La extraña relación entre los celos y la infidelidad

Los celos y la infidelidad guardan más relación de lo que parece.

Siempre será entendible la reacción celosa de una persona que percibe que su pareja está siéndole infiel. Después de todo, la sospecha y la posesión son tan primitivas como la vida, y responden a un instinto evolutivo que busca salvaguardar nuestras relaciones familiares, alejar depredadores y garantizar que nuestras necesidades básicas (vivienda, comida y salud) serán satisfechas.

Los celos son la manifestación de la fuerza bruta de los apasionados, y como tal, si bien puede no dar resultado siempre, brinda al menos alivio a los amantes haciéndoles sentir que están “asegurando el territorio”.

Los celos estimulan patrones de conducta que escapan al sentido común, ya que lo único que importa al cerebro es garantizar la exclusividad sexual y evitar la pérdida de recursos vitales. Para ello, somos capaces de tomar decisiones y medidas que nunca antes habríamos imaginado, como violentar la privacidad de nuestra pareja, controlar sus movimientos y anular su identidad. Situaciones que se pueden evidenciar a través de las historias recopiladas en el nuevo libro de Walter Riso: “Las mayores estupideces que hacemos por amor”. 

Por supuesto, no siempre los celos corresponden a un acto de infidelidad real; de hecho, es común que la amenaza sea imaginaria, algo que se vincula especialmente con los celos patológicos y la personalidad insegura.

Curiosamente, existen también casos en que la infidelidad o atracción física hacia alguien externo a la relación desencadena sospechas hacia la propia pareja, un fenómeno que la voz popular denomina: “El que la debe, la teme”, y en el cual la ciencia ha podido profundizar recientemente.

Celos, infidelidad y proyección: cuando nuestra pareja es un espejo

En su libro Rayuela, el escritor Julio Cortázar describe a la perfección la dinámica de la proyección en las relaciones de pareja: “Fuiste siempre un espejo terrible, una espantosa máquina de repeticiones”. 

Aunque suene poco romántico, esta frase nos habla de cómo convertimos al otro en un reflejo de nuestros propios miedos, tendencias y deseos. En el campo de los celos y la infidelidad, un estudio publicado el año pasado por investigadores de la Universidad de Carolina del Sur (Lancaster) y la Universidad de Maryland encontró que las personas tienden a proyectar su deseo o atracción sexual por otros en su pareja, y que esta proyección suele ir de la mano de profundos sentimientos de ira y comportamiento negativo.

En otras palabras, cuando las personas experimentan el impulso de ser infieles culpan a su pareja de tener intenciones extraconyugales ocultas.

El psicólogo Robert Burriss lo explica de la siguiente forma:

Las personas se enojan con su pareja cuando sospechan que él o ella alberga el deseo de tener sexo con otra persona, y sus sospechas son más fuertes cuando ellos mismos fantasean sobre el sexo ilícito. Así que la próxima vez que te veas obsesionado por el interés de tu pareja en otras personas, podrías beneficiarte al mirarte al espejo y preguntarte si tus propias fantasías son las culpables.

La investigación también sugiere que nos proyectamos en los demás cuando carecemos de las herramientas necesarias para hacer frente a nuestros pensamientos, aceptarlos y lidiar con ellos. Desde luego, esto perjudica seriamente la calidad de nuestras relaciones.

La psicología entiende la proyección como “la sombra del Yo”, y la única forma de vencerla es correr las cortinas y dejar que entre la luz; asumir el timón de nuestras emociones y elegir un camino únicamente luego de haber evaluado las consecuencias.

La infidelidad es la principal causa de disolución en una relación de pareja, y, los celos, una causa común de deterioro afectivo y pérdida de la complicidad. La mejor forma de evitar los efectos negativos de ambas experiencias es ser completamente abiertos con nosotros mismos y con nuestra pareja, anteponer la honestidad al miedo y pensar siempre en cómo nuestras acciones pueden afectar nuestra realidad.

La dinámica entre los celos y la infidelidad es compleja, y no desaparecerá de la noche a la mañana. El psicólogo y escritor Walter Riso, hace un recuento de diferentes situaciones y testimonios que hablan de cómo los celos han hecho mella en la relación; todo en su nuevo libro: “Las mayores estupideces que hacemos por amor”. Sin embargo, tenemos el poder suficiente para cambiar nuestra percepción y tomar decisiones que contribuyan a nuestro bienestar y paz mental. Recuerda siempre que las heridas del corazón pueden sanar, pero el tiempo no se recupera; decide invertirlo en una vida de gozo y entusiasmo, en lugar de maltratarlo con emociones tóxicas.

Read more

La Culpa

 

 

“La culpa es el sentimiento más limitativo, porque genera en nuestra mente pensamientos de  vergüenza, dolor, sufrimiento, enfermedad, resentimiento, soledad y miedo.

Es un pensamiento escondido en el rincón más oscuro de la mente, no se ve, no se siente aparentemente, no se reconoce y al no reconocerlo no puede ser sanado a través del perdón que nos conduce de regreso al amor y a la libertad que nos fueron dadas desde el Origen.»

La culpa o falta de amor es el mecanismo inconsciente pero fulminante que utilizamos para destruir nuestra paz, es la sustentación de una de las mayores irrealidades de este mundo, la irrealidad del pecado. Es el primer obstáculo para la paz, que es el deseo oculto de deshacernos de ella a través de la atracción constante por la culpabilidad que nos genera miedo al amor y a Dios. Un obstáculo que construimos con dedicación día con día y ni siquiera somos conscientes de ello, no sabemos cómo se originó y se grabó en nuestras mentes, no sabemos quién participó en su origen, no conocemos su fuente y por lo mismo, no sabemos cómo deshacernos de ella.

El sentimiento de culpa se va formando en la mente del Hijo de Dios desde la infancia, cuando los mensajes, a través de frases y actitudes de los adultos, se ven en su momento aparentemente inofensivos. No se observan, no se sienten, se presentan sin darse cuenta de ello el niño que lo recibe, y sin percatarse de ello el adulto que lo transmite. Los mensajes familiares, se entremezclan con los culturales, los sociales y los religiosos y es así que ideas tan complicadas como «pecado original» o tan aparentemente inofensivas como «eres el más inquieto y travieso de tus hermanos», «Mira  lo bien que se comporta fulano», van dando formación al primer sentimiento de culpabilidad en el ser humano.

Este sentimiento de culpa genera en la mente de la persona, sin que se percate de ello, sin que sepa de dónde surge o cual es la causa de la que proviene lo que está experimentando en su vida, el sentirse separada, en soledad, por momentos resentida, como ausente de Dios. Sin esperanza y con una latente y oculta angustia de ser castigada, porque para el ego la culpa exige castigo, sea éste proveniente de una persona específica, de ella misma, la familia, la sociedad o de Dios.

 Ver ¿Por qué siempre acabo con el mismo tipo de relación de pareja?

Frases y actitudes van dando formación a este sentimiento de culpa y vergüenza que acompañará al Hijo de Dios toda su vida hasta que lo descubra, se haga responsable y consciente y decida modificarlo. Cuando acepte en su mente que la realidad es que no existen las culpas ni los culpables, no hay víctimas ni victimarios en el mundo, que todo esto no es más que una ilusión que el ego desea que se grabe en nuestra mente. Cuando llega a reconocer que todo depende del maestro que se elige para observar, tomar decisiones y caminar por la vida.

