Interesante libro: “El monje que vendió su Ferrari”

¡De muchas maneras este libro fue un regalo!

Sin duda alguna, muchos de sus contenidos los pude asociar a partes muy características de mi personalidad, así como a ciertos períodos de mi vida laboral y personal. Pero quizás el paralelo más semejante con mi vida, está en el primer tercio del libro, sí, la similitud con diversos acontecimientos y decisiones en mi vida, todos relativamente recientes, pero sin llegar al extremo de uno de los protagonistas del libro. Muchos de los lectores se reconocerán en uno o ambos personajes principales del libro, o al menos en parte de ellos. Humildemente debo reconocer mi desconocimiento, ya que este libro editado hace dos décadas y con millones de copias vendidas, hasta hace uno días atrás no era parte consciente de mi registro mental bibliográfico.

Debo concluir que con la correcta lectura y organización de los elementos que incluye, puede ser un gran aporte para muchas personas. Si logras concatenar, procesar y extraer lo realmente valioso de las distintas técnicas que se presentan paso a paso, las que sin darte respiro son relatadas en un frenético avance, tendrás una gran herramienta en tus manos.

Podría ser una novela o una fábula espiritual, pero en realidad es un libro de autoayuda. Su débil argumento narrativo no es lo relevante, ya que es el pretexto para hilvanar una serie de directrices que describiré al final de este comentario. Si bien varios pasajes del argumento me hicieron ruido debido a algunas incoherencias, así como la adjudicación al más sabio de los personajes de frases célebres o conceptos de Albert EinsteinPierre Teilhard de ChardinPeter Drucker e incluso Wolfgang Mewes, atribuyéndole asimismo un bello cuento que en realidad es de Oscar Wilde. Pero no perdí de vista lo esencial del libro: por las similitudes que ya mencioné en el primer párrafo, en lo personal había puesto en práctica varios de los consejos, técnicas y tipos de decisiones que sugiere el libro, pero antes de leerlo. Puedo afirmar, que me han resultado relativamente exitosas. Con la ayuda de las restantes que aún no exploro y que son varias, así como su eventual aplicación sistémica, espero dar pasos que aún espero poder realizar. ¿Tú también?

No tengo nada en contra de libros de autoayuda, mientras no vendan ilusiones imposibles con supuestas fórmulas mágicas. Tampoco he mirado despectivamente a las personas que leen libros de autoayuda, por el contrario, felicito que tengan la inquietud por la búsqueda de soluciones y descubrimiento. Lo que frecuentemente no ayuda, es que a diferencia de lo que espera el lector, las respuestas no están en los libros sino en el propio lector, donde los libros sólo hacen de medio para la introspección y en pocos casos, logran la posterior acción.

Concluida su lectura, recorrí varios foros y blogs. Las opiniones vertidas por su gran número de lectores, en su mayoría considera que su lectura ha resultado determinante para una mejora personal, mientras que otras personas lo consideran desde intrascendente a detestable.

Continuará…

Ricardo Gevert – Adm. Industrial

www.gevert.com

 

Read more

El Mundo esta Cambiando y Nosotros También!!!

Estamos viviendo un cambio evolutivo desde lo racional impositivo a algo más emocional y con la búsqueda de más posibilidades.

¿En qué situaciones concretas podemos ver ésto?

1) Pasamos de relaciones de subordinación y dependencia a relaciones colaborativas dónde la jerarquía es cada vez menos relevante.

2) La clásica frase del papá que aspira a que su hijo sea más y logre más cosas que él, ya no resulta porque los jóvenes para ser más, necesitan sentirse más y mejor y esto tiene relación con elegir cosas diferentes, ser libres y experimentar nuevas situaciones, no cómo antes que se apuntaba a tener más cosas materiales o concretas y a seguir patrones de conducta más clásicos y tradicionales.

Los desafíos del futuro tienen que ver con la capacidad de comunicarnos, relacionarnos y de preveer situaciones de conflicto, ya que en la actualidad no se trata de resolver problemas, se trata de colaborar para aportar a relaciones armónicas donde todos podamos sentir que contribuimos y que somos parte de algo, siendo nosotros mismos.
Si quiere desarrollar un proyecto exitoso de lo que sea, enfóquese en mejorar su capacidad para relacionarse, ser flexible y llegar a acuerdos con los demás. Así se avanza en el mundo actual, con todos!!!

