NUEVO TALLER ONLINE DE MINDFULNESS: UNA EXCELENTE HERRAMIENTA EN ESTOS DÍAS

 

  • La Corporación Cultural de Las Condes estrena el martes 23 de junio un ciclo de cuatro sesiones especialmente pensado para este periodo de cuarentena.

 

Durante este periodo de emergencia sanitaria nos hemos encontrado con diversos desafíos, entre ellos, cómo poder enfrentar de mejor forma la vulnerabilidad e incertidumbre.Es por eso que la Corporación Cultural de Las Condes, en su programa #QuedateEnCasa, ofrece desde el 23 de junio un taller online y gratuito de Mindfulness. Las cuatro cápsulas se estrenan cada martes a las 19:00 horas en la página web www.culturallascondes.cl.

 

El taller está a cargo de las profesoras María Alejandra Caviglia y Magdalena Charlín, quienes trabajan en las áreas de psicología positiva, ciencia de la felicidad y coaching ontológico,y llevan cinco años dictando talleres presenciales de Mindfulness en el Centro Cultural Las Condes.

 

El nuevo ciclo busca aportar herramientas y conceptos que ayuden en esta cuarentena, dedicando un espacio a la pausa y al conectarse con el momento presente. Los participantes podrán conocer y experimentar prácticas de meditación y poner atención plena en las emociones positivas para su bienestar.

 

Las cápsulas tienen una duración aproximada de media hora y el calendario es el siguiente:

  • 23 de junio – Conociendo Mindfulness
  • 30 de junio – Aprender a dialogar en cuarentena, desde la pausa
  • 7 de julio –Responder versus reaccionar frente a la incertidumbre
  • 14 de julio – La importancia de las emociones positivas en cuarentena

 

Mindfulness o atención plena es el entrenamiento de aprender a experimentar la vida de manera consciente en el momento presente, en el aquí y ahora, para recuperar nuestra capacidad de elegir conscientemente cómo queremos vivir.

PROMO_Mindfulness

 

Taller de Mindfulness

23 de junio al 14 de julio
Martes, 19:00 horas

Conectarse en www.culturallascondes.cl
Gratis

Read more

Paradojas de la vida

Hoy una vez más la vida nos enseña de paradojas. En un mundo cada vez más individualista y competitivo, nace la necesidad obligada de conectarse con lo esencial. Hoy es el Universo, Dios o como quieras llamarle, es el que nos llama a frenar, a detener y a mirar hacia el interior. Y entonces nacen infinitas paradojas:

Cuando pensabas que la tecnología era un monstruo que nos estaba comiendo, te das cuenta que no es ella el monstruo sino nosotros. Dándonos ella misma (a esa que teníamos vetada) la oportunidad única de poder conectar, hacer comunidad y acercarnos con nuestros seres queridos y con el mundo. Hoy es esta herramienta que finalmente aprendimos a usar con un distanciamiento obligado, la que nos regala la posibilidad de compartir, hacer deporte, reírnos y aprender.

Cuando pensabas que el mundo iba más rápido de lo que podías soportar y pedías a gritos una pausa que no existía, el universo nos viene a mostrar que podemos cuidarnos parando, frenando nuestro hacer para enseñarnos a estar con otros…..aislados pero por primera vez conectados desde lo más profundo del corazón.

Cuando pensabas que el tiempo en familia y el hacer estaban equilibrados, vienen nuevamente a mostrarte que lo esencial está en los vínculos, en nuestra familia y que nunca es suficiente…..que el regalo de estar juntos es infinito y que por mucho que intentes equilibrar, te das cuenta de lo importante cuando paras, te conectas y lo vives.

Cuando pensabas que tenías los planes y el futuro bajo control, una vez más la vida y el universo te muestran tus límites, tu vulnerabilidad y tu fragilidad, poniéndote en pausa para que puedas nuevamente tomar perspectiva de que lo único seguro que hoy tienes es el HOY.

Cuando pensabas que te conocías, que meditabas y que tenías tu norte claro, nuevamente esta pausa obligada viene a mostrarte que conectarte con tu interior es indispensable y nunca suficiente. Te enseña una vez más que el ocio es un regalo y que tus necesidades básicas están suplidas, porque tienes un techo y una familia.

