CÓMO LANZAR TU NEGOCIO ONLINE SI ERES INTROVERTIDA (O TÍMIDA O VERGONZOSA O…)

Hoy te traigo un tema que afecta a muchas personas, incluyéndome a mí misma y quizá a ti si estás leyendo esto: cómo puedes lanzar tu negocio online si eres introvertida (o tímida o vergonzosa o…).

Y es que, no sé tú…

(pero yo… Inevitable cantar, no me digas que no lo has hecho, jajaja), pero antes de tener mi negocio pensaba que sólo cierto tipo de personas podían tener un negocio.

Personas abiertas, sociables, extrovertidas…

Yo no, desde luego.

Y mírame ahora, empecé en el 2010 y aquí sigo tan campante a pesar de (o gracias a) cierta timidez, introversión y tendencia a evitar eventos multitudinarios…

Aunque parezca una tontería es algo que me agobiaba mucho al principio porque tenía unas ideas preconcebidas de cómo “tenía” que ser para que me fuera bien (ir siempre maquillada y bien arreglada, no en vaqueros y coleta, por ejemplo…).

Así que he decidido escribir sobre ese tema para ayudarte si eres un poco como yo y se te está pasando por la mente justo eso.

 

Para empezar quiero que tengas claro que no tienes que cambiar tu forma de ser para tener un negocio.

No tienes que fingir nada ni convertirte en alguien que no eres.

Lo único que necesitas es elegir un modelo de negocio que encaje con tu forma de ser y con la vida que quieres.

Hay muchos modelos diferentes, muchas formas distintas de hacer marketing y no tienes que hacerlas todas ni hacer algo que no te guste o que no vaya contigo.

Esto puede parecer obvio pero, a veces, hasta lo más obvio nos resulta invisible, ¿verdad?

El tema de la visibilidad agobia mucho (en mi programa de mentoría tengo una clase genial que te ayudará muchísimo, por cierto) y el pensar que tienes que hacer las cosas de una determinada manera o no tendrás éxito.

Parece que tienes que ser super abierta, pasarte el día en redes sociales, hacer vídeos, audios, entrevistas, ir a eventos… Y por supuesto hacerlo todo super arregladísima.

¿No te agobias solo de pensarlo?

Normal.

Lo bueno es que no tienes por qué hacer todo eso (o sí, si a ti te encanta la idea).

Por ejemplo, yo prefiero trabajar sola que en equipo o bien con un equipo pequeño y de personas que conozca. Prefiero ver eventos online que ir en persona, prefiero reuniones con pocas personas que multitudinarias, evito los eventos de networking como la peste o bien procuro ir con alguien conocido y prefiero ir en vaqueros y sin maquillaje aunque de vez en cuando pueda hacer una excepción.

Aun así tengo un negocio que funciona muy bien desde el 2010 y te voy a decir lo que ha funcionado para mí, para ver si te ayuda:

 

  • Ten muy claros tus límites

Esto es importantísimo porque si no acabarás agotada y agobiada. Por ejemplo, si tienes que estar en redes sociales todo el día, contestar todos los emails o comentarios de tu blog, participar en todos los eventos a los que te invitan o en todas las entrevistas…

Solo de escribirlo me agoto. Elige qué hacer y qué no.

Hay que ser selectiva.

Yo tengo compañeras que se pasan el día en Facebook, lo disfrutan mucho y se relacionan y venden mucho. A mí me agobia un poco y no paso mucho tiempo allí.

Programo mucho y solo estoy más presente en los grupos de mis programas (grupos que abrí cuando tuve claro que no me iba a sobrecargar y que me gustaba tenerlos).

Pienso mucho qué ofrezco, cómo lo ofrezco y qué acepto y te recomiendo lo mismo.

Por ejemplo, también me gusta leer los emails que recibo de mis lectores y contestar a los que puedo.

Así que apunta: ¿qué te gusta hacer? ¿Cómo disfrutas más trabajando?

 

  • Haz lo que más te guste

A mí me encanta escribir y llevo todos estos años escribiendo artículos, mi boletín, a veces para otros blogs y me ha funcionado muy bien.

La mera idea de organizar un evento me agobia pero participo encantada en muchos a los que me invitan si van dirigidos a mi público ideal, me parecen interesantes y veo un beneficio para todos.

Hay muchas opciones distintas, ¿qué es lo que te gusta más a ti? ¿Qué tipo de marketing va más contigo?

Lo que ha funcionado para mí es centrarme en lo que me encanta y se me da bien y ser constante en ello.

Elegir muy bien qué hago y qué no. Muy, muy bien, para luego no pasarme los días pensando no tendría que haber aceptado esto, no me apetece, bla, bla, bla.

