Conexión entre intestino y cerebro

Nuestro cuerpo está conectado, cada célula, cada órgano están unidos por un hilo, el hilo de la vida. Una de las conexiones más importantes es la conexión entre intestino y cerebro, mente-cuerpo, es infinitamente poderosa.

Es maravillosa porque conecta nuestro organismo, nuestro cuerpo con el entorno en que vivimos. La ansiedad o el bienestar que sentimos pueden tener su origen en el aparato digestivo.

La conexión mente-cuerpo es real y científicos de todo el mundo lo han demostrado, es hora de reconectar con nuestros cuerpos, cuidarlos y empezar a escuchar lo mucho que el cuerpo tiene que contarle al cerebro.

Según el gastroenterólogo y codirector del Centro de Investigaciones Digestivas de los Ángeles, el Dr. Emeran Mayer la conexión intestino-cerebro es mucho mayor de lo que se intuía. Ha realizado múltiples investigaciones y concluye que el malestar físico y emocional que vivimos cuando estamos estresados podrían generarse en el intestino.

 

¿Cómo es la conexión intestino y cerebro?

 

Los microbios digestivos se han revelado como causantes del envío de señales al cerebro a través del nervio vago, el canal que une intestino y cerebro, para generar respuestas que promuevan conductas alimentarias determinadas. Esto ayuda a la liberación de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina.

Según el Dr. Mayer, el 95% de la serotonina en el organismo se encuentra en el sistema digestivo. Este descubrimiento médico es de gran importancia para los pacientes con los problemas de ansiedad, depresión o  colon irritable.

Estas investigaciones están demostrando que la microbiota intestinal tiene un papel fundamental. Entre otras cosas, en el peso, y más específicamente en los motivos que hacen engordar o adelgazar a las personas.

 

Relación entre la Ansiedad y el intestino 

 

Cuando estamos estresados durante mucho tiempo o sufrimos ansiedad generalizada, el intestino reduce sus funciones para que el cerebro cuente con algo de energía extra. Esto conduce a una situación en la que el flujo sanguíneo se reduce en el intestino. También se da una reducción en la mucosa protectora y es más fácil que las bacterias inflamen el intestino.

Esto puede provocar un cambio en la microbiota intestinal que produce entonces diferentes metabolitos que se envían al cerebro.

 

¿Qué puedes hacer para cuidar tu intestino?

 

Después de leer las investigaciones médicas que apuntan la estrecha relación entre intestino y cerebro parece que podemos actuar desde dos puntos diferentes en el tratamiento y prevención de los estados de ansiedad y de estrés.

 

– Practicar algún tipo de meditación o mindfulness

– Seguir una dieta equilibrada rica en verduras y frutas

– Realizar algún tipo de deporte para relajarte

 

En conclusión, la conexión entre intestino y cerebro es real y es como un pez que se muerde la cola: si sientes ansiedad, eso provoca en el intestino contracciones y secreciones que cambian la microbiota intestinal y entonces esta produce diferentes metabolitos que van al cerebro. Si nos cuidamos, nos relajamos e intentamos ser positivos no sufriremos tanto de dolores intestinales y viviremos una vida plena.

 

Redacción Instituto Draco

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 Extraido de www.institutodraco.com

 

Read more

BEBE SABE

Los bebés toman leche a demanda, su mecanismo de regulación hambre/saciedad es perfecto, sus cuerpos les dicen cómo, cuánto y cuándo comer. Pero resulta que a los 6 meses, de golpe y porrazo y de un día para el otro dejamos de confiar en esta autorregulación y estructuramos las comidas sin tener en cuenta lo que bebé nos marca.

Muchos de quienes trabajan en salud estresan por demás a madres y padres con la alimentación complementaria, con fotocopias generalizadas llenas de medidas, tamaños y raciones MUY estrictas, desvalorizando la lactancia materna y promocionando cereales “para bebés” llenos de azúcares e hidratos de carbono simples, entre otros alimentos chatarra, poco ecológicos y absolutamente innecesarios y hasta dañinos. Y mientras, las mamás se preocupan porque sus crío de 7 meses no come todo el menú que les prescribió el pediatra.

Sin embargo, la  leche materna (o de fórmula) sigue siendo el alimento por excelencia durante todo el primer año de vida y la alimentación complementaria es solo eso: complemento, es la primera aproximación del niño con alimentos necesarios distintos de la leche que se establece a partir de los 6 meses “(…) con el fin de facilitar unos niveles de desarrollo y de salud adecuados (…)”. Durante esta etapa debemos darle a la criatura la oportunidad de explorar, de probar, de escupir, de tocar, seleccionado alimentos adecuados, nutritivos, seguros y saludables.

Escuchemos a los niños! y mientras crezcan saludables y de manera adecuada ignoremos a los opinologos dinosaurios de turno, gurús de dudosa procedencia o “profesionales de la salud” de la prehistoria.

Por Ana Acosta Rodriguez, autora del libro “La Crianza Rebelde”

Disponible:

Europa y USA: https://bookgoodies.com/a/B07ZM8WMXN

LATAM: https://www.editorialbrujas.com.ar/Inicio/Libro/1518

Foto portada:Imagen de Pexels en Pixabay

Read more

¿Cómo fortalecer tu sistema inmunológico?

¿Sabías que con simples hábitos como dormir bien y reducir tu estrés puedes fortalecer tu sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es el encargado de proteger y defender nuestro cuerpo ante las infecciones de virus, bacterias, hongos, parásitos o agentes patógenos responsables de la inflamación que causa diversas enfermedades, para que pueda cumplir su cometido es importante mostrarle amor y cuidarlo como se merece.

Desde Instituto Draco te traemos 13 hábitos saludables para cuidar tu cuerpo y sentirte mucho mejor:

 

Duerme 8 horas al día

 

Para que tu cuerpo pueda descansar y rendir al día siguiente necesita dormir un mínimo de 8 horas. La falta de descanso puede afectar a la salud y debilitar el sistema inmunológico. Si duermes adecuadamente y recargas energías tu cuerpo estará mucho más preparado para combatir cualquier tipo de virus. Recuerda que un buen descanso es la clave para mantener el equilibrio tanto mental como físico y además, ¡dormir es un placer!

