La guía de la felicidad

“No son las cosas las que nos dañan, sino nuestras opiniones sobre las cosas”. Epiceto

El 2016 va avanzando, seguro que cuando comenzó te propusiste muchas cosas para este nuevo año, tal vez adelgazar, hacer más deporte, llevar una vida más sana, dejar de fumar etc. En concreto yo me propuse y le propuse a mucha gente conseguir ser más feliz.

Una ejercicio base que suelo hacer a mis clientes es: ¿quién eres?

Bien, hoy te lo pregunto a ti, o más bien quiero que te lo preguntes tú: reflexiona sobre ti, sobre tus valores, tus límites, qué es bueno o malo para ti, que es aceptable o inaceptable… entre otras cosas ese ¿quien eres? implica ¿cual es tu filosofía de vida?.

Todos poseemos una filosofía de vida, no me negarás que en mayor o menor medida, más o menos elaborada o auto-explorada todos tenemos unas concepciones, unas ideas que nos representan y por las que, en definitiva, guiamos lo que hacemos en la vida, unas concepciones sobre quienes somos o cómo debemos vivir.

A partir de estas concepciones interpretamos en cada momento todo lo que nos pasa, de hecho son las que explican por qué hacemos lo que hacemos y no otras cosas, por qué nos gustan o nos motivan ciertos estímulos y no otros.

 

Cuando nuestra visión de las cosas es limitada e inflexible entra en conflicto con la realidad y aparece la ofuscación y el sufrimiento.

Por eso es preciso educar nuestra mirada, por eso insisto constantemente en hacerte mirar al lado positivo de las cosas (todos los lemas lo son por algo ¿no crees?), debemos examinar y  madurar nuestra filosofía de forma que nos enseñe a ver la vida tal y como es y no conocerla a través de interpretaciones erróneas que nos llevan al sufrimiento.

Una de las frases que tengo siempre en la boca con respecto a mi trabajo es que las personas que buscan un psicólogo no necesariamente tienen una enfermedad, de hecho en la mayoría de los casos esto es así, esas “enfermedades mentales” en muchas ocasiones se rigen por la forma de pensar, de ahí que la terapia cognitiva sea tan eficaz.

 

Andrea ¿me estas diciendo que sufrir depende de cada uno?

Por supuesto que no estoy diciendo eso, estoy diciendo que está en tu mano dejar de hacerlo, en tu deseo por modificar esos pensamientos erróneos que te dañan.

Es el origen de esos pensamientos el culpable de tu sufrimiento, tus experiencias, tu educación, tu entorno, los avatares por los que has pasado en tu vida.

Obviamente tu no eres culpable de todo eso que te ha llevado a tener esas creencias irracionales sobre lo que es en verdad la vida y que te ha llevado a olvidarte del máximo objetivo que tenemos en ella: SER FELICES, pero si eres el responsable de reconducir tu filosofía a ese objetivo.

 

¿Qué debes hacer para esa reconducción de tu filosofía de vida?

Pues lo primero debe ser encontrar y comprender dónde radica el error de esas creencias irracionales y las actitudes asociadas a ellas. Examinarlas y debatirlas hasta que encuentres las contradicciones que implican.

Es entonces, cuando lo falso se ve como tal, cuando podrás empezar a abandonarlas y sustituirlas por creencias más adaptativas y que te lleven a respuestas que no impliquen sufrimiento.

Este trabajo implica una tarea muy complicada, de hecho en esto se basa gran parte del tiempo dedicado a la terapia, piensa que se trata de “des-aprender” para “aprender” nuevamente, y en eso es necesario saber ahondar haciéndote las preguntas adecuadas y dando respuestas a ellas de manera acertada.

Ahí acaba el sufrimiento, te garantizo que una creencia solo tiene poder sobre nosotros, cuando valga la redundancia, nos la creemos.

 

¿Cómo transformar el sufrimiento en crecimiento personal?

El sufrimiento se supera comprendiendo, entendiendo que es una señal interna de que algo no va bien en nosotros, que es preciso modificar nuestros pensamientos y actitudes, en definitiva se supera actuando.

 

Andrea del Pozo 

Psicóloga colegiada EX01028

Extraido de www.institutodraco.com/es

Read more

Que tengas un buen día

Todos afortunadamente, tendemos a darnos buenos deseos frente a un día, como si este fuera un desafío por el cual hay que atravesar.

Desde ahí los buenos deseos, nos llenan de buena energía y nos ayudan a tener buen ánimo frente a lo que éste dia nos puede traer dentro de los misterios de la vida.

Sin embargo este deseo no es igual en todos los países, y tampoco tiene el mismo sentido y tal vez tampoco tiene la misma profundidad.

