Cómo evitar que el perfeccionismo y la necesidad de reconocimiento externo te mantengan bloqueada

He hablado varias veces con clientes de mi programa PQH sobre la necesidad que a veces tenemos de reconocimiento externo y cómo muchas veces nos afecta más de lo que queremos.

Quizá te haya pasado a ti también.

Esa necesidad de que los demás reconfirmen que lo has hecho bien, que parece que si no hay un reconocimiento externo lo que has hecho no vale tanto para ti.

Que si no te felicitan o de dan un premio o te nombran, es como si no hubieras hecho nada.

¿Te suena?

Ese estar preguntándote si de verdad lo has hecho bien, la necesidad de que alguien te de una palmadita en la espalda. Cuando lo ideal sería que no lo necesitaras.

Que sí que está bien que te reconozcan los méritos, pero no que te sientas insegura o que dudes interminablemente si no te lo han confirmado varias veces, o varias personas, o varias veces varias personas.

Y, ¿qué puedes hacer al respecto, entonces?

 

Hoy quiero compartir contigo algo que a mi me ayuda mucho y que, poco a poco, podrá hacer que no dependas tanto de ese reconocimiento externo.

Porque muchas veces lo que opina la gente te detiene a la hora de cambiar de profesión, por ejemplo.

Especialmente si estás pensando en un cambio radical a otro campo que quizá no sea tan reconocido o no tenga tanto prestigio.

Entonces…

Cada vez que hagas algo importante para ti, en vez de preguntarte si lo has hecho bien (y mirar alrededor para ver la cara que ponen los demás), pregúntate en su lugar:

 

¿Ha sido importante para mí?

¿Me ha hecho feliz?

¿Ha supuesto un desafío para mí?

 

Porque eso es lo verdaderamente importante. Y si vas cambiando las preguntas que te haces interiormente, podrás cambiar tu actitud y tus actos.

Si eso no fuera suficiente y te dijeras, por ejemplo: “Sí, para mí sí pero, ¿de verdad, lo habré hecho bien?”

Piensa entonces:

 

¿Qué pensaría si no necesitara que alguien me lo confirmara?

¿Y qué haría?

 

Y lo haces.

 

Por ejemplo:

¿Qué pensaría si no necesitara que alguien me confirmara que he dado bien esta charla?  Pensaría que lo he hecho estupendamente y que me merezco celebrarlo.

¿Y qué haría? Ir a celebrarlo, sonreír de oreja a oreja y estar muy feliz.

Pues eso es lo que tienes que hacer. Así evitas que las dudas te paren y actúas como si no estuvieran ahí.

Y ahí está el quid de la cuestión, que lo haces igual, no te quedas bloqueada o te vas a casa desanimada.

 

A mí esa pregunta “de ¿qué haría si no… o si ya tuviera X?” me ayuda muchísimo a cambiar mi actitud y centrarme.

Si la usas, poco a poco te irás dando cuenta de que ya no necesitas ni preguntártelo porque te empezará a salir de forma natural.

Y eso es justo lo que queremos.

No que no necesites el reconocimiento externo (eso probablemente requerirá más trabajo o la ayuda de un psicólogo), sino que no te afecte, no te entristezca, no te agobie o te paralice. O al menos no demasiado.

 

Así que la próxima vez que te sientas así recuerda estas preguntas:

1 – ¿Ha sido importante para mi? ¿Me ha hecho feliz? ¿Ha supuesto un desafío para mí?

2 – ¿Qué sentiría si no necesitara que alguien me lo confirmara? ¿Qué pensaría? ¿Y qué haría?

 

Y lo mismo para el perfeccionismo.

Teniendo en cuenta que si eres perfeccionista lo que a ti te parece normal estará muy bien hecho, cuando veas que no eres capaz de lanzarte porque el perfeccionismo te para, pregúntate exactamente eso “¿Si no fuera perfeccionista que pensaría de esto? ¿Que haría?”

Y el 99,9% de las veces (por no decir el 100%) tú misma te dirás que la respuesta es “pensaría que está bastante bien/muy bien” y “lo haría ya mismo”.

Así que pruébalo y me dices si ves alguna diferencia. Recuerda que lleva un tiempo, es cuestión de usarlas y de ser constante.

Y, por supuesto, si tú ves que te afecta muchísimo no dudes en consultar con un psicólogo que es quién más te podrá ayudar en estos casos.

Yo solo comparto las preguntas que yo uso y me funcionan a mí esperando que te sean útiles a ti también : )

Read more

Los CINCO ingredientes necesarios para que tu negocio online prospere

¿Cuáles son los ingredientes necesarios para que un negocio, tu negocio, prospere?

¿Te lo has preguntado alguna vez?

Después de llevar muchos años con mi negocio online (desde el 2010), con clientes de más de 17 países distintos, miles de visitas a mi web, apariciones en medios reconocidos y, lo más importante para mi, la libertad y flexibilidad que siempre he buscado (y que fue la razón principal de que me embarcara en esto)…

Te digo cuales son, según mi experiencia, los cinco ingredientes necesarios para que tu negocio online prospere.

