Infidelidad y redes sociales: ¿se puede engañar por Internet?

Al hablar de infidelidad, la mayoría de las personas imagina a su pareja teniendo relaciones sexuales con alguien más (infidelidad física) o exhibiendo conductas de enamorado que “debiesen estar reservadas para la media naranja” (infidelidad romántica).

Estos son los dos modus operandi más comunes de un engaño amoroso, pero no son la única forma de ser infiel hoy en día. 

Las redes sociales son un océano de exageración y amantes prometedores. No hace falta salir a la calle para tener una aventura amorosa, lo que hace más fácil que nunca sufrir o ser el autor de un episodio de infidelidad. 

La pregunta es: ¿puede considerarse un coqueteo, o una relación a distancia vía Facebook, “un acto de traición”?

¿Qué significa realmente ser infiel?

Hombres y mujeres reaccionan distinto a un engaño amoroso. Para los hombres, la infidelidad sexual puede ser un “punto de no retorno”, mientras que las mujeres encuentran más difícil superar la infidelidad romántica.

Esto tiene que ver con el proceso evolutivo del ser humano, y las características reproductivas y fisiológicas de cada sexo.

Ahora, fuera de la predisposición biológica, es posible que tu pareja y tú tengan una idea distinta de lo que significa ser infiel por cuestiones culturales o, simplemente, por personalidad.

 

Un buen ejemplo de lo variada que puede ser la interpretación del concepto infidelidad se puede ver en los resultados de un estudio de 2016, donde se pidió a cientos de personas ofrecer su definición de lo que significa ser infiel física y emocionalmente. Los resultados fueron:

Definición de infidelidad física

  • “Tener relaciones sexuales con una persona que no es tu pareja” (51%)
  • “Mostrar conductas sexuales físicas o comportamientos insinuantes distintos a las relaciones sexuales” (20%)
  • “Intenciones de índole sexual” (7%)
  • “Falta de compromiso o consideración con la pareja” (7%)

Definición de infidelidad emocional

  • “Asistir a eventos importantes con otra persona” (16%)
  • “Engañar o mentir a tu pareja respecto a lo que sientes por él / ella” (15%)
  • “Desarrollar un vínculo emocional con alguien más” (6%)
  • “No sentirse emocionalmente satisfecho en una relación” (6%)

También te puede interesar: Micro-cheating: la nueva modalidad de infidelidad

Entonces, ¿se puede ser infiel en redes sociales?

Si la infidelidad emocional tiene sentido para ti, estarás de acuerdo en que es posible ser infiel usando redes sociales, como también es posible que, luego, una infidelidad romántica escale a un escenario de infidelidad física.

Finalmente, si pensamos en una relación de pareja como un compromiso mutuo, una persona comienza a tener actos de infidelidad cuando se “desliga” emocionalmente de su cónyuge, incluso si el motivo es alguien con quien solo se ha hablado por Internet.

De hecho, se ha vuelto muy común que los matrimonios terminen a causa de una relación que empezó en redes sociales. Esto pasa sobre todo en las parejas que no trabajan lo suficiente la comunicación o la conciliación en temas relacionados con el trabajo, la repartición de los gastos, las responsabilidades en común, la crianza de los niños, etc.

Para la Dra. Jann Blackstone, autora del libro “Ex-etiquette for Parents: Good Behavior After Divorce or Separation”, coquetear en línea ya es una señal de alerta y no debería ser pasada por alto.

¿Cómo evitar la infidelidad online?

Las medidas que se pueden tomar para evitar ser infiel en redes sociales aplican también al mundo “exterior”, es decir, al día a día de carne y hueso.

Para empezar, necesitamos reconocer que todos podemos sentirnos atraídos por alguien distinto a nuestra pareja en algún momento, si es que no nos ha pasado ya. Esto no nos hace malas personas o “infieles por naturaleza”.

El “secreto” para evitar la infidelidad no es suprimir lo que nos hace humanos, sino desarrollar la autorregulación y el poder interior para decidir en qué nos fijamos cuando vemos a alguien por primera vez. 

Algunas personas son atractivas físicamente, por ejemplo, y otras lo son por su intelecto o su carisma. Si sabes que sueles sentirte atraído por personas “misteriosas” o extrovertidas, querrás evitar prestar importancia a estos atributos en alguien que no es tu pareja, y buscarás la forma de estimular esa chispa en tu relación.

Puedes verlo como un juego de lealtad donde el control es tuyo en todo momento, y también eres tú quien decide cederlo o conservarlo.

La teoría siempre es más sencilla que la práctica, por lo que, si llegas a sentir que no puedes contenerte frente a la tentación, habla con tu pareja o busca apoyo en amigos y familiares que puedan aconsejarte favorablemente (no sería buena idea preguntarle a alguien que ya ha sido infiel y se enorgullece de ello).

