4 Dinámicas sobre Liderazgo que Fomentan su Desarrollo

Para muchos expertos de recursos humanos, las dinámicas grupales de liderazgo suelen ser simples juegos que contribuyen a identificar a uno o más líderes dentro de un grupo. Sin embargo, es evidente que las dinámicas sobre liderazgo que mejor funcionan en un lugar de trabajo no sólo ayudan a identificar a un líder sino a fomentar y fortalecer el liderazgo en todos los empleados. Este tipo de dinámicas grupales de liderazgo dan aún mejor resultado si las extiendes a lo largo del tiempo. Es decir, si en lugar de ser actividades de dos o tres horas son proyectos a más largo plazo.

Definición de dinámicas grupales de liderazgo

Llamamos dinámicas sobre liderazgo a aquellas actividades que se llevan a cabo para identificar o fomentar el liderazgo entre un grupo de personas, ya sean niños, adolescentes o adultos. (Obviamente nosotros nos ocuparemos de éstos últimos).

Las mejores dinámicas sobre liderazgo son las llamadas aprendizaje en acción

No hay duda que la mejor manera de aprender algo es hacerlo uno mismo.4 Eso va desde aprender a andar en bicicleta hasta liderar un equipo de trabajo. Es sabido que pocas cosas son tan efectivas a la hora de aprender como la experiencia personal. Por lo cual, los mejores ejemplos de dinámicas de liderazgo eficaces son proyectos que los participantes llevan a cabo del principio al fin. Estos proyectos ofrecen a los individuos una oportunidad de tomar riesgos que por lo general no están acostumbrados a tomar en su lugar de trabajo por temor a ser sancionados si cometen un error. (Actitud, aún más común en las mujeres que en los hombres).

Para superar esta tendencia, es probable que sea necesario que trabajes con programas externos donde tus empleadas puedan experimentar lo que significa asumir riesgos y responsabilidades sin temer repercusiones laborales.

Este es el tipo de coaching empresarial de liderazgo que ofrecemos en el Red Shoe Movement, donde, por ejemplo, un grupo de mujeres, sin experiencia previa, planifica e implementa uno de nuestros eventos. El resultado es notable. Las mujeres reconocen su liderazgo personal y es tal la satisfacción de haber obtenido un logro tan grande en un corto plazo que se sienten motivadas para practicar sus nuevas destrezas en su trabajo. Hay pocas dinámicas sobre liderazgo que puedan darte resultados de esta envergadura.

Para dinamicas sobre liderazgo aplicamos el Principio 2 del RedShoeMovement y a veces eso implica involucrarlas en actividades fuera de tu empresa.

Algo similar puede ocurrir con actividades que tus empleadas realicen en organizaciones sin fines de lucro. Por ejemplo, la iglesia, fundaciones enfocadas en causas sociales, algún club local, etc. Muchas mujeres se involucran a alto nivel con este tipo de organismos donde suelen tener más responsabilidades y personas a su cargo que en su propio lugar de trabajo. No dejes de aprovechar la experiencia que obtienen allí en áreas como el manejo de finanzas, de personal, o de organización de eventos, para ir moldeándose como líderes.

Tipos de dinámicas sobre liderazgo

Fuera del aprendizaje en acción, existen una gran variedad de actividades útiles, algunas más lúdicas y otras más intelectuales, para que los empleados reconozcan su propia capacidad de liderar. Dependiendo del grupo y de la destreza específica que se quiera desarrollar, deberás escoger la más apropiada dentro de los numerosos ejemplos de dinámicas de liderazgo. Para ello es útil tener en cuenta los distintos tipos.

Motivacionales: Son actividades cortas, los típicos rompe hielos que a menudo se utilizan al comienzo de un evento o de una presentación. Dentro de este grupo de dinámicas sobre liderazgo también se encuentran actividades recreativas para levantar el estado de ánimo de los empleados. Uno de los ejemplos de dinámicas de liderazgo motivacional más interesante es el dehacer lo imposible posible tal como lo ves en este video.

Autodescubrimiento: Son las actividades dirigidas a cobrar conciencia sobre aspectos que hacen a la gestión personal. Incluyen áreas como toma de decisión, estilo de comunicación, manejo del tiempo, creatividad, responsabilidad individual, negociación, etc. Ejemplos de dinámicas de liderazgo de autodescubrimiento incluyen: ejercicios donde cada empleado debe diagnosticar un problema y proponer una solución; dos o más grupos que deben completar tareas determinadas en un tiempo limitado, etc.

Fortalecimiento del grupo: Son las clásicas dinámicas grupales de liderazgo en las que se llevan a cabo actividades para reforzar aspectos específicos como: resolución de conflictos, fortalecimiento de valores compartidos, colaboración, calidad del trabajo, obtención de consenso, etc. Dos ejemplos de dinámicas de liderazgo para fortalecer al grupo son: ejercicios donde algunos de los participantes dirigen a sus compañeros que llevan los ojos vendados para cumplir ciertas tareas; ejercicios donde los participantes, subdivididos en dos grupos, afrontan una situación que deben resolver entre todos antes que el grupo competidor.

 

Identificación del líder: Este grupo de dinámicas sobre liderazgo incluye todas aquellas actividades diseñadas para identificar un líder dentro del grupo. Incluye actividades en las que se hace rápidamente evidente que la mejor manera de resolver una situación es designar una persona capaz de escuchar las necesidades del grupo y dar a la vez directivas claras.

Cualquiera sea el desafío que estés enfrentando, implementar la dinámica sobre liderazgo adecuada puede ayudarte a resolverlo. ¡Tómate el tiempo para explorar cada una y elegir la más conveniente!

Extraido de http://redshoemovement.es/blog/

Read more

¿Manejas tus emociones o dejas que funcionen en automático?

¿Eres una de esas personas que cuando se levanta de mal humor se deja llevar por el enfado durante el resto del día? Es decir, que si te levantas  con mal pie, el resto del día ya no tiene arreglo.

Si crees que la respuesta a esta pregunta no es importante te daré sólo un dato, en recientes estudios los científicos ha demostrado que las emociones no controladas pueden tener consecuencias sobre nuestra salud mental (riesgo de depresión, ansiedad, etc.) y física (hipertensión, patologías cardiovasculares…).

Un estudio realizado por el University College de Londres ha demostrada que existe una relación directa entre las emociones no gestionadas y los accidentes cardiovasculares.

Este estudio también ha constatado que las personas que gestionan sus emociones disponen de una mayor probabilidad de tener buena salud en general, de vivir mas años y gozar de relaciones sociales de calidad.

En lo que respecta a tus emociones, nunca funciones en automático

Imagen de un avión volando en automaticoLa mayor parte de las veces, actuamos de manera automática ante determinadas situaciones.  No pensamos, simplemente, nos dejamos llevar. Y eso puede tener unas consecuencias nefastas para nuestras vidas. En un avión, el piloto automático permite que ciertos mecanismos funcionen sin intervención humana, y en nuestra vida cotidiana suele ocurrir lo mismo.