Cuando pensabas que tenerte a ti era suficiente para seguir viviendo….una vez más nos muestra la tierra que somos un colectivo y que estamos todos unidos. Que todo lo que yo decida impacta en la vida del otro, así como ese otro impacta en mi vida.

Es extraño y paradójico sentir que en estos días he logrado agradecer y apreciar las cosas simples: despertarme sin apuros, tener tiempo para leer, jugar con mis niños, hacer deporte con mi marido, hablar con mis amigas por videollamada, escuchar el viento, ver películas, escribir, cantar a todo pulmón, reírme de lo paradójico, respirar profundo y agradecer por ese respirar.

Sin duda estamos en una situación desafiante, dura y llena de incertidumbre….y la simple paradoja que me regala la vida hoy es que me siento más acompañada que nunca, que veo más generosidad y comunidad que nunca en las redes sociales, y que me siento útil y ayudando al estar en casa….¿que más se podría pedir? Cuando te das cuenta que tu mejor ayuda al mundo y a la comunidad es quedándote en TU mejor lugar….es simplemente impactante. Y donde además hoy el Universo te da la oportunidad de poder construir y crear un HOGAR lleno de vínculos y conexión en tu casa.

.

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

Read more

Cómo poder estar más presente

En un mundo tan repleto de información, tecnología, tareas que cumplir y distracciones, nos está resultando cada vez más complicado poder gestionar nuestra atención, y como consecuencia nuestra mente y nuestra vida. Es como si lo externo nos absorbiera sin que podamos ejercer el control que nos gustaría. Es como una ola continua que nos arrastra y nos produce un estrés incontrolado que a menudo termina desembocando en ansiedad, depresión y angustia.

En el trabajo nos pasamos el día saltando de una tarea a otra, combinando el multi-tasking para ir más rápido aunque está demostrado que no funciona, corriendo de una reunión al ordenador para poder terminar lo que se va acumulando… y cuando llegamos a casa seguimos mirando y contestando los emails que entran después del horario laboral, enganchados en las redes sociales, surfeando Internet captando un montón de información irrelevante, mandando WhatsApps a amigos y grupos… En definitiva, estamos continuamente conectados con la tecnología, focalizados hacia lo externo, estresados sin permitirnos tomarnos pausas y cambiar del piloto automático a ser conscientes de lo que hacemos, para qué lo hacemos, lo que pensamos y lo que sentimos. Es como si fuéramos personajes de nuestra vida corriendo sin dirección pero cada vez más rápido, como los hámsters en la rueda.

El primer paso del cambio siempre está en la consciencia. Y después en aplicar el Mindfulness a la vida diaria–además de llevar a cabo unos minutos de meditación formal (para más información leer mi libro MINDFULNESS)–, ejercitarlo siendo consciente durante los diferentes momentos del día: cuando caminamos por los pasillos de la oficina, cuando comemos, cuando estamos realizando un informe, cuando hablamos con un cliente, cuando estamos con nuestros hijos, cuando conducimos de vuelta a casa, cuando abrimos un libro…

Por último os dejo un sencillo ejercicio de Mindfulness que os puede resultar útil y fácil de aplicar diariamente. Se llama RAIN (siglas en inglés), para no dejarnos arrastrar por los estadios emocionales ni las situaciones difíciles:

R: Reconocer. Reconoce lo que está sucediendo, simplemente percibiéndolo  con calma y aceptándolo.

A: Aceptar. Permite que la vida sea tal como es, sin intentar cambiarla de inmediato y sin desear que fuera diferente de alguna manera.

I: Investigar. Observa cómo te sientes, ya sea molesto o alegre, con placer o dolor, solo percíbelo.

N: No-Identificación. Date cuenta de que las sensaciones que sientes son todas efímeras y fugaces, que pronto pasarán. No te identifiques con ellas.

Extraido de www.monicaesgueva.com

Read more

Algunos beneficios de la práctica del Mindfulness

Si todavía no estás practicando Mindfulness regularmente hoy te recordamos algunos beneficios que se obtienen ser consciente de los pensamientos y emociones, lo cual nos permite poder manejar nuestras respuestas ante las circunstancias que la vida nos presenta. 

