La televisión es sin llorar

Estos últimas semanas hemos podido saber de varias y varios conductores de televisión que se han colocado a llorar por diversas razones. Por un lado cuando se extraña a un ser querido, cuando se está sobrepasado por el trabajo o cuando las redes sociales invaden de rabia nuestro mundo emocional sin merecerlo y sin ningún conocimiento.

Junto con estas expresiones ha surgido la frase que es muy repetida no sólo en la televisión , sino también en la política y en el mundo empresarial. “ estos mundos son sin llorar”.

Quiero expresar mi profundo desacuerdo con este argumento, creo que necesitamos una televisión real, que enseñe a expresar emociones , que permita ver humanidad y cercanía y lo mismo tendría que decir de la política y de otros mundos del funcionamiento social.

Suficiente tenemos con vivir en una sociedad que naturalmente condena la carcajada fuerte y el llanto en lo cotidiano para que además las organizaciones públicas y privadas nos enseñen a castrarlas todo el tiempo.

Agradezco desde el alma la expresión de emoción de todas esas personas , porque los acerca, los humaniza y nos enseña a todos que las emociones hay que expresarlas para que no tenga que hablar el cuerpo.

Se entiende que la televisión y la política manipula mucho las emociones de nosotros y nos hemos vuelto dramáticamente desconfiados frente al hecho de verlas expuestas pero prefiero el riesgo de esa evaluación antes que un sistema que sigue pensando que llorar es inmadurez, debilidad y manipulación y que por su parte reírse mucho es liviandad y poca profundidad intelectual.

Intentemos todos y todas de poner sensibilidad en nuestras vidas para que eso tenga un efecto exponencial que se expanda por todos nuestros afectos y vida social.

La vida tiene que ser con llorar y con reír, tiene que ser de verdad y con honestidad y esto se debería canalizar a todos los medios de comunicación e instituciones públicas y privadas.

Cuando pensamos en la alta automedicación de nuestro país , no nos hace reflexionar el que muchos se medican para no sentir?, para tener vidas parejas donde ojalá nunca “ nos pase nada”.

Esta frase de hecho la escuchamos mucho en los padres y madres de nuestro país cuando lo que debiéramos desear es que les pasen ‘ muuuchas cosas y tengan las herramientas para vivirlas pero nunca debiéramos querer que no les pase nada.

Sé que muchos que están leyendo , están pensado que en realidad esa frase es que no les pase nada malo, que no queremos que sufran. Bueno, lamento comunicar que eso no se puede evitar y que solo debiéramos trabajar en dar herramientas.

Los invito, a sentir, a vivir todos los matices de la vida con lo bueno y lo malo que nos trae, no a ser parejos , a volvernos más humanos y cercanos y poder llorar y reír cuando tengamos ganas.

 

pilar_sordoEscrito por Pilar Sordo – Psicóloga

Extraído de www.pilarsordo.cl

 

Read more

¿Soy un Holograma?

En este artículo me gustaría explorar la posibilidad de que seamos creadores de nuestra realidad sin ser guionistas de ella, que nuestro cuerpo físico sea una proyección holográfica de nuestra consciencia que interacciona con el holograma de nuestra realidad en un multiverso.

Hace dos años el equipo del profesor Truscott de la Universidad Nacional Australiana puso en práctica el experimento de elección diferida de John Wheeler para concluir que nuestro universo, nuestra realidad, tan sólo existe cuando un observador la mide.

Este tipo de experimentos confirman que como mínimo a nivel atómico no existe nada hasta que nosotros observamos, y es quizá en este punto en el que no puedo compartir las ideas, teorías que defienden que somos creadores en su total magnitud de lo que experimentamos.

Es decir, partimos de un cerebro que actúa como proyector en un cine para generar una película, por lo tanto soy creador de esta película, pero hasta que punto puedo intervenir yo en lo que estoy proyectando, si así fuera tendría la capacidad de realizar cualquier cambio en la misma en tiempo real. Por lo tanto este tipo de experimentos físicos apunta a la idea que somos creadores del mundo que observamos pero en ningún momento ayudan a demostrar las teorías, o más bien opiniones, que defienden que tenemos la capacidad de crear conscientemente lo que queremos experimentar.

Podríamos entrar en este momento en la paradoja que surge cuando alegremente hablamos de nosotros como observadores, obviando que si el experimento apunta a la existencia de un mundo holográfico, nuestro propio cerebro también sería un holograma, por lo tanto ¿Quiénes somos nosotros cuando decimos “el observador”? ¿Podemos ser un holograma experimentando otro holograma?

Por lo tanto todo apunta a que es parece cierto que vivimos en un multiverso holográfico, que nosotros manifestamos la realidad, en ningún momento decidimos que podemos manifestar, es aquí donde paro para recordar a todos aquellos que aplicando ideas como las del “El Secreto” no consiguen manifestar aquello que desean, pese a esfuerzos descomunales, y no creo que hagan nada erróneo, tan sólo que esta idea es incompleta a la vista de los resultados. ¿Somos creadores de nuestra realidad? Casí seguro que sí. ¿Elegimos que realidad manifestamos? No hay ningún tipo de prueba que así sea.

