La teta quiere dormir: Cuento para iniciar un destete nocturno respetuoso (18 meses a 4 años)

Este cuento es para contarle a los niños (> 18 meses) que se despiertan continuamente por la noche a pedir teta aunque ya no tomen (necesidad emocional). Debemos contarlo varias veces para que la criatura vaya comprendiendo las necesidades de sueño de mamá que, en muchas oportunidades, está agotada. Pasadas unas semanas y cuando el niño esté listo (una madre sabe), llegará el momento de decirle una noche que la teta está cansada y dormirá y si se despierta pidiendo teta repetirlo. Si el peque se muestra muy enojado y llora quizás no sea el momento de hacer el destete nocturno aún y debemos ceder, pero si el niño solo se enoja un poco y cede sin llorar quizás ha llegado el momento.

A Pau le encantaba tomar teta, era su actividad favorita. Sobre todo por las noches, cuando llegaba la hora de ir a la cama. Pero la pobre teta estaba muy cansada y decidió que por las noches dormiría como el resto de la familia. Ya no habría leche hasta la mañana siguiente cuando el sol saliera y los pajaritos cantaran.

Pau se enojó mucho y se le escaparon un par de lagrimitas. Estaba asustado porque no sabía dormir si no era con la teta en la boca. Entonces mamá le contó que él no necesita la teta para dormirse, porque el cuerpo de mami también tenía dos manos para acariciar, ojos para leer cuentos, labios para dar besitos y cantar y un par de brazos para hacer arrumacos. Todas esas partes del cuerpo de mamá estaban disponibles para darle mucho amor a Pau y ayudarlo a dormir.

Cuando se hizo de noche y llegó la hora de ir a la cama la teta muy cansada se fue a dormir. Por momentos Pau quiso despertarla, la tocaba y trataba de sacarla de entre las ropas de su madre, quien le recordó lo cansada que estaba la teta y le pido que la dejara descansar para que pudiera trabajar a la mañana siguiente. Entonces la dejo dormir. Se acurrucó entre los brazos de mamá y mientras ella le acariciaba suavemente su cabello y le susurraba su canción favorita al oído se quedó dormido.

A la mañana siguiente, cuando salió el sol y los pajaritos cantaban el peque se prendió a la teta, su desayuno favorito. Ya no la necesitaba para dormir porque todo el amor y el calor de mamá estaban disponibles por las noches, cuando llegaba la hora de ir a la cama.

 

 

Por Ana Acosta Rodríguez, Mamá Minimalista

Fuente: mamaminimalista.net

Ana_AcostaAna Acosta Rodriguez

Maestranda en Psicología Positiva Aplicada y experta en Mindfulness,  Inteligencia Emocional y Crianza con apego.

Facebook: @mamaminimalista

Instagram: Nutri_mama

Si crees que este artículo puede serle útil a alguna mamá o papá, compártelo!

Imagen: Copyright © Todos los Derechos Reservados (safecreative.org)

Read more

Los peligros derivados de los ronquidos

Establecer horarios de sueño definidos y reducir peso a través de alimentación sana y la práctica deportiva, son algunas de las recomendaciones que entrega la otorrinolaringóloga de Centros Médicos Vidaintegra, Dra. Úrsula Zelada. Estos consejos pueden ser de gran ayuda para los roncadores ocasionales y en los casos más severos, es importante consultar a un especialista ya que pueden acarrear otro tipo de patologías.

 

Insomnio y malestar, son algunos de los trastornos que pueden acarrear los ronquidos. Esta patología afecta de manera habitual a un 25% de los adultos y no está necesariamente asociada a la existencia de un problema de salud.

 

“Los ronquidos se producen como consecuencia de una resistencia al flujo aéreo a nivel de la vía aérea superior, es decir, cualquier obstrucción al flujo de aire entre la nariz y la región cervical puede ocasionarlos”, explica la doctora Úrsula Zelada, otorrinolaringóloga de Centros Médicos Vidaintegra.

 

La especialista afirma que las causas son distintas, dependiendo del tipo de paciente. En el caso de los niños, la causa más frecuente es la hipertrofia o crecimiento de amígdalas y/o adenoides. En los adultos, si bien también pueden deberse a causas obstructivas como crecimiento de amígdalas, o deformaciones del tabique nasal, lo más frecuente es que sea secundario al sobrepeso, por la acumulación de grasa en la región cervical.

 

Los roncadores ocasionales tienen alguna causa reversible de obstrucción de vía área superior, por ejemplo una rinitis alérgica o algunos factores que favorecen el ronquido, que, al evitarlos, mejoran el problema. En cambio, las personas que padecen de esta condición crónica, la causa no se puede revertir con facilidad, como es el caso del sobrepeso o una causa anatómica como un tabique desviado o amígdalas grandes.

 

Si bien los ronquidos no son los peligrosos, las patologías que pueden derivar de este malestar se deben considerar. “En casos severos, la obstrucción de la vía aérea superior no sólo provocará ronquidos, sino que también apnea durante el sueño, la cual produce somnolencia diurna excesiva, alteración del ánimo y deterioro cognitivo que se relaciona con una mayor tasa de accidentes laborales y de tránsito. Además, se relaciona con hipertensión arterial y mayor morbilidad cardiovascular y accidentes cerebro vasculares”, afirma la doctora Zelada.

 

Es importante que las personas con cuadros de ronquidos más complejos acudan a un especialista para evaluar las diversas opciones de tratamiento existentes, como es el caso de los dispositivos que limitan la aparición del ronquido; asimismo, hay técnicas de intervención quirúrgica para abordar este problema.

 

La doctora Zelada comenta que, en la mayoría de los casos, el problema está relacionado con el sobrepeso, por lo que es importante mantener un peso adecuado.

 

Recomendaciones

La especialista de Centros Médicos Vidaintegra, entrega algunos consejos que pueden ayudar a tener un mejor descanso:

  • No hacer ejercicio físico en la tarde-noche.
  • No irse a dormir con el estómago muy lleno (cenar por lo menos dos horas antes de irse a dormir).
  • Evitar el alcohol en la noche y los relajantes musculares.
  • Dormir de lado, no de espalda.
Read more