Los únicos maestros de que disponemos para aprender, para formar nuestra visión de la vida y del mundo son: el ego, o Espíritu Santo. Elegir como maestro al ego conduce a vivir con miedo, con sentimientos de culpa, vergüenza, resentimiento, ira, coraje, odio, enfermedad y muerte. Cuando se elige como Maestro al Espíritu Santo el resultado que se obtiene es felicidad, paz, amor y vida eterna, que es el estado natural en que fuimos creados por nuestro Padre.

En la medida que el Hijo de Dios se sienta culpable y siga eligiendo sentirse así, estará demandando un castigo, porque ésta es una ley básica del ego, que la culpa siempre demanda y espera castigo, para finalmente creer que es Dios Quien castigará. Sin embargo, cuando se elige el perdón y el amor, entonces es imposible tener ningún tipo de miedo o de culpa, porque el amor automáticamente desvanece la culpa. 

La culpa implica siempre la fabricación de víctimas y victimarios o sea, alguien que ataca y alguien que está dispuesto a recibir el ataque, pero ambas partes están jugando el mismo juego que se llama «relación especial». Ambos personajes están entrelazados y a la vez separados (paradoja de la dualidad del ego) por el sentimiento de culpa y desarrollando, sin darse cuenta de ello, de forma inconsciente, sentimientos de vergüenza y miedo. El victimario que ataca se siente culpable y debido a ello piensa que su víctima, en algún momento, le devolverá  el ataque. Esta condición lo mantiene en el miedo y totalmente paralizado.

La culpabilidad es la única necesidad del ego y cuando la persona no puede soportarla, la proyectará al exterior en forma de agresión, culpando a otros por lo que acontece en su vida. Cuando una persona, consciente o inconscientemente ataca, automática e inevitablemente en su mente piensa que debido a ello será contraatacada. Esto le generará sentimientos de soledad, miedo y separación, porque desde el mundo del ego el Hijo de Dios tiene la necesidad de atacarse uno a otro, devorarse uno a otro, violarse uno a otro, odiarse uno a otro, destruirse uno a otro. Las enseñanzas que nos ofrece el maestro ego, como ustedes podrán observarlo, realmente no son muy compasivas ni amorosas.

El extraño y oculto sentimiento de culpabilidad que confronta el ser humano en su vida siempre es asunto de alta importancia, porque va asociado a cómo se ve y se siente él, cómo ve y siente el mundo en el que vive y lo más importante, cómo ve, siente, se relaciona y vive a Dios. La culpa la podemos describir de diversas formas, pero las sensaciones que nos genera siempre son de duda de sí mismo, sentimientos de inferioridad, inseguridad, insatisfacción, aislamiento, soledad, desamparo, enfermedad y muerte. Todo esto, finalmente, no es más que un pensamiento que deforma la visión. Este pensamiento, en su visión externa, va a depender de si está conducido por la visión del ego o por la del Espíritu Santo.

Deshacer el sentimiento oscuro de la culpa requiere primero el darse cuenta de que está grabada en la mente de cada persona, en la mía, en la tuya, en la de cada Hijo de Dios. Para poder llegar a reconocer este oculto sentimiento se requiere de apoyo, de cierto entrenamiento mental para saber buscarlo, aceptarlo y encontrar la causa que lo generó. Esto en ocasiones puede ser doloroso al inicio, pero al final del proceso la liberación se presenta, la angustia y el dolor desaparecen y la sensación de paz, amor y felicidad, estado real en que el Padre Creó a Su Hijo, se convierte en parte de la vida diaria del ser humano.

La culpa o falsa idea de pecado, en realidad no es otra cosa que una falta de perdón y amor. Una idea equivocada que nos hace sentirnos separados del Creador, Quien es Amor. Esta idea, totalmente errónea, es generada por el ego o falso yo y su respuesta es negarla, tratar de borrarla de la mente de la persona fingiendo que no existe, que no está en ella. Esta es una manera poca adecuada de ver el problema porque así nunca va a desaparecer, solo será enterrado en el rincón más oscuro de la mente. Sin embargo la negación no es una defensa suficiente, porque en algún lugar permanecerá y seguirá causando dolor. Seguirá enajenando, casi enloqueciendo al Hijo de Dios que empezará a buscar, en todo lo externo a él, la fuente de su desgracia, victimarios culpables de su dolor (negación-proyección de la culpa). Nunca se dará la oportunidad de ver en el interior de su mente la verdadera causa que se la genera y, bajo esta visión,  darle solución, desvanecerla a través del perdón.

Cuando la culpa se transfiere a otra persona o a una situación externa no se está deshaciendo, solo se está reforzando, porque se inicia el ataque injusto a otros y con ello también una serie interminable de situaciones de ataque y contraataque. Esto de inmediato activa el ciclo vicioso de ataque-culpa, de negación y proyección y la cadena se vuelve interminable. Sin una esperanza de salida, sin esperanza de paz ni felicidad, porque la proyección siempre te hará daño.

La proyección refuerza tu creencia de que tu propia mente está dividida… no es más que un mecanismo del ego para hacerte sentir diferente de tus hermanos… te hace parecer mejor que tus hermanos y de esta manera empaña tu igualdad con ellos todavía más. (T.6.II.3:1-3)

Como la culpa ineludiblemente exige castigo, en el falso sistema de pensamiento del ego este castigo se puede llegar a observar, en la mayoría de los casos, como que proviene de Dios, que es Él Quien lo envía, Quien lo pone como prueba, Quien juzga y condena. Esto es un error total porque entonces se podría pensar que Él es un Ser vengativo, que está «allá» en el Cielo solo buscando las fallas de Su propia Creación y en espera de que Su Hijo se equivoque y haga algo inadecuado y «malo», para de inmediato poder mandarle «un rayo fulminante» para destruirlo y para castigarlo por su «gran pecado». Esto puede llegar a hacer que por momentos una persona pueda sentirse separada y sola, con un cierto miedo hacia Dios, lo que es totalmente inadecuado, ya que Dios es solo Amor y todas Sus Creaciones son Amor. Dios no Crea para luego destruir. Dios no juzga ni perdona a Su Hijo porque nunca lo ha considerado culpable.

La carga que representa la culpabilidad siempre será pesada. Es una sombra que obscurece la felicidad y que requiere que la observe uno, porque de otra manera se hará una costumbre ir cargando con ella sin poder darse cuenta. Hará que todo sufrimiento, dolor, enfermedad e infelicidad que se presente en la vida, se llegue a interpretar como proveniente del exterior y, bajo esta visión, se sienta uno impotente para darle solución. Representará un elemento que hará buscar siempre culpables en el exterior, proyectar falsas culpas, sentirse víctima y con ello, sumirse en una oscuridad que no permitirá gozar plenamente de la vida ni descubrir la belleza de nuestro verdadero Ser.

Pero cuando esta visión es transformada, cuando se da uno permiso y oportunidad de dejar de buscar, tratando siempre de encontrar culpas y culpables, jueces y verdugos, es que puede uno llegar a reconocer y aceptar que los seres humanos tomamos decisiones equivocadas, con miedo, pero que podemos corregirlo tomando una nueva decisión. El falso concepto de pecado y el tan esperado castigo se van anulando poco a poco de la mente, el perdón se hace presente, el amor empieza a entrar en la vida de cada Hijo de Dios y el caminar por la vida se vuelve placentero, lleno de esperanza, con un total sentimiento de unidad con la Creación.

