MI HIJO ESTÁ DISTINTO: ¿QUÉ HAGO?

Muchas veces, como padres sabemos que las cosas no andan bien, sentimos que no vamos por el buen camino y algo nos va indicando que deberíamos desviarnos para llegar a puerto seguro. Muchísimas veces nos sentimos perdidos en lo que le pasa a nuestros hijos. No sabemos leerlos, nos preocupan y no tenemos idea cómo llegar a ellos. Tenemos la imagen de que algo no camina, pero no sabemos por dónde partir para descubrir qué podemos hacer distinto. Vamos intentando distintas soluciones, dando palos de ciegos, los cuales en reiteradas oportunidades nos vuelven más inconsistentes como padres, lo que inevitablemente impacta en nuestros hijos, muchas veces, empeorando la situación. Porque con la inconsistencia de las soluciones intentadas ineficaces, viene la incertidumbre. No sabemos qué esperar y perdidos, intentamos de todo para ayudar a nuestros hijos. Este proceso de incertidumbre para nosotros como padres, solo va angustiando aún más a nuestros niños en sus emociones, haciéndoles casi imposible leer lo que les pasa y descubrir el camino que los llevará a estar mejor.

shutterstock_552543907

En un mundo que nos exige tener hijos perfectos y ser padres perfectos, tendemos a escuchar los pedidos desesperados de profesores, amigos o pares, de que por favor alguien ayude a nuestro hijo. Y entonces nos sale natural preguntarnos ¿podré ayudarlo yo? ¿necesitará ayuda profesional? ¿cuándo realmente se hace necesario consultar?. La mayoría de las veces el mundo nos dirá que nos queda grande el problema y que tenemos que pedir ayuda a un profesional. Sin embargo, vale la pena poder detenerse y mirar el problema con perspectiva, ¿qué nos entrampa?  ¿qué nos hace a nosotros como padres y a ellos como hijos, estar paralizados frente a una situación?.

Bajo mi mirada, la mayoría de las veces buscamos distintas soluciones, pero que finalmente terminan siendo más de lo mismo y esto empeora el problema. Entonces me encuentro en la consulta con padres que me dicen “lo hemos intentado todo” “ya no sabemos que hacer” “nada de lo que hago resulta como espero“, y la verdad es que sin darnos cuenta estamos haciendo todo el tiempo más de eso que complica la situación. Mi hijo tuvo un año difícil el año pasado, empezó a tener conductas que no eran propias de él, estaba irritable, sensible, agresivo. Con mi marido sabíamos que algo no andaba bien, y nos perdimos en un sin fin de intentos que solo llegaron a empeorar la situación. Algunos días lo conteníamos, otros lo retábamos y también lo reforzábamos….solo inconsistencia. Fue necesario para nosotros como papás detenernos y darnos cuenta que necesitábamos ayuda. Una nueva mirada de lo que estaba pasando y una manera distinta de hacer las cosas por parte de nosotros como padres.

motivar-a-un-adolescente-apc3a1tico-psicoanalista-y-la-apatc3ada

Siempre el cambio en nosotros, repercute directamente en nuestros hijos, la vida es interacción y los problemas muchas veces se alimentan de esta interacción. Basta con que podamos mirar el problema y ver qué podemos hacer distinto para que se rompa ese círculo vicioso. ¿Cómo darnos cuenta? Lo primero es poder sentarnos y descubrir qué es lo que esta pasando con ellos, no basta con saber que algo anda mal. Averigüemos, conversemos con ellos, observémoslos con sus pares, miremos cómo se mueve en el mundo adulto y por sobre todo intentemos pensar qué es lo que me está queriendo transmitir con sus conductas, ¿qué es eso que esta necesitando y yo no estoy pudiendo entregarle?. Para mí, mi hijo estaba en un grito de ayuda desesperado a que algo en su vida tenía que cambiar y para eso tuvimos que tomar decisiones más radicales, el tema es que uno tiene que tener la entereza de mirar eso y hacerse cargo como papás, con o sin ayuda. La decisión de pedir ayuda depende del camino que ustedes como padres decidan recorrer. Nosotros decidimos pedir ayuda porque ya nos sentíamos demasiado perdidos en los intentos por ayudar a nuestro hijo, y nada estaba dando resultado para que él estuviera mejor.