 

Come alimentos sanos y equilibrados

 

Dar a nuestro cuerpo una alimentación sana y natural nos asegura una salud fuerte y un cuerpo feliz. Para mantener el sistema inmunológico en buenas condiciones tenemos que alimentarnos de nutrientes y vitaminas naturales que nos ayuden a sentirnos mejor. Te recomendamos un menú diario que incluya verdura, fruta y pescado para alimentar a tu cuerpo con los mejores nutrientes naturales.

 

Practica la meditación

 

El estrés es totalmente perjudicial para nuestro cuerpo, nos debilita y nos hace ser más frágiles ante las enfermedades. Para ello es esencial la practica de mindfulness, yoga o pilates para conectar con nosotros mismos y evitar el estrés. Un cuerpo sano, relajado y en forma estará mucho más fuerte para evitar las enfermedades.

 

Limpia tu cuerpo

 

Nuestro cuerpo es sagrado y tenemos que cuidarlo como se merece. Es importante cuidar la higiene para evitar las infecciones y para sentirnos mejor con nosotros mismos. La maravillosa sensación de salir de la ducha y sentir que estamos limpios otorga una relajación única.

 

Aumenta el consumo de selenio

 

El selenio se encarga de la formación de glóbulos blancos, como la vitamina C. Los glóbulos blancos son los encargados de la defensa del organismo. Para fortalecer tu sistema inmunológico puedes comer más alimentos que contengan selenio como el arroz integral, el marisco o el aguacate.

 

Practica deporte

 

Realizar algún tipo de ejercicio ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico. Mediante el deporte fortalecemos nuestros músculos, nos sentimos mejor y conciliamos el sueño más rápidamente. Al practicar deporte nuestro cerebro segrega endorfinas y provoca un maravilloso sentimiento de bienestar.

 

Toma el sol

 

El sol es la mayor fuente de vitaminas que existe y es totalmente natural. Con solamente sentir el sol el sentimiento de alegría está presente. Aún y así, siempre hay que ir con cuidado y bien protegido. Con 20 minutos diarios de sol sentirás que tu cuerpo está mucho más feliz.

 

Adiós al alcohol y al tabaco

 

Es importante despedirse de los malos hábitos como el alcohol o el tabaco. Los dos afectan a nuestro cuerpo y nos debilitan. Para mantener una función correcta de nuestro cuerpo es importante concienciarse y alejarse de este tipo de adicciones.

 

Consume alimentos ricos en hierro

 

El hierro es el responsable de la formación de glóbulos rojos, para fortalecer a tu sistema inmunológico y sentirte lleno de energía puedes comer multitud de alimentos ricos en hierro como los frutos secos, las legumbres o la quinoa. ¿Qué te parece un ensalada casera de lentejas con quinoa? ¡Está riquísima!

 

Mantente hidratado

 

Tu cuerpo necesita el agua para sobrevivir y es necesario darle 2 litros al día de agua para que realice todas las funciones vitales. El cuerpo utiliza el agua para mantener la temperatura, eliminar desechos y lubricar las articulaciones. Recuerda tener siempre un botella de agua cerca y aportar agua a tu cuerpo.

 

Toma vitamina B12 y vitamina C

 

La vitamina B12 es un nutriente que ayuda a mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos además, ayuda a combatir la anemia. Para aumentar la producción de vitamina B12 de manera natural puedes prepararte un rico salmón al horno o tomar leche de almendra.

La vitamina C es antioxidante y ayuda a mejorar la depresión. El Kiwi, la papaya o los pimientos rojos tienen grandes dosis de vitamina C.

 

Limpia tu hogar

 

Para sentirnos bien y para protegernos de las infecciones es importante mantener la higiene en casa. Una casa limpia y sin polvo nos evita atraer enfermedades, piensa que tu hogar es un reflejo de ti mismo, tienes que cuidarlo para sentirte cómodo y poder descansar.

 

Sé positivo

 

Tener una mente positiva, alegre y relajada aleja las enfermedades y los virus. En estos momentos es más importante que nunca agradecer todo lo que tenemos, intentar pensar que todo irá mejor y confiar en el universo.

 

Con todos estos tips seguro que tu sistema inmunológico se mantendrá fuerte y preparado para cuidarte ¡Te animamos a probarlos todos!

 

Redacción Instituto Draco

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

Extraido de www.institutodraco.com

Read more

10 Pasos para superar la depresión

Si sientes que la tristeza se ha instalado en tu mente y no encuentras la forma de salir de tu situación te proponemos  estos tips para ayudarte a superarla.

Recuerda que siempre es importante recibir atención médica profesional en cualquier caso.

Pasos para empezar a superar la depresión:

1-Aliméntate correctamente:

La base de la salud es una buena alimentación. Así que si estás atravesando un cuadro depresivo deberás prestar  más atención a ella. Hay ciertos alimentos que pueden ayudarte a combatir la depresión como: las verduras de hoja verde (espinacas, kale, brócoli) que están llenas de vitaminas necesarias para el buen funcionamiento del sistema nervioso, el salmón, el chocolate, las nueces, yogur, las bananas, lentejas, etc..

 Ver Nutrición Ortomolecular 

2-Realiza ejercicios regularmente:

El ejercicio regular te ayudará a disminuir la ansiedad y te ayuda a mejorar tu estado de ánimo. Está científicamente demostrado que la práctica de ejercicio regular disminuye los síntomas de depresión y ansiedad.

3-Duerme 7 u 8 horas cada día:

Un buen descanso te ayudará a recobrar la fuerza y energía que necesitas para afrontar el día.

4-Rodéate de personas positivas:

Las personas con pensamiento positivo te ayudarán a ver la vida desde otra perspectiva. No hay nada mejor que quedar con amig@s y echar unas risas recordando vuestras anécdotas.

5-No te aisles:

Sabemos que no habrá momentos que no desees ver a nadie, pero deberás hacer justamente lo contrario. La soledad no es buena compañera cuando estás en esta situación. Intenta salir aunque sea dar una vuelta por tu barrio o ir a un centro comercial lleno de gente.