Cada día nos brinda la oportunidad de tomar una nueva decisión que nos permita empezar a deshacer la culpa y su proyección si nos observamos, siempre compasiva y amorosamente, para descubrirlo y solicitamos al Espíritu Santo que nos apoye en el cambio de visión. Si le entregamos y ponemos en Sus manos cada uno, sin querer darle solo parte de ellos, de nuestros pensamientos erróneos para que Él los observe y los evalúe y le decimos:

Te entrego esto para que lo examines y juzgues por mí. No dejes que lo vea como un signo de pecado y de muerte, ni que lo use para destruir. Enséñame a no hacer de ello un obstáculo para la paz, sino a dejar que Tú lo uses por mí, para facilitar su llegada. (T.19.IV.C.11:8-10)”

 

Extracto libro La Culpa: un Pensamiento que Paraliza y Conduce al Desamor “, de Georgina Arteaga

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

 

www.facebook.com/InstitutoDraco

 

Read more

Sanar Heridas Emocionales

Cuando hemos pasado por situaciones desagradables como un divorcio, una separación, la pérdida de un ser querido, un rechazo, la pérdida de un empleo, etc…  quedan heridas que si no cicatrizan bien seguirán doliendo y haciéndonos daño.

Si no encontramos una solución lo más seguro es que vaya a peor.

A veces creemos que como no nos acordamos a diario de lo que nos ha hecho daño en el pasado, estamos curados emocionalmente. Pero cuando aparece un disparador que nos hace recordar enseguida el daño causado, reaccionamos de manera exagerada o no apropiada. Es entonces cuando debemos darnos cuenta que no estamos “curados emocionalmente”.

Lo cierto es que las heridas emocionales del pasado se esconden en tu inconsciente en forma de memorias dolorosas y suelen salir a la superficie manifestándose en conductas no deseadas, adicciones, depresiones, ansiedad, e incluso enfermedades. Muchas de estas heridas emocionales se gestan en la infancia pero lo cierto es que muchas otras ocurren en la edad adulta y afloran cuando nos relacionamos con otras personas.

1-Heridas emocionales relacionadas con la autoestima

Si te sientes desvalorizada, si te has sentido rechazada, humillada por personas cercanas e incluso por tus propios padres, es muy posible que tu autoestima esté por los suelos. Deberás trabajarla para sentirte útil y con valor otra vez

2-Heridas emocionales relacionadas con la independencia

Si en el pasado alguien te criticaba o corregía a menudo la más mínima acción que realizabas, es muy posible que te sientas insegura y que te cueste tomar decisiones. En ocasiones puedes reaccionar de forma muy pasiva y en otras de forma muy agresiva.

3-Heridas emocionales relacionadas con la falta de amor

Si has sufrido la falta de amor o cariño sobre todo en la infancia, puede que en tu etapa adulta te sientas sola. Puede también hacerte sentir dependiente y que necesitas de otras personas y de su aprobación.

Sentir la falta de aceptación por parte de los demás hará que intentes complacerlos todo el tiempo, olvidando tus propias necesidades y deseos.

A la hora de superar una situación adversa debemos primeramente aceptarla, y luego afrontar la situación de la mejor manera posible. Enfrentarnos a la realidad con una actitud optimista y buscando la parte positiva, que a veces nos cuesta encontrar pero siempre hay un aprendizaje detrás de una “mala” experiencia. Negar o evitar la adversidad no servirá más que para que suframos más. Si nos entrenamos en desarrollar nuestras habilidades emocionales podremos superar las dificultades y crecernos ante ellas convirtiéndonos en adultos emocionales.

 

¿Cómo puedes sanar una herida emocional?

1-Primero deberás identificar en el presente qué es lo que te hace sufrir: miedo a la soledad, al abandono, un rechazo, etc…

2-Tomar conciencia de las emociones que te producen

3-Buscar en el pasado qué es lo que te hace sentir ese miedo

4-Soltar las ataduras del pasado y coger el aprendizaje, transformando así  la situación

5-No culpar a otros de tus problemas

6-Crear un presente libre resentimientos, culpa y desamor

Sanar una herida emocional requiere tener valor para mirar hacia adelante, reconciliarnos con  nuestro pasado, y  no dejar que los pensamientos negativos te dominen.

El pasado no lo podemos cambiar pero lo que sí podemos hacer es cambiar la manera de verlo, con el aprendizaje adquirido y como vivimos en el presente.

 

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

 

www.facebook.com/InstitutoDraco

 

Read more

Fui infiel, me siento mal, ¿qué debo hacer?

En un mundo donde las relaciones entre hombres y mujeres cada vez están más convulsionadas y los vínculos cada vez más endebles, ser infiel es un hecho frecuente, que si es bien enfocado puede convertirse en una oportunidad de crecimiento y madurez en la pareja. Ser infiel y sentirse mal es un síntoma de que puedes emprender cambios para construir una relación de pareja más satisfactoria y estable.

La infidelidad en una relación tiene matices que la hacen más o menos grave. Puede tratarse de una aventura pasajera  y aun así generar culpa sobre todo si nuestra pareja permanece en desconocimiento de nuestra falta. Un examen de conciencia puede resultar positivo para recapacitar y reconocer que pueden haber aspectos de mejora en tu relación, en dicho caso puedes convertir el hecho en una oportunidad de cambio.

¡Una actitud de rectificación acompañada de acciones concretas te servirá de mucho para resarcir el daño causado!

Recomendaciones que tienen que ver contigo

Trátate con generosidad y autocompasión, una desacertada decisión circunstancial no te define como persona, ni puede terminar  con una relación de pareja estable. Así que no te fustigues.

  • Sincerate comunicándole a la otra persona que sólo fue un encuentro pasajero,  que tienes una relación estable que deseas cuidar.
  • Evita toda comunicación  o contacto directo o por redes sociales con esa persona,  si insiste en mantener contacto, sé tajante y como medida extrema elimínale de tus contactos o bloquéale.
  • Reflexiona en torno a qué te llevo a la infidelidad. ¿Curiosidad?, ¿insatisfacción?, ¿despecho?. Identifica cuál pudo ser el detonante o factor que te llevó a ser infiel para que puedas manejar la situación.
  • Debes sincerarte  en primer lugar contigo, pues si sientes culpa es porque la infidelidad es un antivalor para ti,  de modo que debes descubrir por qué fuiste infiel, si tu pareja tiene algo que corregir es la oportunidad de buscar la manera de hacérselo  saber sin ponerte en evidencia, esto solo agravaría la situación.

Recomendaciones para con tu relación de pareja.  

  • Aumenta la comunicación con tu pareja. Conversa de eso que te molesta o causa insatisfacción. Pregúntale sobre ti,  qué cosas puedes mejorar. Esto les ayudará a fortalecer la confianza.
  • Compartan momentos gratos.  Realicen actividades placenteras juntos.
  • Rompe con la rutina, busca momentos para compartir inesperados, cultiva el erotismo y el romanticismo .

Convierte la falta en una oportunidad de crecimiento y madurez.

Aprender de la experiencia para valorar la sinceridad, reconocer el valor de la pareja, la transparencia en el manejo de la relación, implementar cambios en la comunicación será clave para superar el escollo de la infidelidad. Insistimos en no caer en el mea culpa sin cambios de actitud y comportamiento.

Lo importante del arrepentimiento es que genere cambios una vez reconocida la falta. No es necesario dar cuenta de la infidelidada a tu pareja eso sólo empeorará las cosas,  quien se atreve a confesar una infidelidad es un sincericida, pero quien se atreve a reconocerla y proponer cambios para mejorar su relación es una persona digna de volver a confiar en ella.

Si tu pareja se entera debes ofrecer certeza de tu amor para que vuelva a confiar desde el compromiso de la rectificación, pedir perdón de forma  genuina y desde el corazón.