familia-13

Somos como padres, el espejo de nuestros hijos, y muchas veces el cambio en nosotros se verá reflejado en ellos. Mirémonos en nuestros defectos, en eso que me hace ruido de mí misma y tratemos de pensar cómo eso se relaciona con cómo estoy viendo o relacionándome con mi hijo. Si cargo con miedos, exigencias y el perfeccionismo, no puedo pensar que eso no impacta en su manera de ser. De alguna manera lo veremos reflejado, quizás en niños autoexigentes, críticos, o cautelosos. Todo lo que somos los impacta, todo lo que trasmitimos de nosotros mismos los afecta y todo aquello que yo puedo cambiar es por lejos lo que más los ayuda al cambio.

¿Cuándo pido ayuda? Cuando veo sufrimiento en mi hijo, cuando me siento entrampada en mis soluciones como mamá  o papá, cuando necesito una mirada distinta que me haga reflexionar. Pero estemos claros, para consultar tenemos que estar dispuestos como padres a mirarnos, descubrirnos y por sobre todo a cambiar. Si no estamos dispuestos, nada de lo que hagamos, ni siquiera con ayuda, dará resultado. Porque finalmente nosotros somos los portadores del cambio, nosotros somos los que vamos construyendo camino y acompañando a nuestros hijos en construirse y descubrirse. Ojo!! Nunca, pero nunca lleven a sus hijos obligados a pedir ayuda, eso no sirve, eso solo les hace sentir incapaces y enojados frente al no entendimiento. Para poder pedir ayudar, es fundamental poder crear con ellos algo que los motive al cambio, y esa primera tarea es totalmente nuestra como padres. Si ellos no quieren recibir ayuda, no habrá ningún profesional que pueda lograrlo, nunca olviden que ustedes son los primeros actores del cambio en sus hijos y toda solución que encuentren debe ser co-construida con ellos.

0dcc008a0fbdad679200fe21330adcac

Muchas veces las decisiones más difíciles son las que darán más fruto y ese fue mi caso. Tenemos que atrevernos como papás y como personas a mirar la realidad desde un lado más flexible, porque solo esa actitud se nos abrirá la posibilidad de intentar algo distinto. Todos tenemos problemas, varios de nuestros hijos presentarán síntomas alguna vez en sus vidas, el tema está en poder tomar las decisiones necesarias y abrirse a las distintas posibilidades. Me encanta una frase que dice “el cambio nunca es doloroso, solo la resistencia al cambio lo es“…. ¿cómo podemos abrirnos al cambio?. Si necesitan ayuda, pídanla, siempre con la mente abierta a intentar cosas nuevas, ayudando a nuestros hijos a lograr su bienestar y abiertos siempre a que el cambio parte por nosotros….sobretodo por nosotros.

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

 

Read more

Destinos para viajar con niños

Pensar en las vacaciones cuando hay niños en la familia puede volverse una tarea difícil, ya que es necesario negociar la necesidad de descanso de los adultos con la importancia de que los niños tengan actividades divertidas para ellos. Para que tus próximas vacaciones en familia sean inolvidables, en Viajala, metabuscador de vuelos y hoteles, te proponemos 6 destinos diferentes con propuestas para todas las edades y todos los gustos.

Muchas veces los que tienen hijos deciden no hacer viajes largos o a destinos diferentes porque creen que será difícil o que los chicos se van a aburrir, pero ¡hay que sacarse los prejuicios! Nada mejor para un espíritu viajero que contagiar a su familia del amor por conocer el mundo. En todas las edades, los pequeños van a disfrutar muchísimo de pasar un tiempo con sus padres aprendiendo cosas nuevas” comenta Mariano Basile, Representante de Ventas de Viajala Chile.