Todo esto no significa que te quedes oculta en una cueva y no salgas de tu rutina. Yo, por ejemplo, aunque  viviría feliz trabajando todo el día en mi despacho sin ver a nadie, sin usar redes sociales y saliendo luego con amigos o llendo a doblar, no lo hago siempre.

Voy probando cosas y saliendo de mi rutina siempre eligiendo estrategias que van bien con mi negocio y mis clientes ideales.

Muchas veces tendrás que probar para saberlo y está bien, es normal. Nadie dice que no puedas cambiar lo que haces y que tengas que seguir las mismas estrategias toda tu vida.

Puedes cambiar lo que quieras, cuando quieras, por algo es tu negocio…

Poco a poco aprendes a elegir y a ser más selectiva.

 

  • Rodeate de gente que te apoye y crea tu propio equipo

Esto es muy importante. Yo tengo mi mastermind (pequeño, si fuera muy grande me agobiaría; ) y puedo conectar con ellas cuando quiera. Me quieren, me apoyan y me ayudan igual que yo a ellas.

También trabajo con personas que me conocen, respetan como soy y hacen lo que yo necesito, mi diseñadora gráfica y la asistente virtual con la que trabajé mucho tiempo, por ejemplo.

También conozco a varias personas a las que les agobia tanto recibir muchos emails que tienen una asistente que los revisa todos y les deja solo los más importantes. Una buena manera de liberar tiempo y conservar tu energía.

(Yo empecé haciendolo todo sola, ahora tengo varias personas en las que confío y a las que contrato cuando lo necesito. No tienes que empezar con todo ya, empieza con lo que puedas y lo que más te ayude en este momento.)

 

 

  • Ponte objetivos concretos

Es agotador repetirte a ti misma que tienes que hacer más de esto o de aquello, que deberías ir más a eventos o relacionarte más o lo que sea. Agotador.

Por eso es muy útil establecerte objetivos concretos.

Por ejemplo, cuando empecé decía que sí a todo para empezar a darme a conocer, pero el networking me agobiaba mucho así que me planteé ir a uno o dos eventos al año y ya está.

Así no tenía que pasarme todo el día pensando en que debería ir a alguno, elegía un par y se acabó, no tenía que pensar más.

Es una buena manera de ponerte desafíos, hacer avances y no agobiarte.

Te planteas asistir a un evento al mes o al trimestre o al año o cualquier otro objetivo. Así dejas de darle vueltas y de obligarte o sentirte culpable.

El objetivo es quitarte presión.

Haz las cosas a tu manera siendo constante y selectiva y así disfrutarás con tu negocio, tendrás buenos resultados y dejarás de darle vueltas a los “debería”, “tendría”, etc y de sentirte culpable por ser como eres (estás perfectamente como eres).

 

Esto es lo que yo he ido descubriendo durante este tiempo, así trabajo contenta y sin agobios, me marco objetivos y no me estanco ni me oculto mucho tras lo conocido : )

Así que ya sabes, no dejes que tu forma de ser o una etiqueta determinada te bloqueen o te quiten la ilusión.

Lo importante es ser quién eres (eso es también tu marca personal) y que tu negocio se adapte a ti.

Si tienes eso claro y quieres saber qué es lo que tienes que tener en cuenta para que tu negocio funcione, lee aquí los 5 ingredientes que considero imprescindibles para que tu negocio prospere.

Como siempre, espero que te ayude : )

 

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

UNA FORMA NUEVA DE DEFINIR TUS OBJETIVOS PARA EL 2019 (O CUALQUIER OTRO AÑO)

Seguro que ya sabes que una de las mayores razones por las que no se consiguen resultados o no sales del estancamiento es porque no concretas lo que quieres hacer en un plan organizado, con objetivos concretos, medibles y con fecha. ¿Verdad?

Como se suele decir:

La esperanza no es una estrategia ni un plan de acción.

Un objetivo sin fechas es un sueño.

 

Pero no es tan fácil, claro, si no ¡todo el mundo lograría siempre sus objetivos!

Entonces, ¿qué puedes hacer para plantearte objetivos que te ilusionen y que cumplas?

 

En realidad el problema no está en establecer objetivos sino en lo que se interpone en el camino: imprevistos, miedos, excusas, inseguridad, dudas, etc.

Y, por supuesto, tener claro qué es lo que de verdad quieres, ese es otro de los obstáculos que me suelo encontrar a menudo.

 

Así que hoy te voy a hablar de otra forma de pensar en tus objetivos.

 

Lo que se suele hacer normalmente es:

  • Pensar en lo que quieres lograr.
  • Asegurarte de que es realista, factible, medible y específico.
  • Dividirlo en tareas pequeñas y fáciles de hacer.
  • Programarlo, poner una fecha límite.

Y está bien, funciona bien así, pero hace unos meses descubrí una nueva forma de verlo que me parece más amena, emocionante y también realista.

El concepto lo aprendí en un vídeo de Todd Herman, a mí me inspiró mucho, espero que a ti también : )

La idea es sencilla.