1. Ser consciente de tus pensamientos y emociones promueve el bienestar.  El Mindfulness nos facilita la introspección, la apertura, la reflexión y la aceptación de uno mismo. Recientemente en el campo de la psicología, se está comprobando que el desarrollo de la atención plena  se correlaciona significativamente con la satisfacción vital y el bienestar general. El Mindfulness por supuesto no es un concepto nuevo; ha existido en el budismo durante más dos mil seiscientos años. Lo que las investigaciones modernas han hecho es comprobar   que esta “autoconciencia mejorada” disminuye el estrés y la ansiedad y, a su vez, reduce el riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades relacionadas con el estrés, la depresión y fortalece el sistema inmune.

2. Puede mejorar tu memoria de trabajo. La memoria de trabajo es el sistema de memoria que almacena temporalmente la información en nuestro cerebro para su posterior recuperación y procesamiento futuro. Se han realizado muchos estudios que sugieren una fuerte interrelación entre la atención y la memoria de trabajo. Van Vugt y Jha (2011) llevaron a cabo una investigación que involucró llevar a un grupo de participantes a un retiro intensivo de mindfulness de un mes de duración. Estos participantes se compararon con un grupo de control que no recibió entrenamiento de mindfulness. Todos los participantes de ambos grupos primero realizaron una tarea de reconocimiento de memoria antes. La segunda ronda de de reconocimiento de memoria fue realizada por todos los participantes después del retiro. Los  tiempos de reacción fueron mucho más rápidos para el grupo que había recibido entrenamiento de mindfulness. Estos resultados sugieren que Mindfulness produce mejoras en la calidad de la atención, particularmente en relación con la calidad de la información y los procesos de decisión, los cuales están directamente relacionados con la memoria de trabajo. 

3. Aumenta el nivel de felicidad.  Nuestro cerebro está dividido en 2 hemisferios: izquierdo y derecho. Se ha demostrado que nuestro cerebro tiene una gran actividad en el córtex prefrontal derecho (parte frontal del cerebro) cuando estamos deprimidos y ansiosos. Por otro lado, nuestro cerebro tiene una gran actividad en el córtex prefrontal izquierdo cuando estamos contentos y enérgicos. Parece que esta proporción de actividad de izquierda a derecha muestra nuestro nivel  de felicidad a nivel cerebral. Investigaciones de Richard Davidson y Jon Kabat-Zinn muestran que solo 8 semanas de práctica de mindfulness diario de 1 hora producen un aumento significativo en la activación del lado izquierdo en el cerebro y este aumento se mantiene incluso después de 4 meses del programa de entrenamiento (Davidson , Kabat-zinn et al., 2003). En resumen, este hallazgo demuestra que la práctica del Mindfulness, incluso a corto plazo aumenta significativamente nuestro nivel de felicidad, medido incluso en términos físicos. 

4. Reduce la región de estrés  del cerebro.   Cada vez que nos estresamos, la amígdala (centro de las emociones en el cerebro límbico) toma el control. La amígdala es una región clave que responde al estrés en nuestro cerebro y desempeña un papel importante en situaciones de ansiedad. Se sabe que la actividad alta de la amígdala se asocia con depresión y trastornos de ansiedad también (Siegle et al., 2002). La buena noticia es que la práctica de Mindfulness en realidad puede reducir el tamaño de la amígdala y aumentar nuestro umbral de reactividad ante el estrés. Investigaciones recientes muestran una conexión entre la práctica de la meditación a largo plazo y una disminución del tamaño de la amígdala (Taren et al., 2013). Los estudios muestran que podemos cambiar la forma en que reaccionamos ante situaciones estresantes y mejorar nuestro bienestar mental y físico. “Hay una conexión entre la práctica del Mindfulness a largo plazo y un tamaño reducido de la amígdala” ¿Cuánto tiempo deberíamos practicar mindfulness? Según Davidson, uno de los neurocientíficos  más más relevantes en este campo de investigación,  incluso 1.5 horas de práctica de Mindfulness llevan a cambios estructurales en el cerebro.

 

Autora del artículo: Mónica Esgueva

 

Photo by Samuel Silitonga from Pexels

Read more

El tiempo, ¿se tiene o se hace?

