El valor del silencio

Artículo de Mónica Esgueva en el periódico El Huffington Post sobre el valor del silencio

Todos hemos sentido en algún momento de nuestra vida el valor del silencio. El silencio es reconfortante, calmante y sanador. Nos abre a la inspiración y nutre la mente, el cuerpo y el alma. No obstante, en nuestra sociedad, la locura del mundo ruidoso está ahogando nuestra creatividad, nuestra conexión interna y obstaculizando nuestra capacidad de recuperación. La ciencia ahora muestra que el silencio puede ser justo lo que necesitamos para regenerar nuestro cerebro y nuestro agotado cuerpo.

Los estudios demuestran que el ruido tiene un poderoso efecto físico en nuestros cerebros, causando niveles elevados de hormonas del estrés. El sonido viaja al cerebro como señales eléctricas a través del oído. Incluso cuando estamos durmiendo, estas ondas de sonido hacen que el cuerpo reaccione y active la amígdala, la parte del cerebro asociada con la memoria, la emoción y la sensación de peligro, lo que lleva a la liberación de hormonas del estrés. Por lo tanto, vivir en un ambiente ruidoso de manera regular hace que experimentemos niveles extremadamente altos de estas hormonas dañinas.

Los perjuicios del ruido

El ruido se relaciona con alta presión arterial, enfermedades del corazón y pérdida de sueño. Todos hemos experimentado los efectos perjudiciales de la contaminación acústica. El ruido excesivo puede ser un gran agravio para los sentidos físicos y, en la actualidad, cada vez más personas se identifican como altamente sensibles e incapaces de funcionar en entornos caóticos y ruidosos. Ahora la ciencia tiene la prueba no solo de que el ruido duele, sino también de que el silencio cura.

Los efectos del silencio

Los científicos no se propusieron activamente estudiar los efectos del silencio, sino que descubrieron sus beneficios por accidente. El silencio comenzó a aparecer en la investigación científica como una línea de base, para comparar los efectos del ruido o de la música. El médico Luciano Bernardi estudió los efectos fisiológicos del ruido y la música en 2006, haciendo un descubrimiento sorprendente. Cuando los sujetos de su estudio fueron expuestos a los tramos aleatorios de silencio entre el ruido y la música, experimentaron un poderoso efecto. Las pausas de dos minutos fueron mucho más relajantes para el cerebro que la música relajante o incluso el silencio más prolongado que hubo antes de que comenzara el experimento. De hecho, las pausas en blanco “irrelevantes” de Bernardi se convirtieron en el aspecto más importante del estudio. Uno de sus hallazgos clave fue que el silencio se ve aumentado por los contrastes.

De hecho, muchos de los que enseñamos meditación podemos atestiguarlo y aconsejamos a las personas que hagan frecuentes pausas meditativas a lo largo del día. Aunque podemos pensar en el silencio como falta de información, la ciencia dice lo contrario. El cerebro reconoce el silencio y responde a él positivamente. Una investigación posterior realizada por la bióloga regenerativa de la Universidad de Duke, Imke Kirste, descubrió que dos horas de silencio por día impulsan el desarrollo celular en el hipocampo, la región del cerebro relacionada con la formación de la memoria, que además involucra a los sentidos.

Beneficios del silencio

En la época actual de sobreexposición digital, en la que nos sentimos abrumados por cantidades ingentes de información, desconectar toma mayor relevancia que nunca. Las investigaciones han demostrado que las demandas de atención constante de la vida moderna ponen mucho estrés en nuestro córtex prefrontal, la parte del cerebro responsable de tomar decisiones, resolver problemas y parar nuestros impulsos perniciosos, entre otras tareas.

Cuando pasamos tiempo solos en silencio, nuestro cerebro es capaz de relajarse y liberarse. El silencio alivia el estrés y la tensión tanto en el cerebro como en el cuerpo, nos ayuda a reponernos y nutre nuestros recursos cognitivos.

Los investigadores han descubierto que el silencio además contribuye a que las nuevas neuronas se integren en el sistema; y al experimentar el silencio, nuestro cerebro puede comprender mejor nuestros entornos internos y externos. Es en esos momentos cuando podemos dotar de sentido a nuestra vida y ganar perspectiva, algo que es vital para nuestro bienestar general.

 

Autora: Mónica Esgueva

Fuente: El Huffington Post (España y México)

Extraido de www.monicaesgueva.com

 

Read more

Algunos beneficios de la práctica del Mindfulness

Si todavía no estás practicando Mindfulness regularmente hoy te recordamos algunos beneficios que se obtienen ser consciente de los pensamientos y emociones, lo cual nos permite poder manejar nuestras respuestas ante las circunstancias que la vida nos presenta. 