Superar una infidelidad para ambos miembros de la pareja es difícil, pero si hay arrepentimiento verdadero, se valora lo construido y hay votos por salvar la relación,  con un compromiso de honestidad por parte de quien cometió la falta, ésta pudiera ser una oportunidad para fortalecer la relación de pareja desde el amor, el respeto y la comprensiónSalva tu relación . ¡Estás a tiempo!

 

Extraido de: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

 

Read more

Esto es lo que debes saber del amor y qué no lo es

El poder definir el amor es algo muy complicado, puesto que existen diferentes formas de amar. Estas dependen completamente de la intensidad y a la persona a quién va dirigido. El concepto de amor como algo concreto y tangible es difícil de manejar, sobre todo cuando está fuertemente influenciado por preceptos sociales. En las siguientes líneas, nos centraremos en analizar al amor romántico: un tipo de amor conocido por todos, pues su fama es grande a lo largo de la historia.

El amor es un sentimiento universal, con el cual todos los seres humanos se sienten inspirados. El amor es la motivación necesaria para seguir adelante. Cuando una persona se enamora es feliz.  Por otro lado, también puede causar mucho sufrimiento cuando el amor no es correspondido. Es por ello que, mucho se habla del amor y el desamor, al punto que películas, canciones y novelas lo usan como tema principal. Sin embargo, el amor es algo más que eso. Por esta y muchas otras razones hemos decidido traer especialmente para ti todo lo que debes saber del amor y qué no lo es. ¡Sigue leyendo!

¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando nos enamoramos?

Antes de enfocarnos en la definición de amor romántico, es necesario repasar una serie de descubrimientos científicos. Estos descubrimientos, al menos en occidente, han ayudado a dilucidar lo que ocurre en el cerebro cuando se está enamorado. Algunos resultados consolidan que el amor y el enamoramiento se respaldan por una serie de patrones conductuales que ayudan a intensificarlo. De acuerdo a los hallazgos obtenidos, el amor actúa como una droga para el cerebro de la persona, ya que modifica el funcionamiento del mismo.

Los factores culturales también son importantes. En mayor o menor medida, estos factores son responsables de que ocurran una serie de reacciones químicas en el cerebro, sobre todo en lo que respecta a la sinapsis neuronal. El amor termina alimentándose de las expectativas e ilusiones de la persona, por ello podemos enamorarnos varias veces a lo largo de nuestra vida. Cuando nos enamoramos se liberan grandes cantidades de serotonina, la cual provoca que el estado de ánimo mejore considerablemente cada vez que pensamos en la persona amada.

El amor también libera una serie de neuroquímicos como la adrenalina, esta permite que la persona esté más energizada. Así como la dopamina, que está implicada en la adicción a las drogas, especialmente porque refuerza las conductas placenteras. La cascada neuroquímica, producida por el amor, también puede ocasionar grandes problemas cuando se sufre de un sentimiento opuesto al detonante, como es el desamor. La persona terminará deprimida e inestable emocionalmente.

Sternberg y su concepción del amor

Robert Sternberg es uno de los científicos más reconocidos en el campo del enamoramiento y el amor. Este profesional publicó un libro llamado: Teoría triangular del amor, donde se describen los distintos elementos que componen el fenómeno de enamorarse y las posibles combinaciones de sentimientos al momento de formalizar cualquier tipo de relación.

Según este científico, las tres cualidades claves a la hora de que perdure el amor en una pareja son: intimidad, pasión y compromiso. La intimidad se puede definir como la cercanía que presentan los individuos que componen la relación, representando la conexión entre lo emocional, el afecto y la confianza; elementos que llevados de la mano con el amor garantizan el éxito de una relación.

La pasión puede ser concebida como la energía y la excitación que sienten dos personas que tienen un amor mutuo. Se relaciona con ese fuerte impulso y necesidad de estar con el otro, por lo que, termina siendo una atracción física. De acuerdo a la combinación de estas cualidades se pueden dar diferentes tipos de relaciones. Para Sternberg, el amor más intenso y gratificante es cuando aparecen estas tres cualidades en conjunto.

El amor tóxico no es amor ¡Debemos aprender a identificarlo!

Esto es lo que debes saber del amor y qué no lo es

El amor tóxico es un concepto que se ha hecho muy popular en la actualidad. Cada vez es más común encontrar parejas que mantienen una relación basados en esta clase de amor. Muchos de ellos ni siquiera se dan cuenta. El amor tóxico se caracteriza porque presenta una serie de conductas cuya dependencia emocional y control terminan por convertir la relación de pareja en algo dañino. Es por ello que los individuos involucrados terminan por vivir en un completo tormento. ¿Sabes cómo identificar al amor tóxico? ¡Aquí te lo contamos! Presta atención a los siguientes síntomas:

-Dependencia y codependencia emocional:

Esto ocurre cuando uno de los miembros de la pareja presenta una autoestima muy baja. La felicidad depende de la presencia del otro y su mayor temor es encontrarse consigo mismo y estar solo. También se da el caso contrario, cuando a uno de los individuos le gusta que su pareja dependa de él, de esta manera, su amor es condicionado.

-Vida social limitada:

La pareja deja de lado sus amistades y termina por depositar su atención únicamente en su relación.

-Irracionalismo e ilusiones desmedidas:

Es un amor que se ha alimentado por expectativas irreales, lo cual genera una tremenda frustración cuando no se cumplen las expectativas.

Otros aspectos negativos que definen al amor tóxico

-Necesidad de aprobación:

La persona al sentirse vacía busca en la pareja seguridad, estabilidad, amor y comodidad. Espera que cada aspecto de su vida sea agradable para su pareja. De esta manera, se esfuerza para complacerlo y mantenerlo contento a costa de su propia felicidad.

-Posesión, control y celos:

Es un tipo de amor que no es libre en absoluto, ya que uno de los miembros de la pareja interpretará que la otra persona es de su posesión, siente la necesidad de ejercer un control total sobre todo. Los celos, por su parte, deterioran por completo el amor. Todo termina siendo una completa infelicidad producto de los reclamos y desconfianza.

-Manipulación:

Cuando existe el chantaje emocional por parte de cualquiera de las dos personas que componen la relación, debemos aprender a decirle no a un amor enfermizo.

-Falta de comunicación y conflictos excesivos:

La comunicación no termina por ser fluida. Es por ello que, el amor o mejor dicho la relación no termina por ser cordial. La confianza que siempre debe perdurar se pierde por completo y los conflictos están a la orden del día.

El amor y sus curiosidades…

Debido a que en las últimas décadas ha habido una gran cantidad de estudios sobre el amor y el enamoramiento, se ha obtenido nueva información, la cual resulta bastante curiosa llegando incluso, a sorprender a cualquiera. Los datos científicos que se han recabado a lo largo de los años han confirmado, entre otras cosas, que:

Los pequeños detalles realmente son importantes para mantener el amor. Según lo pudo concluir una investigación realizada por el Economic and Social research Council en el Reino Unido.

-Un estudio liderado por Ronald Rogge ha determinado que las películas de amor son la mejor terapia para aquellas parejas que atraviesan problemas sentimentales.

¡Recuerda!

-Las redes sociales son la primera causa de divorcio, especialmente porque se comprometen muchos sentimientos donde la desconfianza termina degradando el amor. Estos datos fueron obtenidos por una encuesta de la Academia de Abogados Matrimoniales de Estados Unidos.

-Las relaciones a distancia pueden funcionar siempre y cuando haya amor de por medio.

