Inteligencias que nadie mide, pero que valen oro

Criticamos las mediciones estandarizadas sin parar, pero seguimos evaluando la inteligencia de las personas en base a un solo tipo de habilidades. Mane Cárcamo invita a descubrir las otras inteligencias que valen la pena y que harta falta le hacen a nuestra sociedad.

¿1000 puntos en la PSU? ¿9 diplomas por premiación? ¿Aprender a caminar a los 5 meses? ¿Contar en coreano hasta 10.000? ¿Eximirse de los ramos en la Universidad? ¿Reconocer todas las banderas del mundo? ¿Es eso inteligencia?

Obvio que sí. Pero claramente no es el único tipo de inteligencia. Entiéndanme bien. Estoy muy lejos de ser esas haters que desacreditan a los puntales nacionales, se pican con el hijo mateo de la vecina y creen que los colegios no enseñan nada que valga la pena. Es más, trabajo en educación y considero que lo que los niños aprenden en el colegio es muy valioso, en lo académico y ante todo en lo humano.

Pero también creo que estamos siendo víctimas de una estandarización de la inteligencia en donde los papás caemos redonditos. Cuál pololas de Garay.

En una época en donde todo se mide y cuantifica, claro que uno se inseguriza cuando los niños propios no son los mejores en las categorías que la sociedad nos impone. ¿Lo estaré haciendo mal? ¿No le estaré potenciando los talentos? ¿Tendré que estar más encima?

Depende para qué y puede ser que sí. Porque más que perseguir con ansiedad los premios y los promedios 7, creo que hay que inculcar los conceptos de trabajo perseverante y esfuerzo. Ningún bacán ha llegado a serlo sin haberse sacrificado. Y es así, aunque suene poco popular y hardcore, para alcanzar metas hay que sufrir, renunciar, negarnos algo. Y eso mucha veces cuando pasa nadie lo ve y no es causal de medallas ni de portadas de diarios, pero si aunque sea a la larga, rinde frutos y regala satisfacciones.

Facundo Manes, neurólogo clínico y neurocientífico es clarito al respecto: «La inteligencia humana es mucho más que el coeficiente intelectual. El principal problema de la pregunta sobre inteligencia es que la ciencia no cuenta hoy con herramientas para medir la inteligencia en toda su extensión y complejidad. ¿Cómo asignar un coeficiente al humor, a la ironía y, aún más, a la diversificada y plástica capacidad del ser humano para responder de manera creativa a los desafíos que la sociedad y la naturaleza le plantean?».

Entonces ¿qué es realmente la inteligencia? Soy una convencida que es algo mucho más simple y complejo de lo que entendemos. Y ahora voy con una descripción desde el sentido común, y no desde el texto académico, a ver si están de acuerdo conmigo.

Inteligencia es saber reírse de uno mismo sin vergüenza al qué dirán y asumiendo que nos pasteleamos. Y que lo seguiremos haciendo por los siglos de los siglos. AMÉN.

Inteligencia es escuchar con apertura real al otro, para tratar de entenderlo aún cuando lo que me dice me parece equivocado o doloroso.

Inteligencia es mirar la propia ciudad con ojos de turista, manteniendo la capacidad de asombro.

Inteligencia es querer a los amigos siempre, lo que no significa apañarlos en toda circunstancia. Un amigo real no te pide traicionar tus ideales.

Inteligencia es saber que se depende de alguien y no sentirnos menos por eso. ¿Por qué la independencia emocional está tan sobrevalorada?

Inteligencia es saber callar cuando no sabemos de algo lo suficiente o cuando dado un escenario específico nuestro silencio aporta más que nuestra opinión.

Inteligencia es poder escribir con las dos manos. Esa gente es definitivamente brillante para mí.

Inteligencia es dudar y no creer todo lo que aparece en Facebook o en las cadenas de los grupos de Whatsapp (aquí una ayudita).

Inteligencia es considerar interesante a todas las personas hasta que te demuestren lo contrario. El prejuicio está lejos de ser una característica del inteligente.

Inteligencia es poder envolver una botella en papel de regalo. Para el mundo de los ñurdos eso es una señal de superioridad intelectual.