 

florencia_vargasFlorencia Vargas Schmauk

Conoce más de Florencia AQUI

Psicóloga U Andes

 

 

Read more

Segundo de coraje

Es muy probable que algo te está pasando en tu vida que te lleve a tener que tomar alguna decisión. Esto puede ir desde empezar una dieta, donde quieras dejar de consumir azúcares y harinas hasta tomar la dolorosa decisión de separarte.

Seguramente debes estar pensando todo el día en los Pro y en los Contra de todo lo que te gustaría decidir .

Se dice además, que para cualquier sueño que tengas en tu vida debes ponerle voluntad para transformarlo en algo real.

Puedes querer empezar a ser cariñoso (a), ir a un gimnasio, juntarte con tus seres queridos y tantos otros objetivos que nos proponemos todos los días.

Cualquiera sea el desafío que necesites o quieras enfrentar se necesita “Un sólo Segundo de Coraje” , para que quizás toda la vida nuestra pueda cambiar.

Es un Segundo antes de mandar un audio, antes de decir No puedo más, o no quiero hacer esto o aquello, o tal vez un Segundo para empezar a lograr esa meta que te tiene con esa sensación de algo pendiente en la vida.

Seguramente al leer esta columna te irás de inmediato a recordar cuantos segundos de coraje has tenido en tu vida, desde aquel Segundo que te llevó a formar pareja hasta tantas otras que acompañan tu historia y donde algunos deben haber estado inundados por un vértigo tremendo.

Es claro que ese Segundo no es suficiente, hay que ser capaz de mantenerlos en el tiempo si es que consideras desde el amor y no desde el miedo que vale la pena mantenerlo. En todo caso sea que lo mantengas para siempre o lo cambies por conciencia absoluta de tu ser, todo igual comienza por ese Segundo de coraje que necesitas tener.

A nivel emocional cuando uno ha vivido ese Segundo, se experimenta según lo que dice la gente en los talleres y por experiencia personal, un vértigo increíble, miedo, pero al mismo tiempo mucha paz cuando se visualiza el otro lado o costado de ese Segundo.

Algo que hemos descubierto es que cuando ese Segundo es correcto de tomar, hay silencio en el alma. Puede haber miedo, pero hay vacío de ruido en la cabeza, junto con el Segundo, hay como un suspiro que genera alivio al imaginar el cambio o el logro que se pondrá en marcha después de realizarlo.

Imagina esa llamada o esa conversación que cambiará tu vida, esa conversación que está pendiente y que necesitas hacer, esos cambios en tu vocación para empezar a hacer lo que amas, ese No, que estás que gritas y que no puedes hacerlo, o ese Si que te puede hacer latir tu corazón fuerte y sentirte vivo (a).

Te invito a revisar tus segundos de coraje, esos dados por el alma y que seguramente no te generarán arrepentimiento sino orgullo hacia ti mismo (a).

Junto con revisar esos antiguos segundos te invito a pensar en los que tienes que ejercer para empezar o terminar algo en tu vida.

Ojalá tengas el coraje de hacerlo, vencer el vértigo y escuchar ese silencio que si es correcto seguramente inundará tu alma.

Un abrazo.

 

pilar_sordoEscrito por Pilar Sordo – Psicóloga

Extraído de www.pilarsordo.cl

 

Read more

Hola Angustia, Chao Angustia

En este período del año, es muy común que nos acompañe, la Angustia, el comienzo del Colegio, la Universidad, los desafíos laborales, las rutinas del año, el fin del verano y el término de los períodos de descanso, todo comienza junto y requiere que nos adaptemos de manera rápida a estas nuevas situaciones que requieren de mayor rigor, disciplina y rutina.

¿Qué experimentamos cuando estamos Angustiados?

Experimentamos una sensación difusa de malestar físico, que provoca incomodidad, dolor de estómago, dolor de cabeza, mareos, dificultad para conciliar el sueño, opresión en el pecho, sensación de falta de aire, entre otros. Además a ésto se le suman pensamientos de duda respecto de quienes somos y de nuestras capacidades.  Nos creamos películas propias de si seremos aceptados o no por nuestros pares, de cuán inteligente seré, de cuán atractivo soy y de todo aquello que me imagino al enfrentar un nuevo escenario que no conozco bien y en el cual quiero o debo estar de la mejor forma posible.