Aclarar  antes que el contexto es negocio online de servicios, que es mi especialidad.

Aquí los tienes…

 

 

1. Saber qué hacer.

Esto te puede parecer obvio pero hay tanta, tanta gente que comienza y no sabe qué tiene que hacer para conseguir clientes.

Y es normal, a mi también me pasó al principio.

Estás perdida, vas leyendo blogs o mirando que hacen otras personas reconocidas, pero en realidad no tienes NI IDEA de qué pasos dar.

Y es fundamental.

Mi negocio empezó a progresar y después a estabilizarse y después a escalar cuando aprendí qué tenía qué hacer.

Y depende de la etapa en la que estés en tu negocio, claro. Cada etapa requiere unos pasos.

(Hay 5 que son básicos y tener que tener en cuenta estés en la etapa que estés y  te los cuento en esta clase gratuita porque dan para más de un artículo).

Por tanto, el primer paso para prosperar es saber lo que estás haciendo. Y para eso vas a tener que aprender sí o sí lo que necesites según tu modelo de negocio.

 

2. Ser tú.

Esto es IMPORTANTÍSIMO, tienes que darle personalidad a tu negocio, que transmita cómo eres tú.

Porque las personas queremos contratar a otras personas, queremos sentirnos cuidadas, comprendidas, queremos que nos encante la persona a la que le compramos, o que nos guste lo que dice o cómo lo dice o lo que defiende.

Es imprescindible que cuando pienses en tu web, en tu negocio, veas que te encanta, que te refleja totalmente y que transmite lo que tú quieres.

Yo, por ejemplo, siempre he querido transmitir profesionalidad, espontaneidad y libertad.

En mi negocio procuro ser muy profesional a la par que hacer lo que de verdad quiero y a mi manera, tanto si encaja con lo que hacen otros profesionales del mismo campo como si no.

Yo escribo porque me encanta escribir, escribo como hablo, si hablas conmigo ves que soy igual. Mi negocio es online porque es lo que yo quiero y me da igual que los demás hagan talleres, charlas o lo que sea. Hay muchas maneras de hacerlo y esta es la mía.

Y eso hay sido clave en mi negocio.

Porque la gran mayoría de mis clientas me han contratado no solo porque sepa cómo ayudarlas, porque sea coach o porque lleve años con mi negocio, sino porque les ha gustado mi estilo, lo que digo, cómo escribo.

Y por eso quieren trabajar conmigo, por mi.

Y eso es lo que tienes que buscar tú. Que te busquen no solo por lo que haces sino por CÓMO LO HACES.

Que te digan que se identifican totalmente con lo que haces, que confían en ti, que te ven diferente, más…. (transparente, divertida, honesta…Lo que sea que tú quieras transmitir).

A mi no solo me hace feliz ayudar a mis clientes sino cuando te dicen además: y es que me río mucho contigo, y es que con tu voz ya me siento más reconfortada, es que me encantan tus artículos, es que eres más directa y dices las cosas claras.

Eso es lo que me diferencia y es lo que necesitas tú también.

Y no te hacen falta mil estrategias para esto, sólo ser honesta contigo misma y tener claro qué quieres transmitir.

¿Cómo eres tú? Bromista, directa, romántica… Transmítelo en tu marca.

¿Qué te gusta? A mi me encanta usar mi voz y hago podcasts. Me encanta escribir y escribo.

¿Cómo eres tú, qué te gusta?

Elige tus tres adjetivos y dímelos en los comentarios.

 

3. ¡Trabajar! Con constancia.

Otra obviedad que no lo es tanto. Hay que hacer cosas, actuar, probar, experimentar.

Y ser constante.

Y cuesta más de lo que parece.

De hecho, yo diría que es lo que más veo, poca constancia. Constancia significa publicar en tu blog todas las semanas (o cada dos semanas, o todos los días, según tu estrategia).

Significa hacer seguimiento a las personas que se han puesto en contacto contigo. Buscar oportunidades para tener más visibilidad.

Hacer lo que TÚ ya sabes que tienes que hacer.

Porque nos conocemos perfectamente y cuando estás ocho horas escribiendo un artículo ya sabes que te estás entreteniendo, que el perfeccionismo te está parando, que no estás haciendo lo que tienes que hacer, que es publicarlo ya.

Hay ciertas actividades que te hacen sentir ocupada y que tú sabes DE SOBRA que no te hacen progresar. Y puede que tengas que hacerlas, pero no dedicarles tanto tiempo.

Ten siempre claro qué actividades son las realmente importantes, las que te dan beneficios y priorízalas.

Y serán las que te den más miedo, claro, pero si quieres que tu negocio prospere, hay que hacerlas.

Las cosas no se regalan, requieren un esfuerzo. Y yo no soy de las que creen que hacen falta sacrificios extremos para lograr las cosas.

Yo apuesto por hacer lo que te gusta y te divierte más. Pero hay que hacerlo.

A mi me encanta escribir pero eso no significa que no lleve tiempo. Y lo hago igual.

Y me encanta crear webinars y lo disfruto y lleva MUCHO tiempo y esfuerzo.