6-Practica tu hobbie favorito o alguna actividad:

Realizar alguna actividad creativa te ayudará a ahuyentar los pensamientos negativos que te mantienen en un estado de ánimo depresivo. Ir al cine o leer tu libro favorito también te ayudará a despejar tu mente.

7-Enfoca tu atención en otras personas o cosas:

Cuando pones tu atención en otras personas o incluso en algún objetivo que te hayas planteado, estarás quitando tu atención a tu estado negativo. Tu cerebro estará ocupado en otras cosas más constructivas.

8-Crea una lista de objetivos:

Puedes crearte una pequeña lista de objetivos o metas para ir realizando una al día. Deberás ponerte objetivos alcanzables para tu estado. Intentar que la depresión o la tristeza desaparezcan de un día para otro no te ayudará, sin embargo intentar pasar la tarde

9-Vive el presente:

Agradece cada momento que vives, incluso si crees que no es del todo como te gustaría. Recuerda que toda experiencia es una lección  de vida. Agradece las personas que forman parte de tu vida.

10-Practica el Mindfulness:

La meditación o mindfulness te ayudará a reducir los niveles de estrés y ansiedad, relajando tu mente y cuerpo para llevarte a ese estado deseado de paz y bienestar.

Ten en paciencia y se constante en la práctica de estos tips y verás resultados. Igualmente si tu depresión se extiende en el tiempo no dudes en visitar a un especialista y pedir ayuda profesional.

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

Read more

Tips para Vivir con Depresión, Ansiedad e Insomnio

Te ha sonado el despertador y no eres capaz de moverte ni siquiera apagarlo. Parece que hace unos minutos que te has dormido….!!!

Pasas la mañana arrastrándote de actividad en actividad y las tareas simples del día a día como hacer la compra, llevar los niños al colegio, o hacer la colada se te hacen cuesta arriba y llegas a un punto en que te sobrepasan.

Si sufres de depresión, insomnio o ansiedad es posible que te sientas identificado con lo anterior. las tareas simples del día a día como hacer la compra, se te hacen cuesta arriba.

Vivir con cualquiera de estas tres enfermedades no es fácil. Te sientes incomprendido y cada vez te cuesta más explicar qué te pasa. La impotencia de no poder estar en calma, dormir del tirón y descansar para poder estar al máximo al día siguiente es una tarea imposible. Justamente esto agrava más tu situación  y sientes que te hundes cada vez más pues el agotamiento te está ganando la batalla.

El estilo de vida actual lleno de competitividad, prisas y mala gestión de las emociones hacen que se disparen este tipo de situaciones. Millones de personas en el mundo sufren de depresión y ansiedad y muchos de ellos en silencio.

Más de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión, y debes saber que se puede salir. Así que, tanto si ya has probado medicamentos o simplemente deseas otras alternativas para solucionar tu situación te presentamos 15 tácticas para salir o mejorar tus síntomas de ansiedad, insomnio y depresión.

 

1-Terapia Craneosacral

La terapia craneosacral se centra en los huesos de la cabeza, la columna vertebral y el sacro. Trabaja para liberar la compresión es esas áreas para ayudar a reducir el estrés y el dolor. Alivia la tensión acumulada en el cuerpo ayudando así a liberar el estrés y la ansiedad.

2-Terapia del Chakra

Esta terapia trabaja con la energía. Tenemos 7 chakras o puntos que son capaces de recibir y trasmitir energía. Cuando algún chakra está fuera de equilibrio puede afectar a la salud emocional, física o mental. Esta terapia se enfoca en mantener los 7 chakras en equilibrio y trabajando correctamente.

3-PNL

Programación Neuro Lingüística: Es un método para trabajar en tus habilidades y capacidades a la vez de influir en el comportamiento del individuo haciendo cambios en su sistema de pensamiento o creencias. A través del lenguaje y otras formas de comunicación no verbal permite que una persona desaprenda viejos patrones limitantes y aprenda nuevas maneras de gestionar sus estados emocionales ante una situación determinada. La PNL trabaja conjuntamente con la Hipnosis para lograr cambios profundos y duraderos.

4-Hipnosis

Con la ayuda de esta terapia se puede llegar a la raíz de todos los problemas. Se trabaja con el inconsciente y se busca la causa subyacente de la depresión o ansiedad haciendo que la persona encuentre sus propios recursos realizando cambios profundos en su sistema de pensamientos.

5-Ejercicio físico

Hay muchos estudios que avalan que el ejercicio físico ayuda a paliar los efectos de muchas enfermedades psicológicas y mentales. Cuando realizas ejercicios liberas una sustancia química llamada endorfina que es también llamada la hormona de la felicidad. Esta hormona reduce o bloquea otras sustancias dañinas para nuestro sistema inmune. El ejercicio en general te ayuda a liberar el estrés acumulado.

6-Alimentación

La alimentación es muy importante para tu salud mental también. Deberás aportar más vitaminas, alimentos ricos en omega 3 y también ácido fólico. Los podrás encontrar en cítricos como la naranja, el kiwi, limón, pescados como el salmón, la caballa, el atún, sardinas, frutos secos, cereales integrales, legumbres, verduras…

7-Elimina o Disminuye tu ingesta de café

Si te gusta mucho el café deberás optar por la versión descafeinada o simplemente pasarte al té o mejor aún a infusiones de hierbas.

La cafeína altera el sistema nervioso aumentando el estado de alerta por lo que si sufres de ansiedad o insomnio deberás evitarlo para mejorar tus síntomas.

8-Practica técnicas de respiración o Meditación

Los ejercicios de respiración profunda reducen la ansiedad y los niveles de estrés. Al practicarlo estás aportando un nivel de oxígeno mayor a tu cerebro  apoyando al sistema parasimpático y logrando un estado de calma. Cuando meditas te alejas del ruido mental que muchas veces es el responsable de tus agobios y preocupaciones. Aquietando la mente empezarás a ver las cosas de otra manera.