La angustia es una emoción y como tal, algo puramente subjetivo, que se manifiesta con síntomas físicos observables en algunos casos. La Angustia la percibe quien la siente y, como sucede en el interior de uno, permanece oculta a los otros. Por eso se experimenta en soledad, en una soledad cruda y desamparada. Se trata de la soledad en la que me enfrento a asuntos que solamente me conciernen a mí mismo, a lo más privado, íntimo y propio de mí.

Grandes filósofos y pensadores han descrito la importancia de este sentimiento diferenciándolo del miedo y la desesperación. Desde mi punto de vista la angustia es un sentimiento que nos puede paralizar o, que abre posibilidades, si somos capaces de detenernos a reflexionar y encontrar un camino. Yo recomiendo que en estados de angustia uno se tome el tiempo para tomar un café con otro, para mi esta expresión del café, permite tener la oportunidad de ser ayudados a encontrar respuestas, a analizar, a entender, a hacernos preguntas, a compartir experiencias, a entender que no estoy sola, a sentirme querido, acompañado, contenido y seguro, a ser escuchado y a poder expresar lo que por lo general no comunico.

Cuándo uno conversa se siente como se libera esa energía angustiante y se va cambiando por otras que me hacen sentir mejor y mas seguro.

  • Si notas angustia en tus niños acompáñalos, abrázalos, que sientan tu apoyo, dale el espacio para que te cuente que le pasa. Que dibuje, que juegue, léele un cuento, toma un té de Melissa conversado con ellos, de esa forma los niños podrán elaborar y hacer que la angustia disminuya o desaparezca. Dales contexto y tiempo para adaptarse.
  • Si notas cierto grado de angustia en ti mismo, tómate un café con alguien.
  • Si alguien te comenta que esta angustiado, tómate tu tiempo e invítalo un café.

 

florencia_vargasFlorencia Vargas Schmauk

Conoce más de Florencia AQUI

Psicóloga U Andes

 

 

 

Read more

De Cara a los Retos ¿Qué decisiones tomas?

Un par de amigos salieron a caminar para ejercitarse, tenían días sin verse y esta oportunidad sería una grata excusa para hacerlo.

En el trayecto mientras corrían el chico se resbaló y cayó, aunque no tuvo daños en su cuerpo fue tanta la ira que le produjo este momento que comenzó a golpear lo que tenía alrededor cegado por su malestar…su compañera tomó la actitud de su amigo como algo personal hacia ella y se alejaron…ese evento desencadenó una serie de toma de decisiones que perjudicó un momento para compartir y pasar un rato agradable,  lo que comenzó como una experiencia motivadora, por un evento particular y la decisión tomada por ambos se convirtió en todo lo contrario…

¿Te has preguntado alguna vez sobre la importancia de nuestras decisiones cotidianas y el impacto que tienen en los resultados que obtenemos?

Por muy simple que pudiera parecer lo que te acabo de narrar, eventos como ese y su forma de abordarlos van dando pie a  nuevas realidades… ¿Qué ocurriría si el joven ante su caída hubiese decidido levantarse, chequear que se encontraba en buen estado y hasta reírse de la situación? ¿Cómo habría reaccionado su amiga ante una manera más calmada de asumir la aparatosa caída?

¡Descubre tu potencial y disfruta la diferencia!

Coaching…!Vivir con maestría!

 

Un gran abrazo,

Mercedes Martínez

@merchylifecoach

merchylifecoach@gmail.com

Extraido de www.institutodraco.com

Read more

Todo aquello que nos hiere, también nos fortalece

La vida está llena de obstáculos y decepciones. Las cosas no siempre marchan como lo deseamos o como lo habíamos planeado y esta incongruencia entre los hechos y las expectativas personales puede generar frustración y tristeza.

El budismo es claro en esto: el origen del sufrimiento es el deseo. Para los occidentales, sin embargo, puede ser más difícil asimilar el desprendimiento material y emocional con la misma naturalidad que para los orientales, especialmente porque nos vemos invadidos por una cultura de consumo y posesión.

La mirada superficial que aplicamos en Occidente a los eventos de vida traumáticos hace que nos perdamos gran parte de las enseñanzas que cada experiencia, sobre todo las más dolorosas, guardan para nosotros.

Nos centramos únicamente en el dolor, en la desilusión, en el sentir de la herida abierta pero no en el inmenso valor que tendrá la cicatriz una vez haya sanado.

El escritor William Shakespeare se refiere del siguiente modo al ejercicio de develar lecciones de vida donde sólo parecen haber tragedias:

“Dulces son los frutos de la adversidad que, semejante al feo y venenoso sapo, lleva en la cabeza una joya preciosa”.