En vez de pensar en un objetivo concreto con un resultado específico, piensa en tres posibles opciones o resultados distintos para ese objetivo y categorízalos como: bueno, mejor y lo mejor (good-better-best).

O, como menciona Raimon Samsó en su libro “Cita en la Cima“, define qué sería para ti un mínimo aceptable y qué sería “un resultado de escándalo”.

Por ejemplo, si tu objetivo es empezar a tener clientes en tu negocio de coaching puedes pensar que bueno sería tener tu primer cliente, mejor tener tres clientes al mes y genial tener clientes todos los meses.

O que un cliente sería un mínimo aceptable y X un resultado de escándalo.

Es algo muy personal.

Así que solo tú puedes elegir qué sería bueno, mejor y genial, o qué sería lo mínimo aceptable y un resultado de escándalo.

Una vez tienes claras todas las opciones para cada objetivo que te propongas es hora de ponerte en marcha.

¿Y por dónde empiezas?

Por el que has considerado  aceptable o simplemente bueno, por tu primer cliente en el ejemplo. Y, una vez conseguido, pasas a determinar cuál será tu siguiente paso: la opción mejor o  lanzarte a por el resultado de escándalo : )

Pruébalo y a ver qué te parece, es una manera diferente de pensar y más realista porque no te lanzas a lo loco a por todas sino que empiezas por el mínimo viable.

 

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

 

Read more

¿HARTA DE QUE TE HABLEN DE ENCONTRAR TU PASIÓN? LEE ESTO

Se habla mucho de lo importante que es en la vida encontrar tu pasión para poder sentirte realizada y feliz, ¿verdad?

Y yo muchas veces he pensado que no es tan fácil…

Que muchas personas tienen más de una pasión. Y muchas otras no tienen ni idea de cuál es su pasión ni saben cómo encontrarla.

Y si lees y lees cosas sobre lo importante que es encontrar tu pasión puede que te sientas bastante mal si tú no la has encontrado…

 

O si tienes más de una, entonces dudas de si son pasiones todas o qué pasa contigo.

O a lo mejor estás haciendo algo que te gusta y eres feliz, pero tampoco es tu pasión y empiezas a dudar de si es que te falta algo, aunque en realidad tú creas que no te falta nada.

Y, además, te dicen que tiene que durar toda la vida, que te dediques a tu pasión y te caerán todas las bendiciones del cielo.

Y ya acabas peor todavía si, además, eres de las que después de un tiempo pierde interés por lo que hace.

Todo eso siempre se me ha pasado por la cabeza aun sabiendo que yo tenía una pasión, la ciencia, que ahora tengo otra, el doblaje y que me dedico a algo que me encanta.

Como a mí personalmente me da igual lo que digan los demás, no me afectan todas las corrientes de “encuentra tu pasón, dedícale tu vida y serás feliz de aquí a la eternidad”.

Yo más bien pienso esto…

Si encuentras tu pasión, dedícale todo el tiempo y las ganas que quieras y si más adelante te aburres y encuentras otra, pues cambias; y si no la encuentras y eres feliz así y no te falta nada, pues sigue así; y si no la encuentras y de verdad la quieres empieza a fijarte en lo que te interesa, aunque sea ligeramente, en esas pequeñas cosas que te llaman la atención y en las que puedes ir profundizando (puedes leer estas tres formas que te cuento aquí).

De hecho, así descubrí yo el doblaje.

Vi un anuncio de un curso en un periódico y pensé que sería muy interesante hacer algo así. Mi marido me regaló un curso de iniciación, me encantó y decidí seguir formándome…

Y ahora es una pasión en toda regla y trabajo también de ello  (5 años me ha llevado todo el proceso, para que veas que no es inmediato, que las cosas pueden llevar su tiempo).

Con la ciencia , sin embargo, sí fue vocacional desde pequeña.

Lo que quiero decir es que si te identificas con alguno de estos casos no te sientas mal.

A lo mejor necesitas ir descubriendo poco a poco lo que te interesa para poder convertirlo en una pasión más adelante.

A lo mejor no necesitas nada.

A lo mejor lo que te encanta es ir saltando de pasión en pasión porque te motivan los cambios y la variedad.

Y todo está bien, no te dejes influir por lo que los demás piensan que tiene que ser. Ni por todos los coaches o los que nos dedicamos al desarrollo personal y, sí, me incluyo a mi misma.

Elige lo que funcione para ti.

Si no encuentras tu pasión, ni sabes dónde buscar o si eres multiapasionada te recomiendo mucho, mucho, este vídeo que explica a la perfección lo que pienso (está solo en inglés, lo siento).

Y si quieres ayuda para salir del estancamiento profesional y descubrir tu siguiente paso, te puedo ayudar así.