Y es aquí donde el “libre albedrío” adquiere toda su belleza. El libre albedrío para nosotros decidamos cómo experimentar esta realidad que estamos creando, no podemos elegir lo que creamos, sí que tenemos todo el libre albedrío para elegir como vivir lo que creamos.

En esta maravillosa levedad del ser, no tenemos responsabilidad alguna en las olas que llegan a nosotros, tan sólo tenemos que vivir el instante para experimentar cada una de ellas con todo nuestro abanico de emociones. Dejando ir reconocemos que no tenemos capacidad alguna de cambiar nuestro entorno, sí tenemos todo el poder de cómo lo vivimos.

Para finalizar nos podríamos plantear infinidad de preguntas como ¿para qué tengo que vivir estas situaciones? ¿quién decide que las tengo vivir? Etc… Quizá nuestro Ego necesite todas esas respuestas, quizá se tranquilice con respuestas de filosofías y religiones que un plan para todo ello, para tanta sufrimiento, para tanto placer, quizá sea más fácil pensar que no hay destino, ni objetivo alguno que no sea embriagar nuestros sentidos escuchando cada una de las notas de esta magnífica obra, nuestra vida, que nadie volverá a tocar sin pensar en que sucederá después del último movimiento.

Francisco José Martínez

Conferencista y Co-Fundador I.Draco

Extraido de Instituto Draco

Read more

Las reacciones emocionales y su vínculo con las bacterias intestinales

“Existe una relación clara entre las bacterias predominantes en el intestino de una persona, la estructura de su cerebro y sus reacciones emocionales.”

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Los Angeles, así lo afirma. La interacción entre la microbiota intestinal y las diferencias de comportamiento se había comprobado en animales pero en humanos no se había confirmado hasta ahora.

En los animales estudiados se habían visto señales claras de que la microbiota influye en el comportamiento que condiciona la respuesta al estrés y la asunción de riesgos y que el comportamiento también afecta a la microbiota. La novedad es que este tipo de cambios se han observado también en humanos. Los científicos ahora investigan la posibilidad de determinar si modificando la microbiota se podría modificar la conducta, ya que esto podrían  tratar enfermedades como la depresión u otras enfermedades mentales.

Desde el año 2011, los expertos dividen a la población humana en tres enteriotipos según las bacterias predominantes en su aparato digestivo, y han podido demostrar que cada enteriotipo va asociado a estructuras diferentes de la materia gris y la materia blanca del cerebro.

El enteriotipo A, dominado por las bacterias del tipo Bacteroide, el enteriotipo B con predominio de Prevoleta, y el C con dominio de Rominococo. A todos ellos se les ha atribuido muchas influencias sobre nuestra salud.

El estudio realizado a 40 mujeres sanas y después de dividirlas en dos grupos en función de la composición de su microbiota (flora instestinal), realizarles escáneres y tomar imágenes de sus cerebros, concluye que en las de predominio de bacterias Prevotella, la materia blanca mostraba mayor conectividad funcional entre las áreas sensorial, emocional y atencional que las del enterotipo Bacteroides. En este segundo grupo el volumen de materia gris era superior en el área frontal, el cerebelo y el hipocampo.

Sin embargo el grupo Prevotella mostró menos actividad del hipocampo cuando las mujeres eran expuestas a imágenes de violencia emocional, a la vez que reaccionaron a ellas con mayor ansiedad, angustia e irritabilidad que las del grupo Bacteroides.

La microbiota también se ha relacionado con la mayor o menor efectividad de ciertos medicamentos, con la obesidad, alergias, mortalidad por infarto o ictus y con muchas otras enfermedades cardiovasculares.

Por tanto, queda demostrado que la microbiota es un órgano más de nuestro cuerpo que produce sustancias que impactan en el resto de nuestro organismo y que algunas pueden ser beneficiosas y otras no. Es por ello debemos prestarle la misma atención que le prestamos a cualquier otro órgano.

Original La Vanguardia. Haz clic aquí para ver el artículo completo.

Redación Instituto Draco

www.institutodraco.com

Read more

4 ALTERNATIVAS AL RINCÓN DE PENSAR

Te encanta la crianza respetuosa, eres la fan número uno, pero a la hora de los conflictos te paralizas y sientes que te faltan estrategias.

Por eso, y en afán de darte una mano, voy a compartir contigo estás cuatro alternativas para el popular Rincón de Pensar que no es más que uno de los tantos castigos disfrazados y te preguntarás: “¿qué tiene de malo?”, y es normal que creas que ésta opción es mejor que un grito o un golpe porque, en teoría, solo estás poniendo distancia entre tu hijo y tú evitando la violencia. Le pides que se vaya a “pensar” en lo que “hizo mal” y que no puede salir hasta que “reflexione” o “se calme”.