Hay que trabajar y esforzarse. Esfuerzo del bueno, del que te gusta y te llena.

 

4. Arriesgar

Cómo nos gusta la seguridad y hacer lo que nos resulta cómodo. A mi la primera, pero…

Arriesgarme es lo que mejores resultados me ha dado. En la vida en general.

Arriesgarme a dejar mi carrera sin saber si podría vivir del coaching.

Arriesgarme a vivir de mis ahorros.

Arriesgarme a subir el precio de mis programas y tener precios altos.

Arriesgarme a escribir, a estar en las redes, a dar webinars.

Arriesgarme a apuntarme a cursos que eran una buena inversión o a contratar a mentoras.

Arriesgarme a ser visible (y el miedo que da).

Eso no quita que sigas teniendo miedo o nerviosismo, pero lo haces igual porque en el fondo sabes que es lo que quieres y necesitas.

Y no me refiero a hacer locuras, sino a otro tipo de riesgos.

Cuando sabes que tienes que subir precios y te tiembla el estómago. Cuando sabes que es hora de contratar a una asistente o diseñadora o una mentora y te cuesta desprenderte del dinero porque lo ves como un riesgo. Pero sabes que estaría genial.

Ese tipo de riesgos.

Como cuando me lancé a hacer tirolina aunque me daba miedo, porque en el fondo sabía que me iba a gustar y no me iba a arrepentir.

A esos riesgos me refiero. Son riesgos controlados porque en el fondo tú sabes que quieres, que lo necesitas o te gusta.

Cada una tiene los suyos y sabes cuales son. No leas esto y digas: “sí, tiene razón” y te vayas a ver Facebook. Ponte a ello. La acción es clave.

 

5. Recalibrar

Por un lado ir revisando tus acciones y tus resultados para ver qué funciona mejor, qué merece la pena dejar o cambiar y para ir haciendo cambios para conseguir tus objetivos.

Por ejemplo, yo me hago un plan anual y cada mes voy revisando lo que he hecho, lo que ha funcionado y si quiero cambiar algo. De hecho, yo en vez de organizarme en trimestres pienso en términos de “entre vacaciones”.

Es decir, programo qué voy a hacer entre Navidad y Fallas, entre Fallas y Semana Santa, hasta verano, de septiembre a Navidad.

Porque las vacaciones son importantes para mi y las tengo muy en cuenta.

Lo primero que hago al planificar el año es marcar vacaciones, fiestas y fechas importantes y me organizo en torno a eso.

Y, como digo, cada mes reviso, cada “trimestre” reviso y a final de año reviso. Porque es muy fácil poner el automático, hacer siempre lo mismo y luego darte cuenta de que no ha funcionado igual esta última vez.

Es muy importante ir ajustando y recalibrando.

Y no solo a nivel estratégico o de tácticas, sino a nivel de negocio en general.

Considerar si todavía te sientes realizada haciendo lo mismo o es hora de hacer cambios.

Hay épocas en las que las cosas no te llenan igual, por la razón que sea y es hora de parar y reconsiderar qué ofreces, si necesitas un descanso, si te sigue gustando y qué vas a hacer después.

Para asegurarte no solo de que tu negocio progresa sino de que tú sigues igual de motivada y realizada. Porque cosas que te podían encantar antes puede que ahora te agoten o ya no te motiven.

Y es momento de preguntarse:

¿Es hora de cambiar o eliminar esto? o ¿qué puedo hacer para que vuelva a entusiasmarme?

 

Esas son las cinco claves que consideras fundamentales para que tu negocio prospere. ¿Por cuál vas a empezar?

Cuéntamelo en los comentarios y no olvides apuntarte a mi Programa Acelerado de Mentoría “Clientes, Ingresos y Libertad” donde te enseño paso paso todo lo que necesitas para poner tu negocio en marcha y vivir de él.

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

 

Read more

Cómo encontrar más opciones para resolver tu estancamiento

Me escribió hace tiempo una persona preguntado justo eso, cómo encontrar más opciones para resolver su estancamiento.

Y aquí tienes mi respuesta…

Normalmente encontrar más opciones lo que va a hacer es estancarte más. 

Ya he hablado alguna vez de un famoso experimento que se hizo con mermeladas en el que en el puesto donde se ofrecían más mermeladas se compraba menos porque la gente acaba agobiada por las opciones y tenía mucho mejores resultados un puesto con menos variedades.

Así que, en general, para resolver tu estancamiento no necesitas más opciones sino menos.

Necesitas conocerte mejor y concretar mucho más lo que quieres.

Pero hay otra opción..

Una opción en la que tener más opciones sí es útil…

Y me refiero a considerar opciones que hasta ahora tú no habías tenido en cuenta. Por decirlo de alguna manera, abrirte más opciones mentales.

Porque muy frecuentemente solemos pensar en blanco/negro y somos bastante cuadrados.

O es esto o es lo otro.

Y a mi siempre me ha gustado añadir  ¿y si hubiera más opciones? ¿Y si pudieras combinar esto y lo otro?