Como siempre, espero que te ayude esta reflexión. Y si no es así, ya sabes, ignórala o busca otra personas con la que te identifiques más :  )

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

¿PREOCUPADA POR TU FUTURO? PRUEBA ESTO.

¿Alguna vez te has encontrado preocupada por tu futuro?

Hace poco me escribía una lectora diciéndome esto:

 

Me gustaría lograr un trabajo que me dé una estabilidad y me quite la preocupación sobre el futuro y estar tranquila.

 

Así, a priori, es algo que todos queremos, ¿verdad?

Tranquilidad, quizá estabilidad (y digo quizá porque hay personas como yo a la que nos gustan los cambios y no necesitamos tanta estabilidad) y, sobre todo…

Que nos quiten las preocupaciones, ¿verdad?

Hasta ahí todo bien. Sin embargo, lo que me dijo esa lectora tiene una pequeña trampa.

Digamos una trampa mental, por llamarla de algún modo.

Es esta: “lograr un trabajo que me de una estabilidad“.

¿Y qué tiene de trampa esa frase?, podrías preguntarte.

Pues asumir que tu estabilidad y tranquilidad dependen de un trabajo. Darle a un trabajo todo el peso de tus preocupaciones, estabilidad y tranquilidad.

Si me lees desde hace tiempo ya sabes que siempre digo que tu carrera es una parte de tu vida, no toda tu vida. Y de la misma manera, tu trabajo es parte de tu vida, no es el encargado de asegurar tu estabilidad, tranquilidad, felicidad, diversión y amor.

Obviamente tener un trabajo te da unos ingresos y, en muchos casos, una realización profesional muy importantes en tu vida.

Eso está claro.

Pero si todo el peso de tu vida se lo pones a tu trabajo, en cuanto te falte o no sea el que tú quieres, te pasarás la vida siendo desgraciada.

Por otro lado, seguro que conoces a alguien que con trabajo también tiene intranquilidad, inestabilidad y preocupaciones.

Lo que quiero decir es que aunque tu trabajo sea muy importante para tu calidad de vida; tu tranquilidad y eliminar las preocupaciones solo dependen de una cosa.

De TI.

Porque es tu mentalidad la que importa en estos casos.

Y sí, sé que es difícil de asumir y más aún de ponerlo en práctica.

Tampoco me refiero a que tengas que dejar de buscar trabajo o de mejorar tus condiciones, sino a cambiar tu mentalidad y actitud para que esas etapas no te afecten tanto.

Porque absolutamente todos pasaremos por etapas de mayor inestabilidad. Cuando dejas el trabajo, no encuentras otro, tienes un gran gasto inesperado o la vida le da un vuelco a tu situación.

Y por supuesto habrá momentos de agobio, desbordamiento e intranquilidad.

Eso es lo normal de la vida.

Lo que sí depende de ti, en lugar de esperar a que algo (en este caso un trabajo) te de tranquilidad y te quite preocupaciones, es SER TÚ la que se encargue de conseguir esa tranquilidad.

¿Y cómo?

Leyendo, meditando, siendo agradecida por lo que ya tienes, fijándote en lo bueno, escuchando música, haciendo ejercicio u otras actividades que te den paz, alegría y tranquilidad…

Está claro que tener un trabajo, o cambiar de trabajo cuando no eres feliz, mejorará tu vida.

Pero mientras eso sucede puedes aprovechar las pequeñas cosas que te da la vida o trabajar tu mentalidad para conseguir esa tranquilidad ya.

Por ejemplo, cuando empecé con mi negocio en el 2010 estaba agobiada porque, como es normal, no tenía muchos clientes ni ingresos. Al principio le daba mil vueltas a la cabeza, superagobiada.

Hasta que me di cuenta de que lo que sí tenía era mucho tiempo libre que, luego, cuando tuviera más clientes, quizá no tendría.

Me di cuenta de que podía disfrutar de esa etapa sin clientes ni dinero, empleando el tiempo libre en cosas que me gustaran en lugar de en quedarme delante del ordenador sin hacer nada y agobiada.

Así que hacía mi trabajo del día e intentaba aprovechar el resto del día haciendo otras cosas sin sentirme culpable.

Eso es lo que te propongo.

Que, mientras sigues haciendo lo que tienes que hacer, ya sea buscar trabajo, formarte, conseguir más clientes, etc, te centres en disfrutar de lo que tienes ahora.

Y si lo que necesitas para encontrarte mejor es esa sensación de estabilidad, tranquilidad, paz o lo que sea, pregúntate esto:

 

¿Qué es exactamente TRANQUILIDAD para ti?

¿Qué harías si estuvieras tranquila/en paz/ sin preocupaciones…?

 

Ir a dar un paseo, sentarte a leer, hacer ejercicio, tomar un té, llamar a una amiga.

¿Qué asocias con esa sensación que buscas?