Pero esperar que un preescolar comprenda y reflexione sobre un accionar que quizás simplemente no percibe como algo incorrecto no es realista. Por el contrario, cuando tu hijo hace algo que para ti no es correcto y como resultado lo apartas o lo ignoras probablemente sienta angustia de separación, se sienta humillado, rechazado o simplemente se quede en el rincón imaginando algún juego hasta que le saques el “castigo”.

Si lo que quieres es que tu hijo se calme el rincón de pensar cumplirá su cometido, pero si lo que realmente te interesa es que tu niño aprenda a regular sus emociones lo ideal sería entonces ayudarlo a procesarlas, ayudarlo a comprender las razones por las cuales su accionar no fue el más adecuado e indagar los motivos detrás de la acción.

“Y entonces, ¿qué hago?, ¡ya no me quedan opciones!”, me dijo un día Marcela en uno de mis talleres, y así compartí mis 4 opciones:

1) Expresa tus Emociones: Explícale a tu hijo cómo te hace sentir lo que está haciendo, o como su accionar afecta a otras personas. Se clara en la causa y el efecto: “Cuando gritas tan fuerte me asustas y me duelen los oídos”. Evita términos negativos o hirientes: “solo los niños maleducados gritan” o “cuando gritas pareces una bestia”. A mi me ha funcionado de manera excelente ser honesta con mi hijo cuando algo me molesta o me hace mal y en la mayoría de las ocasiones él lo comprende y cede.

2) Las Dos Opciones: En la mayoría de los conflictos de los niños pequeños hay opciones que pueden mantener a las partes en paz. Por ejemplo: Si el problema es que tu hijo empuja continuamente a otros niños para subir primero a la resbaladilla lo primero que debes hacer es alejar al niño del lugar de conflicto, explicarle en calma las razones por las cuales no es lindo empujar y colarse, en lo posible ponerlo en el lugar de los demás niños “¿a ti te gusta cuando te empujan?” y preguntarle por qué lo hace, ya que a veces es una reacción a una agresión que tu no viste. Acto seguido le ofreces dos opciones: disculparse con los niños y seguir en la resbaladilla respetando los turnos o ir a los columpios o a otro juego que él quiera.Algunas mamás me han dicho que se debe obligar al niño a pedir disculpas y aquí discrepo, los preescolares están aprendiendo sobre la empatía y en muchas oportunidades aún no comprenden que el otro se siente mal por lo que ellos han hecho (lo que es normal para su edad), entonces si lo obligamos a pedir perdón en realidad le estamos enseñando a mentir. Lo que deberíamos hacer es trabajar en desarrollar su empatía. Este artículo puede ser de utilidad.

3) Cambiar de Ambiente: Muchas veces cuando los niños pequeños están muy irritables el problema está en el entorno: demasiada gente, demasiado ruido, poco espacio, etc. Por ejemplo, cuando mi hijo mayor tenía 18 meses llegamos a la conclusión con mi marido de que si en el lugar a donde lo llevabámos a jugar había más de 6-8 niños él tenia la tendencia a alterarse, empujar o quitar juguetes pero si eran 5 o menos jugaba muy tranquilo, entonces tratábamos de evitar lugares llenos de niños o cambiábamos de ambiente. ¡Ojo! también puede ser sueño.

4) El Rincón de Relajación Para Papás: Muchas veces los que necesitamos regular las emociones somos los adultos. Me ha pasado que cuando la paciencia está al límite en alguna ocasión termino gritando o alterada por situaciones nada graves. Es importante reconocerlas y estar alerta. Si estamos agotados y no logramos que nuestro hijo nos escuche podemos decirle: “Estoy muy cansada y un poco enojada porque nadie me escucha ni colabora conmigo, entonces voy a salir afuera unos minutos para calmarme”. Por supuesto que siempre debemos dejar a nuestros hijos con otro adulto o ir a un lugar desde donde podamos monitorizarlos, pero cuando el pequeño observe como ante la frustración nosotros actuamos de manera calmada y sin estallar le estaremos enseñando con el ejemplo a regular las emociones. Seguramente pasados unos minutos ya estará mucho más abierto a escucharnos y nosotr@s mucho mas relajad@s (eso me ha pasado la mayoría de las veces). En este articulo explico como regular mis emociones mejoró mucho la relación con mi hijo.

Por último no te sientas culpable si en alguna oportunidas éstas u otras opciones no te funcionan, porque criar con respeto y consciencia no es nada fácil. Recuerda siempre abrazar a tus hijos y decirles que los amas, el amor nunca está de más y mucho menos cuando el niño está abrumado.

Si estás interesado en saber más sobre Crianza Consciente por favor Suscríbete

Facebook: @mamaminimalista

Si encuentras errores ortográficos o caligráficos enviame un mail a ana@nutrimama.com (no me linches, escribo desde mi celular con autocorrector y si me pusiera en perfeccionista  nunca publicaría artículos porque no tengo tiempo, ¡gracias!)