-De acuerdo a un estudio realizado por el Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio, el amor puede hacer que la persona aumente de peso.

 

Extraido de: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

 

Read more

La monogamia secuencial

Al parecer nos toca vivir tiempos caóticos y creativos, riginales e inciertos, turbulentos y esperanzados, para vivir nuestro amor en pareja. Algunos estudiosos han acuñado el concepto de “monogamia secuencial”, que viene a anunciar lo que todos ya percibimos -unos con cierto alivio, otros con más añoranza-: el funeral de “la pareja para toda la vida”.

Monogamia secuencial significa que, hoy por hoy, las personas tenemos estadísticamente muchas probabilidades de tener entre dos, tres o más parejas consecutivamente a lo largo de una vida con la consiguiente complejidad de formatos familiares y de convivencia y, sobre todo, con un alto precio en estrés emocional, afectivo y vincular. Nunca como ahora habíamos enfrentado de forma masiva tantas exigencias emocionales y tránsitos dolorosos.

Tener consecutivas relaciones sentimentales traen consigo mucho amor, pero también mucho dolor.

Amarse, unirse, vincularse, crear, separarse, desprenderse, volver a empezar, son cualquier cosa menos trámites desde la frivolidad. Golpean las cuerdas que más intensamente vibran en nuestras almas, las del amor y el desamor. Ésta es la danza que nos toca danzar y el reto a menudo es titánico y a la vez humilde: lograr permanecer en el amor y en el placer de la vida, aprendiendo a transitar y remover los puentes de dolor. Aprender pues a transmutar dolor en más amor y no en más argumentos para seguirse protegiendo. Como dice Walt Whitman en su “Hojas de hierba”:

Soy el poeta el Cuerpo y soy el poeta del Alma,
los goces del cielo están conmigo
y los tormentos del infierno están conmigo.
Los primeros los multiplico e injerto en mi ser,
los últimos los traduzco a un nuevo idioma.

En cierto modo todos los terapeutas, los ayudadores, los que acompañamos los tránsitos del amor y el desamor en las personas, somos o deberíamos ser un poco poetas del Cuerpo y poetas del Alma.

Aunque tengan modos de relacionarse diferentes, hombres y mujeres aman por igual. 

Son muchas las mujeres que se quejan de no ser suficientemente comprendidas por sus parejas hombres y lo gritan de una forma sonora y publicitaria como si fuera un derecho natural. Al mismo tiempo cientos de hombres se van secando calladamente porque encuentran que sus mujeres menosprecian algunos de sus intereses, deseos, costumbres y aficiones, y en lo hondo, piensan que hay algo que no va, que la mujer no se molesta en comprender que el hombre es como es.
Lo que parece claro es que, a pesar de las diferencias, hombres y mujeres aman por igual, son adultos por igual, exponen su corazón por igual, desean el bienestar, la comprensión y la confianza por igual… Aunque son diferentes desean lo mismo, pero de distinta manera: las mujeres están más dotadas de recursos emocionales y afectivos, los hombres de recursos racionales y de acción. Los brazos del amor y la entrega son múltiples y variados, y su conjunto crea una totalidad necesaria y hace que cada quién aporte su especialidad.

Sería muy atrevido decir, aunque lo digo, que los hombres aman más que las mujeres pero hacen mucha menos publicidad de ello; sería atrevido pero probablemente no completamente exacto. Ambos, hombres y mujeres, aman en igual profundidad pero en distinta manifestación. Pero al menos sirva como reivindicación del profundo amor y vínculo que sienten muchos hombres.

Lo que ayuda no es que los hombres comprendan a las mujeres o que las mujeres comprendan a los hombres. Lo que ayuda es que dejen de intentarlo… y en lugar de comprender que se rindan ante el misterio, y rendirse significa basicamente respetar lo incomprensible del otro y amarlo tal cual es sin comprenderlo, porque sí. Esto es regalo y bendición.

Además los que reclaman no suelen dar justamente lo que exigen. Son las paradojas de las relaciones humanas. Ojalá quién pida comprensión la pudiera dar sin paliativos.

Cualquier relación entre hombres y mujeres está llena de historia. 

En el encuentro del amor “asciende una savia inmemorial”, versaba Rilke. En el encuentro de la pareja van muchos. En cada hombre de hoy viven cientos de hombres anteriores, padres, abuelos, bisabuelos, y muchos otros. En cada mujer, muchas otras, madres, abuelas, bisabuelas, y muchas más. Sucede que algunas madres, abuelas y otras sufrieron el yugo explotador, desconsiderado y machista de sus maridos y no pudieron ejercer la libertad de vivir su enojo y reorientarse y separarse si lo deseaban. Sucede que algunos hombres anteriores se hicieron culpables de dominación y explotación de sus mujeres. Son ecos del pasado que aún nos impregnan en nuestra realidad actual. Y sucede que hoy en día algunas mujeres están enfadadas en nombre de sus anteriores y algunos hombres están culposos y asustados en nombre de sus anteriores. Algunas mujeres vengan a sus abuelas con su enfado hacia sus parejas actuales. Algunos hombres expían las culpas de sus anteriores debilitándose y empequeñeciéndose hasta estallar con sus parejas actuales. Y la guerra entre sexos y sus luchas de poder se perpetúan. Con el resultado de violencia, fatalidad y desdicha que todos conocemos desgraciadamente.

¿Qué ayuda? Que el pasado pueda quedar como pasado, dignificado con nuestra buena mirada y con el pleno respeto hacia aquello que fue vivido tal como fue y por los que lo vivieron tal como fue para ellos. Y ayuda mirar el presente con alegría y gratitud. Y nada hay más irresistible para un hombre que el genuino respeto y la sincera sonrisa de una mujer y nada más irresistible para una mujer que ser respetada como mujer y amada tal como es, incluyendo su misterio. De hecho el regalo más bello que alguien nos hace consiste en amarnos como somos y el mejor regalo que podemos hacer a alguien consiste en amarlo tal como es.
¿Vamos a por ello? Y logramos un poco más de felicidad.

JOAN GARRIGA

Extraído de www.joangarriga.com/

www.facebook.com/joangarrigabacardi

Read more

ACEPTAR EL AMOR EN TODOS SUS COLORES: LOVE IS LOVE

En este mes de la diversidad que termina, no puedo dejar de plasmar algunas palabras, primero porque es un tema que me toca el corazón y segundo porque necesitamos levantar la voz todos aquellos que creemos y confiamos en construir un mundo más respetuoso de las diferencias. He tenido pacientes queridas y queridos, con historias de sufrimiento, lucha y valentía, pero por sobretodo tengo un hermano que amo incondicionalmente y que admiro enormemente por quererse, encontrarse y luchar por él y su felicidad.

gaypridedublin2015b_large

No es fácil salir de lo estipulado por la sociedad y de lo que pareciera ser lo “normal”. Y lo pongo entre comillas porque soy una convencida que la “normalidad” no existe, sino que solo se crea a partir de constructos o ideas, tan pero tan, subjetivas. ¿Quién dijo que el amor se construye solo desde la “normalidad”? ¿Por qué no podemos ver como “normal” todos los tipos de amor? ¿Qué nos detiene a respetar y amar la diferencia?.

A ratos, me canso de una sociedad que sigue juzgando a aquél que ama a alguien del mismo sexo. Esta lucha comenzó hace décadas, pero incluso en la actualidad necesitamos seguir marchando en este mes, para que una vez más podamos decir a viva voz que en el amor no hay juicio, no hay verdades absolutas y que es simplemente eso: AMOR. ¿Por qué pasa a ser un detonante de nuestra sanidad mental el no poder aceptar que existen tantos amores como realidades hay?.