Averígualo y añádelo a tu vida ya.

 

No dejes que un trabajo sea el responsable de tu bienestar.

Y no, muchas veces no es nada fácil, pero merece la pena probarlo porque te aseguro, por mi propia experiencia, que aunque al principio te cuesta, luego lo disfrutarás y aprenderás a vivir mejor tu vida incluso en los peores momentos.

Al final eso es lo que cuenta, ¿no?

Que a pesar del dolor o el miedo o la intranquilidad vivamos de la mejor manera posible.

Te dejo con esta reflexión.

Una ACLARACIÓN: Como siempre en mis artículos y en mi web me refiero a situaciones cotidianas no extremas. Si tú estás pasando una depresión, has vivido una gran tragedia en tu vida o vives en condiciones al límite, te recomiendo que busques otro tipo de ayuda, un psicólogo, psiquiatra o la ayuda que necesites en estos momentos.

Que tengas un buen día y si no lo tienes que saques al menos un rato bueno : )

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

QUÉ HACER CUANDO NO SABES CÓMO CAMBIAR TU RUMBO

Me escribía hace poco una lectora diciéndome que quería cambiar su rumbo pero no tenía ideas.

Quizá te haya pasado a ti también…

Sabes que quieres cambiar tu rumbo y que estás estancada, pero no tienes ni idea de por dónde empezar o qué opciones considerar.

Entonces, ¿qué puedes hacer cuando quieres un cambio profesional pero no sabes qué otra cosa puedes, quieres o te gustaría hacer?

Si ese es tu caso, vas a tener que hacer un buen trabajo introspectivo para tener muy claro qué quieres en la vida.

No puedo explicarlo todo en un solo artículo, para eso ya tengo un programa completo, pero te daré unas ideas para que puedas ir avanzando.

Para empezar, recuerda siempre que tu trabajo es una parte de tu vida, no toda tu vida.

Y, por tanto, tienes que tener claro qué tipo de vida quieres, antes de poder determinar qué profesión alternativa buscas.

Esto es algo que no siempre se tiene en cuenta y es muy importante, para que no acabes igual o peor que ahora.

Así que párate a pensar qué tipo de vida quieres, qué es importante para ti y cuáles son tus necesidades y valores, para que tus elecciones sean coherentes.

Ese es el primer paso.

Después de eso, a la hora de cambiar tu rumbo también puede ayudarte el saber qué buscas en una profesión y de qué huyes.

¿Qué es lo que no te gusta de tu profesión actual?

Lo que no te aporta ya nada.

Lo que no querrías ni loca si te dieran a elegir.

Haz una lista y a cada cosa que hayas apuntado dale la vuelta y así tendrás una pista sobre lo que buscas.

Por ejemplo, si no quieres tener que pasar una hora en el coche para ir a trabajar, apunta que quieres trabajar cerca de casa o más cerca, o que quieres usar transporte público.

Si llevas fatal madrugar (como yo ; )), apunta que no tenga horarios intempestivos.

Así tendrás una primera lista de requisitos que harán que tu día a día profesional sea muy diferente. Si quieres profundizar más en este tema te invito a que te apuntes a mi programa, te ayudará mucho a tenerlo todo claro y a hacer ese cambio.

Otro paso importante, además de los dos anteriores, es determinar qué te apasiona y en qué brillas, en qué eres buena. Tienes un artículo al respecto aquí –> 3 formas de descubrir tu pasión

Poder cambiar de rumbo cuando no tienes ideas requiere una serie de pasos, como te digo no puedo explicarlo todo en un solo artículo pero espero que estas recomendaciones te ayuden al menos a dar un primer paso.

Cuéntame en los comentarios qué es lo que más te ha ayudado, me encantará saberlo.

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

¿AGOBIADA POR TODO? HAZTE ESTA PREGUNTA A MENUDO

¿Alguna vez has estado en una situación en la que se te juntan varias cosas y de repente te ves agobiada por todo? ¿Saturada y bloqueada?

Si es tu caso, hoy te quiero proponer algo que yo personalmente uso mucho en esas situaciones que todos hemos pasado y que pasaremos más de una vez…

 

Como te decía, seguro que alguna vez has vivido momentos en los que de repente no sabes hacia dónde tirar.

Que estás tan agobiada que te bloqueas y no ves cómo salir de la situación.

Y puede ser algo leve y de poca importancia o algo más grave. Puede que tengas que hacer mil cosas a la vez y te agobies, o que tengas que tomar una decisión profesional importante.

En todos esos casos yo paro, respiro y me hago esta pregunta:

 

¿Qué necesito ahora mismo?

 

Parece simple, pero esa pregunta consigue que tu cerebro se centre y los miles de pensamientos que tienes descontrolados paren un poco y te dejen determinar qué es lo más importante para ti en ese momento.