Es una pregunta que uso muchísimo con mis clientes y en mi propia vida:

 

¿Cómo puedes combinar ambas cosas?

 

Está claro que no siempre se puede, pero ya solo pensar así hará que tu creatividad encuentre otras alternativas que pueden ayudarte a salir del estancamiento.

Por ejemplo, hace poco leía en Facebook a una de mis primeras coaches que había pasado un momento de estancamiento en su negocio y tenía (o mejor dicho, veía) dos opciones:

  • Hacer algo que le encantaba pero que no parecía tener mucho éxito.
  • Seguir haciendo lo que hacía y que ya no le entusiasmaba pero que sí le funcionaba muy bien.

Y sólo veía esas opciones.

Hasta que una coach amiga suya le hizo una pregunta genial:

 

¿Qué haría que lo que ya haces y sí funciona volviera a ser divertido y desafiante?2

 

Esa pregunta le dio un giro total a su estancamiento.

Porque muchas, muchas veces hay más opciones de las que podemos ver.

Así que ya sabes, en lugar de buscar más información u opciones, amplia tus opciones “mentales”, tu manera de pensar sobre la situación.

Pregúntate si estás asumiendo que las cosas tienen que ser así o si tienes una disposición más abierta.

Lo pensaba yo hace poco (respecto a algo que ahora no recuerdo) y llegaba  a la conclusión de que, por ejemplo, que a alguien le parezca mal algo no quiere decir que esté mal. Solo quiere decir que a esa persona le parece mal.

Y es una gran diferencia…

O, por ejemplo, en el libro de Murakami “De qué hablo cuando hablo de escribir” él comenta algo muy relacionado con esto de asumir ciertas cosas.

Comenta que se asume que un escritor es un artista, con lo que eso conlleva. Y que él no quiere ser un artista y dice: ¿Por qué un escritor tiene que ser o comportarse como un artista? ¿Quién lo ha decidido así?

Tú puedes hacer con tu vida lo que quieras y si, como en su caso, ser un artista te agobia y no serlo supone un gran alivio, entonces, no lo seas.

La cuestión es dejar de asumir cosas porque sí y empezar a preguntarte lo que te ayuda, te divierte, te hace sentir realizada, cómo podrías hacer lo que de verdad quieres hacer.

Abre la mente a nuevas opciones y deja de asumir por asumir  : )

Espero que te haya ayudado este artículo-reflexión. Cuéntame en los comentarios qué estás asumiendo o, mejor aún, qué pregunta te vas a hacer para resolver tu estancamiento.

 

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

CÓMO PLANIFICAR EL 2018 Y TENER MEJORES RESULTADOS (2ª PARTE)

 

Ahora vamos a la parte práctica que es programar todo eso que hará del 2018 un año genial para ti.

Y fíjate que menciono muchas veces ese “para ti” porque cada persona es un mundo y lo que para ti puede ser increíble para otro no.

O lo que para otro puede ser increíble para ti puede ser muy lejano teniendo en cuenta tu situación actual.

O tus preferencias.

Es muy importante que tengas esto claro y pasamos al primer punto.

 

1. Analiza qué ha funcionado y qué no ha funcionado este año.

Para sacarle partido a tu tiempo no hay nada mejor que hacer más de lo que ha funcionado y menos de lo que no ha funcionado.

Muchas veces intentamos probar mil cosas nuevas o reinventar algo cuando simplemente haciendo más de lo que ha funcionado valdría.

Así que apunta.

Por ejemplo: A mi este año me han funcionado muy bien los anuncios de Facebook, así que seguiré usándolos. También ha habido una colaboración concreta que me ha aportado ingresos, visibilidad y muchos más suscriptores. Me ha funcionado muy bien escoger días específicos de la semana para grabar audiolibros y otros para mi negocio, en vez de ir improvisando. Etc.

¿Qué ha funcionado bien para ti? ¿Y qué no ha funcionado?

Te va a llevar un tiempo si no estás acostumbrada a tener en cuenta todo esto, pero es importante.

Cuando tengas todo esto claro, entonces ya pasamos a la parte de planificar.

 

2. Planifica con eficacia.

Funciona muy, muy bien establecer objetivos mensuales, trimestrales y anuales.

Antes de que te agobies. Vamos por pasos.

 

  • Decide tu objetivo anual.

Cambiar de carrera, duplicar el número de clientes al mes, tener más tiempo libre, lanzar tu negocio online, incrementar tus ingresos un 30%.

Ese objetivo que dijimos aquí te haría sentir genial. Uno o varios.

Recuerda que tiene que ser específico y concreto.

 

  • Escribe qué necesitas para lograrlo.

Por ejemplo, si quieres aumentar un 30% tu facturación ¿qué necesitas? ¿Mas clientes, crear más productos, vender más a tus clientes actuales…?

Si quieres  tener y disfrutar más de tu tiempo libre, ¿qué vas a hacer cada mes para lograrlo? No llevarte trabajo a casa, apagar el ordenador a una hora concreta, apuntarte a un curso de eso que te encanta…

Si quieres reinventarte profesionalmente, ¿qué necesitas? Averiguar más sobre la nueva carrera que te interesa, apuntarte a alguna formación, ahorrar para tener un colchón.