Inteligencia es saber pedir perdón sin rodeos, recibir las disculpas de corazón y de verdad dar vuelta la página.

Inteligencia finalmente tiene que ver con todo lo que dice la sabia frase: «conócete, acéptate, supérate» (San Agustín). Probablemente es el desafío más grande del ser humano en tres palabras. Hagámonos esa. Gran desafío.

¿Qué otra inteligencia «no reconocida» agregarías?

Magdalena Cárcamo – Periodista

Fuente: www.eldefinido.cl

Read more

Inteligencia Intuitiva del Corazón

Siempre lo intuyeron poetas, filósofos, románticos, músicos…., no así los científicos: nuestro corazón está dotado de una inteligencia intuitiva que en todo momento emana energía, ondas de frecuencia vibratorias que se esparcen en un radio cada vez más grande dependiendo de la emoción que estemos albergando a cada instante. Si esta inteligencia se conecta con el amor nos convertimos en generadores de paz a nuestro alrededor.

Claro dirán, con esto volvemos a lo esotérico…. ¿Y qué más da? Lo esotérico es aquello que está oculto a los sentidos y a la ciencia y solamente es perceptible o asequible por las personas iniciadas, es decir, toda doctrina que requiere un cierto grado de iniciación para estudiarla en su total profundidad. ¡Así es que, los interesados, pueden darse por pre-iniciados si leen, comprenden y aplican gradualmente lo aquí expuesto!

La mayoría de ustedes comprende lo que se siente al estar en un estado de armonía y de paz, donde sus corazones y mentes están vinculados realmente con los demás involucrados, sintiendo el amor de esa experiencia sinérgica. Sin embargo, casi siempre sucede de manera casual más que por la intención dada. Imagínense los abuelos disfrutando a sus nietos, una pareja enamorada, un grupo de amigos en una conversación convergente profunda…. Esas son algunas de muchas situaciones cotidianas, donde se produce esta contagiosa experiencia sinérgica de mente-corazón-entorno. Pero también se producen en equipos deportivos exitosos, bandas musicales, entre otros.

Las investigaciones muestran, que cuando cambias a un estado coherente, es decir a una vibración de amor y paz, el corazón y el cerebro operan en sinergia como dos sistemas de malla en una sola.  Ello significa entonces, que cada uno de nosotros potencialmente puede aprender como activar y sostener esta sinergia entre el corazón y el cerebro. Ello contribuiría significativamente a evitar el estrés excesivo, aumento de nuestra claridad mental y la capacidad de discernimiento. Si lo logramos, seremos capaces de encontrar soluciones creativas para nuestros desafíos personales, sociales, integrales…. Lo complejo será entonces lograr simplificar el proceso de conexión intuitiva con el alma, para desdoblar más eficazmente lo que realmente somos. ¡Créanme, casi a los 60 años de edad estoy trabajando en ello, y mientras reflexiono y trabajo en ello, no me he fumado ningún alucinógeno!

Una reciente investigación del Instituto de HeartMath (IHM), concluye que el corazón es un punto de acceso a nuestra tecnología natural interior, como si fuese nuestro teléfono inteligente. El corazón es la inteligencia intuitiva que puede elevar nuestras comunicaciones, decisiones y elecciones a un nivel mucho más alto y de mayor eficacia. Ya lo mencioné, entre otros los poetas siempre lo dijeron y a nivel racional nadie les creyó. Un hallazgo interesante de esa investigación, muestra que cuando las personas tienen una verdadera coherencia entre sus sentimientos básicos, la compasión aumenta su vibración de manera natural.  Es por ello, que aquellos que poseen una inclinación esotérica básica, utilizan el término de energía para referirse a los sistemas que no podemos ver o tocar, como por ejemplo nuestros pensamientos, emociones e intuiciones.

La mente y los sentimientos del corazón son las fuentes energéticas en que se basan nuestros pensamientos y emociones. Ellos son los conductores principales de nuestros sistemas biológicos que tienen una poderosa influencia en nuestros comportamientos, decisiones y resultados. La intuición del corazón es lo que la gente ha asociado con su “voz interior”

Sólo utilizamos un pequeño porcentaje de este flujo energético, ya que al parecer las elecciones de nuestro ego anulan la sugerencia intuitiva. Por supuesto, la intuición está más o menos desarrollada en las personas. Simplificando: quienes son capaces de disminuir la acción de su mente y sintonizan con sus sentimientos más profundos del corazón, pueden lograr una conexión intuitiva natural.