 

Como si estuvieras hablando con una amiga, solo que eres tú misma : )

 

La respuesta a esa pregunta te dirá por dónde seguir en ese momento concreto. Escucha siempre la primera que se te pase por la cabeza al preguntarte eso.

 

Lo puedes aplicar cuando estás muy estresada, por ejemplo.

 

¿Qué necesito ahora mismo?

 

Ir a dar un paseo/al gimnasio, escuchar música, descansar, no pensar en esto unas horas…

 

Lo haces y cuando ya estás más serena vuelves centrada y aprovechas mejor el tiempo.

 

Yo la uso también cuando tengo un montón de oportunidades o de cursos que quiero hacer o posibles vías para algo.

 

¿Qué necesito ahora mismo?

 

Visibilidad, vender más, descansar, buscar X o Y, un curso específico de Z.

 

Siempre tendrás una respuesta en la que centrarte y poder así salir del bloqueo.

 

Además, esa pregunta va muy ligada a esta otra:

 

¿Qué quiero ahora mismo?

 

Tienes que saber lo que quieres para saber lo que necesitas. O a lo mejor saber lo que necesitas te da pistas sobre lo que quieres…

 

Usa esa combinación cuando te sientas perdida, agobiada, estancada o bloqueada.

 

¿Qué necesitas ahora mismo?

 

¿Qué quieres ahora mismo?

 

Apuntalo y sigue adelante : )

 

Y si a nivel profesional no tienes claro ni lo que quieres ni lo que necesitas, ya sabes que te puedo ayudar a encontrar tu camino así.

Como siempre espero que te ayude este artículo, si es así compártelo y dime lo qué necesitas tú, estaré encantada de leerte : )

Read more

QUÉ HACER PARA TENER LO QUE QUIERES PROFESIONALMENTE

¿Sabes qué hacer para tener lo que quieres profesionalmente?

El otro día leí en Medium un artículo muy interesante que decía que en 2005 la National Science Foundation había encontrado que una persona tiene entre 12.000 y 60.000 pensamientos al día.

De los cuales el 80% son negativos y el 95% son exactamente los mismos pensamientos repetitivos del día anterior.

Es decir, que la gran mayoría de lo que se te pasa por la mente es lo mismo que pensabas ayer. Y antesdeayer…

Que tus conversaciones internas son las mismas.

En el artículo Benjamin P. Hardy añade que ya sabes lo que quieres y que ya sabes lo que tienes que hacer. Que la cuestión es hacerlo.

Y averiguar qué te para, por qué no lo haces.

Yo tengo que decir que discrepo, porque hay muchas personas, a lo mejor a ti te pasa, que no saben lo que quieren o que no saben qué hacer.

Puede haber muchas razones pero una de las que menciona como más importante en el artículo y que yo he comprobado en mis clientes y lectoras es el miedo a lo desconocido, a la incertidumbre.

El no saber qué va a pasar cuando hagas ese cambio.

Y prefieres quedarte con la malo conocido que con lo bueno por conocer. Aún sabiendo que no eres feliz (o no del todo), que no es lo que quieres, que podrías estar mejor.

Y así mantienes las mismas conversaciones mentales, los mismos pensamientos un día tras otro.

Y así te sientes segura.

Porque una cosa está clara el hecho de que sigas como estás es porque ganas algo. Y ese algo suele ser comodidad, estabilidad o seguridad.

 

Pero hay una importante contrapartida a eso…

Siempre te preguntaras qué podría haber sido. Y puede que te arrepientas de no cambiar, de haber podido elegir algo mejor para ti y haberte quedado con lo que ya tenías cuando no era lo que querías.

 

Y fíjate que aquí no hablamos de tener lo mejor. Sino de tener lo que quieres, lo mejor para TI.

Es el cambio lo que te da miedo, lo que hace que te quedes como estás.

 

¿Y cómo se supera eso?

Yo te recomiendo dos cosas:

Ábrete a los cambios.

Prueba cosas nuevas, exponte a situaciones distintas, a personas distintas; cambia tus rutinas, apúntate a algo que siempre hayas querido hacer.

Porque, por experiencia te digo, cuando empiezas a hacer cosas diferentes…

Actividades que te llaman la atención pero que quizá te ponen un poquito nerviosa porque te sacan de tu comodidad, descubres que puedes, que no es tan difícil.

Te sube la autoestima, la seguridad en ti misma, las ganas de probar y te das cuenta de que puedes intentar lo que quieras, no te da tanto miedo cambiar.

Y te pones manos a la obra. Y eso lo cambia todo : )

 

Déjate llevar por lo que te atrae.

Comentan en el artículo que hay dos tipos de motivación: en la que empujas y la que te empuja.

En la primera tú fuerzas la motivación, te obligas a hacer cosas y es duro.

En la segunda te sientes atraída, te dejas llevar porque tira de ti, sientes que es lo correcto para ti, lo que quieres hacer.

