4 Acciones Para Aumentar la Autoconfianza

¿Cómo aumentar la autoconfianza?  Esa seguridad de que sabes lo que haces,  puedes lograr lo que te propongas, y que nada te sacuda esa certeza. Es la pregunta del millón de dólares, ¿no? Bueno, no necesariamente. Aquí te doy unas sugerencias de fácil aplicación y grandes resultados.

Es útil reconocer que todos en algún momento necesitamos que alguien nos recuerde nuestro valor. Alguien que te diga: “tú puedes”, “te lo mereces”, “qué bien lo has hecho”. Ese empujoncito puede venir de nuestra familia, amigos, colegas o hasta de desconocidos que te siguen por redes sociales.

Pero una cosa es tener un momento de inseguridad y otra albergar una duda constante respecto de tu valor, de tus conocimientos, o de tu capacidad. Cuando empiezas a dudar de todo, estás frente un sentimiento que genera ansiedad y puede impedirte desarrollar tu carrera profesional de manera satisfactoria. Si este es tu caso, quizá necesites ayuda profesional para salir adelante.

Cuatro formas efectivas de aumentar la autoconfianza

Es sabido que la confianza en ti misma es un motor que ayuda a mejorar tus resultados.  Por eso, es fundamental que tengas una autoconfianza sana que te permita planificar, perseverar y lograr lo que te propones. Lo bueno es que hay formas efectivas de darte un shock para aumentar la autoconfianza cada vez que lo necesites. Aquí te propongo cuatro acciones simples para fomentarla.

1Apariencia poderosa

Si a menudo experimentas falta de autoconfianza, es común escuchar la recomendación de que explores el por qué. Que hagas una introspección e identifiques qué circunstancias en tu vida te han llevado a desvalorizarte. Y ese es un buen camino a seguir. Pero hoy te propongo que empieces por el camino inverso. Es decir, por afuera. Por lo que generalmente se considera “superficial”: La apariencia.

Hay numerosos estudios que indican que la ropa afecta cómo te sientes. Y sentirte bien es un paso importante a la hora de reforzar la autoconfianza. Elige un look que te favorezca y con el cual sientas que puedes conquistar el mundo. Eso afectará tu actitud, te dará el coraje que tal vez te falte para enfrentar ciertas situaciones o para aceptar un desafío para el cual no te sientes lista. Considera con cuidado cada detalle de tu vestimenta, incluyendo accesorios, zapatos (¡y si son rojos mejor!) bolsa, maletín, y demás.

Lo mismo va para tu arreglo personal. Un buen corte de pelo puede renovar tu imagen y ayudar a levantar tu autoconfianza.  Un poco de maquillaje, lápiz labial, y una buena manicura pueden tener un efecto muy positivo. Estos cambios que parecen superficiales, tienen un impacto muy favorable en cómo nos vemos a nosotras mismas y por ende, cómo nos sentimos. ¡Pruébalos!

2Posturas poderosas

Tal vez escuchaste hablar de ciertas posturas que envían al cerebro el mensaje de auto empoderamiento. Si bien los resultados de los experimentos que dieron origen a esta teoría no se han podido repetir, y los autores de dicho estudio corrigieron sus declaraciones iniciales, hay algo que se puede rescatar de esta idea.   Sostener una pose por cierto tiempo puede contribuir a aumentar tu autoconfianza y hacerte sentir capaz de conquistar el mundo. Aunque no haya un cambio hormonal, del que en su momento hablaba Amy Cuddy en su Ted Talk, asumir ciertas poses te hace también asumir cierta actitud. Y con frecuencia, todo lo que necesitas para creer que puedes lograr algo es tener la actitud correcta. Entonces, pruébalas todos los días al levantarte y también justo antes de un evento en el que te quieras destacar. Esto incluye esos momentos en que debes presentar frente a un grupo, antes de reunirte con tu jefe para pedir un aumento, o antes de tener una conversación importante con tu equipo.

  • Manos a la cintura, piernas separadas al estilo superhéroe.
  • Brazos arriba en V, las piernas separadas al estilo ganador de una carrera de 100 metros llanos.
  • De pie frente a un escritorio o mesa, manos sobre la mesa, piernas separadas, mirada desafiante al frente al estilo el jefe que te dice “Esto es lo que hay que hacer”.