Foto: www.goodhousekeeping.com

Facebook: @mamaminimalista

Fuente: mamaminimalista.net

Ana_AcostaAna Acosta Rodriguez

Maestranda en Psicología Positiva Aplicada y experta en Mindfulness,  Inteligencia Emocional y Crianza con apego.

www.nutrimama.com

mamaminimalista.net/

Instagram: Nutri_mama

Read more

Los 5 beneficios del amor para el organismo

Cuando hablamos del amor nos referimos a un sentimiento muy complejo e intenso, en el que confluyen una serie de emociones, afectos, pensamientos, representaciones y respuestas corporales. No siempre hay amor en las relaciones que establecemos pero, cuando está presente, genera solidez en los vínculos y establece un entorno de seguridad psicológica que favorece el desarrollo de las personas desde el nacimiento. Por esta razón, el psicólogo de Clínica Vespucio, Daniel Holloway, se refiere a las sensaciones y los cambios que experimentamos con el amor y explica los beneficios que estos conllevan para la salud.

Esta semana se celebra el Día del Amor y son muchas las opciones para conmemorar la existencia de un sentimiento que, más allá de todas las películas dedicadas a representarlo, es una excelente opción para mantenerse saludable. “El amor nos conduce a re experimentar tres estados psicológicos básicos: vulnerabilidad, plenitud y erotismo. Al estar enamorados, nos entregamos con cuerpo y alma a la otra persona y esperamos ser correspondidos; queremos cuidar y ser cuidados, y nos sentimos completos, felices y seguros” explica el psicólogo de Clínica Vespucio, Daniel Holloway.

Al igual que con todas la emociones, el amor también se localiza en el cuerpo y no sólo en la mente, como generalmente se suele imaginar. “La neuropsicobiolología nos muestra cómo, al estar enamorados, nuestro cuerpo se convierte en una exhibición de algunos cambios químicos, como mayor liberación de endorfinas, reducción en los niveles de cortisol, incremento en la producción de dopamina, oxitocina y norepirefrina, aumento en los niveles de estrógenos y liberación de melatonina”, comenta el especialista.

Amor saludable vs enfermizo

Cuando estamos enamorados no es de extrañar que se despierten en nosotros sensaciones placenteras y también desagradables. “Dependiendo de la intensidad con la que se manifiesten los mecanismos de regulación biológica mencionados y del tipo de vínculo que establecemos con la persona, podemos reconocer la presencia de un amor saludable o enfermizo” distingue el psicólogo.

En el amor saludable imperan gestos como la reciprocidad, la empatía y la tolerancia a la diversidad. Somos capaces de flexibilizar nuestros proyectos, en la medida en que el otro también lo hace y en el mejor de los casos, los hacemos confluir en un proyecto común que se traduce en el bienestar de la pareja.

El amor enfermizo se caracteriza por el egoísmo y la inseguridad. En este caso aparecen los celos y no se consideran las cualidades y las necesidades de la otra persona. No es de extrañar que cuando estamos en esta dinámica, emerjan una serie de síntomas como irritabilidad, agresividad, ansiedad, angustia ante la ausencia del ser amado, entre otros.

 

El amor y nuestro cuerpo

El amor puede llevarnos a cometer varios actos extremos, como tatuarse el nombre de la pareja, declarar el amor en público o cantar junto a unos mariachis. No obstante, existen ciertas reacciones del cuerpo que escapan de nuestro control y, muchas veces, pasan más desapercibidas que cualquier manifestación exuberante.

A pesar de que el amor no puede ser manejado a voluntad, sí podemos trabajar las condiciones para que se exprese de un modo saludable.Es decir, garantice condiciones de bienestar en las formas en las que se manifiesta tanto para el enamorado, como para la persona que recibe ese amor.

En este sentido, desde la psiconeurobiología se han descrito una serie de reacciones y efectos beneficiosos para el organismo, cuando el amor se manifiesta de un modo saludable:

  1. Mejora las defensas: Al producirse mayor liberación de endorfinas, la sensación de felicidad aumenta, lo que permite disfrutar más de la vida. Asimismo, estas sustancias mejoran el funcionamiento del sistema inmunológico, por lo que el amor favorece nuestras defensas ante enfermedades.
  2. Baja los niveles de estrés: El cortisol es la hormona que se libera como respuesta al estrés y origina un aumento de la tensión arterial. Estar enamorado reduce los efectos negativos del estrés crónico en nuestro organismo, de una forma natural y placentera.
  3. Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares: Al incrementarse la producción de dopamina, oxitocina y norepirefrina, baja el riesgo de patologías coronarias
  4. Rejuvenece la piel: Al aumentar los niveles de estrógenos, nuestra piel mejora y esto hace que la persona se sienta más joven.
  5. Da vitalidad: La liberación de melatonina producida por el amor, mejora la autoestima y la sensación de energía. Sentirse amado otorga seguridad y, a través de este sentimiento, la persona puede encontrar un equilibrio que le permite un bienestar integral.

 

Read more

Los 4 principios para ser feliz

Todos queremos ser felices, tener éxito, y por supuesto triunfar en el amor. Pero ¿cómo podríamos lograrlo?