Haz una lista completa de todo lo que necesitas. Y pasamos al siguiente paso.

 

  • Elimina fechas clave antes de agendar.  

Esto es importantísimo. Antes de planificar cada mes y añadir acciones, tacha de tu calendario, planificador o agenda las fechas en las que no quieras/puedas trabajar. Festivos, vacaciones, cumpleaños, viajes, actividades de tus hijos, etc.

Así lo que planifiques será real y coordinado con tu vida personal.

Luego puedes ir readaptando, si hace falta, en la revisión.

 

  • Divide ese objetivo y lo que necesitas en 12 meses (o en 4 trimestres si te ayuda más así).

En realidad hay dos opciones interesantes. Una es dividir tu objetivo en meses.

Por ejemplo: Si quieres duplicar tus clientes, ¿cuántos necesitas cada mes? Ese sería tu objetivo mensual.

O si quieres tener y disfrutar más de tu tiempo libre, en enero te propones no llevarte trabajo a casa. Cuando ya lo tengas conseguido, en febrero te apuntas a un curso, en marzo…

Otra opción intensiva es hacerlo todo al principio.

Por ejemplo, si quieres duplicar el número de clientes y tener 10 al mes en lugar de 5. Puedes plantearte 10 al mes o hacer un lanzamiento para intentar conseguir los 120 desde el principio. O 60  en enero y 60 en junio.

Lo que mas te motive.

Puedes plantearte en enero aumentar visibilidad haciendo x, en febrero hacer un lanzamiento para conseguir clientes nuevos, en marzo crear contenido para todo el año, etc.

Todo dependerá de tus objetivos y lo que necesites y quieras.

 

3. Revisa cada mes, trimestre y año.

Siempre les digo a mis clientes que tener sus números claros es muy importante para ir avanzando y saber en qué centrarte.

Yo te recomiendo a final de cada mes analizar qué acciones has hecho, cómo han funcionado y si has logrado tu objetivo/s del mes.

Y así reajustas para el mes siguiente. Personalmente hago también una revisión de cada trimestre y del año completo.

Eso ayuda mucho a mantenerte centrada, a ser siempre consciente de lo que funciona o no y a ajustar expectativas según los resultados u otras circunstancias que puedan surgir.

Hay que ser flexible por mucho plan que hayas hecho.

Tenlo muy en cuenta porque en la vida siempre hay imprevistos.

Así es como me organizo yo el año y, ya te digo, si hace falta cambio y reajusto sin problemas.

Porque al final lo importante es disfrutar del proceso y que al acabar el año te sientas feliz porque has hecho avances (aunque no siempre sean los que quieras, otras veces sí serán mucho más de lo que pensabas) y porque te has sentido en control de la situación y no arrastrada por las circunstancias o por los demás.

 

Cómo planificar el año y tener mejores resultados. Haz esto –>CLIC PARA TUITEAR

Y tú, ¿cómo te organizas? Comparte tus trucos o hábitos en los comentarios : )

Read more

CÓMO PLANIFICAR EL AÑO 2018 SIN CAER EN LO DE SIEMPRE.

Se acerca la fecha típica de planificar el año y marcarse objetivos y, aunque ya sabemos que la mayoría de esos objetivos al final no los cumplimos, seguimos haciéndolo una y otra vez.

Porque hace ilusión sentarte, planificar y sentir que tienes el control de lo que haces.

Solo que esta vez vamos a hacer que sea útil de verdad.

Ya he hablado otras veces de los requisitos que tienen que cumplir tus objetivos para que sea más probable que los cumplas pero hoy lo voy a enfocar de otra manera.

 

Así que coge lápiz y papel y empezamos.

Imagínate que ya ha pasado un año y estás ahora a finales del 2018 pensando en lo que has conseguido.

¿Qué haría que a finales del 2018 dijeras: este año ha sido alucinante, ha superado mis expectativas, he conseguido….?

¿Qué has conseguido? Piensa y apunta:

1.

2.

3.

 

Esto lo puedes hacer tanto a nivel de negocio como personal o profesional. Por ejemplo:

Negocio: Es increíble, he conseguido 10 clientes al mes, crear mi primer infoproducto, aumentar mi lista a 12000 suscriptores y hacer mi primer lanzamiento.

Profesional: he logrado un ascenso, aprender inglés, mejorar la comunicación con mis colegas, ser más asertiva, pedir un aumento y tener más tiempo libre.

Ahora sí es momento de pensar a lo grande, lo que sería genial para ti.

Y no me refiero a cosas que no puedes controlar como que te toque la lotería. Ya sabes  lo que quiero decir.

Tómate tu tiempo, porque es importante.

¿Qué haría que el 2018 fuera un año genial para ti? A nivel personal, profesional o de negocio,

.

.

.

 

*Consejo: Si te cuesta diferenciar lo que quieres de verdad y lo que crees que quieres por lo que se espera de ti, lee este artículo.

 

Y vamos al segundo paso, muy importante.

