El adulto mayor y su aporte el trabajo

La película El Pasante de Moda protagonizada por Robert de Niro y  Anne Hattaway  muestra de manera  bastante amable  y  didáctica un fenómeno creciente en nuestra sociedad :  el  aporte que puede realizar una persona adulto mayor en el ambiente laboral de hoy. La película, que podemos ver en estos días en  el cable o Netflix, relata la historia de una joven mujer que tiene una empresa online de vestuario en pleno New York, a  la cual llega a emplearse un jubilado.  La relación al principio distante entre la joven dueña del negocio y el pasante, se va transformando de a poco en una relación de amistad, donde el aporte del jubilado es vital para la empresaria ya que éste en su interacción creciente con ella  le proporciona una visión de su trabajo y de ella misma que hasta ese momento la protagonista no tenía del todo clara.

En síntesis,  lo que la cinta muestra entre otras cosas,  es que las personas mayores pueden efectuar grandes contribuciones  en sus lugares de trabajo, tanto desde el punto de vista de la experiencia técnica y la mano de obra, hasta una  mejora de aspectos mucho más complejos  como son las relaciones laborales. Esto a través del cultivo de unas  relaciones humanas positivas.  Un adulto mayor es normalmente alguien que se ha vinculado con muchas personas y ha desempeñado muchos roles  en su vida; ha tenido relaciones tanto afectivas como instrumentales con distintas generaciones,  ha sido hijo, padre, hermano, trabajador, vecino y ciudadano y naturalmente ha aprendido bastante como resultado de esas experiencias. Estas vivencias generan  normalmente  un mayor desarrollo de lo que hoy se conoce como las competencias blandas,  es decir aquellas   habilidades que facilitan las relaciones laborales, como son la capacidad de armar equipos,  de trabajar colaborativamente,  de expresarse en un lenguaje adecuado,  de ser creativos y tolerantes. Esto unido a las competencias técnicas que aprendió y ejercitó durante muchos años en su lugar de trabajo pueden traducirse en beneficios concretos para la productividad y el ambiente laboral de la  empresa de hoy.

Por otra parte si consideramos que,   según el estudio Adultos mayores – un Activo para Chile realizado por el Centro de Políticas Públicas de la UC y la Asociación de AFP, en nuestro país de cada 10 adultos que está trabajando, 6 lo hace por necesidad. Tal vez ha llegado el momento  de cambiar la mirada y considerar seriamente el ingreso  de este recurso humano bien formado y experimentado para el mercado laboral actual.

Macarena Urenda Salamanca – Comunicadora Social

 

Read more

Detalles

Este último tiempo entre las semanas previas al parto de mi hija y el mes posterior que ya lleva de vida, ha sido revolución en casa y en mi vida, ha habido cansancio y también ha sido hermoso conocernos entre las dos cada dia más y mejor; sin embargo el costo ha sido alto al pensar en los días y minutos alejada de mis otros dos hijos pequeños.

Mi círculo cercano me ha brindado una incondicional ayuda, pero los abrazos de la mamá son irremplazables especialmente cuando se es pequeño, para qué decir los abrazos de un hijo, ay como se extrañan…, las risas y los juegos y acercarme a todo ese mundo de gritos, amigos, tierra, autitos y juegos inventados entre los 3.

Pero me he dado cuenta este tiempo que toda esa ausencia afortunadamente puede ser recompensada por los siempre bien ponderados detalles.

Los detalles hacen la diferencia como dice el conocido dicho popular, y más aun si son detalles que provienen de mamá.

Cada noche les doy de cenar, les cocino, les alisto su ropa del día siguiente y les preparo el pijama antes de dormir, como si fuera un mantra para que la casa, y la familia, pase a fase noche..

Cada noche de la vida los beso y arropo antes de irme a dormir sin que ellos siquiera se den cuenta.

Cada mañana les preparo su colación y los despido al desayuno antes de que partan al colegio.

Nadie mas que yo sabe cómo y cuánto se mueven por las noches porque sé perfectamente cómo se quedaron dormidos, también conozco los horarios en que sienten necesidad de ir al baño y por las noches soy la primera en oír sus llantos cuando tiene pesadillas y ahí estoy de pie a veces antes de que me llamen..

A pesar de esos detalles que practico casi religiosamente les he parecido de alguna manera ausente este mes…y continúa.

Nadie mas que su mamá les compra en silencio esas cremas “mágicas” para las boqueras, picaduras, tos, insomnio, ansiedad, etc… encargadas a lugares lejanos para que se sientan mejor.

Nadie mas que yo sabe lo bien que les hace dormir, el hecho de leer un cuento que se los remuevo de lugar cada cierto tiempo, para que no se lo repitan, para qué decir el efecto amoroso que les provoca un cuento leído por su papá o su mamá, terminado con un beso y envuelto en spray de eucaliptus para que los haga soñar plácidamente….

Y así son infinitos los detalles que podría seguir anotando en esta lista, y que me hacen feliz de sólo recordarlos.

Hoy entendí que los detalles incondicionales fueron hechos cuando un hijo llega a la vida de una. Gracias por darme la oportunidad de poder hacerlos diariamente!

Esa y mil cosas más, mis hijos han venido a enseñarme, bastó esa lección para dejar de sentirnos distanciados…

Hijos míos, los atesoro con toda mi alma.

 

Claudia Pastene Gorigoitía

Mamá de tres hijos.

Psicopedagoga, Profesora Básica y Terapeuta Floral

Read more