9-Acuéstate temprano

Debes buscar una rutina para ir a la cama, que sea a la misma hora cada día. No caigas en la tentación de trabajar hasta tarde o ver la televisión en horas tardías.

10-Usa aceite esencial de lavanda

La lavanda tiene propiedades calmantes y puede ayudarte a conciliar el sueño. Puedes rociar unas gotas de aceite esencial de lavanda sobre tu almohada antes de acostarte para relajar tu mente y conseguir un buen descanso.

11-Ponte música relajante

Puedes ponerte un poco de música relajarte antes de irte a dormir. Puedes encontrar muchas melodías en internet que pueden ser de tu agrado. Descárgate algunas y escúchalas hasta que te duermas.

12-Desconecta todos tus dispositivos

Al menos dos horas antes alejarte de todos tus dispositivos (móvil, ipad, televisión) Está comprobado que el uso de los dispositivos altera los estados de sueño y de descanso. Apaga tu teléfono móvil y déjalo fuera de tu habitación. El descanso es sagrado.

13-Comprueba la temperatura de tu habitación

Deberás refrescar tu habitación antes de dormir. No debe estar ni muy cálida ni muy fría pues ambas dificultan la conciliación del sueño y el descanso. La temperatura ideal deberá ser 21º

14-Toma el sol

Sal a la calle, airéate. Tomar el sol te ayudará a producir vitamina D necesaria para mantener tus niveles de calcio y fósforo. Puedes dar pequeños paseos que también te ayudarán a despejar la mente.

15-Identifica la causa de tu ansiedad

Intenta identificar que hay detrás de tu ansiedad o depresión. Si encuentras la fuente del problema podrás empezar a tomar acciones para cambiar tu estado.

 

Recuerda que estos métodos no sustituyen la ayuda de un profesional cualificado. Si llevas mucho tiempo sufriendo de estos síntomas y ves que no puedes salir por ti mism@ deberás recurrir a un médico o terapeuta para que te ayude. Muchas personas lo hacen, es importante dar el paso y reconocer primeramente que no estás bien y segundo comprometerte a sanar.

 

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

 

Read more

La Dieta del Grupo Sanguíneo

«Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento.» 

Hipócrates. 

Si conoces tu grupo sanguíneo este post te puede ayudar a mejorar tu salud.

El grupo sanguíneo es fundamental para tu sistema inmunológico pues controla la entrada de los virus, patógenos, bacterias, etc.. Cada tipo además tiene un antígeno específico que crean anticuerpos para identificar y atacar a un determinado antígeno extraño.

Algunos médicos y terapeutas piensan que según tu tipo de sangre deberías comer ciertos alimentos que le irán mejor a tu cuerpo y evitar en lo posible otros que reaccionan con tu sangre y que son perjudiciales para tu salud.

La dieta del grupo sanguíneo fue descubierta y desarrollada por el doctor y naturópata Peter D’Adamo y en su teoría defiende que  tu sangre reaccionará según la comida que comas.

La sangre reacciona con todos los alimentos que tomamos debido a las lectinas. Las lectinas son proteínas que se encuentran en los alimentos y que tienen propiedades aglutinantes que afectan a la sangre. Si evitas la aglutinación entonces estarás aportando sólo beneficios a tu cuerpo, como un sistema inmune más fuerte, mejor claridad mental, etc.. por lo que a continuación te detallamos el tipo de dieta que debes llevar según tu grupo sanguíneo.

 

Grupo sanguíneo O (-/+)

Si perteneces a este grupo debes saber que digieres muy bien las proteínas y que los carbohidratos no son muy buenos para ti. El O- es el donante universal.

CARNES: 

Muy beneficiosas: carne de res, cordero, ternera

No aconsejable: cerdo, jamón, tocino, ganso

PESCADOS: 

Muy beneficiosos: bacalao, caballa, lenguado, merluza, perca, salmón, sardina, trucha

No aconsejable: arenque ahumado, bagre, caviar, pulpo, salmón ahumado, vieras.

LACTEOS: 

Se deben evitar porque no se digieren bien. La leche y el queso de soja no transgénica son una buena alternativa por su alto contenido en proteínas.

No aconsejables: leche de cabra, leche entera, kefir de leche, suero de leche, yogur, queso brie, camembert, caseína, cottage, gruyere, parmesan, provolone, queso crema, cheddar, de bola (edam), suizo, ricotta, roquefort

 

Aceites y grasas:

Este grupo reacciona bien a los aceites siempre que sean aceite de oliva virgen o aceite de lino que ayudan a reducir el colesterol en sangre

Muy beneficiosos: aceite de linaza, aceite de oliva

No aconsejables: aceite de maíz, de cacahuete

Frutos secos y semillas:

Muy beneficiosos: nuez, semillas de calabaza

No aconsejables: cacahuetes, pistacho, semilla de amapola

LEGUMBRES:

Muy beneficiosas: poroto pinto, poroto de careta

No aconsejables: lentejas rojas, verdes, poroto blanco común, poroto rojo..

CEREALES:

Muy beneficiosos: Ninguno

No aconsejables: cereales de desayuno (procesados), crema de trigo, harina de avena, harina de maíz, salvado de avena, de trigo, quaker..

PANES:

Este grupo sólo puede comer panes hechos de granos germinados porque carecen de gluten, ya que es destruido durante el proceso de germinación.

Muy beneficiosos: Pan Esenio, Ezequiel

No aconsejables: pan de trigo en general, pan de maíz,

GRANOS Y PASTAS:

Sólo la pasta hecha de trigo sarraceno, harina de arroz, quinoa o harina de trigo germinado que no tienen gluten.

VERDURAS Y VEGETALES:

La mayoría son beneficiosas a excepción de las crucíferas como la col, coliflor, kale, coles de bruselas que al contener bociógenos pueden incidir en la tiroides. Pero si estos son cocinados o fermentados se pueden consumir de una manera segura pues durante la cocción esta sustancia se elimina.

FRUTA:

La fruta al ser una buena fuente de fibra es muy beneficiosa para este grupo.