A participants holds a rainbow flag duri

Necesitamos convencernos que la persona que ama a alguien de su mismo sexo, no lo eligió, no es “moda” y no quiso tomar ese camino porque era el “más fácil”. Aquel que ama a alguien del mismo sexo, posee una profunda convicción de que su bienestar emocional va de la mano de aceptarse a sí mismo en su totalidad, sin caretas ni máscaras. Ellos y ellas, pasan a elegirse, por sobre lo que la sociedad o sus padres creen que es mejor para ellos. Se construyen en torno a la sinceridad de conocerse y mirarse en sus necesidades, que claramente, son distintas en cada ser humano.

Siempre he pensado que aquel que decide luchar por ese amor, es más valiente que cualquiera que opte por esconderlo. Porque se requiere de valentía para luchar por eso que llamamos minoría, se necesita garra para aceptar lo que somos y vencer la barrera del miedo a ser juzgados. Aquellos que decidieron no vivir en la oscuridad, han decidido lamentablemente, también luchar contra el mundo. Un mundo que se cierra a la diferencia y que critica todo aquello que salga de “lo esperado”. El amor es amor, en todas sus formas y en todos sus colores. ¿Qué pasará el día que nuestros hijos nos digan que decidieron ser sinceros con ellos mismos y luchar por sus diferencias? ¿Lograremos mirarlo como un acto de tremenda valentía y no como un acto de rebeldía contra el mundo o una moda?

4894301_0

Vengo de una familia conservadora, pero que ha logrado construir un camino hacia aceptar la diversidad, hacia querernos tal y como somos y apoyarnos en nuestras diferencias, nos tocó de cerca y por eso asumimos y abrazamos con amor esta realidad. Agradezco a diario que no seamos “normales” y luchemos como familia por una mayor inclusión y aceptación hacia lo diferente.

Yo a mis hijos les he enseñado que existen distintos tipos de amor, diferentes tipos de familia, y que aunque lo que más vemos es el amor entre hombre y mujer, no podemos dejar de aceptar, valorar y querer a personas que se aman y son del mismo sexo. Me he encargado de transmitirles que este amor no es un insulto o una enfermedad, sino algo lindo como todos los amores.  Y que nunca tendremos el derecho o la voz para juzgar y degradar a otros con palabras hirientes, aunque pensemos distinto.

Hace unos días mi hijo de tercero básico llegó triste porque le habían dicho “gay”. Mi pena más profunda no fue que él lo escuchara, sino que esta palabra aún se utilice como un insulto. Dentro de mi rabia, solo pude decirle “si fueras gay llévalo con orgullo, porque no te hace más o menos persona, existen tantos tipos de amor como personas hay en el mundo y eso no se juzga ni se insulta”. Maravilloso fue escuchar al amigo de mi hijo cuando en su reflexión comento “ser gay no es un insulto, lo peor de todo es que solo degradan a aquellas personas que aman, igual como amaríamos nosotros”.

updatedlovemakesafamily

Formemos a nuestros hijos en la diversidad y en el respeto. No tengamos miedo a que por hablar de igualdad vamos a influenciar en sus decisiones futuras, no tengamos susto a “normalizar” algo distinto. La realidad es que necesitamos mirar la diversidad como universos en que coexistimos, para que el día que uno de nuestros hijos esté sufriendo por ser distinto pueda llegar a nosotros a pedirnos ayuda y no a esconderse ante nuestros ojos por miedo a ser juzgado o por terror a decepcionarnos. Seamos una familia acogedora y que habla de lo distinto y lo diverso.  Necesitamos criar una generación que deje de insultarse frente a las diferencias y que logre apreciar la ganancia y riqueza que existe en la diversidad. Si yo respeto, acepto y abrazo esas realidades, podremos vivir en un mundo mucho más cariñoso y respetuoso del ser humano, sin importar la condición distinta en la que esté el otro.

Ser homosexual no es una enfermedad, no es moda, no es algo malo… es simplemente vida… AMOR y creo que nuestros hijos necesitan interiorizarlo de esa manera. Quizás soy muy abierta, hippie o poco conservadora, o quizás no estarán de acuerdo conmigo y es que al final de eso se trata el mundo. Todos convivimos con distintas creencias y vivencias, no nos aplastemos en ellas… convivamos, respetemos y amemos.

screenshot-2018-06-27-at-11.34.42-am

Gracias doy hoy, porque la vida me puso en mi camino una historia de vida y de familia distinta, que me ha enseñado no solo a respetar la diversidad, sino abrazarla y admirarla. A todos esos valientes que luchan por su amor y por ser ellos mismos, solo les digo una cosa: “acá estoy yo para ayudarlos a llevar su bandera, porque su bandera es también la mía: AMOR”.

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

 

Read more

Cuándo decir “NO MÁS” en una relación

Síntomas que indican que no debes seguir en una relación

¿Cuándo pierde el amor su importante finalidad? Quizá esta sea una de las preguntas más difíciles de responder cuando estamos atravesando por una crisis en la relación. Determinar el momento y las circunstancias que pueden llevar a decir: “NO MÁS”, nos permitirá darle prioridad al amor propio, dejar el sufrimiento y romper ese apego que tanto daño hace.

El amor empieza a verse afectado cuando nuestra pareja no siente amor, no permite que crezcamos en nuestros ámbitos personales o profesionales y vulnera los principios que nos definen como personas. Cuando una de estas o las tres se ven perjudicadas, es preciso que empieces a analizar tu relación.

Para Walter Riso es importante definir límites que formen una relación constructiva, saludable y duradera. Ahora veremos qué hay más allá de esos límites y cómo se pueden definir:

No hay amor

“Ya no me abraza, no me besa”, “ya no se preocupa por mí”, “nunca he sentido que esto sea amor”. Como dice Walter Riso en su conferencia “Es posible amar sin sufrir, el arte de amar sin apego”: ¿por qué quedarnos con alguien que no nos ama?, ¿qué esperas entonces, si es una relación insana y perjudicial? Mendigar amor es una de las experiencias más humillantes que se pueden vivir por alguien. Estás a merced de las migajas y la limosna que el otro puede darte, alguien así, no te merece.

¡Qué mala consejera puede ser a veces la esperanza! En ocasiones, la crudeza de la realidad o la más dolorosa esperanza nos quita la carga de un futuro inconveniente”, Walter Riso.

Cuándo decir “NO MÁS” en una relación - Síntomas que indican que no debes seguir en una relación

Le molesta tu crecimiento personal

¿Por qué en una relación de pareja se sacrifican los sueños y las metas solo por “pertenecerle a alguien”? Las motivaciones, los deseos y lo que quieres ser, siempre y cuando no sea destructivo para los demás, deben llevarse a cabo por el hecho de sentirse completo en la vida. Un amor que impida el crecimiento personal del otro para que la relación funcione, no se llama amor sino esclavitud.

¿Quieres aprender a cocinar, emprender un negocio, practicar algún deporte o entrar a la orden religiosa? Si hace parte de tus necesidades básicas, no dudes en hacerlo, no lo descartes:

“Lo que te hace evolucionar es un regalo, lo que te lleva a involucionar es un estorbo”, Walter Riso.

No hay nada mejor que una pareja con la que se pueda alzar vuelo a la par y luchar codo a codo, una persona con la que puedan desarrollar juntos la naturaleza humana de mejorar, realizar y mantener el propio ser que anda en constante experimentación. Si sientes que tu relación no es así, ¿qué haces ahí?