Para algunos, como Chile, Argentina y otros, la costumbre es decir “que tengas buen día”, y cuando se analiza el sentido de esa frase, se puede concluir que su profundidad está enfocada en el rendimiento y en los resultados de esa jornada, que no hayan problemas ni obstáculos en el camino.

En cambio Colombia y algunos otros centroamericanos, dicen que “tengas un feliz día”. Lo primero que quiero que noten al decir esta frase es lo que les pasa en la musculatura del rostro cuando lo dicen. Cuando uno dice “ que tengas un buen día” no hay grandes cambios en el rostro, sin embargo cuando uno dice “ que tengas feliz día”, estamos obligados a sonreír, nuestra musculatura sola se mueve hacia una sonrisa y desde ahí motivamos al otro casi en el 100% de los casos a imitar nuestra sonrisa . Es maravilloso sentir que se mueve una red social a través de la sonrisa independiente de los problemas que todas sociedades y personas pueden tener.

Lo otro que es distinto es el sentido de esa frase, al decir feliz día, estamos enfocados en el disfrute, no solo en el rendimiento. Esta enfocado en el pasarlo bien además del rendimiento. Tiene que ver con que todo lo que se haga en el día produzca y lleve a una sonrisa y eso cambia la dinámica completa de nuestra programación mental para enfrentar todo incluida las dificultades.

Los quiero invitar a cambiar el buen día , por el feliz día y vean lo que pasa.

Se darán cuenta que hay una energía distinta, se sentirán raras o raros al hacerlo y sobretodo se darán cuenta de la reacción de otros que quedaran sorprendidos de esta nueva forma. Es como si el inconsciente se diera cuenta que el sentido del deseo va por otro lado y no sólo hacia el rendimiento.

Es lo mismo que cuando preguntamos a los niños ¿cómo te fue en el colegio?, en el fondo estamos preguntando por el rendimiento y si a eso le agregamos las tres clásicas que hacemos todos los días: ¿cómo te fue?, bien; ¿ Que hicieron?, nada; ¿tienen que estudiar?, no; es muy complicado pensar que se puede llegar al corazón de nuestros hijos.

Quizás por esto les cuesta tanto cuando sufren bulling, tal vez si les preguntáramos “dime tres cosas buenas y tres malas que te han pasado hoy y yo te contaré tres mías “, entonces sería distinto todo en la relación con ellos, habría mas conversación y mas profundidad en de verdad saber lo que pasa en la vida de ellos en la profundidad y no solo en chequear rápidamente somo supuestamente están.

Están todos invitados a practicar decir Feliz Dia y a hacer otras preguntas a los niños. Se darán cuenta que cómo con estas prácticas se mueven muchas cosas dentro y fuera de nosotros. Tal vez nos pueden ayudar a vivir de mejor forma los momentos de dolor que todos vivimos.

 

Pilar Sordo – Psicóloga

Extraído de www.pilarsordo.cl

Read more

Felicidad potencial

 

La felicidad está dentro de uno. No es necesario salir a buscarla afuera.

No está en el príncipe azul, en la pareja adecuada, el trabajo deseado, en la belleza, la juventud, el consumo, el poder, la imagen ni el reconocimiento. Lo exterior y extrínseco puede provocar placer, satisfacción momentánea o fortalecer el ego competitivo, pero dificulta conectar con la sustancia interior de la que mana la felicidad.

Felicidad es un estado interior potencial que está esperando ser activado. No hay que hacer nada para crear felicidad. Es un regalo generosamente donado que está esperando ser abierto dentro de cada uno. Lo que necesitamos hacer es saber esto y encontrar una vía, método, práctica o actividad que nos haga conectar con esa felicidad regalada que hay dentro.

Si alguno se considera infeliz, poco feliz o ni feliz ni infeliz es porque no descubrió aún esas actividades conectoras con la felicidad. Cuando se conecta con esa sustancia interior constatamos que la felicidad potencial ya está completa. Nada de lo que hagamos aumentará o disminuirá esa felicidad total, pues es íntegra y una en sí misma.

La felicidad es una característica natural y originaria del ser humano, por derecho de nacimiento, radicalmente democrática y radicalmente liberadora. Lo “extraño” es no beneficiarnos de la dulzura, placidez, amor y luminosidad de esta sustancia y energía interior. Sólo tiene ventajas y no existe ningún costo real.

Esta felicidad completa y potencial es afectiva y cognitiva. Para ser inundado por los beneficios de ese amor interior es necesario corregir las ideas mentales erradas de felicidad. Muchas personas infelices lo son por sus pensamientos limitantes, por ejemplo, asociar felicidad a las circunstancias o el destino, creer que está afuera, que es un bien comprable o que es necesario buscarla. Cuanto daño involuntario han producido los títulos de la película y el libro “En busca de la felicidad”. Instalaron una idea colectiva errada que nos hace sufrir y abordar el bienestar subjetivo con una mirada centrífuga y no centrípeta.

