El mundo cambió, y nosotras también …

Era enero de este año en Chile, se acercaba un nuevo 8M y un par de organizaciones se conectaron para compartir actividades que cada una tenía para marzo, y vieron que era más práctico armar una agenda común.

En una cadena del más preciado valor, fueron siendo invitadas organizaciones que promueven la equidad, la igualdad de derechos y condiciones entre mujeres y hombres, y se fueron sumando unas a otras para dar vida y acción a “Unidas somos más”.

En tiempos anteriores era impensado que organizaciones de mujeres con foco en nosotras mismas trabajáramos unidas. En particular, en mi experiencia desde Mundo Mujer (fundada en el 2000), en los 21 años que dirijo la organización, intenté en varias ocasiones trabajar en colaboración con otras organizaciones femeninas, quedando sin respuesta y sin poder concretar la propuesta. Algunas veces pregunté por los motivos y me respondieron: “porque somos competencia”. En este 2021 ya no es así, considero muy valioso y necesario unirnos por los derechos, la igualdad y equidad que anhelamos todas para nuestra sociedad.

La pandemia nos trajo un mundo conectado y esta condición ha facilitado la unión y el trabajo conjunto en distintas temáticas entre las organizaciones de mujeres de Chile y Latinoamérica; esto me hace recordar una frase del biólogo Rupert Sheldrake que manifiesta “cuando existe una masa crítica suficiente que tiene un mismo comportamiento, automáticamente se produce un cambio que afecta a todos los individuos de la misma especie”

El valor de esta unión es el reconocimiento, aprecio y respeto por el propósito de cada organización, con un fin común: generar y compartir espacios de apoyo, de colaboración, de cocreación, de inteligencia colectiva. Hace unos días, conocí una organización de regiones que desconocía esta iniciativa, aunque está vinculada a organizaciones de visibilización nacional, esto me hizo pensar que debe haber más organizaciones que no han sido convocadas, lo que quiere decir que aún nos queda algo por aprender entre nosotras las mujeres, desde el punto de vista inclusivo.

Es probable que quienes decidieron convocar, jamás imaginaron el número que sumamos hoy: cerca de 80 organizaciones; y las organizadoras han hecho un trabajo arduo, muy valorable, cambiaron la historia, ahora el desafío es de todas las que somos parte.

En la sororidad está la esperanza, y somos las mujeres las llamadas a practicarla, es una manera de influir con la mejor actitud y energía para contribuir a un mundo mejor.

En las numerosas organizaciones de mujeres que existen en Chile hoy, constatamos lo relevante que es trabajar juntas.

 

 

Carmengloria Gorigoitia

Experta en Liderazgo Personal

Fundadora y Directora Mundo Mujer®

Read more

¿Cómo rompemos el status quo en las empresas?

Las empresas deben asumir su responsabilidad y apostar también por restablecer el equilibrio apostando por la flexibilidad, eliminando sesgos, implantando dinámicas de integración e impulsando la presencia, cada vez mayor, de un equipo diverso, sin sesgos de procedencia, género o estatus social partiendo por la incorporación de talento y continuando con poner en marcha los mecanismos necesarios para la igualdad de oportunidades basadas en el mérito y no en la cuna.

En mi experiencia como Head Hunter en Chile me he encontrado muchas cosas, he aprendido infinito, pero también me he sorprendido e indignado con algunos CEOs de empresas que me pedían cosas como, y cito textualmente: “En el Directorio somos puros hombres, no podemos incorporar una mujer como CFO porque a veces decimos garabatos” “Que venga de la Católica” o, incluso: “Es muy bueno este chico, tiene mucho mérito, pero no lo veo en el Directorio porque es de Regiones”.

La poca diversidad en la empresa local y el no querer romper con su status quo en las posiciones de primeras líneas no sólo es un problema de las empresas, deriva de una cuestión social y económica.

La equidad debe estar en todos los ámbitos para ser efectiva.

La falta de una educación pública de calidad que genera que, si no tienes recursos, no tendrás acceso a una educación que te abra las puertas a muchas oportunidades, la importancia del “networking social” a partir de determinada etapa, y el autoconvencimiento también en muchos casos de que “no se puede” que genera en muchas ocasiones falta de seguridad y de empoderamiento de aquellos que no pertenecen a esa “elite social y profesional” impide que el sistema de desarrollo de carreras y el sistema de acceso al mercado laboral sea equitativo por lo que, en lugar de reducirse, aumenta el quiebre y la brecha social dado que estas barreras impiden que la meritocracia y el talento estén en el centro de las organizaciones y, cuando lo están, la mayoría de la veces solo es para el reducido grupo que queda tras la “selección natural del proceso educativo”  para llamar a la puerta de las empresas al salir de la Universidad.

