La Regla de los 2 minutos

Es imposible sentirnos enfadados, enojados, con ira, y estar agradecidos, en un estado mental hermoso, al mismo tiempo. Estamos enfadados o nos sentimos agradecidos. Punto.

Son dos mundos opuestos… entonces ¿Cuál es el precio de tu felicidad? ¿Qué crees que debe suceder para sentirte pleno, plena, agradecida, agradecido? Son tus reglas.

Porque en realidad no son ni las circunstancias ni las otras personas lo que controla cómo nos sentimos. Estar enfadados o agradecidos es una decisión. La felicidad es una decisión.

Entonces cada vez que estás sintiendo tensión, estrés, ansiedad, frustración, estás tomando una decisión consciente o inconsciente que produce ese estado emocional. Es el pensamiento, la historia que estás sosteniendo en tu mente, creyéndolo, lo que fabrica dolor o sufrimiento. Y es solo una cortina de humo, una historia en tu mente, tú no eres esos pensamientos, y puedes no identificarte con ellos, con la historia, con la ira, con la frustración, tú no eres esa mentalidad.

Así que simplemente obsérvalo. Y toma una nueva decisión, ¿qué quieres sentir?…

Hazlo ahora conmigo, esta estrategia se llama Actualizar.

Piensa en esa última situación en la que te enfadaste, sentiste miedo, culpa, o reaccionaste de forma agresiva o evasiva. Dijiste o hiciste algo que realmente no deseabas…

Cierra los ojos unos segundos, transpórtate a ese momento y vuelve a abrir los ojos…

¿Qué está sucediendo en ese momento?

¿Dónde estás?

¿Mira a tu alrededor… quién está ahí también, quién está contigo?

¿Hay alguien diciéndote algo?

¿Qué es lo que sientes? Reconoce la fisiología de esta emoción, la postura que toma tu cuerpo cuando sientes esto… ¿Cuál es la emoción?

¿En qué piensas? ¿Cuál es la historia que estás sosteniendo en tu mente?

Ahora, si asumes tu poder de elegir qué emociones, pensamientos y actitud sostener ¿Qué otra respuesta podrías tener a ese evento?

Una sugerencia: Piensa en un momento cumbre de tu vida, ese día en que te sentiste genial, que sucedió algo que deseabas fervientemente, qué sentiste que tenías el mundo a tus pies… eso es… ¿Recuerdas eso? ¿Recuerdas cómo se siente?

Quizás sentiste alegría, gratitud, éxtasis… Si ¡eso fue hermoso!

¿Ves? Puedes cambiar tan fácilmente de estado emocional… y elegir qué sentir, ¡tú lo controlas ahora!

Las emociones no son cosas que nos pasan, nosotros fabricamos los estados emocionales de acuerdo a las percepciones que tenemos de las cosas, es decir, según en qué nos estamos enfocando en ese momento. No estoy hablando de ¨pensar en positivo¨, para desarmar un patrón negativo o limitante, no es suficiente con que repitas ¨soy feliz, soy feliz, soy feliz¨ mientras te sientes pésimo. No.

Precisas un cambio emocional, en tu estado mental, en tu fisiología, desde el que actúas de una forma creativa. Nadie actúa de manera creativa cuando está enfadado ¡Actúa de forma reactiva! Lucha, se resiste, se estresa, lucha más, se estresa más, tensión, más tensión, frustración, ira, resignación, depresión… uffff ¡Es destructivo!

Piénsalo conmigo un instante ¿Cuál es el sentido de eso? ¿Quién querría vivir así más de dos minutos? ¿Con qué objetivo?

Está científicamente probado que cuando sientes aprecio y gratitud, estás en un estado emocional coherente que favorece tu salud, fortalece tu cerebro, mejora tu respiración, produce claridad de pensamiento, y tomas decisiones efectivas. Por eso es fundamental que estés entrenando tus emociones día a día. Que estés alerta para reconocer cuándo estás sintiendo tensión, ansiedad, estás sufriendo, y te comprometas a estar en un estado hermoso, sea lo que sea que esté sucediendo, no importa qué ni quién. Renuncia a cualquier expectativa, razón, argumento, que no sume a tu bienestar, alegría, paz.

Y para esto tengo una regla que se llama La regla de los dos minutos.

Cada vez que estoy enfadado y seguramente creo que hay suficientes argumentos como para estarlo, tengo dos minutos para encontrar algo para apreciar o agradecer. No importa cuántos argumentos hay para seguir enojado, siempre veo suficientes razones para sentirme agradecido. Y quedarme con una mejor manera de ver las cosas.