¿Cuántas veces te has descubierto haciendo algo “en automático”? Por ejemplo, coger el coche y llegar al destino sin haber reparado conscientemente en el itinerario, como si el coche se condujera solo. O bien leyendo un libro, pasas la página y descubres que no te has enterado de mucho de las páginas anteriores. Tu mente estaba vagando y has ido “leyendo” en automático.

El comportamiento automático tiene la ventaja de la rapidez de ejecución, por ejemplo, lidiando con el tráfico, a veces necesitamos respuestas rápidas, como cuando a nuestros antepasados les aparecía un “mamut por la derecha” y debían reaccionar con la mayor rapidez, porque hay ocasiones en las que los segundos son vitales.

El modo automático también nos permite realizar varias tareas a la vez, y realizar de modo mas sencillo tareas muy complejas como ir en bicicleta.

¿Cuál es la parte negativa? El “piloto automático” nos hace repetir hábitos que no siempre son útiles. Por ejemplo, cuando reaccionamos de modo agresivo cuando alguien te plantea una crítica.

Dos de las respuestas comunes ante el estrés emocional son la agresividad o el anular la comunicación, encerrarnos en nosotros mismos y no decir nada. Al actuar así, estamos siendo victimas de nuestras emociones, perdemos la libertad de elegir la respuesta mas adecuada a cada situación.

Ejercicio práctico para evaluar tu “piloto automático”

A continuación te planteo un ejercicio práctivo para ayudarte a detectar aquellos momentos en los que actúas en “piloto automático”:

-Recuerda 6 momentos en los que a lo largo de las pasadas semanas hayas actuado en automático:

Por ejemplo:
1.- Viendo un programa de tv y, cuando hacen el corte para publicidad, descubres que no tienes ni idea del contenido del programa.

2.- …………………………………………………………………………………………………………………

3.- …………………………………………………………………………………………………………………

4.- …………………………………………………………………………………………………………………

5.-…………………………………………………………………………………………………………………

6.- …………………………………………………………………………………………………………………

Ahora, señala con un + los momentos en los que funcionar en automático te ha sido útil y con un – cuando haya sido inadecuado.

A continuación recuerda otros cuatro momentos en los que haya funcionado el “piloto automático” cuando estabas con tu familia, pareja, amigos…

1.-  Estás hablando con tu madre y, mientras lo haces, envías mensajes vía móvil a una amiga.

2.- …………………………………………………………………………………………………………………

3.- …………………………………………………………………………………………………………………

4.- …………………………………………………………………………………………………………………

Los malos dias no existen, tan solo son malos momentos

Ahora que has podido tomar perspectiva sobre estas situaciones, ¿cómo las valoras? ¿crees que vale la pena realizar algún cambio en tu forma de actuar?

Recuerda que eres dueña de tu vida, convierte tu libertad en valor.

Read more

3 FORMAS DE DESCUBRIR LO QUE DE VERDAD TE GUSTA (TU PASIÓN)

Una de las preguntas que más me hacen las mujeres profesionales estancadas, y que quizá tú también te plantees, es cómo averiguar tu pasión o pasiones, lo que de verdad te gusta, para poder dedicarte a ello y sentirte realizada.

El tema de sentirse realizada en realidad implica más que simplemente saber qué te apasiona. Además otro punto importante es que no todo lo que te apasiona tiene que ser una salida profesional, pero de eso hablaremos en otro momento.

Si dudas sobre qué es lo verdad te gusta, esto es lo que yo he encontrado que, por experiencia, funciona para encontrarlo.

 

1. Cosas que te gustan desde la niñez

Hay muchas personas que desde pequeñas saben qué quieren hacer. Me pasó a mi con la ciencia, por ejemplo. Desde bastante pequeña siempre quise ser científica. Pero también había otras cosas que me encantaban, por ejemplo la egiptología (de hecho, estuve considerando ser arqueóloga también) y escribir. Desde pequeña escribía cuentos. Como ves, algunas de esas cosas se trasladaron hasta ahora, otras las he dejado en el camino.

Así que recuerda qué te entusiasmaba de pequeña y decide si todavía despierta algo en ti o ya no.

 

2. Cosas que vas descubriendo probando

Esto es importante, sentada en tu casa haciendo siempre lo mismo es difícil que descubras lo que te apasiona. ¡Hay que atreverse a probar cosas nuevas!

Sentada en tu casa haciendo siempre lo mismo es difícil que descubras lo que te apasiona.

Por ejemplo, cuando yo estudiaba Biología, descubrí que me encantaba la biología marina y durante un breve tiempo consideré dedicarme a ello (al final ganó la genética : ) Más adelante empecé a hacer cursos sólo por placer, probando cosas que me interesaban: coaching, cocina, jeroglíficos, traducción, danza del vientre, doblaje, son unos ejemplos. Así puedes ir descubriendo qué te gusta, qué te apasiona, qué dejarías como mera afición y qué despierta algo más y te da ganas de dedicarte profesionalmente a ello.

Para seguir con el ejemplo, yo descubrí que la traducción me apasiona y de hecho hasta encontré un trabajo (que luego no acepté). Descubrí también que la cocina mejor como afición y que el doblaje es una algo que considero porque me apasiona también. Y por supuesto no hace falta que te diga qué descubrí al hacer el curso de coaching

Todo esto lo he descubierto probando y atreviéndome  a hacer cosas por las que sentía interés. ¿Qué es lo que te interesa a ti? ¿Por qué no pruebas y haces algún curso?

 

3. Profundizando

Esto también es fundamental y frecuente, muchas pasiones las descubres profundizando en un tema. Por ejemplo, cuando empecé con mi negocio después de la etapa de “quiero que todos mis clientes aparezcan de la nada” me di cuenta de que necesitaba aprender marketing y ventas, algo que no me gustaba nada. Después de aprender, aplicar y ver resultados me empezó a apasionar ¡y ahora me encanta! De hecho, en mis cursos y programas enseño a mis clientas las estrategias de marketing que yo uso; y me gusta tanto que sigo aprendiendo y formándome. Me llegas a decir esto hace unos años y no te habría creído.

Seguro que tú lo has experimentado alguna vez, empezar algo con cierto resquemor y al cabo de un tiempo darte cuenta de que te encanta. Cuando te dedicas a algo a fondo, muchas veces se vuelve una pasión. No siempre por supuesto, pero no pienses que probando algo brevemente ya vas a saber si es a lo que quieres dedicarte. En la mayor parte de los casos no puedes saberlo, necesitas más tiempo.

 

Estas son, según mi experiencia, tres formas de encontrar lo que te apasiona y es que te pueden gustar o interesar muchas cosas pero que te apasione algo normalmente implica mucho tiempo haciendo ese algo. Así que piensa, ¿a qué le sueles dedicar mucho tiempo casi sin darte cuenta?