San Pedro de Atacama, Chile

Si tienes hijos preadolescentes a los que les divierten los deportes y las actividades al aire libre, Atacama es un muy buen plan de vacaciones. En la maleta asegúrate de llevar ropa cómoda, traje de baño, protector solar y algo de abrigo porque, aún en verano, la temperatura baja por la noche. Los paseos son muy variados, ¡hay mucho para hacer! Se puede recorrer la Laguna Cejar, Laguna Piedra, Ojos del Salar y Laguna Tebinquinche, allí es posible bañarse y se pueden encontrar paradores con duchas y cambiadores. Si disfrutan de caminatas por la montaña, es posible hacer ascenso al Volcán Láscar o un trekking por la Quebrada de Guatín. En cambio, si les gusta la adrenalina, es muy recomendable pasear en globo aerostático y hacer sandboard por el Valle de la Muerte. Para aprovechar el día completo y apreciar la grandeza de la naturaleza, por la noche se puede hacer un tour astronómico que permite observar estrellas y planetas, ¡súper didáctico para chicos!

En avión, es necesario volar a Calama y desde allí llegar en auto hasta Atacama. Desde Santiago, el costo del pasaje ida y vuelta a Calama es de $10.300 en adelante.

 

Malta, Europa

Se trata de un pequeño país, ubicado en el medio del mediterráneo, al sur de Italia, compuesto por tres islas: Malta, Gozo y Comino. Como fue colonia británica, además de maltés, se habla inglés. Si tus hijos tienen entre 12 y 16/17 años, este puede ser un destino súper interesante para recorrer con ellos. Desde pasear por sus calles medievales, visitar la Ciudad de la Veleta, el Hipogeo de Hal Saflieni, y los siete templos megalíticos, lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; hasta disfrutar de la Blue Lagoon en la isla Comino y aprender a bucear alrededor de submarinos. El paisaje y la temperatura acompañan para que el viaje sea realmente inolvidable en cualquier momento del año. Y si lo que buscan es aventura, anímense a hacer rappel en alguno de los 1.300 puntos de escalada que existen en este maravilloso país.

Para viajar desde Santiago, el precio promedio del pasaje es de $426.300.

 

Porto de Galinhas, Brasil

Las playas de Brasil son todas hermosas pero no todas se adaptan a la vida con chicos, sobre todo los más chicos. En Porto de Galinhas, la arena blanca y las piletas naturales de agua cálida invitan a pasar todo el día en la playa con los más chicos. Se encuentran, además, múltiples opciones de hoteles resorts preparados para las familias, con actividades lúdicas por la tarde/noche y guarderías. Para los que se animen, se puede hacer snorkel para ver caballitos de mar o conocer la ciudad y sus alrededores en buggie.

Para llegar es necesario volar a Recife y desde el aeropuerto tomar un bus o transfer hasta el destino final. Desde Santiago, se encuentran pasajes desde $212.600.

 

Traslasierra, Argentina

La tranquilidad de las sierras, la frescura de los ríos y el entorno familiar caracterizan a esta zona ubicada al oeste de la provincia de Córdoba, en el centro de Argentina. Hay diferentes balnearios para visitar, como Mina Clavero o Río Panaholma, aptos para chicos de todas las edades. En hospedaje también hay mucha variedad, pudiendo elegir entre las localidades de Nono, Villa Cura Brochero, Las Rabonas, Los Hornillos, Villa de las Rosas, Las Tapias, San Javier, Yacanto, Luyaba y La Paz. Cada pueblo con sus características pero muy cerca de los demás, de manera de que cada día se puede ir a un lugar diferente. Es recomendable contar con auto para poder explorar cada lugar con comodidad y al ritmo de cada familia. En el caso de alquilar, se recomienda viajar hasta Córdoba capital y desde allí llegar en auto a Traslasierra por el camino de las Altas Cumbres, imperdible para apreciar la naturaleza y empezar a disfrutar del viaje antes de bajar del auto.

Desde Santiago, los vuelos a Córdoba cuestan desde $22.150.