“No sé qué quiero” “Nada me motiva” “Hago y hago y nunca estoy satisfecha” “No me alcanza el tiempo para nada”

Frases como estas son recurrentes en mis entrenamientos y consultas. La lista sigue, pero el desafío en común es el mismo: en la vorágine del día a día, somos muy pocas las personas que nos detenemos a reflexionar sin culpa, sobre el valor del tiempo y cómo rediseñar mis acciones para mejorar mi calidad de vida, y la de quienes nos rodean.  Ensayemos algunas preguntas: ¿cómo juzgar qué valor le doy al uso de mi tiempo? ¿Siento pasión realmente por algo? ¿Cuántas de las cosas que hago a diario son realmente importantes para mí?

Detente. Deja de leerme. Reflexiona en silencio. Retoma en unos minutos.

¿Estás de vuelta? Sigamos entonces.

Ahora te invito a que tomes un lápiz y papel (o tu computador si eres digital) y responde estas preguntas:

  • ¿Qué actividad realizas para “regalonearte”? ¿Con qué frecuencia?
  • ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?
  • ¿Cuál de todas las actividades que realizas sientes que te acerca a tu auténtico yo?

A esta altura del ejercicio puede que sientas enojo, porque no tienes o haces lo que quieres, también puedes sentirte frustrada, porque no estás logrando lo que te has propuesto, o desanimada, porque no tienes claridad hacia el futuro. También, es cierto, puedes estar entusiasmada, porque has logrado proyectar y estás encaminada en tu visión.

Detente. Nuevamente, deja de leerme. Reflexiona en silencio. Retoma en unos minutos.

¿Sigues aquí? Respira profundo. Inspira. Inspírate. Decide cambiar. Elige.

  • ¿A qué actividad o hábito le dirás basta?
  • ¿Qué nuevo hábito desearías incorporar?
  • ¿Qué obligaciones se transformarán en elecciones deseadas para un fin mayor?

Como habrás observado, esta vez, son menos las palabras de mi parte. Esta vez, la decisión y el esfuerzo por darle sentido a tu hacer, es tú responsabilidad. Ojalá leerme te impulse a la transformación. Ojalá escribirte, me acerque a mí cada vez más a mi propósito de invitarte a reflexionar para qué haces lo que haces…

 

tatiana_Bregi2Tatiana Bregi – Coach ontológico certificada

 

 

 

 

Read more

La Magia del Orden

El título no es mío. Así se llama un libro que acabo de comprar siguiendo esos impulsos a los que  no me cuesta ceder. Las librerías siempre han sido para mí uno de esos lugares mágicos a los cuales simplemente no me puedo resistir. Había leído acerca del libro cuando recién salió a la venta. Pero ayer lo vi. Ahí estaba, sobre una gran tarima y  reluciente en la vitrina diciéndome  algo así como “cómprame”

Lo que estoy relatando  es justamente lo opuesto al supuesto básico del libro, no acumular. En efecto  Marie Kondo, la autora sostiene que nosotros acumulamos cosas materiales por la misma razón por la  que comemos excesivamente. Comprar compulsivamente al igual que comer y beber en exceso son intentos de aliviar el estress.  El orden, por el contrario nos ayuda a limpiarnos y nos libera, ya que con eso, no sólo   mejoramos nuestro entorno y lo embellecemos,  sino también ordenamos nuestra mente, ya que el desorden es la mayoría de las veces producto de nuestra propia confusión mental.

Dicho esto, prefiero pensar que esta compra  a pesar de ser impulsiva responde a mi deseo de mejorar  mi espacio haciéndolo más simple y armonioso. Esto parece ser siempre el deseo de las mujeres especialmente las que vivimos en familia y debemos organizar, no sólo nuestras cosas personales, sino también los espacios y los objetos en común, lo que implica muchas veces armonizar y respetar  lo que nosotros consideramos un ambiente limpio y despejado  con el concepto de  orden de los nuestros.

