10 Signos de que sufres Trastorno Límite de la Personalidad

¿Sufres trastorno de personalidad o quizás te preocupa saber si padeces alguna enfermedad mental?

Hablar de las enfermedades mentales suele ser un tema tabú en nuestra sociedad y por ello muchas personas que lo sufren no buscan ayuda profesional para solucionar su situación.

En este post te explicamos los 10 síntomas más comunes que puede sufrir una persona con trastorno límite de la personalidad o borderline.

 

10 Signos del Trastorno Límite de la Personalidad :

 

1-Impulsividad:

Si a la más mínima reaccionas con impulsos de manera exagerada, sin poder controlarte, este tipo de reacción sobre todo afecta a tus relaciones interpersonales, y deberías poner remedio de inmediato.

 

2-Depresión:

Si estás sufriendo de una tristeza que no parece acabar y no encuentras explicación puede que estés pasando por una depresión. No hablamos de una tristeza pasajera por algún motivo, hablamos de una tristeza que permanece en el tiempo y que no ves como superar.

 

3-Relaciones inestables:

Debido a los diferentes niveles emocionales que atraviesa una persona con trastorno de la personalidad, le es casi imposible establecer relaciones duraderas con otras personas.

 

4-Ataques de ira:

Si sufres de ataques de ira que no puedes controlar, es posible que puedas sufrir de trastorno de la personalidad. Aunque todos hemos sentido ira en algún momento, si se convierte en algo habitual, habrá que pedir ayuda para que esa ira no te haga daño ni a ti ni a las personas que te rodean.

 

5-Episodios Emocionales:

Las personas con T.L.P cuentan su vida en fragmentos o partes debido a su inestabilidad emocional. Estos fragmentos o episodios son indicadores de que hay una enfermedad mental detrás.

 

6-Pensamientos de daño a sí mismo y a otros:

A menudo les pueden venir pensamientos de suicidio, auto lesión o daños a terceras personas. Es una de las partes más difíciles de tratar en este tipo de trastorno.

 

7-Opinión cambiante sobre sí mismo o conflicto de identidad:

Si te preguntas a menudo quién eres en realidad, si sientes que no estás viviendo tu vida, si te miras al espejo y no te reconoces entonces es posible que estés teniendo ideas cambiantes sobre ti que hará que no te sientas cómodo en tu propio cuerpo y con las decisiones que puedas tomar.

 

8-Insatisfacción:

Sentirte insatisfecho no hará más que sientas que tu vida no tenga sentido. Puedes sentirte angustiado por este hecho en concreto y que te genere más estrés.

 

9-Imposibilidad de controlar tus emociones:

Si tu estado de ánimo cambia sin razones aparentes, sin interacciones externas, puede ser un signo de enfermedad mental que debe ser tratado de inmediato.

 

10-Traumas pasados sin resolver:

Las personas que padecen alguna enfermedad mental y que sienten que les ha venido de repente, puede ser debido a un trauma no resuelto del pasado, tanto reciente como de muchos años atrás. Un trauma puede cambiar totalmente el funcionamiento de nuestro cerebro pudiendo dar paso a enfermedades mentales.

 

Estos síntomas o signos no son exclusivos del trastorno límite de la personalidad ni significan que necesariamente lo estés pasando. Esto lo debe valorar y diagnosticar un profesional médico.

No debemos frivolizar con éste ni otros tipos de enfermedades mentales. Así que si tienes dudas sobre tí o algún familiar cercano, lo más adecuado es pedir ayuda a un profesional que hará un diagnóstico y tratamiento claro sobre tu enfermedad.

 

Fuente: powerofpositivity

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 

Read more

Conoce las 7 obsesiones más comunes entre las personas

Todos tenemos algunas costumbres que nos permiten ordenar nuestra mente y estructurar el diario vivir. Sin embargo, hay ocasiones en que estos hábitos pasan a controlar nuestro día a día, hasta llegar a afectar nuestra calidad de vida, pasando a ser una obsesión. El psicólogo de Clínica Vespucio, Julio Muñoz, explica cómo reconocer cuándo una actitud se transforma en una patología y cuáles son los síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Mantener las cosas ordenadas, lavarse las manos o realizar siempre las mismas acciones antes de un encuentro deportivo son los típicos hábitos que adoptamos para estructurar nuestro día a día. Para la mayoría de las personas, estas son solo costumbres que se podrían obviar u olvidar si fuera necesario. El problema aparece cuando se transforman en un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y la presencia de estas acciones deteriora la calidad de vida del paciente. Como explica el psicólogo de Clínica Vespucio, Julio Muñoz, “para realizar un diagnóstico de TOC, la presencia de las obsesiones o compulsiones deben ser de carácter recurrente y lo suficientemente graves como para provocar pérdidas de tiempo significativas, una disminución importante de la actividad general o un malestar clínicamente significativo”.

Las obsesiones se definen como ideas, pensamientos, impulsos o imágenes de carácter persistente que el individuo considera intrusas e inapropiadas y que provocan una ansiedad o malestar. Por otro lado, las compulsiones son comportamientos o actos mentales de carácter recurrente, cuyo propósito es prevenir o aliviar la ansiedad o el malestar, pero no proporcionar placer o gratificación. “En algún momento, el individuo reconoce que estas obsesiones o compulsiones son exageradas o irracionales”, especifica el psicólogo.

¿TOC o costumbre?

El límite entre un hábito y una obsesión puede ser difuso. Sin embargo, existen algunos síntomas que deben identificarse en un paciente con TOC y que ayudan a diagnosticar esta patología. “Con frecuencia, estas personas evitan las situaciones que se relacionan con el contenido de las obsesiones, como son la suciedad o la posibilidad de contraer enfermedades”, destaca Muñoz.

Las preocupaciones hipocondríacas también son frecuentes, lo que se traduce en visitas repetidas al médico para que éste descarte cualquier enfermedad. También puede haber sensación de culpa, sentimientos patológicos de responsabilidad y trastornos del sueño. Como explica el psicólogo, “la ejecución de estos actos puede convertirse en una de las principales actividades diarias del individuo, traduciéndose en problemas conyugales, laborales o sociales. Los comportamientos evitativos permanentes pueden conducir a un aislamiento del individuo, incluso en su propio hogar”.

 

¿Con qué nos obsesionamos?

Se ha observado que los TOCs pueden asociarse a trastornos depresivos, angustiosos, de personalidad obsesiva, alimentarios o de ansiedad, como fobia social o específica. Se sabe, además, que existe una alta incidencia de Trastorno Obsesivo Compulsivo en el síndrome de la Tourette.

El psicólogo de Clínica Vespucio detalla las obsesiones más frecuentes entre los pacientes que sufren de esta patología:

  • Obsesiones de limpieza y anti gérmenes
  • Lavado de manos (lavarse las manos hasta que queden arrugadas)
  • Ordenar objetos a repetición
  • Comprobaciones
  • Enfermedades imaginarias (hipocondría)
  • Religiosas (rezar)
  • Seguridad o evitar que pasen cosas negativas (contar o repetir palabras en silencio)

 

¿Cómo superar una obsesión?

Como en la mayoría de los trastornos, el tratamiento consiste en atenciones psiquiátricas y psicológicas, a través de terapia farmacológica y terapias de apoyo. “Se ha observado que las técnicas terapéuticas más eficaces para combatir el TOC son las propuestas por la línea cognitivo-conductuales, las que se enfocan en la modificación de las respuestas emocionales, pensamientos y comportamientos inadecuados asociados a trastornos psicológicos”, aclara el psicólogo de Clínica Vespucio.

 

Read more