 

Holanda, Europa

Desde paseos en bicicleta en Amsterdam hasta el parque de diversiones en Kaatsheuvel, Holanda es un país lleno de propuestas para las familias. Las ciudades con su arquitectura de cuento ya es un paseo increíble para chicos de 6 en adelante. Además, se pueden encontrar numerosos parques con juegos adaptados para todas las edades, como el skatepark en Rotterdam, pasear en catamarán por los canales de Amsterdam y visitar un parque temático en Enkhuizen, donde se ingresa en barco a una recreación de un pueblo de pescadores. En este país child-friendly, ¡vas a disfrutar cada minuto con tus hijos!

Recomendamos volar a Amsterdam y comenzar el viaje por allí. Desde Santiago, se encuentran vuelos desde $368.750.

 

Punta Cana, República Dominicana

Este destino se caracteriza por hoteles de gran infraestructura con diversas propuestas para familias con niños de todas las edades, por lo que pasarla bien está asegurado. Si además de disfrutar de las impactantes playas de arena blanca y agua turquesa querés hacer otra actividad, podés visitar alguno de los parques temáticos, como Sirenis Aquagames, un lugar con toboganes de agua y piletas gigantes para pasar un día diferente, o visitar las islas en catamarán. Lo que no podés dejar de hacer es vivir la experiencia de nadar con delfines, sin dudas será un recuerdo que les quedará a tus hijos para toda la vida.

Para llegar, hay vuelos desde Santiago a partir de $177.740.

 

 

Acerca de Viajala

Viajala es un metabuscador de vuelos y hoteles líder en Latinoamérica que actualmente opera en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México y Perú. La herramienta compara de manera transparente más de 100 sitios de viajes globales y locales para ayudar a 3.5 millones de usuarios mensuales a elegir el mejor vuelo u hotel para sus viajes.

Viajala ha recibido financiamiento de Start-Up Chile, de Ruta N, Socialatom Ventures, del Grupo Telefónica a través de Wayra y Altabix, una filial del grupo mexicano Hoteles City Express.

 

Para más información contactar a:

Nicolle Knust

prensachile@viajala.com

Cel: (+56) 9 8344 8292

 

Agustina Zappacosta

agustina@viajala.com

Cel: (+54) 9 6152 0442

 

 

 

 

 

 

Read more

MI PAPÁ ME ENSEÑÓ…

Hay días que me pregunto ¿por qué el rol de los padres siempre queda relegado a segundo plano?. Es como si las mujeres nos adueñáramos de la crianza y educación de nuestros hijos e inconscientemente, los fuéramos dejando cada día más de lado y a ratos nos jactáramos de todo lo que sí hacemos. Encontramos a veces las “razones” para alejarlos: o porque vemos que están menos en el día a día o porque creemos que no se involucran “lo suficiente”. ¿Cuánto necesitamos que estén ahí? Y más importante aún ¿en qué necesitamos que verdaderamente estén? ¿Queremos que sean iguales a nosotros? ¿Cómo abrimos la puerta para que ellos sean parte de manera distinta a la nuestra?. Quizás podríamos empezar por mirar y valorar lo que sí hacen, lo que aportan en la crianza y lo mucho que enseñan con su mirada de la vida… diferente a la nuestra.

Si pienso en mi papá no puedo dejar de mirar todo eso que me aportó en la vida. Me entregó la contención y tranquilidad en momentos de duda. Me enseñó la importancia de mantener el equilibrio, y dentro de su simpleza, siempre me ayudó a no angustiarme antes de que los problemas pudieran ocurrir. Siempre lo escuché decir “no intentes solucionar problemas que no existen” (frase que uso con casi todos mis pacientes). Con esas quizás, simples palabras, me entregó la certeza de que siempre tuve y tendré las herramientas de enfrentar lo que venga. Si la vida se pone cuesta arriba, no necesito tener todo bajo control antes de que eso ocurra, porque eso es enredado y básicamente imposible. Me enseñó a ser simple, y confiar en mí y en mis recursos por sobre todas las cosas. Nunca dejó ni una mínima ventanita de duda, de que yo era capaz de hacer y enfrentar lo que me trajera y propusiera en la vida.

artleo.com-6826

Mi papá me enseñó el valor de la austeridad y la humildad, que no necesitamos adornarnos de cosas materiales para hacernos valer, ni para valorarnos a nosotros mismos. Tengo grabado a fuego que podemos ser felices con tan poco y que no necesitamos “tener” para buscar la alegría. Porque la felicidad se encuentra en los lazos de amor, en los vínculos y en cómo ponemos al otro como una pieza fundamental en nuestras vidas.

