Paradojas de la vida

Hoy una vez más la vida nos enseña de paradojas. En un mundo cada vez más individualista y competitivo, nace la necesidad obligada de conectarse con lo esencial. Hoy es el Universo, Dios o como quieras llamarle, es el que nos llama a frenar, a detener y a mirar hacia el interior. Y entonces nacen infinitas paradojas:

Cuando pensabas que la tecnología era un monstruo que nos estaba comiendo, te das cuenta que no es ella el monstruo sino nosotros. Dándonos ella misma (a esa que teníamos vetada) la oportunidad única de poder conectar, hacer comunidad y acercarnos con nuestros seres queridos y con el mundo. Hoy es esta herramienta que finalmente aprendimos a usar con un distanciamiento obligado, la que nos regala la posibilidad de compartir, hacer deporte, reírnos y aprender.

Cuando pensabas que el mundo iba más rápido de lo que podías soportar y pedías a gritos una pausa que no existía, el universo nos viene a mostrar que podemos cuidarnos parando, frenando nuestro hacer para enseñarnos a estar con otros…..aislados pero por primera vez conectados desde lo más profundo del corazón.

Cuando pensabas que el tiempo en familia y el hacer estaban equilibrados, vienen nuevamente a mostrarte que lo esencial está en los vínculos, en nuestra familia y que nunca es suficiente…..que el regalo de estar juntos es infinito y que por mucho que intentes equilibrar, te das cuenta de lo importante cuando paras, te conectas y lo vives.

Cuando pensabas que tenías los planes y el futuro bajo control, una vez más la vida y el universo te muestran tus límites, tu vulnerabilidad y tu fragilidad, poniéndote en pausa para que puedas nuevamente tomar perspectiva de que lo único seguro que hoy tienes es el HOY.

Cuando pensabas que te conocías, que meditabas y que tenías tu norte claro, nuevamente esta pausa obligada viene a mostrarte que conectarte con tu interior es indispensable y nunca suficiente. Te enseña una vez más que el ocio es un regalo y que tus necesidades básicas están suplidas, porque tienes un techo y una familia.

Cuando pensabas que tenerte a ti era suficiente para seguir viviendo….una vez más nos muestra la tierra que somos un colectivo y que estamos todos unidos. Que todo lo que yo decida impacta en la vida del otro, así como ese otro impacta en mi vida.

Es extraño y paradójico sentir que en estos días he logrado agradecer y apreciar las cosas simples: despertarme sin apuros, tener tiempo para leer, jugar con mis niños, hacer deporte con mi marido, hablar con mis amigas por videollamada, escuchar el viento, ver películas, escribir, cantar a todo pulmón, reírme de lo paradójico, respirar profundo y agradecer por ese respirar.

Sin duda estamos en una situación desafiante, dura y llena de incertidumbre….y la simple paradoja que me regala la vida hoy es que me siento más acompañada que nunca, que veo más generosidad y comunidad que nunca en las redes sociales, y que me siento útil y ayudando al estar en casa….¿que más se podría pedir? Cuando te das cuenta que tu mejor ayuda al mundo y a la comunidad es quedándote en TU mejor lugar….es simplemente impactante. Y donde además hoy el Universo te da la oportunidad de poder construir y crear un HOGAR lleno de vínculos y conexión en tu casa.

.

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

Read more

DESPIERTA, CONECTA…

Hace no muchos días publiqué una reflexión mía, producto de lo que me estaba pasando en aquél momento, y la verdad me sorprendió la respuesta de quienes la vieron:

“La vida es mucho más que eso que hoy crees que te ocurre. Confía. Pronto pasará”

Iba manejando llena de miedos, nerviosa y sin lograr que mi cuerpo dejara de temblar. Sabía que tenía que tomar aquélla decisión. Sabía que era el momento. Sabía también que me lo debía. Que se lo debía a mi propósito y que no podía seguir bajo los efectos paralizantes de vivir en el pasado. Que debía elegir no querer controlar el futuro. Cada minuto perdido lejos del presente era una oportunidad menos.

 

Frené. Respiré. Y lo declaré: “La vida es mucho más que eso que hoy crees que te ocurre. Confía. Pronto pasará.”

Era hora de despertar. Era hora de conectar.

Elegí frenar, elegí volver a arriesgar. Porque sí. Sin más. Me lo pedía el cuerpo, la mente, y el corazón. No le puedes dar la espalda a aquello que hace que tu corazón se acelere. Menos si la frecuencia del ritmo aumenta por soñar con posibilidades. Menos aún si es la respuesta a enfrentar tus miedos.

¿Cómo lo logré? Conectando.

No, esta vez no miré a los costados. Ni arriba, ni abajo. Ni en el ayer, ni en el  mañana. No busqué consejos ni recetas mágicas. Tampoco lo “gloogleé”

Esta vez conecté de verdad. Cerré los ojos buscando despertar. Y conecté adentro. Y porque hacemos desde como somos, de nuevo el cuerpo se hizo escuchar: liviano, tranquilo, dispuesto a recibir.

Por fin, arranqué y seguí mi camino.

Todo pasa, todo llega. Todo empieza y todo termina. Paso a paso, día a día, logro a logro. Desde el HOY. Desde ADENTRO.

Estoy lista.

 

 

tatiana_Bregi2Tatiana Bregi – Coach ontológico certificada

 

 

 

 

 

Read more