Pero.. ¿Cómo lograrlo? según la  autora la organización efectiva implica sólo dos acciones esenciales: eliminar cosas y decidir donde guardar el resto. Lo primero que parece fácil,  en realidad no lo es tanto ya que deshacerse de cosas, implica tomar decisiones  que muchas veces tocan algunos de nuestros sentimientos y emociones más profundos. De acuerdo a Kondo, poner tus cosas en orden también significa poner tu pasado en orden. El desechar lo que una vez te sirvió,  sirve para liberarse del pasado y concentrarse en el aquí y en el ahora.  Es en sus palabras  “como reajustar tu vida y saldar tus cuentas para dar tu siguiente paso hacia adelante”. ¿Profundo, cierto? Las invito a seguir leyendo del tema. Yo al menos, estoy descubriendo cosas fascinantes sobre mí misma,  mi relación con el pasado, con la persona que fui , pero también con quien soy ahora  y en convivencia con los míos.

Macarena Urenda Salamanca – Comunicadora Social

 

 

Read more

¡No todo tiempo pasado fue mejor! 4 cambios culturales que debes agradecer

Artículo publicado originalmente en El Definido

Aunque hay cosas del pasado que se están perdiendo y deberían rescatarse, Mane Cárcamo sale a defender aquellos aspectos culturales del mundo de hoy que son muchísimo mejores que antes.

En el mundo, los medios de comunicación y las redes sociales, se puede oler una onda nostálgica que abunda con creces. Un sentimiento apesadumbrado que nos hace extrañar las formas, los productos, las tendencias y esa melancólica manera que teníamos de vivir, que nos lleva a creer que todo tiempo pasado fue mejor. No hay duda que podemos echar de menos muchas cosas de otras décadas… probablemente se jugaba más en los pasajes, se conversaba mirándonos a los ojos, los chiquillos se bajaban cuando iban a buscar a una cabra para llevarla a un carrete, los adolescentes no sentían que se jugaban la vida en la PSU y en muchos aspectos la vida era más simple.

Pero me anima pensar que hoy también hay numerosos aspectos de la vida que funcionan mejor, que me hacen rechazar esa visión catastrófica de la actualidad y que tiene a muchos llorando por las esquinas en vez de asumir con entusiasmo que éste es el tiempo que nos tocó protagonizar. ¿Cuáles son esas cosas? Acá mi pequeña lista que como siempre invito a engrosar.

Señores Papis

Tuve un papá excelente, apañador, cariñoso y partner, pero creo que jamás supo cuando había reunión de apoderados o acompañó a mi mamá a una ecografía (ok, debo asumir que cuando nací probablemente eran un verdadero lujo asiático inaccesible para “Los Cárcamo”). Pero en concreto antes había muchos temas parentales que eran solo “de mujeres”, en donde los hombres ni siquiera asomaban la nariz.

Hoy lo común es que los hombres asistan con sus mujeres al pediatra, les interese saber si la guagua subió de peso a o no, conozcan a la profesora jefe de sus hijos, tengan que aprenderse las nuevas regiones para estudiarlas con el cabro de segundo básico y no sacrifiquen el cuento nocturno por muy interesante que sea lo que estén informando en el noticiero. El papá trabajólico, el que no mueve un dedo en su casa, que se sienta con el diario a esperar que le sirvan el sour, está total y absolutamente pasado de moda. Y es peor aún, se ha transformado en un personaje repudiado por la sociedad, matapasiones y con graves conflictos maritales.

Ya está claro que la tarea es compartida. Las mujeres y los niños demandan a un hombre presente, que participa en la educación de sus hijos activamente (no que “ayuda”) y que además lo hace con felicidad, convicción y amor (algunos más que otros). Porque sabe que es lo que corresponde. Porque sabe que una familia necesita ante todo presencia, juegos, conversaciones banales y profundas, mucho más que un auto nuevo o un plasma más grande.

@señordiputado ¿Cuándo cumplirá su promesa de campaña?

Cuando un político se mandaba un condoro, un acierto, un chiste malo (que están tan en boga) o cualquier acción que mereciera una opinión nuestra, dicha idea quedaba solo en nuestras casas, en la sobremesa, en el alegato dominical con los amigos. Con suerte podíamos manifestar lo que pensábamos si nos publicaban una carta en El Mercurio, una hazaña más difícil que pichanga entre Giorgio Jackson y Alberto Mayol.