Con su pragmatismo me ayudó a ser realista cuando yo quizás solo quería soñar, me ayudó a buscar objetivos claros y alcanzables, siempre confiando en que yo lograría todo aquello que me propusiera con trabajo y empeño. Me enseñó de la perseverancia y de como con responsabilidad, compromiso y trabajo duro se logra todo aquello que te propongas… aunque en el proceso cueste y te caigas mil veces. Mi papá me enseñó que existe espacio para el error y que de ellos aprendemos, que de las crisis salimos fortalecidos y que es ahí cuando podemos encontrarnos con nuestras sombras, abrazarlas y quererlas.

383738_87402

Mi papá me enseñó la cautela, pensar bien las cosas antes de actuar, tener un plan y alternativas. Su racionalidad me permitió mirar que en el universo existen miles y miles de alternativas y es uno la que elige cual tomar. Siempre dejaremos una por otra y entonces tenemos que asumir lo que eso conlleva. Me enseñó a crecer y a volar, siempre con la cautela de no estrellarme. Me enseñó a cuidarme, quererme y respetarme, y en mi adolescencia pude cuidarme desde el cuidado incanzable de él, que nunca bajó los brazos. Mi papá me enseñó el respeto, el respeto profundo por el ser humano, el nunca pasar a llevar al otro y siempre poder mostrar tu punto de vista pero sin críticas o juicios. Logré aprender de la tolerancia y mucho me enseñó en aceptar y valorar la individualidad y diversidad.

padre-e-hija-2

Hoy veo al papá de mis hijos y se también cuánto les está enseñando: simpleza, autonomía, respeto, perseverancia, compromiso, el valor del deporte y el juego, la empatía, el regalo del tiempo y el respeto por el ser humano. Mi papá y mi marido no se diferencian en casi nada. Quizás solo que mi papá es más “machista” y nunca se metió en las labores del día a día de la crianza, por otro lado mi marido cumple el mismo rol que yo. Existe un equilibrio pleno entre lo que yo hago y lo que el va asumiendo en la crianza. Y entonces creo que al final, si bien ha sumado infinitas enseñanzas para mis hijos tener un papá más inmerso en las labores domésticas, creo que lo más importante, verdadero y profundo es todos aquellos valores que nos entrega la figura de nuestros padres. Finalmente su amor incondicional, su alegría, su respeto, su cariño y su conexión emocional es lo que vienen a regalarnos en nuestra vida. Todos necesitamos mamá y papá, ambos nos entregan distintas enseñanzas, valores y maneras de ver la realidad.

papaehija5

Dejemos de relegar el rol del hombre al trabajo y sostén económico, ellos son muchísimo más importantes. Son fundamentales en los lazos de amor que van construyendo con nuestros hijos. Hoy solo puedo agradecer: agradecer al papá que tengo y me enseñó tanto, agradecer al papá de mis niños que me sigue enseñando día a día, agradecer que somos dos en esta tarea de hacer familia y que nos equilibramos en nuestras miradas, formas, valores y maneras de hacer familia.

buenas-frases-sobre-madres-padres-e-hijos

El desafío está en dejar espacio para que cada uno, en su rol e individualidad, aporte desde ahí a nuestros hijos. Ninguno es más importante que otro, ninguno hace más que el otro. Somos distintos y en esa diversidad crecemos como personas y hacemos crecer a nuestros hijos en su mirada al mundo. Y a ti, ¿qué te enseño tu papá? ¿qué quieres que tus hijos aprendan de su papá?. Y tu papá, ¿Qué quieres dejar marcado a fuego en tus hijos?…..solo les digo: ¡que nada los detenga!.

¡Feliz día a todos los padres! (SOBRETODO AL MÍO)

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

 

Read more