No hay que olvidar que disfrutar de la vida es, en realidad, lo más importante.

Que no tiene sentido conseguir tus objetivos si para ello has hecho cosas que no te gustaban nada y has acabado quemada (como nos ha pasado a todos en algún momento u otro).

Así que piensa ahora…

¿Qué no estás dispuesta a sacrificar para conseguir eso que te haría tan feliz?

Piensa en algo que hayas hecho este año y que digas ¡nunca más!

Por ejemplo, en mi caso, no este año pero hace un par, lanzamientos supercomplicados que me agotaron y me quitaron tiempo con mis hijos.

Por ejemplo, el año que dije se acabaron los gimnasios.

¿De qué has acabado harta este año y no quieres volver a repetirlo el próximo? Trabajar fines de semana, no usar tus días libres o quedarte sin vacaciones, trabajar con clientes del infierno.

Apunta.

 

Y vamos al tercer punto…

 

¿De qué quieres más en tu vida?

Más escapadas, más masajes, más quedadas con amigas, más tiempo para escribir, más clientes, más ingresos, más libertad

Quiero que tengas muy claras estas tres cosas y así podremos seguir avanzando. Para no agobiarte empieza por esto y en el próximo artículo seguimos : )

Apúntate aquí abajo a mi círculo y te aviso cuando esté listo. Cuéntame cuáles son esos objetivos que harán del 2018 un año increíble para ti, me encantará leerlo.

Read more

¿Bloqueada? 3 tipos de parálisis profesional y las soluciones

¿Te encuentras estancada, paralizada, sin saber qué hacer o cómo hacer lo que quieres?1

En mi experiencia (tanto propia cuando estaba considerando dejar mi carrera científica, como ayudando a varias de mis clientas), hay al menos tres tipos distintos de parálisis.

Y aunque, normalmente como coach, me enfoco en las soluciones, es importante conocer cuál es el origen de tu parálisis para aplicar la solución más adecuada para ti.

Estos son los tres tipos de parálisis más frecuentes. Sigue leyendo…

a. Cuando sencillamente no sabes qué hacer.

Quizá has estado trabajando en lo mismo mucho tiempo, o nunca te has parado a plantearte otras alternativas u opciones profesionales; y, de repente, te encuentras con que tu situación ha cambiado, o que simplemente lo que antes te gustaba ya no, que ya no estás satisfecha.

Quieres hacer otra cosa pero no tienes ni idea de qué. 

De hecho, recuerdo un ejercicio que hice cuando estaba haciendo el doctorado y que me resultó extremadamente difícil.

¿Qué harías si tu profesión dejara de existir y no pudieras hacer nada remotamente parecido?

Te pedían cinco respuestas.

Me costó días acabarlo porque nunca jamás me había planteado dedicarme a otra cosa que no fuera la ciencia (excepto cuando era pequeña : )

 Te recomiendo que lo hagas, cuando logré dar con esas cinco alternativas me relajó saber que había algo más aparte de la ciencia que me podría interesar (y sí, el coaching fue la opción número uno).

 

Si te identificas con esta situación, lo que necesitas es trabajo de introspección. Párate a pensar quién eres, qué quieres, qué necesitas, qué te gusta, cuáles son tus prioridades.

Esto a veces es fácil, pero a veces no. Con  mis clientas, muchas veces en la primera sesión con unas cuantas preguntas, escarbando un poco, sale todo; y se quedan asombradas porque no se habían dado cuenta de que, en el fondo, sí sabían lo que querían.

Tú sola también puedes hacerlo con libros de autoyuda o artículos como este.

 

b. Debido a miedos e inseguridad.

En este caso sí tienes claro (más o menos) lo que quieres, pero no te atreves a dar el paso por miedo. Miedo de todo tipo: a fracasar, a equivocarte, a las críticas, a no estar a la altura, etc.

Lo primero que tienes que tener claro, aunque suene duro, es que el miedo no desaparece, más bien se transforma. Empiezas con unos miedos, luego tienes otros, etc. Tienes que acostumbrarte a tener miedo y seguir adelante a pesar de él. Ese es el único método.

Si paralizas tus planes hasta que desaparezca el miedo, vas a estar esperando indefinidamente…

 

Por supuesto, puedes tratar de minimizar el efecto de tu miedo.

Por ejemplo, teniendo un plan B por si acaso lo que quieres no funciona. Eso ayuda a muchas personas a quedarse más tranquilas y a poder seguir adelante.

Otras, sin embargo, prefieren lanzarse sin mirar atrás y no considerar más opciones, quemar los puentes, como se dice. De ti depende.

Otra opción que te puede ayudar es profundizando en lo que te da miedo, analizar lo peor que podría pasar. Para que te des cuenta de que, en muchísimos casos, lo peor que podría pasar no es tan malo.

Pero lo que más te recomiendo si esta es tu situación es concretar tu proyecto.

Porque cuando tu proyecto es algo difuso es normal estar asustada, pero cuando eres capaz de verlo, sentirlo, imaginar como será y tener en mente qué es exactamente lo que quieres se reduce la incertidumbre, se reduce el miedo (insisto, no desaparece) y, lo más importante, sabes por dónde empezar.