 “Hay que ponerle vida a los años y no años a la vida”

La Receta para ser feliz según Emilio Duró. Para el profesor y conferencista los cuatro aspectos más importantes son: el físico, el emocional, el intelectual y el social.
¿Qué es lo que se necesita para ser feliz? ¿Cómo vencemos el miedo? Recuerda que el miedo te impide hacer aquello que quieres y deseas. Es lo que realmente te impide ser feliz.

La receta de la felicidad según Emilio Duró:

1- Cuida tu salud

Si no te encuentras bien, lleno de energía no puedes estar en forma y por tanto no puedes estar satisfecho con tu vida. Por lo tanto salud=felicidad

2- Cuida tus emociones

Una persona que gestiona bien sus emociones, es decir, una persona que expresa sus sentimientos, que siente, que abraza, que ríe, que llora, que suelta…es una persona equilibrada.

Compartir momentos con la familia y amigos es una manera de liberar el estrés y emociones tóxicas. Salir de fiesta, bailar, conversar tomando un café con alguien agradable, salir a pasear…, todo esto es necesario para el ser humano que por sí mismo es un ser social.

3- Ocupa tu mente

Estudiar, leer, formarse ayuda a evitar el Alzheimer, y a mantenernos mentalmente en forma. Además de ayudarnos a crecer profesionalmente y a desarrollarnos como seres humanos.

4- Ser solidario con los demás

Las personas solidarias son más felices, pues compartir lo que tienen o ayudar a otras personas les hace sentir plenos.

Haz click aquí para ver el vídeo.

Ya conoces los 4 principios para la felicidad, ¿los pones todos en práctica? Anímate a realizar pequeños cambios en tu vida para lograr tu satisfacción personal y ser feliz.

Visita nuestra página para saber más sobre la felicidad y sobre programas que te ayuden a desarrollarte y crecer. Feliz día!!

 

Redacción Instituto Draco

Extraido de  Instituto Draco

www.institutodraco.com

Read more

El Poder Invisible

No sé si conoces mi historia, pero hace algunos años, un problema de salud que puso en riesgo mi vida, se convirtió en la situación clave donde descubrí el Poder de la Consciencia para sanar el cuerpo, y que cada día es una nueva oportunidad para diseñar la vida que realmente deseamos.

Más allá de practicar meditación y leer sobre desarrollo personal desde los nueve años, nunca lo había experimentado de esa manera. Sucedió en el marco de dos operaciones complejas y días de terapia intensiva, durante los que prácticamente no podía hablar ni moverme de la cama. Los médicos me explicaron que las operaciones fueron exitosas porque era joven, tenía buen estado físico, y eso ayudó a que el cuerpo resistiera.

Sinceramente, hubo noches en que no quería dormir, porque no sabía si despertaría en la mañana. Si, despertar en la mañana y que mi cuerpo sanara lo más rápido posible, era mi mayor meta y aspiración en ese momento.

Fue entonces cuando comprendí que cada día es un regalo, una nueva oportunidad, y que el hecho de abrir los ojos y sentir los rayos del sol sobre la cara, es una gran razón para sentirme agradecido. Agradecido porque la vida me sostiene y te sostiene. La vida hace que mientras duermes por la noche, tu corazón siga latiendo, y sigas respirando. La vida te despierta cada mañana y te dice ¨¡arriba, estás vivo!¨; y si hoy abriste los ojos por la mañana, existe una razón por la que estás aquí. La vida te sostiene y el alma te impulsa a crear una experiencia extraordinaria.

También aprendí algo muy importante: Que era responsable de lo que sucedía, y tenía el Poder de transformar el problema en una lección valiosa. Sanarme mucho más rápido, encontrando una solución de adentro hacia afuera, tomando consciencia del patrón emocional y energético que lo causaba todo; y enfocar mi atención en imaginarme sano, saliendo del hospital radiante, dispuesto a hacer todo lo que debía hacer para ordenar mi vida ¿Y sabes qué? Fue una tremenda sorpresa para los médicos ver como mi organismo se revitalizaba tan rápido, y en tan sólo 8 días salía caminando del hospital feliz, sonriendo y saludando a todo el mundo.

Actualmente, la neurociencia y la física cuántica han probado una verdad milenaria. Todo es energía, y el Poder de la Consciencia, nuestro poder invisible, puede acelerar los procesos de curación de cualquier síntoma del cuerpo, y resolver conflictos en todo aspecto. Si, un problema no puede resolverse con el mismo nivel de consciencia que se fabricó, la solución siempre está en un nivel mayor. Es por eso que, si aprendes a entrenar tus emociones, aprendes a elevar tu energía, en cualquier momento del día, en toda situación, para deshacer el miedo y tomar decisiones de una manera más efectiva. 

 

Agustin Andrade

Autor y Comunicador

www.agustinandrade.com

Extraido de www.institutodraco.com

Read more

¿Por qué ser agradecido? Demostración Científica

Expresar palabras positivas y gratitud hacia nuestros seres queridos es una buena forma de aumentar la satisfacción estar juntos. Además, la psicología positiva ha descubierto que la expresión de la gratitud aumenta por sí sola y de forma importante nuestro bienestar.