De la misma manera que estas posturas pueden contribuir a que te sientas bien, hay muchas otras que refuerzan sentimientos de inseguridad y duda. Por ejemplo, caminar con la cabeza gacha, sentarse con la columna vencida, arrastrar los pies, o dejar caer los hombros. Es bueno que te mantengas alerta y observes tu postura en todo momento. Cuando te descubras en alguna de estas, enderézate, echa los hombros hacia atrás, sonríe, párate derecha y camina con determinación.

3Palabras poderosas

Los seres humanos somos seres verbales. Somos las historias que nos contamos a nosotros mismos y a terceros. Las palabras que usamos para definirnos, explicar situaciones, y darle sentido a la vida determinan quiénes somos y qué resultados obtenemos. Si quieres sentirte más segura de ti misma,  observa tus palabras y elimina las que te desempoderan. Presta atención a cómo te hablas a ti misma, qué te dices, cómo te criticas o te felicitas. Cómo justificas lo que te pasa, las reacciones que tienen otros para contigo y las que tienes tú en diversas situaciones. Y considera opciones como estas. En lugar de decir: “Yo no sirvo para esto”, puedes decir: “Elijo asumir este nuevo reto y aprender lo necesario para conquistarlo”. En vez de decir: “No puedo” por qué no decir: “Si me lo propongo lo lograré”. Y a cambio de criticarte a ti misma cuando ves tu reflejo en el espejo, di en voz alta: “Me encanta lo que ven mis ojos. ¡Qué mujer más atractiva, fuerte, segura!” Se tan creativa con tus elogios como quieras. El secreto es eliminar la música de fondo que tienes dentro que se pasa el día juzgándote, criticándote, menospreciándote.

Usa las palabras a tu favor para fortalecer tu autoconfianza y presta atención a las que debes descartar de inmediato.

4Mantras poderosos

Y siguiendo con el tema de las palabras, es muy valioso crear un mantra que puedas repetir a diario y sobre todo justo antes de una ocasión en la que quieres lucirte. Es una técnica simple pero, igual que asumir una postura poderosa, puede fomentar tu autoconfianza. Hace a tu actitud para contigo misma y al reto frente al cual te encuentras.

Nuevamente, puede ser justo antes de una negociación con tu jefe, de una presentación en una conferencia profesional o de un discurso en una ceremonia de graduación.

Algunos ejemplos:

  • Logro todo lo que me propongo
  • Elijo ser exitosa
  • Soy una excelente negociadora
  • Me doy permiso para cometer errores y aprender de ellos
  • Soy receptiva al feedback de los demás

Te aseguro que si repites de manera consistente estas cuatro acciones cosecharás una sólida autoconfianza.

Y considera sumarte al Step Up Plus, nuestro programa de desarrollo de liderazgo, que te ayudará a desarrollar todo tipo de destrezas para crecer en tu carrera. También te pondrá en contacto con una comunidad global de mujeres que se apoya mutuamente para el éxito profesional.

 

mariela_dabbahMariela Dabbah es escritora, conferencista y coach. Como Coach por más de 20 años ha apoyado el desarrollo de carrera de hombres y mujeres latinos en USA , Mariela como integrante de la Red de Profesionales de Mundo Mujer comparte en esta web un material muy interesante para ti, todo basado en su experiencia.

Autora del libro “Poder de Mujer”

Extraido de http://redshoemovement.es/

Read more

Cuatro caminos para crecer

Hace poco asesoré un centro de yoga. El negocio comenzó muy bien, pero en los últimos meses la emprendedora decía que se había estancado, y que necesitaba crecer para cubrir sus costos. Me indica que se le ocurren cuatro caminos: (1) conseguir más y más vecinas que se suscriban al programa mensual de yoga, (2) a las vecinas que ya son sus clientas, venderles otros productos y servicios, tales como mats y libros de yoga, o charlas y mini cursos que se pueden hacer en el mismo local, (3) intentar atraer clientas diferentes a las del sector, como por ejemplo estudiantes universitarios que no viven cerca, pero que pasan por esa línea de metro, (4) ofrecer productos y servicios nuevos a otro tipo de cliente, como por ejemplo arrendar el espacio de las salas en los momentos ociosos a psicólogas independientes que necesiten espacio para sus terapias.