 

c. Porque tienes tanta información que no sabes por dónde empezar, estás agobiada.

En este caso hay que empezar por dejar de buscar información, ya es suficiente.

Está muy bien tener información, pero para que te sirva de inspiración ¡no de lastre! Esto es algo muy frecuente, no te preocupes, nos pasa a todas cuando estamos ilusionadas por empezar algo.

Lo importante ahora es parar y volver a tus inicios, por así decirlo, a considerar qué es lo que de verdad quieres, para que no te dejes llevar por todo lo que has visto.

Una vez tengas una imagen clara de lo que quieres, llega el momento de crear una estrategia, un plan de acción para que no te vuelvas a saturar de información y te enfoques en lo que te va a dar resultados.

¿En qué situación estás tú y qué técnica utilizas para seguir adelante? Cuéntamelo en los comentarios y comparte este artículo si te ha ayudado.

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

Cómo identificar la mejor opción para iniciar tu proyecto (personal o profesional)

Read more

La pregunta que te ayudará a poner límites, priorizar y distinguir buenas oportunidades

Muchas de mis lectoras y clientas me comentan que tienen dificultades a la hora de poner límites, decir que no con asertividad, saber priorizar y analizar eficazmente qué oportunidades aprovechar y cuáles declinar.

Es algo fundamental tanto profesional como personalmente saber diferenciar lo que de verdad es importante para ti y poder decir que no a todo tipo de oportunidades, compromisos o peticiones que, en realidad, no te vayan a aportar nada (o que requieran de ti mucho más de lo que te aportan).

Aunque ya he escrito sobre eso más de una vez (aquíaquí y aquí, por ejemplo), el otro día leyendo un resumen del libro The Coaching Habit de Michael Bungay Stanier descubrí una pregunta muy interesante que te ayudará a poner límites, priorizar y decidir qué oportunidades merecen la pena para ti realmente en este momento.

(Si no lo conoces, soy muy aficionada a Blinkist, una web donde puedes a acceder a resumenes muy bien hechos de muchos libros de desarrollo personal y profesional. Así luego puedo discernir cuales me apunto para leerlos enteros y cuales dejo por ahora porque con el resumen me ha bastado.)

 

Apunta la pregunta:

Si le digo que sí a esto, ¿a qué le estoy diciendo que no?

 

Por ejemplo, si dices que sí a quedarte mas tarde en una reunión, ¿a qué le dices que no? A pasar más tiempo con tus hijos, al gimnasio, a relajarte, al cine…

 

Y es que muchas veces nos apuntamos a todo casi sin pensarlo, porque no te atreves a decir que no directamente o porque de verdad crees que es una buena oportunidad. Y, en consecuencia, muchas veces te encuentras agobiada, con demasiados compromisos y casi sin tiempo para ti.

Esta pregunta es muy eficaz para ayudarte justo en esos casos, es para guardártela y tenerla siempre presente.

Yo es algo que hago automáticamente en mi cabeza cada vez que me proponen algo.

Ni lo pienso, voy analizando cuánto tiempo me quitará, qué resultados me dará, a qué hora llegaré a casa, cuanto me costará, etc.

De hecho, te recomiendo que para cada tarea, proyecto u oportunidad que te surja te hagas estas preguntas que yo me hago automáticamente siempre y que Michael también menciona en su libro:

¿Qué te exigirá esa nueva oportunidad?

¿Cuál es el plazo, la fecha límite?

¿Cuánto tiempo te va a llevar?

¿Por qué lo haces?

¿Que más tienes que conseguir para poder terminarla?

Así te resultará mucho más sencillo determinar si hacerlo o no.

Y, como les digo siempre a mis clientas, procura no responder al momento cuando te pidan o te surja algo.

Considera toda la información que necesites antes de comprometerte y, cada vez que digas que sí o que no, asegúrate de entender bien por qué lo haces.

Yo desde luego lo pongo en práctica desde casi siempre y es una manera asertiva, eficiente y eficaz de tomar decisiones.

Cuéntame tú en los comentarios, ¿te planteas algo de esto cuando aceptas un nuevo compromiso u oportunidad?

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

CÓMO CONSEGUIR CLIENTES SI TODAVÍA NO TIENES WEB (O AUNQUE LA TENGAS)

Una de las preguntas que más me suelen hacer cuando doy algún webinar para emprendedores es cómo puedes conseguir clientes para tu negocio si no tienes página web.

Aunque hoy en día yo considero imprescindible tener web (y puedes discrepar, desde luego, cada uno tiene su opinión) eso no quiere decir que tengas que estar parada si no la tienes lista todavía o si la estás renovando, puedes hacer otras cosas para conseguir clientes.

Por ejemplo:

1. Tus contactos

Si no lo has hecho ya, envía un mail a tus contactos informándoles de tus servicios y con una oferta especial o sesión estratégica gratuita (si no sabes qué es eso, en mi programa de mentoría te enseño cómo usarlas para vender tus programas mientras ayudas).