Y es eso lo que tienes que seguir. Eso de lo que siempre dices o piensas: “pero es que yo quiero...”, “me encantaría hacerlo“, “sé que me gustaría“, “me apetece mucho probarlo“.

Es, por ejemplo, lo que me pasó a mi con el coaching o con el doblaje o con la ciencia.

Leía, buscaba y me encantaba aprender sobre esos temas. Buscaba cómo sería dedicarme a eso, sacaba tiempo de donde fuera una vez que ya estaba  formándome y trabajaba las horas que hiciera falta. Porque me sentía atraída por eso.

 

Por tanto, lee bien este artículo, piensa qué es lo que de verdad quieres hacer en tu vida, haz una lista, elige aquello que te atraiga, que te llame y empieza por abrirte al cambio haciendo pequeñas acciones que te hagan cambiar y salir de la rutina.

Así le perderás el miedo al cambio y darás un paso más hacia esa reinvención profesional que estás buscando.

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

 

Read more

CÓMO VENCER EL AUTOSABOTAJE QUE TE MANTIENE BLOQUEADA PROFESIONALMENTE

¿Alguna vez has pensado “si cambio de carrera significa que soy una fracasada en esto” o “si ahora cambio de carrera habré tomado por la borda todos los años de formación y experiencia que tengo” o “todo el mundo va a pensar que a ver si siento la cabeza ya/que esta mal de la cabeza...”?

Es totalmente normal, y es que seguro que has oído alguna vez que uno de los mayores obstáculos a los que te puedes enfrentar es tu propia mente, lo que tú misma te dices.

Y es que el cerebro tiene sus trucos…

Por un lado puede ser tu amigo y principal aliado, por así decirlo, y por otro puede ser el primero que te diga que qué estás pensando, que te dejes de “tonterías”.

¿Te suena? Es autosabotaje puro y duro.

Y puede hacer que estés bloqueada profesionalmente mucho tiempo…

Y lo mejor que puedes hacer es saber cuáles son esos trucos o distorsiones cognitivas (que es el nombre científico) para poder identificarlos y que no te afecten la próxima vez que te pase.

Una distorsión cognitiva no es más que esto: ciertos pensamientos que se te pasan por la cabeza en algunas situaciones y que tú crees que son verdad cuando no lo son.

Digamos que tu cerebro te convence de que son verdad pero no es así.

Ni eres un fracaso por cambiar de carrera, ni habrás tirado por la borda nada, ni todo el mundo va a pensar X o Y (puede que algunos sí pero desde luego no todo el mundo).

Y ya sabemos que lo que piensas determina lo que sientes y como actúas y, por tanto, los resultados que obtienes.

 

¿Con cuál de estas te identificas?

 

TODO o NADA, blanco o negro.

Para ti sólo hay dos opciones: o está bien o está mal. No hay punto medio.

Por ejemplo: o hago esto perfecto o soy una inútil.

 

Telepatía absoluta.

Cuando predices lo que los demás van a pensar. Por ejemplo: “Todo el mundo va a pensar que soy una inmadura y tengo mil pájaros en la cabeza si decido cambiar de carrera otra vez“.

Y no, no solo todo el mundo NO lo va a pensar. Sino que muchas personas se sentirán exactamente igual que tú, otras te admirarán, otras te apoyarán y las que sí que piensan así no te interesan, la verdad.

 

Reglas internas absurdas.

De estas tenemos todos y son especialmente frecuentes si tienes el Síndrome del Impostor. Son una reglas internas muy estrictas que nos hemos autoimpuesto o nos han impuesto en la infancia.

Reglas del tipo: si haces preguntas demostrarás que en realidad eres tonta, así que no hagas preguntas nunca.

O del tipo: tienes que encontrar tu vocación y dedicarte a ella toda tu vida o si no nunca podrás ser feliz y serás una fracasada.

 

Justificaciones.

Relacionas dos ideas que en realidad no tienen nada que ver para justificar tu decisión. Por ejemplo: “No puedo cambiar de carrera porque gano un buen sueldo.”

Son cosas independientes y que en realidad no están relacionadas, aunque te creas que sí o tu cerebro te convenza de que sí.

 

Autoengaño.

Te convences de algo que realmente no crees para justificar tu decisión. “No pasa nada si...”

Aunque en realidad sí pase.

 

Exageración pura y simple.

Cuando haces una montaña de un granito de arena. O a lo mejor no es un granito de arena, pero lo magnificas. Como cuando dices: “Si me echan de mi trabajo mi vida está acabada“.

 

Estos son unos ejemplos de las triquiñuelas que hace tu cerebro. ¿Identificas alguna o más de una en tu vida?

Es importante que seas consciente de estas cosas para que la próxima vez que pienses algo de esto digas “ahí está una de esas distorsiones que decía Aida” y reflexiones sobre cómo te está parando.