Traicionar nuestros principios

Entre los pensadores existe un acuerdo sobre los valores en el que se promulga que el límite de lo negociable es la dignidad personal, es decir, la opción de ser valorado, respetado y honrado. La dignidad es aquello que nos hace resistir la humillación, el autocastigo y la condena injusta.

¿Cómo saber cuándo alguien afecta tu dignidad? Para alguien que se observa a sí mismo, es fácil de determinar. La dignidad se ve afectada cuando sentimos que nuestros intereses más profundos se ven maltratados. El ideal siempre será conservar el ser moral y negarse a ser un objeto. Por eso, cuando negocias tus principios y fundamentos en nombre del amor lo único que estás haciendo es dejarte de querer a ti mismo y negando tu condición personal.

En su conferencia: “Es posible amar sin sufrir, el arte de amar sin apego”, Walter Riso aborda por lo menos dos factores importantes que afectan la dignidad personal en las relaciones afectivas. No te puedes perder la ampliación de este tema, ingresa a este enlace para que puedas adquirir ese conocimiento y las herramientas ideales para vencer el apego y dar un NO definitivo a una relación insana y tóxica.

Read more

El arte del buen amor en las familias. Las Constelaciones Familiares (V Parte)

Los Órdenes del Amor
El primer orden del amor nos dice que, en esta red de vínculos, todos sin excepción, con independencia de si se les juzga positiva o negativamente, tienen el mismo derecho a pertenecer y a ser incluidos y dignificados, permitiendo y exigiendo que asuman su destino y sus culpas y las consecuencias de las mismas, cuando así fuera el caso. En la práctica ocurre que los sistemas familiares excluyen o apartan a algunos de sus miembros porque condenan su comportamiento, o porque su recuerdo es demasiado hiriente, vergonzoso o doloroso. A veces, hay personas que murieron pronto, o personas que se suicidaron, y esto ocasiona dolor o vergüenza en los descendientes, o bien incluso padres a los que se juzga por no haber hecho lo adecuado o por irresponsables, malos, maltratadores, abandonadores, alcohólicos, etc. En realidad, excluir es un movimiento de la mente personal que trata de protegerse de lo que le genera dolor. Pero la Mente Colectiva, el Alma común, no entiende el lenguaje de la exclusión y sigue un principio existencial que reza que “todo lo que es tiene derecho a ser tal como ha sido, y a ser reconocido de esta manera”. Cuando este principio es respetado, como fruto de cavar en el propio proceso emocional y asentir a los asuntos familiares, el pasado queda liberado y el futuro puede ser fuerte y real. Cuando hay exclusiones, la Mente Colectiva impone la consecuencia inevitable de que lo excluido será encarnado de nuevo por personas posteriores, que no tienen nada que ver con el asunto, y que muchas veces inconscientemente, sin saberlo, siguen el destino del excluido. Es el efecto de las habitaciones prohibidas que atraen inevitablemente a algunos en un intento fallido de elaborar y cerrar capítulos dolorosos de los sistemas. ¿Cuántos se hacen alcohólicos siguiendo a un padre despreciado por su alcoholismo? ¿Cuántos padecen un apego frágil a la vida cuando en el corazón de la familia se les vive como miembros que reemplazaron a alguien perdido por muerte temprana, por ejemplo, o se sienten atados a la persona que falleció, y con dificultades para tomar la vida en plenitud? ¿Cuántos sienten impulsos suicidas cuando otros, anteriores, también se quitaron la vida o bien se hicieron culpables de la muerte o la desgracia de otras personas?

El segundo orden del amor es de una simplicidad extraordinaria: las personas están mejor cuando ocupan el lugar que les corresponde y no otro, lo que, traducido a los sistemas familiares, significa que los hijos sean hijos y los padres sean padres, y que en la pareja ambos sean adultos, iguales en rango, y caminen lado a lado. Si enunciarlo es fácil, que se cumpla no lo es tanto. ¿Cuántos hijos no se ven llevados a tomar la posición invisible de padres de sus padres, especialmente cuando éstos los perdieron pronto o los rechazaron (y entonces, sin darse cuenta, buscan en los hijos lo que les falto de sus padres), y los hijos lo asumen por amor, al precio a veces de llevar mochilas y fardos que dificultan su propia vida y expansión? ¿Cuántos hijos se encuentran implicados con uno de sus padres en contra del otro, o se sienten la pareja invisible de uno de ellos, o están demasiado cerca de uno de sus progenitores y en contra del otro, o hacen malabarismos emocionales y enferman en un intento heroico de preservar un buen lugar a sus padres en su corazón? No debemos olvidar que el anhelo genuino de los hijos es aunar a ambos padres en su interior, con independencia de lo que pase o haya pasado entre ellos. Demasiados padres se comportan como pequeños y demasiados hijos se comportan como grandes y especiales, transgrediendo la regla del bienestar en las familias: cada quien en el lugar que le corresponde. Y esto significa también que los posteriores se apoyan en los anteriores y orientan su mirada hacia el futuro. Es lo que en sociedades más tribales se vive como apoyo en los ancestros, a los cuales se honra y venera.

El tercer orden del amor refiere reglas de intercambio entre el dar y el recibir, lo cual riega y sostiene la vida de todos. En lo que respecta al vínculo con los padres, por ejemplo, no podemos devolver lo mucho recibido y lo compensamos y equilibramos dando a nuestros hijos o sirviendo y cuidando a la vida con nuestros dones. El mandamiento bíblico reza: “honrarás a tu padre y a tu madre y de este modo tendrás una larga y buena vida sobre la tierra”, lo cual significa que hacemos justicia a lo recibido logrando una vida buena y, a ser posible, larga. También compensamos cuidándolos dentro de nuestras posibilidades cuando lo necesitan en el declive de su vida.

Al trabajar con los problemas de las personas, encontramos que muchas no están asentadas en lo que viene de los padres (que simbolizan la vida) y más bien se niegan a tomar lo que recibieron, para preservarse de lo negativo. Sin embargo, de este modo raramente se ponen en paz con ellos mismos y con la vida, entregándole lo que tienen para darle. Más bien se empobrecen y se escatiman, posicionándose en el victimismo o el resentimiento u otros lugares de sufrimiento. Tomar lo que viene de los padres, aunque incluya heridas dolorosas, y trabajar emocionalmente en ello parece ser una suerte de salvoconducto para el buen amor y un antídoto contra muchos males, que nos induce a tomar responsabilidad por la propia vida y la renuncia a jugar juegos psicológicos invalidantes, llenos de sufrimiento, por ejemplo con la pareja o con los hijos o en entornos profesionales.

Respecto a los iguales, la regla del intercambio es mantenerlo equilibrado, para asegurar la paridad y la igualdad de rango. Damos, tomamos, compensamos, equilibramos, y estamos libres, y si seguimos juntos es usando nuestra libertad, no por sentido de deuda o de ser acreedores. Es un clásico en conflictos de pareja que suela haber desequilibrios en este intercambio de manera tal que uno se siente deudor y acreedor y ya no son capaces de mirarse a los ojos con confianza y apertura de corazón.

En resumen, ayuda en mucho a las personas y las familias que haya un orden, ordenar el amor, plasmarlo en una buena geometría de las relaciones humanas, en la que estén todos sin excepciones e igualmente dignos de respeto y de consideración, cada uno en el lugar exacto que le corresponde y nutriéndose los unos a los otros de manera tal que logren crecer en lugar de padecer. He aquí, pues, el buen amor.