 

____________________________________________________

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

Primera caminata de mentoreo femenino conecta a mentoras y aprendices

Más de 30 mujeres se reunieron a compartir sus experiencias

El día sábado 12 de marzo se realizó la primera caminata de mentoreo femenino
coorganizado por El Movimiento 7 Reinas, Girls in Tech, Wunder Group, Observatorio
contra el acoso Callejero y Mundo Mujer, organizaciones que en su conjunto se
complementaron para conectar a más de 30 mujeres. La actividad tenía como objetivo
reunir a mentoras con aprendices, en el contexto del Día de la Mujer.. Participaron un total de 14 mentoras y 26 aprendices, y el formato de la actividad consistió en un desayuno en el coworking CasaCo, ubicado en Alcantara 443. Luego se armaron tríos, compuestos por 1 mentora y 2 aprendices, que estuvieran vinculadas por temáticas de interés, para posteriormente realizar una caminata por el Parque Central de Presidente Errázuriz.

La iniciativa conectó a mujeres líderes en sus áreas, como la coordinadora de Onu Mujeres
Chile Maria Ines Salamanca; Pamela Gidi, VP Marketing y Comunicaciones, DirecTV Latam;
Andrea Obaid, Conductora programa «Tecnociencia en ruta» y fundadora de NeuronaGroup
y Endorfinas; Fran Solar, Escritora de ficción y periodista digital, con jóvenes mujeres que están comenzando sus negocios, de esta manera no sólo se fortalecieron sus conocimientos y se reafirmó la visión de sus emprendimientos, sino que se generaron redes, que se esperan seguir expandiendo en próximas versiones de la actividad. Esta
iniciativa tenía como propósito acortar las brechas entre mujeres, y que desde sus lugares puedan potenciarse con motivación mutua, y así vincular diversos rubros, complementándose y retroalimentándose con ideas para el desarrollo de sus proyectos.

MENTOREO MUJERES
Por su parte la psicóloga Lorena Gallardo directora de 7 Reinas Chile comentó la importancia de esta actividad para las mujeres:

“Las mujeres necesitamos de un modelo de rol válido a quien seguir por eso 7 Reinas lo
que hace es acercar esos modelos de rol, mujeres que generan alto impacto a espacios
comunes donde otras puedan ir a saludarlas, conocerlas cara a cara, saber cómo hicieron
en cuanto éxitos y fracasos en sus vidas profesionales. Es una experiencia de aprendizaje
muy poderosa tanto para la mujer que ya es exitosa y entrega sus conocimientos como para
aquella que viene a buscar empoderarse”.

“Me pareció una red de mujeres increíbles, me encanta la energía que se genera cuando hay mujeres creativas, ávidas de aprender y de contar su experiencia. La mujer tiene que ser generosa, no tenemos que tener miedo de dar a otros conocimiento, y esta es una instancia genial para eso” comenta Paula Avilés, Directora taconeras.net y medios digitales Televisa.

La iniciativa tenía doble misión, motivar a aprendices, quienes andan en búsqueda de orientación y mentoras, quienes también están en una constante senda de aprendizaje.
“Esta actividad me dio más vitalidad, abriendo las posibilidades de acción. Mi mentora Pía Ramirez, Directora Plus Hunting, me ayudó mucho a abrir las puertas que no sabía que existían, así que me siento muy agradecida de la oportunidad” contó Laura Retamales, coach y emprendedora.

Para la primera chilena en terminar un Dakar, Paula Gálvez, también fue una importante
actividad, en donde contar su experiencia fue lo que más destacó.
“Esto es súper importante para uno que quiere contar su historia, y que haya gente que la
quiere escuchar y que le interese, que anda buscando su camino, y a veces con una
palabra, con una frase o con una historia puedes ayudar a alguien a tomar una decisión en
su vida, eso es el mejor regalo no solo para la persona que lo escucha, sino que para la
persona que lo entrega” comentó Paula.

Un caso de éxito de la conexión lograda en la 1era Caminata de Mentoreo Femenino fue el
vínculo entre Beatriz Rodés, Directora de Ranopla Chile y la escritora Francisca Solar.
Ranopla, es una plataforma que fomenta la lectura en estudiantes de básica por medio de
una plataforma tecnológica, justamente uno de los temas de interés de la escritora
Francisca Solar. La Directora de Ranopla ya tenía la intención de incorporar los libros de la escritora en su plataforma y gracias a esta iniciativa generaron el vínculo.
“Uno realmente no le toma el peso a la experiencia profesional hasta que alguien te hace
una pregunta que tu puedes responder desde tu experiencia, de hecho muchas de las
preguntas que yo respondí fueron desde mi conocimiento personal como mujer, y no desde
mi conocimiento técnico, desde dónde yo vivo mi experiencia profesional, el cómo me sentí
en una situación o cómo lo viví son respuestas que no se pueden encontrar en Google, eso
sólo se responde en la conversación con una persona” Concluye Fran Solar

 

Escrito Por Nicolle Knüst

Read more

Qué hacer cuando tu negocio no progresa como tú quieres (3 alternativas)

¿Llevas un tiempo estancada, dispersa y sin tener los resultados que quieres y no sabes cómo superar ese bache? Tener altibajos es algo muy frecuente y normal en un negocio, al igual que pasar algún que otro bache. Si esta es tu situación y aunque quieres mejores resultados no sabes cómo hacerlo, te dejo tres alternativas en función de en qué etapa del negocio estés:

 

1. Aplica un modelo/sistema probado

Si estás empezando o llevas relativamente poco tiempo, y tu problema es que no tienes suficientes clientes o ingresos y te gustaría al menos ganarte la vida, algo que funciona muy bien es aprender de alguien que ya lo haya logrado. Alguien que tenga un negocio justo cómo tú lo quieres y al que le vaya bien. Un mentor o mentora que te pueda enseñar paso a paso qué hacer para que tú también tengas esos resultados. Esta opción funcionó para mi negocio en dos ocasiones diferentes, contraté a la persona para que me guiase, cambié el modelo de mi negocio, actúe y tuve muy buenos resultados. Tanto al comienzo como un poco más adelante.

Es la manera más rápida de empezar a tener resultados y dejar de perder tiempo y motivación haciendo cosas al azar. Eso sí, hay que tener en cuenta tres cosas fundamentales para que esto funcione y te sientas satisfecha:

– No lo intentes copiando el modelo de otra persona, por detrás de los que ves hay mucha estrategia y copiar sin más no te dará resultados.

– Tienes que actuar, no sirve de nada si pones excusas y no haces lo que te dicen. Si has contratado a alguien es para hacerle caso, si no, ni te molestes. Esto parece una tontería, pero no todo el mundo es capaz de simplemente hacer lo que hay que hacer.

– Es fundamental que la mentora que elijas sea alguien en quién confíes y que te guste el modelo de negocio que tiene y que enseña. No tiene sentido aprender algo que luego no quieras poner en práctica porque en realidad tú quieres otra cosa.

 

2. Mejora lo que ya tienes con buenas estrategias de marketing

Está claro que el marketing es fundamental en cualquier etapa de tu negocio, pero hay momentos en los que centrarse en el marketing (y, si es necesario, contratar a una asesora de marketing) te puede dar resultados especialmente buenos, y momentos en los que te ayudará más otra opción. Por ejemplo, al poco de empezar mi negocio contraté a una asesora de marketing (a dos, de hecho) y aunque eran muy buenas no veía resultados. Simplemente porque mi modelo de negocio no estaba bien definido, en ese momento lo que necesitaba era definir mi modelo, no centrarme en técnicas de marketing.