Muy beneficiosas: ciruelas, higos,

No aconsejable: bananas, frutilla, mandarinas, moras, naranja

JUGO DE FRUTAS Y LÍQUIDOS:

Es preferible que se beba jugos de vegetales en vez de los de fruta debido a su alcalinidad. Si elige uno de fruta intenta que sea bajo en contenido de sacaros.

Muy beneficioso: jugo de ananás o piña,damasco, cereza, pruna

No aconsejable: jugo y sidra de manzana, coles, naranja

ESPECIAS:

Muy Beneficiosa: alga roja y alga negra, algarrobo, cúrcuma, curry, perejil, pimienta de cayena

No aconsejable: alcaparras, almidón de maíz, maicena, canela, jarabe de maíz, nuez moscada, pimienta blanca, pimienta negra molida, sidra de manzana, vinagre blanco, vinagre balsámico, vinagre de vino blanco o tinto.

CONDIMENTOS:

Evítalos en la medida de lo posible. Puedes sustituirlos por aceite de oliva, jugo de limón y ajo.

No aconsejable: Condimento, ketchup, pepinillos encurtidos de todo tipo.

INFUSIONES DE HIERBAS:

Muy beneficiosas: cayena, diente de león, jengibre, lúpulo, mora, olmo americano, tila, peppermint, perejil, rosa mosquete, zarzaparrilla.

No aconsejable: alfalfa, áloe, bardana y barba de maíz porque estimulan el sistema inmunológico y  licúan la sangre, bolsa de pastor, uña de gato, genciana, hierba de san juan, trébol rojo

BEBIDAS EN GENERAL:

Muy beneficiosas :agua mineral, agua de delta

No aconsejable: café (ni el descafeinado) gaseosas, coca cola, (ni diet coke) licores destilados, té negro (ni descafeinado)

Dieta Grupo Sanguíneo A

Carnes:

Muy beneficiosas: Ninguna

No aconsejables: pato, ganso, cordero, cerdo, codorniz, conejo

Pescados y Mariscos:

Muy beneficiosos: Bacalao, caballa, mero, perca, salmón, sardina, trucha

No aconsejables: lenguado, almeja, anchoa, arenque, calamares, cangrejo, langosta, abadejo, mejillones, merluza, ostras, pulpo, vieras.

Lácteos:

Consumir productos desnatados.

Quesos permitidos: mozarella, ricotta, de cabra

No recomendables: gouda, cheddar, brie, parmesan, camembert, roquefort

Legumbres:

Muy beneficiosas: lentejas, porotos pintos, engros de soja

No aconsejables: garbanzos, habas, porotos blancos o colorados.

Cereales:

Muy beneficiosos: amaranto, trigo sarraceno, gachas de trigo.

No aconsejables: cereales preparados para desayuno, fécula, germen de trigo, grano, salvado de trigo

Pan:

Muy beneficioso: pan de harina de soja, pan esenio, pan ezequiel, tortas de arroz

No aconsejable: pan ácimo, de trigo, proteico, de trigo integral, multicereales, salvado de trigo.

Vegetales:

Muy beneficiosos: brocoli, espinaca, zanahoria, calabaza, col rizada, acelga, ajo, brotes de alfalfa, colinabo, remolacha, lechuga.

No aconsejables: aceitunas negras, habas, hongo oriental, ñame, pimiento rojo y verde, tomate

Frutas:

Aconsejables: arándanos, cereza, ciruelas, uvas, higos, limón, kiwi, pomelo.

No aconsejable: banana, coco, mandarina, naranja, melón.

Frutos secos y semillas:

Muy beneficiosas: semillas de calabaza, girasol, almendras

No aconsejables: pistachos

Aceites:

Muy beneficiosos: de oliva, linaza

No aconsejables: de maíz, de sésamo

Especias:

Muy beneficiosas: ajo, jenjibre, algas marinas, albahaca, anís, azafrán, canela, cardamomo, clavo de olor, comino, cúrcuma, eneldo, estragón

No aconsejables: vinagre, pimienta, alcaparras, ketchup, mayonesa

Tes y hierbas:

Muy beneficiosos: aloe vera, bardana, Té verde, manzanilla, valeriana

No aconsejables: cayena, trébol rojo

Bebidas:

Aconsejables: jugos de frutas y verduras, pomelo limón, apio, zanahoria

No aconsejables: naranja,  papaya, tomate, cerveza, gaseosas, licores destilados, te negro o descafeinado.

 

Grupo Sanguíneo B

Carnes:

Muy beneficiosas: cordero, venado, conejo

No recomendables: cerdo, codorniz, ganso, pato, pollo, tocino, jamón.

Pescados y mariscos:

Muy beneficiosos: bacalao, abadejo, caviar, lenguado, lucio, merluza, mero, perca, rodaballo, salmón, sardina, trucha marina

No aconsejables: almeja, anchoa, anguila, gambas, salmón ahumado, langostino, ostras, pulpo.

Lácteos:

My beneficiosos: queso cottage, kefir, yogur, queso de oveja, gruyere

No aconsejables: helado, queso cheddar, roquefort

Aceites y grasas:

Muy beneficiosos: aceite de oliva

No aconsejable: aceite de canola, de maíz, cártamo, sésamo, girasol

Frutos secos y semillas:

La mayoría no son aconsejables pues interfieren en la producción de insulina

Deberán evitar: avellanas, girasol, sésamo, piñones, pistacho, calabaza,

Legumbres:

Muy beneficiosas: alubias, poroto blanco

No aconsejables: garbanzos, lentejas rojas y verdes, porotos negros y moteados.

Cereales:

Muy beneficiosos: arroz inflado, mijo, copos de avena,

Evitar: amaranto, cebada, centeno, germen de trigo, harina de maíz, kamut, trigo sarraceno.

Pan:

Beneficiosos: pan de arroz no refinado, de mijo, exento, ezequiel, tortas de arroz

No aconsejables: pan de centeno, de trigo, multicereales, de maíz

Vegetales:

Muy beneficiosos: brócoli, col china, coliflor, perejil, pimientos, zanahorias, coles de bruselas.