Pero hoy las redes sociales nos han permitido de una manera u otra dialogar con el poder. Los políticos reciben la oleada de críticas o aplausos, tienen que salir a contestar por algún comentario descriteriado, son capaces de resolver cosas cuando un tuitero le manifiesta una problemática e incluso algunos han quedado cesantes después de un posteo desafortunado. En esta época el poder ya no está en un olimpo intocable, es más, ha tenido que aprender a lidiar con una ciudadanía cada día más exigente y fiscalizadora. Es verdad que Twitter está infumable, pero convengamos en que la posibilidad de hacerle valer mi molestia al alcalde y que me responda, sí es un aporte de los tiempos modernos que hay que valorar.

¿Maldita Moda?

Alguna vez hablé en otra columna sobre modos que antes eran escandalosos y hoy son totalmente aceptados. Los tatuajes son un ejemplo concreto. Una persona tatuada antes era como un mellizo de Amy Winehouse, se asociaba de manera automática a una vida dominada por los excesos y el desorden. Los prejuicios estaban a la orden del día. Hoy el mundo ha cambiado (y aunque hay muchos que aún definen a los demás por sus formas externas), la gran mayoría ha entendido que el largo del pelo, la cantidad de aritos en la oreja, el color de la uñas o el tipo de chaqueta que usamos, no nos hace ni peores ni mejores personas. Que el hombre que se viste de manera clásica no tiene porqué ser un nerd y que la mujer que usa aritos de perla tampoco es el icono del cartuchismo mundial. Solo es un pequeño termómetro de cuán formales u originales somos. Nada más. Y eso hay que aplaudirlo… de pie.

¡Qué vivan las causas!

El internet y las redes sociales en muchos casos nos han distanciado del otro, pero también han potenciado las más variadas causas (que podemos compartir o no). Hay quienes defienden a los inmigrantes, promueven la donación de órganos, se agrupan con quienes desean proteger los derechos de los animales, otros que luchan por leyes que permitan a los padres de niños enfermos acompañarlos en sus tratamientos, miles que buscan la igualdad salarial entre hombres y mujeres, la libertad religiosa, el respeto al medio ambiente y muchas otras banderas que se alzan con pasión y trabajo permanente. A veces me agota la gente mono-causal, esos que solo hablan de un tema ya sea en sus redes sociales, en la vida, que cruzan sus alegría y tristezas según el éxito o fracaso de la causa que han abrazado. Pero después me pongo positiva y pienso que es bacán que haya tanta gente pensando en alguien que no sean ellos mismos. Podemos discutir el fondo, la forma, los estilos, pero al menos celebro que en un mundo en donde muchas veces el individualismo parece una verdadera pandemia, existan muchas personas dedicando su tiempo y energía a hacer del mundo un lugar más feliz, justo y empático con el que los rodea.

Me invito y los invito a animarse con los nuevos tiempos, hay mucha gente haciendo y pensando cosas valiosas allá afuera. El desafío está en saber descubrirlos.

¿Qué más agregarías a esta lista?

Magdalena Cárcamo – Periodista

Fuente: www.eldefinido.cl

Read more

Melancolía o angustia

Mi hija está haciendo un diplomado de fitoterapia (el uso de las plantas o extractos medicinales para usos terapéuticos) y en él le enseñaron algo que me hizo pensar.

Se planteaba, odiando yo un poco las tipologías, que habían dos maneras de enfrentar la vida o estados emocionales que nos hacen mucho daño.

Una de ellas tiene que ver con el estar pegados en el pasado sin ser capaz de aprender del dolor, lo cual traído hacia el presente genera melancolía en las personas que lo experimentan. De ahí incluso se podría derivar la depresión y otros cuadros que nos muestran nuestra dificultad para soltar y liberarnos de lo que ya pasó.

Otra forma que está exactamente en el otro polo, es la gente que vive proyectada hacia el futuro y en lo que tiene que hacer, lo cual inevitablemente lleva a la formación de angustia dentro de nosotros. Siempre cuando anticipamos, vamos a anticipar en negativo y eso siempre provocará tensión y miedo que se expresará como panza apretada, respiración cortita y mucho suspiro.