1. Ser consciente de tus pensamientos y emociones promueve el bienestar.  El Mindfulness nos facilita la introspección, la apertura, la reflexión y la aceptación de uno mismo. Recientemente en el campo de la psicología, se está comprobando que el desarrollo de la atención plena  se correlaciona significativamente con la satisfacción vital y el bienestar general. El Mindfulness por supuesto no es un concepto nuevo; ha existido en el budismo durante más dos mil seiscientos años. Lo que las investigaciones modernas han hecho es comprobar   que esta “autoconciencia mejorada” disminuye el estrés y la ansiedad y, a su vez, reduce el riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades relacionadas con el estrés, la depresión y fortalece el sistema inmune.

2. Puede mejorar tu memoria de trabajo. La memoria de trabajo es el sistema de memoria que almacena temporalmente la información en nuestro cerebro para su posterior recuperación y procesamiento futuro. Se han realizado muchos estudios que sugieren una fuerte interrelación entre la atención y la memoria de trabajo. Van Vugt y Jha (2011) llevaron a cabo una investigación que involucró llevar a un grupo de participantes a un retiro intensivo de mindfulness de un mes de duración. Estos participantes se compararon con un grupo de control que no recibió entrenamiento de mindfulness. Todos los participantes de ambos grupos primero realizaron una tarea de reconocimiento de memoria antes. La segunda ronda de de reconocimiento de memoria fue realizada por todos los participantes después del retiro. Los  tiempos de reacción fueron mucho más rápidos para el grupo que había recibido entrenamiento de mindfulness. Estos resultados sugieren que Mindfulness produce mejoras en la calidad de la atención, particularmente en relación con la calidad de la información y los procesos de decisión, los cuales están directamente relacionados con la memoria de trabajo. 

3. Aumenta el nivel de felicidad.  Nuestro cerebro está dividido en 2 hemisferios: izquierdo y derecho. Se ha demostrado que nuestro cerebro tiene una gran actividad en el córtex prefrontal derecho (parte frontal del cerebro) cuando estamos deprimidos y ansiosos. Por otro lado, nuestro cerebro tiene una gran actividad en el córtex prefrontal izquierdo cuando estamos contentos y enérgicos. Parece que esta proporción de actividad de izquierda a derecha muestra nuestro nivel  de felicidad a nivel cerebral. Investigaciones de Richard Davidson y Jon Kabat-Zinn muestran que solo 8 semanas de práctica de mindfulness diario de 1 hora producen un aumento significativo en la activación del lado izquierdo en el cerebro y este aumento se mantiene incluso después de 4 meses del programa de entrenamiento (Davidson , Kabat-zinn et al., 2003). En resumen, este hallazgo demuestra que la práctica del Mindfulness, incluso a corto plazo aumenta significativamente nuestro nivel de felicidad, medido incluso en términos físicos. 

4. Reduce la región de estrés  del cerebro.   Cada vez que nos estresamos, la amígdala (centro de las emociones en el cerebro límbico) toma el control. La amígdala es una región clave que responde al estrés en nuestro cerebro y desempeña un papel importante en situaciones de ansiedad. Se sabe que la actividad alta de la amígdala se asocia con depresión y trastornos de ansiedad también (Siegle et al., 2002). La buena noticia es que la práctica de Mindfulness en realidad puede reducir el tamaño de la amígdala y aumentar nuestro umbral de reactividad ante el estrés. Investigaciones recientes muestran una conexión entre la práctica de la meditación a largo plazo y una disminución del tamaño de la amígdala (Taren et al., 2013). Los estudios muestran que podemos cambiar la forma en que reaccionamos ante situaciones estresantes y mejorar nuestro bienestar mental y físico. “Hay una conexión entre la práctica del Mindfulness a largo plazo y un tamaño reducido de la amígdala” ¿Cuánto tiempo deberíamos practicar mindfulness? Según Davidson, uno de los neurocientíficos  más más relevantes en este campo de investigación,  incluso 1.5 horas de práctica de Mindfulness llevan a cambios estructurales en el cerebro.