Las investigaciones realizadas en los laboratorios de IHM han confirmado, que cuando una persona está en coherencia con el corazón, este irradia un campo de energía electromagnética más coherente, que puede beneficiar a las personas, los animales y el medio ambiente. Ello explica que cuando hay un grupo coherente, unido, que trabaja en cooperación, se traduce en un aumento de flujo, eficacia y potencial para alcanzar resultados más altos, sea en las familias, el trabajo, el deporte, las artes… En esos casos, los participantes del grupo no sólo están en sinergia, sino que se comunican en un nivel energético invisible muy superior y más eficaz.

Muchos científicos creen que existe una retroalimentación permanente y activa entre los seres humanos y los sistemas energéticos de la tierra. En IHM trabajan junto con otras iniciativas, lo que les ha permitido darse cuenta de la creciente ola de eficacia que se está generando, así como de la intención colectiva de cooperación y unidad. Esta red global “Coherence Initiative” ha colocado 14 sensores en todo el mundo para medir las resonancias magnéticas de la tierra. Esta red global permitirá a nuestra investigación científica observar las interconexiones existentes entre el campo magnético de la Tierra y las emociones y los comportamientos humanos colectivos. La ciencia ha demostrado que el campo magnético de la Tierra afecta a los seres humanos de manera profunda, pero nuestra intención es estudiar cómo los seres humanos como un colectivo, pueden afectar el medio ambiente y el campo magnético de la tierra.

La energía de cada individuo contribuye al ambiente del campo global y los pensamientos, las emociones y las intenciones de cada persona afecta ese campo. Un primer paso para aumentar la coherencia del entorno y del campo es que cada individuo asuma la responsabilidad por su propia energía. Podemos hacer esto, si somos cada vez más conscientes de los pensamientos sentimientos y actitudes, que estamos alimentando cada día.

La hipótesis de IHM es que a medida que suficientes personas puedan aumentar su coherencia con el corazón, esto a su vez conducirá a una mayor cohesión social. Como una masa crítica, logra que las culturas y las naciones se vuelvan más armoniosamente alineadas. A la larga, ello puede conducir a una mayor coherencia global y la paz sostenible.

Doc Childre el fundador de HearMath, lo pone de esta manera: “a medida que seres humanos practiquen la cohesión del corazón con sus sentimientos y emociones elevadas, más se cumplirán los requisitos para el  “rito de paso” hacia el siguiente nivel de conciencia, usando nuestros corazones como guía intuitiva, y se convertirá en sentido común sobre la base de la inteligencia práctica.

Info resumida respecto de IHM

El Instituto de HeartMath (IHM) es una organización de investigación y educación sin fines de lucro reconocida internacionalmente, dedicada a ayudar a las personas a reducir el estrés, el control de las emociones, construir la energía y la capacidad de una recuperación para una vida sana y feliz.

Científicos del IHM realizaron un estudio sobre el corazón y la interacción del cerebro, examinando cómo el corazón y el cerebro se comunican entre sí y cómo eso afecta a nuestra conciencia y la forma en que percibimos nuestro mundo.

En el IHM iniciaron este proyecto basado en la ciencia especial, la Iniciativa de Coherencia Global (GCI), para ayudar a proporcionar una imagen más completa de estas conexiones. Los científicos de IHM ya han llevado a cabo una amplia investigación sobre el poder del corazón, la conexión con el corazón y el cerebro, la inteligencia del corazón y la intuición práctica. Ahora los científicos esperan GCI para ayudar a explicarlos misterios de la conexión entre las personas y la tierra. . . y hasta el sol. En cierto modo, el corazón espiritual es como un teléfono inteligente, que nos conecta de forma invisible a una gran red de información.

Más info en este sitio: http://www.heartmath.org

Video subtitulado en españolhttps://www.youtube.com/watch?v=kQggKTMedkU

Ricardo Gevert – Adm. Industrial

texto extraído de www.gevert.com

Read more