Al escuchar ambas visiones, lo primero que me pasó fue preguntarme a cuál de los dos grupos pertenecía yo, que seguramente es lo que usted está haciendo ahora. Yo descubrí que tengo cierta tendencia a ser más anticipadora y por lo tanto a la angustia aunque me dió gusto descubrir que he crecido mucho y no estoy pegada en ninguna de las dos. Intento vivir conectada al presente solamente y me funciona.

La mayoría de las personas, sin embargo oscilan entre uno y otro polo dependiendo de lo que están viviendo y la solución para no caer en ambos polos es la conexión con el presente.

Este acto que debiera ser tan natural y sano, es muy difícil de lograr porque la vida nos lleva permanentemente hacia atrás o hacia adelante.

La respiración es la primera forma y más fácil para regresar a lo inmediato que por lo demás es inevitable, y que me trae a todo lo presente que es donde no hay pasado y tampoco futuro y por lo tanto no hay angustia.

Un segundo ejercicio para volver a trabajar el presente, es preguntarse ¿dónde estoy y que estoy haciendo? Esa simple pregunta me trae a lo de ahora con mucha fuerza y desde ahí puedo conectarme conmigo y centrarme en mi, para seguir haciendo mis actividades diarias.

El pasado ya pasó, y el futuro no ha llegado y aunque suene fácil decirlo, la única energía que me permite avanzar es la de ahora y eso me ayuda a sanar y aprender de lo vivido y a trabajar desde la voluntad por un futuro pleno y feliz.

Quizás es bueno jugar a ver qué tendencia tenemos, o si oscilamos entre ambos para no ser felices, pero quizás lo más importante de este aprendizaje es lo importante que es conectarse con el “ahora” y desde ahí sanar y avanzar.

En el mundo que vivimos todo está centrado en ayer y mañana, y el hoy que es lo único que de verdad tenemos, pasa como un ser invisible que no percibimos.

Ojalá podamos trabajar en el donde estoy y que estoy haciendo y aprendamos a tomar conciencia de la respiración que es la mejor conexión de que estamos vivos.

Un abrazo y hasta la próxima.

Escrito por Pilar Sordo – Psicóloga

Extraído de www.pilarsordo.cl

Read more

Mindfulness durante el Ejercicio

Hace unas semanas tuve la hermosa oportunidad de asistir al Congreso Internacional de Actividad Física y Salud Pública en Bangkok, Tailandia y además de la gran experiencia en muchos sentidos, particularmente me detuve a conocer la invitación de un grupo de investigadores de India que promovían el Mindfulness durante el ejercicio.

En la cultura oriental no se concibe separar el cuerpo de la mente, de hecho los tipos de ejercicios que emergen desde dichas latitudes integran, mente-cuerpo (Yoga, Tai-chi) y me pareció muy interesante la propuesta de trasladar todos los beneficios del mindfulness al ejercicio “occidental”.

Cuando corremos, nadamos, hacemos elíptica, bicicleta, aeróbica, etc. es usual que nuestro cuerpo esté en “automático” y nuestra mente divague a lo largo de nuestro día, los pensamientos van y vienen en torno a lo que ya pasó o lo que tengo que hacer: la mente está en el pasado o en el futuro, no en el presente.

El mindfulness nos invita a la atención plena y si estamos haciendo ejercicio, nos conecta con nuestro cuerpo, con las sensaciones, con la respiración, con cómo mi cuerpo percibe el esfuerzo, cómo trabaja para lograr el objetivo propuesto.

De acuerdo a este grupo de investigadores, aplicar mindfulness durante el ejercicio permite una mejor ejecución de los movimientos, con los que se tendrían mejores resultados. Asimismo se tendría una mayor satisfacción pues hay mayor conciencia de haber realizado la rutina y tendría mejores efectos en la disminución del estrés.

Pero cuando la mente ha estado acostumbrada a divagar, a veces no es tan fácil llamarla al presente.

¿Cuál es el principal elemento a considerar para lograr hacer mindfulness durante el ejercicio?, fue mi pregunta a los expertos. ¿Su respuesta?: poner tu mente en los que estás haciendo ahora, sin comentarios, sin juicios.