No aconsejables: aceitunas, maíz, rábanos, tomate

Fruta:

Muy beneficiosas: arándano, banana, ciruela, papaya, uva

No aconsejables: caqui, coco, granada, higos.

Especias y Condimentos:

Muy beneficiosas: curry, jengibre, perejil, pimienta cayena

No aconsejable: canela, malta de cebada, pimienta, tapioca, ketchup

Infusiones de Hierbas:

Muy beneficiosas: ginseng, jengibre, hoja de frambueso,

No aconsejables: aloe, uña de gato, lúpulo, tilo, trébol rojo.

Bebidas:

Muy beneficiosas: Té verde

No aconsejable: gaseosas, colas, licores destilados.

 

Grupo Sanguíneo AB

Carnes:

Muy beneficiosas: cordero, pavo, conejo

No aconsejables: cerdo, codorniz, gallina, pato, jamón, pollo, ternera, venado, perdiz

Pescados y Mariscos:

Muy beneficiosos: el atún, bacalao, caballa, lucio, perca, salmón, sardina, trucha, merluza

No aconsejables: abadejo, langostinos, lenguado, perca, cangrejo, almejas, langosta

Lácteos:

Muy beneficiosos: kefir, leche de cabra, mozzarella, cottage, yogur, ricotta, de oveja.

No recomendables: camembert, helado, leche cortada, leche entera, brie, parmesano, provolone, roquefort.

Aceites y grasas:

Muy beneficioso: aceite de oliva

No recomendables: de girasol, de cártamo, maíz, sésamo

Frutos secos y semillas:

Muy beneficiosos: castañas, cacahuete, nuez de nogal

No recomendables: avellana, sésamo, girasol, zapallo

Legumbres:

Muy beneficiosas: lentejas verdes, poroto blanco, moteado o colorado

No aconsejables: alubias, garbanzos, poroto de careta.

Cereales:

Muy beneficiosos: arroz inflado, copos de avena, mijo, salvado de avena y de arroz

No aconsejables: harina de maíz, trigo sarraceno

Panes:

Muy beneficiosos: centeno, pan de arroz, de soja, trigo germinado, ezequiel, tortas de arroz.

No aconsejables: pan de maíz

Vegetales:

Muy beneficiosos: ajo, apio, batata, berza, berenjena, brócoli, coliflor, remolacha, pepinos, perejil, repollo

No aconsejables: aceituna negra, jalapeño, pimientos, brotes de rábano, maíz, patata.

Frutas:

Muy aconsejable: arándanos, cerezas, uvas, pomelos, limones, ananás, frambuesa, grosella, higos

No aconsejables: bananas, coco, caqui, granada, guayaba, mangos, naranjas.

Jugos y líquidos:

Muy beneficiosos: jugo de apio, de arándano, papaya, repollo, zanahoria

No aconsejable: de naranja

Especias y condimentos:

Muy beneficiosos: ajo, curry, perejil,

No aconsejables: ají picante, alcaparras, anís, gelatina pura, jarabe de maíz, cebada, pimienta blanca, de cayena, tapioca, vinagre de sidra, vino blanco o tinto, eneldo, ketchup.

Infusiones de hierbas:

Muy beneficiosas: bardana, manzanilla, té verde, equinácea, diente de león, escaramujo, frutilla, ginseng, jengibre.

No aconsejables: bolsa de pastor, uña de caballo, genciana, lúpulo, tilo, trébol rojo.

Bebidas en general:

Muy beneficiosas: cafe descafeinado, té verde

No aconsejables: gaseosas, colas, diet, licores destilados, té negro

Si estás buscando mejorar tu estilo y hábitos de vida a una más saludable, este tipo de dietas puede ser de ayuda ya que combina todo tipo de alimentos y nutrientes. Sin embargo,  deberás tener especial cuidado de seguir esta o cualquier otra dieta sin la supervisión médica profesional, sobre todo si padeces de alguna enfermedad crónica, recibes medicación, tratamiento especial o si estás atravesando por un momento de  atención especial como embarazo, etc..

 

Redacción Instituto Draco

www.institutodraco.com

www.facebook.com/InstitutoDraco

Extraido de www.institutodraco.com

 

Read more

PSU: Los riesgos de la sobreexigencia y el uso de estimulantes para estudiar

  • No dormir suficientes horas, consumir bebidas energéticas o fármacos para la concentración y no dejar tiempo para relajarse, son conductas dañinas en las que caen los jóvenes en esta fecha, con la intención de obtener el mejor resultado posible en la Prueba de Selección Universitaria. La psicóloga de la Unidad de Adolescencia de Clínica Santa María, Katarina Sylvester, asegura que una adecuada gestión de tiempo es fundamental para que los estudiantes puedan pasar por esta importante etapa sin dañar su salud.

 

La PSU es uno de los grandes estresores a la que los adolescentes se ven enfrentados en esta época del año, tanto por sus expectativas personales y/o familiares como también por sus realidades sociales y modelos culturales. A eso hay que agregar la carga horaria y académica del colegio y el preuniversitario, con lo que finalmente el joven queda con poco espacio para la distención y el relajo.

 

La psicóloga de la Unidad de Adolescencia de Clínica Santa María, Katarina Sylvester, explica que muchos jóvenes toman medidas extremas para poder estudiar más tiempo, tales como disminuir excesivamente las horas de sueño, alterar sus regímenes alimenticios, dejar de hacer actividades extra programáticas y/o aislarse de sus seres queridos o grupo de amigos, olvidando que favorecen la contención y apoyo emocional.

 

“La auto exigencia es constructiva cuando ayuda a ponerse objetivos y con ello organizarse sin dejar de lado el crecimiento y desarrollo integral como persona. La sobre exigencia, en cambio, se asocia a falencias en la aceptación, pudiendo transformarse en un círculo vicioso de expectativas muy altas, poco realistas, fracasos reiterados, bloqueos y daño en la autoestima, entre otros”, advierte la psicóloga.