Lo que la emprendedora no sabía, es que sus ideas son explicadas por La Matriz de Ansoff[1], que nos muestra cuatro caminos para crecer:

Matriz de Ansoff

 

Todos los caminos son válidos, pero cada uno tiene sus ventajas y desventajas

  1. Penetración de mercado: es hacer más de lo mismo. En este caso, conseguir más vecinas que se suscriban al programa de yoga. Entre las ventajas, está en que es el camino más fácil de todos, ya que es conocido: trabajo con un producto/servicio con el que estoy familiarizado, y con un tipo de cliente que conozco. Es por eso que suele ser el primer camino que elijen los y las emprendedoras. Lamentablemente, este camino también tiene un contra, y es que tiene un “techo”. El centro de yoga ya había abarcado todo su barrio, y no iba a encontrar muchas más vecinas que les interese inscribirse. No había mucho más espacio para crecer en este camino.
  2. Desarrollo de productos. Es vender otro tipo de productos o servicios a mis clientes actuales. En este caso, ofrecer nuevos productos y servicios a las mismas vecinas. Puede ser una buena idea, porque si ya cuenta con clientes fieles ¿por qué no venderles algo más? El riesgo está en que por mucho que conozcamos a los clientes y sus preferencias, el vender productos y servicios nuevos también implica un aprendizaje. Por ejemplo, hacer mini cursos a las vecinas implica otro tipo de conocimientos y capacidades ¿qué temas de cursos serían interesantes? ¿pueden mis instructores de yoga hacer clases de otros temas? ¿consigo profesores de afuera? ¿cuánto se cobra por este servicio? Y como muchos emprendedores y emprendedoras saben, al comienzo se comenten muchos errores. Al empezar con un producto o servicio nuevo, es muy probable que se termine pagando el noviciado, al menos al comienzo.
  3. Desarrollo de mercado. Es vender lo mismo que ya vendo, pero a otro tipo de cliente. En este caso, ofrecer la suscripción a estudiantes que no son de la zona. Puede ser una excelente idea cuando mi mercado actual ya está capturado. Pero tiene el desafío que requiere llegar a un nuevo segmento ¿las estudiantes valorarán lo mismo que las vecinas? ¿tendrán la misma disposición a pagar? ¿cómo consigo que lleguen? ¿cómo puedo hacer conocido mi centro fuera de mi barrio?. El trabajar con un nuevo segmento trae aprendizajes importantes, entendiendo que aunque se les venda la misma clase, requiere un trabajo de ventas diferente.
  4. Diversificación. Es hacer algo nuevo con un segmento nuevo. En este caso, ofrecer los espacios a consultas de psicología. Lo bueno que tiene es que nos permite poner los huevos en distintas canastas. Puede ser menos arriesgado, porque no se depende de un solo tipo de negocio. Lamentablemente, es el camino más difícil, porque si lo piensas, es casi como armar un emprendimiento nuevo. Se suman las dificultades de desarrollo de productos y del desarrollo de mercado en una misma estrategia. A pesar de las dificultades, puede ser un excelente camino para ganar más dinero, y sin duda puede ser el camino correcto para negocios que se puede proyectar que en el futuro ya no van a tener espacio para crecer. (Me recuerda un negocio que vendía CDs y venía a la baja: claramente diversificar parecía la mejor estrategia).

Si bien todos los caminos son válidos, es importante que quien emprende decida qué camino seguir conscientemente: conociendo los pro y los contra de cada uno. Es recomendable también que se elija uno, o máximos dos caminos para crecer al mismo tiempo. Intentar los cuatro al tiempo no suele resultar, puesto que requiere aprender demasiadas cosas de a golpe, y quien mucho abarca poco aprieta.

Ahora que ya conoces estos cuatro caminos ¿Qué camino quieres tomar para hacer crecer tu negocio?

[1]  Ansoff, H. I. (1957). Strategies for diversification. Harvard business review, 35(5), 113-124.

Read more

CÓMO PLANIFICAR EL AÑO 2018 SIN CAER EN LO DE SIEMPRE.

Se acerca la fecha típica de planificar el año y marcarse objetivos y, aunque ya sabemos que la mayoría de esos objetivos al final no los cumplimos, seguimos haciéndolo una y otra vez.

Porque hace ilusión sentarte, planificar y sentir que tienes el control de lo que haces.

Solo que esta vez vamos a hacer que sea útil de verdad.

Ya he hablado otras veces de los requisitos que tienen que cumplir tus objetivos para que sea más probable que los cumplas pero hoy lo voy a enfocar de otra manera.

 

Así que coge lápiz y papel y empezamos.

Imagínate que ya ha pasado un año y estás ahora a finales del 2018 pensando en lo que has conseguido.

¿Qué haría que a finales del 2018 dijeras: este año ha sido alucinante, ha superado mis expectativas, he conseguido….?

¿Qué has conseguido? Piensa y apunta:

1.

2.

3.