Sin embargo, si tienes un negocio establecido y estás contenta con tu modelo pero has llegado a un tope y no sabes cómo crecer, sacarle más provecho y tener más ingresos sin acabar agotada, entonces mejorar cosas cómo estrategias de lanzamiento de programas, publicidad en redes sociales, textos que venden, ventas, conversión de tu web, aumentar la lista y el porcentaje de apertura, por nombrar unos ejemplos, podría ser lo que necesitas para dar ese salto sin tocar lo fundamental, los cimientos. Y aquí es donde entra una asesora de marketing (Laura Ribas es un ejemplo perfecto y muy recomendable).

 

3. Reestructura tu modelo creando algo más personalizado

Hay veces en las que las cosas te van bien pero no sabes cómo escalar tu negocio, cómo hacer que crezca y ves que dar el salto supondría complicar mucho las cosas y tener una carga de trabajo excesiva o cambiar a un modelo de negocio que no te satisface tanto.  ¿Cuál es la alternativa entonces?

En este caso puedes pensar a corto plazo y mejorar tu marketing para ver buenos resultados, pero también es imprescindible pensar a más largo plazo para que tu modelo de negocio no acabe quemándote. Así que sería momento de reestructurar tu negocio, volver a los cimientos y valorar tus objetivos y necesidades, eliminar lo que no funciona o no te aporta tanto, potenciar aquello que te encanta y en lo que destacas especialmente y crear un nuevo modelo a medida, más simple y ya no basado en el sistema de otra persona, por muy bien que funcione.

 

Ahora piensa en lo que ya tienes y decide:

1. Estoy bien por ahora : )

2. Acabo de empezar y necesito un sistema paso a paso probado.

3. Me encanta mi modelo, pero quiero mejorar los resultados.

4. Es hora de crear algo más personalizado que me permita crecer pero también cumplir otros requisitos (menos complicaciones, más tiempo libre,…)

 

Cada punto requiere su estrategia y su esfuerzo. Yo te puedo ayudar si tu caso es el 2 o el 4, enseñarte mi sistema probado o ayudarte a crear algo personalizado. Si lo que quieres es ir mejorando estrategias de marketing avanzadas, busca ayuda en ese tema.

 

Así qué dime, ¿cuál de las tres alternativas necesitas tú ahora mismo? Cuéntamelo en los comentarios y, por favor, comparte  si crees que puede ayudar a alguien más:  )

____________________________________________________

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera. Si buscas claridad, motivación, acción y resultados, recibe su boletín gratis en www.aidabaida.com.

 

Read more

La (gran) diferencia entre la seguridad y la arrogancia

Tener confianza en uno mismo es fundamental para poder gozar de una vida plena y no depender de la buena opinión de los demás, si bien uno de los problemas surge cuando en ocasiones la confianza no se expresa de una manera apropiada. Otras veces, se confunde confianza y arrogancia, especialmente cuando las personas que así lo juzgan tienen una baja autoestima, pues para ellas, cualquier demostración o expresión de fuerza interna es percibida de manera negativa. Este tipo de personas no pueden soportar que otros tengan presencia, independencia de espíritu y que no vayan por la vida pidiendo permiso. En estos casos, se trata de una proyección propia del observador, incapaz de soportar que otros exhiban comportamientos que ellos envidian y que están fuera de sus habilidades. En lugar de mirarse hacia adentro y resolver sus carencias, prefieren criticar y juzgar duramente a aquellos que
logran llevar a cabo lo que ellos soñarían y no se atreven a hacer.

Esas personas no podrían estar más equivocados; la arrogancia es otra cosa. El individuo arrogante suele presentarse de una manera aplastante, fanfarrona y egocéntrica que no permite el diálogo y se sitúa automáticamente por encima de los demás, despreciando y ninguneando a los que considera están por debajo (todos los demás).

Por lo general, las personas más realizadas, sabias, excepcionales, son seguras, y por lo tanto no tienen la necesidad de ir mostrando lo increíbles que son. Sin embargo, los arrogantes destruyen sus oportunidades por diversas razones que valdría la pena enumerar:

1. Cuando eres arrogante, tiendes a anclarte en una cerrazón mental (por lo tanto, tendrás menos probabilidades de buscar nuevas técnicas y conocimientos, y como piensas que te lo sabes todo, dejas de seguir creciendo) .

2. Cuando eres arrogante, piensas que las personas te pueden aportar muy poco. Esto te impide establecer conexiones que puedes necesitar más adelante en la vida.

3. Cuando eres arrogante, tiendes a hablar más que a escuchar. Recordemos que se nos dio una boca y dos oídos por una razón; podemos aprender de la escucha, mientras hablar continuamente nos aporta poco beneficio.

4. Cuando eres arrogante, te crees que siempre tienes la razón. Esto conduce a falsas suposiciones, y te hace más propenso a cometer errores. Una segunda opinión sobre algo no te hace menos capaz; al contrario, demuestras que sabes valorar el trabajo en equipo, y muestras tu humildad, cualidades que mucha gente valora y busca.

5. Nadie quiere estar cerca de un ser engreído o soberbio a menos que pretendan algo de ti. Llegará el día en que te des cuenta que estás solo y las únicas interacciones sociales que puedes conservar son las utilitaristas, únicamente se quedarán a tu alrededor aquellos que quieran utilizarte.

6. Cuando eres arrogante, demuestras que no estás dispuesto a trabajar en equipo, y esto aniquila otras oportunidades de trabajo y de progresión laboral.

7. La arrogancia a menudo esconde paradójicamente una falta de confianza, una falta de conocimiento y muchas inseguridades. En ese afán por esconderlo, la arrogancia puede llevar a acciones poco éticas. Los arrogantes piensan que son infalibles, y toman un callejón sin salida.

Esto significa que el día en que una persona arrogante falla, lo que terminará ocurriendo, hará lo necesario para encubrir ese fracaso. Muchas veces, estas personas recurrirán a medidas extremas para asegurar que su culpa no se descubra, incluso cuando se trata de actos poco éticos.

Recordemos que la confianza es tranquila y las inseguridades son ruidosas. La modestia y la humildad son mucho más útiles. Aunque es comprensible que a la gente le guste presumir y hablar de sí misma, llega un punto en el que se vuelve molesto, irritante, cansino y a veces hasta ofensivo para los que tienen que aguantarlo.

Fuente: El Huffington Post

Autora: Mónica Esgueva

Read more

5 maneras de superar la adversidad y salir adelante

Si aceptas que a todos nos tocan momentos difíciles en la vida será más fácil superar la adversidad.

Por más que te esfuerces en evitar todo tipo de dificultades tarde o temprano se te presentarán situaciones complicadas. Es parte de la vida y si lo asumes como un aprendizaje, de lo que nos va haciendo madurar y crecer. Lo fundamental es tener presente que la mejor manera de superar la adversidad es enfrentarla con una actitud positiva. Es verdad que hay ciertas circunstancias más dolorosas o difíciles que otras, y que hay momentos en que antes de poder superar la adversidad debemos pasar por un proceso interno de aceptación o, en algunos casos, de duelo.
Para superar la adversidad es importante establecer objetivos realistas.

