DESPIERTA, CONECTA…

Hace no muchos días publiqué una reflexión mía, producto de lo que me estaba pasando en aquél momento, y la verdad me sorprendió la respuesta de quienes la vieron:

“La vida es mucho más que eso que hoy crees que te ocurre. Confía. Pronto pasará”

Iba manejando llena de miedos, nerviosa y sin lograr que mi cuerpo dejara de temblar. Sabía que tenía que tomar aquélla decisión. Sabía que era el momento. Sabía también que me lo debía. Que se lo debía a mi propósito y que no podía seguir bajo los efectos paralizantes de vivir en el pasado. Que debía elegir no querer controlar el futuro. Cada minuto perdido lejos del presente era una oportunidad menos.

 

Frené. Respiré. Y lo declaré: “La vida es mucho más que eso que hoy crees que te ocurre. Confía. Pronto pasará.”

Era hora de despertar. Era hora de conectar.

Elegí frenar, elegí volver a arriesgar. Porque sí. Sin más. Me lo pedía el cuerpo, la mente, y el corazón. No le puedes dar la espalda a aquello que hace que tu corazón se acelere. Menos si la frecuencia del ritmo aumenta por soñar con posibilidades. Menos aún si es la respuesta a enfrentar tus miedos.

¿Cómo lo logré? Conectando.

No, esta vez no miré a los costados. Ni arriba, ni abajo. Ni en el ayer, ni en el  mañana. No busqué consejos ni recetas mágicas. Tampoco lo “gloogleé”

Esta vez conecté de verdad. Cerré los ojos buscando despertar. Y conecté adentro. Y porque hacemos desde como somos, de nuevo el cuerpo se hizo escuchar: liviano, tranquilo, dispuesto a recibir.

Por fin, arranqué y seguí mi camino.

Todo pasa, todo llega. Todo empieza y todo termina. Paso a paso, día a día, logro a logro. Desde el HOY. Desde ADENTRO.

Estoy lista.

 

 

tatiana_Bregi2Tatiana Bregi – Coach ontológico certificada

 

 

 

 

 

Read more

Siete días sin celular…

Hace una semana mi hijo de 2 años tomó mi celular y se le ocurrió, con mucha creatividad, hacer como si fuese un barquito en el mar, hundiéndolo y sacándolo muchas veces en el WC, ups! Con harta fe lo dejé en arroz, lo sequé con secador, lo llevé al servicio técnico, sin embargo no tuvo arreglo…

Como siempre intento sacar el lado positivo de lo que me pasa, aún cuando de verdad es una sensación nueva, al borde de la abstinencia tecnológica y casi tiritona, estuve 7 días sin celular y pude comprobar lo liberador que es. Desde hace algún tiempo llevo a mis hijos a una doctora Antroposófica y ella me habla siempre de la importancia de regular el uso de pantallas (celulares, tv, computador, ipad, etc) en pos de la salud familiar, y me aplicado con el tema y lo hemos disminuido mucho, sin embargo ahora sí que tengo la convicción personal de lo diferente que es vivir conectados a la tecnología.

En estos 7 días obligadamente tuve que aprender a confiar. Confiar en que los niños están bien en el colegio; confiar que mis pacientes llegarían a la hora agendada; confiar en que si quedas con una amiga en hacer algo, sí pasará; y así millones de ejemplos más. La confianza y la responsabilidad van de la mano, pues es tener la alternativa de mandar un whatsApp para excusarme que llego tarde, o si se me queda la lista del supermercado llamar a la casa para que me la dicten de nuevo. Al no tener celular uno se debe hacer cargo de que lo que hay que hacer debe ser tal y cual lo planeado.

Otra cosa que me llamó la atención fue cómo mejoró mi comunicación con la gente que me rodeaba, en mi casa, en el supermercado, etc. Uno anda más abierta a entablar conversaciones. Me senté en una sala de espera de una consulta médica y obvio que le conversé a la señora de al lado, cosa que no hacía hace mucho tiempo. A la vez, te empieza a molestar que todo el mundo esté con el celular en la mano en una comida, en la calle, jugando con los niños, etc. Igual me daba algo de envidia jajaja estuve a punto de pedirle a la señora de la plaza que me lo prestara 5 minutos porque de verdad se echa de menos! Sin embargo estoy segura que mis niños nunca habían tenido una mamá más conectada con ellos, más entretenida y presente que en esta semana.

Parte de la abstinencia de la tecnología era no poder revisar las redes sociales y algunas noches a través de un computador las miré y para mi sorpresa, no había nada interesante. La sensación fue de una total decepción. Me metí esperando entretenerme, ver lo que me había perdido y en realidad, no había nada que valiera especialmente la pena. Todo podía esperar, al final uno las revisa como un hábito inconsciente.

Algo que también me pasó, es que uno deja de ser una sabelotodo, y la sensación también es liberadora. Con la tecnología uno lo sabe todo, lo encuentra todo, lo averigua todo. Sin celular si me preguntaban si iba a llover no sabía y no podía averiguar, simplemente contestaba no sé y ya está, y la verdad es que no pasa nada. Hoy uno se siente un poco obligada a saberlo todo!

Lo último que me pasó es que volví a mirar, sí a mirar. Encontré casas en el camino que nunca había visto. Cuando llegué antes (sin celular y sin reloj un día llegué 30 minutos antes) al jardín de mi hijo me bajé del auto y miré cómo estaban jugando en el patio, lo gocé, me conecté con el presente. Incluso manejé mucho mejor, sin el celular al lado y revisando los whatsApp en los semáforos.

De hecho pensé mucho en que rico debe haber sido criar antes, como lo hicieron mis papás: conectado en el presente; viviendo el día a día tranquilos; mirando; gozando lo que está pasando ahora y no sacando fotos de lo que está pasando y contándolo por facebook o whatsApp. Criar desde el instinto y no desde los que leemos en internet. Sin comparaciones más allá de los que los rodeaban. Sin grandes aspiraciones. Vivir, vivir simples, tranquilos, hacer las cosas bien y conectados con lo que realmente importa.

Sinceramente no volvería a estar 7 días sin celular por opción, sin embargo me propuse realmente usarlo mucho menos, guardarlo cuando esté con los niños (para estar con ellos en tiempo presente y además, para que no se vuelva a ir al WC jajajaj) Para así poder convivir con mayor conciencia y armonía entre la conexión y la desconexión tecnológica.

Paula Eugenia Fischer Levancini

Coach en Programación Neurolingúística

 

Read more