Y…¿Cómo rompemos el status quo?

Hay que eliminar sesgos, sin duda, pero también hacen falta referentes que INSPIREN, que impulsen, orienten y apoyen desde el colegio y en las empresas. Por eso, esas personas que han conseguido saltar las barreras impuestas, deben asumir la responsabilidad de hacerse visibles y contar su historia de superación para inspirar a otros a que las sigan saltando hasta que desaparezcan o, al menos, se reduzcan.

Todos deberíamos llevar en el ADN esa necesidad de ayudar a impulsar la carrera de profesionales con talento con independencia de estos sesgos sociales, y ser sus “sponsors”. Recuerdo cómo me marcó mentorizar a una alumna de Laboratoria que creció en una familia sin recursos pero con una madre que le inculcó que se podía y cómo ella hoy se ha convertido en un referente a quién se quisieran parecer muchas niñas de su entorno. Hagamos que nuestros niños, que son quienes marcarán el cambio, crezcan pensando que “Si, se puede”.

Personalmente creo ciegamente en el talento, y en orquestar las dinámicas necesarias para no perderlo (flexibilidad, oportunidades, eliminación de sesgos, dinamismo y renovación constante y conciliación global). Si se dan las plataformas adecuadas y conseguimos que la equidad esté tanto en la sociedad como en la oficina, estoy segura de que no habrá barreras para nadie y si damos los pasos adecuados podremos ser, quienes queramos por ser alcanzando nuestras metas sin tener que saltar barreras invisibles pero imposibles

Takeaways:

Las empresas deben asumir su responsabilidad y apostar por impulsar la carrera de profesionales con talento con independencia de estos sesgos que existen al interior de nuestras organizaciones.

 

 

 

Read more

WOMANIZACION

Las empresas necesitan «womanizar» sus consejos de administración. Es más rentable. Sin embargo, menos de un 7% de mujeres ocupan cargos directivos en las empresas del IPSA. Las mujeres aportamos otro enfoque de gestión y liderazgo: la empatía, la intuición y nuestro sexto sentido o el poder gestionar muchas situaciones a la vez, sin embargo somos poco visibles y hacen falta más referentes femeninos con visibilidad que INSPIREN.

Las empresas deben asumir la responsabilidad de intentar restablecer el equilibrio apostando por la flexibilidad, implantando dinámicas de conciliación (con independencia del género) e impulsando la presencia cada vez mayor de mujeres en posiciones directivas que se conviertan en referentes donde las jóvenes profesionales se puedan reflejar, evitando la fuga de talento en momentos críticos de la carrera.

 

La poca presencia de talento femenino en posiciones directivas no sólo es un problema de las empresas, deriva de una cuestión social y económica: mientras las mujeres sigan asumiendo más responsabilidades en casa, el hombre asumirá más responsabilidades en el trabajo.

 

La equidad debe estar en todos los ámbitos para ser efectiva.

Los horarios de trabajo, la competitividad interna, la importancia del “networking” y de la marca personal, las pocas facilidades para la conciliación y el rol que tradicionalmente asumimos en la familia hacen que pocas de las mujeres lleguen a posiciones de responsabilidad o alta dirección.

 

Y…¿CÓMO WOMANIZARNOS?

 

  • SPONSORS, MENTORING Y REFERENTES.

 

Las complicaciones adicionales a las que las mujeres nos enfrentamos a la hora de desarrollar nuestra carrera profesional hacen que seamos «poco solidarias» con otras mujeres, de hecho, podemos ser nuestro peor enemigo.

 

Hacen falta referentes femeninos que INSPIREN y apoyarnos más como colectivo.

 

Ayudar a impulsar la carrera de otras mujeres de nuestros equipos y ser sus “sponsors”. Recuerdo cómo me marcó la salida de una profesional excepcional en una organización en la que trabajé, me explicó que se iba porque » miraba hacia arriba y no veía a ninguna mujer como un referente a quién se quisiera parecer”.

 

Aquellas mujeres que ocupamos posiciones de dirección y gestión en las organizaciones deberíamos asumir la responsabilidad de mentorizar a otras mujeres con potencial. ¿Mi recomendación? Que no sean personas de nuestros equipos sino de otras áreas, haciendo mentoring cruzado.