Algunos tips:

 

  • Para comenzar, si se te hace muy cuesta arriba, puedes elegir un momento puntual de tu rutina de ejercicio donde aplicar tu ejercicio. Ejemplo: “Aquí estoy iniciando mi rutina, mi cuerpo se siente…” o al final, y te enfocas en tus sensaciones físicas y en la satisfacción de haber cumplido una sesión.
  • Enfócate en la respiración: sentir cómo el aire oxigena tu cuerpo ayuda a que tu mente vuelva al centro.
  • Busca zonas del cuerpo donde quieras poner atención: si estas corriendo, podrías por ejemplo, concentrarte en mantener tu piso pélvico contraído, o cuidar tu postura general, etc.

 

Mi invitación ahora es, ya que te das el tiempo de hacer ejercicio, hazlo con conciencia, recuerda lo que te motivó a hacer tu rutina: dormir mejor, perder peso, porque te mereces este espacio personal, etc.

Vivir con más conciencia de los buenos momentos nos hace más felices.

Sonia Roa Alcaino. Kinesióloga

 

 

Màs articulos relacionados:

http://mundomujer.cl/descubre-el-mindfulness-con-5-sencillos-ejercicios/

 

http://mundomujer.cl/yo-la-peor-de-todas-mujer-y-autocompasion/

 

Foto portada : Designed by Freepik

Read more

Mirar el Presente Ver hacia Adelante

Estar presentes es estar al cien por cien. La atención anclada en el Ahora nos hace más creativos.

Solemos ser demasiado tolerantes con las divagaciones de la mente, pero lo cierto es que usar la memoria para mirar el pasado, excepto que recordemos para un fin constructivo, prácticamente es perdernos de disfrutar plenamente la experiencia del Ahora. Incluso a veces miramos el pasado, para definir quiénes somos o qué queremos. Y es imposible que la dirección de la vida sea hacia el pasado, porque en el pasado no hay nada, no hay nadie; como dice Un Curso de Milagros ¨cuando memorias de viejos rencores vengan a rondarte, recuerda que su causa ya desapareció¨.

Esto no significa que vamos a borrar de la memoria todo lo que hemos vivido, simplemente estemos atentos a no caer en la tentación de entretenernos con lo que ya pasó.

La vida es avanzar, estar presentes y movernos hacia adelante. Incluso cuando escuchamos a alguien es una oportunidad para estar en nuestro estado de presencia y sentir más allá de las palabras. Sentiremos que una conexión más profunda y genuina, se abre un espacio en el que las sensaciones del encuentro se amplifican; podemos incluso experimentar la unidad con las personas, esa comunicación invisible que va más allá de los cuerpos que vemos.

Y a veces simplemente estar presentes, y quedarnos apreciando ese momento, tal como es. Apreciar con la visión, con el oído, con el tacto, con todos los sentidos. Volvernos intensamente conscientes del momento presente y de lo que contiene, incluso cuando estamos realizando las actividades más rutinarias del día y que quizás solemos realizar en piloto automático, cocinar, ducharnos, desayunar, conducir, etc.

Lo que percibimos como tiempo psicológico pasado-futuro, es una línea temporal que la mente fabrica para la experiencia en el mundo físico, pero nuestra realidad está en un no-tiempo, en el Presente. Si estamos disfrutando plenamente el instante presente, estamos tocando las cuerdas de nuestro mejor destino.

Si pudiéramos vernos ahora, con un microscopio cuántico, observaríamos que estamos formados por una infinidad de partículas energéticas que componen un campo ilimitado. Lo que llamamos espacio vacío es en realidad el campo infinito de energía del plano invisible, la fuente de la cual provienen todas las cosas. Sabemos que toda experiencia que vivimos se origina con una idea, y las ideas aunque no las vemos físicamente, estamos seguros que ahí están. Lo mismo sucede con el aire que respiramos.

Entonces cuanto más atentos estamos, menos lugar dejamos para que el pasado interfiera en la experiencia presente. Cuanto más atentos, más energía tenemos para las actividades diarias. Cuanto más presentes, más intuitivos. Estar presentes, es estar despiertos.

Agustin Andrade

Autor y Comunicador

www.agustinandrade.com

Extraido de www.institutodraco.com/es

 

Read more