No hay recetas mágicas para superar la adversidadcompensando_fuerzas
Es así. Cada uno encuentra la mejor manera de superar la adversidad de acuerdo a su personalidad, su experiencia de vida, y sus recursos emocionales y psicológicos. Pero hay algunas estrategias que puedes usar para ayudarte a salir adelante más rápido. Aquí van.

5 maneras de superar la adversidad
1.- Acepta que es inevitable experimentar situaciones difíciles. Cuando admites que es natural que en algún momento de tu vida tengas un revés serio, te será más fácil aceptarlo. El primer paso para superar la adversidad es reconocer que le ocurre a todo el mundo y no replantearte por qué te ocurrió a ti. Ya sea que tengas una enfermedad seria, que haya muerto algún ser querido, que te hayan echado del trabajo o cualquier otro problema que se te presente, esa admisión te va a ayudar emocional y psicológicamente. Deja de preguntarte “por qué yo” o “por qué a mi” y acepta que es parte de la lotería de la vida.

Proponte conscientemente no dejarte derribar y superar la adversidad.
¡Busca alternativas diferentes para remontar este problema!

 

2.-Rodéate de un grupo fuerte de amigos, colegas y familiares en los que te puedas apoyar. Personas positivas que te quieran y con las que puedas evaluar alternativas, discutir ideas y soluciones para tu problema. Hay personas que cumplirán la función de escucharte y contenerte. Otras que buscarán respuestas prácticas para tu situación. Otras que te acompañarán a lo largo del tiempo que tome superar la adversidad con la que te enfrentas. Agradece a cada una el rol que puede jugar en tu vida en este momento y evita aislarte. Es en momentos como éstos en que lo peor que puedes hacer es encerrarte en tu soledad. Aunque te de vergüenza pedir ayuda o contar lo que te ha pasado, nada puede ser tan grave como para que le cierres la puerta a tus seres queridos. Hablar de lo que te pasa es una manera sana de empezar a superar la adversidad.

3.-Escribe acerca de lo que te ocurre. La escritura es terapéutica y te ayudará a sentirte mejor. Volcar tus estados de ánimo, tus temores, tus fantasías acerca de lo que está pasando te ayudará a encontrar la mejor manera de salir adelante. No hace falta que nadie vea tus escritos. Son para ti.
4.-Desarrolla un plan de acción. Nada ayuda a superar la adversidad —y los sentimientos de impotencia, tristeza y bronca que suelen ir asociados con ella— tanto como un plan de acción. Cuando nos ponemos en marcha, cuando tenemos algo concreto para hacer, nos sentimos en control, el mejor antídoto para cuando algo inesperado te ocurre. Ponte objetivos realistas para salir adelante y anótalos en un calendario para que puedas ir cumpliéndolos. Por ejemplo, si te echaron del trabajo date un tiempo breve para procesar el revés, cuéntale lo acontecido a un par de personas de tu red y siéntate con ellas a armar un plan de acción para encontrar un nuevo empleo. Anota cuándo empezarás la búsqueda, con quiénes vas a hablar para que te presenten contactos, a cuántos eventos por mes vas a asistir para aumentar tus posibilidades de conocer gente, etc. Cuanto más detallado sea tu plan, antes superarás el mal momento.
Prepara tu plan de acción para salir de la tristeza, impotencia o rabia que te inspira una situación adversa

5. Busca ayuda profesional. Hay ciertos problemas que requieren de la ayuda de un profesional. La muerte de un ser amado, un divorcio, una enfermedad grave ya sea tuya o de algún familiar, una bancarrota, son circunstancias difíciles de sobrellevar sin asistencia especializada. Si esté es tu caso, no dejes de contactar a un médico, psicólogo, asesor espiritual u otro profesional que te ayude a superar la adversidad que enfrentas. No dejes que tus prejuicios te inhiban de buscar la asistencia adecuada.

Extraido de http://redshoemovement.es/blog/

Mariela Dabbah es escritora, conferencista y coach. Como Coach por más de 20 años ha apoyado el desarrollo de carrera de hombres y mujeres latinos en USA , Mariela como integrante de la Red de Profesionales de Mundo Mujercomparte en esta web un material muy interesante para ti, todo basado en su experiencia.

Conoce más de Mariela Dabbah:
Author. Speaker. Consultant
914.772.5603
URL: MarielaDabbah.com
TWITTER: MarielaDabbah
FB: MarielaDabbah
FB: RedShoeMovement

Autora del libro “Poder de Mujer”

Read more

5 Recomendaciones para que tus clientes estén satisfechos con tus servicios

Me preguntaba una lectora hace poco cómo lograr que sus clientes estén satisfechos con sus servicios. Es una pregunta muy interesante y aquí te dejo mis recomendaciones teniendo en cuenta lo que me dicen mis propios clientes y lo que yo he experimentado como clienta : )

 

1. Asegúrate de solucionar un problema real, de escuchar lo que te piden.

Es más frecuente de lo que parece (y uno de los grandes errores que pueden perjudicar a tu negocio) crear servicios pensando enlo que tú crees que quiere la gente  en lugar de tener en cuenta, posiblemente lo más importante cuando ofreces un servicio, ofrecer lo que te piden. No lo que tú crees que necesitan, no lo que tú crees que les va a encantar (¿te das cuenta de que pensando así, te centras en ti?), sino lo que ellos quieren.

Crear ofertas y servicios hechos a medida de sus necesidades, que tú sepas que les va a encantar porque antes les has preguntado y escuchado, y por eso sabes lo que quieren. Cuando a una persona le ofreces lo que está buscando las probabilidades de que quede satisfecha aumentan mucho.

 

2. Calidad, calidad y calidad.

Esto es imprescindible. Si quieres que queden satisfechos, da lo mejor que tengas, que tu servicio sea de calidad, que lo que ofrezcas sea bueno o, mejor aún, excepcional. Una de las mejores cosas que te pueden decir tus clientes es, como me dijeron a mi recientemente: “Qué generosa eres en el curso con la información, añades mucho más de lo que dice”. Eso es lo que quieres, información que cambie la vida o el negocio de tu cliente, da lo mejor.

Además, aunque el contenido es lo que de verdad importa, si el envoltorio también es de calidad mucho mejor. Yo me he apuntado a muchos cursos de marketing, algunos básicos de contenido bueno (y repito porque quedo satisfecha) y otros buenos y también bonitos (con un diseño cuidado, entonces repito y mejora mi imagen sobre la persona que lo ofrece).

Y no te dejes engañar, el contenido tiene que ser bueno independientemente del precio de programa, tanto si es gratis como si es elevado. No hagas algo mediocre.

 

3. Supera sus expectativas.

Si das un servicio de calidad y que se ajuste a sus necesidades tendrás un cliente satisfecho, pero si encima superas sus expectativas dándoles más de lo que esperaban, mucho mejor. Por ejemplo, hace tiempo me apunté a un programa y  a los pocos días, sin previo aviso, me llegó de regalo un libro. Me encantó el detalle sorpresa (cliente satisfecho). Eso sí, que no todo sea envoltorio, si luego el contenido es malo, no repites.

