerebros a la Universidad de Kentucky para que, una vez que fallecieran, se pudiera completar la investigación de cada una de ellas. Estos cerebros mostraron que la mayoría de ellas sí tenían Alzheimer y, en algunos casos, muy avanzado. Pero nunca habían mostrado ningún síntoma externo ni habían perdido la memoria. ¿Cómo lo habían logrado?

Para suerte del doctor Snowdon, en los archivos del convento se guardaban 180 autobiografías que, en 1932, la priora de entonces había pedido a las hermanas que escribieran, además de una breve explicación de los motivos personales para tomar los hábitos. Estos escritos revelaron un factor determinante en el estudio: el lenguaje que utilizaba cada monja en su escrito estaba en relación con la longevidad y calidad de vida de ellas. Las monjas que más edad y lucidez tenían eran las que habían utilizado más palabras positivas en su autobiografía.

Me encantaría contarles más sobre el interesantísimo Estudio de las Monjas del doctor Snowdon que tantas luces ha dado a la ciencia sobre el origen del Alzheimer, pero me voy a fijar solamente en el descubrimiento de esas palabras positivas que aparecieron en los escritos encontrados. Un equipo multidisciplinar de expertos analizó y estudió sus contenidos verbales, densidad de ideas, número de expresiones emocionales utilizadas y su intensidad, y descubrió que la cantidad de expresiones positivas y la viveza de estas estaban directamente relacionadas con los años de vida de esas religiosas. A más expresiones positivas, más años de vida.

¿Es posible que frases como “no sé, “no puedo hacerlo” o “pero ahorita no puedo” resten años de vida a quien las dice y a quien las oye? Y en cambio, expresiones como “sí”, “por supuesto”, “te ayudo en cuanto termine esta tarea” o “lo que me estás diciendo es importante para mí” ¿mejoren la calidad de vida y me hagan vivir más? ¿Se ha puesto a pensar cuántas veces usted usa la palabra “no” en su trabajo? ¿Por qué frases como “pero”, “nunca”, “es que” o “tengo que” producen sensaciones desagradables?

El lenguaje es uno de los principales medios con los que nos relacionamos con los demás: en nuestro hogar, con nuestros amigos y especialmente en el ambiente de trabajo, y de ello depende en gran parte la percepción que tienen los demás de nosotros. Por ello, es importante darnos cuenta de las palabras que usamos para comunicarnos, más aún si se trata de nuestros colaboradores o colegas. Pero, además, el lenguaje que usamos con los demás influye en los mensajes que nos enviamos a nosotros mismos.

El conjunto de palabras que provocan emociones buenas y agradables en quien las dice y en quien las oye es lo que los expertos llaman “lenguaje positivo”. Y es una de las herramientas que en estos tiempos difíciles —y siempre— nos ayudará a mantener un buen estado de salud y de relacionamiento con nuestra familia, amigos y colegas, y aumentará la productividad propia y la del equipo que tengamos a nuestro cargo.

En próximos artículos seguiremos conversando sobre este importante tema. Pero antes, lo animo a hacer esta prueba: cuando quiera recordar algo, elimine la frase “que no me olvide, que no me olvide”. En lugar de ello, le sugiero decir “que recuerde, que recuerde”. Yo lo hice y de verdad funciona. Eso es el lenguaje positivo.

Autor: Patricia León Gonzalez

Extraido de Revista Perspectiva

 

Read more

Cómo evitar las enfermedades crónicas y autoinmunes

Las enfermedades crónicas y autoinmunes van en aumento año tras año. Miles de personas son diagnosticadas y tratadas de  por vida pero aún son más las que no lo son.

En consulta los médicos se encuentran cada día con personas que padecen múltiples  síntomas, muchos de ellos sin una explicación clara. Hay varios factores que contribuyen al desarrollo de las enfermedades crónicas. Entre ellos tenemos el sobrepeso, la mala alimentación, malos hábitos (fumar, consumir alcohol, drogas, etc..), la polución, abuso de medicamentos como los antibióticos, el estrés..

Los malos hábitos acumulan toxinas en nuestro organismo, y el hígado que es el encargado de limpiar todos los compuestos tóxicos, se colapsa. Es entonces cuando éstas toxinas pasan al torrente sanguíneo dando paso a la inflamación crónica y luego a enfermedades crónicas y autoinmunes.

 

¿Qué es una enfermedad crónica?

Es aquella que dura más de 6 meses, que no tiene cura y que suele empeorar o traer complicaciones con el tiempo.

 

Enfermedades crónicas más comunes:

1-Cardiopatías

2-Hipertensión

3-Lumbalgia

4-Osteoporosis

5-Parkinson

6-Alzheimer

¿Qué es una enfermedad autoinmune?

Cuando nuestro sistema inmune ataca a células y órganos de nuestro cuerpo porque las identifica como agresoras.

 

Enfermedades autoinmunes más comunes:

1-Artrosis Reumatoide

2-Diabetes tipo 1

3-Esclerosis Múltiple

4-Lupus eritomatoso

5-Miastemia grave

6-Celiaquía

 

Las enfermedades autoinmunes tampoco tienen cura y a su vez son enfermedades crónicas.

Para evitar en lo posible este tipo de enfermedades es necesario un cambio en el estilo de vida.

Tips para evitar enfermedades crónicas y autoinmunes:

1-Minimizar el estrés

El estrés es el responsable de la mayoría de las enfermedades que sufrimos en la actualidad. Los altos niveles de cortisol sostenidos en el tiempo dan lugar a diferentes desajustes en nuestro organismo. Para minimizar el estrés debemos practicar algún tipo de ejercicio como el yoga o practicar el Mindfulness o meditación.

2-Realizar cambios en la alimentación

Es imprescindible evitar ciertos alimentos que pueden ser agresores para nuestro sistema inmune y aumentar la ingesta de otros más beneficiosos.

sustancias y alimentos agresores para el sistema inmune:

-alcohol

-café

-azúcar

-refrescos

-sal

-productos lácteos

-carnes rojas

alimentos, complementos y vitaminas que ayudan a fortalecer el sistema inmune:

-kefir

-yogur de producción ecológica

-ajo

-arándanos y frutos rojos

-chocolate negro

-huevos

-vitamina C

-vitamina D

-magnesio

-zinc

-selenio

 

3-Descansar lo necesario

Necesitamos dormir al menos 7 u 8 horas al día para que nuestro sistema inmune tenga la oportunidad de fortalecerse.

4-Beber suficiente agua

La hidratación es fundamental para el correcto funcionamiento de todos nuestros órganos y para todos los procesos que en él ocurren. Debemos beber de 8 a 10 vasos diarios de agua, al ser posible agua de calidad.

5-Tomar probióticos naturales

Los probióticos ayudan a reparar la microbiota y a la vez fortalecer el sistema inmune.

Algunos probióticos naturales son las algas, el miso, el chocolate negro, el chucrut, kombucha, tempeh.

Poner en práctica todas las recomendaciones antes mencionadas te ayudará a minimizar el riesgo de contraer alguna enfermedad crónica y autoinmune o en el caso de que ya la padezcas mejorar tu calidad de vida.

No esperes más y ponte manos a la obra: tu salud es lo primero.

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

 

www.facebook.com/InstitutoDraco

 

Read more