 

En palabras de Cani Fernández, recientemente elegida por Iberian Lawywer como una de las 50 mujeres mas inspiradoras del mundo legal: «El mentoring responsabiliza al «mentor» de forma concreta y clara tanto si lo implantas como institución como como cuando se da de forma natural».

 

  • FORMACIÓN EN MARCA PERSONAL Y NETWORKING.

 

Durante la carrera profesional aprendemos a optimizar los recursos, sí, pero ¿y las relaciones?.

 

El networking y la visibilidad interna son fundamentales, los hombres lo llevan en su ADN y, las mujeres, en general, somos mucho más reticentes a la hora de “vendernos”. Nos cuesta más desarrollar redes de contactos.

 

Debemos trabajar nuestra marca personal y hacernos visibles, primero internamente en nuestras organizaciones y luego, también, externamente.

 

Está muy bien ser un buen profesional pero… también hay que parecerlo. Una organización es como Google, si no apareces en el radar, es como si no existieras.

 

Se pierden grandes oportunidades por falta de visibilidad. Hay que comer con compañeros (no siempre con los mismos), tomar cafés, participar en conferencias, seminarios y sesiones, preguntar y participar, meterse en grupos de trabajo o en proyectos internos, escribir artículos, etc.

 

Un análisis de la startup Humanyzeque afirmaba que los profesionales que comían en las mesas grandes de la cafetería eran mucho más productivos que los que comían en su sitio o en mesas pequeñas porque compartían mayor información y conocimientos y generaban redes de contactos.

 

  • CONCILIACIÓN Y FLEXIBILIDAD CON INDEPENDENCIA DEL GÉNERO.

 

Es una realidad que durante la carrera profesional de muchas mujeres se produce un parón cuando aparece el binomio maternidad/carrera profesional.

 

«Las nuevas generaciones (con independencia de cuestiones de género) valoran cada vez más tener horarios que les permitan compatibilizar el trabajo con el deporte, u otras aficiones. La racionalización de horarios permite retener todo el talento y evita “estigmatizar” a las mujeres porque ya no tienen que pedir un trato distinto para compatibilizar el trabajo con la familia». Diana Rivera, socia de Cuatrecasas

 

La flexibilidad aumenta la productividad, fideliza a los empleados, disminuye el absentismo y mejora el clima con independencia del género. Y no lo digo yo, que también, lo dicen FORBES y BUSINESS INSIDER.

 

  • WOMANIZAR LOS COMITÉS Y ÓRGANOS DE DECISIÓN.

 

Es claro que hombres y mujeres tenemos capacidades y visiones del negocio diferentes, por ello, los equipos complementarios tienen una mirada mucho más equitativa y global.

Mi experiencia en organizaciones que han incorporado mujeres en comités de promoción es que aportaban una aproximación diferente de las candidatas ya que medían aspectos anteriormente no tenidos en cuenta comprendiendo en primera persona los hándicaps y el valor añadido que aportan las mujeres a la organización.

 

«Debemos crear contextos dinámicos que generen muchas oportunidades, como por ejemplo la renovación periódica de comités de gestión, de forma que haya más rotación y, por tanto, más oportunidades para incorporar mujeres que complementen la mirada de los mismos» afirma Nuria Martín, experta en desarrollo de RRHH.

 

 

  • CUOTAS…?

No sé si creo en las cuotas, pero sin duda permiten que lleguemos antes a normalizar la equidad y a que se generen las dinámicas necesarias. Debemos implantar «criterios de imparcialidad».  Me llama mucho la atención el ejemplo de la orquesta de Boston, en la que ¡la presencia de mujeres se igualó con la de los hombres cuando colocaron un biombo en las audiciones que impedía ver al aspirante!

 

Personalmente creo ciegamente en el talento, y en orquestar las dinámicas necesarias para no perderlo (flexibilidad, oportunidades y conciliación global).

 

Si se dan las plataformas adecuadas y conseguimos que cambie nuestra sociedad y que la equidad esté tanto en casa como en la oficina, estoy segura de que no habrá barreras para nadie y podremos llegar con independencia del género:  “¡Hasta el infinito y mas allá!” Buzz Lightyear

blanca_rodriguez_ackermannBlanca Rodriguez Senior

Manager Ackermann

International Chile

Conoce a Blanca aqui

Articulo extraido de www.unpuntodevista.es

Read more