Truco extra: pídeles que reenvíen tu mensaje a sus amigos si creen que podría interesarle a alguno. Así conseguí yo mis primeros clientes, sin tener web y partiendo totalmente de cero. De hecho todavía no había terminado la formación.

Mi primera mentora también tuvo una buena cartera de clientes gracias a todos los contactos que tenía. Funciona muy bien porque te conocen y confían en ti como es normal.

Advertencia: esto es solo para usar con tus contactos, no para mandárselo a toda persona viviente a  la que no conoces o sin su permiso. Si alguien no te ha dado voluntariamente su email sería spam.

La idea es escribir a tus amigos y conocidos para explicarles a qué te dedicas y cómo puedes ayudarles. Por tanto hazlo por ejemplo para presentar tus servicios y no te pongas a mandar mil correos sin ton ni son.

 

2. Talleres y charlas

Organiza un taller o charla y allí ofrece tus servicios a un precio especial sólo hasta que acabe el taller u ofrece sesiones estratégicas. Es importante que la oferta sea válida sólo durante el taller. Mucha gente da charlas o talleres pero no les saca partido y espera que luego los participantes se pongan en contacto contigo cuando vuelvan  a sus casas.

Todo puede ser pero mejor asegurarte de sacar el máximo provecho ofreciendo algo y dándoles la posibilidad de llevarse algo extra si se suscriben a tu lista por ejemplo, así te llevas suscriptores para cuando la web esté lista y directamente clientes si les ofreces algo útil muy relacionado con la charla con unas condiciones especiales.

 

3. Redes sociales

Usa las redes sociales para relacionarte con otras personas y ofrecerles tus servicios. E incluso puedes usar anuncios para llegar a más gente.

En una red social lo ideal es ayudar y relacionarte, compartir contenido de tu web para que se inscriban a tu lista y allí ya les puedas ofrecer algo. Pero si ahora mismo no tienes web, puedes aprovechar para participar y relacionarte con otras personas.

Así conseguí yo más clientes y que me entrevistaran cuando acababa de empezar (después de haber hecho el punto 1) en mi caso en Twitter, que fue la red que elegí para empezar.

Importante: Ayuda a personas en foros o grupos de Facebook y DESPUÉS, si ves que están interesados y les puedes ayudar ofreciéndoles una sesión estratégica o según en que caso directamente tus servicios.

Recuerda que entrar a promocionarte sin más no suele funcionar, hay que ayudar, colaborar, relacionarte.

 

4. Colaboraciones

Investiga y haz un listado de negocios o profesionales que compartan el mismo nicho que tú para hacer alguna alianza o colaboración.

Por ejemplo, es común ver a farmacias ofreciendo una primera sesión gratuita con un nutricionista.

¿Con qué negocios o profesionales podrías colaborar? Ofreceles algo que sea útil y atractivo para sus clientes, no solo tienes que llevarte beneficios tú ellos también.

Importante: No mucha gente sabe hacer esto bien. No pretendas que te regalen nada.

Hay personas, por ejemplo, que pretendían que vendiera algo suyo a mis seguidores sin conocerles de nada y sin dejarme ni siquiera ver su producto con detalle. Es más, si les pides eso muchos se molestan y ni siquiera contestan… Así no consigues nada. Sé profesional y educado SIEMPRE. Tanto si te dicen que sí, como si es que no, contesta siempre y sé amable. Al menos habrás hecho un contacto.

Otras personas me “ofrecían” hacer yo todo el trabajo y darme un 10% de sus ventas. Va a ser que no.

¿La alternativa? Ofrecer algo que realmente sea útil para el otro negocio, que complemente sus servicios, que mejore la percepción.

Por ejemplo, en el caso de la farmacia, sus servicios se complementan, a la farmacia le da buena imagen disponer de un nutricionista y las clientas se llevan una sesión de asesoramiento gratis. La farmacia puede conseguir más visitas de interesados en esa consulta y la nutricionista posibles clientes.

Actualmente yo colaboro sólo con profesionales a los que conozco y sé que son buenos y que complementan mis servicios. No ofrezco cualquier cosa solo por ganar dinero, no merece la pena agobiar a mis suscriptores.

 

Con esto ya tienes varias ideas hasta que tengas la web lista y puedas usar otros métodos. Por supuesto, también puedes usarlas si tienes web.

 

Importante: Puede que estés pensando que no quieres usar redes sociales, que no quieres “molestar” a tus contactos (si piensas que contarles a qué te dedicas y ofrecérselo con educación y machaca es “molestar” tienes un problema que te impedirá vender y vivir de tu negocio y necesitas sí o sí considerar seriamente apuntarte a esto), etc, etc.

En ese caso es momento de pararte a pensar si realmente estás dispuesta a hacer que tu negocio funcione. Hay muchas formas de hacerlo y podemos encontrar una que encaje con tu forma de ser, pero ten en cuenta que vas a tener que hacer muchas cosas que se salen de lo que haces habitualmente y si no estás dispuesta piénsate lo de tener un negocio.

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more

CÓMO CONSEGUIR MÁS LIBERTAD EN TU VIDA

 

————————————–

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera.

Read more