Causa y Efecto

Habrás escuchado alguna vez que todo tiene una causa, al igual que toda causa tiene su efecto. Es una ley universal.

Este principio encierra la verdad de que todo efecto tiene su causa, y toda causa su efecto. La casualidad no existe. La buena suerte y la mala suerte no son mas que conceptos creados por el hombre. Todo lo que sucede proviene de una causa, todo tiene un para qué, y muchas veces no aceptamos ni comprendemos  y  pensamos que muchos hechos suceden al azar y nos aferramos a resultados equivocados sin tomar en cuenta que todo es un efecto causal, que nada escapa de la Ley y lo vemos en la vida diaria todo el tiempo, y muchas veces no lo tomamos cuenta, por eso se hace necesario para el hombre elevar su consciencia, solo de esta forma puede hacer uso del poder de elegir.

Para aplicar esta Ley es importante comprender, tomar consciencia de las causas que están provocando las situaciones que no quieres  en tu vida, pues si comprendes la causa y la cambias también cambia su efecto. Aquí prestamos atención a lo que recibimos. ¿Qué es lo que recibo de los demás, pareja, familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.…  y qué es lo que Yo doy? Einstein decía: ”Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

Esta Ley se relaciona con la Ley de Correspondencia, se busca la causa, se mira desde el interior.

Si vivimos o trabajamos en un ambiente que lo veo como desfavorable de nada sirve tratar de eliminar los efectos y huir sino buscamos la causa que produce la incomodidad.  Aquí te haces las siguientes preguntas: ¿Cuál es mi forma de ver lo que vivo, mi  percepción? ¿De dónde viene esta creencia que tengo? Si huimos de la situación sin encontrar la causa, el Universo se encargara de repetir las mismas escenas que has vivido hasta que las comprendas, aceptes y cambies la percepción. Es decir hasta que veamos la realidad, o hasta que tomes conciencia.

Cuando nos enfermamos o nos sentimos incómodos debemos preguntarnos ¿De dónde viene el malestar o la enfermedad?  ¿Cuál es su causa? Aquí miramos nuestro interior y nuestro exterior. Buscamos la causa y viceversa.

Puedes aplicar esta ley incluso con cosas tan pequeñas como por qué olvido siempre las llaves de casa o por qué llego tarde a mis citas. Una vez hayas encontrado la causa podrás tomar acción para cambiar tu realidad.

Redacción Instituto Draco

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 Extraido de www.institutodraco.com

Read more

Aceptar o Aguantar, ¿en qué parte estás?

La realidad existe porque nosotros la aceptamos. Siempre que la realidad cambie, también cambiará esa aceptación.” Deepak Chopra

El ser humano busca seguridad como método de supervivencia y muchas veces nos aferramos al sufrimiento como si fuese un tesoro y no nos damos cuenta que estamos prolongando nuestro dolor. Esto sucede cuando perdemos a un familiar, cuando nos separamos de nuestra pareja, o simplemente  sale alguna persona de nuestra vida.  A muchos de nosotros nos impide dejar ir, un dolor, sufrimiento o persona, porque pensamos que éste dolor nos une más a la persona que queremos o hemos perdido. Nos aferramos a los recuerdos por temor a perder su amor o cariño y mientras más nos aferramos, más nos alejamos de quiénes somos realmente.

Aceptar es reconocer que no tienes que cambiar nada, que todo está bien tal cual está. Aceptar no  significa autocompadecernos, ni sacrificarnos por algo o alguien. Es aceptar lo que sentimos, permitiéndonos  ser conscientes de nuestras elecciones y actos. Sin sufrimiento. Recuerda que cuando el sufrimiento se prolonga en el tiempo se debe a la resistencia a la aceptación de ese sufrimiento. Es en ese momento cuando nos estaremos liberando de toda culpa y resentimiento.

En la aceptación experimentamos la comprensión, hacia nosotros mismos y hacia los demás, aceptando sus “defectos” y virtudes y sin esperar nada a cambio pues nos sentiremos abundantes y capaces de servir desinteresadamente al prójimo. Todo lo que hacemos es desde el amor y desde este sentimiento solo veremos la inocencia.

Experimentamos un cambio de percepción y desde este punto somos capaces de perdonar el pasado y sanar viejas heridas. Nos damos cuenta que cada experiencia negativa  vivida encierra una lección que debemos aprender. Ya no le daremos lugar a la inseguridad, ni a los juicios, eliminamos la culpabilidad que hasta entonces nos estaba bloqueando, y nos damos cuenta que todos los sentimientos que experimentamos son nuestra responsabilidad y que la solución a todos nuestros conflictos está dentro de nosotros mismos.

Al sentirnos tan seguros, se produce un cambio en nuestras relaciones con los demás, pues sentimos que todas nuestras necesidades están cubiertas. Eliminamos la dependencia hacia el otro, no vemos sus imperfecciones  utilizando el perdón con más frecuencia. Tampoco nos lamentamos por el pasado ni sentimos temor por el futuro, estamos más centrados en el momento presente disfrutando de cada momento que nos ofrece la vida.

Si crees que te resulta difícil aceptar situaciones o actitudes de alguna persona no dudes en buscar recursos que te ayuden a recuperar tu equilibrio emocional. Puedes consultar aquí

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

Read more