 

4. Elije a tus clientes.

Tienes que tener clarísimo a quién te diriges (nicho, si lo tienes) y quién es tu cliente ideal. Eso implica trabajar solo con ciertas personas y así evitarás a clientes pesadilla. Los que nunca están conformes, los que exigen más de lo pactado, los que no pagan a tiempo. Eso se soluciona teniendo claro con quién trabajas y con quién no.

Por ejemplo, yo tengo dos nichos: mujeres profesionales estancadas y emprendedoras de servicios estancadas. Pero no trabajo con todo el mundo. Trabajo con profesionales que se sienten bloqueadas y no saben qué hacer a continuación pero tienen ganas de cambiar, de salir de esa situación cuanto antes. No trabajo con profesionales desmotivadas que no quieren hacer cambios, que solo ven culpables y solo ponen peros.

Trabajo también con emprendedoras que quizá están agobiadas porque no tienen suficientes clientes, o que tienen muchos altibajos en sus ingresos, o que simplemente no saben cómo sacar más partido de su negocio con menos trabajo. Pero lo que sí saben es que van a salir adelante sí o sí, que no quieren seguir así, que quieren llegar más lejos y que, si ellas solas ya no pueden, buscan ayuda. No trabajo con personas que esperan milagros, que quieren que les vaya bien pero no quieren invertir en su negocio o que esperan que les saques tú las castañas del fuego.

Eso es un ejemplo de cómo elegir a tus clientes y es fundamental. Si todavía no lo has conseguido del todo, no te preocupes, a veces tardas un poco en definir qué quieres y qué no, la experiencia ayuda mucho.


5. Siempre habrá alguien descontento.

Sería ideal que el 100% de tus clientes quedara satisfecho (cuando tienes pocos clientes es muy factible, cuantos más tienes más difícil es) y es ideal que ese sea tu objetivo, pero siempre puede haber alguien que en algún momento quede descontento. En ese caso, aprende lo que puedas, mejora lo que sea necesario y adelante. Nadie es infalible y lo importante es dar lo mejor que tengas, con tu buena voluntad y seguir aprendiendo y mejorando. Nada más.

 

Así que dime, ¿cuál de estas recomendaciones vas a empezar a aplicar hoy mismo?  Cuéntamelo en los comentarios, yo te sugiero que empieces por la primera: averigua qué es lo que de verdad quieren tus clientes.

____________________________________________________

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera. Si buscas claridad, motivación, acción y resultados, recibe su boletín gratis en www.aidabaida.com.

Read more

Los 6 errores que impiden alcanzar tus objetivos

 

Te propones algo que te hace mucha ilusión: ir al gimnasio, reducir horas de trabajo, ser más productiva… y no lo consigues, así que empiezas a creer que no eres capaz. ¿Te ha pasado alguna vez? A mi si.

Aunque le pusiera todo mi empeño, no conseguía alcanzar mis objetivos, parecía que cada vez estaba mas lejos y al final, por cansancio me daba por vencida y decidía que “no era el momento”.

Y no es que no fuera capaz o que realmente no fuera el momento, simplemente, no lo estaba haciendo como debería. No estaba diseñando mis objetivos de un modo adecuado.

Me he dado cuenta de que es algo que ocurre con frecuencia. ¿Te ha sucedido a ti?

Aprender a diseñar objetivos es un tema que suelo incluir en mis talleres porque me parece muy importante y útil poder aplicarlo en nuestro día a día. No hay por qué abandonar aquello que deseamos simplemente por no tener las herramientas necesarias para hacerlo. Además es muy sencillo. Se trata simplemente de aprender una técnica.

Muchas veces, el objetivo no es “imposible”, simplemente, no estamos utilizando la estrategia mas adecuada. Es como si quisiéramos nadar con una mochila llena de piedras, ¿difícil, verdad?

En este artículo quiero compartir contigo de manera breve y útil, los errores mas comunes a la hora de plantearnos nuevos retos para que puedas hacerlo de un modo diferente.

¿El para qué de los objetivos?

Ponernos objetivos le da un significado especial a todo aquello que hacemos. Si no tenemos claro para qué estamos dedicando nuestro tiempo y energía a algo, solemos quedarnos con la sensación de que estamos perdiendo el tiempo.

Es frustrante porque no sentimos el avance, en cambio, cuando sabemos hacia donde nos estamos encaminando, comprobamos como la meta está cada vez mas cerca, para ello, necesitamos un Gps, un itinerario que nos indique qué hacer, hacia donde y sobre todo, nos evite dar vueltas “en círculo”.

Algunos errores a la hora de fijar objetivos.

1.- Fijarnos demasiados objetivos a la vez.

Para realizar cambios debemos implementar nuevos hábitos y esto nos empuja a salir de nuestra zona de confort, con lo cual, nuestra incomodidad aumenta. Será mas sencillo si vamos estableciendo nuevas rutinas una a una. Es decir, una vez que la nueva actividad se convierta en un hábito (unas tres semanas puede ser un período razonable) pasar al siguiente. Será mucho mas sencillo y llevadero.

2.- No definir metas intermedias

Si nuestro objetivo es demasiado grande, corremos el riesgo que terminar pensando que es una “misión imposible”. Porque no podremos comprobar nuestros avances y nos perderemos la maravillosa sensación de logro cuando sentimos que hemos conseguido un triunfo.

Es importante fraccionar el objetivo en etapas.

3.- No filtrar el objetivo.

Todos conocemos el filtro SMART, sin embargo, no siempre lo utilizamos ¡y es imprescindible!

Recuerda, debe ser S (específico, concreto), M (medible ¿cómo sabrás que lo has conseguido?), A (alcanzable, realista) R (realizable y a la vez, retador), T (temporal, es decir, ponerle fecha).

4.- Enunciado en negativo.

Si decidimos que “NO” queremos llegar tarde, nuestra mente terminará enfocándose en el “llegar tarde” porque aquello en lo que nos enfocamos se expande. Céntrate en lo que SI quieres conseguir.

5.- No crear un plan de acción.

Vale, nos fijamos un objetivo, pero concretamente ¿qué vamos a hacer para alcanzarlo?

Si no definimos acciones, bien detalladas (como lo haremos, cuando, donde, quien nos puede ayudar)… no pasaremos del enunciado. El plan de acción nos ayuda a definir los siguientes pasos a dar y es un modo estupendo modo de ir validando nuestros avances.

6.- No pararnos a pensar en el para qué.

Es importante tener una misión clara, un “para qué” lo hacemos. Nuestra misión nos motiva y empuja a la acción. Si nuestro objetivo no nos aporta “gasolina” en forma de energía y motivación, terminaremos descartándolo, porque todo lo que no suma, resta.

También es útil saber desde el principio qué recursos necesitarás para alcanzar esos objetivos, que obstáculos te puedes encontrar y como vencerlos y determinar qué o quienes te pueden ayudar. Esto además te ayudará a tomar decisiones y priorizar.

¿Y a ti? ¿Qué herramientas te han funcionado para conseguir tus objetivos? Cuéntame tus experiencias, me encantará leerlas.  ¡Gracias por estar y compartir!