De este modo hemos de aprender a contemplar los momentos difíciles, los cambios inesperados de rumbo, las desilusiones, los amores que no pudieron ser y las despedidas dolorosas: como un fruto latente, una lección de vida que resplandece como una joya preciosa.

El sendero de la resiliencia

La Asociación Americana de Psicología (APA) nos habla de la resiliencia como el proceso de adaptación que nos permite sobreponernos a las adversidades y los eventos traumáticos, como la muerte de un familiar o el rompimiento de una relación amorosa.

La resiliencia no es un super poder ni un privilegio reservado para los grandes maestros espirituales: todos somos capaces de recuperarnos emocionalmente de las dificultades. Lo que marca una gran diferencia es la disposición que tengamos a pensar, creer y actuar a favor de la resiliencia.

En otras palabras: ser una persona resiliente es una decisión que involucra una forma de persona, un conjunto de creencias y una forma de comportarnos.

Factores que influyen en nuestra capacidad de ser resilientes

La APA menciona un elemento clave que guarda relación con nuestra capacidad de ser más o menos resilientes: las personas que nos rodean.

Nunca ha sido un secreto que el tipo de gente del que nos rodeamos influye en los hábitos que adoptamos e incluso en la imagen que conformamos de nosotros mismos. Cuando se trata de resiliencia, contar con relaciones interpersonales que sean modelo de amor y confianza fortalece nuestra capacidad de resurgimiento.

Además, algunas prácticas asociadas con la resiliencia son:

  • Hacer planes con bases realistas y seguir pasos concretos para cumplir nuestros objetivos.
  • Desarrollar una visión positiva de nosotros mismos y confianza en nuestras fortalezas y destrezas.
  • Estar abiertos a comunicarnos con los demás, compartir nuestras ideas y sentimientos y recibir apoyo de otras personas para resolver problemas.
  • Fortalecer nuestra capacidad para lidiar con sentimientos fuertes e impulsos a través del diálogo interno con nosotros mismos.

Aprendiendo a ver el arcoiris después de la tormenta

Incluso los eventos de vida más dolorosos representan una oportunidad invaluable para crecer espiritualmente y fortalecer nuestro amor propio, pero esto implica que tomemos una decisión clara: aprender de nuestro pasado.

Tomar esta ruta no siempre es fácil, ya que aprender del pasado implica asimilar que ha quedado atrás, que somos personas distintas y que la vida continúa.

Algunas estrategias útiles para aprender a ver la belleza en los cambios y apreciar la virtud detrás de las nubes negras son:

1.Aceptar que el cambio forma parte de la vida. La naturaleza misma es un ejemplo del eterno devenir necesario para que exista un equilibrio sano en el mundo.

Una vez que hayamos decidido visualizar el cambio como una metamorfosis evolutiva y no como una condena, dejaremos de sentirnos víctimas de nuestras circunstancias y podremos enfocarnos en las oportunidades que acompañan a todo cierre de ciclo.

2.Crear nuevas conexiones. No solo con personas completamente nuevas, con gustos e intereses distintos, también es positivo conectar con aficiones que hayamos dejado a un lado o con actividades que siempre hemos querido explorar.

El negativismo que sobreviene con las adversidades es peligroso: nos aprisiona en lamentaciones constantes y pensamientos negativos. Salirse de esta zona de peligro y reencontrarse con el milagro de la vida a través de experiencias nuevas nos ayuda a superar las dificultades y asumir un nuevo comienzo.

3. Negarse a ver las crisis como un amontonamiento de problemas. Las crisis no son más que creencias que se han dado encontronazos con una pared de eventos inesperados.  

Gran parte de las experiencias de sufrimiento que vivimos se deben a nuestra obstinación, a nuestra terquedad por negarnos a aceptar que la vida gira en un eterno renacer y que no podemos controlarlo todo.

Desentiéndete de la responsabilidad ficticia de llevar el mundo sobre los hombros. No te culpes, no te flageles, recibe con el asombro de un niño cada cambio que se presenta en tu vida y conviértete con ilusión en el arquitecto de una nueva obra.

No eres una víctima de las adversidades, eres un alumno digno y capaz en el camino a convertirse en un maestro de vida para otros.

Refuerza esta lectura con las guías prácticas , del reconocido psicólogo y escritor Walter Riso

 

Escrito por: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

Referencias: Guías prácticas de Walter Riso 

 

Foto portada:Designed by Freepik

Read more