En tiempos de cambio rápido, de caos, precisas una buena estrategia para manejar tus emociones y ordenar tu vida. Porque entrenar las emociones es fundamental para el éxito en todos los aspectos. Mi nuevo libro Entrena Tu Corazón te aporta esas ideas y estrategias para conseguirlo.

Adquiérelo en Amazon y Kindle.

Agustin Andrade

Autor y Comunicador

www.agustinandrade.com

Articulo extraido de www.InstitutoDraco.com

Read more

12 Tipos de Dolor Que Están Relacionados Directamente con Sus Estados Emocionales

Por Peter William

¿Qué tanto afectan las emociones al dolor crónico? Considerablemente, de acuerdo a la Dra. Susan Babel, una psicóloga que se especializa en la depresión inducida por trauma.

Ella asegura:

“Los estudios han mostrado que el dolor crónico podría no sólo ser causado por heridas físicas sino también por estrés y problemas emocionales.” También, “El dolor físico funciona para advertir a una persona que aún hay trabajo emocional por hacer.”1

¿Entonces Qué Dice el Dolor Crónico Sobre Su Estado Emocional?

Cabeza

Los dolores de cabeza o migrañas pueden suceder por el estrés de la vida diaria. Si alguien tiene dolores crónicos, necesitará tomarse un tiempo para sí mismo. No sólo una vez, sino diariamente. Aliviar al cuerpo del estrés puede ayudar a facilitar cualquier dolor de cabeza.

Cuello

El dolor de cuello significa la necesidad de perdonar. Podría ser el perdón a otra persona o hasta el perdón hacia uno mismo. Es importante pensar acerca de las cosas que amamos de nosotros y otros para luchar contra este dolor.

Hombros

El dolor de hombros es una señal de que se podría estar con una carga emocional. Básicamente, están cubriendo con los hombros todo. Intente pensar en maneras de resolver este problema emocional o compartir la carga con amigos y amigas de confianza o la familia.

Espalda Alta

La falta de apoyo emocional se puede manifestar en el dolor de espalda alto. Tal vez uno no se sienta apreciado, o esté guardando sentimientos de afecto. Si uno está en una relación, puede que esté debatiendo sobre sus sentimientos. Si es soltero, podría ser hora de expandirse.

Espalda Baja

El dolor de espalda baja puede significar que alguien tiene problemas financieros. Intente sentarse y concentrarse en manejar mejor el dinero o contratar a un planeador financiero. También podría ser hora de pedir ese merecido aumento.

Codos

El dolor de brazo y codo puede representar una falta de flexibilidad. Tal vez se esté resistiendo a cambios naturales que están ocurriendo en sus vidas. Intente avivar las cosas e ir con la corriente. Intentar resistir el cambio sólo trae problemas.

Manos

Una falta de amistades o de expandirse podría estar causando el dolor en las manos. Intente hacer nuevas amistades o ir a almorzar con colegas del trabajo. Pase su tiempo de manera activa conociendo a nuevas personas.

Caderas

El miedo a moverse, al cambio y esperar para tomar una decisión importante podrían causar dolor en las caderas. Haga los cambios que necesite y siga adelante cuando sea necesario. ¡También, tome una elección y sígala hasta el final!

Rodillas

El dolor de rodillas puede significar que piensa demasiado sobre usted mismo. Pase algo de tiempo de voluntaria o voluntario y recuerde que todas las personas son mortales. Nadie está libre de imperfecciones.

Pantorrillas

La tensión emocional, el estrés o los celos pueden ser la causa del dolor de pantorrillas. Podría ser hora de dejar ir a cualquier cosa estresante en la vida de uno o dejar los celos.

Tobillos

El dolor de tobillo puede representar que necesita más placer en su vida. Haga algo de tiempo para consentirse o póngale chispa a su vida amorosa. ¡Gratifíquese un poco!

Pies

La depresión puede llevar a dolor de pies. La depresión es difícil de vencer, pero hay algunas cosas que puede hacer para defenderse. Intente un nuevo pasatiempo o adopte a una mascota. ¡Encuentre algo que le de alegría!

Sobre el Autor

La Dra. Susanne Babbel (Ph.D., M.F.T.) es un terapeuta familiar y de matrimonio. Obtuvo su maestría en psicología de la Universidad John F. Kennedy y más tarde estudió terapia de cuerpo, mente y psicología en el Instituto Universitario de Santa Bárbara. En la actualidad escribe regularmente artículos sobre el trauma y la depresión para Psychology Today Blog.

Artículo extraído de http://espanol.mercola.com/

Read more