 

 

Recuerda que eres dueñ@ de tu vida, convierte tu libertad en valor.

Sobre la autora:

isabel_gomez

Isabel Gómez, es Consultora y Coach Profesional en Éxito en Femenino www.exitoenfemenino.com .

Licenciada en Ciencias del Trabajo, Master en Marketing, MBA y Emprendedora vocacional.

Isabel mentoriza y acompaña a personas que desean desarrollar un nuevo proyecto profesional desde el desarrollo de sus competencias personales y profesionales hasta la utilización de herramientas de marketing y ventas en el programa REINVENTA TU CARRERA. www.reinventatucarrera.com

Read more

«El sufrimiento es una elección»

 

La coach publica el libro ‘10 claves para alcanzar tus sueños‘ donde cuestiona nuestra comodidad y propone vías para afrontar los cambios

Mónica Esgueva es el puente personificado entre la filosofía oriental y occidental. La autora pasa meses en Asia donde estudia el desarrollo de la mente con grandes lamas tibetanos y recibe enseñanzas del mismísimo Dalai Lama en el Himalaya. Esgueva se ha formado en neurociencias para integrar estos conocimientos con sus más de 20 años de práctica de meditación, hasta el punto que ha desarrollado un innovador programa de mindfulness que se enseña en diferentes organizaciones.

La coach presenta ahora el libro 10 claves para alcanzar tus sueños, con el que quiere aplicar al día a día todas las enseñanzas recibidas durante sus experiencias. Mónica Esgueva reclama tres valores que le han inspirado de sus maestros para nuestra sociedad: altruismo, generosidad y compasión. La autora cree que todo crecimiento requiere tolerar un grado considerable de incomodidad. La charla empieza con el caso de Roberto, un personaje inventado por nosotros para tener un ejemplo en el que sostener sus recomendaciones y que está pasando por una supuesta depresión. Roberto es un padre de familia que se ha quedado sin trabajo tras 20 años en su empresa, tiene una mala relación con su padre, al que no soporta por su carácter, y uno de sus hijos quiere dejar de estudiar para trabajar y ganar dinero. Acudimos a Esgueva para ver si nos puede dar luz acerca de su vida y, por qué no, también nos ayude con la nuestra.

-¿Si Roberto viviera en algún país con filosofía de vida oriental estaría así de mal?
-Vivir en un país oriental no hace la diferencia. Si él siguiera una filosofía oriental como puede ser el budismo, que es la que más conozco, habría unas pautas a seguir. La primera sería no aferrarte a tus emociones negativas; pero más allá de eso estaría el pensamiento. Lo que normalmente nos sucede es que pensamos de manera automática, dependiendo de nuestro pasado, experiencias o de nuestras creencias. El problema es que nos quedamos obsesivamente anclados a esos pensamientos.
-Y cuando eso sucede…
-¡Es muy difícil salir! Lo que creamos con eso es que no sentimos fatal, como seguro le pasa a Roberto. Y es en el momento en el que nos sentimos así cuando tenemos que centrarnos en qué es lo que estamos pensando. Nuestros pensamientos están creando nuestros sentimientos.

-«Con la edad que tengo ya no voy a encontrar nada», sería el pensamiento de Roberto.
-La emoción sería «me han despedido». El «a la edad que tengo no voy a encontrar nada» es un pensamiento suyo. Es normal que si te despiden te sientas mal.

-¿Dónde empieza el problema?
-Con lo que piensas o te dices sobre ese hecho. Ese ya es un problema que nos hacemos nosotros solos. Cuanto más nos adentremos en esos pensamientos obsesivos peor nos sentiremos. De ahí a la depresión puede ir un paso, claro.

-Los cambios no nos gustan. Nos asustan. Nos incomodan. ¿Tenemos que empezar a acostumbrarnos a la incomodidad?
-Somos seres muy cómodos, pero también adaptables, eso hace que nos adaptemos también a lo malo. Esa adaptación a lo malo nos juega en contra porque significa un «no estoy bien, podría estar mejor, pero si no tengo que cambiar nada mejor me quedo como estoy».
-En nuestra zona de confort.
-Sí. En nuestros hábitos, que también te pueden ahogar. Cuando eso sucede es cuando debes pensar en un posible cambio. Muchas veces solo nos decidimos a cambiar cuando sucede la crisis. No existe la conciencia voluntaria de querer seguir desarrollándose y creciendo; si fuera así, no nos harían falta las crisis. Pero la vida es sabia y te dice: «¿No vas a cambiar por las buenas? Lo harás por las malas». Y eso es lo que hace que al final nos enfrentemos a nuestras emociones fuertes y a todo ese mundo interior que nos asusta. Esto conlleva tener que hacer ajustes importantes, más que ajustes pequeños.

-¿El reto reside, entonces, en cambiar antes de que llegue el batacazo?
-Exacto. Son pocas personas, diría que el 10%, que acuden a mí con la intención de mejorar en alguno de sus aspectos sin estar mal. El otro 90% que viene es porque ha caído en el pozo. Del pozo siempre es más difícil salir, no es imposible, pero ya conlleva más esfuerzo.
-Cada vez asociamos más las crisis con las oportunidades. Usted va más allá y asegura que nos humanizan…
-Totalmente. Una crisis es una cura de humildad. Los seres humanos tenemos una tendencia a la soberbia que es peligrosa; muchas veces nos creemos que somos los reyes del mambo. No. Cuando tú has sufrido o lo pasas mal eres mucho más empático y compasivo con los demás porque ya sabes lo que es sufrir. Si tu no has sufrido es muy difícil ponerte en los zapatos de los demás. La vida muchas veces nos tiene que empujar a cambiar y a desarrollarnos. Las crisis, bien aprovechadas, son las que nos ayudan a crecer y a ser mejores personas.

-Nuestro protagonista inventado, Roberto, está sufriendo. De hecho, todos lo hacemos en mayor o menor medida. ¿Nos abocamos excesivamente al sufrimiento?
-El problema es que no sabemos manejar nuestra mente. Siempre digo que tenemos que ser capaces de diferenciar entre el dolor y el sufrimiento: el dolor es innato al ser humano, tenemos un cuerpo y si nos damos un golpe nos duele. También la mente puede experimentar dolor cuando algo se rompe. Vivimos en una sociedad en la que parece que nos tenemos que anastesiar del dolor, y eso no es así. Ahora, el sufrimiento es una elección: piensa si te ocurre algo negativo cuántas veces te repites eso en la cabeza. Esto es lo que causa el sufrimiento.
-¿Es la única causa?.
-Hay más. Por ejemplo, tomamos como duradero e infinito algo que es temporal. Todo en la vida es temporal, no podemos pretender que las cosas no cambien o se modifiquen. ¡Cómo no nos va a tocar la lotería del sufrimiento si hemos apostado todas las papeletas!