 

Esto lo puedes hacer tanto a nivel de negocio como personal o profesional. Por ejemplo:

Negocio: Es increíble, he conseguido 10 clientes al mes, crear mi primer infoproducto, aumentar mi lista a 12000 suscriptores y hacer mi primer lanzamiento.

Profesional: he logrado un ascenso, aprender inglés, mejorar la comunicación con mis colegas, ser más asertiva, pedir un aumento y tener más tiempo libre.

Ahora sí es momento de pensar a lo grande, lo que sería genial para ti.

Y no me refiero a cosas que no puedes controlar como que te toque la lotería. Ya sabes  lo que quiero decir.

Tómate tu tiempo, porque es importante.

¿Qué haría que el 2018 fuera un año genial para ti? A nivel personal, profesional o de negocio,

.

.

.

 

*Consejo: Si te cuesta diferenciar lo que quieres de verdad y lo que crees que quieres por lo que se espera de ti, lee este artículo.

 

Y vamos al segundo paso, muy importante.

No hay que olvidar que disfrutar de la vida es, en realidad, lo más importante.

Que no tiene sentido conseguir tus objetivos si para ello has hecho cosas que no te gustaban nada y has acabado quemada (como nos ha pasado a todos en algún momento u otro).

Así que piensa ahora…

¿Qué no estás dispuesta a sacrificar para conseguir eso que te haría tan feliz?

Piensa en algo que hayas hecho este año y que digas ¡nunca más!

Por ejemplo, en mi caso, no este año pero hace un par, lanzamientos supercomplicados que me agotaron y me quitaron tiempo con mis hijos.

Por ejemplo, el año que dije se acabaron los gimnasios.

¿De qué has acabado harta este año y no quieres volver a repetirlo el próximo? Trabajar fines de semana, no usar tus días libres o quedarte sin vacaciones, trabajar con clientes del infierno.

Apunta.

 

Y vamos al tercer punto…

 

¿De qué quieres más en tu vida?

Más escapadas, más masajes, más quedadas con amigas, más tiempo para escribir, más clientes, más ingresos, más libertad

Quiero que tengas muy claras estas tres cosas y así podremos seguir avanzando. Para no agobiarte empieza por esto y en el próximo artículo seguimos : )

Apúntate aquí abajo a mi círculo y te aviso cuando esté listo. Cuéntame cuáles son esos objetivos que harán del 2018 un año increíble para ti, me encantará leerlo.

Read more

Planificar tu bienestar y no morir en el intento

 

40 y tantos y ahora que?

A todas más temprano que tarde nos llega el momento de preguntarnos ¿y ahora qué?

Alrededor de los 40 y tantos, lo más probable es que nos hayamos realizado en varios sentidos: alcanzando un peack en lo laboral y una estabilidad en lo personal, con o sin pareja, con hijos ya más grandes e independientes… y entonces vuelve el foco hacia nosotras y necesitamos visualizar la nueva etapa de la vida que se avecina y resguardarnos con lo que hemos logrado para vivir plenamente…. haciendo ojalá lo que amamos.

No hay recetas estándares, cada una de nosotras verá, que en su intimidad puede definir múltiples y distintos nuevos propósitos para esta etapa y todos son igualmente válidos. Sin embargo, hay algo común y es que si no planificamos el flujo de dinero necesario, probablemente éste se transforme en una importante traba para nuestros sueños. Así sea poco o mucho, el dinero debe ponerse en su justa ubicación de importancia, al servicio de nuestros sueños y no al revés.

¿Cómo empezar? Pregúntate cual es tu propósito en esta etapa, busca fortalezas en la razón y deseos en las pasiones, conecta lo que tienes y lo que quieres… esto define el propósito; uno o varios por los que quieras luchar y comprométete.

¿Cómo seguir? Una vez elegido el objetivo y propósito, debes además describir la situación actual en que te encuentras. Luego, planifica para encontrar la mejor forma o camino para llegar desde donde estás, hasta dónde quieres estar.

¿Cómo terminar? Cada solución es única y personal, la invitación es que te propongas encontrar la tuya.

Buenos Pasos

PASO 1 – Define tus fortalezas; para qué eres buena? Cual es la riqueza de tu experiencia?….

PASO 2 – Define lo que te energiza, encanta y motiva. Qué provoca que pierdas la noción del tiempo?

PASO 3 – Encuentra un nexo entre los dos puntos anteriores. Y define un propósito, objetivo para planificar tu bienestar.

 

Marigo Armleder A.

Director Ejecutivo CMP Boutique de Inversiones & Negocios

Read more