Quién mejor que un poeta podría explicar ideas tan evasivas para la mente y tan certeras para el corazón. Miguel Hernández, en un fragmento del poema “Hijo de la luz y de la sombra”, escribió:
No te quiero en ti sola, te quiero en tu ascendencia
Y en cuanto de tu vientre descenderá mañana.
Porque la especie humana me han dado por herencia,
La familia del hijo será la especie humana.
Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
Seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo, se besan nuestros muertos,
Se besan los primeros pobladores del mundo.

Joan Garriga
www.joangarriga.com/

www.facebook.com/joangarrigabacardi

Extraido de www.joangarriga.com

Read more

¡COSAS DE HERMANOS!: NUESTRO NÚCLEO DE AMOR

No sé si es la edad o que cada día estoy más abierta a maravillarme y disfrutar las cosas pequeñas. En este minuto veo como mis tres hijos juegan fútbol entre ellos, la de 5, el de 9 y el de 11, me encanta porque es algo que pasa, sin embargo, a ratos se desarma. Nuestra relación con los hermanos es tan especial que se hace difícil de describir, por ese camino transitan un sin fin de emociones: cariño, enojo, amor incondicional, celos, frustración, rabia y alegrías. Es nuestro núcleo que nos ayuda más adelante a desenvolvernos en la vida, porque sin duda es aquí donde aprendemos y quizás, es sólo cuando crecemos y nos hacemos adultos, que valoramos a cada uno de nuestros hermanos, a esos que a ratos odiábamos en nuestra infancia, con los que quizás nunca conectamos y a esos con los que éramos más cercanos.  Es que la vida nos va enseñando que los hermanos son sólo una fuente de amor infinito, pero cuesta y requiere de tiempo para que esto pase. A veces incluso, nunca ocurre y las rencillas nos persiguen de por vida.

fotos-hermanos-1

Hoy miro a mis hijos y me pregunto ¿cómo logró fortalecer está hermandad? ¿cómo logró hacerlos mirarse y descubrirse a través de la relación que van construyendo entre ellos? Es un desafío diario que logren jugar y pasarlo bien los tres, sin dramas. Por eso hoy al verlos me maravillo y al mismo tiempo pienso si tendrán que llegar a la adultez para darse cuenta y vivir este amor incondicional o hay algo que yo pueda hacer para que eso ocurra. Como papás siempre queremos o deseamos profundamente que nuestros hijos se quieran, respeten y lleven bien. La realidad es que pelean, se excluyen y a veces se dicen cosas hirientes, para que al poco tiempo después se vuelvan a amar y jugar. Entonces ¿habrá una manera de hacer que está relación a pesar de las peleas y vaivenes de la vida sea una relación de amor y cariño infinito vivido y sentido por ellos? ¿lo sentirán así a pesar del sube y baja de esa relación? Quizás los mejor será enseñarles que esa es la base de toda relación y que el amor traspasa las peleas, los celos o las envidias. Además, que estas disminuyen en la medida que aprendemos a ver como el otro me suma y se hace indispensable en mi día a día. Tal vez enseñarles que no existe una relación perfecta es lo mejor que podemos entregarles como aprendizaje. Todos nos queremos y amamos a pesar de nuestras diferencias, tiempos y manera de querer.

Qué difícil es lidiar a ratos con sus peleas, sus emociones y conversarlas, intentar no caer en ser el árbitro del partido sino la mediadora de las emociones. La mayoría de las veces uno detiene estas peleas con un solo grito y los obliga a pedirse perdón y abrazarse, aunque sea forzado. Pensamos que es “lo que se debe hacer” “lo necesario”. Otras veces, con el cansancio del día en nuestras espaldas, solo optamos por un simple “que se maten”. No es fácil hacer algo distinto, mirar estas peleas como algo que quizás es mucho más profundo, y que ellos en su inmensa franqueza están tratando de transmitirnos y nosotros simplemente no logramos escuchar.  Lograr conectar para ver realmente cuál es el conflicto que existe entre ellos, es un desafío y se necesita de poder estar conectados con su mundo para que exista la oportunidad de poder hablar que es lo que les está pasando.

noticia-159504-dia-del-nino-pelea-entre-hermanos

Hace poco una amiga me contaba como su hija mayor, luego de varias peleas con su hermano pequeño, le había confesado que desde que él empezó a jugar con su otra hermana, se había sentido excluida, que le daba pena, que no lo quería y que deseaba que otro hermano naciera para que así todo volviera a ser como antes y pudiera jugar sin interrupciones con ella. Básicamente la solución para ella era simplemente sacar a su “hermano metido y hinchón” del medio. Se requiere de una gran conexión y relación para que nuestros hijos puedan abrir sus corazones y contarnos qué es lo que pasa realmente. Por sobre todo, se necesita poder uno como padres mirarlos como portadores de sus respuestas, su realidad y de todos esos sentimientos que los acompañan día a día y que nosotros en nuestro correr diario ni siquiera llegamos a dimensionarlo.

fraternales

Los hermanos son un “mini mundo” de aquello que nos tocará enfrentar en la vida y entonces ayudar a lidiar a nuestros hijos con estos conflictos es ayudarlos para la vida. No podemos arreglar un conflicto borrando a alguien o trayendo a un externo pensando que eso lo mejorará, como la increíble solución que había encontrado esta hija mayor. La solución está en poder generar diálogos entre ellos, en los que puedan pedirle explícitamente qué necesitan del otro y uno como mamá estar ahí atenta para velar porque esto vaya ocurriendo. En esta ocasión mi amiga los reunió a los tres, con el permiso de su hija mayor de abrir el tema. Ella pudo decirle a sus hermanos que necesitaba que no la excluyeran de los juegos, la del medio prometió a ayudar al “metido e hinchón” a dejarlo entrar y el chico prometió intentar siempre “llenar su corazoncito de amor al decirle que sí en cada juego”. Pudieron jugar esos días que vinieron los tres sin peleas, mientras mi amiga iba viendo cómo se sentía la mayor.

f620x350-153163_184181_33

Probablemente esto no es algo que podamos hacer en cada pelea, pero abramos los ojos y paremos las antenas. Si siempre son los mismos conflictos, algo están tratando de resolver nuestros hijos que no está resultando y entonces nosotros tendremos que ayudarlos a buscar nuevas soluciones o miradas.

Entonces vuelvo a maravillarme al verlos a los tres jugar juntos ¿cuánto durará? No sé ¿cuál es el mensaje que les quiero entregar como hermanos? Las relaciones son así: hay días buenos, malos, más o menos o muy buenos y en la base de esa unión siempre hay un amor incondicional de saber que el otro me quiere y estará ahí SIEMPRE. Somos distintos y eso no nos separa si nos respetamos en nuestras diferencias. Y por sobre todo quiero que sepan y entiendan que el amor no es exclusivo, “si tengo a un hermano sólo lo quiero a él y a los otros los dejo de lado” o  “mi mejor amiga es la única y exclusiva para mi”. Las relaciones son mucho más verdaderas y profundas en la medida que compartimos a esas personas que para nosotros son maravillosas. El amor alcanza para todos y permite que ese otro al que amo, pueda ser  feliz y nutrirse también de otras relaciones importantes. Cuidemos este “mini mundo” donde aprenden a relacionarse practicando una y mil veces en este núcleo central e incondicional, para poder luego volar al mundo real y generar lazos profundos, respetuosos y llenos de amor.

María José Lacámara – Conoce más AQUI

joselacamara@gmail.com

Instagram: @joselacamarapsicologa

Read more