-Desde que somos pequeños nos dicen que si algo nos molesta o nos crea incomodidad nos tenemos que alejar…
-Poca tolerancia. Una de las cosas que te enseñan cuando haces meditación con los orientales es que si algo te duele no te tienes que mover. ¿Por qué? Tenemos que aprender a tolerar la incomodidad, incluso el dolor. Esto te fortalece porque ya no tienes porqué huir del dolor, sino que lo acoges. Cuando te resistes al dolor, cuando luchas contra él, es cuando más numeroso tienes de sufrir. Hay cosas que tenemos que aceptar porque están fuera de nuestro control y si nos obsesionamos con ello sufriremos mucho.

-No parece fácil hacerlo en una sociedad que premia el tenerlo todo bajo control, incluso el perfeccionismo.
-No creo que el perfeccionismo sea una virtud. Creo en la virtud del esfuerzo, en sacar lo mejor de ti; pero el perfeccionismo no es bueno. Nos lleva a exigirnos mucho más de lo que tocaría y a flagelarnos cuando no conseguimos algo. También a exigir a la gente cosas que no son exigibles. Es importante que nos relajemos un poco más con la vida, que fluyamos más, sino, ¿dónde está la parte de disfrute?

-Y si no son los demás los que nos exigen, ya estamos nosotros para sabotearnos. ¿Somos nuestro peor enemigo?
-Nuestra mente puede ser nuestra mejor amiga o nuestra peor enemiga, por eso es tan importante trabajarla. ¡Ojalá en los colegios se enseñara a manejar nuestra mente! Al final, somos fruto de demasiados patrones inconscientes y hábitos que hemos ido repitiendo sin saber por qué lo hacemos.

-En PNL se suele decir que el pensamiento inconsciente representa un 90% de nuestra mente. ¿Qué metemos ahí dentro?
-Son todas las heridas de guerra que todos tenemos tras interactuar con las experiencias de la vida. ¿Qué hay? Todo aquello que no se adapta a nuestro ideal de nosotros mismos, a nuestras expectativas y deseos, aquello que nos ha hecho daño, lo que no nos ha gustado. No somos conscientes de ello pero lo vamos guardando todo ahí.

-Vaya…
-Pero en el inconsciente también están todos nuestros grandes potenciales y riquezas. Muchas veces tenemos miedo de sacar la luz que tenemos dentro.
-Da la sensación de que en un estado consciente es muy difícil acceder a nuestra mente inconsciente para reconocer todo lo que es dañino y poderlo cambiar…
-Por eso es tan importante tener conciencia en el presente. Desde el presente puedes elegir y ya no eres fruto de tus reacciones automáticas. Saber parar y elegir es una manera de poner freno y acostumbrarse a llevar las riendas de tu vida. También es importante intentar recordar los sueños, ya que muchas de las cosas que no queremos ver de nuestro día a día nos aparecen en forma de sueño y es lo que realmente está dentro de nosotros mismos.

-El cuerpo también nos habla…
-La mente y el cuerpo están unidos, se relacionan, y es cierto que mucha información viene por el cuerpo en forma de dolencias. Tenemos que saber escucharle y, sobre todo, no ver al cuerpo como un enemigo sino como un aliado que nos está dando un mensaje que está claro que no nos gusta. Pero lo que te está diciendo es que te enfrentes a un conflicto que tienes abierto. Aquí te diría: sé capaz de abrirte, investiga, explora y vete a las causas, porque al final las cosas no se arreglan solo con pastillas.

-Para investigar hace falta parar el tiempo en un momento en el que todo va muy rápido. ¡Menudo reto!
-Para que se den los cambios en el cerebro tienen que pasar dos cosas: saber focalizar bien lo que queremos y practicar mucho. ¿Cómo vas a cambiar un hábito o una perspectiva si no la repites? ¡Somos seres repetitivos!

-La mayoría de los casos que expone de pacientes que acuden a su consulta arrastran heridas de guerra de su pasado. ¿Cómo las podemos sanar antes de que nos consuman?
-Cuando somos niños las cosas pequeñas que nos suceden tienen una importancia enorme. A esa edad no lo entendemos porque no tenemos la capacidad de reflexión, somos esponjas y lo absorbemos todo. Esas cosas, que aparentemente no tienen importancia, nos generan un impacto en nosotros. Muchas cosas de hoy vienen de entonces y tienen fácil solución, eso sí, siempre que seamos capaces de mirar el pasado con mucha transparencia y lucidez, y no con la historia que nos hemos contado. Esa historia muchas veces es fruto de un razonamiento que hemos hecho para quedarnos tranquilos con nosotros mismos.

-¿Qué suele haber detrás de un «yo soy así»?
-Generalmente, según mi experiencia, es miedo. Para no confirmarnos que tenemos miedo nos inventamos cualquier tipo de excusa, hasta el punto que muchas personas se identifican con un rasgo neurótico. Cuando nos decimos eso, nos estamos quitando responsabilidad, es como si no tuviéramos que hacer nada. Detrás del miedo hay la resistencia a cambiar y conocer aspectos de nuestra personalidad que no nos gustan demasiado. No somos personas a las que nos gusten los riesgos.

-Asegura en su libro que no hay pasaporte a la felicidad. ¿Buscar constantemente la felicidad nos hace infelices, o es que la estamos buscando en el lugar inadecuado?
-La felicidad no es algo a alcanzar, es una actitud y un proceso. ¿Qué hago yo en mi día a día para ser feliz o infeliz? Al final, te das cuenta de que son pequeñas cosas como estar en el presente y dejar de preocuparse por aquello que no está en tus manos. Es clave soltar todas esas preocupaciones y saber agradecer. La gratitud lo cambia todo: si agradeces todo lo que tienes tu actitud cambiará completamente. No te quejes por lo que te falta, agradece lo que tienes.

-¿Qué hay que entender por saber soltar las preocupaciones?
-Significa no aferrarnos a nada ni a nadie. Entender que no dependemos ni de las personas, ni de las cosas, ni de mi pasado ni de lo que creo que me tiene que acompañar. Yo soy quien soy hoy, quien voy a ser mañana, que es algo que tanto nos preocupa, solo depende de lo que haga hoy. Lo único que importa es cómo vivimos nosotros las cosas, podemos estar en el paraíso que si nuestra mente no está en paz, no veremos ese paraíso. Kant decía: «No vemos las cosas como son, las vemos como somos nosotros». Es así.

-Queda claro que cultivamos mucho nuestro cuerpo. ¿Estamos avanzando también en el fitness mental?
-La noticia positiva es que cada vez hay más personas que se dan cuenta de que se tiene que trabajar. Hemos llegado a un punto en el que antes echábamos rápidamente balones fuera y ahora ya nos estamos acostumbrando a preguntarnos qué podemos hacer nosotros para cambiar una situación que no nos conviene. Es algo que hay que celebrar, sin duda.

-Lo que nos cuesta más es mostrarnos vulnerables…
-La vulnerabilidad es atractiva porque permite hacernos ver que todos somos iguales. Sólo las personas que son capaces de conectar con su vulnerabilidad tienen fortalezas, las demás es todo un pretender.

Con motivo de la salida de su último libro “10 Claves para Alcanzar tus Sueños (aplica el Coaching en tu vida)” ed Zenith (Planeta), Mónica fue entrevistada (por tercera vez en su carrera) en el periódico La Vanguardia.
Extraido de http://www.monicaesgueva.com/

 

Read more