De hecho, determina ahora alguna que hayas pensado ayer mismo y si quieres me lo dices en los comentarios.

Espero que te ayude mucho : )

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

La razón por la que tus clientes no se pueden permitir tus servicios (y la solución)

¿Te preguntas alguna vez (o más bien muchas) por qué la mayoría de tus clientes potenciales te dicen que no se pueden permitir tus servicios?

Una de las preguntas que me hacen muchas veces mis lectores es esa, qué hacer cuando la gente te pide descuentos o no tiene dinero para contratarte.

Hasta cierto punto es normal que haya algunas personas que no tengan el dinero para contratarte. Es difícil llegar a todo el mundo, aunque siempre puedes ofrecer algo gratuito (como estos artículos) a personas que no puedan permitirse tus servicios.

Pero si has afinado bien tu nicho y tu estrategia de atracción de clientes no será tan frecuente, el problema es cuando te sucede MUY a menudo.

Y eso es algo especialmente común justo al empezar.

Y ¿sabes por qué?

No porque tengas menos experiencia.

No porque no seas una buena profesional o porque no tengas credibilidad.

Sino porque les estas intentando vender coaching o cualquier otro servicio y las personas no compran coaching, ni mentoría, ni asesoría ni lo que sea que les estás ofreciendo.

No le ven la importancia suficiente como para invertir su dinero o incluso su tiempo.

No es que no tengan dinero, es que no quieren invertirlo en algo a lo que no le ven beneficio.

Así que quédate con esto:

Lo que quieren y compran no son los métodos sino el resultado.

No compran coaching, invierten en decidir su siguiente paso profesional.

No tienen dinero para mentoría o asesoría, invierten en alguien que les diga cómo conseguir clientes e ingresos de forma estable.

¿Qué les estás ofreciendo tú? ¿Coaching, asesoría, consultoría, diez sesiones, quince vídeos?

¿O un resultado tangible y creíble?

Ese es tu objetivo.

Esto es algo CLAVE a la hora de ofrecer tus servicios. Tienes que ser muy consciente y explicar con claridad los RESULTADOS que obtendrán trabajando contigo. A todos los niveles.

Si no es así, te seguirá costando mucho tener clientes.

Así que siéntate a pensar qué resultados tangibles y concretos obtendrán trabajando contigo. Qué beneficios  verán en su vida.

Extraído de www.coachdelaprofesional.com

———————————————————————————-

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

Un cuento para detectar más oportunidades en tu negocio o profesión

Hoy tengo una historia para ti. Léela con atención porque te dirá cosas muy importantes acerca de cómo detectar más oportunidades en tu vida ahora mismo…

Es una historia que pertenece a un clásico de desarrollo personal “Lead the field” de Earl Nightingale.

Una de las cosas que dice y que me encanta es:

Si el jardín de tu vecino parece más verde…

Es porque seguramente lo está cuidando mejor.

Que las cosas funcionen no es cuestión de suerte o circunstancias, aunque algo puedan influir. Es cuestión de actitud y acción.

Y un jardín verde requiere muchos cuidados.

Ahora sustituye “jardín” por carrera, negocio, desarrollo profesional, lo que tú quieras.

Las cosas no se consiguen solas, hay que tener dedicación, compromiso y cuidado.

Y muy relacionado con eso tenemos esta historia: Acres de diamantes.

Te hago un resumen:

Un granjero africano escuchó algunas historias de otros granjeros que se habían hecho millonarios descubriendo minas de diamantes.

Estas historias le emocionaron tanto que estaba impaciente por vender su granja y salir a buscar diamantes él mismo.

Vendió su granja y pasó el resto de su vida viajando por África buscando diamantes sin éxito.

Al final, desesperado y frustrado, se tiró a un río y murió ahogado.

Mientras tanto, el hombre que compró su granja encontró un diamante en un arroyo del terreno. Y esto le llevó a descubrir una de las minas de diamantes más productivas de África.

Sin saberlo, el primer granjero poseía gratis y en su terreno…acres de diamantes“.

La moraleja está clara, ¿verdad?

Antes de buscar algo en en cualquier otra parte, busca en lo que ya tienes, porque siempre hay diamantes esperando ser encontrados.

Pero a veces la impaciencia no nos deja darnos cuenta de eso.

A veces vemos el jardín de otro más verde, la granja más rica y nos olvidamos de que nosotros también tenemos nuestros recursos.

Busca dentro y fuera de ti.

¿Dónde puedes conseguir más clientes? ¿Dónde tienes recursos para cambiar de carrera, para decidir qué quieres hacer, para ganar más confianza en ti misma?

Elige qué estás buscando y mira cerca de ti antes de volverte loca mirando en otras partes…

 

Espero que te ayude esta historia y te haga reflexionar : )

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

 

Read more