¿Quieres experimentarlo por ti mism@? Para experimentar un sentimiento de gratitud, es preciso centrar nuestra atención en lo que tenemos, en todos los privilegios de los que nos beneficiamos, en lugar de poner la atención en todo aquello que no funciona. La vida siempre nos encontramos con cosas positivas cosas negativas. Tenemos amigos, familia, trabajo, salud, cobertura sanitaria, vivimos en un país democrático, disponemos de un elevado nivel de confort: coches, electrodomésticos…. Pero también hay accidentes, enfermedades, averías, agobios administrativos, contaminación…. Sólo tú decides en qué te vas a fijar hoy. Cuanta más atención prestemos a lo negativo, más decaerá nuestro estado de ánimo. Cuanto más nos fijemos y nos centremos en lo positivo, mejor será nuestro humor. La realidad, sea cual sea, seguirá estando ahí, inmutable. ¿En qué te vas a fijar tú?

Te voy a demostrar algo: nuestro estado de ánimo está influenciado por lo que pensamos, por todo aquello a lo que prestamos atención. Nuestra atención es un poco como el dinero. Podemos decidir dónde queremos invertirla y con qué tipo de resultado. ¿Qué cuenta vas a aumentar: la cuenta de la infelicidad o la cuenta de la felicidad? El lugar de desesperarte por lo que no funciona, es un buen ejercicio centrarte en todo aquello que va bien y por lo que puedas sentirte agradecido. Este es el secreto de la gratitud.

Un ejercicio clásico de la psicología positiva es el cuaderno de ejercicios de gratitud de Thalmann: en una libreta anota dos veces por semana tres elementos por los que pueda sentirte agradecido. Por ejemplo: dispongo de Internet que permite acceder a múltiples informaciones, mañana me ducho con agua caliente, gracias a mis gafas veo con claridad…

Con respecto a lo que no funciona, más vale movilizar tu energía para aportar cambios. Desesperase no sirve de nada. El éxito consiste en obtener lo que se desea. Sin embargo, la felicidad consiste en saber valorar lo que se tiene. No es cuestión de ser un ingenuo, es cuestión de generar emociones agradables. Recuerda que las emociones agradables y las emociones desagradables nos hacen ver el mundo de forma distinta. Ni más justo, ni más falso… pero de forma diferente.

Las emociones  desagradables como el miedo, la tristeza y la cólera tienden a focalizar atención para reaccionar adecuadamente ante un posible peligro  o problema. Las emociones positivas o agradables actúan como una expansión del foco atencional, aportando una sensación de relajación.

El humor positivo por una visión optimista de la realidad, por ejemplo, favorecer un tratamiento global de la información. Por el contrario, un humor triste favorece un tratamiento analítico y sistemático de la información que nos llega. Ambas maneras de procesar la información son complementarias y nos permiten llevar a cabo según que tareas con más eficacia.

¿Qué conclusiones saco? Primera: tanto las emociones agradables como las desagradables, son complementarias y necesarias para nuestro funcionamiento. Segunda: en determinados momentos una visión optimista de la vida es adecuada, mientras en otros puede resultar más útil una visión pesimista. El problema radica en tener una visión inflexible: un optimismo inmutable o un pesimismo inquebrantable. Aunque puestos a elegir, el optimista vivirá mejor… y más tiempo, ¡está comprobado!

Irene Morales

Coach Espiritual

 www.IrenePsicoBio.com

Extraido de www.institutodraco.com

Read more

Recomendaciones para lograr una convivencia en pareja emocionalmente inteligente

Redacción Editorial Phrònesis – www.elartedesabervivir.com

Es claro que las relaciones de pareja deben estar basadas en la tolerancia, la comunicación asertiva, la admiración y el respeto. Esto no resulta sencillo ya que dos personas con experiencias, hábitos y modos de crianza diferentes habitando un mismo espacio, pueden convertirse en algo denso de manejar. Sin embargo, se debe hacer un gran esfuerzo para aprender a convivir en pareja si se desea hacer de la relación algo positivo.

Conferencia walter riso

Para lograr una convivencia en pareja emocionalmente inteligente, se deben desarrollar hábitos que alimenten y fortalezcan el amor que sienten el uno hacia el otro. Esto, para poder lograr superar las dificultades y consolidar así la convivencia en una relación duradera y feliz.

Además, se deben establecer consensos en pareja antes de convivir. Para Cecilia Martín y Marina García, expertas en terapia de pareja: “Antes de iniciar la convivencia, hay que aclarar de forma explícita las reglas de funcionamiento. La pareja tiene que pasar con un proceso de comunicación donde quede claro cómo se gestionarán a nivel económico, tareas domésticas, reparto de responsabilidades, invitados, `las manías´en casa que tiene cada uno, el tiempo libre o espacio individual que cada uno necesitará, etc. Cuanta más comunicación y pactos previos se realicen más fácil es prevenir conflictos futuros”.