 

Falta de sueño y sobredosis de cafeína: los errores más comunes

Al igual que en cualquier otra etapa del desarrollo humano, abstenerse de dormir tiene un impacto sobre el desempeño óptimo de los adolescentes, generando somnolencia, dificultades para concentrarse e irritabilidad. Esto, sumado a la ingesta de estimulantes, puede producir alteraciones a nivel fisiológico que finalmente son perjudiciales para el joven que va a rendir la prueba.

“Los remedios para la concentración o para tener ‘menos sueño’, son fármacos que deben ser indicado por los especialistas correspondientes en dosis adecuadas. De lo contrario, se pone en riesgo la salud”, indica la profesional, quien agrega que estos medicamentos pueden generar o gatillar síntomas o enfermedades de distinta intensidad y gravedad, dependiendo de las propias características biológicas y predisposiciones genéticas.

Las bebidas energéticas, en tanto, si bien son legales en nuestro país, no cuentan con suficiente evidencia científica sobre sus beneficios en relación al rendimiento académico o contraindicaciones.

“El límite de cafeína diaria no debiera superar los 200 mg. Dentro de sus posibles efectos adversos están irritación gástrica, ansiedad, temblores, nerviosismo, letargia, fatiga y dolor de cabeza”, advierte Katarina Sylvester.

Finalmente, la especialista entrega algunos consejos a los adolescentes para que estén en una condición óptima al momento de rendir el examen:

  • Mantengan y/o retomen sus actividades extra programáticas, ya sea pintura, deporte, música, etc.
  • Observen su alimentación. Deben tener al menos 4 comidas diarias y de buena calidad.
  • Respeten sus ciclos habituales de sueño.
  • Rodéense de aquellas personas, familiares y/o amigos que los quieren y apoyan.
  • Confíen en que siempre hay opciones y perseveren por alcanzar sus sueños, teniendo en cuenta sus propias habilidades, capacidades y recursos.
  • El momento para dejar de estudiar es cuando ya cumplieron sus metas. Si aún no lo han logrado, reorganicen su tiempo y prioricen de manera realista.
  • Lleguen a dar la PSU habiendo dormido las horas que sus cuerpos necesitan, habiéndose alimentado bien y con la confianza y certeza que ése es su mejor esfuerzo, considerando sus contextos individuales.

 

 

Read more

5 mitos sobre las proteínas y el deporte

No hay una época ideal para hacer deporte, así que en el invierno continúa la actividad. Se habla de los beneficios, de las lesiones y también de la alimentación. Sin duda, la palabra proteínas es la más utilizada, sin embargo, existen muchos mitos sobre estas. Es por esto que la Dra. Loreto Pañella, nutrióloga del Centro de Salud Deportiva de Clínica Santa María, aclara algunos de estos.

Cada vez son más los estímulos para que las personas comiencen a hacer deporte o, para aquellos que lo tenían olvidado, lo retomen. Hay de todo, desde aplicaciones que contarán las calorías o enseñarán rutinas, hasta artículos que volverán más amena la hora del ejercicio, sin embargo, ¿qué sucede con la alimentación? Y es en este punto donde aparecen las famosas: proteínas. Por esta razón, es que la Dra. Loreto Pañella, nutrióloga del Centro de Salud Deportiva de Clínica Santa María, aclara algunos mitos sobre esta molécula.

Número 1: Las proteínas son el elemento fundamental para desarrollar musculatura

Verdadero. Las proteínas juegan un rol estructural fundamental, no sólo a nivel de la formación muscular, sino de todos los tejidos en  general. Además, es importante en otros procesos como el rol que cumple en el  sistema inmune conformándose como  anticuerpos o proteínas transportadoras.

 

Por otro lado, en el desarrollo muscular también influyen estímulos hormonales, mecánicos, vitaminas, minerales, entre otros.

Número 2: Las proteínas se encuentran solo en las carnes

Falso. Hay muchos alimentos de origen animal no cárneos que son altos en proteínas, por ejemplo: el huevo y los productos lácteos.

 

Para el caso de los vegetarianos, están aquellos que igual tienen una ingesta de proteína animal, por lo que el pescado es una buena opción y si esta no es su opción, como también ocurre con los veganos, se recomienda aumentar en forma importante el consumo de legumbres, derivados de la soya, frutos secos, semillas, algas, y de algunos cereales con mayor contenido protéico, como  la quinoa entre otros.

 

Para estos últimos casos, si bien se puede cubrir la cantidad de proteínas, puede que la biodisponibilidad no sea la óptima, como sucede en general con las proteínas de origen vegetal, por lo que se recomienda  asesorarse con algún profesional en nutrición para poder optimizar su ingesta.

 

Número 3: Toda persona que hace deporte debiera tomar suplementos protéicos

No es verdadera en todos los casos. Esto va a depender del estado nutricional, de la composición corporal,  de la alimentación y del deporte que la persona vaya a realizar. En general, un deportista que cubra una ingesta protéica entre 1,2 y 2 gr proteína /kg de peso /dia con la dieta, no debería requerir suplementos nutricionales.

 

Sin embargo, la ingesta habitual de proteína de la dieta no es tan alta como para alcanzar esos requerimientos, y si el volumen de ejercicio es alto o se realiza ejercicio de fuerza buscando aumentar la masa muscular, los suplementos muestran claros beneficios en relación a estos resultados. Por lo tanto, sí podrían ser necesarios en ejercicio de resistencia (post entrenamiento) y en deportes intermitentes post entrenamiento y/o competencia, donde mejoraría la síntesis y recuperación muscular.

 

Número 4: La cantidad de proteínas consumidas es directamente proporcional al desarrollo muscular

Falso. Hay varios otros factores que influyen, por ejemplo, cómo distribuyo la cantidad de proteínas durante el día, cuánto ingiero de estas, en qué alimentos las consumimos y qué tipo de proteína o combinación de aminoácidos consumimos.  No es lo mismo no comer proteínas durante todo el día y luego en la noche ir al gimnasio y tomar uno o dos batidos, que alimentarse en forma equilibrada durante el día con 3 a 4 comidas que contengan buen aporte protéico y reforzar algunos días de la semana con un batido post gimnasio.