 

Autora del artículo: Mónica Esgueva

 

Photo by Samuel Silitonga from Pexels

Read more

Como entrenar tu memoria

¿Te ha pasado alguna vez que al abrir la puerta de tu casa no encuentras las llaves y por más que lo intentes no logras acordarte dónde las dejaste la última vez que las usastes?  o cuando intentas llamar a una persona no recuerdas el número de teléfono y se te ha borrado la agenda de contactos de tu móvil? o algo más embarazoso, no recuerdas el nombre de esa persona que te presentaron hace dos días y con la cual estuviste hablando más de una hora? A todos nos ha pasado algo similar.

Las prisas de la vida moderna, la sobre carga de información a la que estamos sometidos diariamente, nos llevan a olvidar estas pequeñas pero importantes cosas de nuestra vida y en el momento nos encontramos sumidos en un estrés intentando recordar sin éxito. Además cuando nos hacemos mayores esta dificultad se incrementa. Es necesario entonces practicar la memoria para evitar este tipo de situaciones y adquirir fluidez en nuestros actos. También podremos mejorar nuestros niveles de atención, concentración y mejorar nuestra creatividad.

Te proponemos unos pequeños consejos que debes practicar a diario para que puedas tener una buena memoria y una mente ágil:

1-Aleja el estrés de tu vida.

El estrés es el enemigo directo de la memoria. Cuando nos estresamos liberamos sustancias nocivas para nuestro cuerpo en general

2-Consume alimentos ricos en fósforo como el pescado, huevos, quesos, carne y  chocolate.

3-Evita o reduce el consumo de alcohol, azúcares y el tabaco

4-Consume café o té verde que estimulan la actividad cerebral

5-Practicar la lectura

6-Hacer ejercicio físico

7-Practicar la meditación o el Mindfulness

8-Realizar sopas de letras, sudoku o crucigramas

9-Entrenar tu cerebro con ejercicios para mejorar tu capacidades cognitivas y agilidad mental.

Puedes además practicar los siguientes ejercicios mentales:

*Aquí tienes unos ejercicios sencillos que te ayudarán muchísimo a entrenar tu capacidad de retención:

-Toma una foto de unas vacaciones o cualquier imagen de tu agrado y mírala por un minuto. Luego intenta recordar cada detalle de la misma. Puedes escribirlo en un papel y luego comprobar lo que has escrito con la imagen.

-Escribe en un papel las capitales europeas y sus países. Puedes ir aumentando las capitales una vez te hayas aprendido las anteriores.

Si  eres constante verás los resultados. Por otro lado estarás minimizando el riesgo de padecer Alzheimer y como ya hemos comentado anteriormente aumentará tu capacidad de respuesta ante las situaciones que te encontrarás en tu día a día.

Basado en el libro Super Memoria de Álvaro Asensio.

Redacción Instituto Draco

Extraido de www.institutodraco.com

https://www.facebook.com/institutodraco

 

Read more

El cerebro de las mujeres es más efectivo que el de los hombres

Un estudio señaló que el funcionamiento cerebral femenino es más ágil para la memoria y el procesamiento de información.

El cerebro es uno de los órganos más estudiados del cuerpo. Desde su funcionamiento a cómo hace para decodificar información, recordar u olvidar son algunos de los interrogantes que la ciencia ya está empezando a esclarecer.

Pero mediante estudios recientes, un grupo de científicos se dedicó a analizar el sistema nervioso de los hombres y de las mujeres. ¿Qué determinaron? Que el cerebro de los hombres es más grande, pero el de las mujeres más eficiente.

Especialistas de la Universidad Erasmus de Rotterdam, en los Países Bajos plantearon una investigación mediante el uso de imágenes de resonancia magnética para medir el tamaño del cerebro de unos 875 voluntarios de ambos sexos que tenían entre 22 y 37 años. Y después de analizar a cada uno, determinaron que los masculinos son 14% más grandes, aunque no tan efectivos.

Las conexiones que se establecen entre las neuronas femeninas son mucho más consistentes y efectivas que las que se dan en el rendimiento cerebral masculino

El mayor tamaño del cerebro no implica en todos los casos un mejor uso: las mujeres alcanzaron una mayor consistencia en las pruebas relacionadas con la memoria.

El cerebro femenino, más activo

Dimiti van der Linden, uno de los investigadores del estudio, aseguró que las mujeres lograron destacarse porque sus cerebros “están mejor organizados y procesan la información de manera más eficiente”.

Según los resultados de estas pruebas, las conexiones que se establecen entre las neuronas femeninas son mucho más consistentes y efectivas que las que se dan en el rendimiento cerebral masculino. Esto genera que en ellas el cerebro “funcione mejor y sea más activo” que el de un hombre a la hora de procesar información.

Extraido de mujeresycia.com

Read more