Una tercera opción es consultar a un profesional y exponerle tus preocupaciones, no porque necesites tratamiento psicoterapéutico, sino porque un punto de vista externo puede ayudarte a descubrir qué pasa entre tu pareja y tú, y cómo solucionarlo para volver a encaminar su relación.

 

Referencias:

(2020). Is flirting on social media cheating? Disponible en: https://www.bostonherald.com/2020/06/07/is-flirting-on-social-media-cheating/

(2019). The Number-One Way to Prevent Infidelity. Disponible en: https://www.psychologytoday.com/us/blog/why-bad-looks-good/201911/the-number-one-way-prevent-infidelity

(2018). What Exactly Is Infidelity? Disponible en: https://www.psychologytoday.com/us/blog/darwins-subterranean-world/201812/what-exactly-is-infidelity

 

Read more

3 razones para agradecer a tu pareja el haberte sido infiel

Sentir gratitud luego de haber sufrido una infidelidad no tiene mucho sentido a simple vista, pero hay razones para ver con buenos ojos una decepción amorosa, o que te hayan sido infiel, en especial a medida que el dolor se desvanece.

Algunos estudios biológicos reconocen que la arquitectura de nuestro cerebro podría hacernos propensos a ser infieles bajo ciertas circunstancias. También hay evidencia de una posible relación con el alelo 334, encargado de regular la vasopresina, y la infidelidad.

 

Sea cual sea la causa que creamos responsable de un engaño, el panorama siempre aclara con el tiempo y, cuando superamos el mal trago, es más sencillo ver “el lado bueno” de la desilusión.

Estas son solo tres de las muchas razones para agradecer con el alma a quien traicionó tu confianza:

1. Una infidelidad te da la oportunidad de conocerte mejor

La culpa y la ira son respuestas comunes cuando descubrimos una infidelidad. Por un lado, puede que sintamos remordimiento por “no haber hecho lo suficiente” para satisfacer a nuestra pareja; en el extremo contrario, es posible que estemos convencidos de haber dado todo lo que teníamos, y un engaño en esas condiciones es fulminante para la dignidad. 

Pero, ¿qué pasaría si te detienes a escuchar los “motivos” de tu ex pareja? No significa que le des la razón, pero puede que descubras aspectos de tu personalidad que desconocías, como puede que la opinión de tu contraparte haga que te des cuenta de que había puntos débiles en la relación que jamás notaste.

Si realmente hubo señales de alerta que pasaste por alto, pregúntate qué puede enseñarte esta experiencia de ti mismo. ¿Lidias maduramente con los problemas de pareja, o los ignoras?

2. En el proceso de recuperarte, tu amor propio se fortalece

Luego de una infidelidad, nuestra relación con nosotros mismos cambia. Identificarás que hay principios que no estás dispuesto a ceder en pareja, y te será más sencillo que antes saber el tipo de relación que quieres, y el tipo de relación que conviene dejar a un lado a tiempo. 

Considera que, cuando hayas superado la decepción, descubrirás que no necesitas una “media naranja” que te diga lo valioso que eres o te haga sentir “seguro y amado”, ya que el dolor habrá sacado lo mejor de ti y sabrás muy bien:

  • De lo que eres capaz
  • La magnitud de tu resistencia
  • Lo que mereces y lo que no

3. Una pareja infiel te muestra la verdad acerca del amor

Si veías el amor en pareja como una fantasía caricaturesca, vivir una infidelidad será, en principio, trágico, pero eventualmente te abrirá los ojos a la verdad: el amor es cultivable y las relaciones son un puente que debe sostenerse de ambos lados. 

Todo este proceso te llevará a construir una autoestima mejorada y ser más asertivo en relaciones futuras.

Además, puede que sufrir una infidelidad te enseñe que las desilusiones amorosas no siempre tienen que ver con ser o no feliz en pareja. Ser infiel tampoco define si una persona es buena o mala (aunque parezca ser una prueba fehaciente), pero sí define nuestra capacidad para perdonar y dejar ir. 

También te puede interesar: ¿Se puede perdonar una infidelidad?

Está claro que pensar en los atributos positivos de la infidelidad no es algo que vaya a ocurrir al día siguiente de “atrapar” a tu pareja con las manos en la masa o enterarte de su conducta engañosa por un tercero. Date tiempo, y permítete vivir las emociones de rabia e indignación que seguramente sentirás a flor de piel durante los primeros meses.
El tiempo es un maestro. Deja que te lleve de la mano.

 

Referencias: 

(2017). Why I’m Thankful That I Was Cheated On. Disponible en: https://thoughtcatalog.com/scarlett-red/2017/03/why-im-thankful-that-i-was-cheated-on/

(2014). 10 facts about infidelity. Disponible en: https://ideas.ted.com/10-facts-about-infidelity-helen-fisher/

Read more