 

Por otro lado, tampoco es lo mismo si se está realizando una dieta para bajar de peso por ejemplo. En esos casos, si existe restricción calórica, puede ser más necesaria la incorporación de un suplemento protéico, que tendría el doble objetivo de mejorar la pérdida de masa grasa y mejorar la masa muscular.

 

La cantidad recomendada de proteínas para la población general es de 0,8 gr/kg /dia, aunque actualmente hay consenso en recomendarles cantidades mayores a los deportistas.

 

Número 5: Da lo mismo cuándo se consumen las proteínas

Falso. Se ha visto que consumir proteína inmediatamente posterior a un ejercicio de fuerza es una forma muy efectiva de promover en forma aguda un balance protéico positivo, el cual, si se mantiene en el tiempo, se transformará en ganancia de masa muscular.

 

La ventana de mayor anabolismo muscular se produce dentro de las primeras 24 horas post ejercicio, y ocurre por cambios en la fisiología del músculo que lo hacen quedar como “sensibilizado” al aporte de proteínas. Pero el máximo aumento ocurre dentro de las primeras 3 a 4 hrs y específicamente dentro de la primera media hora. Sin perjuicio de lo anterior, la consideración clave está dada por la cantidad total de proteína ingerida durante el día. Incluso este factor parece ser el mejor predictor de la hipertrofia o ganancia muscular.

Photo by bruce mars from Pexels

Read more

YO, LA PEOR DE TODAS

Si, soy una mala madre. Hoy en el súper mi hija me apretó todos los botoncitos que conoce y cedí: le compré unas papitas de las más chatarrozas para que me deje terminar el super y ya en la caja sentía todas la mirada inquisidoras de otros papás de nenes chiquitos y de papás de nenes grandes que, quizás, ya se olvidaron lo demandante que es la primera infancia.

Sentía sus miradas en la nuca entre murmullos: “como alimenta así a su hija?, que horror!, cómo será en la casa”. Lo que ellos no saben es que en casa mi hija en lo que va del día comió un trozo de salmón, media zanahoria, algunas nueces y 1/4 de manzana. Lo que ellos no saben es que cuando le abrí sus papitas tire 3/4 de la bolsa en la basura. Lo que no saben es que ella comió algunas y dejó el resto porque no está acostumbrada a comerlas. Lo que no saben es que anoche dormimos 4 horas y bastante mal dormidas. Lo que no saben es que anoche por alguna razón se despertó muchas veces y entre mordidas y tirones a mis pechos mientras tomaba teta trataba de volverse a dormir.

Pido perdón a la sociedad y a mis colegas por no ser perfecta como Julio Basulto. Tratemos de no quedarnos con la foto y juzguemos menos. Las nutricionistas también a veces la embarramos.

Read more

¿Qué es la macrobiótica?

Macrobiótica significa Macro: Grande; Biótica: Vida = Gran Vida. Conseguir a través de la alimentación una vida más larga y saludable que nos permita conseguir todo aquello que nos propongamos.

La Macrobiótica realmente es una filosofía de vida donde además de tener en cuenta la forma de alimentarnos, también son esenciales otros hábitos de vida saludables como el ejercicio físico, la meditación, el contacto con la naturaleza,… Por lo tanto, es muy importante llevar un modo de vida en contacto con la naturaleza respetando a las personas y a los animales.

Es una forma de vida consciente y saludable que se ha practicado desde la antigüedad por personas de culturas y orígenes muy diferentes.

Su práctica requiere de una buena base teórica para poder entender cuáles son sus principios, y una parte práctica o vivencial para aprender qué debemos comer en cada momento.

La práctica de la macrobiótica nos permite conocernos a nosotros mismos y ofrecernos aquello que necesitamos en cada momento para sacar el máximo partido de nuestra naturaleza.

Aprender a alimentarnos de forma consciente, eligiendo qué es lo que necesitamos, cuándo y cómo vamos a preparar nuestros platos, nos va a permitir que logremos un resultado que tiene un valor incalculable: sacar todo nuestro potencial.

A pesar de que lo olvidemos a menudo, la sangre (y por consiguiente toda la nutrición de las células, los órganos y el sistema nervioso) se genera a partir de lo que comemos. Somos literalmente lo que comemos. Cada una de nuestras células está influida por la calidad de la sangre que las nutre y ésta, a su vez, se genera a partir de lo que comemos cada día.

En mi opinión, la respuesta a la mayoría de nuestros problemas de salud la tenemos debajo de la nariz tres veces al día: en el desayuno, la comida y la cena.

_NAS3045

Por ello, cuando decidimos que queremos comenzar un cambio de hábitos que incluye un cambio en la alimentación, vemos que hay muchas teorías ¿cuál de ellas es la buena? ¿quién tiene razón? En realidad, muchas formas son válidas; la clave está en encontrar aquella que se adapte más a tus necesidades.

Uno de los principios de la macrobiótica es “No creo, experimento”. No te creas nada, nadie tiene la verdad, el único modo de encontrar tu “larga vida” es experimentando y creando tu propia realidad. Los resultados prácticos son la mejor y más clara manera de saber si lo que estamos haciendo es adecuado o no.

Desde mi experiencia personal, cuando comencé con la macrobiótica, me fascinó aprender y sobre todo experimentar que los alimentos que elegía tenían en mí un efecto a nivel global: mi energía aumentó, mi mente estaba despejada, mis emociones se volvieron más estables,… la lista de beneficios es muy grande, y cada uno notará efectos diferentes.

_8102630

Pero cualquier cambio en la forma de vida de uno requiere un esfuerzo personal, y una decisión profunda para llevarlo a cabo, por eso, mediante los talleres que propongo quiero daros las herramientas y acompañaros para que podáis conseguirlo.

Vivir la Gran vida es sencillo si aprendes a hacerlo paso a paso. Ahora es el momento para comenzar el camino hacia las metas y vivir realmente la vida que deseamos!

Próximo artículo: ¿Cómo preparar un desayuno energético según la macrobiótica?

Maider Sorasu Alcubilla – Cocina Macrobiótica

Primer Taller:

_Taller 1_ Cocina para la mujer_info general

 

Read more