Muchas parejas, en teoría toman la “decisión apresurada” de empezar a vivir con su pareja. Esta, porque no alcanzan a concebir los cambios que han de producirse en el momento de materializar dicha decisión. Un gran número de relaciones no superan los primeros meses de convivencia y creen que es porque nunca estuvieron enamorados o sencillamente porque se acabó el amor.

Se debe aclarar que no necesariamente es por las razones anteriormente mencionadas. En realidad se debe a la incapacidad de asumir los cambios que han de producirse en cada una de las vidas de quienes deciden irse a vivir en pareja. Este, es el primer paso, entender con claridad lo que significa vivir juntos.

John Gottman, profesor emérito de psicología en la Universidad de Washinton (EE.UU) y uno de los mayores expertos de terapia familiar y de pareja, en uno de sus muchos estudios observó y analizó el comportamiento de más de 3.000 parejas y de este trabajo destacó cuatro elementos que son particularmente nocivos en una relación de pareja: una actitud defensiva, bloquear, criticar y especialmente despreciar al otro.

Además, puede ocurrir que con la convivencia descubras aspectos de tu pareja que te resultan intolerables. En la mayoría de los casos, el drama de la convivencia es una simple falta de comprensión, de tolerancia y de respeto hacia el otro.

Pero, ¿cuáles son esos elementos fundamentales para lograr una convivencia en pareja? En Phrónesis queremos compartir contigo algunas claves para que te sea mucho más fácil lograrlo.

Claves para lograr una convivencia en pareja emocionalmente inteligente:

  • Tratar a nuestra pareja con el respeto y la tolerancia que nosotros esperamos recibir, especialmente delante de otras personas.
  • Dejarle su espacio y libertad de acción para su autorrealización y animarle a buscarla.
  • Jamás exponer diferencias ni criticarle delante de otras personas. Elegir ser su cómplice, no su verdugo.
  • Magnificar los temas en los que se está de acuerdo y sacar provecho deliberado para incrementar el bienestar conyugal. Disfrutar de los gustos compartidos.
  • Evitar abordar puntos de conflictos que no son realmente importantes o trascendentales para la convivencia de la pareja. Prestar atención a las diferencias, los aleja de su fin de convivir sanamente.
  • Convivir desde las similitudes, “eso que nos enamoró” más allá de la atracción física. Alimentar la química del carácter, de la personalidad.
  • Recordar que en un principio es la atracción física, después las cualidades, los valores y virtudes. Le corresponde a cada uno elegir la virtud, de forma deliberada, para hacer feliz al otro.
  • Agradecer, apreciar los esfuerzos de mi pareja para la convivencia.

Recuerda:

Tolerar se refiere precisamente a soportar, admitir o permitir una cosa que no gusta o no se aprueba del todo, pero que tampoco nos daña ni moral ni físicamente. Sin tolerancia nadie podría convivir en pareja.

Y tú, ¿crees que no sabes convivir en pareja?

Referencias:

El Mundo

Escrito por: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph

 

Read more

No destruyas con palabras lo que has construido con el corazón

Redacción Editorial Phrònesis – www.elartedesabervivir.com

Muchos psicólogos y expertos en el tema han optado por referirse abiertamente a los vínculos de pareja, ya sean noviazgos o matrimonios, como “viajes compartidos” en lugar de solo “relaciones”.

No se debe a que haya en este concepto mayor romanticismo u optimismo, sino a que hay en él más veracidad, puesto que una relación amorosa consiste en un lazo de intercambio constante, de consumación de lo mutuo, un esquema que puede ser mejor entendido cuando se piensa en él como en una travesía de cientos de kilómetros donde los vaivenes del día y la incertidumbre de la noche acosan, pero al mismo tiempo iluminan el amor cuando es sincero, auténtico y real.

No obstante, al igual que las grandes aventuras van de la mano de riesgos e imprevistos, también las relaciones de pareja han de hacer frente a cambios de marea bruscos, tempestades repentinas, sequías y silencios interminables. En la dificultad surge a menudo la tensión y, con ella, las palabras que cortan y los actos que hieren… que atraviesan algo más sensible y difícil de sanar que la piel.

Las acusaciones injustas son más frecuentes en las relaciones sentimentales de lo que deberían ser, y esto se debe a una carencia capaz de afectar gravemente los cimientos de cualquier pareja: el no saber cómo manifestar asertivamente lo que sentimos, pero insistir, desde luego, en hacerlo.

Tú, y Yo soy Yo

Las fallas de comunicación en una pareja son, más que las piedras que trae el río, el vaticinio de una avalancha.

Los psicólogos y expertos en relaciones de pareja depositan a menudo la responsabilidad de este hecho al olvido o total desconocimiento de un factor muy preciado para una comunicación efectiva: el uso de “Mensajes Yo” en lugar de “Mensajes Tú”, es decir: frases que inicien con el reconocimiento de las propias emociones y puntos de vista, y no con el reproche o reclamo por las emociones y puntos de vista ajenos.