Para ser feliz hay que derribar el mito Disney de la felicidad exterior y las creencias limitantes que derivan de esos cuentos y películas: que para ser feliz hay que ser bello, principesco, delgado, con buenas condiciones materiales, y en pareja, para “vivir felices para siempre”.

No requerimos de una media naranja que nos complete. Somos originariamente completos. El otro podrá facilitarme condiciones para manifestar mi integralidad, pero no lo necesito a él o ella para completarme. El camino de automaestría significa estar consciente que mi actual estado incompleto se comienza a diluir cuando permito que mi yo exterior se subordine al gobierno y las decisiones de mi yo interior.

La felicidad está en el Uno, total, indivisible, invariante, invulnerable y plena. Es imposible mellarla. Se puede irradiar, compartir y expandir. Es completa en sí misma, potencial, totalizante y nos cambia la perspectiva de la vida. Es un modo de pensar, vivir, relacionarnos, trabajar y afrontar las dificultades.

Quienes se orientan en la vida por motivaciones intrínsecas tienen mayor probabilidad de conectar y desplegar el torrente de luz de la felicidad. Cuando consolidamos prácticas y actividades de conexión diaria con esa felicidad intrínseca, la felicidad duradera se comienza a desplegar, haciéndonos cada día menos permeables y vulnerables a la negatividad externa.

Cuidar mi felicidad como si mi interior fuera un santuario, conservando la paz a pesar de las circunstancias, permite sostener el Uno que somos.

Como dice Brahma Kumaris, “realizo todo con felicidad. Sentirme feliz depende en gran parte de mi disposición frente a la vida y de mis ganas de que todo y todos funcionen bien. Para que este río fluya con fuerza y abundantemente es necesario estar por sobre los sucesos temporales y triviales. Me sitúo en mi esencia y hago uso del tesoro de la felicidad como un derecho”.

 

Extraído del Blog de Ignacio Fernandez

Psicólogo, Pontificia Universidad Católica de Chile.

Coach Ontológico Empresarial, Newfield Consulting.

Director Departamento de Psicología Organizacional, Escuela de Psicología Universidad Adolfo Ibáñez.

Read more

¿Hace el dinero la felicidad?

 

NO, PERO AYUDA!

ESO DECÍA MI ABUELA Y PARA VARIAR CON EL TIEMPO LE ENCONTRÉ LA RAZÓN.

¿Cuanto dinero acumular?

check_list1

 

Efectivamente el dinero en si, sin una razón no hace la felicidad. Los Indios, una de las civilizaciones y filosofías más antiguas y sabias, sostienen que una de las metas de la vida, para lograr la plenitud,  es la acumulación de riquezas. Sin embargo, esa acumulación de riquezas se limita a lo necesario para tener una vida placentera.

Hay que proponerse vivir plena y felizmente y eso tiene un costo, nuestra acumulación tiene que tener que ver con eso, si no, perderá sentido y se volverá una obsesión que no tendrá límite.

Hemos trabajado hasta acá, para los que recién se unen, en un propósito y definición de cómo queremos vivir, para ser felices en el futuro, para resguardarnos financieramente, para ayudar a nuestros hijos, para realizarnos en algo pendiente… en fin. Esa definición tiene que ver con un valor en dinero en el tiempo y a través de los años. La pregunta obvia es ¿Cual es la forma de lograr esos flujos de dinero?

Primero, debemos ponernos metas reales, desde lo que tenemos y nuestra capacidad de ahorro.  Usualmente debieras poder ahorrar desde el 10% hasta el 25% de la renta,  pero no debe ahogarte . Cualquier monto y porcentaje es mejor que nada.

Con el monto claro debemos proyectar los próximos 20 años y más, considerando inversiones de distinta duración y de distinta naturaleza. Esto porque la máxima de la estabilidad, es hacer una buena combinación de diversificación, de manera de asegurar un estado de equilibrio del dinero. Es tan simple como que si tu inversión está en 4 buenas partes, es muy difícil que a las cuatro les vaya mal simultáneamente. Estarás resguardándote respecto a situaciones de crisis que no podemos prevenir.-

En la elección de donde invertir, debes asesorarte por una persona entendida y revisar de cada alternativa, las condiciones, costos y por sobre todo historia, regulación y prestigio.

Estamos a tu disposición.

 

Marigó Armleder A.

 

Director Ejecutivo CMP Boutique de Inversiones & Negocios

 

 

footer

 

Read more