De este modo, si las palabras o gestos del ser amado nos han hecho enfadar, lo correcto sería expresar: “Me hizo sentir enojo lo que dijiste o hiciste”, pero no: “Tú me hiciste enojar”.

Los errores más comunes a la hora de comunicarnos con nuestra pareja derivan de una externalización total de nuestros sentimientos, o en otras palabras: una urgencia por deshacernos de ellos para “dejar de sentirnos así”. Esto impide que seamos capaces internalizar (asimilar) nuestras experiencias afectivas — algo más que necesario para alcanzar un conocimiento pleno de quiénes somos — pero, además, nos conduce a sufrir e infligir heridas mucho más profundas de lo que pensamos.

“Entre lo que pienso, lo que quiero decir, lo que creo decir, lo que digo, lo que quieres oír, lo que crees oír, lo que oyes, lo que quieres entender, lo que crees entender y lo que entiendes, hay diez posibilidades de no entenderse”

(Bernard Werber)

 

5 claves para decir lo que sientes sin herir a quien amas

Para expresar nuestras emociones y pensamientos desde el “Mensaje Yo”, es preciso cuidar el seguimiento de una serie de principios básicos de comunicación que atienden no solo al contenido (qué se dice) sino también a la forma o paralenguaje (cómo se dice).

Estos atributos pueden resumirse en forma de consejos rápidos que indican situaciones a ser evitadas con el fin de comunicar a nuestra pareja lo que pensamos guardándonos de no herir sus sentimientos:

 No levantar la voz

Los gritos y las exclamaciones no hacen más que imprimir dramatismo y sugerir una falta de respeto absoluta hacia la postura del otro.

Una conversación que se conduce en un tono de voz calmado es clave para el intercambio de opiniones y la conciliación, además de ser una señal de madurez, confianza y seguridad.

No actuar como si lo supiéramos todo

“Cuando creíamos tener todas las respuestas, nos cambiaron todas las preguntas”, escribió Mario Benedetti, y hay tanta certeza en esto como lo hay en el dicho de que nunca dejamos de aprender.

Dar inicio a una conversación auto proclamándonos dueños de la verdad absoluta es un acto de egocentrismo. Sea cual sea nuestro punto de vista, no debe ser una excusa para ignorar que nuestra pareja es un ser humano, un individuo con derecho a ver y palpar retazos blancos donde nosotros solo vemos retazos grises.

Pasar por encima de la perspectiva de los demás sólo pronostica mayor discordia.

No acudir al sarcasmo ni a la ironía

Aunque para muchas personas resulta más cómodo sacar a la luz una verdad disfrazándola de media verdad, este recurso no es necesariamente la mejor alternativa, ya que puede llegar a sembrar confusión y pérdida de la confianza.

Frases como “no lo decía en serio” rebuscadas velozmente luego de manifestar una verdad a medias son causa de malentendidos y desorientación, incluso de una angustia incómoda por no saber en qué grado era cierto o falso lo que se dijo. En cambio, desarrollar estrategias de comunicación claras y directas, sin que esto implique refugiarse en ráfagas de agresividad, es la mejor forma de expresarnos dejando sitio a la posibilidad de que seamos, además de escuchados, comprendidos a plenitud.

Respetar la voz de nuestra pareja como desearíamos que fuese respetada la nuestra

Implica no interrumpir ni comportarnos como si cada frase pronunciada diera cuerpo a un contraataque.

Respetar y escuchar la opinión de nuestra pareja refuerza un nexo mutuo de respeto a la opinión del otro. En palabras del escritor Alejandro Jodorowsky: “Lo que das, te lo das. Lo que no das, te lo quitas”.

No forzar una “respuesta urgente”

Es necesario entender que no todo silencio supone indiferencia. Que nuestra pareja no reaccione al instante de cara a la revelación que le hemos hecho no significa que no haya palpado su magnitud o que, llanamente, no le importe cómo nos sentimos.

Es preciso saber distinguir entre los silencios apáticos y los reflexivos, así como reconocer y respetar el hecho de que toda persona merece tiempo y espacio para procesar y asimilar, tanto como tiene derecho a responder en el momento en que se sienta capaz de hacerlo en buenos términos.

Recuerda: cuida lo que dices con el mismo empeño que depositas en cuidar en lo que haces, y no permitas que tus palabras destruyan lo que tanto has construido con el corazón.

 

Escrito por: Editorial Phronesis

www.elartedesabervivir.com

www.facebook.com/elartedesabervivir.ph


Referencias:

The “I Message” vs. the “You Message” – Steven J. Fogel (2013). Steven J. Fogel. Disponible en http://stevenjayfogel.com/the-i-message-vs-the-you-message/

4 Things You Can’t Do When You Argue With Your Partner (2015). Psychology Today. Disponible en https://www.psychologytoday.com/blog/between-you-and-me/201506/4-things-you-cant-do-when-you-argue-your-partner

Read more